¡¡TÚ PUEDES¡¡ ¡¡CREETELO¡¡

“¿No te llegó el éxito? Ve tú hacia él” decía Marva Collins.

Hoy estaba viendo la tele un reportaje sobre situaciones extremas en las que se salvaba la gente de morir por diversos motivos. Me fijaba en una situación que ocurrió el año pasado en el metro de Madrid, en la cual un hombre había caído a las vías y un policía que pasaba por allí, de paisano, antes de que el convoy entrara en la estación.  Cuando los demás  estaba gritando y bloqueados por la situación, esa persona, se lanzó a por la persona y la salvó.

Dicho reportaje lo relacionaba en esos momentos, con una conversación que había tenido hace unos días. Una persona me comentaba que se sentía bloqueada ante un examen. Que sabía que lo tenía que hacer, pero le daba mucha pereza presentarse, que tenía que hacerlo, pero que no le motivaba nada.

Ante un peligro, una amenaza o un reto, hay dos tipos de personas, las que se amedrentan o las que se lanzan al ruedo. Estos días he terminado un proyecto que había surgido hace unos meses. Cuando surgió la oportunidad de realizarlo, me notaba, hasta yo mismo, que mis ojos se iban a salir de mis orbitas, me preguntaba yo de todo, ¿a dónde voy yo hacer eso? ¿Para qué?.. Y ayer mismo lo terminé con una gran satisfacción y pensando que hacía unos meses pensaba que no lo podría hacer y ahora estaba terminado.

¿ Y en tu vida, eres de luchar o de huir?

Cuando se nos presenta un reto en nuestra vida, intentamos escondernos debajo de la manta, como hace mi sobrino cuando jugamos al escondite, pensando que la vida no nos va a ver. Pensamos que ese reto es totalmente inaccesible para nosotros y pasamos del tema

Pero luego cuando vemos que otras personas de nuestro alrededor han superado esos retos u otros mayores, nos cabreamos pero nos fijamos con más ahínco, cuando otra persona, nosotros estando en nuestra mantita, ha fallado en el intento, sirviéndonos para decirnos a nosotros mismos: “¿Ves pepito? Qué bien estamos aquí, ¿Para qué intentarlo? Deja deja…”

Cuando tenemos un reto que superar, creo que el ingrediente esencial es la motivación, el comprometernos con nosotros mismos a superarlo.

¿Con quién te comprometiste a superar ese reto en la vida que tanto anhelabas? ¿Lo hiciste contigo mismo o con alguien? Seguro que contigo mismo, porque si lo hicieras por alguien, a cualquier obstáculo, hubieras desistido.

Con muchos retos que habrás superado, te habrás dado cuenta que al principio pensabas que había que ser muy inteligente para superarlo, y con corazón, con ese compromiso contigo mismo y esa motivación, acabaste superándolo y con creces. Así que la próxima vez, no pienses que eres poco inteligente para superarlo,  o te digan que no podrás, porque si quieres, lo harás.

Pero hay una cosa que me he dado cuenta y yo también lo he hecho, es que cuando se nos presenta una oportunidad en nuestra vida, para mejorar en cualquier sentido, nos fijamos siempre en lo que podemos perder, “ puedo perder dinero sino consigo sacarme el carnet, puedo perder la amistad de mis amigos si ven que triunfo, perderé todo lo conseguido por conseguir mi sueño, no lo hare…” en vez de fijarnos en lo que SI podríamos ganar, “ ganaré más prestigio profesional, conseguiré mayor forma física…” no nos fijamos en los beneficios, sino en lo negativo.

¿Y tú ante un reto te fijas en lo negativo o en lo positivo del mismo?

Claro que ante un reto, tenemos miedo, o respeto mejor dicho, no sabemos qué va a pasar por el camino, con qué nos enfrentaremos, si podremos o no,.. La incertidumbre.. Pero siempre, hay una conclusión, tanto hayas conseguido tu reto como no, a lo mejor te ha llevado a un sitio mejor  del que esperaba, que vivirás durante el camino, una transformación, un aprendizaje que concluirá siendo una persona diferente.

¿Por qué cuando la vida nos ofrece algo para llevarnos a un nivel mejor, confía en ti para que lo hagas, tú te echas atrás? Da el paso y lánzate.

Esas oportunidades que surgen a lo largo de nuestra vida, se nos presentan para  perfilar mejor la definición e imagen propia, para superar nuestros límites, y como bien se dice, para pulir y sacar a relucir el diamante que somos cada uno de nosotros.

Así que la próxima vez que tengas delante de ti un reto, no pienses que estas limitado por tus capacidades, que no podrás, porque si se te ha presentado, es porque vales y lo conseguirás. Con tu entusiasmo, ganas, motivación. Con esa fuerza, jamás fracasaras, lo he comprobado en mi propia persona

¿Quieres llegar a algún momento de tu vida, preguntándote por qué no cogiste esa oportunidad que te dieron? Creo que NO.

 ¿Qué reto tienes ante ti que quieres superar? ¿Qué motivación tienes para conseguirlo? ¿Por qué piensas que no lo vas a conseguir? ¿Qué o quién te lo impide?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: