¡¡Podemos prescindir del éxito, pero no de los errores!!

Photo by Alex Green on Pexels.com

El apego es el mayor motivo de sufrimiento de la humanidad” dice Walter Riso

Vivimos apegado a todo que nos da placer o no nos da problemas.

Apegados a relaciones que sabemos que no van a ningún lado, pero aún así estamos en ellas, ya que es mejor estar acompañado que solo.

Apegados a muñecos, a ropa, que no queremos tirar porque nos recuerda a una situación que vivimos o a un momento que no queremos olvidar.

Apegados a un puesto de trabajo o a una “mentira” llamada perfil en redes sociales, en las que nos aplauden digamos lo que digamos, porqué tenemos un número importante de seguidores.

Estamos apegados a nuestro móvil, porque gracias a él estamos en contacto con los demás y nos sentimos dentro de lo llamado “sociedad”.

El reguetón también ha hecho mucho daño a los oídos y a las relaciones. Hay más celos, porque creemos que la otra persona tiene que ser nuestra y nosotros de ella.

Vivimos apegados a títulos que dicen lo que somos dentro de una organización, a perfiles dentro de una red social que dicen exponer que somos expertos en algo y a personas que no queremos se marchen de nuestro lado, porque no sabremos qué hacer sin ellos el resto de nuestros días.

Y todo esto, porque no queremos perder de nuestro lado, el concepto de éxito que creemos. O nos han hecho creer.

Las crisis enseñan muchas cosas, pero sobre todo, que no somos nuestro éxito.

Personas con un “éxito” atronador profesionalmente, ahora no están trabajando. Personas que consideraban amigos a otras para toda la vida y por las que se “pegaban en el pecho” por su amistad, ya no están porqué se han dado cuenta de la falsedad de una de las partes.

Las crisis, barren muchas cosas, pero sobre todo nos dicen, que todo éxito, es eventual, queramos o no.

Y nos apegamos a él como lapas, porque creemos que si los demás descubren que no somos lo que decíamos ser, o aparentábamos ser, se irán de nuestro lado, el status que habremos conseguido se esfumará. Y desde luego que lo hará.

No somos el éxito que podamos tener a nivel personal o profesional. No somos eso. Porqué somos mucho más.

A lo largo de más de 300 entrevistas que llevo con personalidades nacionales e internacionales, una de las cosas que sigo aprendiendo, que el éxito, como no los han enseñado, no enseña absolutamente nada. Porque cuando la gente se afana en el éxito y dentro de sus cabezas “no hay nada”, los vuelve absolutamente imbéciles y con el tiempo, sin saber gestionar todo lo que han conseguido. La forma en que lo han conseguido, no lo sé, pero que no saben gestionarlo, desde luego.

El éxito, el reconocimiento de las personas, el tener un chalet con terraza del que tanto se habla en estos momentos, o lo que quieras, tiene que ser una consecuencia de tu trabajo, de tu bien hacer, de tu esfuerzo.. Y cuando es así, sabes que todo como viene se puede ir. Pero si lo has conseguido como consecuencia de tu propósito, de tu porque, lo acabarás manteniendo e incluso aumentando. Cuando te apegas a ello, siempre se acabará esfumando.

Todos somos seguidores de algún grupo musical o equipo deportivo. Todos, han pasado por rachas, en que su producto no ha triunfado como se esperaba. Unos han dejado sus carreras y otras, han pasado a barbecho.

¿Qué suele ocurrir con esas carreras que pasan un tiempo parados? Que aprenden que lo único que el ser humano no puede desprenderse nunca es de sus errores.

Y no estoy hablando de que hay que flagelarse con los errores. Al revés, hay que aceptarlos, porque es la máxima expresión de que estamos liderando nosotros nuestra propia vida, y no un éxito eventual o una relación por interés.

Hemos vivido nevadas, hemos vivido catástrofes, hemos vivido despidos, relaciones toxicas, y la mayoría de las veces, volvemos a repetir los mismos errores de meses atrás, deseando que vuelvan éxitos que se fueron.

¿Qué pasa?

Que estamos más apegados a aparentar, que aprender.

Y de la humildad de aprender y reconocer los errores que hemos podido cometer, es de donde nacen los avances personales, y con ellos los de la sociedad.

Pero no, queremos el éxito. Los errores para los fracasados. Y así no son las cosas.

No te estoy diciendo que te encariñes de los errores que has cometido o cometerás. Te estoy diciendo que los aceptes y les des las gracias, porque siempre te enseñaran, si tienes la humildad de así hacerlo, más que un éxito eventual.

Y aquí volvemos al miedo a fracasar. Nadie fracasa, todos aprendemos. Si tenemos esa puta humildad y no nos lo impide el ego.

NO fue un error irme a vivir a Madrid y volver sin haber conseguido lo que soñaba. No fue un error publicar un libro auto publicado, porque me dio la oportunidad de publicar dos más en editorial. No fue un error decir te quiero a esa persona que me rechazó. No fue un error irme de un proyecto que tenía ya 4 años, por querer volar solo. No fue un error. Porque toda decisión he aprendido, haya salido según mis expectativas o no.

Pero nos importa más el éxito que podamos conseguir o aparentar, tapando los errores que podamos cometer por el camino.

Hablamos de creatividad, y la creatividad nace para dar soluciones a los errores que tenemos. Si fuera todo éxito, ¿Habría creatividad? ¿Habría avances en la sociedad?

¡¡NO!!

El éxito va y viene. Y a veces, hasta nunca aparece.

De los errores se aprende , se crea y se evoluciona. Del éxito, normalmente, NO.

¡¡Y ya no puedo más…Siempre se repite esta misma historia!!

Photo by Daria Sannikova on Pexels.com

¡¡Y ya no puedo más. Y ya no puedo más. Siempre se repite esta misma historia!!. (Vivir así es morir de amor. Camilo Sesto)

Después del “Resistiré” del Dúo Dinámico que tan famoso se hizo en Marzo, hemos pasado a otro hit que me gusta más, el estribillo de una de las canciones que hizo más famoso a Camilo Sexto: “Ya no puedo más. Siempre se repite la misma historia”.

Nos habíamos hecho ilusiones que el comienzo de año sería diferente y menos Ovnis, nos ha pasado de todo. Pensamos que las vacunas nos iban a desterrar de nuestro vocabulario las palabras confinamiento y toque de queda, sin embargo cada vez están más presentes entre nosotros.

Pensamos que ya se había acabado de hablar de ERES, ERTES y cosas así, pero se sigue alargando la situación.

A lo largo de nuestra vida, vivimos muchas situaciones en las que acabamos repitiendo, “que siempre se repite la misma historia”. Preguntándonos qué hacemos y por qué nos pasa lo que nos pasa.

Pero a día de hoy, cada vez es más palpable que la gente ya está desesperada por está locura e incertidumbre que estamos viviendo. La desesperación está ganando. Y la depresión empieza a hacer acto de presencia de forma más habitual

Queramos o no, es lo que es.

Podremos exigir que nuestros políticos se pongan de acuerdo de una PUTA VEZ y eso que promulgaban en elecciones del bien común y del país, por una vez se haga realidad. O al menos que lo parezca. Podremos exigir que nos digan la verdad con las vacunas, que no piensen que somos “tontos” cuando dicen una cosa y hacen otra. Podremos exigir responsabilidad de la gente ante los momentos que estamos viviendo..

Queremos que alguien nos de una respuesta a por qué nos pasa lo que nos pasa. Siempre focalizándonos en el exterior, nunca en nosotros mismos.

Podremos quejarnos, lamentarnos, hablarlo con la vecina de 5º o nuestro perro, lo que tú quieras.. Pero como diría Viktor Frankl: “Cuando ya no podemos cambiar una situación, tenemos el desafío de cambiarnos a nosotros mismos”.

Mientras unos eligen tirar la toalla y vivir el día a con resignación la situación que estén viviendo. Otros saben que pueden elegir a través de su actitud, lo único que no nos pueden arrebatar, ante lo que están viviendo.

Porqué siempre pensamos que no podemos hacer nada, que tenemos que esperar a que la situación cambie, para volver otra vez a la rutina. Y siempre pasa, que mientras los demás esperan hay otras personas que los pasan por el “carril izquierdo” creando ellos mismos sus propias circunstancias.

¿Qué han hecho?

Son personas que saben que el futuro se crea a través de las acciones diarias que todos realizamos. Porqué la adversidad siempre va a estar en nuestras vidas. Las circunstancias no van a cambiar de un día para otro, quizá hasta no vuelvan a la “normalidad” ¿Y qué vamos a hacer mientras? ¿Esperar?

Por mucho que idealicemos la vida de los demás en Instagram, por mucho que queramos la vida idílica de los personajes famosos que salen en televisión, la vida también consta de retos y adversidades que aunque no nos gusta afrontar, nos muestran que estaban en nuestra vida para mostrarnos qué somos más fuertes de lo que nos imaginábamos.

Que somos mucho más de lo que creíamos o nos hacían creer los demás.

Estos momentos seguro que te habrán ayudado a descubrirte, a ver a otras personas con otros ojos, a saber que eres capaz de hablar con tus padres sin discutir, a escuchar a tus hijos… A hacer cosas que pensabas que eran imposibles… Como decía estos días Margarita Álvarez, es en los momentos de incertidumbre, cuando la creatividad tiene que estar presente.

Y la creatividad solo estará presente si optas por ella. En definitiva, SI OPTAS POR TI por liderarte sin esperar a que los demás te salven “del naufragio” que dice el exterior que estás viviendo.

Cuando cambia tu actitud, estarás provocando que no veas de la misma manera las circunstancias que te rodean y con ellas puedas crear una nueva realidad.

Creemos que sabiendo lo que haremos mañana, ya somos dueños de nuestro destino. Y ha venido un bicho, para decirnos que eso no es nuestro destino. Que nuestro destino es en función de lo que hacemos todos los días con nuestra vida. Nunca podemos depender de los deseos de los demás.

Cuando estás apostando por ti, te estás empoderando. Te estás haciendo fuerte ante las adversidades, sabiendo que todas las herramientas que necesitas para salir fuerte de la situación están dentro de ti o a tu alrededor.

En definitiva, te tatúas a fuego lento, que NO ERES TUS CIRCUNSTANCIAS. Que tú tienes el poder de crear lo que quieres, digan lo que digan los demás o lo informativos.

¿O es que no han nacido proyectos empresariales en momentos de crisis? ¿O es que no has “renacido” de tus cenizas cuando estabas pasando malos momentos y pensabas que iba a ser imposible?

¡¡TE EMPODERASTE, COGISTE LAS RIENDAS DE TU VIDA, OPTANDO POR LA ACTITUD PROACTIVA Y NO REACTIVA ANTE LO QUE ESTABAS VIVIENDO!!

La canción de Camilo, para cuando volvamos a tener la oportunidad de ir a Karaokes o reunirnos con nuestros amigos. Pero ahora es momento de crear tu propia canción que te ayude a pisar fuerte y seguro ante la incertidumbre, a través de sus decisiones diarias y siempre con actitud de hacerle frente a la adversidad.

No lo olvides, CLARO QUE PUEDES MÁS, si no te dejas llevar por el desanimo de los demás.

¿Qué alternativas hay a la rebeldía?

Photo by William Mattey on Pexels.com

La rebeldía es el único refugio digno de la inteligencia frente a la imbecilidad” dice Arturo Pérez Reverte.

No queremos rebeldes en nuestra familia.

No queremos rebeldes en nuestra empresa.

No queremos rebeldes en nuestra sociedad.

No queremos gente transgresora.

Pero queremos ser felices. Demostrar el talento que creemos que nos hace únicos respecto a los demás. Queremos que se nos distinga por ser diferentes a los demás. Queremos que nuestros productos sean considerados algo único a lo que siempre se había visto.

Pero no queremos rebeldes en nuestra vida.

¿Entonces qué queremos?

Según la R.A.E. rebelde es “aquella persona que se subleva, que se rebela..”

¿Por qué lo hace?

Principalmente por dos razones:

  • Ha descubierto la curiosidad en su vida
  • Y ha conocido la verdad que tenía escondida hasta la fecha.

Una personas que se reinventa, haciendo algo a lo que no estaban los demás acostumbrados y que ni él mismo se imaginaba que podía hacer, empezó todo gracias a la curiosidad.

Ya no solo nuestro cerebro sino también “las recomendaciones” de los demás por nuestro bien, desde pequeños, nos ha hecho que no seamos curiosos.

No volvíamos a preguntar nada más, porque nos decían que éramos unos preguntones y molestábamos. No nos salíamos de los límites establecidos no fuera a ser que nos pasase algo y tuviéramos una desgracia. No pedíamos hacer más cosas aunque nos aburriéramos en clase, no fueran a pensar que somos unos pelotas o “empollones”.

Son algunas de la situaciones que sin darnos cuenta por un lado y por otro, con intención, han ido bloqueado nuestra curiosidad.

Pero llega el momento en el que:

  • Sigues las “normas” de los demás y no vas más allá de lo que te recomiendan que vayas.
  • O por iniciativa propia o descuido, te das cuenta que hay mucho más allá de lo que te dijeron .

Unos seguirán creyendo que no hay más de lo que ven o lo que le dicen los demás. Mientras otra persona empezará a cuestionarse todo, porque habrá visto que hay mucho más de lo que imaginaba.

La curiosidad en esta sociedad, está mal vista.

¿Por qué?

  • Te hace cuestionarte todo lo que has vivido hasta la fecha . Y principalmente empezar a dudar de todo, lo que yo llamaría pensamiento crítico, pero los demás lo llaman rebeldía.
  • Cuando cuestionas todo, te estás saliendo de la rutina. Y ya no es tan fácil poder volver a dominar esa mente según tus intereses.
  • Son personas que exploran. Y explotar cuando estamos dominados por la rutina, por lo establecido. No está muy bien visto.

Por lo tanto, toda aquella persona que sea curiosa, aunque produzca innovaciones, aunque descubra cosas que no teníamos ni idea, aunque avance en su vida o nos ayudase a avanzar en la nuestra con sus curiosidad, lo primero que le llamaremos es REBELDE.

Y todo por el miedo que tiene el ser humano a la nuevo.

Y la otra opción era porqué había descubierto la VERDAD.

Vivimos en un mundo en el que damos la etiqueta de verdad a todo aquello que vemos.

Vemos que lo que dicen los medios de comunicación, conferencias o mítines y le damos la etiqueta de “verdad”, porque ha salido en televisión o no los dice tal persona. Pero no hace falta ir más allá, ¿Cuántas mentiras “piadosas! nos hemos comido a lo largo de la vida de personas que nos querían y lo hacían porqué no querían nuestro sufrimiento? Unas cuantas y TODOS sin excepción.

¿Y qué pasa cuando sabemos la verdad?

Que normalmente, todos solemos reaccionar cómo no lo habíamos hecho hasta la fecha.

¿Y por qué?

Porqué nos hemos sentido engañados, manipulados por esa persona. Y reaccionamos haciendole frente. Pidiendole explicaciones y hasta a veces, en un caso extremo, provocando revueltas en un país.

Y cuando eso pasa, vemos siempre que se dicen “los rebeldes.. los insurgentes…están provocando revueltas”.

Olvidandonos de temas politicos, manipulaciones y demás, esas personas están luchando por una verdad. Tildalas de lo que quieras, pero están luchando por sus derechos ya que sienten que se les ha mentido en su cara.

Perfecto, no queremos rebeldes. Odiamos la palabra y nos produce miedo.

¿Qué hacemos entonces?

. IMPULSEMOS LA CURIOSIDAD DE LAS PERSONAS.

Algo que se ve como que eres un entrometido en temas que por tu edad no deberías saber. O miedo a que la otra persona sepa más que tú.

Cuando una persona es curiosa, baila con el miedo y sobre todo con la incertidumbre, algo muy adecuado en estos momentos.

Es una persona que se conoce mejor, ya que sabe qué es una caída, las dudas y gestiona mejor sus emociones.

Pero también es una persona emprendedora. Que va más allá de lo establecido, que abre caminos donde otros solo veían miedo

OFREZCAMOS LA VERDAD

En un mundo de postureo, de compra de seguidores en redes sociales y de mentiras por alcanzar el éxito antes que el vecino, la verdad está en desuso y las FakeNews, ya no sabes qué es verdad o qué es mentira.

Asi que por lo tanto, ten un poco de pensamiento crítico. Para ello hay que impulsar la capacidad de reflexión y de decisiones. Y como dice José Antonio Marina, “Cuando alguien te diga algo, pregúntale: ¿Y eso cómo lo sabes?”. El pensamiento crítico es la gran vacuna contra la mentira.

Pero no solo hablamos de la información que recibimos de los demás.

Da a los demás lo que te gustaría te dieran a ti. Si das verdad, recibirás verdad y no vivirás esa rebeldía en los demás cuando se dieran cuenta que los has mentido.

Nos hemos criado, con que ver es creer y luego pasa lo que pasa. Pero de eso hablaremos proximamente.

A día de hoy, cambiaria el titulo de una pelicula famosa, llamándola “La mayoría de los rebeldes tienen una causa, luchar por su verdad desde la curiosidad“. ¿Querría James Dean protagonizarla?

¿Qué harías tu contra la rebeldía?

¡¡La coherencia es más importante que la autenticidad!!

Photo by Charles Parker on Pexels.com

“Si una persona no te demuestra con hechos lo que dice, no es necesario escuchar sus palabras”

Siempre he promulgado y he apostado por las personas autenticas.

Por las que te dicen lo que sienten en el momento en que lo sienten. En el decir te quiero si así lo sientes, sin esperar el momento adecuado, ya que nunca llegará. Las que no están apegadas a relaciones de años aunque saben que ya no aportan lo que aportaban antes.

Las personas que siempre deseamos para cualquier tipo de relación, pero que nosotros mismos nos da miedo ser. Las personas transparentes, las personas claras…Pero recuerda siempre, con educación, por favor.

Siempre he creído que la belleza tanto en las personas como en las cosas, está en lo simple. Y lo simple es la autenticidad sin “rayos laser, postureos, miedos ni vergüenzas”

Durante mucho tiempo he visto muchos artículos en los que se hablaba de la autenticidad. Hasta alguno daba algunos pasos, para ser autentico. En fin, no voy a comentar eso..

Pero tras leerlo, hoy quiero ir un paso más allá. Quiero hablar de la coherencia.

Está muy guay ser autentico. Está genial que la sepa que pueden esperar de ti, el cómo vas a reaccionar ante una situación o qué palabras dirás ante una pregunta.

Pero esa autenticidad puede usarse perfectamente, como lo vemos actualmente, en redes sociales. Ya no solo en “influencer” sino también en gurús empresariales o lideres de “opinión”, que luego a la hora de conocerlos, te das cuenta que no son los que aparentaban ser.

¿Qué ocurre?

Que han utilizado la autenticidad, como una “formula” para venderse y vender sus “cursos”. Cuando en realidad, ni creen en lo que hacen, dicen, ya que la realidad es totalmente diferente.

¿Qué te recomiendo ante la gente que se da en el pecho con su “autenticidad”?

Que compruebes su coherencia.

Estas situaciones que estamos viviendo, nos demuestran la verdadera marca de las personas, de qué están hechos de verdad.

Hemos visto gente hablando de la gestión del cambio y en estos momentos han “desaparecido”. Hemos visto hablando de tranquilidad ante el comienzo de la pandemia y ahora hacer cosas que antes eran incapaces de hacer por su “ego”.. Gente que habla de lo que no se debe hacer para distinguirse de entre los demás, cuando él hace lo que dice que no se debe hacer..

En definitiva personas que se autoproclamaban autenticas y a la hora de demostrar quién eran, lo que hacían o demostrar sus sentimientos, han salido “corriendo”.

Cuando vienen mal dadas, saltamos del barco los primeros.

¿Por qué?

Para que nadie se de cuenta que no éramos como decíamos ser.

Por lo tanto, lo que distingue a una persona de otra, no es las veces que se golpean en el pecho diciendo que son auténticos y que no le importa lo que dicen los demás, porque ellos son así, ellos no ocultan nada.

Sal corriendo de ahí lo más rápido que puedas. Porque nadie que es autentico, lo hace.

No hace falta demostrar a los demás que somos auténticos, que pueden confiar en nosotros porque somos transparentes. Eso no se expresa, sino que son los demás quienes lo ven, quiénes lo saben. No les hace falta más.

Porqué la mayor muestra de autenticidad de una personas es su coherencia.

Es lo que dice, lo hace. Es lo que siente , lo expresan sin miedo al qué dirán o cualquier circunstancia.

Eso es la autenticidad, ser coherente entre lo que piensas y lo que haces.

Algo tan sencillo y que tan poco se ve en estos momentos.

¿Por qué?

Porqué la presión de los demás, el qué dirán, las represalias, las “pajas mentales” que se hace nuestra cabeza, ganan la partida a la verdad, a nuestras emociones y sensaciones.

No hace falta ir a un curso para que te enseñen a ser autentico. No hace falta ir a un coach para que te enseñe cosas así. No hace falta ir a un curso para que te certifiquen en autentico. Solamente se coherente entre lo que dices y lo que haces. Y serán los demás los que te etiqueten de dicha manera.

Se más coherente y menos autentico de postureo. Te irá mejor las cosas.

¡¡Hábitos, vuelven a casa por Navidad!!

Photo by cottonbro on Pexels.com

Las personas no deciden su futuro, deciden sus hábitos y sus hábitos deciden sus futuros” decía F.M

Todos los años por Navidad, hay 3 cosas características que están en todas las familias:

.- EL anuncio del Turrón de Suchard.

.- La frase antes de las campanadas: “Voy a ir al baño por ultima vez en el año“.

.- Y los propósitos de fin de año.

Aunque este año, muchos siguen repitiendo por los propósitos que querían para el año pasado. Otros han hecho un acto de fe y se han propuesto cambiar hábitos para el año entrante. Pero otros han decidido que ya no quieren más propósitos, sino que fluirán con el año.

Aún así, queramos o no, los medios de comunicación, el 31 de diciembre, siempre hablan de cómo comernos perfectamente las Uvas y de los propósitos de año nuevo.

Y para conseguir unos propósitos, tenemos que tener unos hábitos.

Como podrás saber por propia experiencia, los hábitos juegan a nuestro favor, como también a nuestra contra.

Hay tres motivos por lo que no conseguimos los propósitos del año:

.- Porqué no tenemos paciencia.

Queremos tener el vientre plano para finales de enero, queremos tener ya pareja para San Valentín y queremos ser “influencer” para marzo para que nos inventen a los festivales de forma vip. Y las cosas no van así. Todo lleva su tiempo, quieras o no.

.- Porqué siempre nos fijamos en lo que queremos conseguir. Y no, en lo que realmente importa, que es en la persona que nos queremos convertir.

Si realmente nos preguntáramos antes, en el tipo de personas que nos queremos convertir y no hiciéramos caso, a los “propósitos que están de moda o que nos recomiendan” los demás, la cosa iría mucho mejor. ¿Por qué? Porque nuestros propósitos los haríamos nuestros, siendo los hábitos para alcanzarlos mucho más fácil de integrarlos en nuestra vida. Y todo porque es lo que REALMENTE QUEREMOS NOSOTROS, no por modas ni “por el qué dirán”.

.- Nos movemos por la Ley del mínimo esfuerzo.

Ya de pensar que tenemos que ir al gimnasio, ponemos de excusa el frio o que llueve. Ya de pensar que tenemos que dejar de comer esa palmera de chocolate si queremos perder peso, teniéndola en nuestras manos.. Mandamos por ahí a los propósitos y todo porque nos movemos por la ley del mínimo esfuerzo

Lo que suponga mucho esfuerzo para nosotros, tiene poco futuro en nuestra vida.

A día hoy, ¿Quién eres?

No eres el titulo que pone en tu tarjeta de presentación. NO eres desempleado porque no tengas trabajo. NO eres experto en algo, porque tú mismo te hayas puesto dicho título.

ERES TUS HÁBITOS.

Estás con algún kilo de más, porque tienes el hábito de comer entre horas y comida basura. No tienes a nadie que te llame para tomar un café o hacer algo, porque tienes el hábito de cuando tienes pareja dejas a todo el mundo de lado.

Somos nuestros hábitos, nos guste o no.

Y si realmente queremos cambiar, tenemos que empezar por cambiar nuestras creencias.

Nuestros hábitos son respuestas a deseos ancestrales.

No es la primera vez que veras en alguna entrevista o alguien te dice: “Si es que yo estoy así, porque cuando me pongo nervioso me da por comer..” Lo que te está diciendo es que cuando siente incertidumbre, nerviosismo, sus conducta es comer , porque le hace sentirse tranquilo y seguro. ¿O es que los alcohólicos, no suelen utilizar la bebida para olvidarse de la realidad que tienen?

Los hábitos son una conducta, que de tanto repetirla, se han convertido en algo automático en nuestra vida, ante un estímulo.

Por lo tanto, si queremos cambiar nuestros hábitos, no nos debemos fijarnos en la meta, sino en la forma en la que se construyen dichos hábitos.

Se ha escrito mucho sobre los hábitos, pero recientemente leí “Hábitos atómicos. Cambios pequeños. Resultados extraordinarios“, en los que habla de un método para la implementación de nuevos hábitos en nuestra vida, que he probado y da resultado.

¿Qué recomienda?

HACERLO DE FORMA OBVIA.

Todo hábito se inicia con una señal.

La señal que crees sentirte triste, hará que vayas en búsqueda y captura de chocolate o de chucherías. La señal de que tu pareja ha dado un portazo, hará que sepas que ha pasado mal día y que no vienen con un buen humor.

La señales provocan las ganas de satisfacer esas necesidades ancestrales que te he comentado anteriormente. Pero si además estás en un ambiente, en el que las señales te golpean sin parar.

Así que si realmente quieres cambiar de hábitos, tienes que cambiar de contexto en el que te mueves. No lo olvides.

¿Cómo hacer algo de forma obvia?

Si tienes un “socio” que te controle durante tu revolución, genial. Ese control te ayudará y motivará mucho más. Pero si no tienes a nadie. proponte que a tal hora después de salir de trabajar o de tomar café con la Paqui , me iré al parque a darme una vuelta.

Eso hacer una cosa de forma obvia. Ponerle fecha, hora y lugar.

Pero si después de ir a pasear por el parque, pones que cenarás una ensalada, o que beberás dos litros de agua tras ir a correr por el monte, hace que la suma de nuevos hábitos y que tú relacionas con pensamientos positivos, se refuercen cada vez que los realizas.

HACERLO MÁS ATRACTIVO.

Cuando vemos ese plato de judías verdes que nos toca para cenar, se nos cae el alma al suelo. Lo vemos desangelado, triste y no motiva nada. ¿Y no ponemos figuritas, símbolos, hacemos el avioncito para que se coman la verdura nuestros hijos y sobrinos?

Pues si queremos introducir algo nuevo en nuestra vida, démosle un toque que nos atraiga, porque sino estaremos dándole la oportunidad a la ley del mínimo esfuerzo que haga acto de presencia, y nos gane la partida.

Cuánto más atractivo es lo que queremos realizar, más fácil será que se produzca.

Y recuerda, cuantas menos tentaciones tengas para que no se produzca lo que deseas hacer, más fácil será que se realice.

HACERLO SIMPLE

Nos encanta complicarnos la vida. Y como he dicho ya muchas veces, todo es muy simple. Queremos los datos , las experiencias que viviremos, cuando conseguiremos los sueños que tenemos y cómo nos sentiremos. Antes de empezar, ya estamos pensando en la meta, cuando en realidad nos tenemos que centrar en el sistema que lo integra.

Deja de planificar, deja de pensar, deja de imaginar qué pasará, que no pasará… Y PONTE EN MARCHA. Cuánto más planifiques, más ganará la Ley del Mínimo esfuerzo, recuerda.

Y una cosa quería decirte, déjate de hacer “pajas mentales” con eso que en 21 días ya estará integrado el hábito en tu vida. No se trata de los días que repites el nuevo hábitos, sino de las VECES que repites el nuevo hábito.

HACERLO SATISFACTORIO.

Si cuando has hecho tu hábito no te sientes satisfecho, que has alcanzado un hito hasta ahora imposible para ti. ¿Qué has hecho? NADA.

Seamos claros, esto es como el sexo, lo repetimos porque nos resulta satisfactorio. Cuando comemos algo y no nos gusta, pasamos de ellos. Pues con tus hábitos igual.

Solo repetimos aquello que nos hace sentir bien, recuérdalo.

Pero sobre todo recuerda, no se trata de qué quieres conseguir, sino en qué tipo de persona te quieres convertir. Eso es la punta de lanza en toda transformación.

¿Qué hábitos te has propuesto cambiar este año?

¡¡La tendencia C.A.S. para tu vida!!

Photo by Ryutaro Tsukata on Pexels.com

No sigas las tendencias. Comiénzalas” decía Frank Capra.

Todavía me acuerdo cuando llegaban estas fechas, los programas de televisión siempre hablaban con “videntes” para que les hablasen de las tendencias , de los hechos que iban a ocurrir durante el año siguiente.

A día de hoy, ya no se ven esos espacios dentro de la televisión. Pero si que encontramos algo parecido y más actual, cuando los “gurús” del ámbito que sea nos dicen a través de su “bola mágica” cuáles son las tendencias que hay que seguir al año siguiente, para ser una persona de éxito, feliz y que tu empresa triunfe más que Google.

Tendríamos que echarle una “hojeada” a las tendencias del año pasado a ver quién acertó.

Y hoy me he levantado con ganas de expresar las “tendencias” que llevo ya unos cuantos años desarrollando en mi vida. Quizá no me hayan llevado a ser una persona de éxito, a tener miles de seguidores “comprados” o a salir en medios de comunicación, pero te aseguro que me hacen dormir como hacia años que no dormía

A esta tendencia la he llamado C.A.S.

CREATIVO.

Somos los mayores creativos que hayamos podido conocer hasta la fecha. Si tú, no me mires así.

Creas con lo que piensas, con lo que sientes, con lo que dices, con lo que no dices., con tus acciones y con tus inacciones.

Somos los mayores creativos de nuestra vida. Pero optamos a que lo sean los demás por nosotros.

Dejamos que sus opiniones pesen mucho más que nuestra imaginaciones y sentimientos. Dejamos que sus anhelos y frustraciones , tengan más valor para nosotros que nuestras propias ideas.

Nos quejamos de la vida que tenemos mientras por las noches soñamos qué pasaría si hiciéramos tal o cual cosa con la idea que tenemos.

Te quejas porqué das más poder a los demás que a ti mismo. Te lamentas de la vida que tienes, porqué piensas que tus ideas nos tendrán ningún poder, que son tontas o una locura.

Eres creativo. Y no pienses que hay que llegar al nivel de Ferrán Adrià o de Shakespeare para sentirte creativo. Es un error.

Déjate de compararte con los demás. Además muchos con los que te comparas, ni son creativos ni las ideas que tienen son suyas.

Luchas porque te reconozcan como especial, diferente, único, autentico…Y mientras tanto desechas tus ideas.

Hazle caso y estarás demostrándote, que quieres ser de verdad, quien sientes que eres.

AUTENTICO.

Nos pasamos la vida esperando a la oportunidad de dejarlo todo y mostrar al mundo quienes somos. Esperando que caiga del cielo ese momento en el que podamos quitarnos los miedos, vergüenzas y creencias que hemos adquiriendo con el paso del tiempo, para que los demás vean quienes somos y empezar a ser realmente felices.

Mira, esta situación que estamos viviendo, nos está diciendo entre otras cosas, que dejemos de hacer el subnormal y empecemos a vivir. Porque de un día para otro, quizá ya no estés. Y esa oportunidad que pensabas y exigías , no llegará.

Sabemos quienes somos. No lo que esperan los demás de nosotros, no lo que desearían los demás. Sino lo que sentimos de verdad, lo que queremos, deseamos y anhelamos. Y no hace falta a ir a alguno de esos cursos que se venden por Instagram que te enseñan a ser autentico.

No hay nadie mejor que uno mismo Pero lo que pasa que para quitarte toda esa “mierda” que llevas encima en forma de creencias, vergüenzas y miedos, tienes que adentrarte en un viaje muy especial, dentro de ti. Y eso no mola. Y como no mola, como no quieres descubrir cosas que creías que eran verdad y es otra la verdad, te escudas en tonterías de “ya vendrá la oportunidad” o “cuando los sapos bailen flamenco”.

Ahora es ese momento para empezar a ser tú mismo. Porque es que además, es a lo único que has venido a este mundo, A SER TÚ MISMO.

SIMPLE

Cada vez estoy más convencido que somos imbéciles. Y me apunto yo también.

Nosotros mismos nos complicamos la vida. Nosotros mismos nos jodemos la vida cuando la solución es mucho más fácil de lo que podríamos imaginar.

Nos complicamos la vida pensando que la felicidad es algo difícil de conseguir, cuando tú sabes que es lo que te hace feliz o te haría realmente feliz. Jodemos relaciones de años, esperando que la otra persona venga a nosotros por orgullo cuando sabemos que no hemos hecho nada por solucionar el tema. Creemos que ser creativo es crear cosas imposibles, cuando vemos los diseños de Apple y vemos que la creatividad es también simplicidad. O le damos vueltas a la cabeza en un tema amoroso, cuando una simple pregunta nos resolvería todas las dudas que tenemos.

Creo que está pandemia ha reforzado esta visión, de que todo es mucho más fácil.

¿Qué hay mucho más fácil que un te quiero, un gracias, un lo siento.. que resolvería tantos problemas que creemos sin solución?

Unos les llamaran tendencias, yo le llamo valores que son inherentes a mi personalidad. Y son los únicos que sigo hasta que no me presenten otros que me hagan mejor persona o me ayuden.

¿Y cuales son las tendencias que sigues tú todos los años?

¿Ante todo futuro negro? CREATIVIDAD.

Photo by cottonbro on Pexels.com

Los titulares negativos venden mucho más que los positivos. Y ahora que llega el final de año, las redes están llenas de ellos.

Y uno de ellos, trata sobre la creatividad.

Ahora según estudios de no sé quien, de la escuela de nombre impronunciable y patrocinado por Linkedin, nos dicen que tenemos que ser creativos.

Perfecto. Lo que pasa que si nos hubieran dicho que nos pusiéramos a hacer el pino puente para tener trabajo, ya me veo a todo el mundo haciéndolo para estar a la moda.

De repente, nos dicen que tenemos que ser creativos si queremos que el mercado laboral nos reclame.

Y hace unos meses, ser creativo, estaba tildado por empresas y por todo el mundo, “Como el raro que tiene unas ideas disparatadas que nunca le va a ir bien en la vida sino tiene un trabajo de 8 horas”.

Soy un fan acérrimo de la creatividad.

Sin ella somos uno más dentro un rebaño llamado sociedad. Sin ella, todavía estaríamos viviendo en las cavernas , esperando a que un meteorito acabase con los dinosaurios.

¿Y por donde empezamos?

Aunque antes de nada, tendría que haber un cambio de la sociedad.

Un cambio en el que se aceptase:

.- el que piensa de manera diferente a la mayoria

.- que el fracaso no existe. Sino que son maneras de intentar alcanzar lo que considerábamos imposible.

.- que el liderar desde el miedo mata el talento y la creatividad de la gente que dices que lideras.

.- que un niño que se sale de las líneas o de lo establecido desde el colegio, hay que impulsarle esa creatividad. Y no pensar que si no saca un 5 en todos los exámenes, su futuro será negro.

.- que la creatividad es el empoderamiento de las personas. Y eso significa que no se le pueda “dominar y controlar” como se ha hecho hasta la fecha.

.- Que el talento no se retiene, se impulsa, se pule, se da confianza… Y no se basa en las normas que ha tenido la empresa por y para siempre.

Creo que antes de hablar de creatividad, la sociedad tendría que cambiar muchos “clichés” y normas que todavía siguen

Pero además últimamente me pregunto:

Si antes nos decían que no podíamos tener pensamientos “raros” , no podíamos salirnos de lo establecido, que teníamos que seguir modas y tendencias…¿Ahora podemos y debemos hacerlo? ¿Aceptarán ahora sin rechistar que yo piense diferente a los demás?

Viendo la sociedad tan dividida que tenemos, que si no opinas lo mismo que yo o no me haces la pelota como creo que me merezco,…creo que es un poco difícil.

Pero no soy negativo.

Lo que tenemos que ser cada vez más responsables, es que el cambio que queremos ver en los demás, debe empezar por nosotros mismos. Si esperas a que los demás cambien como a ti te gustaría…seguirás esperando el resto de tu vida.

¿Y por dónde empezamos?

POR DARTE UN VOTO DE CONFIANZA.

La creatividad es la confianza en uno mismo. Es la visión que tienes de la vida, de un problema o de cómo mejorar un producto.

En definitiva, tu creatividad eres tú.

Pero no confiamos en nosotros mismos. Pensamos que los demás tendrán más ideas que nosotros, que no surtirá efecto, que no valdrá para nada, que será una tonterías.

En definitiva, pasas de darte una oportunidad a dárselas a los demás con los ojos cerrados.

Si están ahí para ti, es que tienen algo que enseñarte, tienes algo que aprender de ellas. Tienes que ser de nuevo ese descubridor que eras de pequeño, cuando te preguntabas: ¿Qué pasaría si…? Sin importarte las consecuencias.

NO SE TRATA DE SER MESSI NI FERRAN ADRIA.

Somos seres que nos comparamos con los demás constantemente. “Yo nunca podre ser como… Mis ideas no podrán tener tanto impacto como las de …”

Comparamos tamaños y siempre salimos perdiendo. O eso creemos. Cuando en realidad, quién está dando el veredicto es el miedo, nuestro ego.

Si no puedes comparar los goles de Messi con los que hacía Pele, ya que eran épocas diferentes. ¿Por qué comparar tus ideas con las de los demás? Las situaciones serán diferentes, los momentos son únicos como tus ideas.

Así que tus ideas son tus ideas y las del “tio paco”, son las del tio paco. No compares, no hay ninguna mejor que otra, sino todavía no las has puesto en marcha. Y aún así.

Apunta tus ideas y dales una oportunidad.

SE CURIOSO.

Hazte preguntas. Investiga más allá de lo que podrías imaginar llegar. Pero sobre todo no creas que es imposible porque lo diga un libro o un gurú. También lo decían quienes decían que era imposible ir más allá de la velocidad de la luz y mira en la actualidad a la velocidad que van muchos aviones de cualquier ejercito.

UNE TUS PASIONES.

Todos tenemos pasiones que nos hacen invertir horas como si fueran segundos. Pero porqué seas un experto en algo, no quiere decir que tus ideas sean la verdad absoluta. Une tus pasiones, combina ideas de un lado de otro y además de impulsar tu creatividad, estarás mejorando todos los campos que combinas.

Mientras los demás ven lo mismo, tú ves las cosas de otra manera. ESO ES TU CREATIVIDAD, ESO ERES TÚ.

DIGAN LO QUE DIGAN LOS DEMÁS.

Basta ya de querer contentar a todo el mundo, haciendo caso a lo que dicen. La creatividad es tu visión. No la visión de los demás, no lo que opinan los demás ( al no ser que tu idea sea muy loca e imposible ).

Digan lo que digan los demás, apuesta por tus ideas. Luego cuando vean que tus ideas surten efecto, te dirán que te apoyaban desde un principio.

Pasa de ellos y confía en ti.

Me da igual en el campo que sea que tengas esa visión, es a lo que has venido a este mundo. A desarrollarla y mostrarla ante los demás. Y no hay que esperar a que los momentos sean críticos para mostrarla, sino que SIEMPRE TIENES QUE HACERLO.

No lo olvides.

¿A través de la felicidad tendremos éxito? ¡¡A lo mejor NOO!!

Photo by Kampus Production on Pexels.com

La felicidad es la que da el éxito, y no el éxito el que da la felicidad…porqué muchas veces la ansiedad y la depresión se producen porque esperamos tener éxito, un buen trabajo…y sin embargo, primero tenemos que ser felices. A través de la felicidad tendremos éxito….”

Frase textual que leía recientemente a uno de los “gurús” de nuestro país.

Lo que se intuye, no sé si me confundiré, es que para tener éxito hay que ser feliz primero, sino no se consigue el éxito.

Por lo tanto hemos pasado de:

Hay que tener éxito, ya que el dinero nos dará la felicidad..”

a

Hay que ser feliz constantemente, …Y así es cuando tendré el éxito”.

¿Es eso lo que nos quería decir el “experto en cuestión”?

Estoy en total desacuerdo.

A lo largo de los más de 1000 artículos que llevo escritos y más de 400 entrevistas entre los dos portales, hay muchas cosas que tengo claras; y una de ellas es:

Que el éxito no da la felicidad. Ni ser feliz lleva por “cojones” al éxito que se nos ha vendido y vende.

Muchas de las primeras personas que entrevisté ya no están en el “candelero”.

¿Por qué?

Muchos de ellos ya no están en los medios de comunicación si publica libros constantemente o está en los mejores congresos, unas plataformas increíbles que nos hace creer que si estás presente en ellos, ya eres una persona de éxito. No nos preguntamos qué expone, qué nos quiere decir o si es bueno para nosotros lo que nos quiere decir, ya la “etiquetamos” de éxito.

Desde marzo, vemos como profesionales que hablaban de temas que ahora mismo necesitaríamos realmente, ni se les ve ni se les espera.

En estos casos viene muy bien el refrán que nos decía nuestras madres: “Dime de qué presumes y te diré de que careces“. Si cuando más necesitamos a personas así por los momentos que estamos viviendo, ” no están”, ¿Qué nos está diciendo el éxito por el cuál nos dicen que tenemos que luchar?

Que encubramos al olimpo de los dioses del éxito a personas que luego en los momentos críticos, no están. Los que creíamos que nos “salvarían” han salido escopeteados.

Cuando conocía a algunas de las personas que consideraba mi “inspiración”, algunos eran como pensaba, otros fueron un autentico “chasco”. Algo que me enseñó, que el concepto de éxito, que nos venden, solo produce una cosa:

BURBUJAS QUE TARDE O TEMPRANO ACABAN POR EXPLOTAR. Pero además todas esas burbujas que explotan, tienen algo en común, siempre han sido INFELICES.

Pero antes de todo, tengamos un poco de pensamiento crítico, antes de “adorar” a dioses porque salgan en televisión o nos hayan dicho los demás que “son muy buenos”.

Pensamos además, que si está en los medios, si estás reconocido por los demás, tiene que ser una persona feliz. ¿Quién no sería feliz teniendo fama, repercusión, dinero y gente que le aplauda aunque sea una mierda lo que dice o hace?

Te aseguro que te sorprendería la gente que tiene ese “éxito” y es un auténticamente infeliz. Uno de los últimos casos que hemos visto a nivel mundial, ha sido Maradona.

Pero ahora nos dicen, que hemos estado muy confundidos, que tenemos que ser felices para alcanzar el éxito.

Somos una sociedad muy despistada. Y los “expertos”, lo saben. Aprovechándose de ello.

Recientemente leí una frase de Edgar Cabanas, que decía “La industria de la felicidad no hace negocio vendiendo la solución a la felicidad, sino haciendo de la felicidad un problema para el cual dice ofrecernos la solución, que es bien diferente”.

Es decir, que el problema que estamos viviendo es que tenemos que tenemos que alcanzar la felicidad, por lo legal o por lo criminal, porque es la única manera de alcanzar el éxito. Sino , vamos como el culo.

Y de este problema que dicen que tenemos y que nos creemos que tenemos, nacen cursos exprés, de cómo alcanzar la felicidad, de cómo ser autentico en menos de 4 horas, como llegar al “nirvana” en menos de lo que canta un gallo o retiros virtuales que te ayudaran a hablar en publico, siendo felices y alcanzando el mayor de los éxitos inimaginables para ti hasta la fecha,… O hasta la Pantoja que nos decía que “enseña dientes que es lo que les jode”.

Como bien decía durante los directos realizados con Margarita Álvarez, la felicidad no es estar todo el día alegres, sonrientes, en paz, dándote a los demás y nada de emociones negativas en tu vida. La felicidad también es gestionar esas emociones negativas, que parece que ahora más malas que el petróleo para la sociedad.

Siempre lo diré, la gestión de emociones negativas que sentía me han llevado hasta donde estoy y a crear cosas que creía imposibles para mí.

Así que viva la puta tristeza y la rabia si sabes gestionarlas bien.

Hemos pasado pues de luchar por el éxito, de poner “la pierna encima” al vecino para que no llegase antes que nosotros al éxito, a luchar contra el vecino, a ver quién es más feliz que el otro , porque es lo que nos dicen que nos llevará al éxito.

Lo único que produce este cambio de tendencia, es igual que la anterior, más frustración, depresiones pensando que nunca llegaremos, envidias , ocultación de talentos porque eso no es la felicidad que debemos tener ni tampoco aparentar…

En definitiva, más puto postureo de mierda. Perdiéndonos a muchas personas autenticas, originales, no pudiendo disfrutar de su verdadera felicidad, porque piensan que no les dará para el éxito que aspiran..

Al igual que he entrevistado a muchas personas, que no están en la cima del éxito por muchas cosas, también he entrevistado a muchas personas que no estaban ni están en lo que consideramos la cima del éxito. Pero la mirada que tenían, era de autentica felicidad, de paz consigo mismo.

¿Por qué estoy totalmente en contra de las palabras del gurú?

Porqué la felicidad no se lleva bien con el ego, con las envidias, con la creación de rumores, con el “por un like de los tuyos daría lo que fuera… aunque solo uno fuera”, con la compra de seguidores, con las mentiras, con los grupos endogámicos, …algo que está muy relacionado con el éxito actual. O al menos con su consecución.

La felicidad lo único que da es tranquilidad, coherencia, brillo en los ojos, curiosidad, creatividad, afán de aprendizaje, de innovación… entre otras muchas cosas.. Y en algunos casos da el éxito, que te reconozca más allá de tu familia y amigos, que salgas en medios de comunicación, si es el concepto de éxito que tú tienes en mente.

Pero te aseguro que hay mucha más gente feliz, que hace lo que siente, que ayuda a los demás, que se va a dormir a la cama sabiendo que han hecho lo que tenían que hacer durante el día, que reconocen sus fallos, que son humildes, pero que sobre todo consideran que no han alcanzando ningún éxito, porque solamente son y hacen lo que sienten.

Son personas que les importa más la felicidad, su paz, su tranquilidad mental… que el éxito que pueda generar lo que hacen o son a través de sus acciones.

Vivimos en una continua persecución del éxito, de la felicidad,.. Y a mi parecer, de eso no se trata. Sino encontrarla dentro de ti.

Haz lo que quieras, pero te aseguro que la felicidad no te da el éxito, si lo consideras como nos los dicen los medios de comunicación o los “gurús” de turno”, de riquezas, millones de seguidores e invitaciones…

Lo que si te aseguro, que sentir la felicidad, te asegura que duermas todos los días con la conciencia tranquila, que eso para mí, si que es un verdadero éxito.

¿Qué te ha enseñado esta pandemia?

Photo by KoolShooters on Pexels.com

“Mira con los ojos del turista, que ven belleza donde otros ven rutina”

He tenido a lo largo de mi vida muchas lecciones que no olvidaré, al igual que todos. Pero también creo, que todos, no olvidaremos este año para el resto de nuestras vidas.

Siempre he escrito como una forma de “apuntes”, para volver a ellos si alguna vez se me olvida algo. Y escribir sobre este año, era necesario e imprescindible.

Parece que con las compras navideñas y la apertura con algunas restricciones, nos hemos olvidado de todo. Ahora lo único que importa son los centollos, los bogavantes y qué haremos con la abuela ya que si viene ya no nos podemos reunir.

¿Esto es la “nueva normalidad”? ¿Esto es una nueva sociedad que tanto queriamos en marzo?

¡¡YA LO VEO!!.

Tampoco estoy diciendo que nos tenemos que “regodear” en la mierda que hemos pasado, porque todos la hemos pasado de una manera u otra.

Sino lo que estoy diciendo es, echa una vista atrás, mira qué has aprendido y no lo olvides.

Y aunque todos hayamos vivido un confinamiento seas del lugar que seas del mundo, todos lo hemos vivido de una manera diferente, todos hemos afrontado este año de una manera diferente. Todos hemos aprendido cosas de él de una manera diferente.

¿Pero que no me gustaría olvidar de este momento histórico que todos hemos pasado?

NO IMPORTA EL CARGO DE TU TARJETA DE NEGOCIOS, TODOS SOMOS IGUALES.

Queríamos llegar a la meta antes que los demás. Queríamos ser consideramos los padres del término que nos habíamos inventado. Queríamos ser consideramos como los pioneros. Queríamos darle en los morros a nuestra competencia y vecinos, consiguiendo algo antes que ellos. Y ha sido la pandemia, la que nos ha puesto a todos al mismo nivel.

No importa lo que tengas, no importa el número de tus seguidores, no importa qué ponga en tu tarje de visita o dónde vivas, a todos nos ha puesto por igual.

Deja de compararte con los demás, deja de medir tu valía en función de los números de seguidores, deja de creer que eres menos que los demás porque salen en sus redes con gente famosa.

Todos somos iguales, todos tenemos los mismos miedos, todos tenemos las mismas vergüenzas.

DI MÁS TE QUIERO, LO SIENTO, GRACIAS, ANTES DE QUE SEA DEMASIADO TARDE.

De un día para otro, una tos se convierte en un ingreso en un hospital. De un día para otro ya no puedes ver a esa persona que tanto te importa y quieres, recibiendo noticias de ella a través de una persona que no conoces. De un día para otro, ya no puedes decirle lo que sientes, lo que la quieres.

No te guardes ningún te quiero, creyendo que ya vendrá la ocasión perfecta. La ocasión es ahora.

EN LOS MALOS MOMENTOS TE DAS CUENTA DE QUIEN SI Y DE QUIEN NO.

Cuando vienen mal dadas, siempre saltan del barco, los cobardes, se suele decir, ¿Verdad?. Y es lo que ha pasado en muchas ocasiones.

Mucha gente nos ha demostrado de qué palo están hecho, viendo de qué estaban hechas nuestras relaciones.

Solo consideramos amigos aquellos que están en las malas, porque en las buenas están todos. Pero y ¿En las malas?

NADA ES PARA SIEMPRE.

Nos apegamos a las personas, a las cosas, pensando que una vez conseguidas ya estará para siempre en nuestra vida. Que nos merecemos que una vez han llegado a ella, estén para siempre en ella. Nuestros padres, familiares, amigos, parejas…nunca estarán para siempre en nuestra vida. Y por mucho que nos joda, es la puta realidad.

Pero mientras están con nosotros no las cuidamos, pensamos que como ya están para siempre junto a nosotros, ya no hay que cuidarlas, mimarlas, decirles que las queremos.

No lo olvides, nada es para siempre.

CONFIA EN TI, ESCUCHA MÁS A TU INTUICIÓN.

Parar nos ha ayudado a escucharnos más. Si eso que no hacías cuando llegabas del trabajo, que ponías la musica a todo volumen o empezabas a discutir con tu pareja, para no oír esa voz que te decía, la vida no es cómo tú la ves, tienes que cambiar el rumbo de tu vida, tienes ideas a las que no haces caso…

La intuición es tu corazón diciéndote qué tienes que hacer y por dónde no tirar. Y ha sido el parar, el que nos ha permitido que la intuición empiece a tomar las riendas de nuestra vida. A tomar decisiones que no queríamos tomar pero sabíamos que teníamos que tomar. A descubrirnos y con ello nuestra creatividad.

LA ÚNICA MODA QUE TIENES QUE SEGUIR ES LA DE TU CORAZÓN.

Parar nos ha enseñado que hemos seguido modas, tendencias, por miedo al qué dirán. Cuando en realidad lo que hacíamos era para sentirnos aceptados por los demás.

Escuchar a nuestra intuición, a tu corazón hablándote, es darte cuenta que la única moda que tienes que seguir es la de tu corazón. Es la única que dejará una verdadera huella allá donde vayas, allá con quien te relaciones.

Sigue a tu corazón.

NO DIGAS LO QUE VAS A HACER, HAZLO .

Nos encanta hacernos fotos con cosas que hemos conseguido. Con medallas que dictaminan que somos empresas responsables o que somos empresas que la felicidad nos importa.

No digas lo que vas a hacer o lo que piensas hacer, HAZLO.

El verdadero impacto se produce haciendo, no diciendo que lo vamos a hacer.

NOS DA MUCHO MIEDO ESCUCHARNOS, PREFERIMOS EL RUIDO.

Odiamos el silencio. Queremos ruido, música, quedadas con amigos. No queremos ni un minuto de soledad. Y todo porque nos da miedo escucharnos, sobre todo porque el silencio nos dice mucho más de nuestro presente y realidad que el ruido que nos envuelve.

EL ruido nos desvía de nuestro camino. El silencio nos disipa las dudas

SIEMPRE HAY MIRADAS QUE PASAMOS POR ALTO.

Nuestra velocidad endiablada nos hace perdernos muchas cosas. Y una de ellas son personas a las que pasamos por alto o miradas que hasta la fecha no nos habíamos dado cuenta.

Para y observa. Seguro que te llevas alguna sorpresa.

LA FELICIDAD ES DORMIR CON LA CONCIENCIA TRANQUILA TODAS LAS NOCHES.

Buscamos la felicidad de forma continua. Más bien lo que nos han dicho que es a felicidad y con ello el éxito. Hay que alcanzar esa meta, cuando en realidad la felicidad es la paz que tienes haciendo lo que sientes que tienes que hacer, lo que tienes que decir en todo momento y dando todo de ti en toda situación.

Eso es la felicidad, no lo que nos han dicho que es.

SOMOS CREATIVOS. OTRA COSA ES QUE NO CONFIEMOS EN NOSOTROS.

Hemos creado pan de la nada sin ser reposteros. Hemos creado blogs, libros, empresas…. Y en muchos casos, que veníamos de una situación en la que no creíamos que éramos capaces de hacer nada de lo que hemos acabado haciendo.

Todos somos creativos. Y este “parón”, así nos los ha demostrado. Solamente teníamos que escucharnos, confiar en nosotros y sobre todo, lo que ha ayudado es que no nos importaba lo que dijeran los demás, lo hacíamos porque así lo sentíamos.

Así nace la creatividad, siendo uno mismo, sin importar lo que dirán. Desde el corazón.

LIDERATE.

Hemos vivido esperando a qué los demás nos dijeran que era lo mejor para nosotros. Creíamos que ellos sabían mejor lo que sería conveniente para nosotros. Y esta situación nos ha puesto a todos por igual. Nos ha demostrado que tenemos que liderarnos si queremos crear, si queremos salir del lugar donde estamos

Los demás que digan lo que quieran, tú sabes qué quieres y ve a por ello. Y para ello, tienes que liderar tu vida y responsabilizarte de tus acciones, que es lo que se nos ha recomendado. Algo que también ha demostrado que otras muchas, nunca serán responsables de sus actos, echando la culpa a los demás.

Estos son algunos de los aprendizajes personales y que he observado que esta pandemia me ha enseñado y me está enseñando, ¿Y a ti.? Espero tus respuestas.

Y a ti, ¿Qué te han enseñado los cambios?

Photo by Pixabay on Pexels.com

“El cambio no es un evento. Es una sucesión de pequeñas decisiones cotidianas que van rompiendo con lo que solías ser, y van revelando lo que realmente eres”.

Una de las palabras a las que el ser humano tiene más miedo, siempre es CAMBIO.

Lo odiamos. Le tenemos absolutamente pavor. Antes preferimos oír la palabra HACIENDA, que la de cambio.

Llega el final de año y parece que hacemos recopilación de momentos vividos, personas que han entrado y otras que se han marchado. Y todas esas situaciones que vamos recordando tienen una cosa en común:

EL CAMBIO.

Queramos o no y más este año nos lo ha demostrado, la vida es cambio.

De un día para otro, dejamos de tener relación con personas que creíamos que serían para toda la vida. De un día para otro, una persona que queríamos nos deja por un bicho venido de tierras lejanas. O una llamada inesperada nos anuncia la llegada de un nuevo integrante a la familia.

Queramos o no, la vida es cambio. Pero no se nos ha enseñado a cabalgar ni lidiarlo.

Porque desde pequeños, al menos los de mi generación, los del 79, se nos ha intentando llevar por la vida, a través de distintas fases.

Después de la niñez, la juventud en la que tienes que tener una carrera. Después tienes que encontrar un puesto de trabajo, una buena pareja que tienes que “aguantar” con ella a pesar de todo y ya a partir de los 50, ir pensando en una casa para cuando te retires.

Tener un mapa que en el que sabes qué tienes que hacer a un edad determinada, nos ha hecho creer que eso de las “inclemencias” emocionales, de muertes repentinas ,de los “Ya no te quiero” o de “repente te dejo de hablar y no sé porqué”, no nos van a afectar.

Cuando la vida no solo es felicidad perpetua, como nos hacían creer, sino también cambios, inclemencias y vuelcos

El mapa que nos daban para seguir y con el fin de ser “hombres de provecho” tenía el fin que fuéramos felices, que no nos pasase nada, que no tuviéramos ningún rasguño durante el proceso. Por eso no nos enseñaba a gestionar los cambios, a ver la vida como lo que es, cambio constante puros y duros, en muchas ocasiones.

Por eso nos apegamos a las cosas y a las personas. Porque tenemos el concepto de que si se marchan de nuestro lado, si ya no trabajamos, no estaremos consiguiendo hace realidad ese mapa de seres de buen provecho, de personas felices, que nuestros padres, familiares nos dieron cuando éramos pequeños.

Y cada día creo más, que los cambios hay que verlos con curiosidad y con confianza.

Curiosidad de ¿A ver qué hay detrás de él? Porque todo que se presenta en tu vida, tiene para ti un regalo, una experiencia, un aprendizaje que necesitabas aprender y que no querías ver.

Pero también por la confianza.

En esos momentos pensarás que no eres capaz, que no tienes las fuerzas, los aprendizajes para hacer frente al cambio que la vida te ha presentado. Mira, perdona que te diga, lo que te estás es mintiendo. Estás intentando poner excusas para no hacer frente al cambio.

Cuando des un paso adelante y te adentres en el cambio. Te darás cuenta que eres más capaz de lo que te imaginabas. Que sale de dentro de ti conocimientos que no creías que tenías, que hay personas que de la nada te ayudan a que consigas lo que te has propuesto. Pero sobre todo, si echas la vista atrás, aumenta la confianza en ti, ya que te das cuenta, que el tamaño de tu vida, solo es una sombra que le ha dado forma tu ego, cuando en realidad no es así.

Creo que en vez de ver los retos, los cambios como algo negativo, tenemos que verlos como algo positivo o al menos con curiosidad.

Como todos, este año también he vivido muchos cambios en mi vida. Y me gustaría dejaros algunos aprendizajes que los cambios me han enseñado.

.- Barre de tu vida lo que ya no te sirve.

Solamente es pasado el tiempo, cuando nos damos cuenta que ese apego que teníamos a esa persona, ese amor incondicional que tenia esa persona por nosotros o ese “amor” que vivíamos, esos hábitos que teníamos, no eran tal reales como creíamos. Durante el proceso los echaremos de menos, querremos volver atrás, pero pasado el tiempo, haremos algo que hasta nos parecerá imposible, les daremos gracias por habernos enseñado tanto pero sobre todo, porqué ya no están en nuestra vida.

Los cambios, limpian nuestra vida de muchas cosas innecesarias, que en ese momento considerábamos imprescindibles.

.- “Se marchan” unas personas, nacen otras.

Aunque queramos que las personas que han crecido junto a nosotros se queden toda la vida a nuestro lado, en muchas ocasiones no es así.

Los cambios los arrebatan de nuestro lado por un motivo u otro. Y nos sentimos totalmente desolados, desnudos, desvalidos. Pero la experiencia me ha dicho, que al igual que mueren cosas, nacen otras. Otras que nos ayudan a conseguir nuestros sueños, a darnos cuenta de quienes somos, a ser un poco más felices, a vivir en paz y coherencia..

El viento al igual que se lleva cosas, también trae nuevas cosas. Así que tranquilidad.

.- Todo cambio , trae vientos nuevos.

Te enseña de lo que eres capaz. Te trae nuevas personas a tu vida. Te trae un traslado a una nueva ciudad. Nuevas experiencias, nuevas emociones.

Todos los dias son diferentes, todos los días te traen cambios en tu vida. Y todos los días te estás haciendo mejor persona, mejor profesional. Todos los días progresas, aunque te gustaría ir más rapido de lo que tu realidad te hace ver. Por lo tanto, los cambios, aunque ahora no creas que es así, siempre te traen cosas buenas. Pero no, nosotros estamos aleccionados, que los cambios siempre son a peor. Que hay que volver a la normalidad lo antes posibles. Aunque nos traigan “regalos”, aprendizajes con un valor incalculable, queremos volver a la normalidad.

Cuando la gente o tú mismo, dicen que no eres el mismo que la ultima vez te vieron, es debido a los cambios. Los cambios traen avances, confianza, descubrimiento de talentos, toxicidades que se marchan y amores que vienen..

¿Y tú qué aprendizajes te han dado los cambios que has vivido en tu vida?