¿Y tú qué ofreces?

Quizá no le agrade el trabajo que realiza ahora. Hay dos maneras de salir de ese trabajo. Una es no poner mucho interés en lo que hace y limitarse a hacer solo lo “necesario” para ir tirando. Pero muy pronto encontrara la salida, porque dejaran de pedirle sus servicios”, decía Napoleón Hill.

Lo digo por propia experiencia y por lo que cada vez voy observando a mi alrededor,  que cuando trabajamos en lo que realmente queremos,  trabajamos más y mejor, se nos pasan las horas “tontamente”, nos da igual que no nos paguen lo que realmente tendrían que pagar, no nos importa, porque para nosotros no es ningún sacrificio.

Y sobre todo, me he dado cuenta, que aquellas personas que trabajan en lo que realmente siempre han deseado y querido, no tienen el apoyo de su gente, han combatido contras las opiniones negativas de sus familiares y amigos, consumiendo al principio de la andadura profesional, mucha de la energía combatiendo las mismas.

Pero dicha persona, compensando esos “malsabores”, compensando con los grandes beneficios mucho más importantes, como es la felicidad de trabajar en lo que quiere y segundo son personas, con un mayor nivel económico que una persona que solo hace su trabajo para “ ir tirando”.

Hoy he observador en primera persona,  los beneficios de dar un mayor y mejor servicio por el que nos pagan.

He ido a una tienda muy pequeña de Zaragoza, a comprar una cosa. Delante de mí solamente había una persona, a la cual ya le estaban ateniendo. Pero me he quedado escuchando y observando la situación que acontecía delante de mí. No he oído el comienzo de la misma, pero se notaba que trataba de un cambio.

Le comentaba que no tenía el ticket, que había sido una compra de algún familiar y que no lo habían encontrado, que lo sentían. El chico muy gustosamente, le ha pedido unos datos y los ha buscado por el ordenador, confirmando que habían hecho allí la compra. Le ha comentado que no había ningún problema, a pesar de no tener el ticket, que se lo devolvían gustosamente. Ella no tenia derecho al reembolso al no tener el ticket, pero al instante sacaron el dinero de la casa y se lo dieron. Iba con otra chica y hablando los tres, le decía que hablarían de la tienda, por lo bien que las habían atendido y los consejos que les había dado sobre el producto en cuestión, por su amabilidad.

No conozco la clientela de la tienda, pero seguro que será mucha y muy contenta siempre por la atención y el servicio de la misma.

¿ Quién no ha ido al Corte Ingles, por ejemplo,  y teniendo una dificultad con una prenda o algo, se lo han resuelto que se ha ido más contento que antes, por cómo nos han atendido y la solución dada? Creo que todos alguna vez.

Muchas veces es una política de empresa pero otras muchas, no es así. Son las propias personas, por iniciativa propia.

Ya no hace falta estar trabajando en una empresa , sino también en la vida diaría.

Hay muchas razones para hacer mayores esfuerzos por lo que nos pagan o nos tendrían que pagar y muchas de ellas, las he deducido con las entrevistas que realizo, pero hay dos que sobresalen:

1.- Tienen una mayor reputación en relación a las demás persona o empleados, ya que hacen un mayor esfuerzo al que le correspondería por su sueldo y/o horario. Esa mayor reputación conlleva convertirse en un trabajador con un “buen cartel” y más posibles ofertas de trabajo.

2.- Son personas que tienen una mayor capacidad de trabajo, lucha y capacidad de resistencia. Y con la reputación que se han ganado, son capaces sin ninguna dificultad, dejar cualquier trabajo o situación pro desagradable que les parezca.

Si en la vida rindes, en cualquier faceta de la misma, “ para ir tirando”, lo que conseguirás serán cosas mínimas en comparación a la gente que haga ese esfuerzo de más, que son las personas que realmente consiguen éxitos.

Creo  que este principio ( y no estoy diciendo de matarse a trabajar y hacer 200 horas extras todos días) es un método que permite promoverse tanto en la empresa, como ya he dicho en muchas facetas no solo profesionales, a niveles superiores

Y esto es lo que se llama la Ley del Rendimiento de la Inversión.

La gente busca qué puedo sacar de mi trabajo en lugar de qué puedo ofrecer…. ¿ Tú de qué tipo de persona eres?

Así que la próxima vez, que digas : “ No hago nada hasta antes saber cuanto voy a ganar,  o que voy a ganar a cambio”. Piensa en esta entrada.

Si quieres conseguir el triunfo y pasar por él, piensa que ofreces a los demás.

A partir de ahora me gustaría que este fuera tu lema : ” Permítame que le muestre el color de mi servicio para que pueda mirar el color de su dinero si a usted le gusta mi servicio”.

 

Anuncios

2 Responses to ¿Y tú qué ofreces?

  1. alvaro says:

    me ha encantado el artículo. Yo soy abogado, y colaboro en dos medios de comunicación locales y con mínima audencia por lo que no cobro ninguna cantidad, y le aseguro que soy mucho más feliz cuando escribo o hablo por la radio, que cuando me pongo la toga.

    Siga con el blog porque es muy interesante, muchas gracias.

    • Buenos dias Alvaro, que tal? deseo que muy bien. Gracias por tu comentario. Estoy a tu entera disposición para cualquier cosa en la que pudiera ayudarte, sera un placer hacerlro, de corazon. Y me imagino como te sentiras… con la radio y escribiendo, estaras fluyendo, disfrutando del momento, de lo que haces, te entiendo y lo estoy viviendo en estos momentos con el blog… Animo y sigue asi… Gracias a ti de todo corazon por seguir el blog, en lo que pueda ayudarte, ahi estare para ti. Gracias a ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: