¡¡NO y NO!!

Prohibir algo es despertar el deseo”, decía Michel de Montaigne.

no el principio de un comienzoDavid, no, nuestra relación es imposible. No has aprobado, otra vez será. Lo sentimos, pero NO has sido seleccionado para la próxima entrevista. No, hoy no vamos a quedar. No es posible. No hay ninguna oportunidad. Tú libro no nos gusta, no es posible que lo publiquemos en esta editorial…”. Son algunas de las negaciones que me vienen a la cabeza que he ido recibiendo últimamente en mi vida.

¿Y tú cuántos NO has recibido últimamente?

No entiendo cuánto poder tiene esas dos letras juntas, pero es mucho cuando los recibes. Recibirlas, hace que tus sueños, motivaciones, hagan que esas expectativas que los sustentaban, salten por los aires.  

Adiós mi amor, adiós mi futuro trabajo, adiós al viaje de mis sueños, adiós a mis sueños, se esfumaron.

Esa persona que nos caía tan bien, que ya soñábamos con ella como posible compañera de trabajo, aquél amor que llevábamos tiempo  intentándola conquistar, se nos transforma en una persona fea, antipática, un ogro… Ya no queremos saber nada de ella… Ya no nos gusta.

¿Qué pasa cuando a un niño pequeño le decimos NO? Pues que lo primero que nos dice, es que ya no nos quiere. Pues aquí pasa igual, sale nuestra vertiente de niño pequeño.

Nunca queremos recibir un No y menos darlo.

¿Cómo voy a decirle que no, con lo bien que me cae?¿ Negarle esa cosa que se lo ha trabajado? Imposible ¿No va a poder entrar? Si es el candidato idóneo. Yo no se lo digo..”

 ¿Cómo te hace sentirte al leer estas frases? Seguro que mal.

Y es así, intentamos siempre no romper la fraternidad que queremos en nuestras vidas, y ante situaciones así, intentamos escabullirnos. No queremos ser los malos de la película. Al ser los malos de la película, tenemos miedo que nos “echen” del grupo.  “ Si digo que no, ya no me llamaran más para quedar, seré un apartado.. Si le digo que no me gusta, ya no lo volveré a ver, ya no habrá más esas risas que nos echábamos, Si no hago horas extras, estaré todo el día con el miedo de que sea el primero que me echen”

Mira, ahora ya nos dice que no, antes estaba tan servicial con nosotros, ahora es un egoísta”. Son frases y situaciones que seguro que te dirán las primeras veces cuando empieces a decir NO. Pensaran que eres un ser egoísta, ególatra, lo peor. ¿Pero quién se ha preocupado hasta entonces de ti? NADIE, NI TÚ MISMO… Y ya es hora de que empieces. ¿Si?

Ya han superado muchas veces tus límites, se han aprovechado de tí. Ahora tienes que empezar a ponerlos. Tienes derecho a tomar tus decisiones, a hacer lo que sientes que tienes que hacer y no hacer lo que no quieres. Eres una persona con un valor incalculable, y a partir de ese momento, es cuando de verdad, empezaras a demostrártelo y también a los demás.

Ya vale de arrastrarse por los demás, por sus problemas, miedos y temores.

¿Cómo te sientes después de decir si cuando de verdad tenías que haber dicho NO?

Decir no, es difícil, lo sé. ¿Pero qué quieres, se aprovechen de ti, hacer los problemas de los demás tuyos o conservarte inmune a esos comentarios? La verdad, que opto sólo por cargar con mis dificultades.

Decir NO, es el principio del camino para saber que queremos en la vida. 

Siempre pongo el mismo ejemplo. Muchas amigas me comentan tras  romper una relación: “ No quiero que sea de esta manera mi príncipe azul, no quiero que me haga esto, no quiero.. no quiero”. Siempre  respondo de la misma manera,” Si sabes que no quieres, pregúntate qué quieres entonces”. Al instante, me empiezan a enumerar las características de sus príncipes azules.

Haz tú la pruebas. Di lo que no quieres en la vida, y al instante transfórmalo, por lo que SI quieres. ¿A qué el cambio es radical? ¿A qué es mejor expresar que quieres que lo que no quieres? ¿A qué has descrito mejor tus límites?

Si no sabemos lo que queremos de verdad en la vida, ante cualquier petición de los demás, acabaremos siempre diciendo SI, en vez de NO.

Hay mucha “mala persona” por el mundo suelta que cuando les digas NO, seguro te soltará una grosería, pues que le vamos a hacer. Lo importante es que cuando comiences a decirlo, esas personas se lo tomen bien, con respeto hacia a tu persona por la decisión tomada.

SI no respetan tu opinión, jamás lo permitas. Son personas que no valen la pena.

Ya vale de adornar tu decisión, es NO y punto. Solo a ti te interesa el porqué de tu decisión. Como mucho di,  antes de haber tomado la decisión que quieres, “En estos momentos me es imposible”, frase que aprendí de mi padre para estas situaciones.

Lo reconozco, era una persona que siempre estaba pendiente de los demás, su vida era mi vida, hacía míos sus problemas, sus alegrías y penas. Y cuando me pasaba a mí, ¿quién estaba a mi lado? Como siempre se dice, con los dedos de la mano se podrían contar.

Claro que he perdido gente a mi lado cuando empecé a decir no a muchas cosas,  y sé que perderé alguna más.  Pero también he ganado relaciones de calidad, amigos increíbles. Pero sobre todo, he ganado algo muy importante, AUTOESTIMA.  Somos nuestros mayores enemigos, nos da miedo decir una cosa u otra, porque nos importa más el que dirán, si no nos volverán a llamar o cosas así, pero ya vale.

¿Y quién es más importante en esta vida, más que TÚ?

Empieza a decir NO, te aseguro que las consecuencias son más que positivas.

¿Quieres quien se relacione contigo, se relacione con tu verdadero ser o con una máscara?¿Quieres te respeten de verdad?¿Sabes decir NO?¿Te cuesta?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: