Una piedra en el camino.

Para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada” Antoine de Saint-Exupery.

Son las 6 de la tarde. Estoy en el sofa viendo la televisión y en estos momentos, estan anunciando un nuevo programa que trata de descubrir nuevo talentos musicales a través sólo de la escucha de la interpretación de la canción, obviando la vista. Sin perjuicios de fisicos y demás.

Estos días, me he dado cuenta de la importancia de algo como la visión, de la mirada. Empecé el mes de Agosto, con la noticia que tenía que trasladarme al pueblo por motivos familiares.

En estos momentos me encuentro enfrascado en tres proyectos importantes para mi y no tenia intención de utilizar esos días como “vacaciones”, no pensaba desconectar. Después de tanto tiempo que tenía algo en lo que centrarme, buscarme la vida, no iba a desaprovechar un solo momento.

El año pasado para estas mismas fechas si lo hice, dejando en casa el portatil en casa, pero ahora la situación era diferente. Tenía delante de mi dos oportunidades increibles delante de mi que no pensaba dejarlas escapar ni un solo minuto.

El verano siempre lo he utilizado para echar la vista atrás. Comparar como me estaba yendo el año desde Enero. Ves si tus expectivas de comienzo de año se han ido cumpliendo, donde has fallado y donde se podría mejorar. Y este año, estaba yendo todo muy bien a pesar de la carga de trabajo  y que seguía sin trabajo. Pero estaba feliz.

Quería hacer el favor que tenía que hacer pero también seguir trabajando desde mi nueva residencia

¿Y se van cumpliendo tus expectativas que tenías respecto a este año?

Mi familia me decía que dejara el ordenador en casa, que necesitaba descansar, soltar el ordenador un tiempo.

Tenía miedo que cuando volviera a Zaragoza, algo hubiera desaparecido o se hubiera esfumado, alguno de los proyectos que tanto me ilusionaban.

Los días iban pasando, intercalando mi labor familiar con los proyectos con lo que me encontraba enfrascado. Quería que todo siguiera igual, solamente fuera un simple cambio de residencia.

Pero siempre pasa que cuando quieres que todo siga igual, no vivir ningún cambio, la vida te pone retos nuevos, dificultades de las cuales hay que aprender.

¿Qué piedras te encuentras a lo largo de tu camino?¿Cómo las afrontas?¿O todavía no sabes cómo superarlas?

En un mismo día, el portatil y el coche se me estropearon. Mi vida, se había derrumbado para mi, en esos momentos. Lo reconozco, me volví loco, pensaba en cualquier cosa, para intentar que mi vida siguiera como yo había planeado. No quería asumir lo que había pasado, aceptarlo.

Pero las cosas son por algún motivo y así ha pasado.

Llevaba ya casi 2 semanas en el pueblo y todavia no había dado cuenta , que dormía en una casa totalmente nueva para mi sólo, dormía con manta todas las noches a pesar de las olas de calor que sufriamos en esos momentos, o que estaba todo el día rodeado de naturaleza.

Había vivido “enconsertado” en un futuro en vez de vivir en el presente. Quería intentar solucionar una dificultad que yo mismo sabía que era imposible por mi parte.

Tras mandar al taller al coche y a la tienda, el portatil, he escrito las últimas entradas, con papel y bolígrafo, cosa que hacía años,no hacía.

Estos inconvenientes, que para unos, sería el fin de sus vidas, yo reconozco que al principio también lo fueron, pero ahora os digo que me alegro.

¿Por qué?

Me estan ayudando a darme cuenta que mi mirada se ha ido transformando desde hace ya tiempo. Que por fín, me estaba reencontrando poco a poco a mí mismo.

¿Y tú te has reencontrado a tí mismo por fín? ¿Te encuentras en el lugar que siempre has soñado?¿O lo eligieron por ti?

En muchas ocasiones, sin darnos cuenta, hemos ido aprendiendo cosas nuevas, hacemos que nuestro cerebro, vaya rompiendo poco a poco, el mapa mental que había regido nuestra vida hasta entonces. Mi mirada comparada con la del año pasado, ha sufrido una transformación que jamás me podría haber imaginado.

Hoy me he dado cuenta que nuestra mirada, nunca se centra como en el color de las flores, qué sentimos cuando el aire golpea en nuestra cara o cómo nos hemos ido puliendo a lo largo de los años. Nos dejamos llevar por el frenesí de la sociedad, de la locura del día a día, de cumplir la expectativas que los demás nos han impuesto.

TODOS tenemos la posiblidad de encontrar nuestra verdadera vida, dónde queremos vivir, qué queremos hacer con nuestra vida, la posibilidad de parar y ver qué queremos y que no, de conocernos a nosotros mismos, de tener un encuentro sincero con nosotros mismos. Y esta “parada“, me ha hecho escuchar esa “voz” que todos tenemos, esa intuición, que me ha dicho:” Sigue, estás en el camino correcto“. La había acallado estos meses, centrándome en los proyectos, pero al volverla a escuchar, sabía que no me había equivocado.  Sigo hacia adelante, hacía arriba, no sé dónde me llevará, pero sé que tengo que seguir.

¿Seguimos hacia arriba juntos o te paras por una simple piedra? ¿Y tú escuchas a tu “voz interior”, o la tienes ahogada? ¿Por qué?

Llevo ya más de un mes aquí y todavía no me había fijado en la puesta de sol que tengo delante de mi casa, voy a disfrutarla y seguir escribiendo a la antigua usanza.

¿Has conseguido “desconectar” estos días? ¿Disfrutas de la vida que realmente quieres? ¿Cuándo te has quitado la venda de los ojos y has aprendido a ver la vida con otros ojos? ¿Necesitas reencontrarte? ¿Crees que las “piedras” en el camino de la vida, son beneficiosas o perjudican?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: