!!Por mi culpa, Por mi culpa!!

Las mismas culpas hallan diversa suerte, uno recibe por su delito el suplicio, y el otro, la corona”, decía Decimo Junio Juvenal.

“Salvese quien pueda”. Es lo que hacemos, en muchas de las situaciones que ocurren en nuestro día.

“Yo no tengo la culpa de haber suspendido, la profesora me tiene manía. Hemos roto porque no hay manera de cambiarlo, así no puedo estar… Será mi jefe, pero yo no he tenido la
culpa de ese error en la factura, es lo que me ha dicho él que pusiera.. A mí no me gritas, he ido a comprar lo que me dijiste, mama… Yo no cambio mi forma de ser, que la cambien ellos si quieren”.

Alguna vez creo que lo he comentado. Desde pequeños, hemos aprendido, cuando nos peleábamos con nuestros hermanos o rompíamos algo, que la culpa es de los demás y no nuestra. No  somos capaces de hacernos responsables  y mucho menos de nuestras acciones. Y de mayores, existen muchas personas que siguen con dicha conducta.  Piensan que todo lo que les pasa, es culpa de los demás y ellos no tienen ninguna responsabilidad de los resultados acaecidos.

Ser responsables de nuestra vida, de nuestras acciones, de nuestros errores, nos da la posibilidad de tomar medidas, para no volver a hacerlas, para que no se repita.

Pero nuestra sociedad está basada en el castigo. Si haces algo, te castigaran, cortara tu pareja contigo, te pondrán una sanción en el institudo,  en el trabajo o una multa el guardia de tráfico. Imponer un castigo es algo más rápido y de efecto a corto plazo, pero los efectos secundarios son totalmente pernicioso, seguro que te acuerdas de algún jefe que solamente
hablaba a sus trabajadores, amenazándoles o algún profesor.

Y es verdad, lo que se dice, cuando has cometido algún error, no has fracasado en el intento, sino míralo como un aprendizaje, para la próxima vez. “Se donde falle, esta vez no
volverá a pasar, me he portado mal, sé que tengo que cambiar, no volverá a pasar más..”

Seguro que conocerás alguna persona que tiene por frases, cosas así: “ Yo nunca me he confundido, soy perfecto, la que te confundirás serás tú, dime cuando me he confundido yo..”.  Esa persona intenta ser perfeccionista, pero siento que es algo totalmente inútil. Nos da miedo darnos cuenta que somos seres humanos cuando nos confundimos, pero es así, desde que nacimos somos seres humanos. No somos súper hombres aunque nos lo creamos.

Pero la experiencia, me ha dicho, que cuando he cometido un error, ( y he cometido unos cuantos a lo largo de mi vida, y se que me quedan aún más ) ha causado un mayor impacto en mí y aprendiendo mucho más de ellos, que cuando pensaba que eran situaciones favorables para mí.

Aunque sean dolorosas dichas situaciones, hazme el favor de no eludirlas, ya que te harán más fuerte.

Pero hay personas que son totalmente al revés. En vez de culpar a los demás por lo que le ocurren, viven en un sin vivir, pensando que son ellos los máximos culpables por todos los sucesos que le ocurren. Y todos tenemos alguna persona así junto a nosotros. Son personas que  se lamentan por cosas del pasado y que por
ellas, les ha venido todas dadas ,según ellas. “Si hubiera hecho aquello que tanto quería cuando tuve la oportunidad…ahora mi vida sería totalmente diferente, si no hubiera pasado lo que ha pasado… seriamos todos más felices..”

No se puede estar todo una vida, quejándose de algo que ya paso, no te deja disfrutar del presente y sobre todo te quita energías para el futuro.

Todos hemos cometidos errores en nuestro vida, pero como dice el dicho:” lo pasado, pasado esta”

Todos cuando tomamos una decisión, pensamos que es lo mejor para nosotros, o eso pensamos, que gracias a ella conseguiremos lo soñado, que era a lo mejor que podríamos optar en esos momentos.  Pero a lo mejor acaba saliendo mal dicha opción, pues no lo veas como un fracaso, porque como dice Samuel Johnson: “el éxito consiste siempre en seguir hacia
adelante”.

Aprende de los resultados, que no eran los que tú esperabas,y pon medidas para que no te vuelva a pasar más. Porque flagelándote por lo que ha pasado, no vas a cambiar la situación, sino que estas cerrándote al aprendizaje.

¿MERECES SUFRIR DOS VECES POR LO MISMO? ¿QUIÉN TIENE LA CULPA DE TODO DE LO QUE TE OCURRE? ¿TÚ O LOS DEMÁS?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: