Jacobo Parages: “Pasión por vivir”

Hoy dentro de la sección  “Conversaciones con..” es un placer presentar a Jacobo Parages.

¿Qué me dirías si te dijera que Jacobo con una espondilitis anquilosante, que le obligó a dormir durante 5 años sentado por el dolor le han llevado a cruzar el estrecho de Gibraltar dos veces? ¿Qué me dirías si en el 2013, te fuera detectado un tumor maligno y aún haber cruzado el Canal de Menorca , siendo la travesía de 40km en 12 horas , siendo la primera persona que lo consigue con su enfermedad? ¿Serías capaz de unir dos continentes como Europa y Asia a nado? ¿O participar en la Copa de España en Aguas abiertas en 2018?

Pensaríamos que es imposible, que es una locura. Querríamos hundirnos al ser diagnosticados.

Sin embargo, Jacobo a través de las dificultades le han llevado a escoger el camino de la superación

A través de su dilatada experiencia profesional , con más de 25 años gestionando equipos y liderando proyectos, su misión es la de despertar y estimular el talento de los equipos y de la sociedad en general.

Es autor del libro “Lo que aprendí del dolor“. En el que nos enseña que cuando el dolor no nos deja vivir, es el momento de empezar a vivir.

Podéis conocer más el trabajo de Jacobo a través de su Web, Facebook, Twiter y LinkedIn 

¿Si fueras el título de una conferencias, cómo se llamaría?

Pasión por vivir, por ser útil a lo demás y por cumplir sueños.

.- ¿El ser humano vive o sobrevive?

Algunos solo sobreviven, otros viven y estos últimos son más felices que los anteriores.

.- ¿Ha cambiado tu concepto de felicidad? ¿Eres feliz?

Han cambiado muchas cosas.

La edad, la experiencia, la madurez, las circunstancias que te toca vivir hacen que las cosas cambien, evolucionen, no soy igual hoy que hace vente, diez o cinco años, y junto a esto también ha cambiado mi concepto de felicidad. En mis etapas anteriores mi concepto de felicidad pasaba por otras cosas, más quizá en el entorno del tener, y ahora mi felicidad pasa más en el entorno del SER.

Soy feliz en momentos concretos, pero no puedo decir que sea absolutamente feliz. Creo que nadie es plenamente feliz siempre. Hay momentos de felicidad y esos si los he tenido, los tengo y los conozco. Esos momentos de felicidad hay que recordarlos siempre porque te ayudan a recordar donde hay que volver.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria enorme si te diera la oportunidad?

Pondría una sola palabra con letras muy grandes: Sonríe

La sonrisa sincera es el idioma universal, es el puente más cercano entre dos personas, se convierte en un diálogo profundo, alivia, consuela, tranquiliza, motiva, emociona, conmueve, nos acerca a los demás y es generosa porque antepone al que la recibe sobre el que la ofrece.

.- ¿A qué tiene miedo Jacobo?

A muchas cosas, al dolor en personas queridas, a irme de este mundo y mirar atrás en el último suspiro y no estar plenamente satisfecho de que esta aventura haya valido la pena porque me haya dejado cosas en el camino. No nos arrepentimos de aquello que no hemos conseguido, si no de aquello que no nos hemos atrevido a intentar hacer.

.- ¿El único propósito que tiene la vida es darse a los demás?

Darse a los demás, ser útil a otras personas es quizá el propósito más importante que un Ser Humano pueda tener en su vida, pero no el único. Hay otros como encontrar nuestro equilibrio espiritual, seguir emocionándonos con las cosas pequeñas de la vida, seguir logrando retos y poder compartirlos, entender el sentido de la vida, alcanzar la felicidad.

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

No quiero ser mayor.

.- ¿Cuál debe ser el principio del comienzo para alcanzar un objetivo?

El principio del comienzo para alcanzar un objetivo es tener ese objetivo, y cuando lo tienes hacerlo tuyo y comprometerte hasta el final con él. A partir de ahí, estar dispuesto a dar lo que tengas que dar para lograrlo, sin excusas y gestionando las dificultades que se presenten en el camino para alcanzarlo.

.- ¿A veces has tenido ganas de tirar la toalla?

Si. No soy una maquina y mis emociones también me han puesto la zancadilla en algunas ocasiones. En distintos momentos he pensado que no puedo más y que quizá debería parar. En el camino siempre hay momentos de duda, incertidumbre, cansancio o incluso miedo que te llevan a la idea de abandonar, y cuando eso te pasa hay que volver al origen, a la razón que te llevó a tomar la decisión de emprender ese camino, al propósito real que te ha llevado ahí. Si tienes clara la razón que un día te llevo a asumir ese reto, difícilmente abandonas cuando te llegan las dudas o las ganas de tirar la toalla.

.- ¿Cuánto hijo puta es la mente?

La mente puede ser nuestro principal enemigo, pero también se puede convertir en nuestro principal aliado y fuente de motivación. Depende de nosotros si escuchamos a nuestro “boicoteador personal” o nos centramos en nuestras creencias empoderantes y crecemos desde ellas. Tenemos la libertad de elegir nuestra actitud ante las circunstancias en la vida y eso es siempre una buena noticia. Es vital gestionar bien nuestro diálogo interior y a veces somos excesivamente duros con nosotros mismos desde lo que pensamos. A la mente también se la tiene que cuidar y se la puede entrenar.

.- ¿Cuál es tu consejo a la hora de afrontar una adversidad?

Creo que es importante intentar buscar la respuesta al para qué y no tanto al por qué de tener que atravesar la adversidad. Hay una frase en la que creo profundamente y que me encanta compartir: La adversidad prepara a las personas para destinos extraordinarios. A la hora de afrontar la adversidad tenemos que empezar por entender que ésta tiene que servir para algo y a partir de ahí, con calma, con paciencia, y sobre todo con actitud positiva, afrontar lo que haya que afrontar para salir de ella. “Ningún mar en calma hizo a un experto marinero”.

.- ¿Qué seriamos sin retos en la vida? ¿Y sin curiosidad?

Sin retos seríamos seres dormidos, sin pasión, sin la gasolina que nos hace disfrutar, sacrificarnos, luchar, celebrar, compartir, reír, llorar, emocionarnos, crecer.

Sin curiosidad, como especie no habríamos evolucionado lo que lo hemos evolucionado y seguiríamos en la edad de piedra. Como personas es un poco lo mismo, la curiosidad nos mete en mundos nuevos, nos empuja a aceptar retos distintos a despertar habilidades y nos ayudan a crecer y a evolucionar.

.- ¿Podemos llegar a vivir dos veces dentro de una misma vida?

Creo que podemos llegar a vivir más de una vez dentro de una misma vida. Aunque formen parte de tu única vida, segundas oportunidades te llevan a vivir una vida distinta de la anterior.

Cada etapa vital nos lleva a una vida distinta en la que aprendemos, experimentamos, logramos cosas distintas y nos relacionamos con personas diversas. Es como vivir distintos capítulos dentro de la única historia de nuestra vida.

.- ¿Qué has aprendido de los mejores que nunca olvidas?

Hay muchas personas de las que he aprendido muchas cosas. Algunas de esas personas son públicas, otras anónimas y muy cercanas a mí. De ellos, mis referentes, he aprendido que hay menos límites de lo que creemos, que es importante entender el significado del esfuerzo, la coherencia, el sacrificio, el compartir, el vivir apasionadamente, el compromiso con los demás, el verdadero significado de generosidad, la capacidad de aceptar una mala noticia con la cabeza alta, el ser humilde ante el fracaso y sobre todo en el éxito.

También he aprendido que la personas que más mérito tienen son las que logran algo por primera vez y demuestran al resto de seres humanos que eso era posible, y esas personas tienen un lugar especial en mí.

.- ¿En realidad, qué es lo importa de verdad?

Hay una frase de Winston Churchill que responde perfectamente a esta pregunta: “El problema de nuestra época es que la gente no quiere ser útil si no importante”. Creo que lo interesante de verdad es ser útil a los demás, desde nuestros éxitos, con nuestros fracasos, desde el cumplimiento de nuestros sueños compartidos o gestionando nuestros miedos o incertidumbres.

¿No es mucho mejor ser útil a otras personas que sentirte importante hacia ellas? Ser útil a otras personas le da sentido a lo que haces, sentirte importante hacia los otros te lleva al terreno de la vanidad y la arrogancia.

¡¡La Amistad en tiempos de Whatsapp!!

“Un amigo nunca te dice lo que tú quieres escuchar, te dice la verdad y lo que es mejor para ti”

¿Por qué es tan sorprenderte ir a ver a un amigo aunque sabes que solamente podrás verlo 5 minuto?

¿Por qué la gente agradece tanto sorprender a una persona que lo está pasando , recorrerte toda la ciudad para darle un simple abrazo que tanto te ha dicho que lo necesita?

¿Por qué un simple beso en WhatsApp sorprende a la gente, aunque lo mandes sin ningún motivo?

Cada día creo más que las amistades no se miden en número sino en calidad. Algo que actualmente choca mucho con el concepto que cuantos más gente agregues a tus redes sociales, más amigos crees que tienes.

¡¡QUÉ OSTIA SE VA A LLEVAR ESA GENTE CUANDO EN LAS MALAS SE DE CUENTA QUE ESE NÚMERO DE GENTE QUE TIENE SE QUEDAN EN 1 O 2 COMO MUCHOS PARA APOYARLOS!!.

Llega el final de año y siempre hago un ritual, quitar de mi agenda a gente con la que no he mantenido contacto durante todo el año, en definitiva, son los nombres de aquellas personas que responden a la pregunta: ¿Para qué tengo yo el teléfono de esta persona si no lo uso?.

Acordándome de esta rutina que uso, he estado investigando a mi alrededor, las características de las relaciones en las que invertimos lo que haga falta para seguir cultivándolas. Tanto en los buenos como en los malos momentos.

1.- CONFIANZA.

Aunque la confianza se puede perder en un segundo y tardar años en construirla, las relaciones en las que invertimos tiempo, ganas se basan en la confianza. Si tienes una relación y no confías en esa persona, no es relación ni nada, es un puto interés, nada más.

La confianza en la otra persona es sentirse seguro. Es saber que puedes contarle algo y que quedará entre vosotros. Es sentir que os contáis las cosas sin miedo, sin vergüenzas, que no hay secretos. Que todo se hace para hacer más fuerte la relación y fortalecerla, no para satisfacer tus intereses sobre la otra persona.

2.- SIN TAPUJOS. 

Creo que una relación en la que no puedas hablar sin tapujos, sin miedos, no es una relación en la que tengas que invertir mucho tiempo. Sino hay sinceridad, sino hay verdad, sino puedes expresarte claramente lo que piensas, sientes y deseas, ¿Qué coño es?

3.- RESPECTO

Y desde luego poder hablar, expresarte de todo sin miedo, sin vergüenzas, ni tapujos, conlleva respetar las opiniones de los demás, así como también respeten las tuyas, tanto si gustan como si no.

4.- TRABAJO EN EQUIPO

¿Cuántas relaciones has mandado a paseo porque te cansabas de tirar? Yo unas cuantas. Si uno tira más de la relación que otro, tarde o temprano la cuerda acaba por romperse.

Se puede bailar solo, pero ¿A qué mola bailar más en compañía? Pues aquí igual, bailar los dos al mismo ritmo, sino mal.

5.- ¿HACE CUÁNTO NO TE RIES CON ESA PERSONA?

Si solamente haces más que sufrir con esa relación, llorar, lamentarte, discutir, … ya puede ser quien sea, que lo que tienes que hacer es salir corriendo, si aún intentando mejorar la relación siguen las cosas como siguen.

Todos nos frustramos alguna vez en toda relación. Pero si encontramos razones para seguir luchando por la relación, disfrutándola, esas son las relaciones por las que luchar.

6.- GENEROSIDAD.

En una relación se invierte. Y una vez lo hará uno y otra vez otro. Una vez te gustará ser generoso porque te apetece hacerlo con la otra persona, y otra vez será la otra persona.

Dar un regalo sin que sea un dia significativo. Hacer algo porque te apetece hacerlo, causa un impacto en la relación de impacto inimaginable.

7.- ¿Y QUÉ HACEMOS CON EL PERDÓN?

En toda relación nos frustramos y en toda relación hay momentos críticos. Momentos en los que se pone a prueba el porque de la relación. Son momentos de distanciamiento, de dudar hacia donde va la relación y que camino escoger.

Son momentos en los que si sigues adelante sabes que arrastraras una mochila que de un momento a otro explotara. Momentos en los que no recuerdas el nacimiento de la relación y solo el porqué te encuentras así. Momentos en los que la confianza se tambalea y el espíritu de la relación empieza a quebrarse.

Pero sabes que es una gran relación la que tienes, cuando quieres hablar la situación y seguir adelante, perdonando los malos momentos, PORQUÉ TODOS LOS PODEMOS TENER EN ALGÚN MOMENTO. Cuando se habla todo con respeto y sin tabúes. Y el futuro es de más apoyo y comprensión por parte de los dos.

Sabes que es una gran relación cuando afrontas todo tipo de experiencias y aún seguís adelante.

 

¡¡CÁNCER¡¡

“Somos de quien…No. No somos de nadie. Somos con quien queremos ser. Y lo que queremos ser.”

Como bien dice Ángel Pérez, Mr. Cancertines; No somos nadie.

Ni tú ni yo. No somos nada ni nadie.

Vivimos en una sociedad en la que nos parapetamos en los títulos que ponen nuestra tarjeta de visita. En los títulos que cuelgan de nuestras paredes o de los títulos que nos ponemos en LinkedIn para que nos encuentren como las referencias que creemos ser.

Pero no eres absolutamente nadie. No eres esos títulos ni esas chorradas que dices en tu conferencia que hablas del “NO EGO” y solamente hablas de lo que haces a lo largo de la geografía de tu país preocupándote por ti y no por lo que realmente dices.

No eres nada de eso, olvídate. Porque como bien dice Bunbury, “en el cementerio todos somos iguales“.

¿Cuándo nos damos cuenta que no somos nadie?

Cuando vienen momentos de crisis en los que te preguntas, ¿Y ahora qué?

Todo lo que tenías, no vale para nada. Todo lo que habías hecho en la vida, desechado. Todo el esfuerzo por aparentar algo que creías que te haría la vida más fácil, A TOMAR POR SACO.

Te intentas aferrar a ello , pero no te sirven para nada. Te tienes que enfrentar a la enfermedad, a la situación. Absolutamente desnudo, sin títulos, sin número de seguidores en las redes ni carteles en tu despacho que indiquen como te llamas.

La desesperación entra en tu vida, ya no es por la enfermedad , sino porque no sabes qué será de ti sin tu vida que te habías “creado”.

Por 2º año , he presentado el Congreso con Cáncer y familiares de Aragón, y siempre que termino, pienso lo mismo, “Es la bofetada de realidad e inspiración más importante que recibo durante todo el año”.

¿Por qué?

.- Tenemos miedo a parar.

No queremos vivir nada que nos haga parar. Queremos irnos a la cama sabiendo qué tenemos que hacer al dia siguiente, qué cosas tenemos que realizar para seguir teniendo la vida que tenemos y sobre todo aparentar algo que en el fondo, sabemos que no somos de verdad.

Es una enfermedad, una situación critica la única que nos hace parar. Una parada que en vez de verla como algo negativo, es una oportunidad de descubrir de qué estamos hechos

.- Nos da miedo reconocer que somos vulnerables. 

Sentirnos desnudos ante la realidad pura y dura, nos causa pavor. Creemos como en el cuento del traje del rey, que aunque estemos desnudos los demás nos aplaudirán, nos querrán y hasta aún contradiciendo sus propios valores, nos dirán que somos los mejores.

Pero en la enfermedad, te enseña la realidad, la vulnerabilidad que somos y que no queremos aceptar. Nos da vergüenza decir a los demás lo que estamos viviendo, y aún con gente que está como tú, no lo decimos no vaya a ser que nos miren como bichos raros.

La vulnerabilidad es la mayor expresión del ser humano y el principio del comienzo de los sueños imposibles.

.- Estamos confundidos con el vivir y el sobrevivir. 

Lo que hacemos en el día a día es SOBREVIVIR. Estamos sobreviviendo al jefe cabrón que tenemos. A la pareja que no soportamos, a una familia que no nos apoya en nada lo que queremos hacer… y lo aguantamos porque sino, pensarán que somos unos desagradecidos, bordes y malas personas.

Estas sobreviviendo, DESPIERTA DE UNA PUTA VEZ.

Vivir es ser uno mismo, es luchar por tus sueños, es gritar a los 4 vientos que estás bien como estás de puto culo. Es decir a la chica que te gusta, que te pone a mil aunque no te haga ni puto caso luego. Es darte la oportunidad de luchar por lo que sientes, lo conseguirás o no, pero has hecho mucho más que estar quejándote por la vida de mierda que llevabas.

Vive de una puta vez, disfruta de lo que la vida te ofrece, aún de los malos momentos, porque son el mejor regalo de aprendizaje y experiencias que siempre irán contigo.

.- No tenemos ni idea de gestionar nuestros sentimientos. 

¿Por qué? Porqué creemos que vamos a vivir para siempre y como las personas que tenemos a nuestro alrededor, están ahí porque somos “la leche, porque nos quieren”, no somos capaces de decirles un simple te quiero, un gracias o un “coño, no sé que haría sin ti”.

No des en la vida nada por sabido , por entendido y por confirmado. Exprésate, di lo que siente, que mañana no sabes qué pasará. Y si realmente están a tu lado porque te quieren en las buenas y en las malas, entenderán que puedas estar pasando un mal momento y te apoyarán aún más.

Luego no sabes qué te pasa, y en muchas ocasiones vienen esas situaciones de los sentimientos que no has expresado a lo largo de tu vida.

.- Venimos a darnos a los demás. Deja tu EGO a un lado. 

No eres lo que dices que haces, eres lo que haces sin decirlo , simplemente haciéndolo.

Me pongo de mala leche cuando veo a gente golpeándose el pecho por su labor “desinteresada” hacia la felicidad de los demás pero luego los ve hablando en sus conferencias “metralleta” de su ego, de lo que hacen y donde han ido.

Dejemos de ser hipócritas. Eso no es ayudar, eso es quererte poner un tanto a costa de los malos momentos de los demás.

A la vida hemos venido a darnos a los demás a través de lo que sabemos hacer. No importa los reconocimientos, los lugares que has visitados por lo que haces o dejas de hacer.

Tu misión es hacer la vida mejor a los demás, que se vayan reconfortados, alegres, sabiendo la realidad y que siempre estarás ahí a su lado para hacerle la vida aún mejor

No hemos venido a otra cosa.

Tu autoestima no depende de tus posesiones, fotos de Instagram o seguidores en redes. Tu autoestima va mucho más allá de eso, te lo aseguro.

.- Solo son los momentos críticos, los que nos enseñan dos cosas: de qué estamos hechos y quienes son nuestros amigos de verdad .

En un mundo donde importa más el número que la calidad de los amigos, son en los momentos críticos los que te demuestran más aún, quien es quién en dichos momentos.

Para las buenas todos valemos y más si hay risas, alcohol y alegría, pero ¿Quién está en los malos?

MUY POCOS.

En los buenos momentos nos dormimos. Creemos que ya nos podemos echar a dormir y a vivir de las rentas, pensamos que la vida no va a cambiar. Dormimos nuestra capacidad de lucha, de querer ser mejores, de descubrirnos, de ver de qué pasta estamos hecho y de lo que somos capaces…

Y es en estos malos momentos, en los que tienes que decir, por:

.- Tirar la toalla

.- Luchar y ver hasta donde eres capaz de llegar por ganar la batalla.

De ti depende.

.- Solo nunca podrás llegar tan lejos como si lo hicieras en compañía de otros muchos. 

No vayas de machote o de heroína, porque solo nunca podrás llegar tan lejos que si lo hicieras en compañía de personas que saben por lo que estás pasando, que han llegado donde tú quieres llegar. Déjate de mierda, déjate el orgullo detrás y si quieres algo, comparte lo que te pasa porque siempre habrá gente a tu alrededor queriéndote ayudar.

.- Todo empieza por la ACTITUD.

¿Con qué actitud afrontas los retos? ¿Con qué actitud te enfrentas a los NO? ¿Crees que una noticia “mala” la puedes transformar en algo positivo para ti? ¿Crees que ya sabes todo de la vida?

La actitud con la que te enfrentes al día a día determinará en gran medida, el resultado final.

.- Mira a los ojos de la gente.

Es el regalo más bonito que podrás hacer a una persona. Y sonríe más, que el mejor antídoto contra los malos pensamientos, es una buena carcajada.

.- ¿Quieres saber cuál es tu profesión? Es aquello que te hace brillar los ojos 

Cuando hagas algo que te apasione y te veas los ojos brillar, eso es tu pasión, eso es tu talento. Eso es a lo que te tienes que dedicar el resto de tus días.

Pero sobre todo recuerda, que NO SOMOS NADIE.

 

 

¡¡Lo hice fatal, pero lo hice!!

“Alcanzas la edad adulta, el día que llegas a reírte de ti mismo por primera vez” decía Ethel Barrymore

Todos tenemos algo que se nos da de culo. Ese algo que nos encanta hacerlo. Pero lo hacemos con ganas, con ilusión, porqué realmente nos gusta hacerlo.

¿Pero qué pasa?

Que lo hacemos a escondidas y sin que nadie se entere de los resultados que estamos cosechando. ¿Por qué?

Porque en una sociedad donde el postureo, el hacer creer a los demás que somos la polla en vinagre y donde todo depende del tamaño que tengas tu número de seguidores en redes,… decir que haces algo mal, es un sacrilegio.

Tienes que mostrar que eres un experto en todo, aunque el “making off” de la foto sea que ha sido otros quién lo ha hecho por ti.

Pues al igual que digo en mucha ocasiones, que creo que no escribo para nada bien, tampoco se cocinar como arguiñaño y sin embargo me encanta; tampoco se cantar pero dame una canción de Raphael y me verás muy feliz, así como que  tengo dos pies izquierdos pero siempre que veo una pelota de fútbol, me gusta.

TODOS tenemos algo que se nos da como el culo, pero sin embargo nos encanta hacerlo, ES ALGO QUE NOS IMPORTA.

Y digan lo que digan los demás, lo hacemos porque así lo sentimos.

Siempre que me oigo cantar, digo lo mismo después de haberme reido de mi mismo y haberme subido la motivación a niveles estrastosfericos: “Hasta los de Operación Triunfo cantan mejor que tú”.

Cuando haces cosas que se te dan mal, te das cuenta de lo difícil que son algunas cosas. Se ve por la televisión como juega Messi, pareciendo que esta en una partida de la Play Station. Ves a Raphael encima de un escenario y piensas; “Yo también sé hacer eso”. Pero cuando te pones de verdad, observas que para llegar hasta donde están esas personas que te inspiran, lo que han tenido que hacer ,el esfuerzo que han tenido que realizar y las horas que le han tenido que echar.

Unos naceran con talento innato, pero otros tienen que esforzarse para pulirlo y alcanzar unas metas de inspiración para los demás.

¡¡NO TODO ES TAN FÁCIL MI PEQUEÑO SALTAMONTES!!.

¿Por qué haces lo que haces, si lo haces tan mal?

PORQUE NO ESPERAS NADA. Lo haces porque te gusta, te alienta, te motiva. Y no esperas nada más. No espero ganarme una estrella michelin con mis platos, no espero que me fiche el F.C. Barcelona con mis dos pies izquierdos…Todo lo haces porque te diviertes, porque no esperas una ganancia económica y mucho menos un premio Nobel.

Solo lo haces porque así lo sientes, porque te gusta y leches, PORQUE TE APETECE.

Para ti es un juego. Y así creo que tenemos que probar las cosas , JUGANDO. Así tenemos que romper el miedo con la curiosidad, así es como rompemos lo limites, JUGANDO, porque con expectativas, presiones, miedos y vergüenzas, nunca los conseguiremos superar.

¿Por qué dejamos de hacer las cosas que tanto nos gustan aunque las hagamos como el culo? Porqué nos comparamos con los demás. Cuando creemos ver que los demás lo están haciendo mejor que nosotros, que nunca habrá manera de poderlos alcanzarlo.

Cuando nos comparamos con alguien, lo que pensábamos que hacíamos mal pero nos daba igual, porque lo hacíamos como nosotros queríamos , lo mandamos a tomar viento, porque pensamos que nunca llegaremos a nada, porque no confiamos en nosotros, en nuestro potencial.

Siempre lo digo, lo que tú haces mal a lo mejor para otra persona, piensa que eres un genio, y te estará preguntando al instante de verte, ¿Cómo lo haces?

Nos pasamos la vida comparándonos con los demás, con los que consideramos más grandes. Cuando la verdad tendríamos que compararnos con quien éramos ayer. Simple y llanamente. Porque de eso se trata la vida, de ser mejor que lo fuiste ayer, mejor persona, mejor profesional… y lo que digan los demás, que te la bufe.

Cuando no te comparas con nadie y sigues haciendo eso que tanto te gusta pero crees que se te da realmente mal, estás haciendo dándote el mayor regalo que una persona se puede permitir.

¡¡CONOCERSE A UNO MISMO!!.

Es una comunión entre tu subconsciente, tu talento, tu paz o tu coherencia. Cada artículo hace descubrirme más, darme guantadas sin mano a mis miedos o a mis vergüenzas,:

.- Te hace darte cuenta que nunca sabrás todo al 100%.

.- Que las caídas son las mayores lecciones de vida que podemos recibir.

.- Que la vida son dos días y si uno lo pasamos cagandonos en todo, el otro pasemos viviendo lo que nos gusta.

.- Si algo se te da mal, ya tienes un razón para vivir. Porque ahí tienes una razón para estudiar, para apasionarte más por lo que te gusta hacer , para mejorar por tu satisfacción,…

Una de las cosas más importante que me ha enseñado hacer las cosas mal, pero al menos hacerlas, es la humildad.

¿Quién no tiene un cuñado o un amigo que dice que hace las cosas geniales y cuando no les sale , se cabrea o pone alguna excusa? Alguno que otro conocemos con esa reacción donde la humildad brilla por su ausencia.

Hacer las cosas mal, pero hacerlas, te enseña la humildad de reconocer tus fallos, de que eres tus acciones y no tus pretensiones. y que no eres mejor que los demás porqué una vez te haya salido algo bien.

La verdad que te vuelves menos imbécil. Te lo recomiendo.

No sé qué haras mal pero te encanta hacerlo, pero te felicito, porque si te das cuenta, por el camino encontraras mucha belleza , de superarte, de aprender, de caerte… mucha más belleza que aquellos que solamente hacen las cosas que hacen bien y se avergüenzan de las que creen que hacen mal.

HAZLO FATAL, PERO HAZLO. Esa es mi respuesta siempre ante la duda de hacer algo o no.

¿Y tú por qué opción optas?

Os recomiendo un libro si queréis indagar más sobre el tema” Hazlo fatal, pero hazlo igualmente“.

 

 

 

 

Anni B.Sweet:” Todos los días tenemos un nuevo universo por estrenar”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es un autentico placer para mí presentar a Anni B.Sweet.

De pequeño no me gustaban mucho las lentejas, ahora de mayor, les tenía un poco más de consideración, pero ellas, las lentejas,  fueron las culpables de que terminara una de las conversaciones más inspiradoras hasta la fecha. Una conversación que nos estaba llevando a descubrir que a veces como buenos astronautas nos quedamos solos con la luna, descubriendo que la vida está en otra parte.

Ana Fabiola Lopez, más conocida como Anni B.Sweet,  es una de las cantantes femeninas de referencia en nuestro país a nivel  nacional e internacional.

Actualmente se encuentra de gira por nuestro país, para posteriormente llevarla por toda Europa, presentando su 4º trabajo “Universo por estrenar“, cosechando éxitos de critica y público allá donde va.

Nunca hago ninguna recomendación. Pero antes de empezar a leer la conversación que mantuve con ella con motivo de su próximo concierto en mi ciudad, poneros una copa de vino o con lo que disfrutéis, obteniendo una de las experiencias más sublimes hasta la fecha con una entrevista que demuestra sencillez, humildad, creatividad e innovación así con una banda sonora de fondo, que os dejará con las ganas de descubrir que todos los días tenemos la oportunidad de descubrir un nuevo universo.

Podéis conocer más el trabajo de Anni, a través de Twitter, Facebook, Instagram y Spotify.

.- La gente cuando vamos a un concierto, vemos al artista encima del escenario, ¿Pero qué no vemos? ¿Qué hay detrás de ese momento?

Hay mucho esfuerzo. Hay muy poco de estar en casa. Hay mucho de ver a la familia, a los amigos. Algo que se suple mucho con ir a un concierto y ver a la gente disfrutando con lo que estás haciendo.

Te pegas mucho tiempo fuera de tu casa. Hay muchos costes que la gente no ve. Es algo que haces muy feliz, ya que es un nuevo disco que haces con la ilusión del mundo. Teniendo en cada concierto la recompensa de la gente, que es mucho más grande que la económica.

Ver que la gente se sabe las canciones, me llena muchísimo. Y aunque me pegue un mes fuera de casa, cuando ocurren cosas así, merece la pena todo este esfuerzo. Ya que también hay muchos momentos de incertidumbre, de dudas en los que no sabes si la gente entenderá lo que estás creando. Pero todo lo que estamos cosechando, está valiendo la pena.

.- ¿Cómo se lleva una artista con la incertidumbre de la reacción del público?

Todo tiene mucho que ver con la energía que se crea en la sala y con el público. Yo soy ese tipo de personas que antes de subirse al escenario me siento muy insegura. Pero en el momento de entrar en el escenario, si siento que hay respuesta, yo me siento muy a gusto. Pero si siento que esa sensación de fluidez no ocurre, si que hay momentos de tensión durante el concierto.

Cuando eso ocurre, me creo mi propia burbuja en la que intento disfrutarlo yo, la banda y la gente que si quiere disfrutar del concierto.

Si hay buena energía, yo me relajo . Pero sobre todo trabajando mucho, para no ser tan sensible a ello. Ya que pienso que hay que controlarlas, sino estaría pasándolo muy mal siempre.

.- ¿Qué le diria la Ana actual, a la Ana de hace 10 años?

La verdad que es muy complicado. Pero le diria que no sea tan inocente en algunos aspectos. Pero la verdad es que también me ha servido ser inocente también.

Realmente le diria todo o no le diria nada. Le diria que no sufriera por algunos errores, pero también no le diria nada , para que pasase por ella misma por esas situaciones que nos han llevado a donde estamos hoy.

Pero te digo una cosa, la Ana de antes, no creo que le haría ningún caso a la Ana de ahora. A lo mejor se rayaría un tiempo, pero haría lo que sintiese ese momento.

.- ¿Qué consejo te han dado que jamás darías a otra persona?

Sobre todo cuando me han dicho que intente actuar de alguna manera.

Entiendo que me digan que me lo tengo que creer cuando salga al escenario. Es un consejo que entiendo por donde va, echada para adelante… Pero a la vez no me parece muy bueno, porque justo en ese momento, creo que hay que ser uno mismo , más que nunca.

Eso de convertirte en alguien que no eres , está bien si es a lo que aspiras.  Pero me hubiera gustado más que me hubieran dicho que no me preocupase, que no pasaba nada, que fuera yo misma…

Normalicemos nuestra forma de ser, no la angustiemos.

.- ¿Cuál sería la mejor inversión que una persona con 100 euros podría hacer?

Si te soy sincera, lo que me ha venido a la mente ha sido una fundación de animales que los recoge. Y los otros 50 euros, sería a organizaciones que ayudan al ser humano.

.- ¿Y qué pondrías en una valla publicitaria enorme?

Es algo que me mola mucho. Ya que es algo importante que hablaría con mis amigos. Siempre daría un mensaje de paz,  de menos violencia,de relajarnos, de ser mejores personas y de estar en consonancia con la tierra.

Pero me tendría que currarme la frase, ya que aunque hay millones de frases, parece que aún no se han entendido el mensaje de las mismas por lo que vemos en la actualidad.

Un país sin violencia creo que sería un país mucho más culto.

.- ¿Todos los días tenemos un nuevo universo por estrenar?

Si, la verdad que no lo había pensando nunca. Todos los días es un día nuevo. Y si quieres puede ser un universo por estrenar, que abrir o seguir construyendo el tuyo si es con el que te sientes a gusto.

.- ¿Cuál es el libro que más has regalado?

Los renglones torcidos de Dios” de Torcuato luca de tena y “Clases de Literatura” de Julio Cortázar , que últimamente lo estoy regalando un montón. Si un libro me mete en una situación y de repente salen dudas, con un final diferente al que creías, son los que me gustan mucho.

.- ¿Y Ana como ve la realidad?

La verdad David, que me pillas en un momento “no positiva” por las cosas que se están viviendo alrededor. A mi me influye un montón con lo que sucede a mi alrededor, siendo muy fácil que sea engullida por la oscuridad. Pero también hay que reseñar que hay es cuando salen las ganas de escribir, las canciones, para darles un punto positivo a esa situación.

Veo la realidad muy dividida. Un momento muy bonito con todo lo que estoy viviendo con el disco. Pero por otro lado los momentos que estamos viviendo, lo que rodea no lo veo tan positivo. Haciendo que no disfruto al 100% de todo.

También estoy en un momento que estudio esas sensaciones y sacar la positividad de esos momentos de oscuridad. Una cosa trae a la otra.

.- ¿Qué es la felicidad?

Yo creo que la felicidad, es la tranquilidad, es la calma. El estar tranquilo es lo más parecido a la felicidad, al menos para mí.

Luego hay momento de felicidad con niveles más altos, con un concierto ha salido genial o te aplauden, pero no dura tanto como la calma.

Y ocurre con el resto, lo veo un lugar interesante para indagar. La felicidad me ciega, te sientes feliz. Pero cuando no ocurre, esos otros sentimientos son interesantes, para indagar, para ver cosas muy bonitas. En los momentos de melancolía encuentro más esencia. Y no estoy hablando de estar todos los días llorando.

.- ¿Qué quieres ser de mayor?

No me veo de mayor. No me veo. Lo pienso , pero no me imagino.  Pero si pudiese elegir me gustaría seguir tocando, tener mi propio estudio y ayudar a producir. Darle toques a canciones que creo necesarios. Que contasen conmigo para hacer bandas sonoras de películas…  Me gustaría hacer tantas cosas..

.- ¿Como es el proceso creativo de una canción?

Hay diferentes formas, porque no siempre me sale igual. Puedo estar hoy cocinando unas lentejas mientras hablo contigo, como de repente me venga una melodía que me guste mucho. Pero hay otras veces que tengo una conversación con alguien, una pelicula o un libros, me viene una frase a la cabeza o algo que me ha gustado y a partir de ahi empiezo a tirar del hilo. Y de ahí le busco una melodía, algo totalmente diferente a lo que te comentaba antes.

Aunque también hay veces que me apetece tocar, sale algo y a partir de ahí , empiezo a estirar del hilo. Tengo diferentes maneras de crear.

Cuando he tenido momentos de bloqueo e intentado ir a alguna de estas formas y no salía nada. La verdad que ni yo se cómo la inspiración viene a mí a la hora de componer una canción.

No hay nada prediseñado. Y la verdad que es la parte bonita de todo esto.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Conversemos más sobre este tipo de cosas que hemos estado hablando todo este rato y que la verdad que hacía tiempo no hablaba, aún siendo yo de estos terrenos.

Hablemos más, profundicemos más en alto. Exterioricemos más las profundidades.

 

¡¡Es una mierda, pero es mi mierda!!

“A ninguno le huele su mierda, sino la ajena

Tenemos que estar orgullosos de nuestras mierdas.

Y sé que estaréis pensando que me he vuelto muy escatológico, pero es que así lo creo.

Vivimos en un mundo donde tiene que reinar la felicidad, tiene que haber éxito para todos y todas, tenemos que hablar en un lenguaje inclusivo para todo el mundo…Es decir vivimos en un mundo con una piel más fina, que Isabel Presley.

Y yo hoy quiero reivindicar la mierda. Porque además que TODOS vamos al baño alguna vez en el día para hacer “popo” como dicen mis sobrinos , todos hacemos mierdas a lo largo de nuestra vida y en nuestro día a día.

Todos creamos algo y pensamos que es una mierda. Todos creemos que ese regalo le gustará a la chica que nos gusta y al instante pensamos que es una mierda. Todos tenemos una idea para emprender con la que nos ilusionamos y al instante pensamos que es una mierda.

Después de pensar que es una mierda, cometemos otra. Hacer a pies juntillas, lo que nos dice otra persona que será bueno para nosotros personalmente o profesionalmente. Es decir, que volvemos al “redil del borreguísimo” porque lo que creemos que es una mierda, que son nuestras ideas, sueños e ilusiones, pasamos de ellas, por ser uno más del redil.

Y por eso creo que siempre que digas: “Menuda mierda he hecho“, te sientas orgulloso de ella. Al igual que hay madres y padres que se sienten orgullosos de sus bebe y cuando los ves, solo ves una belleza extraña en ellos, tú tienes que sentirte igual con lo que hagas.

¿Por qué decimos que es una mierda?

PORQUÉ ANTES QUE LOS VEAN LOS DEMÁS, NOS ESTAMOS DEFENDIENDO. Nos estamos poniendo una capa tipo “Harry Potter”, para cuando lo vean los demás, si piensan que es una mierda o nos echan para atrás, ya vamos “protegidos”.

Lo que te pasa realmente, es que no crees en ti.

No crees en tu talento. No crees que la gente le pueda gustar lo que haces, y te ayudas de la mierda, para protegerte ante el posible rechazo o Noes que te puedan decir.

Ante la novedad, el ser humano siempre tiene dos frases favoritas:

  • Es una locura. No tendrá éxito.
  • Es una mierda. No hay quién se lo crea.

Como verás tienes las característica que te he comentado anteriormente:

PROTEGERSE ANTE UN POSIBLE FRACASO y todo PORQUÉ NO CREEMOS EN NOSOTROS. 

¿Pero es que tienes la razón absoluta y quién lo vea creerá que es una mierda? Eso lo estás pensando tú, no lo demás. Sobre todo porque no lo han visto y tampoco sabes que piensan , que desean

Cuando leí en el libro de Guy Kawasaki, “El arte de empezar“, que proponía lanzar los diseños productos, en su forma Beta para luego junto el tiempo, las opiniones, irlo mejorando.

Pero tú ya lo has lanzado, tú ya lo has presentado, ya no es tuyo, es de los demás. Tiene vida propia.  Algunos les gustará, pensarán que está sin acabar, que es una muy buena idea con algunos retoques que le faltan,…pero todo sobre te darás cuenta, que NUNCA hay un momento adecuado para lanzar los proyectos o ideas.

Nunca sabrás a ciencia cierta si gustará o no. Hasta que no lo lances estará hablando tu ego, Porque si los futurólogos, suelen fallar, ¿Por qué tú ibas a acertar sabiendo que no iba a gustar tu mierda?

Además es tu mierda. No hay ninguna mierda como la tuya, y como dice Ecequiel Barricart, en su libro “Think Punk“, es tu mierda y ninguna huele como la tuya.  Eso es lo que te distingue entre los demás.

Tu mierda, es tu marca. NUNCA LO OLVIDES.

¿Qué provoca en nosotros estar orgulloso de nuestra mierda?

  •  Le estás dando importancia a tu idea. Y cómo diría Raphael: “Digan lo que digan los demás“.
  • Le quitas importancia de una vez por todas a las ideas , deseos de adueñarse de ti y tu destino de los demás. Los escucharás, pero quién tiene la última palabra, siempre serás TÚ.
  • Aumentará la confianza en uno mismo, porque si sale bien como sale mal, el único responsable eres tú. El éxito será para ti, pero las “leches”  y eso es la lección más importante que puedes aprender, más que algunas MasterClass.
  • Das lo mejor de ti. Porque estas trabajando para ti, eres el creador de tus ideas, quieres ayudar a los demás a través de tu talento, de ti. Tu creatividad nace de ti sin importar las circunstancias, los posibles miedos, solo desde el presente y orientada en un foco.
  • Tu mierda siempre es el principio del comienzo de algo. Dale la oportunidad de descubrir a dónde te llevará.

Lo que es una verdadera mierda, es que teniendo ideas, sueños que quieres hacer realidad, no los hagas porque pienses que es una mierda.

Mierda es perdernos los demás tu talento, no haciéndonos participe de tus ideas, de tus sueños y tú porque no te das las oportunidad de ser tú mismo. El mayor regalo que puedes disfrutar en esto que llaman vida, es ser uno mismo, es estar orgulloso de tus mierdas.

Y si piensas que una mierda, es una cagada, algo que no han conseguido satisfacer tus expectativas, la has liado con una persona o a través de un comentario, si es lo que sentías, es lo que querías decir, ¿POR QUÉ TE AVERGUENZAS DE ALGO QUE SIENTES? Es tu mierda, es tu pensamiento… Y si lo hiciste con respeto, ¿Por qué avergonzarte de ella?. Mira a ver si la otra persona tiene un problema al no aceptar comentarios que no les gusta oír.

Mucha gente pensará que mis artículos, como éste, es una autentica mierda. Pero es mi mierda y estoy muy orgulloso de ella.

¿Y tú estás orgulloso de tus mierdas?

 

Hipocresia.

“La lengua es como un cuchillo afilado, mata sin extraer sangre” decía Buda

Hipocresía: “Fingimiento de cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen o experimentan”.

Solamente nos damos cuenta de que hemos sido unos hipócritas, con el paso del tiempo y si nuestro ego nos los permite en algún momento.

Entre otras muchas cosas, cambié mi vida , cuando me dije a mí mismo, que había sido un hipócrita conmigo mismo.

Porqué aunque luego hablaré de ellos, hay dos tipos de hipocresías:

  • Ser hipocrita con los demás, que a la vez también eres contigo mismo.
  • Ser hipocrita con uno mismo, que a la vez tambíen acabas siendolo con los demás.

Era un verdadero hipócrita conmigo mismo. Hacia las cosas para ocultar lo que verdadera había sentido siempre, que no me gustaba hacer las cosas como los demás, que tenía pasiones diferentes a los demás, que me gustaban temas diferentes a los demás,… En definitiva, no era realmente yo quien estaba en la calle, ante los demás…

Pero sin embargo, hipócrita de mi, creía que haciendo lo que los demás decían que sería bueno para mí, para mi status en la sociedad, en definitiva para “ser un hombre de bien”, sería feliz… ¡¡QUÉ ILUSO!!

Y la cosa acabó como acabó, gritando una noche de diciembre: “Basta ya”.

Desde ése día hasta el día de hoy, siempre que me he encontrado con gente con una historia de “Basta ya”, le he hecho la misma pregunta:

¿Por qué?

Y las respuestas siempre han sido las mismas:

  • Querer tener contento a los demás.
  • Querer ser querido como uno más del grupo.
  • Alcanzar una felicidad estipulada por la sociedad.
  • Porqué aunque me hacia preguntas sobre lo que quería en mi vida, no quería expresar las respuestas , no fuera a ser que me vieran como el “rarito, el especial, está loco…” así que me dejaba llevar por la corriente.

Esta visita del “diablo” como dice Alex Aranzábal en su libro “Vivir dos veces“, es el momento en el que nos damos cuenta que hemos estado haciendo el gilipollas durante mucho tiempo de nuestra vida.

Otra cosa que he observado también al comentar con personas que han pasado por el mismo proceso, es a la hora de observar a los demás, tienes una mirada mucho más cristalina contigo mismo pero también con los demás.

Será la intuición que la has dejado aflorar y/o que ya no aguantas tantas tonterías, pero cada vez observas más la hipocresía a tu alrededor.

Observas como:

  • Como gente te da la enhorabuena por tus logros en secreto, no vaya a ser que los demás se enteren y la puedan echar de su pandilla.
  • Como gente se engaña pensando que pueden dominar su relación con todo tipo de drogas cuando realmente no quieren ver que se le está yendo de las manos y que su problema tiene un origen personal.
  • Personas que se tildan de expertos en un tema y luego hacen las cosas de forma totalmente contraria a lo que expresan.
  • Gente se engaña con relaciones de pareja o amistad, pensando que gracias a ellas son felices. Cuando en realidad, estan viviendo en la más absolutad soledad o pensando que podrán cambiar a su pareja, cuando la cosa no tiene solución.
  • Gente que se pone a estudiar “modas” porque creen que eso les dará un dinero rapido y fácil, aunque sus verdaderas pasiones sean otras y no quieran ver el esfuerzo que hay que hacer para alcanzar el nivel para hacer lo que hacen otros.
  • Gente que mantiene relaciones de amistad personales y profesionales, pero luego las critican por detrás, todo porque les daña a sus intereses económicos, pero no las dejan por el aparentar.
  • Gente se engaña en puestos de trabajo, que les reporta status economico y social, pero que no saben cuál es el motivo, necesitan pastillas para dormir o se pegan las noches llorando en soledad, a pesar de los beneficios con los que conviven.
  • Si ya hablasemos de los politicos antes y despues de unas elecciones, eso ya es de libro.

En definitiva, o nos estamos mintiendo a nosotros mismos a sabiendas que lo estamos haciendo, o estamos mintiendo a los demás, a conciencia.

¿Qué eliges?

Somos una sociedad que queremos la verdad en nuestras relaciones, pero no aguantamos la verdad. ¿Cómo se come esto?

Si a eso le añadimos, que el pensamiento critico, herramienta esencial e imprescindible, para no seguir al borreguismo, cuando la comentas o la pones en marcha, siempre te dicen: “No pienses, tú haz lo que te dicen que si a él le ha venido bien, a nosotros también…¿Por qué piensas mal? Siempre eres un mal pensando…”.  Y si de vez en cuando, cuando tu cerebro ha bajado la guardia, te haces preguntas del estilo: “¿Soy feliz? ¿Realmente estoy haciendo lo que me gusta? ¿Por qué lloro todas las noches si dicen que la vida me va muy bien?...”

El cocktel molotov que estás viviendo , cuando explote, si tú no provocas la explosión con tu introspección, será de una buena onda expansiva.

Como podrás ver, la hipocresía anda en todos los estamentos de la sociedad, y afecta a todos los aspectos de nuestra vida personal.

¿Qué hacer en esa situación?

1.- La hipocresía siempre estará entre nosotros. Sobre todo si basamos nuestras relaciones en la satisfacción de nuestros egos e intereses a toda cosa, sin pensar en qué dirán los demás o lo que pueda ocurrir. Solo en nuestro beneficio propio. Así que eso siempre hay que tenerlo en cuenta.

2.- Ser lo más honesto posible contigo mismo. Desde el momento que te has dado cuenta que has fingido algo que no eras y/o querías hasta el resto de tu vida, tienes que ser lo más honesto posible contigo. Porqué siéndolo contigo mismo, lo serás con los demás.

3.- La verdad no está muy bien vista. Cuando la gente se enfrenta a una persona coherente consigo mismo, que dice NO a muchas cosas que los demás dicen SI, por decir SI a lo que él quiere o siente, el amor y el odio que genera va a partes iguales. Tenlo en cuenta.  Pero te aseguro que los pros ganan mucho más a los contra.

Perderás muchas cosas, pero te aseguro que ganaras mucho más de lo que crees

4.- Te darás cuenta de quién es un verdadero hipócrita. Sabrás distinguir mejor a las personas, a aquellas que te quieren por quién eres o por lo que tienes.  Dolerá al principio, pensarás que te podrás quedar solo, se te caerán muchos mitos que tengas, verás que muchas personas no son lo que realmente expresan o han sido durante mucho tiempo junto a ti.Sin embargo la gente que estará a tu lado, será gente de verdad, que van a pecho descubierto y te quieren por quien eres, no por lo que puedas tener.

5.- Dejar de fingir es empezar a ser uno mismo.  Deja de mentirte. Es empezar a mostrar tu verdadera marca como personas y como profesional. Es enfocarte en lo que realmente te apasiona, porque sabes que la vida es una y no estamos para desaprovecharla

6.- Todo es mucho más fácil y sencillo. La felicidad, que es la paz de ser uno mismo y hacer lo que sientes que tienes que hacer, empezará a recorrer tu piel. La gente sabrá que piensas, qué opinas, qué quieres, y no tendrán que averiguarlo, dudando de ti o temiendo que le estés mintiendo.

¿Y tú eres un hipócrita? ¿Por qué? ¿De cuántos hipócritas estás rodeado? ¿Por qué?