¡¡Pasado, Presente y Futuro!!

“No pienso nunca en el futuro porque llega muy pronto” decía Albert Einstein.

Me ha venido a la mente una frase que escuche hace poco: – He dejado una estela en mi vida, imposible de cambiar. Soy así y jamás podré cambiar.

Es  una frase que todo el mundo dice, cuando siente que tiene que cambiar, pero el miedo, la incertidumbre, les bloquea.

Cuando estamos en un momento de nuestra vida que queremos cambiar la dirección de nuestra  vida, pensamos que llevamos una mochila de calificativos innumerables, que será imposible quitárnosla.

Soy torpe, jamás podré construir eso, soy muy tímido, no podré ponerme en forma, estoy muy gordo, me pongo nervioso hablando en público como para ir a un curso de oratoria, jamás podré conseguir un puesto así, no tengo la titulación necesaria…”

¿Y tú qué tarjeta de presentación  tienes que te impide esa transformación anhelada?

Yo jamás pensé que acabaría escribiendo, ni menos un blog y mira ahora.

Vivir en el pasado, es quedarse paralizado, es no avanzar, dar ese paso necesario para lanzarnos a lo que siempre hemos querido, pero las “etiquetas” que nos pone la sociedad, y que hacemos nuestras como Golum y su anillo, nos bloquean.

¡¡NOS LIMITAMOS NOSOTROS MISMOS!!.

No paro de oír gente, que anhelan los tiempos de bonanza económica que vivimos. Dicen que son infelices actualmente, porque tiempos pasados eran mejores, porque todo ha cambiado, porque nadie respeta a nadie como antes…

No saben ser felices en el presente.

El pasado, pasado está. No se puede cambiar, en algunos casos, nos gustaría alejarnos de él, lo más lejos posible, borrarlo con la goma de un lapicero, pero cuando giremos la cabeza, siempre estará ahí.

Por mucho que nos cueste, el pasado hay que aceptarlo, con sus palabras, heridas y dolores. Aceptando el pasado, puedes hacer dos cosas:

O transformarlo en un pasaje, en un poema que cuente lo que has ido viviendo o convertirlo en una piedra para lanzarlo lo más lejos posible en el lago que tú elijas.

¿Y tú qué quieres hacer con el pasado?. ¡¡Pero siempre el pasado, tienes que aceptarlo!!.

Me costó aceptar que yo hubiera tenido que pasar todo lo vivido, para llegar hasta donde estoy actualmente. Y es así. Nadie quiere pasar enfermedades, accidentes o periodos de estrechez económica, pero solamente tras un periodo así,se puede llegar a un avance eficaz, en todos los campos.

Si aceptamos el pasado, aprendemos a vivir en el presente.

No sabemos disfrutar del presente. Cuando estamos haciendo deporte o cualquier actividad, estamos pensando en lo que paso el día de ayer, o lo que tendré que hacer cuando acabe.

Y SÓLO TENEMOS EL PRESENTE.

Quemamos el presente, pensando en palabras como “quizá” o “entonces”.

¿Y tú cómo consumes el presente?

Vemos el presente como una pasarela hacia el futuro, pero el futuro depende de lo que hagamos hoy, no de lo que especule nuestro cerebro. De nuestras acciones.

Vivir en el presente es estar enfocado en lo que está sucediendo o haciendo. Disfrutar más de cada detalle que nos da la vida, somos más felices, más productivos, estamos más atentos a todo. Y es así.

Y seguro que muchos estaréis pensando… ¡¡Vale David, vivamos el presente, pero mira como está el presente, NEGRO!!.. Pues si le sumas lo que dicen los medios de comunicación, la gente, las expectativas que tienes, las que te imponen,  ¿a qué la situación está peor aún? ¿ A qué sería mejor echarnos a dormir, taparnos y esperar a que pase todo? Si, claro, pero también sabes, que vales mucho más de lo que estas ofreciendo ahora en la actualidad y muchas veces has “nadado contra corriente” en una situación y has acabado superandola, a pesar de las circunstancias desfavorables, ¿SI O NO?

Y es así, todos estamos llenos, rebosantes, de todos los medios necesarios para afrontar cualquier tipo de situación, aunque seamos excépticos, sea la situación que sea.

Vivir en el presente, es coger la vida por los cuernos, vivir cada minuto intensamente, preguntarse ante cada actividad que tienes que hacer: “ ¿Querría hacer lo que estoy haciendo, si hoy fuer el ultimo día de mi vida?”, es no ponerse excusas, sin conversaciones pendientes..

Elimina de tu mente, esos clichés que tienes de ti mismo que muchas veces te has autoimpuesto porque los demás te lo decían, te oprimen, porque puedes ser todo lo que tú  quieras en cualquier momento del presente. Cambia esos pensamientos negativos en positivos, que ensucien tu presente.

¿Agradeces y aprendes de tu pasado? ¿Vives como si hoy fuera tu último día? ¿Te atreves a ser quien eres con todas las consecuencias? ¿Sabes apreciar la singularidad de un momento?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: