¡¡Camino a la felicidad!!

A menudo encontramos nuestro destino por los caminos que tomamos para evitarlo” Jane de la Fontaine.

felicidadSon las 2 de la mañana. Reconozco que me encuentro “serenamente nervioso“. La próxima semana, en los próximos meses, muchos de mis sueños, se van a hacer realidad. Este nerviosismo, es la culpa que no duerma, lo reconozco.

Para ver si viene el señor “Morfeo”, viene en mi búsqueda, siempre me pongo la televisión. Y ahí están los programas que adivinan el futuro de las personas.

A todos nos gustaría ir a algún “adivino” y que nos dijera qué futuro que íbamos a tener. ¡¡Cuántos lloros, problemas y malas decisiones nos hubiéramos ahorrado!!. Al menos yo.. Pero siempre daré gracias por todas ellas, sin ellas, no estaría viviendo muchas cosas de las que estoy sintiendo ahora.

Veo al famoso Sandro Rey, predecir el futuro a una mujer, que dice que quiere el amor en su vida. Mejor no comentar qué le dice.

Lo que necesitamos de verdad, es despertar. Despertar de este sueño que estamos viviendo. Despertar del miedo que tenemos a ser nosotros mismos, a hacer realidad esos sueños que siempre hemos tenido, y por el qué dirán, nunca los hemos intentado.

Voy a ser un poco pitoniso, y voy a predecir qué camino vas a vivir, si de verdad quieres romper con esas creencias que te han llevado a una vida que no te gusta. Una vida que no te motiva, que te desgana y quieres saber cómo llegar a una vida, con sentido.

¿Tomas asiento? ¿Qué quieres saber? ¿Cómo llegar a una vida con sentido?

¡¡Vamos a ver que dice las cartas del destino!!.

Sientes que estás viviendo en una GRAN MENTIRA.

Duele, pero es así como te sientes. Durante todos estos años has estado haciendo lo que los demás decían. Querías sentirte uno más, un “Integrante” más de la sociedad. No querías pasar miedo al sentirte sólo, o que te hicieran pasar vergüenza los demás, porque hacías cosas diferentes, cosas no esperadas.

Pero esas cosas que siempre has querido hacer, son parte de ti. Sientes que están dentro de ti, que te hacen feliz, son tus sueños, tus anhelos. Y piensas que tienes que olvidarte de ellas, que jamás las harás realidad. Sientes que no quieres defraudar a los demás, satisfacer las expectativas que tienen sobre ti, pero algo dentro de ti, dice que ya es el momento. El momento de dar el paso adelante, el momento de ser tu mismo.

Te da miedo, pero tienes que quitarte la careta.

Estás atado a las cadenas que tú mismo y la sociedad te ha impuesto. Has intentado desatarte de ellas, pero al instante iba el “miedo” a atarte a ellas de nuevo. “ No hagas una locura, no te muestres como eres, no ofrezcas a los demás todo tu potencial…” te decía mientras te volvía a atar.

Pero BASTA YA. Sabes que tienes que intentarlo SI o SI.

¡¡VAS A ROMPER LAS CADENAS!!.

No sabes qué te vas a encontrar, pero sientes que es lo que tienes que hacer. Quieres hacerlo. A lo mejor no saldrá como tú querías, pero no quieres quedarte con la sensación de no saber que hubiera pasado si lo hubieras hecho. Es el momento de coger las riendas de tu vida, tú quieres quien tiene que liderar tu vida, nadie más.

Corres y corres. Quieres escapar lo más rápido posible. No quieres volver a oír ningún comentario que te intente quitar la idea. Que si los demás no han conseguido sus metas, no quiere decir que no lo haga yo. No te gustan las condiciones que hay en tu vida. Ves a gente que han conseguido cosas que tú también querías. ¿Por qué me pasa a mi siempre lo malo?, pregunta que siempre hacías , se ha transformado, por ¿Por qué no yo?.

Ves el paisaje, y aunque es el mismo que has visto toda tu vida, empiezas a verlo con otros ojos. Ves el mundo LLENO DE POSIBILIDADES.

Te PREPARAS para tu sueño. Haces todo lo que haga falta, y a veces mucho más.  Aprendes, estudias, ves todo lo que haga falta al respecto. Quieres empaparte de tu sueño. No descansas, no hay cansancio, todo por tu sueño. Hay momentos en los que tropiezas, intentándolo. Duelen las caídas. Pero esta vez es diferente. Te “LIMPIAS LAS HERIDAS” y sigues adelante.

No sabes cuándo surgirá tu oportunidad, pero quieres estar preparado para ello. Ese “algo” que te decía que lo intentaras,  que era tu momento, tu “Intuición” te dice que sigas adelante, que pronto llegará.

Te estás TRANSFORMANDO. Como se dice, estás desaprendiendo y volviendo a aprender. Aunque te vas a dormir tarde, cansado, estás feliz. Estás haciendo lo que siempre has querido hacer. Te da igual el tiempo, el esfuerzo, lo que tengas que hacer.

Dicen que te estás reinventando, pero no sientes que es así. Solamente estás mostrándote a ti mismo y a los demás, quien eres de verdad. Nada más.

Sientes que estás renaciendo. Sientes que es la vida, la felicidad. Exprimes cada momento, como si fuera el último.

PRUEBAS y CONFIRMAS.  Te pruebas,  lo intentas.  Con cada paso , la vida te ofrece nuevos retos. Sueños que pensabas que no iban a llegar. Y sí, todo es debido a que decidiste enfrentarte a ese miedo que tenías.

Confirmas que es lo que siempre habías querido. Confirmas todo lo que has ido aprendiendo, te reafirma en tu ser, en tu felicidad, en ti.

Está costando. Sabías que no iba a ser duro, y que no lo va a ser. Esto sólo es el principio de un comienzo. Que esto solo acaba de empezar. Pero te encuentras, ante lo más importante, te reafirmas a ti mismo, confirmas, que el paso que has dado, era el que tenías que dar.

felicidadSonríes, sientes eso que llaman felicidad, o al menos así  te lo parece a ti.

Vuelves a echar la vista atrás, y te das cuenta, que ya no sientes una cosa, que es la que siempre te ha estado paralizando, bloqueando, sin dejarte permitirte disfrutar de lo que querías, de quien eras de verdad.

Ya no sientes MIEDO.

Miedo del malo, ese que te bloquea, ese que te hace boicotearte cuando tienes la oportunidad de hablar con la chica de tus sueños, o la oportunidad profesional de tu vida.

Ahora tienes un miedo bueno, que en vez de amarrarte a las cadenas del “Qué dirán”. Ahora te impulsa ante todas las oportunidades que la vida te ofrece.

¿Qué miedo guía tu vida? ¿Cuál crees que ayudaría más en tu día a día?

Esto es lo que han dicho las cartas, … este será tu futuro, y como llegarás a tu destino.

¿Y qué tienes que hacer para vivirlo?

DESPERTAR.

Dejar de quejarte, de lamentarte, de criticar a los demás, de inventarte más y más excusas… Todos queremos un destino lleno de alegrías, que nos ilusione,  la felicidad…que nos motive, pero tenemos miedo, NO a no conseguirlo, sino más bien al éxito.

DESPIERTA, ya tienes el camino hacia tu felicidad escrito, está delante de ti, solamente tienes que dar el paso hacia adelante para conseguirla.

¿A qué esperas? ¿A qué venga él a ti? Eso no va a pasar. Rompe ya las cadenas de tus miedos.

El próximo Martes 22 de Julio, estaré en el Centro de Innovación del BBVA (Madrid) hablando dentro del evento Estrellas&Tuits. A partir de las 20:00 h (España), podréis verlo en Streaming. La dirección donde podréis conectar es: https://www.centrodeinnovacionbbva.com/eventos/estrellas-tuits

¡¡Todos somos Frank de la Jungla!!

Haz siempre lo que tengas miedo de hacer” decía R.W. Emerson.

Frank de la junglaYa se está terminado el día.

Pero durante el mismo, TODOS hemos usado una herramienta en común. ¡¡Si , es verdad, no me estoy inventando nada!!.

Desde que nos levantamos hasta que nos  volvamos a acostar, todos llevamos en la mano un MACHETE. Y lo usamos, en cualquiera de nuestros ámbitos.

Desde que nos levantamos, somos como FRANK DE LA JUNGLA.

Tengamos o no trabajo, todos los días vivimos en la pura INCERTIDUMBRE.

No sabemos lo que el día nos va a deparar. Por mucho que tengamos la agenda cerrada desde hace tiempo, no sabemos los resultados que obtendremos del día.

Abrimos la puerta de casa y ya estamos en la jungla. Vamos bajando las escaleras y muchas veces, ya en ellas, empezamos a oír el sonido de la incertidumbre. No sabemos como nos atacará, ni cuando, pero la sentimos. Los nervios nos atenazan. Tenemos miedo a que esos resultados que deseábamos, no se cumplan. Queremos tener todo “atado”, pero así es la jungla, pura incertidumbre.

¿Y cómo usamos nuestro “machete” contra ella?

Nos encanta predecir el futuro. Nos levantamos y miramos el horóscopo a ver que día nos depararan los astros.. Esperamos leer algo que este acorde con nuestras creencias y deseos. Si hubiera hecho caso a lo que me decía el horóscopo en mi malas épocas, ya tendría mujer, hijos, me hubiera separado 5 veces, y tendría 6 trabajos ya… Estuve a punto de demandarlos para exigir lo que decían que me iba a pasar.

La vida es puro cambio. Estamos muy a gusto con nuestras rutinas. Pero la vida, nos ofrece siempre cambios, que al principio no nos gustan. Tenemos miedo a los cambios, pavor, deseamos muchas veces que sea todo un sueño y que no haya ocurrido.

Solamente sabemos una cosa ante la incertidumbre, que no sabemos qué pasará mañana, y que solamente nosotros somos los creadores de nuestro futuro.

Ante la incertidumbre, ACEPTACIÓN. Mira el lado positivo de ese cambio.

Seguimos caminando por la selva, ya hemos podido con el primer animal que nos ha intentando atacar. Caminamos con más fuerza a través del ramal. Pero sin darnos cuenta nos enfrentamos a un precipicio.

Nadie nos había avisado que nos lo encontraríamos. Muchas veces la vida nos marca un camino. Estamos felices recorriéndolos, es nuestra zona de confort. Pero estamos ante él, el precipicio.

Ese precipicio puede ser un ascenso, un proyecto empresarial nuevo, o que la chica de nuestros sueños nos ha dicho que SI, que quiere salir con nosotros.

Miramos por él, no sabemos qué hacer. Y es lo que nos pasa ante los nuevos retos, PENSAMOS QUE NO SEREMOS CAPACES. Nos decimos que no será posible, que no tenemos la formación o experiencia necesaria. Quieres dejar pasar el tren que te puede llevar a tus sueños. “Esta vez no, no estoy capacitado..” te repites.

¿Qué hacer?

Solamente un verbo, ACCIÓN.

No te recomiendo que te pases el resto de tu  vida, preguntándote que hubiera pasado si hubieras subido a él. Ante todo reto que tengas en la vida, solamente di una cosa: SI. Pero sobre todo, no sabes si tienes la experiencia, el coraje necesario para enfrentarte a ese reto, hasta que das el paso adelante. Si realmente es un sueño que quieres hacer realidad, harás lo posible, para hacerlo lo mejor posible.

Ante un precipicio, ACCIÓN Y APRENDIZAJE.

La incertidumbre, el precipicio te ha llevado por un camino que no esperabas al levantarte por la mañana. No sabes por dónde tirar, tus planes se han ido al garate. Tienes miedo, oyes ruidos que hasta entonces no habías oído. Pero te das cuenta, que aunque sea un camino nuevo, eres capaz de hacer muchas más cosas de las que te imaginabas.

¡¡Menudo día llevamos y eso que solamente son las 12 de la mañana!!.

Vas caminando de nuevo, y sin darte cuenta empiezas a oír rugidos. No son tus tripas que te dicen que tienes que comer.

Lo tienes delante de ti. Está delante de ti, el rey de la selva. Es imponente, estás bloqueado.

leonEs el MIEDO A FRACASAR.

Todos hemos vivido algún fracaso y la verdad que no nos gusta como se vive tras sufrirlo. Dudas de ti,  te preguntas que pasará si vuelves a fracasar. Hasta tienes miedo a tener ese éxito que siempre has deseado..

Eso es lo que representa el león, el mayor de los miedo, el MIEDO A FRACASAR.

Los fracasos nos dejan huella, marcas. Pero si tú quieres, ese arañazo se puede convertir en una simple caricia, aunque los demás digan que has fracasado.

¿Cómo hacerlo?

Esos que te dicen, te remarcan y te meten el dedo en la oreja diciéndote que has fracasado, pregúntales si ellos nunca lo han hecho. TODOS HEMOS FRACASADO.

Has sido valiente, no has hecho las mismas cosas esperando un nuevo resultado, como diría Einstein. Has aprendido de la experiencia. En vez de criticarte por no haber salido, felicítate por todo lo que has hecho si en vez de intentarlo, te hubieras quedado en la cama quejándote.

El fracaso es el camino más rápido para el éxito.

Te despides del León. Te das cuenta que hay lianas en el cielo. Son lianas que te adelantaran el camino. Pequeñas perlas que te da la vida. Esos gracias de tus compañeros de trabajo, esos abrazos de la gente que quieres o ese “tú puedes” de tu chica.

Son lianas que no veías antes, porque solamente te preocupabas en llegar a la meta cuanto antes y como fuera.

Cuando sabes el  qué quieres en la vida, el cómo siempre acaba apareciendo.

Sigues caminando, te sientes feliz, contento, motivado. Te estás descubriendo a ti mismo. Hasta gritas como Tarzan entre liana y liana. Ahora te sientes tú el rey de la selva.

Pero la vida de nuevo te ofrece otro cambio, pero esta vez ya no puedes más. No te has acostumbrado a la incertidumbre. Te gustaría estar en tu sillón.

Ves un pequeño recoveco en el camino. Es una cueva para resguardarte.

Quieres que sea tu nuevo hogar, zona en la que sabes que no pasará nada. Aunque es fría y lúgubre, vas a hacerla a tu gusto. Te da igual.

¡¡Quieres comodidad!!. Pero en el fondo sabes, que con la comodidad, no consigues esos retos que siempre has soñado, esas experiencias. Solamente te quejas y excusas porque los demás consiguen cosas y tú no. Eso te pasa por acomodarte.

Quieres una vida de rutina pero no te dará los beneficios que te está dando este nuevo camino.

¿Cómo romper ante la comodidad?

Preguntante: “¿Todo lo que has hecho hasta ahora no ha valido para nada? ¿Vas a tirar la toalla? Hecha la mirada atrás y observa el camino recorrido ya.”

Estás a un paso de conseguir sueños que hasta ahora pensabas impensables, solo a un paso.

Te despiertas en la oscuridad.  Te haces un hueco entre el follaje que ocultaba tu cueva y sales de nuevo a caminar. Te sientes invencible, con confianza, sientes que lo vas a conseguir. La pasión por ese sueño ha vuelto a ti.

Y cuando menos te lo esperas, está ante ti.

Te deslumbra, ahí está. El esfuerzo siempre vale la pena.

Todos tenemos en mente un oasis al que nos gustaría llegar. Nos da miedo empezar, dar el primer paso.

Pues tienes dos opciones,

.- Enfrentarte  a esos miedos o

.- Dejar que te maten. ( Pero luego no quiero oír ningún quejido porque no consigues tus sueños )

Gracias a enfrentarte a esos miedos, puedo decir que los sueños se hacen realidad.

Se que me tendré que enfrentar mañana a nuevos miedos, pero tengo en mi mano , el machete y en la otra mi confianza.

Todos tenemos estas dos herramientas. ¿A qué esperas a conseguir tus sueños?.

¿Cómo enfrentas el día a día? ¿Te sientes el mosquito más insignificante que se deja llevar por la corriente o eres el rey de la selva que crea tus circunstancias?.

¡¡El éxito, fracaso y el casi!!

El éxito siempre ha sido fácil de medir: es la distancia entre el punto de partida de una persona y su mayor logro” decía Michael Korda.

exitoTodos buscamos el éxito en cada una de las facetas de nuestra vida.  TODOS.

El otro día, un amigo me dio la enhorabuena por el éxito que había conseguido por un sueño que se va a hacer realidad próximamente. Y me dejo pensativo.

Estoy con muchas ganas de vivir la experiencia, de aprender de todo lo que voy a vivir allí y de la gente que voy a conocer. Pero el éxito es un momento. Serán unas horas y luego se habrá marchado. ¿Y luego?

Todos hemos vividos muchos fracasos a lo largo de la vida. Unos más que otros. Y de nosotros mismos, depende tomárnoslos de una manera u otra.

Si los ves como algo negativo en la vida, ya no querrás levantarte, pensaras que la vida no vale la pena, que no vales nada.. Tú mismo te estarás echando una losa encima, muy difícil de levantar con el paso del tiempo.

Por otro lado tienes las personas, que aprenden de ellos. Son los que transforman los fracasos, en “casi lo he conseguido”.

¿Qué diferencia hay entre ambos? ABISMAL.

Una persona que piensa “que casi lo he conseguido” atrae más cerca de ella, su sueño. Siente que le ha faltado poco para conseguirlo. Que la vida le da otra oportunidad para conseguir su meta, que puede seguir mejorando, que si está vez no ha sido así, la siguiente será la definitiva.

No es lo mismo conseguir un 2 puesto en una competición, que un 3º.  El 3º estará feliz porque ha conseguido subir al pódium, y no quedándose fuera de las medallas, que el 2º. El 2 puesto estará pensando en cómo mejorar, en qué hacer mejor, o en qué corregir, porque en la siguiente competición, quieres ser ellos los que suban al 1º puesto.

La filosofía de “casi lo he conseguido”, me ha hecho mirar eventos de mi vida, desde una perspectiva de aprendizaje, más que de lamentación.

No conseguí realizar un evento en mi ciudad de conferencias, no conseguí publicar mi  1 libro en la editorial de mis sueños, no conseguí muchas cosas en la vida… cosas que eran un sueño para mí, que había luchado por ellas como nunca había hecho por nada… y al final no se hicieron realidad.

Si, lo pasé muy mal, al principio, dudaba de mí, pensaba que nunca conseguiría nada en mi vida.

Pero apliquemos “el casi lo he logrado” a estos eventos.

Nos hace ver el lado positivo de todo lo vivido. Conseguí escribir un libro (mi 1º libro, ya estoy pensando en el 2º), conocí como se montan eventos, los interiores de los mismos y conocí a gente que jamás pensé que llegaría a conocer,  situaciones que me hicieron superarme, conocerme y aprender en todo momento.

Si hubiera pensado, que todo esfuerzo no hubiera valido la pena, estaría aún en la cama lamentándome por todas estas situaciones y muchas más.

El “casi lo he conseguido” te hace superarte, estudiar mucho más de lo que lo habías hecho hasta entonces, el intentarlo de otra manera que no habías pensando. Y aún cuando has llegado a conseguir ese “éxito” que soñabas, te hace ir a por más.

No te hace dormirte en los laureles y vivir de las rentas.

Asi que no pensemos tanto en la meta, que  es solo un momento y si pensemos en la superación , en la constancia y en la mejora continua. Eso si nos llevará a ser expertos, eruditos o como quieras llamarlo, en lo que realmente te apasiona.

Así es como lo conseguirás, no con éxitos de un día.

Creo que tanto el éxito, como el fracaso, tienen un hándicap muy importante para nuestra autoestima y en los siguientes pasos.

El éxito, si no tienes los pies en el suelo, te vuelve loco.  Pero el fracaso también.

El éxito, te hace dormirte en los laureles. Piensas que ya lo sabes todo. Que nadie te podrá alcanzar, que eres lo máximo. Y el fracaso te provoca igual, pero al revés, dudas, lamentos, quejas, miedos.

Buscamos nuestra identidad, en algo exterior y estamos totalmente confundidos si es así.

Tanto si estamos viviendo una situación como la otra, en ese momento, tenemos que preguntarnos,  ¿Qué es lo que he hecho para llegar hasta ahí?

fracasoCuando he recibido un NO, profesional o en algún aspecto personal, siempre he bajado la cabeza y me he centrado en lo que me gustaba hacer, en mi pasión. En algunos momentos era el estudio, en otros escribir o en otros hacer deporte.

Ahora es el escribir, el hablar en público, el ayudar a los demás, es lo que me ha hecho seguir creando más y más proyectos, a pesar de los resultados que obtenía en un momento.

A pesar de los resultados, sean buenos o malos, si quieres estar a salvo de sus consecuencias, tienes que estar centrado en lo que te ha llevado hasta allí, es decir tu pasión,  lo que te hace feliz.

Construí mi vida en torno a lo que realmente me gusta hace 3 años, y ahora me ha llevado a un nuevo “éxito”. No sé qué pasará o dejará de pasar, yo iré a disfrutar, aprender y ayudar con mi experiencia. Pero lo que sí sé siempre pensaré “que casi lo he logrado”, para seguir motivándome, superándome y elevándome en lo que realmente me hace feliz.

El éxito son momentos, que vienen y van, la felicidad pura, es seguir superándote día tras día a pesar de lo ya conseguido.

Recuerda:

.- Aunque hayas conseguido  tus sueños, siempre piensa “en casi lo he conseguido”, te hará seguir superándote.

.- ¿Quieres resguardarte de los vaivenes de la vida? Céntrate en lo que amas más que a ti mismo,  con la cabeza baja y sigue. Es lo que te hará de verdad ser feliz y seguir siempre adelante.

.- “El éxito se logra mediante el desarrollo de nuestros puntos fuertes, no mediante la eliminación de nuestras debilidadesdecía Marylin Von Savant.

 

 

 

¡¡Ante una decisión difícil!!.

Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente”, dice Paulo Coelho.

DecisiónSon las 2 de la mañana. Mañana me tengo que levantar pronto y aún así, no me puedo dormir.  Sé que tengo que tomar una decisión y la verdad que me está costando.

No es una decisión de si por la mañana tengo que desayunar galletas con soja o un donuts. Es lo que llamamos una decisión difícil. Es una decisión que me importa y mucho.

Todos tomamos decisiones a lo largo del día. Unas las consideramos fáciles, qué desayuno hoy, a qué hora llamo a mi pareja, qué traje me pongo para trabajar… Pero otras, las etiquetamos como difíciles, ¿Le digo qué me gusta? ¿Acepto el trabajo en la otra ciudad? ¿Les digo a mis amigos que ya no me llenan tanto como en la niñez?

¿Hace cuanto tiempo que no tomas una decisión difícil en tu vida?

Tomar una decisión es pasar, normalmente, por un proceso de sudor, de agonías, de miedos y muchas veces, de lloros.

Ante toda decisión, tenemos dos opciones. Y las dos pensamos que pueden ser la buena. Por eso nos cuesta tanto decidirnos  Una es buena en un campo y la otra en el otro.

¡¡Qué difícil es elegir, por favor!! Pero lo peor, que una no es mejor que la otra, porque si no, ya hubiéramos decidido hacía mucho tiempo.

Si elijo uno, aunque tenga más beneficios en un campo, sé que estaré perdiendo los beneficios que podría estar ganando si hubiera optado por la otra.. ¿Pero si elijo la otra? ¿No puedo elegir las dos?… Uf, que calvario…”. Así nos encontramos ante una decisión de este calibre.

También conozco a gente, que una decisión difícil, es decidir que se ponen para salir un sábado por la noche, o que toman para comer con los amigos. Una decisión “fácil” también puede ser considerada como difícil.

Y si, he cogido un folio en blanco y la he divido en dos. En un lado, todo lo positivo si elegía una opción y lo negativo. Así como también con la otra opción.

Una opción es la más arriesgada, la otra me dejaría tranquilo, pasara lo que pasara, en mi zona de confort. Una opción me puede llevar a límites que jamás he conocido; la otra a seguir dónde y cómo estoy, pero un poco mejor.

Tras escribir sin parar en los dos papeles, he creído que tenía toda la información al respecto. Pero aún así, pensaba que era muy difícil tomar la decisión.

Sigo pensando lo mismo, tras tener delante de mi, los papeles con los pros y los contra de cada opción. Una opción es difícil, porque las dos opciones, en el fondo, nos gustan.

¿Qué hacer? ¿Lo jugamos al pito-pito gorgorito? ¿Al piedra papel o tijera? ¿ O vamos a una pitonisa a que decida por nosotros? ¡¡Ya no puedo más, siempre se repite la misma historia…!! Como diría Camilo Sesto. Me rio por no llorar, la verdad.

Cuando tenemos dos opciones, intentamos  imaginar qué pasaría si una mejorase un poco más a la situación presente. Creemos que así, veríamos cuál es la mejor.  ¿Y si en poco tiempo, mejorasen mi contrato, sería más feliz que en el otro trabajo que me daría otras ventajas que este anterior no tiene?

¡¡Puf, me parece que voy a ver amanecer esta noche dándole vueltas a la cabeza!!

Creo que va tomar una decisión, va a ser algo imposible.

Una decisión difícil, supone que las dos opciones están al mismo nivel, porque si no, como he dicho, ya hubiéramos decidido hace mucho tiempo. Si pensáramos que una opción, tiene una “percepción” económica, unos beneficios mayores respecto a la otra, estas líneas no se estarían escribiendo y yo estaría durmiendo dulcemente.

La decisión más dificilIntentamos guiarnos por las razones que nos damos para una u otra opción. Pero no solo por la que nos damos, sino también por las que pedimos a los demás, que nos den, ante la decisión en la que estamos.

Nos guiamos por la razón, y no por el corazón. Nuestra razón nos intenta guiar a que escojamos lo mejor, lo más razonable, lo que podemos razonar mejor, lo que menos “problemas” nos puede dar. Y mientras tanto, estamos dejando de lado, una decisión tomada con el “corazón”, guiada por “la razón de ser nuestra”.

Ves a gente que viste diferente a los demás, y queramos o no, los señalamos. Ellos se sintieron también en una encrucijada, se vestían como decía “la sociedad”, o “como ellos sentían” que lo tenían que hacer.

Ya sabes que opción escogieron. Eligieron el corazón a la razón. Optaron por lo difícil en vez de por lo fácil.

Es de locos pensar, que las razones que nos demos, o nos den para escoger una opción, en contra de la otra, son mejores, que las razones para escoger la otra opción.

¿Pero qué pasaría si escogiéramos una opción, por unas razones que hemos escogido nosotros? Es decir, la escogemos, porque nos alineamos con ella, totalmente.

Imagínate que tienes que elegir entre dos trabajos. Uno es trabajar en una perrera, cuidando animales y el otro ser banquero. Unos elegirían, ser banquero, por el dinero, la estabilidad. Pero otros, elegirán la perrera. ¿Por qué? Porque ellos sienten que ese trabajo, está en conexión en cómo son ellos.

Quienes eligen ante una decisión difícil, en función de su forma de ser, sus valores, sus motivaciones, son los verdaderos creadores de la vida, que siempre han soñado.

Cada vez que le doy más vueltas al tema, creo que no hay una opción mejor que otra. Buscamos una razón fuera, para que nos de la llave que nos abra la puerta a la mejor solución para nosotros, pero creo que la única razón tengo que encontrarla dentro de mí. La solución está dentro de cada uno de nosotros.

Es el momento, ante una situación así de hacerse preguntas, que siempre evitamos. ¿Cuál de las dos opciones me lleva a quien quiero ser? ¿Qué es lo que quiero conseguir..?..

Esas personas que vemos  por la calle “excéntricas” en su vestimenta, tomaron ante una decisión difícil, por optar aquella que les guiaba su corazón. Aquella opción, les hizo llegar a lo que somos todos, personas singulares.

Lo tengo decidido, sé qué decisión voy a tomar. Una se alinea más, con lo que soy, con lo que quiero de verdad. Voy a por ella.

Así que si te encuentras alguna vez ante una decisión difícil:

.- Iguálalas al mismo nivel

.- Y preguntante cuál de las dos está más acorde, con tus valores, sueños y aspiraciones. Elige esa.

¿Qué decisión tienes que tomar y la consideras difícil? ¿Entre qué dos opciones te encuentras? ¿Cuál está más en orden a tu corazón?.

¡¡De la esperanza al suicidio!!

No te rindas, por favor, no cedas, aunque el frio queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se esconda, y se calle el viento, aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños.  Porque la vida es tuya  y tuyo también el deseo, porque cada día es un nuevo comienzo, porque esta es la hora y el mejor momento” Mario Benedetti.

EsperanzaHace ya tiempo que abriste la caja de Pandora,  deseabas que salieran vientos favorables. Pero ahora solamente quieres cerrarla.

Hay varios métodos para hacerlo, pero de tu mente solamente sale una, coger a la fuerza el billete para el nuevo barrio.

Desde que la abriste, sólo han salido de ella, tristezas, lamentos, lloros y quejas. Y ya no puedes más.

Eso que llaman ESPERANZA, hace tiempo que no la ves, la has perdido. Sólo se te pasa por tu mente una idea, IRTE DE AQUI. Y va muy en serio.

No quieres sufrir más, ni tampoco hacer sufrir a los que tienes a tu alrededor. Y no es la primera vez que lo piensas. Pero esta vez es con mucha más fuerza.

¡¡YA NO AGUANTAS MÁS!!.

¿Qué ha pasado entre la esperanza y el suicidio? Desilusión, Expectativas no satisfechas, dolor, sufrimiento… Y te has dado cuenta, que no estás hecho para vivir los vaivenes que la vida te está dando.

Ves como otras personas, antes desastres iguales o de mayor magnitud, han renacido como el Ave Fénix. Lo has intentado, querías también resurgir, haciendo todo lo posible y lo imposible. Pero aún así, NADA.

Estas cansado, piensas que solamente hay un camino, y es el que quieres escoger. Crees que es el mejor, bueno, rectifiquemos, el único, según tú.

Nadie sabes de tus intenciones, no quieres hacerles sufrir. Piensas que no se merecen este sufrimiento que estás viviendo. Tú eres quien lo está sintiendo todo, tú solo quieres que ellos sean felices sin ti. No quieres ser más un estorbo, ya no quieres estar aquí.

En algún momento de debilidad, has intentado expresar lo que sentías a alguien: ” Ya no aguanto más la situación, veo el panorama muy negro, es imposible salir con estas condiciones, ya no tengo fuerzas, no puedo más..”. Y a veces. lo que has recibido, han sido contestaciones de este tipo: ” Ahora no tengo tiempo de escuchar tus tonterías, estás siempre con lo mismo, inténtalo de nuevo.. Tranquilo es una mala racha, no pienses así.. No es para tanto, ya veras…”

¿Cómo te quedabas tras recibir esas contestaciones? Te reafirmabas que era la única solución la que estabas pensando. Y lo peor, que no era la 1 vez que pensabas algo así.

Mientras los demás siguen haciendo su vida, tú solamente te preguntas CÓMO.

Algunas personas te ven desganado, sin ánimos, intentan ayudarte, darte esperanza. Pero no sirve para nada. Por mucho que te digan que la vida es muy bonita, ya no te crees nada. Estás cansado de buscar trabajo, de sentirte solo… no tienes ninguna motivación para seguir y por la que seguir. Has buscado trabajo de lo que sea, has hecho las mil y una entrevistas, hecho lo que sea para encontrar una pareja, y dejar la soledad… Todo para salir del agujero en el que te sientes.

Tenías esperanza, ganas, motivación, pero con cada NO, la esperanza se iban marchando un poco más lejos de ti. No paras de pensar en el cómo, pero te estás mintiendo. Estás deseoso que alguien te eche una mano y te saque del agujero.

QUIERES Y SIENTES QUE NECESITAS SER ESCUCHADO. SIMPLEMENTE ES ESO.

No quieres que te den la solución mágica, sino que estén junto a ti, que te escuchen. Es algo fácil, pero que normalmente no hacemos. Algo que tiene unos resultados extraordinarios.

No estoy diciendo que todas situaciones tan límite, tengan esta solución, solamente que a través de la escucha, muchos pensamientos se desvanecerían al instante o se verían de otra forma. Claro que otras situaciones necesitan otro tipo de ayuda más especifica.

Siempre daré las GRACIAS a dos personas, que en momentos críticos de mi vida, simplemente me escucharon. Eran momentos en los que mis pensamientos no eran muy positivos que digamos.

Piensas que ya no hay solución para nada, pero ese “algo” te dice que si la hay, solo necesitas gritar, un grito de ayuda. Piensas que yéndote ayudarás  a los demás a ser más felices de lo que son ahora, sin ti. Pero no es así. Se ve a la gente con tristeza, echando de menos a la persona que se marchó y sin parar de preguntarse: “¿Por qué lo hizo? ¿No tenía confianza para pedirnos ayuda? ¿Por qué?.. Lo hubiéramos ayudado.”

¿ESO ES DARLES MÁS FELICIDAD? YO CREO QUE NO.

EsperanzaHace poco vi una conferencia en la que decía un superviviente de un intento de suicidio, que al segundo de haber saltado, se había arrepentido. Quería de verdad, vivir. Quería luchar por una oportunidad más, sentía que se la merecía. La vida se la dio. Otros no han tenido esa suerte.

Es fácil decirlo pero difícil hacerlo en esa situación, pero por favor, si te encuentras así, PIDELO, GRITALO, EXIGE QUE TE ESCUCHEN, que no te etiqueten, sólo necesitas expresarte de verdad, de corazón. Hazlo, por favor.

Volverás a ver a la esperanza, acercándose a ti. Empezaras a ver la salida al hoyo dónde te encuentras. Porque como bien se dice, “LA ESPERANZA ES LO ÚLTIMO QUE SE PIERDE“.

Vuelve a mirar tu caja de Pandora, ahora te estarás dando cuenta, que empieza a llenarse de esperanza. Enhorabuena, es el primer paso.

Recuerda:

.- Escucha y estate de forma real, ( no pensando n otras cosas ) cuando alguien te pide que le escuches.

.- Si sientes que necesitas ser escuchado, PIDELO, EXIGELO, luego verás la situación desde otro lado.

.- Hay ESPERANZA. No es fácil, pero es posible. REMUEVE TU PRESENTE, LA MÁS SIMPLE ACCIÓN TE PUEDE HACER SALIR DEL AGUJERO.

.- ” Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes“.

Post dedicado para todos aquellos que me enviáis emails en los que me comentáis que estáis en esta misma situación. Hay esperanza, os lo aseguro. Hay solución y no esa que pensáis

 

Carmen Jordá: “Con trabajo, sacrificio y determinación, todo es posible”.

Hoy dentro de la Sección ” Entrevistas motivantes para nuestro Desarrollo personal y profesional” es un placer presentar a Carmen Jorda.

Carmen JordaTodos los domingos, vemos carreras de coches, motos en cualquier canal de televisión. Alentamos a nuestros corredores favoritos, pero cuando oímos que una de las participantes es una mujer, nuestro foco se centra en ella. Y este es el caso de Carmen. Actualmente corre en las GP3 Series, una de las Formulas ante sala de la Fórmula 1. ¿ Y cómo comenzó una chica en este mundo de hombres?  Con 10 años, su padre, también piloto, la observó. Vio algo en ella que le hace desde los 12 años, estar en competiciones.  Desde ese momento, no ha parado de competir.

Es uno de los pocos deportes, en el que los hombres y mujeres compiten en igualdad de condiciones. Para ella, esta condición le hace aún superarse más, ganarse el respeto de todos sus rivales y compañeros, por ser mejor en cada curva, por entrenar cada vez más duro ante todo Gran Premio.

Solo conocemos el nombre de Fernando Alonso por sus títulos y triunfos, pero también hay otros pilotos, que llevan el nombre de España, del éxito, del esfuerzo, la motivación por sus sueños, por los circuitos de todo el mundo.

GRACIAS Carmen por ser un modelo de superación. Por recordarnos con cada trazado a las curvas de los circuitos, que podemos llevar nuestra mente, nuestro cuerpo a límites hasta ahora imaginables, por recordarnos que las metas que nos pongamos las podemos alcanzar, pero la gasolina que necesitaremos se llamará trabajo, sacrificio, constancia y foco. Gracias por  tu superación y confianza, ya que nos alientas a los demás a superarnos a nosotros mismos.  Sé que harás realidad tu sueño, llegar a la Fórmula-1. Te sobran cualidades y vas sobre ruedas hacia tus sueños. Podéis conocer más a Carmen a través de su Web, en Facebook, Twitter o Instagram.

¿Frustrado por qué no sabes cuáles son tus habilidades y pasiones? ¿Desesperado por qué no sabes qué asignaturas escoger o hacía donde encaminar tu vida? ¿Desempeñas un trabajo que no te gusta y solamente quieres ser feliz en un trabajo? ¿En desempleo y no sabes qué hacer con tu vida?  ¿Quieres un nuevo rumbo en tu vida y no sabes cómo hacerlo? Será un placer acompañarte en el camino que desees emprender. Juntos ascenderemos a cotas jamás imaginadas.  Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.-¿Quién es Carmen Jordá?

Es complicado definirse a una misma pero si lo tengo que resumir diría que soy una mujer piloto luchando en un mundo de hombres que es mi sueño desde pequeña.

.-  ¿Cuántas te han preguntado que hace una chica como tú en un mundo del motor? ¿Por qué nos gusta etiquetar a la gente? 

Sí que es verdad que a la gente todavía le sorprende ver a una mujer en el mundo del motor y puede ser que las propias mujeres se sorprendan todavía más, quizás porque ellas mismas reconocen el esfuerzo y sacrificio que conlleva competir en un mundo de hombres. No hace falta dedicarse a la competición para darse cuenta de que a la mujer todavía le queda mucho camino por recorrer y poder estar en igualdad de condiciones con el hombre, de hecho, hay muy pocas disciplinas deportivas donde hombres y mujeres compitan en la misma categoría.

En cuanto a lo de etiquetar a la gente, creo que es lo fácil. No nos complicamos la vida a la hora de “catalogar” a una persona. De todas formas no es algo que me preocupe mucho.

.-  ¿Para llegar a tus metas, has tenido que arriesgarte mucho más que lo que tus posibilidades te decían?

He tenido que arriesgar mucho pero como cualquiera que quiera hacer algo fuera de lo normal y más en un deporte tan competitivo.  Mi meta es muy ambiciosa y tengo claro que toca llevar mis posibilidades al límite para hacerlas crecer.

 .- ¿Qué visión tenías de pequeña de lo que querías ser? ¿Cómo se consiguen los sueños?

Quería ser piloto y de hecho estaba dispuesta a ser chico para conseguirlo. Imagínate hasta donde estaba dispuesta a llegar por cumplir un sueño. Los sueños se consiguen creyendo en ellos y luego persiguiéndolos con mucho esfuerzo y sacrificio. La clave es la constancia.

 .- Carmen Jordá, ¿Es una chica soñadora? ¿Sin sueños que serías?

Sí soy soñadora pero consciente de que sólo soñando no se consiguen las cosas aunque me ayuda a motivarme. No me imagino sin sueños, sería otra persona.

 .-  ¿Cómo son los momentos antes de una carrera?

Los momentos antes de la carrera hay tensión y nervios que van creciendo conforme se acerca el momento de subir al coche. Una vez en el coche, la sensación cambia, te concentras, sigue habiendo tensión pero te sientes que ya ha empezado todo, que el momento de dar todo or lo que has estado entrenando y trabajando tantos meses.

 .- ¿Te avergüenza hablar de tus errores? ¿Qué has aprendido de tus caídas?

Ni me avergüenzo y me arrepiento de mis errores, todo lo contrario, porque de ahí aprende uno. Y para mejorarlos y darme cuenta de ellos los hablo sólo con quien debo hablarlos para corregirlos. De mis caídas he aprendido que siempre te puedes levantar.

 .-  ¿Todavía no has hecho algo en tu vida, por miedo?

Tengo muy poco consciencia del miedo

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Hacer lo que te llene para ti y para los tuyos

.- ¿Qué te detiene? ¿Cómo gestionas el miedo?

No sabría decirte ahora mismo que me detiene, porque ahora mismo no me detiene.

 .-Tú eres la cara de tu equipo en la carrera, ¿Pero qué serías si en el equipo? 

¿Un piloto sin su equipo?, imagino que lo mismo que un mecánico sin el piloto. Si uno falta, el coche no corre. Eso es precisamente un equipo.

Carmen Jorda..- ¿Por cada situación por la que lamentarnos hay 1000 por la que tendríamos que estar celebrándolo?

Desde luego!!!. Aunque a veces pasa que esa situación por la que te lamentas no te deja ver las otras 1000. Los amigos, la gente cercana y una visión optimista ayuda a ver la parte buena.

.- ¿Qué se aprende de los mejores?  ¿Con ganas, siempre ganamos?

De los mejores se aprende que todo es posible si te lo propones y sabes trabajar para conseguirlo. Los que están arriba han demostrado constancia. Las ganas no son garantía de que vas a ganar pero son la base para lograr el éxito. Sin ganas no hay motivación, sin motivación no tiene sentido el esfuerzo y el sacrificio de forma constante y sin esa constancia es muy difícil ganar.

.-  Tú que viajas por todo el mundo, ¿cómo se nos ve a los españoles? ¿Qué piensas que le está pasando a la sociedad española desde fuera?

Nos ven como una gran potencia de deportistas. Fútbol, tenis, motociclismo, fórmula 1,…, tenemos fans en todo el mundo.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Una buena reflexión enfocada a mi entrevista quizas seria mandar fuerza a todas aquellas personas que luchen por su sueño porque con trabajo, sacrifico y determinación, todo es posible.

 

Los peores momentos nos hacen ver quienes somos

Son las 2 de la mañana y no me puedo dormir.

Mala temporadaHace unos momentos, subiendo a casa, después de una cena, me he encontrado con una persona que hacía años que no veía.

Era uno de los integrantes de la “banda”, que hicieron que mi E.G.B, no fuera muy agradable, por así decirlo. Si, sufrí bulling o como lo quieras llamar. ( Gafotas, 4 ojos, alusiones a mi cabeza…) Pero cuando me dieron las notas de 8 E.G.B. y me marché a otro colegio, fue de lo mejor que me pudo pasar.

Estoy echando la vista atrás a todo lo vivido desde ese momento y me doy cuenta, que es en la adversidad  es donde nos damos cuenta de que estamos hechos.

Cuando nos vienen malas temporadas, intentamos evadirnos o resistirnos a los momentos que estamos viviendo. No les vemos ningún sentido a todos los hechos que están a nuestro alrededor. Solo sabemos quejarnos y lamentarnos. Pero ahora a toro pasado, (como buen español), sí que le he visto un sentido a todo lo vivido.

Y es así, creo que todo lo que vivimos, tiene un por qué.

He ido uniendo a lo largo de estos años,  y espero que me queden muchos años más, esos “traumas” que he ido viviendo. Los he incorporado a mi personalidad y a día de hoy, puedo decir que estoy orgulloso de haberlos vivido.

Nos enseñan que lo mejor en la vida, son los triunfos, pero creo que es al revés. Es lo peor que nos puede pasar. Porque la mayoría de las veces, nunca aprendemos de ellos.

Queramos o no, nos pasamos luchando toda la vida, contra cosas. Unas cosas nos suceden de serie y otras nos vienen en los genes ( cómo la familia, alguna discapacidad o el lugar donde naces..). Y unas veces perdemos y otras ganamos.

Tras la derrota, nos viene la vergüenza. Y pasaba mucha vergüenza, con lo que me ocurría. No quería contarlo, me daba miedo el qué dirán, si no era hombre para enfrentarme a esas personas…. Pero al igual que otras muchas cosas que he contado a través de los post, esta también tenía que contarla.

Nos da vergüenza contar lo que estamos viviendo. Y cada historia, todas y cada una de ellas, forman parte de nosotros, queramos o no. La suma de todas ellas, da por resultado, .

No quería contar lo que vivía todos los días, porque no quería sentirme aún más excluidos. Nos da miedo contarlo porque pensamos, que los demás, dirán que nosotros somos los raros. Pues no lo somos.  Tenemos que romper esos “clichés”, “miedos”. Romper con una vida, con una sociedad “establecida” y ser nosotros de verdad. Sin tapujos.

No le encontramos sentido a pasarlo mal, por una situación así, por el rechazo de esa chica que tanto nos gustaba. Pero claro que tiene sentido. En esos momentos no lo veras. Pero con la medicina  “tiempo” lo veras.  Ese sentido a cada situación, hará que te vayas construyendo poco a poco.

Hace 4 años que se podría decir, que decidí ser el arquitecto de mi vida. Me empecé a construirme a mí mismo, y esa construcción me ha llevado a cambiar mi mundo, por completo. Y creo que es así en todos los casos, cuando empezamos a conocernos de verdad, empezamos a escucharnos y a dar pasos hacia adelante, nuestro mundo cambia.

Ahora hecho la vista atrás, y veo que todo lo malo que he vivido ha sido algo bonito para mi. Esos momentos de soledad, me han ayudado mucho a pensar, a conocerme , a ver muchas cosas que no veía en esos momentos.

No estoy diciendo que vayamos a partir de ahora a buscar malas experiencias para conocernos mejor y conseguir cosas. Deseamos conocernos a través del éxito, del triunfo, del amor para siempre.. Pero a través del triunfo, de las “buenas” situaciones, no te conocerás nunca. Pero si a través de los “actos malos”.

Todos aguantamos lo indecible, si sabemos que tiene un propósito. Pero en esos momentos, no lo vemos, porque no nos paramos, sólo sabemos quejarnos y lamentarnos.

Hace mucho tiempo, oí una frase que desde ese momento, no he dejado que se fuera de mi, que dice: “Cuando soy débil, entonces soy fuerte”. La fragilidad nos da la oportunidad, de crecer, de fortalecernos, de renacer como el ave fénix. Renacer con más fuerza de las cenizas, que en esos momentos nos están quemando.

Lo fácil nos marca mucho menos que las dificultades. ¿ O te ha ocurrido a ti al revés?

Nos etiquetan, diciendo “esta persona es amable, es cariñosa, o es una borde…” Pura etiquetas que nos ponen los demás. ¿Nos conocen al 100% para saber cómo somos? Yo no soy como era hace 4 años. Creo que he hecho una autentica revolución.

Y es así, nadie nos puede etiquetar nuestra personalidad, ni nosotros dejarlo. Nuestra verdadera personalidad la tienes que crear tu, ser tu el albañil de la misma.

odioNos da miedo enfrentarnos a situaciones críticas. Pero si no lo hacemos, estaremos ahuyentando de nosotros mismos, esos héroes que llevamos dentro. Enfrentarte a tu dragón y sentirás el héroe que tienes dentro de ti.

Pero nos da miedo conocernos. Y claro que me sentí un gran infeliz. Sentía que era un cobarde, un don nadie durante muchos años. Me enfocaba en el dolor, en la queja, en los lloros. Y mientras tanto, todo lo bueno que tenía, lo dejaba apartado.

Nos enseñan que lo mejor es protegernos de la adversidad, de lo malo, de lo que hace pupa. Y así salimos, unos cobardes, que nos da miedo romper límites “mínimos” que nos separan de nuestra felicidad eterna, sólo porque nos han dicho que no hay salirse de las normas.

A lo mejor si no hubiera pasado esos años,  y hubieran sido más felices, no estaría aquí mismo delante del ordenador. Quién sabe. Pero todas las experiencias que he ido viviendo, han sido semillas de mi felicidad.

Cuando he visto a esa persona, he estado a punto de darle las gracias. Gracias por ayudarme a descubrirme, a saber quién soy , por una vida, que en cualquier momento quería haber cambiado por cualquier persona.

Pero ahora doy gracias por todo lo que he vivido.  GRACIAS POR LAS ADVERSIDAD QUE HAN VENIDO Y QUE SE QUE VENDRÁN.

Podría tener odio a todas las situaciones y personas que me han hecho pasarlo mal en algún momento de la vida, pero por favor, NO ODIES.

Vivir en paz con uno mismo, feliz, es la mayor derrota más fuerte que puede tener el odio.

Vive en paz contigo mismo y da gracias por todo lo que vivas.

 ¿Estás pasando un mal momento? ¿Le ves un sentido a todo lo que estás viviendo? ¿ Quien ha creado tu personalidad? ¿Te conoces de verdad?

Otro fracaso más…¿Y ahora qué?

Cuando la derrota viene, acéptelo como una señal, de que sus planes no son sólidos, reconstruya esos planes y embárquese otra vez hacia su meta codiciada. Si se rinde antes que su meta haya sido alcanzada, usted es un “PERDEDOR” decía Napoleón Hill.

FracasoOtra vez. Otro fracaso más.

Sé que sin confianza en mí, ya nunca volverá a ser lo mismo. Ya no volveré a ser el de siempre, no me pondré nuevos retos. ¿Para qué? ¿Para fracasar otra vez? Paso… Que lo intente otro, ¿Yo? No.

Sin confianza en mí mismo, sé que no tendré más motivación por nada, pero ya me he cansado de tanto caerme y no llegar a la meta.

Tengo miedo, frustrado, tengo de todo,… como diría la canción. Se que son los frenos que me impiden levantarme de nuevo.. Pero es que ya no quiero hacerlo.

Tenía seguridad en mí, y me hacía lanzarme a retos. Pero la he perdido y no se  si quiero que me encuentre más.

Siempre nos han dicho que “si queremos, podemos”. Pero ya me he cansado de intentarlo, más bien de llenarme de heridas que son difíciles de  cerrar. El querer me ha hecho intentar conseguir, cosas que me alentaban, ilusionaban. Pero ahora lo que estoy es desilusionado.

Dicen que después de una caída, hay que volverse a levantar, seguir adelante. Sé que así no se puede estar siempre. En una rueda de pensamientos negativos. Así no iré a ninguna parte, pero haciéndome daño, aún menos.

Sé que me costará volver a pensar en positivo, de pensar que todavía hago las cosas bien o que hay retos que están esperándome y al alcance de mis manos.

Dicen que hay que destacar tus logros tras una situación así. Que tengo que decirme y decir a todo el mundo, lo que he ido consiguiendo, que eso me hará hacerme sentir bien. Pues ahora me da igual, creo que no he hecho nada bien…

Estos y otros muchos comentarios los hemos dicho todos alguna vez en nuestra vida.

Nos preguntamos: “Después de volver a fracasar, ¿qué?, ¿Cómo me levanto? ¿Quién se vuelve a poner otra vez metas? ¿Para volver a fracasar? Paso…”.

Tenemos miedo a fracasar una y otra vez. Pero mi experiencia me dice, que es lo mejor que nos puede pasar.

¿Pero por qué no echamos la vista atrás y vemos que quizá esa meta, tenía pinta de fracasar desde el principio? ¿O quizá era una insensatez por completo? ¿O era una meta idealizada?

A toro pasado, todos tomamos las mejores decisiones, pero creo que es muy importante ,ver QUÉ hicimos y CÓMO lo hicimos.

Muchas veces nos hemos lanzado a metas “imposibles”, porque no queremos ver el presente que estamos viviendo. Pensamos que esa meta “Inalcanzable”, romperá para siempre el sopor que estamos viviendo en el ahora. Esas metas nos hacen correr más riesgos de los debidos.

Son metas que nos nublan el juicio, que sentimos que tenemos que hacer todo por y para su consecución. Sea como sea, todo por no ver el presente en el que vivimos.

¿Y qué nos pasa?

Que malgastamos nuestro tiempo en algo, “imposible”. No observamos por el camino todo lo que estamos desarrollándonos, los progresos que vivimos.

fracasoPerdemos el tiempo en una meta inalcanzable, y muchas veces perdemos a mucha gente a nuestro alrededor.  Perdemos en algunas ocasiones la juventud, por conseguir ese sueño. Perdemos amistades que pensamos que en vez de abrirnos los ojos, nos están poniendo la pierna encima para que no levantemos cabeza.

En muchas ocasiones pagamos un precio muy alto por algo que nunca llegaremos a conseguir.

Ponemos los “huevos” de nuestra felicidad, en una sola cesta. ¿Y no sería mejor, ponerlos en varios?

¿Y tú diversificas tu felicidad?

Y cuando no la conseguimos, decimos que jamás seremos felices.

¿Te digo un secreto? YA ERES FELIZ POR TI MISMO.

Jamás debes hacer depender tu felicidad, a la consecución de una meta… “Seré feliz algún día si consigo ese trabajo… Seré feliz algún día cuando la chica de mi sueños acepté cenar conmigo….”

YA ERES  FELIZ, AHORA MISMO. ¿LO SABÍAS?

Siempre nos importa más los resultados, que hacia dónde nos encaminamos. Así nos va.

Pero también nos ha pasado, que tras conseguir un sueño, nos preguntamos ¿Y ahora qué?.. Conseguir muchas metas de las que tenía, me ha supuesto hacerme esta pregunta. No sabía qué hacer después de su consecución.

¿Y ahora qué?

Después de una meta, tenemos que tener más y más. Que la palanca de la confianza en uno mismo sea la que nos alienta siempre.

¿O quizá te ha pasado que tras conseguir una meta, te has dado cuenta que no era lo que querías conseguir? ¡¡Qué desilusión!!, ¿verdad?

Todas estas situaciones nos han hecho preguntarnos alguna vez, ¿Para qué ponernos más metas en la vida? ¿Para sufrir?

Te respondo a la pregunta: ASÍ NUNCA ALCANZARÁS TU POTENCIAL, TUS SUEÑOS, TU SER.

¿Quieres pasarte toda la vida, preguntándote que hubiera pasado si te hubieras levantado de nuevo? ¿Cómo tienen que ser esas nuevas metas?.

.- Las metas que te planifiques tienen que ir acorde a quien eres realmente. Ir a por aquellas que te a ti te motivan, que están acordes con tus valores.

.- No quieras subir una montaña solo. Detrás de esa montaña tendrás más, póntelas como metas para subirlas después.

.- Siempre se consciente de lo que vas consiguiendo durante el camino hacia la meta.

.- Las estrategias que utilices para subir esa montaña, tienen que contar con tus puntos fuertes y débiles.

ASÍ QUE YA VALE DE QUEJAS, LEVANTANTE Y MIRA A TU ALREDEDOR, TIENES MUCHAS METAS ESPERÁNDOTE. ASÍ QUE LA CABEZA BIEN ALTA Y SIENTETE EL DUEÑO DEL LUGAR, COMO LO QUE ERES.

¿Qué nuevos retos te vas a poner? ¿Y si hicieras cosas por las que sientes que eres un poco torpe? Tú autoestima aumentará si las consigues.

Empeño, esfuerzo y dedicación… y esas metas, estarán a tus pies. Con la autoestima restablecida de nuevo. ¡¡A POR ELLAS!!.

NO ERES UN FRACASO,  DEJA DE ETIQUETARTE ASÍ. VALES MUCHO MÁS QUE ESO. DEMUESTRALO, DEMUESTRATELO. ¿O ERES UN PERDEDOR?.

 

Se Necesitan: ¡¡Líderes!!

Cuando el objetivo te parezca difícil, no cambies de objetivo, busca un nuevo camino para llegar a él” decía Confucio.

liderazgoLiderazgo dentro de una empresa, liderar el cambio en un equipo deportivo, liderar un grupo político, liderar unas negociaciones de paz entre varios países, liderar la sociedad..” .. Son algunas de las frases que he oído hace un rato en el telediario de al medio día.

Más y más liderazgo. Parece que cuando están las cosas mal, nos da por preocuparnos por saber qué es eso de liderar y aprenderlo. Mientras tanto, lo pasamos por alto.
Como bien se dice en El liderazgo según Confucio, “Sin un líder, las aves no llegan muy lejos“. Y así nos ha ido hasta ahora. Un líder es aquel que muestra a otros el camino que va a emprender para que se unan a él en el viaje.

Todo funciona cuando esos líderes, de cualquier estamento, tienen ese algo innato en ellos. Si no, las consecuencias, no son muy halagüeñas. Cuando ese líder, sentimos que nos llevara a metas soñadas, retos impensables, confiamos en sus conocimientos, les seguiremos siempre contra viento y marea.
Cuando nos encontramos a una persona así y nos dice delante de nosotros: “¿Vamos?”. Lo haremos. Caminaremos junto a él por el mismo camino, dando igual lo pedregoso que sea. Confiamos en él.

El líder es un ejemplo, y todos los ejemplos, tanto los buenos como los malos se contagian. Si los hechos y las palabras de esa persona que seguimos no van unidas, no será un buen ejemplo a seguir, no habrá coherencia.
Los retos no se consiguen de un momento para otro, todo lleva su tiempo, y para ello necesitaremos planificación y ejecución. No podemos conquistar el Everest sin antes saber cómo, cuándo y en qué circunstancias hacerlo. Pero eso si, esas decisiones llevan su tiempo, pero no las podemos dilatar.

No podemos depender del “¿Y si..?” y si del paso adelante. Todos conocemos “lideres” que su frase favorita es : “Las cosas siempre se han hecho así y no van a cambiar”. Así les va, así nos ha ido.
La vida es cambio, puro cambio y a diario lo vivimos. Un líder tiene que ser flexible, adaptarse a los cambios y muchas veces esos nuevos caminos nos llevan más rápido a la meta.
Una de las características que siempre detecto y agradezco de un líder es que te hace superarte más y más. Te habrá llevado a una meta impensable para ti, pero tras conseguirla, te estará animando para que consigas una mayor.

Pero un líder, solo, no es un líder. El trabajo en equipo, el fusionar talentos de cada uno de los integrantes del equipo, es una de sus labores. Por muy bueno que ese líder sea, por su experiencia o vivencias, si no estamos de acuerdo con la misión que nos ha encomendado, no querremos estar en el grupo.. y esa expedición fracasará mucho antes de empezar.
Una meta común, tatuada en la piel de cada uno de los integrantes y el trabajo en equipo, lo llevará a su consecución, de forma rápida y coherente.

El líder tiene que escuchar. Tiene que conocer a cada uno de los integrantes del equipo y alentar las cualidades de cada uno de ellos, lo que provocará, potenciar el equipo, su conexión y el sentimiento de pertenencia al mismo.

¿Conoces a una persona que cumpla estos requisitos? ¿Quién conoces que no los cumple y debería?

Si me fijo en los líderes de éxito y los que no lo son, hay una cosa que los distingue. Una cosa que los lleva a unos al éxito y a otros no, el ENTUSIASMO. Dan ejemplo a sus seguidores, los animan, imprimen entusiasmo en cada paso que dan y sobre todo dan ejemplo, dan confianza. Siempre están dando ejemplo.
Un líder que predica algo que no hace pues… ¿Cuántos hemos conocido así? ¿Cuántos lideres has conocido que sean honesto de verdad?

lideresLos habrá, claro que sí, pero escasean últimamente. Estas personas, las cuales tienen una honestidad que brilla por su ausencia, son personas que no tienen un interior firme, sólido, basado en convicciones y valores sólidos. Cuando por dentro, estamos bien, sólidos, confiados, por fuera los mostraremos y nos repercutirá, en el respeto que nos muestren.
Un líder es fácil de descubrir si es o no bueno, en cómo trata a los desconocidos. Por muy bueno que sea en el ámbito en el que dirige, pero si en el día a día, trata mal a los desconocidos, o no se distingue por un buen corazón… mal vamos.

Ha habido muchos “lideres” que nos han llevado a desastres mayúsculos en todos los ámbitos. Un líder tiene que conocer sus limitaciones y ser humilde. La arrogancia, la codicia, el poder suelen ser un caldo de cultivo, con un resultado bastante mal oliente.
Unos resultados que los hace creer que son semidioses, y así nos ha ido hasta ahora. Así no habrá progreso de ninguna parte, solo retroceso.

No sé cuanto durara la moda del liderazgo, del líder coach y demás. Veremos cuanto empecemos a remontar esta crisis, todo se habrá olvidado, pero como bien decía Confucio, “sin un buen líder, las aves no llegaran muy lejos“. Y de momento así nos va.

Un buen líder es una persona que:

.- Entusiasma
.- Que escucha a los demás
.- Los alienta
.- Conoce sus limitaciones
.- Y para mi, es esencial, una persona humilde.

Pero no confundas líder con jefes.

He conocido personas que se podrían incluir en cada de las definiciones. Pero un líder, es aquél que se centra en las personas,  huye de la “titulitos”. Es aquel que se preocupa por cada uno de los integrantes del equipo que lidera y sobre todo, es aquel que se siente responsable de los errores de su equipo.

Por favor, Lideres que decís que nos llevaréis a nuevas cotas, ser ante todo buenas personas. No sustentéis vuestras acciones en la provisionalidad, agradecer, delegar y recompensar. Estaremos más contentos con vosotros. Hay pocas cosas más importantes que la calidad y credibilidad de los líderes Miremos más allá de discusiones banales.

¿Qué es para ti un líder? ¿Qué aspectos te harían seguirle? ¿Estamos falta de líderes?

 

¡¡VIVE LA VIDA!!

¡¡Qué bonita  la vida!!, es una canción que estoy oyendo ahora mismo de Dani Martín.

VIDAHoy me han dado la noticia del fallecimiento de un familiar muy querido por mí. Estaba muy enferma desde hacía ya un tiempo, y por su lucha, pundonor, que siempre nos ha mostrado a toda su familia, ha estado con nosotros mucho más de lo que nos imaginábamos.

La verdad que es una perdida muy importante para toda la familia, el nexo de unión entre todos los componentes de la misma.

Allá donde estés, de mi parte, quiero decirte gracias por todo lo que has hecho por mi, por todos nosotros, por tus sonrisas, tus arroces con leche y tus patatas fritas siempre que iba a visitarte, hacías para mí . Gracias por hacer de mi padre, un ejemplo a seguir, de superación, constancia y esfuerzo.

Es en estos momentos, en soledad, echando la vista atrás,  es en los que te das cuenta que muchos días, meses e incluso años, pasamos por la vida, de puntillas. No nos damos cuenta de lo bonita que es la vida.

Estamos pensando en el trabajo, o la falta de él, las 24 horas del día. Preocupados, que no es lo mismo que ocupados, por temas, que si los vemos desde otra vertiente, son una nimiedad comparado con dificultades que están pasando, por ejemplo personas de África, o en este mismo país, con temas de desahucios, mismamente.

Vamos con el piloto automático puesto. Nos levantamos y ya lo ponemos en marcha. Y hay veces, que hasta soñamos con lo que tenemos que hacer durante todo el día siguiente. Nos da miedo, que un momento a otro, una situación, que no tenemos controlada, se adueñe de nuestra vida y no sepamos hacerle frente.

Queremos siempre lo que conocemos, queremos siempre la misma gente, queremos siempre hasta oír descalificaciones de gente que dice que nos quiere, porque no sabemos qué pasaría en nuestra vida, si rompemos con todo ello.

Y mientras la vida sigue pasando.

Exigimos nuestros derechos, exigimos que nos den felicidad, exigimos que nos den lo que sentimos que nos merecemos y mientras tanto la vida sigue pasando.

Es en estos momentos de la vida, con una noticia triste, cuando te das aún más cuenta, que tenemos que quitarnos el piloto automático desde ya .  Y ser dueños de nuestra vida.

Dejemos de quejas, dejemos de lamentarnos de que nuestra vida no es aquello con lo que soñábamos de pequeños, dejemos de echar la culpa a los demás  de que ellos son los culpables de que no seamos felices.

¡¡BASTA YA DE LAMENTOS, POR FAVOR!!.

¿Haces algo para transformar todo esos lamentos en cosas positivas? Mientras no sea así, no te quejes.

Lloviera, nevara, tuviera mucha comida en el frigorífico o estuviera llena de dolores, siempre tenemos  todos ,alrededor una persona, que aún pasándolo peor que nosotros, siempre nos contesta con una sonrisa. Se ocupan que estemos bien cuando estamos con ellos , que dan lo poco que tienen para que cuando estemos con ellos, sea un momento único.

Pero aún así, hay momentos que solamente pensamos en nosotros, mientras otras personas se desviven porque seamos felices, aunque sea con una simple sonrisa.

Dejemos el egoísmo ya de una vez. No vivimos solos en este mundo, ahora no sé cuantos millones de personas somos, pero muchos. Así que no pienses que estás solo y que te mereces para ti solo, el tesoro de Alibaba.

Estamos en esta vida, para mucho más que satisfacer nuestras necesidades. La misión de esta vida, es la de ayudar a los demás con lo que sabes hacer, la de hacerlos felices con esas cualidades que tienes.

Pensamos que la vida juega con nosotros, que nos quita en un momento aquello que sentimos de lo que somos dueños, que nos robo de nuestro lado a esa persona que tanto queríamos. Persona que pensamos que sin ella no seremos felices.  Pues tienes dos opciones: o hundirte en el barro y estar siempre quejándote, o a pesar de las circunstancias, seguir siendo aquella persona que tú sabes que eres.

VIDAA pesar de las circunstancias, sabes que vales, que eres feliz ya por ser tú mismo, por existir, que todo lo que existe a tu alrededor, es porque has pensado en ello.

Todos tenemos un pase para el otro mundo, no sabemos cuándo, pero mientras tanto, estamos quejándonos, llorando, lamentándonos por miles de cosas. Y mientras tanto, la vida pasa.

Pasa la sonrisa de tus familiares, esos abrazos que te hacen sentirte único, ves la naturaleza crecer, o como con esfuerzo, esos sueños que pensabas imposibles, se acaban haciendo realidad.

Pero el egoísmo, nos hace no ver esos que nos dan los demás desinteresadamente, esos aprendizajes que pensamos que son ínfimos, pero en un momento determinado de la misma, son un gran bastón en el caminar.

Nuestro “ yo-yo y yo…” nos hace perdernos muchos grandes aportes que a veces nos dan personas que solamente están un día en nuestra vida. Pensamos que la vida es malvada, porque nos quita esos mimos que tanto necesitamos.

¿Pero hemos dado nosotros mismos sin ningún por qué a alguna persona que  en el fondo los necesitaba?.

Demos más y dejemos de exigir tanto.

Exigimos que los demás sean nuestros, y cuando se van, gritamos a la vida que malvada es. ¿Y por qué no enfocarnos en recordar todo lo bonito que hemos vivido con ella? Nadie somos de nadie, todos acabaremos yéndonos de aquí, pero mientras tanto seamos felices y sonriamos siempre, por favor.

Ya vale de malas caras desde el punto de la mañana.

Malas caras que nos hacen solo ver la tristeza, la perdida y el lamento que pensamos que nos da la vida.. Y mientras tanto la vida pasa perdiéndonos amaneceres, sonrisas, alegrías, pequeños momentos que nos hacen ver que la vida es más bonita de lo que pensamos.

Allá donde estés, gracias por todo lo que he aprendido de ti y del yayo. Nunca lo olvidaré.

Gracias por enseñarme a vivir la vida con una sonrisa en la boca a pesar de la que este cayendo. Gracias por siempre recordarme que la felicidad está dentro de nosotros y no fuera.

Gracias por enseñarme que la vida está en los pequeños momentos y no en las posesiones.

Allá donde estés.  Nunca te olvidaré.

GRACIAS.

DEMOS MÁS LAS GRACIAS, DIGAMOS MÁS TE QUIERO, SONRIAMOS MÁS POR FAVOR.  SEAMOS MÁS VALIENTES. VIVAMOS LA VIDA. QUIZÁ MAÑANA NO ESTEMOS AQUI. DEMOS MÁS DE NOSOTROS MISMOS Y EXIJAMOS MENOS DE LOS DEMÁS.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.809 seguidores