!!Los sueños se hacen realidad¡¡

No son las montañas las que hemos de conquistar, sino a nosotros mismos”. Sir Edmund Hillary.

Reinventate.Conferencia.David Asensio.El principio de un comienzoHace un año exactamente leí una frase que me transformó. Decía: “El lenguaje no sólo describe,  sino que crea nuestra realidad”. Por aquellas fechas, mis ánimos no se encontraban en la cresta de ola, además coleaba un tema personal muy importante para mí.  No acababa el año en las mejores condiciones posibles, la verdad. Pero esa frase me provocó un click en mi cerebro.

Nunca se me había pasado por la cabeza, hablar delante de gente de mis experiencias, de lo que me motivaba, el proceso que había emprendido y hasta dónde me había llevado. Pero esa frase que estaba leyendo hizo que viniera a mi mente un pensamiento: “Quiero divulgar a quién quiera escucharme, que los sueños se hacen realidad, que podemos ser mucho más felices disfrutando de nuestra pasión, encontrando nuestro elemento, que es posible”.

Esa frase había transformado en un solo minuto, todo el año.

QUERIA DAR A CONOCER MI HISTORIA A TODO EL QUE QUISIERA ESCUCHARME.  LOS SUEÑOS SE HACEN REALIDAD SI UNO QUIERE DE VERDAD.

No sabía qué tenía qué hacer, cómo hacerlo, pero era mi reto para el año entrante. Sentía que lo conseguiría.  

Esas palabras tan simples, me habían transformado. Durante ese año había descubierto que realmente me gustaba escribir, algo que nunca había sabido.

Y un año después. El 27 de diciembre, mi sueño se hizo realidad.

A lo largo del año, había recibido comentarios, ante mi deseo de dar conferencias, que para qué lo querría hacer, que ya  lo hacía estando en casa, que trabajaba caliente en mi cuarto, “¿para qué dar una conferencia? No te arriesgues a quedar mal, a lo mejor no lo consigues”.  Eran algunos de los comentarios “alentadores” que recibía a lo largo del año.

En esos momentos no sabía qué responder, pero al final del post, os daré  la respuesta que daría a día de hoy, tras mi experiencia.

Pero yo seguía en mis trece, en alguna oportunidad, en alguna situación,  saldría esa mano tendida que haría mi sueño realidad.

El camino hacia dónde se celebraba la misma, lo había hecho muchas veces a lo largo del año, pero esta vez era diferente.  Me sentía cómo Frank de la Jungla cuando sale con el machete por la selva. Iba en búsqueda de mi gran sueño.

Me sentía orgulloso por lo que iba a hacer, pero también tenía miedo. Iba a estar solo ante el peligro.

Llegué allí. Me acomodé y esas vistas que tenía delante de mí ese aforo, solo sería para mí.  Nadie tendría la posibilidad de ver tantas caras a la vez, sus reacciones, sus lágrimas, como lo vería yo durante esa hora y media de conferencia.

Puedo intentar explicar cómo se vive, se siente, qué se ve cuando uno por fin consigue su sueño, dar un conferencia en mi caso. Pero no es lo mismo, jamás sabría explicarlo de una forma en la tú que estás leyendo estas líneas, sintieras lo mismo que sentí yo el jueves.

Creo que ese día, encontré lo que se dice la esencia de la vida. Me había esforzado, había estudiado, preparado la experiencia que iba a vivir,  en vez de observar y maravillarme de cómo lo hacían otras personas.  Había aprovechado cada segundo, cada día desde que me lo propusieron.

Tras finalizar, tenía una mezcla de sensaciones. Me preguntaba: “¿Y ahora qué?”, pero tenía mientras tanto una sonrisa de oreja a oreja.

Lo que hacía un año había soñado, se había hecho realidad. No sabría si sería bueno o no, nunca había dado una conferencia para tanta gente, pero después de la misma, quería más, quería más retos, más conferencias, sinceramente me había divertido dando una conferencia. Algo hasta entonces para mí, desconocido.

Había descubierto una nueva pasión, hablar en público, me encantó la sensación.  No sé dónde me llevará este nuevo camino abierto,  pero sé que es el camino a seguir, del cual aprenderé día tras día. Y sobre todo es un camino que me ha llevado el corazón.

Descubrir una pasión, algo que realmente te gusta, es algo increíble. Es el cruce entre lo que se te da bien (sé que tengo mejorar para mis próximas conferencias) y se te da bien. Sé que tú tienes alguna actividad, en la que se unen esas dos circunstancias.

Siempre se dice que descubrir esa pasión, acabará dándote dinero, que podrás trabajar de ella. No sé que me ocurrirá, durante el año lo iré diciendo, pero la sonrisa que llevo desde ese día, no me la quita nadie.

¿Y qué has deseado siempre en secreto?

Respondiendo a mi “amigo” que me comentó para qué daba una conferencia,  a día de hoy podría decirle, que el salir de mi casa, enfrentarme a una adversidad en mi vida, ha provocado descubrir muchas cosas hasta entonces desconocidas. He crecido antes, durante y después de la conferencia, me ha inspirado para nuevas ideas, nuevos retos, a superarme.

Dejemos de quejarnos, de decir que se está bien en casa, de querer tener todo hecho, así no conseguiremos nada. Nuestros sueños, están ahí fuera, abriendo la puerta de casa.

Empieza el año, tendremos por delante muchos desafíos, utilicémoslos a nuestro favor, dejemos de lado la comodidad y salgamos hacia lo desconocido.

Abramos la puerta de nuestra casa, y miremos que hay detrás de la misma.

GRACIAS A TODOS Y TODAS POR ESTE AÑO, POR VUESTROS MENSAJES, APOYOS. QUE EL AÑO 2013 OS SIGA LLENANDO DE ACTITUD PARA SUPERAR LOS RETOS QUE TENDREMOS POR DELANTE Y SIEMPRE ME TENDRÉIS A VUESTRO LADO PARA SER VUESTRO COMPAÑERO DE VIAJE. FELIZ AÑO 2013.

Anuncios

Superando adversidades.

La discapacidad no está en las personas faltas de una parte de su cuerpo, está en la mente de muchas que se dicen sanas”. M.Lozano.

superando la adversidad el principio de un comienzoLa verdad que hacía tiempo que no me dolía la rodilla. Después de venir de hacer ejercicio como todas las mañanas, estoy aquí en el sofá, con una bolsa de hielo esperando que se me baje la hinchazón.

Lo reconozco, el dolor me ha superado y alguna lágrima ha salido de mis ojos. 

¿Y por qué cuento esto? Cuando empezaron a darme los dolores de rodilla, tengo la rotula fastidiada, la verdad que me pegaba varios días en la cama, quejándome sin parar y hasta llevaba una rodillera durante algún tiempo. Me sentía un inútil total, el mayor de los discapacitados.

Pero este año he ido conociendo gracias al blog , historias de personas, que nosotros los denominaríamos “discapacitados”, y que sin embargo, me han demostrado que ellos hacen muchas más cosas que nosotros  y sin embarno no tenemos las dificultades que ellos tienen.

Relatos como el de Alvaro de Yturriaga, Presidente de la Fundación Isabel Gemio, la historia de Kyle Maynard o la de todos los integrantes del equipo paraolímpico que participaron en las Olimpiadas de Londres, han sido momentos que me han hecho darme cuenta, que las palabras son las que nos limitan, no la falta de un brazo o una enfermedad crónica.

Un discapacitado, según la R.A.E, es “aquella persona que tiene impedida o entorpecida alguna de las actividades cotidianas consideradas normales, por alteración de sus funciones intelectuales o físicas”.

La verdad que leyendo esta definición, podría decir que TODOS, SIN EXCEPCIONES, hemos sido, somos o seremos, discapacitados en algún momento de nuestras vidas.

Cuando me daba el dolor, veía esos momentos, como los de mayor adversidad en mi vida, no podía ni podría superarlos, pensaba de todo: “Como alguien tan joven puede tener este dolor, no voy a poder salir de casa en mucho tiempo, ni podré hacer nada”. Me sentía un inválido total, y eso que era la rodilla. La cabeza y demás extremidades de mi cuerpo, seguían con sus funciones tan bien como siempre.

Sentía en esos momentos, que jamás podría soportar ese dolor, que jamás podría correr ya, ya no sentiría el tacto del suelo. Deliraba, la verdad.

Kyle Maynard, nació sin piernas ni brazos. ¿Qué podríamos pensar de una persona así? Pues ha escalado el Klimanjaro. ¿Tú te creerías capaz de hacer la misma hazaña?

Álvaro, a pesar de haberle sido detectada una distrofia muscular con 15 años, a sus 31 años, es el presidente de la fundación Isabel Gemio que investiga dicha enfermedad y otras enfermedades consideradas raras. Nunca le he conocido un momento de desaliento, de desanimo. Siempre apoyando, emprendedor, ayudando y alentando con sus ideas a los integrantes de la asociación, ideando proyectos y eventos que ayuden a recaudar dinero para la misma.  ¿Y a ti, si a su edad te diagnosticaran esa enfermedad u otra, cómo verías el resto de la vida?

Cuando escucho a las personas hablar, de que se han quedado en paro, que se quejan de cómo están las cosas, de que no hay oportunidades en la vida,  que estamos ante la mayor adversidad que nos hemos encontrado hasta el día de hoy en nuestro país,  se dicen constantemente que son unos parados y lo van a ser por mucho tiempo ya que no pueden hacer nada para solucionarlo, siempre me vienen a la mente estas personas que os he comentado.

Y yo también pensaba así, lo reconozco. Me decía a mí mismo, lo peor, que jamás podría ya hacer algo, conseguir un trabajo, demostrar lo que valía.  Que los tiempos iban a ser muy duros.

Y lo son, claro que sí. Pero pienso que estos momentos que estamos viviendo, tenemos que primero y ante todo, aceptarlos, son así. Y segundo tenemos que adaptarnos. Si no nos adaptamos a los mismos, nos barrerán como lo están haciendo.

Una vez, una persona me dijo que me hiciera una pregunta: ¿Eres un parado o un desempleado? Pues la verdad, respondí yo que un desempleado, porque parado no estaba, hacía cosas, mucho antes que existiera el blog.  ¿Y tú eres un parado o un desempleado?

Pensamos y anhelamos tiempos pasados, que eran tiempos “dorados” para nosotros y cuando viene revueltos, y nos dicen que tenemos que hacer cosas para adaptarnos,  “nos vamos patas abajo”. A eso le añadimos, que cuando vemos a gente como emprendedores, “discapacitados”, gente que se reinventa, adaptarse a los cambios, los vemos como “bichos raros”.

Claro que añoraba mi puesto de trabajo en el que estaba tan feliz, el tener un trabajo de 8 horas, pero algo tenía que hacer, TENÍA QUE ADAPTARME A LA SITUACIÓN QUE TENÍA DELANTE DE MI.

Nuestro lenguaje afecta como vemos el mundo, como pensamos, además de cómo vemos a los demás. ¿Cómo verías el mundo si te dicen que tienes una enfermedad rara, o si te enteras que te has quedado en desempleo? Seguro que en el primer momento,  todo muy negro, te sentirías muy limitado, devastado. Pero sin embargo ellos, consiguiendo metas que para muchos de nosotros serían inalcanzables.

¿Pero qué realidad queremos crear con nuestras palabras, la de seres limitados o la de personas con un gran potencial, que se superan día tras día y consiguen sus metas?

Parado, discapacitado, inútil, imposible, improbable, estúpido,  y muchas otras palabras, son palabras, que limitan, por desgracia, el poder de esa persona a la que se lo dices. ¿O quieres en vez de eso, ayudarle, motivarle y elevarlo a hitos jamás pensado por él? El mal uso de nuestro vocabulario, no nos permite desarrollarnos hacia la realidad que todos querríamos.

A lo largo de toda la vida, nos enfrentaremos a cientos de adversidades, y sólo hay dos caminos, o ir de víctimas o adaptarnos a la misma. Abrámonos a ella. ¿Y tú qué eliges?

¿Y tú piensas qué lo que dice la gente de ti, es lo que te define? ¿Como afrontas las adversidades de la vida? ¿Actualmente te sientes un “discapacitado”? ¿Por qué? ¿Cuál sientes que es tu potencial que te gustaría hoy poner de manifiesto? ¿Sientes un espíritu sin esperanza?

Para quién no lo sepa todavía, mañana, día 27, estaré en el Ámbito cultural del Corte Ingles de Zaragoza de Paseo Independencia, a las 19:30, hablando sobre Reinvención. Me gustará veros allí.

Y ahora me voy a levantar con el hielo en la rodilla, a seguir preparando nuevos proyectos e ideas, que quejándome no se gana nada, sólo con la acción.

FELIZ NAVIDAD PARA TODOS.

¡¡NO y NO!!

Prohibir algo es despertar el deseo”, decía Michel de Montaigne.

no el principio de un comienzoDavid, no, nuestra relación es imposible. No has aprobado, otra vez será. Lo sentimos, pero NO has sido seleccionado para la próxima entrevista. No, hoy no vamos a quedar. No es posible. No hay ninguna oportunidad. Tú libro no nos gusta, no es posible que lo publiquemos en esta editorial…”. Son algunas de las negaciones que me vienen a la cabeza que he ido recibiendo últimamente en mi vida.

¿Y tú cuántos NO has recibido últimamente?

No entiendo cuánto poder tiene esas dos letras juntas, pero es mucho cuando los recibes. Recibirlas, hace que tus sueños, motivaciones, hagan que esas expectativas que los sustentaban, salten por los aires.  

Adiós mi amor, adiós mi futuro trabajo, adiós al viaje de mis sueños, adiós a mis sueños, se esfumaron.

Esa persona que nos caía tan bien, que ya soñábamos con ella como posible compañera de trabajo, aquél amor que llevábamos tiempo  intentándola conquistar, se nos transforma en una persona fea, antipática, un ogro… Ya no queremos saber nada de ella… Ya no nos gusta.

¿Qué pasa cuando a un niño pequeño le decimos NO? Pues que lo primero que nos dice, es que ya no nos quiere. Pues aquí pasa igual, sale nuestra vertiente de niño pequeño.

Nunca queremos recibir un No y menos darlo.

¿Cómo voy a decirle que no, con lo bien que me cae?¿ Negarle esa cosa que se lo ha trabajado? Imposible ¿No va a poder entrar? Si es el candidato idóneo. Yo no se lo digo..”

 ¿Cómo te hace sentirte al leer estas frases? Seguro que mal.

Y es así, intentamos siempre no romper la fraternidad que queremos en nuestras vidas, y ante situaciones así, intentamos escabullirnos. No queremos ser los malos de la película. Al ser los malos de la película, tenemos miedo que nos “echen” del grupo.  “ Si digo que no, ya no me llamaran más para quedar, seré un apartado.. Si le digo que no me gusta, ya no lo volveré a ver, ya no habrá más esas risas que nos echábamos, Si no hago horas extras, estaré todo el día con el miedo de que sea el primero que me echen”

Mira, ahora ya nos dice que no, antes estaba tan servicial con nosotros, ahora es un egoísta”. Son frases y situaciones que seguro que te dirán las primeras veces cuando empieces a decir NO. Pensaran que eres un ser egoísta, ególatra, lo peor. ¿Pero quién se ha preocupado hasta entonces de ti? NADIE, NI TÚ MISMO… Y ya es hora de que empieces. ¿Si?

Ya han superado muchas veces tus límites, se han aprovechado de tí. Ahora tienes que empezar a ponerlos. Tienes derecho a tomar tus decisiones, a hacer lo que sientes que tienes que hacer y no hacer lo que no quieres. Eres una persona con un valor incalculable, y a partir de ese momento, es cuando de verdad, empezaras a demostrártelo y también a los demás.

Ya vale de arrastrarse por los demás, por sus problemas, miedos y temores.

¿Cómo te sientes después de decir si cuando de verdad tenías que haber dicho NO?

Decir no, es difícil, lo sé. ¿Pero qué quieres, se aprovechen de ti, hacer los problemas de los demás tuyos o conservarte inmune a esos comentarios? La verdad, que opto sólo por cargar con mis dificultades.

Decir NO, es el principio del camino para saber que queremos en la vida. 

Siempre pongo el mismo ejemplo. Muchas amigas me comentan tras  romper una relación: “ No quiero que sea de esta manera mi príncipe azul, no quiero que me haga esto, no quiero.. no quiero”. Siempre  respondo de la misma manera,” Si sabes que no quieres, pregúntate qué quieres entonces”. Al instante, me empiezan a enumerar las características de sus príncipes azules.

Haz tú la pruebas. Di lo que no quieres en la vida, y al instante transfórmalo, por lo que SI quieres. ¿A qué el cambio es radical? ¿A qué es mejor expresar que quieres que lo que no quieres? ¿A qué has descrito mejor tus límites?

Si no sabemos lo que queremos de verdad en la vida, ante cualquier petición de los demás, acabaremos siempre diciendo SI, en vez de NO.

Hay mucha “mala persona” por el mundo suelta que cuando les digas NO, seguro te soltará una grosería, pues que le vamos a hacer. Lo importante es que cuando comiences a decirlo, esas personas se lo tomen bien, con respeto hacia a tu persona por la decisión tomada.

SI no respetan tu opinión, jamás lo permitas. Son personas que no valen la pena.

Ya vale de adornar tu decisión, es NO y punto. Solo a ti te interesa el porqué de tu decisión. Como mucho di,  antes de haber tomado la decisión que quieres, “En estos momentos me es imposible”, frase que aprendí de mi padre para estas situaciones.

Lo reconozco, era una persona que siempre estaba pendiente de los demás, su vida era mi vida, hacía míos sus problemas, sus alegrías y penas. Y cuando me pasaba a mí, ¿quién estaba a mi lado? Como siempre se dice, con los dedos de la mano se podrían contar.

Claro que he perdido gente a mi lado cuando empecé a decir no a muchas cosas,  y sé que perderé alguna más.  Pero también he ganado relaciones de calidad, amigos increíbles. Pero sobre todo, he ganado algo muy importante, AUTOESTIMA.  Somos nuestros mayores enemigos, nos da miedo decir una cosa u otra, porque nos importa más el que dirán, si no nos volverán a llamar o cosas así, pero ya vale.

¿Y quién es más importante en esta vida, más que TÚ?

Empieza a decir NO, te aseguro que las consecuencias son más que positivas.

¿Quieres quien se relacione contigo, se relacione con tu verdadero ser o con una máscara?¿Quieres te respeten de verdad?¿Sabes decir NO?¿Te cuesta?

¡¡Lo que sientes y quieres!!

El que teme sufrir, ya sufre el temor”. Proverbio chino.

lo que siento y quiero.El principio de un comienzoDecir Gracias o lo que sentía, me hacía sentirme vulnerable, me daba vergüenza, lo reconozco. Me sentía cohibido.

Pero cierto día, me tope con una historia que me llegó al corazón. Alguien llegado a mí, me dijo que siempre estaría arrepentido de no haberle dicho a su padre, gracias por todo lo que había hecho por él. Nunca se lo perdonaría. No había podido decirselo.

Yo no quería que me pasara a mí. No podría vivir con ese remordimiento.

A la vez se juntaba, con que yo necesitaba que me dijeran gracias, que me dijeran lo orgullosos que se sentían de mí por todo lo que estaba consiguiendo en esos momentos.

¿Por qué no sabía pedir lo que necesitaba? Seguro que habría otra persona que necesitaba que le dijera yo un gracias o reconociera su trabajo. Y entre una cosa y otra, como se dice,”la casa sin barrer”.

Algo tenía que hacer.

El necesitar un enhorabuena por las notas que estaba sacando, me hacía sentirme vulnerable en ese campo. A pesar de mis excelentes resultados, me sentía totalmente indefenso en lo personal. Sentía que si decía como me sentía de verdad, lo utilizarían en mi contra: “Mira, el excelente alumno, en su casa no lo tienen en cuenta”. Ese era mi temor.

Rompí con mis miedos y dije lo que necesitaba. “Por favor, necesito que me digáis enhorabuenas por lo que estoy sacando, por todo lo que estoy haciendo, está suponiendo un gran esfuerzo para mí y sólo necesito eso”.

Lo hice, lo conseguí. Recibí un enhorabuena de corazón, verdadero.

¿Y tú le preguntas a tu pareja, a tu familia que necesitan de verdad? ¿Necesitan que les des las gracias por como cuidan a tus hijos?¿ O por todo lo que hacen por ti?¿Necesistas un gracias, que reconozcan algo que estás haciendo?

Uno de los grandes aprendizajes que aprendí con esta situación, es decir siempre lo que realmente uno quiere y para ello tenía que saber quién era de verdad.

No lo que pienso que debería querer, sino lo que realmente quiero en cada momento, lo que conecta con mi esencia.

Siempre había estado dependiendo de las opiniones, sugerencias de los demás. Y ahora me doy cuenta que me sentía totalmente “usado”.

¿Quién se preocupaba por lo que yo sentía y quería? NADIE.

Con el comienzo de mi reinvención que se iba desarrollando con ayuda de los libros de desarrollo personal, estaba descubriendo lo que realmente quería, mis verdaderos sentimientos.

Por fin empezaba a llegar al sitio donde se unía aquello que me gustaba hacer, (escribir) y lo que se me daba bien (ayudar a los demás).

Empezaba a sentirme yo mismo, nunca me había sentido así. Y todo el mundo a mi alrededor también cambiaba.

La frase que dice: “Si queremos cambiar el mundo, cada uno tiene que empezar por él mismo”, es pura verdad en mi caso.

El conocerme, me estaba ayudando a decir claramente lo que me hacía sentirme vivo.

Mi visión empezaba a clarearse.

Había estado toda mi vida, intentado entender al mundo, a los demás, hacerles la vida lo más fácil posible.

¿Y el conocerme a mí mismo, el saber qué quería de verdad? LO HABÍA DEJADO DE LADO.

Empezaba a saber quién era ese David que llevaba tanto tiempo conmigo. Expresaba mis necesidades a los demás de una forma mejor, no a gritos o inventándome excusas para decir que no, a sus exigencias. Y sobre todo si sentía que tenía que elogiar a alguien por algo que había hecho, o dar un gracias por un motivo en concreto, lo hacía el primero.

Me empezaba a escuchar, a oír las conversaciones que tenía conmigo mismo, qué me decía, que empezaba a querer de verdad. La relación que tenemos más larga durante todo el día es con nosotros mismos, tenemos unas buenas conversaciones y si no nos escuchamos de verdad, oímos nuestros pensamientos y dependemos de los demás, mal vamos a ir.

Si yo necesitaba expresar mis sentimientos, sentía que otra gente también querría oír lo que yo quería que me dijeran, así que empecé a hacerlo. “Gracias papas por ayudarme en este período de mi vida, gracias hermanas por ayudarme tanto, gracias amigos y enhorabuena por vuestros éxitos,..” eran frases que empezaba a decir habitualmente, pero sobre todo, lo decía y digo con corazón, entusiasmo y de verdad, de corazón.

El proceso de conocerse uno mismo, es largo, duro y con muchos obstáculos, tortuoso, pero esencial. Gracias a ello, cuando me veo reflejado en el agua de cualquier rio, no veo una imagen distorsionada, sino al verdadero David.

Una vez que empiezas a saber quién eres de verdad, qué sientes, qué quieres, te sientes mejor al decirlo al mundo, te sientes exultante, único, expresaras más emociones positivas que antes y sobre todo esos miedos, esos temores al qué dirán si digo no voy a hacerlo, a expresar tus sentimientos, tus gracias, habrán desaparecido.

Todo porque empiezas a saber quién eres, que quieres y que sientes.

Así que empieza a conocerte ya, dí lo que quieres de verdad en tu vida, lo que sientes, quita esas gafas negras que nublan tu vista y mírate en el espejo, y consigue ese armonía en tu vida que tanto anhelas.

Siento que sí de verdad, dijeramos nuestros sentimientos, lo que queremos en cada momento o un gracias de corazón, muchos males de esta sociedad se esfumarían.

¿Dices siempre lo que quieres?¿Te cuesta halagar a la gente o decirle gracias?¿Te conoces realmente bien?¿A quién has dicho hoy Gracias o has elogiado su trabajo? ¿Lo has dicho de corazón?

 

 

¡¡Sin etiquetas!!

 “No perdamos nada del pasado. Sólo con el pasado se forma el porvenir” decía A.france.

cadenas-rotasDesde que nací, siempre me he sentido “diferente” a los demás. Y la verdad que en la infancia, sentirse así, no es nada positivo.

Soy el único chico de tres hermanos que somos. Estoy muy orgulloso de mis hermanas. Pero que ellas sacaran las mejores notas, consiguieran hitos académicos, profesionales inimaginables, aún me hacían sentirme más “especial”.

Durante mi infancia, era un chico gordito y con gafas, blanco de toda burla en el colegio. Me centraba en  sacar buenas notas y aunque la gimnasia no se le daba muy bien, muy majo para todo el mundo, sensible, asustadizo,  que se dedicaba a estudiar y estudiar.

En el momento de acabar la EGB y decidir qué camino tomar. Ya tenía la idea de “sacar mi cabeza” y demostrar a todo el mundo que yo también era muy bueno, no sólo mis hermanas.

Hice Formación profesional en la rama administrativa. Sacaba todo sobresalientes, expecto gimnasia, claro está. Hacía lo posible para destacar, para recibir un simple: “Enhorabuena David, sabemos que vales mucho”. Pero ni aún así. Sólo conseguían hacerme sentirme más especial. El gordito empollón.

Terminada la formación profesional, ahora a por una carrera. Y también tomé una decisión diferente a la que se esperaban. Diplomatura en relaciones laborales. Me gustaba el mundo de la empresa, quería tirar por ese camino. 

Y me saqué la carrera el primero de todos mis amigos. El mejor expediente de todos ellos, pero aún así, no me sentía reconocido. Todo el mundo conseguía éxitos de un gran calado, pero nadie veía mis esfuerzos, mi superación, no recibía ningún apoyo.

Nadie me decía ni un simple, ENHORABUENA.

Y llegó la hora de ponerse a trabajar tras hacer un postgrado.

Todo el mundo ya trabajaba, en grandes empresas, consiguiendo sueldos para las edades, increíbles. Yo tenía mucha formación, si, pero experiencia, poca.  Aún así, seguía poniéndome metas altas, quería trabajar en las mejores empresas,  aunque sabía que tenía un gran potencial, seguía necesitando el cariño y la alabanza de los demás, algo de lo que carecía.

Aunque todos me miraban como ese chico gordito y majo ante los ojos de los demás, quería demostrar, que ese chico no era tal cual. Que era alguien totalmente diferente a los que ellos se imaginaban.

 Me decía a mí mismo, que no había límites, por mucho que dijeran los demás que sería imposible conseguirlo,  quería conseguir lo mejor de lo mejor en todos los ámbitos.

La confianza en mí mismo, iba aumentando a pasos agigantados, con cada hito que iba consiguiendo.

Pero llegó el día, que me di cuenta que no era realmente yo, quien estaba  viviendo esa vida, tan perfecta. No era perfecto por mucho que lo intentara.  Me daba cuenta que no era la persona  que quería mostrar a los demás.

Ese puente no paré de llorar, no dormí. Me había quitado la máscara que intentaba mostrar a los demás y me sentía desnudo. No sabía qué hacer.

¿QUÉ SERÍA AHORA DE MI VIDA? ¿Y DE MÍ?

Me hacía preguntas que producían pinzamientos en el corazón pero las respuestas dolían mucho más.

Me daba cuenta que no amaba lo que hacía, aunque estaba muy orgulloso de toda mi formación. Que había luchado por ser alguien quien realmente no era. Empezaba a amar el mundo del desarrollo personal, del lenguaje no verbal, de hablar en público, algo totalmente diferente a lo que había hecho hasta entonces.

Disfrutaba leyendo, estudiando, yendo a conferencias, era realmente yo. Algo que nunca hasta entonces me había ocurrido.

Tenía que dejar de luchar. Tenía que ser yo, por fin.  Estaba motivado pero a la vez con miedo, tenía que empezar de nuevo, dar un nuevo paso en mi vida.

¿Qué me pasaría? ¿Qué dirían los demás?¿A dónde me llevaría todo esto? Eran preguntas que me hacía.

Esa confianza que me había llevado a conseguir ciertos hitos, había desaparecido por completo, ahora se había convertido en puro miedo.

Y empezaron a surgirme ideas poco a poco.  Ideas que asustaban pero que quería de verdad, ir tras ellas. Quería escribir un blog para mí en el que viera mis cambios, quería hablar en público, contando mi transformación, diciendo que el desempleo es una oportunidad para reinventarte y hacer lo que uno siempre ha soñado, descubrir su verdadera esencia.

Pero mientras iban apareciendo dichos proyectos, sólo me decía: “Sé que lo voy a conseguir”.

No sabía cómo lo haría pero sabía que lo haría.

De ese día tan crítico para mí y a la vez que me hizo resurgir entre las cenizas, ya han pasado dos años.

Dos años en los que creo en mí. Dos años en los que intento ser momento tras momento, yo, el verdadero David. He conseguido entrevistas totalmente imposibles para mí y más que se que conseguiré. Ayudando a gente de todo el mundo, aprendiendo de gente increíble y sobre todo, disfrutando de cada instante de la vida.

Y el próximo día 27, daré mi primera conferencia. Lo he conseguido, mi primera conferencia. Estoy petrificado, lo reconozco, pero muy orgulloso porque me querré mostrar cuál soy yo, por fin.

Sólo puedo decir una cosa más, mientras mis ojos se llena de lágrimas, una reflexión que siempre diré allí donde vaya:

SE FIEL A TI MISMO, CREE EN TI Y TE DIGO QUE LOS CAMBIOS QUE SIENTES QUE NECESITAS, SE HARÁN REALIDAD.

SE LA MEJOR VERSIÓN DE TI MISMO, DEJATE DE ETIQUETAS, DE LIMITACIONES.

SIN CONOCERTE, SE QUE ERES UN SER MARAVILLOSO, DALO A CONOCER DE VERDAD.

El principio de un nuevo comienzo.

Daniel daba vueltas en la cama. Aquella mañana la luz, que iba y venía, traía en cada viaje diferentes  colores.

luzUna de esas veces llegó acompañada de rayos de luz, de esos que anuncian que el día comienza, y de repente se sorprendió pensando en las ofertas de proyectos profesionales que pasó por alto en los últimos años y, la consciencia de haber puesto infinidad de cosas por delante de él mismo; enfados, frustraciones y escasas alegrías fueron sentimientos que identificó esa mañana.

Así, fueron apareciendo delante de Daniel figuras que una tras otra desaparecían con la misma rapidez que entraban por la ventana.

-<< ¿Cómo puede ser?, esta mañana aparece y desaparece delante de mí, todo lo que no quiero y he tenido en mi vida. ¿Estaré soñando todavía?>>, se preguntó.

El despertador volvió a sonar por segunda vez y le trajo de ese trance a un nuevo nivel de conciencia.

Habían pasado 2.280 horas con sus 136.800 segundos y, las imágenes y sentimientos de esa mañana eran sencillamente los mensajes que su inconsciente le lanzaba con una pregunta constante: <<¿Sabes a dónde vas?>>

Consideró por un momento si eso que le ocurrió había sido realmente tan importante como para hacerle comenzar un nuevo camino, así que creyó firmemente en ello y se levantó.

Sí, Daniel se levantó, cogió la ropa que había decidido ponerse la tarde anterior y de repente María le hizo consciente de que parecía llover.

-<<!Opss, cambio de planes!, mejor dicho de ropa y de hora de llegada al curro. >> Aunque en el  fondo no le importó demasiado, iba a ser el primer día de su nuevo proyecto de vida y mientras este se hacía realidad había que reincorporarse a esa otra vida que quedó en espera hacía tres meses. Así que decidió ponerse un zapato cómodo y seguro para la lluvia y salir hacia la oficina, sin expectativas, creyendo tan sólo que el día sería un buen día para comenzar.

Ese lunes, aun siendo consciente de la gran cantidad de trabajo pendiente, Daniel pensaba que sería diferente. ¿Cuál era el plan? Comer en casa, trabajar por la tarde y llegar pronto a descansar y, ese mismo plan tenía previsto para el martes.

Antes de que pudiera darse cuenta eran las siete de la tarde y sin comer. Y no sólo eso, sin pestañear se dio cuenta de que era martes por la noche. Tenía la misma intención que al comenzar su semana y había conseguido un resultado similar, fuera el que fuese.

Daniel tenía la sensación de que las horas se le escapaban y los planes se le desmoronaban.

Había momentos en los que se preguntaba qué estaba ocurriendo. Daniel tenía la sensación de que las horas se le escapaban y los planes se le desmoronaban preguntándose por qué. Las circunstancias y los demás tomaban las decisiones por él, sobre todo en el trabajo que, no en vano, era la esfera de su vida que ocupaba más tiempo de su realidad, dentro y fuera de la oficina y de repente la semana pasó en un suspiro.

A medida que pasaban los días, aparecía de nuevo en su mente la pregunta, <<¿Sabes a dónde vas?>>

Ya era viernes y exhausto Daniel miró atrás, recordó su semana y comprobó que había vivido una semana similar a la de su último año en donde el compromiso, el compromiso consigo mismo, había desaparecido.

La necesidad de cariño, un mal entendido respeto a los demás y una infinidad de miedos le habían relegado  una vez más a la última posición y, por supuesto le habían llevado a ninguna parte.

¿De qué habían servido estos tres meses? ¿Qué había pasado con los buenos propósitos?

¿Sabía a dónde ir? y ¿Quería ir allí? ¿Podía ir allí?

En realidad ¿Quién era?

 ¿Quería cambiar algo?

¿En qué punto de su vida se encontraba?

¿Cuáles eran sus miedos?

¿Qué hacía que se desgastase en conseguir el cariño de los demás?

¿Cómo se sentía? Y ¿Por qué se boicoteaba a sí mismo?

Las respuestas a estas preguntas contenían la clave de su realidad, de su nueva realidad, y la llave de su futuro.

Ya era sábado y comenzaba un nuevo día. Mientras se respondía cada pregunta, Daniel se sorprendió al juntar el rompecabezas en el que se había convertido su cabeza y los papeles en los que había dado respuesta a cada pregunta…. <<¿Un mapa?….!Un mapa!>>

Era ahora, justo ahora, cuando comenzaba el camino, poniendo primero lo primero. Y, lo primero era él y lo que él quería.

Sin lugar a duda era una fantástica mañana y al otro lado de la ventana la luz del día le parecía especial. Por momentos a Daniel le inundó una placentera sensación de seguridad y bienestar. Mientras sentía cada palmo de su cuerpo en contacto con las sábanas pudo darse cuenta de que era el momento perfecto para cerrar un capítulo de su vida y comenzar otro nuevo.

Ahora sí…. Este era el principio de un cambio de verdad….

Querido amigo, bienvenido a la vida de Daniel, una persona como cualquier otra en un mundo lleno de diferentes realidades.

Nuestro protagonista, sea lo que sea lo que le ocurrió hace tres meses, ya pasó. Y sea lo que sea que esté pensando y se responda así mismo, eso es lo que hay en su mente… Y, sea lo que sea lo que termine haciendo, es lo que ha acabado haciendo. La cuestión importante es ¿Y ahora qué?

Esperamos que nos acompañes en el descubrimiento del mapa de Daniel y además que, si quieres, construyas y recorras tu propio mapa.

¿Tienes respuestas propias para las preguntas que se hace Daniel?…. A medida que vayamos descubriendo su mundo y cómo va evolucionando, podrías descubrir tu propio camino porque todos, en momentos de cambio como los actuales, nos hemos planteado las mismas cuestiones que nuestro protagonista.

¿Quieres descubrirlo mientras construyes tu propio destino? Entonces, te esperamos aquí dentro de dos semanas ¿Nos acompañas?

 David Asensio y Elena Sanjoaquín.

Javier Fernández Aguado:”Siempre, y más en el momento actual,el optimismo no es una alternativa,es la única opción”.

Hoy dentro de la Sección “Entrevistas motivantes para nuestro desarrollo personal y profesional”, es un placer entrevistar a Javier Fernández Aguado. 

El principio de un comienzo Javier fernandez aguadoCatedrático del Área de Dirección General en la Escuela de Negocios de Navarra, Socio Director de la empresa MindValue. Creador de 6 modelos de Gestión organizativa:  Gestión de lo imperfecto, Liderar en Incertidumbre, Dirección por Hábitos, Patologías organizativas, Will Management y Feelings Management.

Si hablaramos de sus reconocmientos, podría utilizar varios post, pero entre ellos , remarcar el premio como mejor libro europeo de gestión en Gran Bretaña (2006), por su obra la soledad del directivo, en 2010, como mejor conferenciante empresarial o considerado por muchos como el pensador de referencia en el área de Management en lengua española. Autor de más de 20 libros, recientemente ha publicado, El idioma del liderazgo, en el cuál a través de más de 1.000 pequeños consejos nos enseña a ser unos verdaderos líderes.

GRACIAS JAVIER, por enseñarnos en esta entrevista a liderar nuestras vidas, a gestionar la incertidumbre y que a pesar de todo, tenemos que seguir hacia adelante. Podéis conocer más a Javier a través de su página web (http://www.javierfernandezaguado.com/).

Si queréis que os acompañe en el camino llamado vida, a conseguir una nueva meta, a romper esas barreras que sentimos que nos limitan, estoy a vuestra disposición en Twitter (@sherpapersonal), en Facebook o a través del blog. Será un placer ser vuestro compañero de viaje.

.- ¿Quién es Javier Fernández Aguado?

Una persona que quiere mucho a su familia; y un profesional que disfruta con su trabajo, fundamentalmente porque a través de la investigación y luego de seminarios, conferencias o procesos de coaching ha visto cómo pueden mejorar personas y organizaciones cuando se atreven a pensar y a actuar de manera no rutinaria.

Así como Pablo Neruda escribió un libro titulado Confieso que he vivido, muchas veces mi esposa me ha comentado que el mío debería titularse Confieso que he trabajado…  Algo de razón no le falta, pues desde muy joven, por motivos que no son del caso, tuve que trabajar para salir adelante. En la actualidad, mi gran pasión profesional es el estudio.

.- ¿Casi siempre hay una segunda oportunidad en la vida?

Como bien dice, casi siempre. En realidad, muchas personas acaban teniendo no sólo dos, sino hasta tres o más carreras profesionales. Sucede lo mismo en ocasiones en la vida personal. Sobre este tema, José Aguilar y Mariano Vilallonga han hecho aportaciones muy relevantes.

.- ¿Un verdadero líder es aquella persona que emprende primero la senda por lo desconocido? ¿Qué importancia es tener un mentor en nuestras vidas?

Poder apoyarse en alguien que nos aprecie y nos oriente forma parte importante del éxito de muchas personas que han triunfado en uno u otro ámbito. Junto a ese asesoramiento desinteresado hay que contar también con espíritu de aventura. Quien no arriesga no logrará nunca descubrir nuevos horizontes.

.- ¿Es necesario  tener los pies en el suelo tanto con el éxito como en los fracasos?

Resulta conveniente tener presente que en esta vida ni el éxito ni el fracaso son el fin de nada. Lo más relevante no es lo que piensen los demás, sino estar a bien con uno mismo y con las personas más próximas, aquellas a quien realmente importamos. Lo demás es transitorio. Enrique Sueiro ha realizado reflexiones de gran interés sobre esta cuestión.

.-  ¿Cuál es tu concepto de felicidad plena?

Tener alguien que te espere; alguien a quien esperar. Importamos a muy poca gente. Es relevante saberlo, asumirlo y procurar cuidar ese refugio afectivo.

.- ¿Ante qué retos nos tenemos que enfrentar si queremos conseguir un futuro mejor?

Deberíamos centrar todos los esfuerzos en el micromundo. Es decir, en el entorno más próximo, aquel en el que podemos intervenir. Lo demás suele ser palabrería huera, excusas para no esforzarnos a diario en nuestras obligaciones. Demasiados se escudan en las carencias de otros para no responder de sí mismos.

.-   ¿Qué idioma tiene el liderazgo?

Acabo de explicarlo en mi último libro, que –como bien sabe– tiene esas palabras por título. Propuse hace años que si empleamos esa metáfora resulta más sencillo avanzar en la conquista de la cima del liderazgo. Son aproximadamente 250 palabras y comportamientos, no sencillos de adquirir. Entre otros motivos, porque no se puede liderar en sentido fuerte sin una alta exigencia personal.

.-  ¿Es la hora de ser resilentes, de apoyarnos en nuestras fortalezas, en nuestros puntos fuertes? ¿Por qué nos apoyamos siempre en lo que no podemos hacer y eso acaba debilitándonos?

Quizá la clave es ajustar la relación entre logros y expectativas. Demasiados se frustran por exceso de ambición en las metas que se marcan.

.- ¿Ser felices es posible? ¿Cómo?

Lo es, si procuramos encontrar la felicidad en cada actividad. Hay personas que consideran que la felicidad es una cima cuando en realidad es el modo en el que caminamos. Felicidad es charlar con un amigo, jugar con tu hijo, disfrutar de una buena película…

.- ¿Cómo gestionamos lo imperfecto? ¿Liderar en la incertidumbre que vivimos, es una cualidad esencial en estos momentos?

La existencia es una continua sucesión de incertidumbres. Quien quiera vivir de certeza en certeza sufrirá inútilmente.

.-  ¿Tanto las empresas como la sociedad, se tiene que dar cuenta de que las personas son el factor de crecimiento?

Deberían hacerlo, porque la persona es el único ser que tiene una capacidad de crecimiento irrestricto. Dicho de otro modo: sólo la persona no tiene límite gracias a su combinación de cuerpo y espíritu.

.- ¿Qué reflexiones te vienen a la mente con esta frase de R. Frost: “En dos palabras puedo resumir lo que he aprendido de la vida: SIGUE ADELANTE”?

Muchos han expresado el mismo concepto con diversas palabras. Quien se cansa nunca culminará crestas que merezcan la pena. Lo fácil es cansarse. El mayor obstáculo no es de pobreza de medios, sino de miseria de voluntades.

.-  ¿Qué reflexiones le darías a un emprendedor? ¿Y a un desempleado?

Para el emprendedor escribí hasta 1.010 consejos en un libro que lleva ese título. Al desempleado, que siempre hay oportunidades para quienes no se rinden. Existe un lugar en el ciclo de la vida para cada ser humano. Hay que esforzarse para encontrarlo.

.-  ¿Hacia dónde van los recursos humanos? ¿Tenemos que darnos cuenta de que el mercado laboral se está transformando?

Sin duda. El cambio no ha cambiado, pero sí la velocidad a la que se transforma. Es preciso aprender a cabalgar sobre el cambio. Hoy en día se requiere multiculturalidad, flexibilidad mental, disposición al esfuerzo, capacidad de trabajo en equipo…

.-  ¿Cuál es tu palabra favorita?

Gracias. La repito con gran frecuencia, porque muchas personas con las que me relaciono a diario se la merecen innumerables veces.

.-   ¿Tenemos que volver a encontrar el sentido común?

Periódicamente las personas y las organizaciones lo pierden y es preciso recuperarlo. No en vano se ha dicho que el sentido común es el menos común de los sentidos. La crisis que hoy sucede en Europa es fruto en gran medida de la pérdida del sentido común. Dos ejemplos entre muchos: ¿cómo es posible que directivos de banca de inversión y/o comercial hayan cobrado sueldos y/o indemnizaciones obscenas a la vez que hundían esas entidades financieras? ¿Por qué hoy en día se sigue consintiendo esto? ¿Cómo es posible que en demasiadas ocasiones la sociedad civil se tenga que avergonzar –sin que haya alternativa– de los políticos de la mayor parte de los partidos? ¿Es que no pueden diseñarse estructura políticas en las que no sean los más torpes los que acaben rigiendo los países?

.- ¿Qué y quiénes te motivan en tu día a día?

Mi esposa, mis hijos, mi madre, mis amigos y muchas otras personas a quienes quiero y que me quieren.

.-  Una reflexión para los lectores del blog

Siempre, y más en el momento actual, el optimismo no es una alternativa, es la única opción.

¡¡Maldita sea mi mala suerte!!

La suerte buena o mala es el pretexto  de los fracasados.”

suerteLlega la Navidad. Y yo sin trabajo, sin dinero. Llegan los regalos, la alegría, las luces. Pero mientras llega todo eso, sigo sin tener suerte. Este año no estoy para fiestas. Veo a la gente con bolsas de regalos. Unos amigos que tenían menos estudios que yo, ya han encontrado trabajo y mientras yo, ¿qué? Echo y echo curriculums, y nadie llama. Hago lo que sea, y nada de nada.  ¿Dónde estará mi suerte? ¿Se habrá ido con otro más guapo que yo? Porque yo no la veo por ningún lado. ¿Y tú por escribir, vas a dar una conferencia? Qué suerte tienes…“

Este comentario, ha sido vertido esta tarde en una conversación con amigos, al comentar con ilusión la celebración de mi primera conferencia en Zaragoza.

Si, viene la Navidad, viene el sorteo de la lotería de estas fechas, y se oye aún con más fuerza, la palabra, suerte.

Reconozco que era una persona, que me sentía un ser sin suerte. No me ocurría nada bueno. Lo máximo que me había tocado en la quiniela habían sido 200 euros y al instante tuve que utilizarlos para una reparación; hasta me había tocado un piso de protección oficial y por estar en desempleo, desestimaron mi opción. Y bueno , en el amor, sigo sin tener suerte, pero ya llegará..

Somos un país de envidiosos. Cuando vemos que a alguien le va bien, y más en estos momentos que vivimos, pensamos  en qué asunto sórdido habrá estado metido para llegar hasta donde está o con quién habrá tenido que acostarse. Somos así, reconozcámoslo.

Pero por qué en vez de tener esos pensamientos, no vamos a esa persona, y le preguntamos: “¿Qué has hecho para conseguirlo? Sé sincero, quiero aprender de ti.”

Me fijo en la gente que voy entrevistando. Muchos de ellos son número 1 a nivel nacional o mundial en sus campos profesionales. Y ninguno de ellos, han llegado hasta allí, por pura suerte. Todos han trabajado y muy duro. Se han levantado después de fracasos que nos dejarían para el arrastre y ahí están. En la cima de sus trabajos. Y tras llegar a la misma, siguen y siguen con nuevas ideas, porque sienten que la suerte no dura para siempre, sino que tenemos que crearla nosotros mismos.

¿Y tú estás creando tu propia suerte? ¿O esperas que baje del cielo?

SI,  a todos nos gustaría que cayera del cielo, pero no es así, ni llueve café como decía Juan Luis Guerra.

“¿Yo crear el qué? Deja deja, que estoy muy bien con mi trabajo, o en mi casa calentito, que creen los demás, que yo no sé crear, no soy creativo, yo no tengo ideas..”¿Esta es la respuesta que te has dado? Espero de verdad que no haya sido así, pero por desgracia, así nos va.

Queremos tener la mayor suerte del mundo en la vida, pero como mejor estamos es en nuestro sofá. Sí, me gusta estar en el sofá y además es de los que me gustan a mí, que entro entero. Pero las entradas al post no sé todavía escribirlas desde allí, tengo que hacerlas desde mi cuarto y la inspiración no me viene viendo el fútbol.

Si queremos que la suerte venga a nosotros, vayamos a buscarla, no esperemos que venga a nuestro lado en el sofá, porque nunca llegará.

Si, David, tenemos que levantarnos del sofá, pero en estos momentos, no son los ideales para hacer nada, no hay perspectivas positivas para hacer algo...”.

Cuando oigo frases de ese estilo, y cada vez se oyen más.. Pienso en los muchos emprendedores de este país, que están triunfando, en aquellas personas que han cogido su vida por los cuernos y se han reinventado.

Si, las circunstancias están difíciles, pues si es así, tienes dos opciones, o seguir en el sofá y no te quejes de cómo están las cosas, o crear tú, tus propias circunstancias, algo que es posible.

Pero mañana lo hago, que ahora estoy muy bien así,…” Por mucho que intentemos dilatar las cosas, esperando que esa suerte, caiga por fin del cielo, por mucho miedo que tengamos, sin dar ese paso hacia adelante, por pequeño que sea, no empezaremos a disfrutar de esa suerte.  

¡¡HAZLO!! Será un paso menos hacía tu suerte.

Y claro, queremos la suerte para ayer, si es posible. Pero las cosas por desgracia no son así. Muchos de los entrevistados, “triunfaron”  tras meses o años de comenzar sus proyectos.  No abandonaron, confiaban en ellos mismos, en sus posibilidades, en su idea… siguieron y siguieron

¿Y tú has abandonado ya? ¿Aún te queda un poco de paciencia?

Tras quedarme en desempleo, veía todo negro. Sentía que ya veríamos cuando habría una oportunidad para mí, tras mi sueño fallido en Madrid. Solo quería una oportunidad, una oportunidad…

Pero ahora me he dado cuenta, las oportunidades siempre están ahí. SIEMPRE. Sólo falta que nosotros las aprovechemos, creando nuestras circunstancias.  Conozco gente que sin un duro, han creado proyectos impresionantes y que tienen éxito… Así que el dinero tampoco es una excusa…Es decir, si yo no hubiera creado jamás este blog, no tendría la oportunidad de hablar con vosotros ni mucho menos la oportunidad de las conferencias que me han dado…

¿Crees que hay muchas oportunidades o no ves ninguna en la vida?

¿Quieres esa suerte que piensas que te esquiva?

Por favor, crea tu  las circunstancias, da ese pequeño paso para que nazca, hay oportunidades y muchas, aunque creas que no es así. Que en la manta se está bien, lo sé, quejándote tras ver las noticias aún más.. Pero a la larga, ¿Qué ganas? NADA… A ver desaprovechado tu energía en algo que no te daba ningún resultado y mientras la suerte, sin aparecer.

LEVANTATE, DEJA DE QUEJARTE,  DA ESE PASO QUE TANTO TE CUESTA DAR, AUNQUE SEA PEQUEÑO, POCO A POCO, SE CONSTANTE, CONFIA EN TI, EN TUS POSIBILIDADES Y ESA SUERTE, ACABARA APARECIENDO DELANTE TUYA.. TE LO ASEGURO.. 

Xavier Pirla:”Cada día es una aventura nueva, una oportunidad para demostrar de qué puedes hacer mucho más de lo que creías”.

Hoy dentro de la Sección “Entrevistas motivantes para nuestro desarrollo personal y profesional” es un placer presentar a Xavier Pirla.

el principio de un comienzo xavier pirlaEn estos momentos que vivimos, afrontar el día de una forma diferente, con la que esta cayendo, es totalmente posible. ¿Cómo? Pensando de una forma diferente. Si, lo reconozco, es algo que se cae por su propio peso, ¿Pero quién lo hace en estos momentos? Poca gente. El pensar afecta a cómo sentimos, pero todo ello afecta a lo que hacemos.

Ahora que viene el fin de año, todos tenemos nuestros propósitos…algunos habréis conseguido los vuestros este año, pero la mayoría no. Os sentiréis insatisfechos con vuestra vida y sin conseguir esos sueños, habrá que hacer un cambio en la manera de pensar, en nuestra actitud. 

Xavier, en su libro “El arte de conseguir lo imposibleEd.Zenith, nos propone ser héroes, salir de nuestra zona de confort. Nos da herramientas para aprender y saber hacer las cosas de una manera diferente, qué para él, es la definición de la Programación Neurolingüistica. (PNL). A través de su libro, comenzaremos un viaje en el cuál nos conoceremos más a nosotros mismos, a nuestro futuro y al proceso de transformación que hará despertar el héroe que hay dentro de nosotros.

Xavier, estudió ingenieria civil pero descubrió que su pasión era aplicar el modo de ver mundo de la ingeniería a la conducta humana. Es el primer español en tener el título de Licensed Master  Trainer en PNL. Además es director de Talent Institut, dedicada a la formación en PNL.

GRACIAS XAVIER, por darnos a conocer de una forma sencilla que es la PNL, que todos llevamos un héroe dentro de nosotros y que con las herramientas que nos das, hacer que las cosas pasen. Podéis seguirlo en Twitter (@xavier_pirla).

Si queréis que os acompañe en el camino de la vida, hacia una nueva meta, romper esas barreras que sentís que os limitan, estoy a vuestra disposición en Twitter (@sherpapersonal), en Facebook o a través del blog. Juntos romperemos cualquier limitación.

.-  ¿Quién es Xavier Pirla?

Es un ingeniero de la Escuela de caminos, canales y puertos de Barcelona, que un buen día se dio cuenta que le interesaba mucho las personas que no las estructuras, la ingeniería civil en general. A partir de ese momento, comenzó una carrera de descubrimiento y de todas las herramientas que ahora mismo utilizo, como es la Pnl (Programación neurolingüística), hasta convertirse en el único español Licensed Master y además colaborador directo del co-creador de la PNL, el Doctor Richard Bandler. También soy el director de Talent Institute, una organización dedicada a la investigación de cómo el lengua afecta a nuestra neurología, a la aplicación de modelos para el desarrollo de herramientas comunicativas y sobre todo también por la formación en PNL. Talent se ha convertido en una institución para aquellos que quieren estudiar la pnl, sin mitos y sobre todo profesional. Además he escrito el libro “El arte de conseguir lo imposible”. Ed.Zenith

.-¿Cómo se consigue lo imposible?

Cuando yo escribí el libro y le puse el titulo, buscaba un titulo provocador, donde la gente encontrara un espacio para la reflexión y sobre todo para el desafío en algunas maneras de pensar que nos limitan muy a menudo en conseguir lo que queremos. Cuando yo digo conseguir lo imposible, en el fondo me refiero a conseguir todo aquello que en algún momento pensaste que era imposible y que quizás con un nuevo modo de pensar y un nuevo conjunto de herramientas, que aquello que parecía imposible, ahora se puede convertir en realidad. Seguramente no todo es posible, simplemente por cambiar la mentalidad, es algo que yo no subscribo. Si se convierten muchas cosas en posibles, pero no todo

.- ¿Qué pasaría si nos diéramos cuenta por fin que todo lo que pensamos que es la realidad, no lo es, sino es una valoración de lo que nos pasa?

Es una pregunta que no es fácil de contestar, que tiene sus ventajas y desventajas pensar que lo que hay a nuestro alrededor es la verdad. Mi trabajo se basa principalmente en desafiar el pensamiento crítico en las personas. No es sencillo ni fácil de asimilar, porque el pensamiento crítico nos dice que no podemos estar seguros de nada. Esto tiene una parte positiva, ya que cuando tenemos un conjunto de creencias limitantes, cuando aplicamos el pensamiento crítico y nos damos cuenta de que aquello que pensamos es simplemente una parte de la realidad y que por tanto puede ser pensada de un modo diferente, es muy útil. Pero también afecta al resto de creencias, todo lo que crees sobre ti mismo y te da seguridad..

El darse cuenta de que lo que pensamos es solo una parte de realidad, tiene cosas buenas y malas, yo abogo por la relativización de la realidad, siempre cuando eso nos lleve a nuestro objetivo

.- ¿Qué poder tenemos las personas?

Las personas tenemos el poder de influir en todo lo que pasa dentro de nosotros y en lo que pasa fuera de nosotros. Tenemos el poder de influir, especialmente en nosotros mismos, cambiando nuestra manera de sentir, cambiando la manera de pensar para asi poder tener más recursos para así poder intentar cambiar el exterior.

El exterior no siempre está bajo nuestra influencia, y eso es algo que tenemos que entender. ¿Hasta qué punto yo puedo influir en mi exterior para conseguir lo que quiera? Y ahí entra la persuasión, el trabajo en equipo, el networking por valores.. Son herramientas que te permiten influir en tu exterior pero no es influenciable al 100%

.- ¿Qué es tener miedo? ¿Estar estancado?¿Quedarnos tranquilos en nuestra zona de confort y no querer dar ese paso hacia nuestros sueños?

Tener miedo es generar una simulación mental en tu cabeza, donde pasa algo que pone en riesgo o en peligro quien eres tú o tu integridad física. Eso genera una reacción fisiológica en nuestro cuerpo a la que llamamos miedo.

Estar estancado es simplemente es vivir en una zona de confort donde conoces, donde sabes, donde sabes que no hay crecimiento. Y ese crecimiento en las personas es necesario.

El miedo lo que nos avisa es que si sales a una zona que te genera simulaciones mentales que ponen en riesgo algo de ti o que no puedes generar nada , por lo tanto tienes un miedo desconocido, en ambos casos hacen que muchas personas no avancen. Y eso en cierta medida, es parte de la condición humana.

.- ¿Cómo nos convertimos en héroes cotidianos?

Nos convertimos en héroes cada vez que nos damos cuenta que podemos pensar de una manera diferente y nos atrevemos a hacerlo. Sólo por eso, ya nos convertimos en héroes cotidianos.

.- ¿En estos momentos que vivimos, es hora, aún más que más, de tirar hacia adelante?

En estos momentos que vivimos, nos damos cuenta, que aunque tú no quieras cambiar, la situación exterior cambia. Que aunque no te quieras mover, la situación exterior se mueve. Por lo tanto es si o si, hacia el crecimiento.

Estos años cuando las cosas parecían que iban bien y estabas en tu zona de  confort,  parecía que no tenía mucho sentido, el crecimiento. Ahora el crecimiento es necesario,  porque todo cambia a tu alrededor. Por lo tanto necesitas herramientas para afrontar esto.

.- ¿Qué reflexiones te vienen a la mente con esta frase: “hacer con soltura  lo que es difícil a los demás, he ahí la señal del talento, hacer lo que es imposible al talento, he ahí el signo del genio” de  Henry Amiel?

Lo que me viene a la mente son creencias y habilidades. Hacer con soltura lo que es difícil a los demás, eso son habilidades, y eso talento. Hacer lo imposible al talento.. es otra vez habilidades y sobre todo creencias.

Creencias porque lo imposible, le damos una valoración a una situación, es algo mental, es algo que tiene que ver con ideas.

El genio es aquel que es capaz de cuestionarse el status quo, que es capaz de cuestionarse las propias ideas que hay en este mundo. Alber Einstein se cuestionó el status quo de los científicos y genero una teoría revolucionaria que fue rechazada al principio.

.- Acabo de terminar el practiocioner de pnl, y me ha ayudado mucho, no, lo siguiente. Tú que eres  master trainer, ¿Cómo definirías la pnl y cómo ayuda a las personas?

La PNL no es más que una metodología diseñada en base a una serie de ciencias, la lingüística, la sicología, la cibernética… Dónde se busca describir la conducta humana basada en un triangulo: pensar, el hacer y el sentir.

Como en la manera que pensamos, como en la manera de hacer las cosas, de cómo nos sentimos acaba afectando en nuestra capacidad de conseguir los objetivos.

Por lo tanto la Pnl busca como podemos modificar nuestra manera de pensar, nuestra manera de sentir, de hacer para poder acercarnos mucho más a nuestros objetivos.

.- ¿Actitud ante cualquier reto de la vida o aptitud?

Los dos. Se necesitan herramientas, estrategias mentales, habilidades pero al mismo tiempo se necesita actitud, que tiene que ver con creencias. Creer  que eres capaz de hacer las cosas, creer que aunque te equivoques vas a aprender, abrirte paso y conseguirlo. Creencias que te dicen que aunque te caigas, tienes un propósito mayor en la vida. Eso es actitud.

.-  ¿Un fracaso nos convierte en un fracasado?

No. Un fracaso nos convierte en alguien que ha sido lo suficientemente valiente para intentarlo.

Una cosa es que no haya salido como hubiéramos querido o que no sepamos sacarle el máximo provecho de ese error. Pero es algo que se puede remediar y sobre todo es una oportunidad para sacar información para mejorar el proceso que nos ha llevado  a ese error.

.EL ARTE DE CONSEGUIR LO IMPOSIBLE– ¿Los sueños se hacen realidad? ¿Qué se necesita para ello?

Los sueños no se hacen realidad, se pueden hacer realidad.

Para ello se necesita un buen plan, entender que si somos conscientes de cómo pensamos, de cómo sentimos y que si tenemos un plan de acción para llevar a cabo todo esto, con un objetivo bien definido, podemos conseguir lo que en algunos momentos pensábamos que era un sueño.

.-  ¿Es el momento esencial de conectar con nuestra esencia?

No lo sé. Yo creo que es un momento muy bueno para descubrirnos. Descubrir nuestras habilidades, limitaciones y para trabajar en ambas dos. Es un buen momento como cualquier otro, pero sobre todo para trabajar sobre  nosotros mismos para conseguir sacar lo que realmente somos

.- ¿El pasado determina nuestro futuro?

EL pasado afecta a nuestro presente. Ya que generamos aprendizajes, pero no determina el futuro, porque el pasado, no existe. Solo existen los aprendizajes que yo hice en algún momento de ese pasado. Por lo tanto, si yo modifico esos aprendizajes, y aprendo cosas nuevas, mi futuro puede ser diferente.

.- ¿Qué y quienes te motivan en tu día a día?

Quien me motiva soy yo mismo. Soy yo mismo el que me tengo que motivar, yo y mis proyectos, mis ganas de salir hacia adelante, pero también me motiva mi hijo, al que quiero darle las máximas opciones para que se pueda desarrollar, mi esposa, el vivir en un ambiente agradable, ayudar a las personas, mi amigo Kayle Maynard, que nació sin brazos ni piernas y que a pesar de eso ha subido al Klimanjaro, pero especialmente la motivación nace de mi aunque me ayude de otras personas.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Este mundo está por escribir. Cada día es una aventura nueva, una oportunidad para demostrar de qué puedes hacer mucho más de lo que creías. No te rindas solo por lo que están diciendo otros. No te rindas por lo que parece que está pasando en este mundo porque todo es simplemente una gran interpretación, que si nos afecta pero que no nos tiene que condicionar. Somos lo suficientemente importantes por nosotros mismos, para conseguir tener una vida digna emocionalmente, mentalmente y físicamente, que todo depende de nosotros y que nadie se deje influir por aquellas personas que dicen que no depende de nosotros.