¿Te sientes frustad@? Tranquilidad en los momentos difíciles…

Decía Jacinto Benavente: “La vida es como un viaje por la mar: hay días de calma y hay días de borrasca, lo importante es ser un buen capitán de nuestro barco”.

Todos los días intento irme una hora, por lo menos,  a andar por Zaragoza, me pongo mi música y me pongo a caminar por la ciudad. Muchas veces ni sé que estoy oyendo, porque me gusta observar a la gente, y esta tarde me fije, mientras estaba parado en el paso de cebra, en una pareja , que al otro lado, con gritos y aspavientos, se decían que habían perdido una bolsa y se reprochaban la culpa mutuamente. Me entraron ganas al pasar a su lado, como en el anuncio de la televisión, recomendarles que comieran cereales para cenar.

Durante mucho tiempo, me preguntaba entre lloros y rabia, y alguna vez lo hago: ¿Por qué no puedo lograr yo un puesto de trabajo? ¿Qué hago mal?  ¿Por qué él/ella, puede conseguir un puesto de trabajo y yo no?  Y estas preguntas se pueden aplicar a cualquier tema de la vida diaria, el amor, la familia, los amigos, cualquiera… Intentar responder a estas preguntas, nos lleva a la frustración en la mayoría de los casos, queremos controlar las circunstancias que ocurren en nuestra vida y eso es IMPOSIBLE.

Intentamos hacer siempre todo lo posible para conseguir nuestros sueños, nuestras metas, conseguir a esa chica que tanto queremos y amamos, ese trabajo que tanto deseamos, pero no queremos  ver que la vida es un continuo movimiento. Que las circunstancias cambian aunque nosotros no queramos y podemos fallar en nuestras metas. Es lo que produce nuestra insatisfacción, nuestras frustraciones.

En esos momentos, intentar solucionar dicha dificultad, es totalmente imposible. Nos guiamos por la emoción y nos preguntamos principalmente: “¿Por qué a mí?” Los seres humanos somos química,  y en dichos casos, tenemos dos opciones:

1.- O nos dejamos llevar por la emoción. (Lo solemos hacer todos ).

2.- Y esta opción es la que te recomiendo, si, déjate llevar por la emoción pero luego gestiónala hacia otra visión, más positiva, más enérgica, poniéndote en acción para transformarla.

Las emociones hay que gestionarlas desde un estado de tranquilidad. ¡ SI LA TRANQUILIDAD CONSTANTE NO EXISTE, LO SE!.  Una vez leí, que la vida es un constante péndulo y que te tienes que intentar sentirte en medio de él. Y es verdad, piensa en momentos alegres de tu vida, y cuando los estás viviendo con euforia, no tarda en llegarte algo malo a la misma y lo mismo pasa al revés. Por eso es recomendable vivir la vida con tranquilidad, con neutralidad.

A ver si me explico mejor, intenta mirar dicha dificultad desde fuera, como si te comentara un amigo que está pasando por la misma, tomate el tiempo que creas necesario e intenta pensar o hacer otras cosas y no estar como “obsesos” pensando en el tema en cuestión, porque cuanto más tiempo pensemos en él, “más grande” lo haremos.

No digo que “pasemos” de la dificultad, sino por un tiempo que pensemos en otra cosa.

Teniendo nuestra mirada, en un buen libro, oyendo la música que tanto nos gusta o escribiendo, son dos cosas que suelo hacer yo, la perspectiva de la magnitud que teníamos de la dificultad se irá reduciendo y seguro que se abrirán puertas que pensabas que estaban cerradas.

Con tranquilidad, accederemos mucho antes y a soluciones más efectivas que no intentándolas buscar desde la ira y la frustración

Seguro que alguien ahora, leyendo estas líneas, se estará preguntando: ¿ Éste nunca se enfada, se cabrea, nunca da un golpe en la mesa?. Claro que lo hago. Claro que tengo días que pienso que todo es negro y que no hay futuro para mi,  muchas noches sin dormir pensando en todo tipo de cosas que me pasan y queriendo  poner solución, pienso de todo, la verdad y mis buenos lloros me pego, me siento bloqueado muchos días y hoy ha sido un día de esos. Pero como he comentado anteriormente, dejo que esa emoción me llene por un tiempo, me calmo y lo que intento tras calmarme, es ver la situación desde otra perspectiva más positiva.

Muchas veces he visto soluciones que mi mente por las lágrimas., no dejaban salir a flote.

Cambiar de actitud en esos momentos,  no es nada fácil, pero es la única solución. Todo depende si nosotros queremos que ese cambio sea posible. No te creas lo que acabas de leer, compruebalo por ti mismo y veras que es cierto.

¿Quién te gustaría que fuera tu pareja,  una persona tranquila, alegre, positiva o una persona con frustración, con ira, con enfado? ¿Y piensas que te contrataran si vas a la entrevista de trabajo, con un estado de ánimo decaído, con una forma de comunicarse sin energía?

Los buenos momentos en nuestra vida sentimos que pasan rápidos y los malos sentimos que duran un mundo

¿EN TU VIDA SABES MANTENER TRANQUILIDAD EN LOS MOMENTOS DIFICILES?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: