¡¡Nunca es demasiado tarde..!!.

Un héroe es todo aquel que hace lo que puede” decía Romain Rolland.

¡¡Otro día más, otro día al trabajo, que vida más mundana tengo. Y para colmo hoy llueve!!. 

Mientras desayuno, me acuerdo de la conversación que tuve con ese amigo que hacía tiempo no veía. Lo noté cambiado, no parecía él.  Nos habíamos criado en el mismo barrio. Conocía toda su vida.

La última vez que lo había visto, nos chocamos por la calle. Estaba trabajando en una asesoría. El tema de conversación fue las vidas que llevábamos, que estábamos cansados de siempre lo mismo, pero era lo que tocaba, que no iban a cambiar las circunstancias.

Pero para él parece que si habían cambiado.

Su cara desde la última vez era totalmente distinta. Me hablaba con un tono de voz que me exasperaba, le notaba alegre, sus ojos irradiaban felicidad en todo momento. ¿Qué le había pasado? ¿Por qué este cambio?

Ese último día hablamos, que no había forma de cambiar las cosas, que tendríamos que morir al palo de los cambios que estaban sucediendo. Nos reíamos con nostalgia, de que cuando éramos pequeños, cómo seriamos los dueños del mundo, que cambiaríamos las formas de hacer las cosas. Nos sentíamos más fuertes que el Capitan America y todos sus amigos juntos.

Pero esas fantasías de niñez se habían esfumado

A lo largo de nuestra vida, las cosas se habían ido torciendo. Entre los padres de mi amigo y varios de sus profesores, le habían quitado esos sueños de hacer algo diferente, de no seguir la corriente. ¿A dónde vas tú con esos sueños locos? ¿Por qué piensas que lo vas a conseguir? Todo está inventado ya, no apruebas una en el colegio y ¿piensas que vas a conseguir todos esos sueños que dices? … eran algunas de las creencias que había ido adquiriendo a lo largo de su vida. Esas creencias le habían ido oprimiendo, no confiaba en él, oía hablar de sueños, de proyectos, y les tenía fobia. ¿Pero ahora qué le había pasado? ¿Dónde tenía su cara seria  y frustración?

Mi infancia había sido igual que la suya.  Yo era el chico gordito de la clase, que era el último en ser elegido cuando formaban equipos para jugar al fútbol. Mis notas eran peores que las de mi amigo, un negado en matemáticas y mejor no hablemos del tema chicas. Tengo mis buenos años y sigo soltero.

No se cuánto tiempo había pasado desde que me había encontrado con mi amigo, pero las temperaturas habían bajado, hacía frio y yo quería saber el por qué de ese cambio.

Se lo pregunté sin rodeos… “¿Pero qué te ha pasado? El último día te noté apagado, pero hoy estas totalmente cambiado, ¿Alguna chica en tu vida? ¿Te ha tocado la primitiva? ¿Te han ascendido?”… Pues NO, NADA DE ESO…

Sentía que no era el dueño de mi vida, me había dejado llevar por el miedo, desde pequeño sentía que no me merecía la vida de mis sueños, sentía que no me merecía ser querido por nadie, lo bueno para otros, no me sentía digno de qué me pasaran cosas buenas en mi vida, pero eso ya es una historia pasada. Me faltaba convicción para creerme que podría hacer lo que quería, conseguir mis sueños y así fue.

CONVICCIÓN. Una palabra que rompió mi corazón en dos.  Sentía que no era capaz de hacer ni intentar nada, hasta hace poco me daban miedo los desconocidos, todo porque desde pequeño, me decían que no podía hablar con nadie que no conociera.

Le comenté a mi amigo como me sentía. Sentía que mi vida era una ruina, veía todo color negro, me sentía un inútil, pero ya a mis años , sentía que era imposible cambiar, mi vida sería una mierda para siempre, esos sueños de infancia, serían eso, sueños…

¿Pero quién te dice que no tienes talento?¿Quién te dice que las cosas serán difíciles? A lo mejor son más fáciles de lo que tú te imaginas. ¿Pero lo has intentando al menos?.. Eran preguntas que me hacía mi amigo, y siempre, tras responderle que no, seguía la frase con un “pero…”

Desde pequeños nos han ido diciendo que estaba bien o mal en la vida. Nos hemos guiado por las indicaciones de nuestros padres, profesores, hermanos, .. nos creíamos todo lo que nos iban diciendo. Sentíamos que nos lo decían por nuestro bien.. ¿Pero qué esa persona te dijo que no valías para nada en la vida, ella era dueña de la verdad absoluta? ¿De verdad?

NADIE EN LA VIDA TE PUEDE DECIR QUE NO SIRVES PARA ALGO. DEJA DE HACERTE LA VICTIMA.

Le comentaba que había tenido momentos de mi vida, que había intentando coger el toro por los cuernos, y cambiar, ser dueño de mi vida, pero había sido un experimento con gaseosa. Un fracaso absoluto.

¿Y por qué una vez lo hayas intentando tiene que salir siempre mal? ¿Nada cambia en este mundo? La sociedad está cambiando día tras día en estos momentos y ¿no hay más mezclas que ayuden a tu cambio? NO ME LO CREO

Si estás convencido que puedes cambiar, lo harás, sólo te falta CONVICCIÓN, CONFIANZA Y FE.

“La realidad que tú veías hasta el día de hoy, es tu realidad, pero no es la realidad absoluta, todo depende según quieras verla. No soy adivino, pero sé que lo harás, si pude yo, tú también puedes.”

Salí del café con mi amigo, con dos ideas. Una que para mí era un héroe, había conseguido el sueño de nuestra infancia, ser dueños de la vida, trabajaba en lo que siempre había querido, tenía su vida y la segunda, que nunca podría conseguir lo que él sí ha conseguido, era demasiado tarde ya.

 Cada vez llegan a mis oídos, con más asiduidad situaciones similares…¿Y tú en qué bando estás, en la de héroes o en la de víctima? ¿Piensas que ya es demasiado tarde para cambiar? ¿Te consideras un héroe? ¿Estás convencido que lo conseguirás?¿Qué o quién te lo impide? ¿Mañana cuando te levantes, quieres ser Hulk o un animalito asustado?

!!SÉ QUE LO CONSEGUIRAS Y ME TENDRAS TODO EL CAMINO A TU LADO. ERES UN HEROE, SOLAMENTE TIENES QUE PERMITIRLE SALIR¡¡

Anuncios

5 Responses to ¡¡Nunca es demasiado tarde..!!.

  1. Pingback: Revista Digital de Pensamiento Contemporáneo y Reflexión

  2. johanna says:

    Buenas Tardes David, Quisiera consultarte sobre como uno puede resolverse cuando trabaja con un compañero que te hace el trabajo de cuadritos y crea un mal clima laboral.Cuando uno a tratado de su parte cambiar las circuntancias hablando y mateniendo las formas. La verdad es que él parece la manzana podrida porque con el resto de mi trabajo no estoy descontenta. Desde que tuvimos varios desacuerdos el decidió no hablar, no relacionarse y decir : ” yo no vengo a hacer compañeros, sòlo cumplo con mi trabajo”pero aca te la complico más es el hijo de mi jefe y muy testarudo. Y el otro dìa ante su ausencia habia organizado todo un trabajo, el cual él me lo rompio hoja por hoja y volvió a realizarlo. Le dije que porque hacia eso, si era lo mismo, a lo que sólo contesto “Yo cumplo con mi trabajo” y se fue. Ya hable con mi jefe y olo dice que no le preste atención pero no me parece justo.

    • Buenas noches Johanna:
      Que tal? Espero que muy bien.
      He estado leyendo tu consulta, tengo que decirte que hay algunos datos, que fallan, al no saber toda la información, pero te cuento. No sé si trabajais los dos juntos, codo con codo y no hay nadie más en vuestro departamento. Según me comentas, el hijo del jefe, tienes que verlo como una persona “mala” que está enferma, mirala así, porque es así como está. Tú tienes que ir a trabajar, con la mentalidad, que tienes que hacer tu trabajo y ya está, no sé como ya te he comentado si haceis el trabajo a medias o demás, que en ese caso habría más dificultades. ¿Entre los demás compañeros de trabajo os llevais bien? Espero y deseo que si, porque entre todos no podrá crear mal ambiente de trabajo.. Una persona no tiene el poder de crear mal ambiente si entre los demás os llevais bien..¿No te parece justo el qué? Es lo que te he dicho, sigue tu trabajo sino te afecta su situación. Si afectara a lo que haces, ya si habría que poner solución. Pero sino, ¿No te parece justo el qué? Él está enfermo, no sabemos que le pasa, pero actua de una manera así porque algo le ocurre, tú no se lo vas a solucionar, mientras no te afecte a ti, profesionalmente, y con los demás del trabajo vaya bien…mejor… Pero ya te he dicho, que no tengo toda la información completa para ayudarte más, vale? Cualquier cosa, por favor, mandame un email a través del email del blog, vale? ENcantado estaré de ayudarte. Feliz noche y quedo a tu disposición. David.

  3. Johanna says:

    Buenas Tardes David,
    Muchas gracias por responderme. La verdad que ahora releyendo mi consulta me doy cuenta y puedo decir que cuando pasan estas circuntancias uno ve todo mal, pero esa pregunta que me hiciste “¿Entre los demás compañeros de trabajo os llevais bien?” puedo contestar que SI y es tan justo este “SI”.
    A veces pierdo mi camino, pero me sirve para saber más que quiero y que no me gustaría ser, asi que vuelvo a retomarlo. Por suerte, no trabajo codo a codo con él, pero sería todo un desafío jajajajaa!!!Creo que fue ese momento… y que buena la pregunta que haces en este artículo “¿Qué o quién te lo impide?” la verdad que nadie, porque así viendo desde otra perspectiva uno puede darse cuenta que no vale la pena amargarse por tal situaciòn.
    Gracias.
    Saludos.

    • Hola johanna:
      buenas tardes, que tal?
      Me alegro que te hayan servido mis reflexiones, y claro que te iba a responder. Ya sabes que es mi forma de trabajar. Respondo a todos los emails.
      Lo dicho para cualquier cosa, en la que pueda ayudarte, quedo a tu entera disposición, será un placer ayudar.
      Saludos y un fuerte abrazo.
      David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: