¿Has dado ya el primer paso?

“Aquello que puedes hacer o sueñas que puedes hacer, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia”  promulgaba Goethe.

Hoy, mientras me quitaba los zapatos, después de la caminata que me he dado, me daba cuenta que la vida  está llena de primeros pasos. Nuestros primeros pasos cuando somos bebes, nuestros primeros pasos en bicicleta, damos nuestros primeros pasos en una relación amorosa, nuestra andadura profesional o el primer paso para cambiar nuestra vida…

Puede ser un paso pequeñito o una gran zancada, pero todos ellos, nos acercan al éxito, a alcanzar ese sueño que siempre hemos tenido y cada uno  que no damos o retrocedemos, nos aleja de ello.

Ese paso, nos da la ilusión de levantarnos todos los días y cuando te miras al espejo, decirte: “Hoy puedo con ello, lo haré…. Sé que hoy es el día”

¿Que ilusión tienes en tu mente que te hace levantarte con ánimos todos los días?

Pero la mayoría de las veces, ese primer paso nos cuesta “Dios y ayuda”. Dudamos de “hasta nuestra sombra”, preguntamos a todo el mundo si nos recomendarían hacerlo o hablamos con la almohada, pero nunca sabremos cual es el siguiente paso adecuado hasta que no lo demos.

 ¿Cuántas veces has hecho algo que pensabas que era lo correcto y luego te has dado cuenta de que NO?

Pero en otras muchas, te has “lanzado” sin saber qué había detrás y has conseguido lo que querías, simplemente por dar ese paso.

Porque lo hacías con confianza, y con confianza es cuando suceden las cosas.

Pero me doy cuenta, que entre los problemas que hay para ese primer paso, son las presiones del Exterior, la Sociedad, la rutina.

Cada día conozco más gente, que le gusta vivir en su día a día, con su rutina, pero no son felices, como luego te explican a escondidas de los demás. Querrían que su vida cambiara, hacer cosas diferentes, pero no se atreven a dar ese paso, a dar ese cambio, miedo a lo desconocido, a saber que las cosas cambiaran, aunque así lo deseen.

Son personas que no saben encontrarse a sí mismos, que depende de las opiniones de los demás, de las circunstancias, se dejan llevar por el pensar y sentir general de su alrededor. Son personas que no saben encontrar el equilibrio entre uno mismo, su sentir y el estar en contacto con los demás, el equilibrio entre el interior y el exterior.

¿A qué todos tus amigos/as, son personas que piensan igual que tú, normalmente? Seguro que SI, y ¿a qué cuando alguno/a dice o hace algo diferente a la rutina del grupo, se mira con ojos diferentes? Pues ese el miedo que tenemos, a salirnos del “rebaño”, aunque sepamos que el paso que tenemos que dar, es el adecuado para nosotros.

Se una persona con coraje. Analiza la situación que vives y piensa si tienes que abandonar la idea de  ese paso que tienes que dar o darlo con toda la confianza. Pero que tu decisión no depende de lo que digan los demás, sino de ti.

Y sobre todo, es impresionante, ver como las cosas fluyen sin tú hacer ningún esfuerzo en la vida, pero en muchos casos, no son las cosas tan fáciles y no gana el que tiene más fuerza, sino el que resiste a la situación.

¿Te consideras una persona con coraje? ¿Esperas en la vida que todo sea perfecto, el momento perfecto para dar ese paso tan necesario? ¿ O andas en la vida aunque sea a trompicones?.

Y como diría Frida Kahlo: “Pies para que los quiero… si tengo alas para volar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: