¿Por qué los inteligentes de clase a veces no triunfan en la vida?

“La duda es uno de los nombres de la inteligencia” decía José Luis Borges

¿Qué pasaría si nos diéramos cuenta que las notas del Colegio, de la Universidad, no determinaran nunca nuestro éxito en la vida?

Siempre nos han enseñado que los “listos” de la clase, serán los que tendrán un futuro prometedor. Que serán los que liderarán la sociedad del futuro.

En definitiva, serán quienes transformarán el mundo y lo lideraran hacia nuevos horizontes.

¿Pero qué pasa cuando hacemos reuniones de antiguos ex-alumnos? ¿Quiénes son los que realmente han triunfado en la vida? ¿Hay sorpresas?

A parte de ver al chico o a la chica guapa de la clase bastante más “estropeada” de lo que nos podríamos imaginar, observamos, que el “empollón” de la clase, no ha llegado a alcanzar las cotas de éxito que esperábamos para él.

¿Por qué?

Porqué es con el paso del tiempo, cuando nos damos cuenta, que una nota, no determina la actitudes y aptitudes de una persona, que no determinan su futuro y que ni mucho menos una nota te asegura el éxito para el resto de tu vida.

Sin embargo, observamos, que el que no sacaba tan buenas notas, el que siempre estaba siendo expulsado de clase por hablar, o se “picaba” las clases en la cafetería de la Universidad, tiene un puesto interesante en una empresa, tiene su propia empresa y la vida le va realmente bien.

¿Qué ha pasado?

Que soñar es para los mediocres. Y que la vida solo retribuye de forma abundante a los que hacen y no idealizan.

Me explico.

Como diría Manuel Carrasco, nos enseñan desde pequeños a que “no dejemos de soñar”. Y lo que realmente nos enseñan es a alcanzar metas para todos iguales y creer que quien no las alcance, no será considerado, su futuro será negro y pobre.

Soñamos con alcanzar una vida ideal que gracias a unas notas, nos darán el acceso a un puesto de trabajo. Seremos considerados como inteligente, y con el erótica del poder, casa, coches, …todo el mundo querrá acercarse a nosotros.

Y la realidad no es esa.

Puedes alcanzar la mayor nota en la selectividad y no tener acceso a la carrera que tú deseabas. Tener un curriculum impoluto y con las mejores empresas inscritas en él, alcanzar un puesto de trabajo que soñabas y con el paso del tiempo darte cuenta que no era para ti, que no tenías las cualidades necesarias para su desarrollo.

Una nota, no determina tu felicidad. Una nota, no determina tu éxito ni presente ni futuro.

¿Qué pasa con las personas que sin alcanzar las notas punteras, son lideres y gente de referencia?

Que no esperan a que nadie determinan si valen o no por una nota. Que la vida se construyen haciendo y no esperando a que nadie determina si vale o no , por una muesca en su curriculum o en sus calificaciones.

Soñar de la manera en la que nos enseñan produce varias cosas:

  • Aspiraciones imposibles e igualitarias. 

Todos tenemos que soñar que somos ricos, que tenemos una pareja excepcional, alta y rubia o con tableta en la tripa. Que nos querrá para toda la vida, haciéndonos el amor todas las noches hasta el resto de nuestra vida.

¿Qué pasa si yo no quiero eso? ¿Soy diferente a los demás? NO, lo que pasa que tienes otras aspiraciones, otras formas de ver la vida. Y si las expresas ante los demás, serás tachado de “raro”, o te preguntarán si te pasa algo.

  • Frustraciones. 

Al soñar lo que todo el mundo sueña, no pensamos. Y si no pensamos, no sabemos qué queremos de verdad nosotros. Y si no sabemos qué queremos de verdad nosotros, nuestro talento no será visto y diluido ante la mediocridad impuesta.

La frustración surge cuando intentamos alcanzar algo “impuesto” por los demás. Cuando intentamos seguir una moda y no alcanzamos los resultados que nos han prometido, nos frustramos. Porqué creemos que no seremos como los demás, que somos “no listos” por no seguir lo establecido.

¿Qué pasa cuando haces lo que sientes que tienes que hacer aunque los demás te digan que no? Que podrás caerte, que podrás no alcanzar en el tiempo estipulado las metas que tenías previsto. Pero al hacer lo que sientes, estás aprendiendo, estás viviendo tu pasión, tu motivación…Sabes que te caerás, pero sabes que es parte del camino. Te levantas y sigues.

  • Envidias. Por lo civil o por lo criminal. 

Cuando aspiras a lo mismo que los demás, quieres llegar antes que los demás. Quieres demostrar a los demás de lo que has sido capaz. No quieres inspirar a los demás, quieres te adulen, quieres ver al vecino ir con la cabeza baja cuando te vea pasar a tu lado , porqué él no lo ha conseguido.

Lo que provoca es un mundo de postureo, de “yo la tengo más larga que tú”, de envidias y alcahueteismo. Donde denostamos a las personas que han conseguido lo que queremos nosotros y en el pensamos que es una locura, lo nuevo y raro. Cuando en realidad, el darnos a los demás desde nuestra esencia, nuestro talento, está destinado para “raros” , cuando en realidad es la única manera de alcanzar, la felicidad, el éxito en la vida.

No estoy diciendo que no tengas sueños, para nada.

Sino que estoy diciendo que :

  • El éxito o el fracaso en la vida no lo determina una nota en un momento determinado de la vida.
  • Que todos quieran un mismo estilo de vida y tú no, no quiere decir que tú seas el raro. Más bien ellos son raros, porque aún queriendo se les reconozca por su diferencia, acaban haciendo lo mismo que los demás.
  • Los sueños sin acción , se convierten en frustración. Quien transforma la vida, quien alcanza metas impensables, quien rompe los limites, sabe que el principio del comienzo, es la acción. No es esperar a los momentos adecuados, a alcanzar una formación determinada, sino que hacen, hacen y vuelven a hacer, aprenden , aprenden, caen y vuelven a caer. La vida es acción, no reacción.
  • No se trata de ser sobresaliente en el cuaderno de calificaciones o en el curriculum, sino sobresaliente con uno mismo. Ser cum lauden en congruencia y acción.
  • La vida no consta solamente de la razón. No estamos aprendiendo en la escuela, estamos memorizando para los exámenes trimestrales y olvidarnos de lo aprendiendo, después de la juerga de “post- exámenes”. Como dice Ecequiel Barricart; tu Marca Personal, consta de un 70% emocional y un 30% racional. Nunca desperdicies tu lado emocional, es el que te distingue de los demás.

¿Crees que unas notas determinaran tu futuro?

 

 

Anuncios

¡¡Somos lo que nos decimos!!

“Hablar no es siempre conversar” decía William Cowper

Cuando era pequeño me reía a carcajada limpia cuando veía que mi madre hablaba a las plantas. Pensaba que estaba loca. Le decía “Si te contesta el geranio, házmelo saber que llamaremos a los periódicos”.

Pasados unos años, yo soy el que habla a las plantas.  Menos mal que mi madre no lee el blog , porque sino sería ella quien se reiría en estos momentos de mí.

Hagamos un experimento. Por las calles de las ciudades oímos ruidos, pero si escucharamos a la gente, por las vías principales de nuestra ciudad, cada vez oímos menos a la gente hablar.

Entre los moviles, el estrés que llevamos… se han perdido el sonido de las conversaciones. Hasta hemos llegado a mandar un WhatsApp a una persona que teníamos al lado para que la otra persona que nos acompañaba no lo supiera.

Pero , ¿Qué pasa si vemos a alguien por la calle que habla solo? Lo primero que pensamos, es que está loco. Y si vemos que lleva los cascos, lo siguiente es que está loco.

Como bien dice Luis Rojas Marcos, en su libro “Somos lo que hablamos“, tiene un poder terapéutico más importante del que nos imaginamos, el hablarnos a nosotros mismos.

A las emociones hay que ponerles voz. Y no esperar a que los demás sepan lo que nos pasa.

Muchas veces nos preguntamos y , también en primera persona, como hemos reaccionado ante ese comentario que hemos recibido u observado.  Ponemos como excusa que perdonen por nuestra reacción, pero que estamos estresados.

Cuando realmente, lo que ha pasado es que el globo se ha hinchado de estar comiéndonos nuestras emociones, nuestros miedos,… y cuando menos lo esperamos y con la persona menos adecuada, saltamos.

Lo que tenemos que hacer antes de saltar, es introspección.

Es preguntarnos qué nos pasa, por qué actuamos como estamos actuando, por qué reaccionamos como lo estamos haciendo, por qué tenemos esos ataques de ira o ansiedad…

Somos nuestros propios médicos a la hora de diagnosticar lo que nos pasa. Otra cosa, que hagamos caso al ego, el que nos dice: “Déjate de decirte tonterías, de motivarte y de buenas palabras, porque no vas a conseguir nada. Hablar contigo mismo es de loco, no pienses y haz la pelota a ése, que te irá mejor la vida”.

Dejemos de preguntarnos y cuando explotamos, nos preguntamos: ¿Qué ha pasado? Si me hubiera dado cuenta antes, lo hubiera cambiado... En el fondo lo sabías pero no querías focalizarte en la situación, que no es lo mismo, y todo por tu ego, por tu orgullo o por tu miedo.

¿Hace cuánto no mantienes una conversación contigo mismo?

Tranquil@s, las personas más inteligente e inteligentes emocionalmente se hablan a sí mismos, te lo aseguro. Hablarse a uno mismo, es el signo de inteligencia más importante que he visto hasta la fecha.

Tenemos que contar más nuestras penas como nuestros miedos. Nos da vergüenza. Pensamos que nadie nos entenderá y que es mejor , no contar nada, porque los demás ya tienen suficiente con lo suyo, como para aguantar un problema más.

Por tu salud, seguro que tienes a gente que estará encantado de escucharte y acompañarte por el momento que estás pasando. Pero si no es así, que no me lo creo, GRITA.

Veíamos en televisión, como había grupo de trabajadores que iban a los desguaces a darle con todas sus fuerzas con martillos a televisores, coches u ordenadores.  Pues grita tú tambien y luego ten en cuenta si tienes seguro por lo que rompas.

Gritar es soltar adrenalina y es empezar a dejar de lado al modo racional con el que vivimos, dando rienda suelta a las emociones y al lado emocional o subconsciente que tenemos.

Vivimos encorsetados en normas que nos cohíben mostrar nuestras emociones.

No digas esto, no hagas lo otro..y a la hora de expresar nuestras emociones no sabemos cómo hacerlo.

Las de alegría lo sabemos hacer todos, pero tampoco los desmenuces hasta el más mínimo detalle, porque luego te darás cuenta, que no habían sido para tanto.

Por otro lado tenemos las personas que están cada dos por tres excusándose y pidiendo perdon por sus faltas de puntualidad, malos actos en sus trabajos o relaciones. Es un patrón que han aprendido, ya que alguna vez no tuvieron problemas pidiendo perdon, y ahora siguen haciendo lo mismo, sin ser responsables de su vida.

Pero expresar arrepentimiento o reconocer los fallos SINCEROS por parte de uno, hace que el sentimiento de culpa, de la incertidumbre ante lo que nos va a pasar se disipe, ya que esa carga desaparece tras poner voz a nuestras emociones y fallos.  Que no quiere decir te libres del castigo, pero lo afrontaras de otra manera.

¿Y si hablamos de la situaciones en las que por callarnos hemos perdido la oportunidad de decir TE QUIERO a esa tan importante para nosotros? Situaciones en las que no hemos puesto voz a nuestras emociones y sin darnos cuenta, nunca se lo habremos dicho, ya que de un día para otro no se encuentra junto a ti.

No esperes siempre al ultimo momento como con la renta para decir lo que sientes y quieres, porque quizá no haya otra oportunidad.

Este mundo tan visual, no solo somos una imagen, sino también lo que transmitimos. Y no nos damos cuenta, que usamos mal una herramienta importante para mostrar quienes somos y dejar una marca en los demás.

Tú eres el mensaje que transmites. Y si no te motivas a ti mismo, sino te hablas a ti mismo diciéndote porqué lo has vuelto a hacer o qué coño te pasa cuando ves siempre a la misma persona… ¿Qué vas a transmitir a los demás? ¿Qué mensaje vas a dar al exterior si no sabes gestionar tus emociones, alentarte ni preguntarte qué te ocurre?

Un mensaje distorsionado, incoherente y si alguien te entiende, vamos bien.  Porqué sí tú mismo no te entiendes, ¿Alguien que no seas tú tiene ese poder?

Así que recuerda:

  • La relación más duradera que vas a tener es contigo mismo. Así que háblate, escúchate y cuídate.
  • Si no te motivas tú, ¿Quién te va a motivar? Si me vieras antes de una conferencia, como me hablo a mí mismo, dirías que estoy como una cabra, pero luego los trabajos me salen genial .
  • Exprésate antes de explotar. La onda expansiva será menos intensa y seguro que más beneficiosa.
  • Deja tus miedos y orgullos atrás y muestra lo que sientes, puede que no haya un mañana.
  • Habla, Háblate, pero eso si no produzcas dolor de cabeza. Menos es más en muchas situaciones.

¿Cuándo fue la última vez que hablaste contigo mismo?

 

¿Conoces al Pensamiento Crítico?

Sólo el pensamiento critico, conduce al desarrollo de la sociedad” dice Ibiza Melian

Pensamiento Critico: Es un proceso que se propone analizar, entender y evaluar la manera en la que se organizan los conocimientos que se pretenden interpretar y representar en el mundo, en particular las opiniones o afirmaciones que en la vida cotidiana suelen aceptarse como verdaderas.

Si pones en internet , la palabra pensamiento crítico, es la primera definición que veras.

¿Pero a día de hoy qué significa pensamiento critico?

Definiciones:

  1. Mira cómo escribas algo que vaya en contra de mis intereses, del chiringuito que tengo montado o digas algo en la conferencia que la gente les haga pensar que puedo ser una copia barata de otra persona, nos las tendremos.
  2. Mira, no escribas de eso. No hagas eso, no lo intentes. No pienses así. Es mejor estar al abrigo de alguien o hacer la pelota a varias personas para asegurar tu futuro, es mejor hacer lo que te dicen que debes hacer, no pensaras y seguro que vendrá a alguien que resolverá tus problemas.
  3. Mira, ser crítico es la soledad. Todo el mundo dirá que eres raro, que piensas cosas diferentes a los demás. ¿Qué quizá te sigan en silencio y crean lo mismo que tú? Quizá si, pero desde luego, nunca querrán reconocerlo ante la mayoría.
  4. ¿O eres de lo nuestros o vas contra nosotros?

Estas son algunas de las definiciones que a día de hoy he ido observando y viviendo en primera persona, de algo con lo que todos nacemos, pero con el paso del tiempo, lo acabamos olvidando o denostando.

El pensamiento critico se podría definir en resumidas cuentas, como “Dudemos antes de creer que todo lo que nos dicen y vemos, es bueno, bonito y barato”. Pero a día de hoy se podría resumir en “No me toques los cojones, que no quiero dudar de lo que siempre he creído que era la verdad y bueno para mí”.

Hablando de tocar las pelotas.

Así reaccionamos ante los niños pequeños cuando empiezan a preguntarnos, “¿Por qué? ” a todo lo que les asombra y no saben.

Y así acabamos contestándoles, “Mira niño no me toques la moral y deja de preguntar“.

Este es el principio del comienzo, de la muerte del pensamiento crítico y también de la curiosidad, dándole la bienvenida al mundo a la mediocridad y al borreguismo.

¿Por qué? Porqué no nos han enseñado a PENSAR por nosotros mismos, a tener un pensamiento propio, y sobre todo a RESPETAR, ACEPTAR Y ESTUDIAR otros posibles pensamientos.

Desde los primeros momentos de la formación, nos dicen que si no aprobamos, si nos salimos de las líneas en el dibujo, o si respondemos cuando nadie nos ha dado la palabra, nuestro futuro será negro además de un suspenso y reprimenda en esa asignatura.

Además los compañeros de clase, acompañaran con burlas y , en algunos caso con otras cosas peores, a aquellos raros, especiales, que no son lo establecido, que piensan diferente, denigrándolos a la soledad.

Así que cuando llegamos a la “madurez”, todo aquel que con libertad expresa su opinión respecto a un tema, ya que ha visto que se podría hacer las cosas mejor, o al menos intentándolo de la manera que lo ha visto, es denostado porque sus ideas se salen de lo “establecido”. Y si además nos dice nuestro “gurú” que denostemos esas ideas, aún lo haremos con más ahínco y rabia, porque nuestro gurú así nos ha dicho que lo hagamos .

Pero eso si, luego queremos avances de los que disfrutar, queremos Disrupción y hacernos la vida más fácil. Pero eso si, sin que nadie nos “sacuda” nuestra cabeza , por favor.

¿Por qué huimos del pensamiento crítico y de los críticos?

  • Porqué una vez que creemos que estamos a gusto con lo que pensamos, hacemos, y no sufrimos vaivenes en la vida, todo lo que pueda remover esos cimientos, lo mandamos a paseo
  • Porque eso de pensar y volver a pensar, dudar y poner en duda nuestros pensamientos, como que da mucho miedo. No vaya a ser que eso que quizá nos demos cuenta que hemos estado invirtiendo el tiempo en cosas que no nos hacían bien o en mentiras.
  • Porque creemos que el pensamiento de una persona es critico ante nuestro estilo de vida, de pensar, de ver las cosas. Cuando en realidad, si lo hace con educación, está dándole una vuelta de tuerca más a esa idea, esa forma de ver la vida, para hacerla mejor y llegue a más personas.

En definitiva, rechazamos el pensamiento crítico y a aquellas personas que lo exponen, POR MIEDO.

Miedo a que nos quiten el chiringuito que tenemos montando y los demás se den cuenta que estaba basado en nubes de humo, a que nos enseñen una forma de vida que no era la que nosotros creíamos estar llevando, en definitiva, MIEDO PORQUE NO CONFIAMOS EN NOSOTROS MISMOS Y EN NUESTRAS IDEAS. 

Si confiáramos en nosotros mismos, sabríamos que la vida es avance, es conocimiento, es innovación, es presente y no pasado, pero sobre todo QUE NO TENEMOS LA VERDAD ABSOLUTA, ni que la vida se trata de GUETOS y todo lo que nos pueda “arañar” un poco, va en contra de nosotros.

No confiamos en nuestras ideas, porque las repetimos como las cacatúas ya que seguramente serán una moda que estemos viviendo y si nos dan estatus, fama y éxito, pues lo haremos aunque no creamos en ellas.

Dejemos atrás el Ego y escuchemos más. Nos iría mejor la vida.

Desde pequeños, el pensamiento critico ha sido denostado. Porque nos habían dicho que la palabra crítica era algo negativo.  Cuando en realidad, nos estaban diciendo: “Haz caso a lo que te digo yo que tengo más poder que tú, más experiencia , pero así sobre todo no me quitarás mi estatus de padre, profesor o jefe..”

Y así seguimos siendo cuando somos nosotros los “mayores”. Creyéndonos en posesión de la verdad absoluta y atacando a quienes opinan diferente a nosotros,( recuerda, el pensamiento crítico se hace con respeto y argumentos. SI quien tras expresarlos, te atacan, ellos son los que nunca tendrán argumentos).

Tener pensamiento crítico es:

  • Querer saber qué hay detrás de esa afirmación absoluta. Pueden tener razón o no, pero es corroborar. Porque a día de hoy, se da muchas cosas por absolutas cuando luego nos damos cuenta que son un timo.
  • Es crear un pensamiento propio.  No un pensamiento como el que tienen los demás.
  • Es saber que para avanzar, hay que caerse, aceptar tus fallos y transformar tus creencias.
  • Es saber que cada uno de nosotros somos diferentes y si todos piensan lo mismo, el consenso nunca será positivo.
  • Pero sobre todo saber que la verdad no es absoluta y que siempre se puede mejorar.

Escucha más. Ponte  en duda y pon todo en duda. Y luego toma una decisión. Acepta la opiniones de los demás porqué TÚ no tienes la verdad absoluta de nada. Respeta más a los demás, quizá tienen que enseñarte más de lo que tú crees que sabes.

 

¡¡Operación Bikini Personal!!

“Para conseguirlo, primero tienes que empezar”

Llega el verano y empieza la Operación Bikini.

Dejamos de comer las tarrinas de helado de chocolate que nos acompañaban como sustitutos de pasión que anhelamos. Dejamos de comer esas palmeras de choco, que hacían el honor de animarnos cuando nos dejaba la pareja o nos echaban del trabajo. Dejamos de comer esta bolsa de dulces que se sentaban junto a nosotros en el sofá para ver la pelicula de la semana.

Empezamos la Operación Bikini, con la intención de entrar en esos pantalones blancos que tanto nos gustaban pero parece que las polillas del armario han hecho que encogieran.

Pero al igual que otros llevan la Operación Bikini todo el año y lo único que consiguen estar amargados todo el año, yo creo que TODOS deberíamos emprender una Operación Bikini Personal  durante los 365 días.

Operación que muchos realizamos en algún momento del año y que produce más satisfacciones que ver como los de Supervivientes se comen unos gusanos.

¿En qué consiste?

EN QUITAR DE TU VIDA, TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE TE LASTRAN Y AGOTAN.

Estamos aferrados a los móviles, a las redes sociales. Principalmente porque creemos que estamos conectados con los demás. Porque aunque seamos timidos, nuestro Facebook nos dice que hemos superado los 1.000 amigos, cosa que hasta nuestra madre nos felicita recordando lo que nos costaba salir de casa. Por no hablar, de la compra de seguidores, para aparentar que sabemos hacer Networking y que los demás, por fin han sabido darse cuenta de los profesionales, genios, guapos , inteligentes, buen físico que somos…

Creemos que estamos conectados con el mundo, cuando realmente para mí, pienso que cada vez estamos más desconectados.

Creemos que a día de hoy es bueno tener cuantos más amigos mejor. Aceptar todas las solicitudes en Facebook que nos lleguen, aunque sea un virus o no sepamos de donde viene esta persona.

Estamos en la era de Cuánto más mejor, cuando en realidad tendría que ser, CUÁNTO MENOS, MEJOR. 

Pero es que luego cuando preguntas a la gente, cuantos amigos de verdad tienen, o por cuántos podría la mano en el fuego, de los 5000 que tiene en sus redes sociales, si llega a 3 personas  por las que daría la vida, vamos bien.

Nadie es capaz de prestar atención a tanta gente a la vez, saber qué le pasa a cada uno de sus seguidores, qué artículo ha publicado una persona o que libro está leyendo la otra.

¡¡NADIE!!.

Hace un tiempo me decían que era una persona que muy exclusivo en cuanto a las relaciones que tenía.  Al principio al oír esa afirmación, parecía que era estilista con la gente que quería relacionar. Si no podía sacar nada de ti, no quería hablar contigo.  Parecía que iba por la vida, como los emperadores romanos, con mi dedo, determinando si una persona SI u otra NO, tenían el derecho de hablar conmigo.

Pero no era así. Le contesté que no era exclusivo, sino que sabía distinguir entre una relacion real de amistad y una imaginaria. Y eso lo he aprendido con el tiempo. Algo de lo que estoy muy agradecido.

No apegarte a nadie,  vivir el presente, estar con la gente que te hace bien, te inspira y hace mejor persona,  y saber que si alguien te la hace una vez, te la hará de nuevo y para eso, mejor alejarse cuánto antes.

Hay una frase que nos dice :” Somos el promedio de las 5 personas en las que pasamos la mayor parte del tiempo”.

Haz una lista de esas personas. Y dime los resultados que estás consiguiendo en tu vida a través de esas personas, de lo que te inspiran, de las motivaciones que te inyectan. ¿Con quien pasas la mayor parte del tiempo y acabas siempre sin energía? ¿Con quién pasas poco tiempo y siempre que lo ves, estás alegre, con ganas de comerte el mundo? ¿Con quién te has preguntado muchas veces para qué sigues viéndolo si no te aporta nada más que problemas?

Son algunas de las preguntas que no nos hacemos de forma explicita, pero es el paso del tiempo quien acaba respondiéndolas.

Somos personas apegadas a las personas. Claro que las necesitamos para vivir, pero ya podemos saber qué nos están haciendo la vida mártir, que es hora de decir adiós a esa relación que lo único que nos trae es problemas, que lo único que pensamos es: ” Buah, ya son muchos años, ¿Para qué cambiar?, La quiero como es y punto.. Más vale malo conocido que bueno por conocer..” Y así hasta la próxima vez que la veamos o nos haga otra puñetera jugada que nos haga lamentarnos y sentir los tontos que somos.

¡¡Es hora de la Operación Bikini Emocional!!.

No se trata de ser un déspota y decir: “Ahora no me interesas. Y te mando a la mierda“. Es que te está dañando a tu salud emocional, a tu día a día, a tu profesionalidad en muchos casos, y antes que empieces la 3 Guerra mundial por una chispa, es mejor decir adiós.

La operación Bikini Personal tambien te ayuda a darte cuenta, que has dejado de lado a personas por otras. Personas que el tiempo o las circunstancias habían hecho que dejarais de hablar o veros y que recuerdas por los buenos momentos que pasabais juntos, los consejos que te daba o cómo te inspiraba.

¿Qué beneficios tiene una Operación Bikini Personal?

  • Que la vida es mirar adelante. Que unos avanzan y otros se quedan atrás. Siempre rodéate de gente que te inspire a ser mejor en tu desarrollo personal y profesional.
  • Que por tener amigos, por no sentirte solo habías hecho muchas tonterías, dándote a los demás cuando en realidad, algunos no se merecían ni el hola.  Da gracias por los momentos vividos por esas personas, y hasta por los malos. Porque te han ayudado a ser mejor persona.
  • Te ayuda a darte cuenta, que nos dejamos llevar por las luces y parafernalias en cuanto a seguir a muchos gurús. Creemos que son especiales, tocados con una varita mágica , con un talento especial. Y cuanto más lees, aprendes, vives, te desarrollas, te das cuenta que aquellas personas que seguías, quizá no son nada de lo que parecen ser.  No se trata de cortarles la cabeza ni ir contra ellos, sino tú seguir adelante y darte cuenta, qué quieres otras cosas, que otras personas satisfacen tus necesidades más profundas profesionales y espirituales.
  • Que tienes que tener cuidado a la hora de trabajar con amigos. Nos hacemos ilusiones, pensamos que nunca habrá problemas, que no hace falta firmar nada, que todo irá a las mil maravillas, que todos haréis el mismo trabajo y que la vida es perfecta. Cuida porque cuando hay dinero de por medio, reconocimiento o poder, la amistad de muchos años acabará arrasada como hacen los huracanes por las casas de Texas.
  • Que no es amigo quien está ahi aplaudiendo todo lo que hagas, compartiendo tus artículos o yéndote los sábados por ahi, sino aquel que no ve el poder de tu nombre o a dónde vas a trabajar, sino aquél que ves más allá de todo eso.
  • Las relaciones que vives sin tapujos ni miedos, unas relaciones sanas. Que sabes que te aporta cada persona, que puedes esperar de cada una de ellas y sobre todo, lo que te tiene que dar una relación, TRANQUILIDAD. Que para maremotos ya está la política.

Así que recuerda:

  • Da gracias a todas aquellas relaciones que te lastran , ponen dolor de cabeza o de los nervios y haz que entren en tu Operación Bikini Personal. Si quieres positivismo, motivacion e inspiración en tu vida, recuerda eres producto de las 5 relaciones que tienes, y si son negativas para ti, no le eches la culpa de tu vida al gobierno, sino son los responsables esas personas que te rodean.  Y tú por saberlo y aguantarlo
  • Es por tu salud emocional y profesional.  No es egoísmo o aparentar, es por tu tranquilidad.

Si quieres empezar a conseguir avances en tu vida, empieza por tu OPERACIÓN BIKINI PERSONAL. Todo empezará a ir mucho mejor.

 

 

 

Mónica Galán Bravo: “Un paso cada vez, puede solventar cualquier miedo”

Hoy dentro de la Sección de “Conversaciones con...” es una placer presentar a Mónica Galán. 

Podría empezar diciendo que Mónica es la entrenadora de referencia en hablar en público en nuestro país. Clientes como Telepizza, Ikea , Leroy Merlin…son algunos de sus clientes. Experta entrenadora en comunicación, oratoria y comportamiento no verbal.  Además una de las referencias nacionales en Formación de Alto Impacto. Así también enseña técnicas vocales y habilidades  escénicas a oradores profesionales ,formadores o presentadores de televisión.

Sus años de experiencia lo ha recogido en un libro titulado “Método Bravo. La herramienta definitiva y (divertida) para hablar en público de forma brillante en 5 pasos“, de gran éxito desde su publicación.

Nos encontramos con una de las formadoras y speaker referencia en este país. Pero ante todo nos encontramos cuando estamos delante de ella profesional, que habla con pasión de su trabajo, enérgica, alegre y siempre mirando al futuro con un ojo positivo.

Podéis conocer más el trabajo de Mónica a través de su Web, Twitter y LinkedIn.

Bienvenidos a una conversación junto a una de las mejores formadores que hay en la actualidad.

.- Si fueras el titulo de una conferencia, ¿Cuál sería?

Comunica mejor para ser más feliz.

.- Tratas en tu libro, cómo afrontar el miedo de hablar en público. Miedo que junto al de Haciendo y el dentista, son los más importante para el ser humano, ¿Cómo hacemos frente al miedo?

Un paso cada vez.

El miedo está siempre. Y solamente cuando está el miedo es cuando uno debe ser valiente. Sin miedo no habría valentía.  Sólo podemos ser valientes cuando hay miedo.

Y al miedo nos enfrentamos probando, un pasito cada vez, acercándonos. Siendo más grande que él.

Si por ejemplo con el miedo al dentista, vas un paso cada vez, te das cuenta que no es para tanto. ¿Tienes que tener miedo cuando te estás vistiendo? NO. ¿Tienes que tener miedo cuando estás llegando? NO. Porque una vez anestesiado, ya no te enteras de nada.

Un paso cada vez, puede solventarte cualquier miedo.  Te hace sentir el control por encima de las situaciones.

Y en los momentos de miedo son los únicos en los que desarrollar la valentía. No se puede ser valiente si no hay miedo.

.- ¿Te acuerdas de la 1º vez que hablaste en público?

Perfectamente. Fue terrible. Desastrosa.

Solo fue desastrosa para mí.

Aunque decimos que hablamos mal en público, en realidad nos creemos estupendos. Pero sucede que nuestras expectativas con el resultado final, siempre hay un abismo entre el resultado que esperamos y lo que verdaderamente es.

Escucharnos en una grabación, nos aborrece ya que no la oímos igual en la grabación como la oímos dentro de nuestra cabeza. No nos gustamos en video, y pasa esto porque no asumimos las expectativas que hacemos las cosas un poquito mejor . Y aceptar la mediocridad de quien todavía no es un experto, no la supera todo el mundo.

Todos cuando empezamos a tocar un instrumento, somos un zote. Al no ser que nazcas con ese talento, eres un zote.

Para mí la 1º vez fue desastrosa, ya que me imaginaba que iba a salir mejor. Pero me tembló la voz, me sentí con mucho miedo, no tenía un método o sentí que no fui clara en mis explicaciones.

Aunque los que me vieron desde fuera, me dijeron que no fue tan terrible. Aunque a día de hoy reconocen una evolución evidente. Pero para mí si me pareció terrible.

.- Se habla de los beneficios de hablar en público. Pero la gente piensa que si no eres un directivo o un speaker, no hace falta tener esa habilidad. ¿Pero qué poder tiene el saber hablar en público?

Muy buena pregunta, ya que se acerca al significado que yo tengo de lo que es la oralidad.

La forma en la que a mí me gusta trabajar la oratoria, tiene una vertiente práctica, ya que hay muy pocas profesiones, en las que no haga falta hablar en público.

Pero tú me preguntas por otro aspecto, y para mí, hablar en público es un método para mejorar la autoestima.

Yo tengo el pensamiento férreo, de que así eres, así hablas. Nuestra forma de comunicar está mostrando de la manera más pulcra posible, cómo somos internamente.

Aquí hay un circulo virtuoso, ya que cuando nos creemos poca cosa, podemos hablar de los cientos de miedos que nos invaden, también es posible que cuando desarrollas una forma de hablar liberadora, con aplomo,… no solamente estás luciendo hacia afuera, sino también mejorando la forma en la que tú te ves por dentro.

Esta es el caliz que yo tomo de la comunicación, que si bien es muy práctica hacia afuera, porque comunicar de una forma más eficaz te acerca a los objetivos establecidos ,  además hay otra vertiente, ya que cuanto mejor hablo en público, mejor me considero a mí mismo.

.- Los discursos se piensan que son hacia los demás, ¿Pero también tendríamos que saber escribir discursos para nosotros mismos?

Pienso que un discurso que no merece la pena ser escrito, no merecerá la pena ser escuchado.

Cuando los directivos me dicen que prefieren improvisar o fluir, vuelvo a repetir, sino merece la pena ser escrito, no merece ser escuchado.

Hablar bien en público, implica pensar bien en privado. Y el primer receptor de tu discurso, eres tú mismo. Y si a ti mismo, no te gusta, no esperes encantar a los demás. Claro que puede gustarte lo tuyo y los demás, no lo entiendan o no les encante, y estará OK. Pero si a ti no te gusta, es complicado que enganche a otros.

Los discursos que nos escribimos a nosotros mismos, muchas veces,  son al igual que dicen de las personas que se hablan así mismos en el coche de inteligencia, es la inteligencia consagrada con la calma. Escribirte a ti, es un momento de sosiego y de común unión con uno mismo. Es momento de escucharte y dejar escrito eso que necesitas expresar.

Yo creo que también hay que honrar mucho lo que es la palabra escrita para entender la palabra hablada. Ya que hay una frase que yo digo mucho, que es ” la más suave de las tintas es más fuerte, que la más fuerte las memorias”. La oralidad tiene una magia ya que las palabras se las puede llevar el viento, pero sin embargo, la palabra escrita si encierra ese afán de perdurabilidad, que tenemos los que nos enamora la comunicación.

.- ¿Somos lo que hablamos?

Desde luego.

Pero somos muchas cosas. Yo soy la Mónica romántica y la centrada también.

Por cómo habla alguien estás descubriendo, los signos de su personalidad muy marcadas.  Pero también si cambiamos lo que hablamos, podemos cambiarnos a nosotros mismos.

.- ¿Qué debería haber siempre detrás de un aplauso?

Agradecimiento.

Me pone enferma las personas que no aceptan el aplauso mostrando una falsa humildad, o una humildad mal entendida.

El aplauso es la respuesta del público ante tu regalo inicial que les hayas dado, una canción, una poesía o lo que sea. Tú no puedes quitarle la bidireccionalidad, ya si no fuera un debate, ellos te están devolviendo a ti en relación a algo que tú les has dado antes.

.- ¿Qué papel debe tener el Ego en nuestras vidas?

Yo no estoy lo suficientemente iluminada, para decir que al Ego haya que apartarlo por completo.

En relación a la pregunta anterior, te digo que quien está apartando un aplauso, está apartando todo el ego. Creyendo que no recibiéndolo, les está demostrando que no es para tanto.

Yo creo que a la hora de mostrarse en publico, hay una parte del ego que si, es necesaria. No tener ego sería como tirar la piedra y esconder la mano.

Creo que cuando un orador aparece en escena, tiene que notarse su presencia. Y eso implica honrar tu propio ego. También hay que tener en cuenta, cómo todos sabemos, que un exceso de ego, es negativo.

Pero no me gustan los oradores sin ego. Si estás debajo del foco, aprovecha el momento para dar tu mensaje. No se puede estar debajo del foco y en el patio de butacas a la vez.

.- ¿Qué pondría en una valla publicitaria si te diera ese poder?

No te creas todo lo que piensas. Las certezas son cosas de locos. Solo los genios dudan

.- Conocemos muchos bluf en redes sociales, en el escenario, ¿Quién o qué otorga la autoridad para hablar de un tema?

La audiencia. Hablamos de bluf, en realidad nos metemos con quienes ya tienen ese reconocimiento.

Cuando consideramos a un bluf, estamos creyéndonos nosotros mismos la flor de la intelectualidad. Cuando en realidad no lo es. Puede que con lo que yo sé, me puede parece que lo que la otra persona da, no sea para mí lo suficientemente bueno. Pero si ese bluf, esta funcionando es porque hay gente que le gusta.

¿Qué hay detrás de un bluf? que hay gente que le está valiendo ese mensaje.

No seamos tan críticos, porque no podemos pensar que nosotros somos unos genios y los demás son gilipollas. Hay que descubrir porqué algo deben estar haciendo bien.

Quizá detrás de un bluf, hay cosas que todo el mundo sabe, frases simplonas que todo el mundo sabe, pero que ha encontrado la manera de contarlo de una manera que no deja indiferente a alguien.

.-  Considerada por muchos como una referencia como formadora y speaker en nuestro país , si echas la vista atrás, ¿Qué ves?

A los que confiaron en mí cuando no tenía ese apelativo. A los que vieron un potencial y no dejaron que yo misma me agobiara con el potencial. Porque es muy terrible decirle a alguien que tiene potencial, que va a ser muy buena y a lo mejor ese posible futuro que tú ves, no sea verdad. Te tienen que dejar esa oportunidad.

Dejemos de decir rollos y demos la oportunidad.

.- ¿Qué piensas la mayor parte del tiempo?

De cómo aplicar dentro, lo que aplicamos afuera. Y mira que yo no me dedico solamente al coaching tal cual, pero buenos consejos tengo para todo el mundo y que facilidad tengo para fumármelos a veces.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

No querer estar en otro lado.

.-  Una conversación que recuerdes. 

Una conversación con Rubén Turienzo. Una conversación en la que él me explico la importancia en la que hay ocasiones que hay ocasiones que es mejor volar bajo el radar. Todo lo contrario a un ser de mucho ego.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

El otro día escuchaba una crítica a un ponente. Pregunté a esa persona hacia cuanto no le veía y me contestó que hacía 4 años.  Así que por lo tanto , una reflexión es que sobreestimamos lo que se puede conseguir en un año y subestimamos lo que podemos alcanzar en 5.

Tienes el derecho a reinventarte cuando te de la real gana y cómo te de la gana.

¡¡En la derrota siempre hay cosas que se hicieron bien!!

“El arte de vencer se aprende en las derrotas” decía Simón Bolívar.

Nos cansamos de leer siempre lo mismo.

” Para alcanzar el éxito, hay que fracasar“:

Eso quiere decir, que cuanto más te arruines, cuantas mas veces te caigas, nos dicen que antes llegaremos al éxito.  ¡¡O eso dicen!!. Porqué siempre hay alguno que se encariña con la piedra con la que tropieza y nunca llega al éxito anhelado.

Se habla de que tenemos que fracasar, para llegar al éxito. Que es el único camino que tenemos que recorrer para llegar a la cima.

Y si has leído libros de desarrollo persona, biografías o historias de motivación, verás como hasta alcanzar ciertas metas, la gente se había caído unas cuantas veces hasta alcanzarla.

Así que si nos lo dicen los demás, nosotros lo creemos. Creemos que tenemos que pasar por muchos fracasos para llegar al éxito. Pero la impaciencia, la envidia , la gana de dar en los morros a los demás, nos hace que queramos para antes de ayer el éxito y los fracasos para otros.

Pero si intentamos algo por primera, lo primero que obtendremos es el FRACASO. Siempre. Porque si lo consigues a la primera de cambio, ya me dirás qué formula has utilizado y aplícala a todo, si a partir de entonces, todo te sale a la primera.

Estudiamos los fracasos cuando se ha alcanzado el éxito. O eso decimos, lo que realmente decimos es que lo hemos pasado mal, pero nos olvidamos de las caídas y lo único que queremos hacer es disfrutar del éxito que hemos conseguido.

¡¡No seamos hipócritas!!. En qué fallamos ya no importa, importa el éxito en ese momento.

¿Pero qué pasaría si estudiáramos los éxitos cuando hemos fracasado?

Mi vida está llena de muchos fracasos, caídas, NOES, …como tú quieras llamarlos.

Expectativas no cumplidas. Sueños que me iban a llevar al éxito y a poder tocar los sueños que llevaba tiempo anhelando. Con ilusión, ganas y esfuerzo me ponía en marcha, pero por diversas circunstancias y en otras, yo mismo, la respuesta es NO.

Cuando fracasas o no alcanzas las expectativas creadas, no crees que haya un éxito en ningún lado. Te flagelas, te rebozas en la mierda que es lo único que crees que has conseguido e intentas que los demás no te lo recuerden mucho.

¿Pero y si hubiera éxito en el fracaso que has conseguido? Y creo que hay mucho más del que nos imaginamos.

La gente que me conoce, sabe que no soy un “Happy flower” ni que obvio la realidad a través de pensamientos positivos aunque me estén metiendo cuchilladas por detrás. No soy así.

Pero echando una vista atrás con toda la colección de fracasos en mi vida, y los que me quedan, estudiándolos, he alcanzado más éxitos y principios de éxito a través de las caídas, que con los éxitos alcanzados.

¿Por qué?

Como te he comentado, cuando alcanzas el éxito, no piensas en el pasado, solo quieres disfrutar del presente, pavonearte y seguir avanzando. No aprendemos del camino recorrido y luego cuando nos preguntan cómo lo hemos hecho, respondemos “Ni idea, la verdad que el pasado es pasado, ahora sólo importa el presente..”

Cuando fracasas, nos focalizamos en el resultado y no en el proceso. No creemos que hayamos conseguido nada, bueno si, crees que seremos el hazme reir de los demás y el señalado como fracasado hasta el resto de nuestros días.

¡¡EN LA DERROTA SIEMPRE HAY COSAS QUE SE HICIERON BIEN AUNQUE NO LO CREAS!!

¿Qué éxitos hay en un fracaso?

  • Has avanzado más que si estuvieras viéndolas venir. 

Te has quitado la pereza. Has estudiado. Te has esforzado, has luchado. Te has adentrado en un campo que no conocías y querías conocer.

Has hecho mucho más que las personas que añoran una vida mejor pero se dan al alcohol, sexo o drogas, para que se vayan de su mente y no pensar en ellos.

Has tomado las riendas de tu vida, cosa que hasta ahora era el sofá quien tenía el destino de tu vida.

Habrás recibido un “todavía No” o un “por aquí no es el camino correcto”; pero te digo que habrás avanzado mucho más que añorando algo por el que no das un paso adelante.

  • Siempre habrás obtenido resultados. 

Un resultado no es positivo ni negativo en función de si se ha conseguido una expectativa o no. Sino que es subjetivo.

Para unos creerán que tu fracaso, es eso, el mayor de los fracasos. Para otros, verán que has conseguido mucho más de los que ellos creen que podrían conseguir en su vida.

Si piensas, seguro que habrás alcanzado pequeñas metas. ¡¡SEGURO!!.

Estúdialas, mira qué has hecho bien. Qué has obtenido con esa acción. Investiga hacia dónde podría llevarte esa acción realizada.

Te aseguro que no habrás llegado a meta, pero seguro que habrás superado otras pequeñas metas que no pensabas alcanzar y que te llevarán a esa meta, o quizá a otra mejor.

  • Inspiración y Liderazgo

Podrás haber hecho el mayor de los fiascos, la mayor cagada para ti, pero  te aseguro que para mucha gente serás inspiración. No para ser carne de Memes o cotilleos, sino para ver que gente como ellos han dado un paso adelante y han luchado por una meta soñada por ellos también.

No habrás conseguido la meta, pero seguro que habrás conseguido ser inspiración para otras muchas personas.

  • Le has puesto cara al miedo. 

Creo que una de las cosas mas importantes es esta. Estamos liderados por el miedo.

Miedo a salirnos de lo establecido, a ser señalados por diferentes, miedo a no conseguir lo que queremos, miedo a conseguirlo… Más y más miedo, que nos hace querer algo pero no hacer nada al respecto.

El miedo nos hace creer que no somos dignos de nada, que no tenemos talento, que no valemos para nada, así que decidimos seguir lo establecido, lo que desean los demás para nosotros. Dejando a un lado para siempre nuestros sueños y metas.

Te das cuenta cuando le plantas cara al miedo, que es TODO UNA INVENCIÓN TUYA. Claro que hay incertidumbre en algo que no sabes qué va a ocurrir, pero tu ilusión, motivación, ganas, lo combate y acabas dándote cuenta, de que eres capaz de muchas más cosas de las que te imaginabas.

Enfrentarte al miedo, te hace encontrarte con tu esencia, con tu marca, con quien eres de verdad. Y eso es uno de los éxitos más importantes que siempre recordaré.

Estas son algunas de los éxitos que hay en los fracasos que he tenido en mi vida.

¿Y tú qué éxitos has alcanzado en tus fracasos? ¡¡Seguro que muchos!!

 

¿Te atreves con las 4 preguntas malditas?

El que hace una pregunta es un tonto por cinco minutos, y el que no la hace sigue siendo un tonto para siempre” dice un proverbio chino

Estamos todo el día preguntando y preguntándonos cosas:

“¿Qué me pongo? ¿Cómo habrá venido hoy el jefe? ¿Me contestará al mensaje que le mandé? ¿Cuándo recibiré el paquete que tanto estoy esperando? …”

Muchas de estas preguntas les damos una importancia vital. Pensamos que nuestra vida depende de la respuesta sea favorable o no a nuestros deseos, a nuestro futuro.

Creemos que nuestra vida gira en torno a preguntas que determinarán el número de seguidores que tendremos en las redes sociales o si el sábado tendremos plan con la persona que nos gusta.

Y luego cuando llegan los momentos de cambio en la vida, cuando sentimos que tenemos que dar un giro a la misma, nos da miedo preguntarnos cosas, porque en el fondo sabemos que lo veremos y escucharemos, es algo que llevamos tiempo sabiendo pero no hemos querido observar.

Son crisis , que encienden la chispa un tema personal o profesional. Crisis que hemos estado evitando porque creíamos que la vida nos estaba yendo bien como nos iban hasta entonces. Pero la vida es muy sabía y perra, y no ha parado hasta que no nos hemos dado cuenta que era la hora del cambio.

Es la hora de enfrentarnos a esas 4 preguntas. A las preguntas malditas.

Pero disiento cuando dice la gente, que es cuando tenemos que enfrentarnos a ellas. Yo creo y por experiencia propia, que una persona feliz, de éxito, se hace esas preguntas malditas todos los dias de su vida, sobre todo cuando se va a dormir.

Así que si no has pasado ninguna crisis en tu vida, te felicito desde aquí aunque no me lo crea mucho que no has tenido ningún momento de duda en tu vida. Pero si sigues leyendo este artículo y te apetece hacerte las 4 preguntas malditas, vamos allá. A lo mejor después de su lectura, es el principio del comienzo de un nuevo TÚ.

1.- ¿Quién eres y qué quieres?

No eres tus posesiones. No eres tus seguidores de internet. No eres los líos que tienes los sábados por la noche. NO eres las veces que te subes a un escenario para dar tu conferencia. No eres el dinero que tienes en la cuenta corriente o las veces que has tenido relaciones sexuales en los últimos 30 días.

NO ERES NADA DE ESO. 

Eres mucho más que eso.

Eres una persona que está en el mundo, un mundo que no tiene en él a nadie más único que tú. Con talentos que no sabes que tienes porque no te has dado la oportunidad de descubrirlos. Con formas de ver la vida única respecto a los demás. Pero sigues creyendo que no eres nadie, que no vale la pena intentar nada, porque crees y sabes a ciencia cierta que no lo conseguirás (no te lo crees ni tú, pitonisa).

Todo porque tu autoestima está mas baja que el valor de los bitcoins.  Porque te comparas con los demás y crees que mejor no intentarlo porque ellos están tocados con una varita mágica de creatividad y talento, y tú solamente con la de los kilos de más que te sobran.

Domina tus pensamientos y veras que eres mucho más de lo que eres hasta ahora.

En esta sociedad de la información y del postureo, queremos tenerla más grande que nuestra competencia. Más seguidores que ellos, ir más de viaje que nuestros cuñados para darle en los morros, hacer una boda más grande que la de nuestra amiga para darle envidia… En definitiva hacemos tonterías porque creemos que así seremos más felices.

Cuando en realidad, ¿Te digo un secreto? Lo único que quiere todo ser humano es estar en paz consigo mimos todas las noches cuando se va a dormir. ¿Lo demás? es una consecuencia de tus posibles actos, no de tu propósito principal.

2.- ¿Dónde te encuentras y por qué estás donde estás?

Nos encontramos en el AQUÍ y en el AHORA. ¿Lo demás? NO EXISTE.

Como se decía en clases de lenguaje, eran complementos circunstanciales de lugar, nada mas.

En el presente es donde nos encontramos. Hemos llegado hasta él porque las circunstancias que hemos tomado, te guste o no. Te guste o no has nacido en esa ciudad, estás rodeado de esos amigos que tienes ahora o de esa familia.

Pero eso no quiere decir, que ya no puedas hacer nada más. ¿O es que no has visto a gente que nació en lugares de pura pobreza y han salido adelante?

El lugar no determina tu futuro, y si tus pensamientos y actitud.

Así que recuerda, estás dónde estás por tus decisiones. Hazte dueño de ellas, acéptalas y si quieres un cambio, transfórmalas.

3.- ¿Qué querrías hacer y cómo lo harías?

Mira, no te conozco y perdona que me tome esta confianza, pero no me creo que no sepas que quieres hacer en la vida. NO ME LO CREO.

Una cosa es que no te atrevas a ponerle sonido a tus sueños, a tus proyectos pero otra cosa diferente es que no sepas dónde te gustaria encaminarte.

Y si empiezas a decirte, ” es que si lo hago…” todo lo que siga serán meras excusas, utilizando a los demás para tú no dar un paso adelante.

RECUERDA QUE SOLO TIENES UNA VIDA Y EL QUE ESPERA, DESESPERA.  Eso si, me parece correcto que no des un paso adelante, pero luego no te quejes de la vida de mierda que tienes, ¿Te queda claro?

Queremos saber el cómo hacer las cosas, el cómo alcanzar las metas y mientras tanto no hacemos nada. No damos un paso adelante, queremos saber todo ya antes de caminar.

Camina, da un paso y descubre a dónde te lleva. Disfruta ese paso, sácale  todo el jugo y es un paso menos para llegar a tu meta.

Y sobre todo , la excusa del dinero para formarte ya no vale. En internet hay muchas herramientas gratis. SI quieres, puedes.

4.- ¿Quiénes son tus aliados?

Cuando emprendas un camino, habrá gente que te dirá estás loco. Otros no querrán saber nada más de ti. Otros querrán que te olvides de ello. Pero otros te tenderán la mano para acompañarte en el trayecto.

También encontrarás gente por el camino que no conocías y que te ayudarán. Ya que ellos lo consiguieron y estarán encantados de ayudarte.

Pero también , cuando estamos en crisis, nos damos cuenta que mucha de la gente que considerábamos importantes o amigos en nuestra vida, no están. Ya no te quieren a su lado, no quieren aguantar tus problemas, pero eso si,, cómo no les ayudes con los suyos, te dicen de todo.

Limpia tu agenda de contactos de vez en cuando. Más vale una hoja de la agenda en la que sepas que puedes apoyarte , que no 500 contactos y dudes de todos ellos.

¿Y tú qué has respondido a las 4 preguntas malditas?