¿Le perdono o no?

El perdón y el olvido son la armadura que te protegen de las bajezas del destino”.

Perdon el principio de un comienzoHoy día de año nuevo, nos hemos ido todos a comer a casa de mi hermana. Tengo un sobrino de 4 años.

Me gusta jugar con él, hacerle cosquillas y regalarle piruletas. Y hoy como siempre, le he cosquillas al verle. Se ha empezado a reír, más bien ha perdido las fuerzas, a llorar de la risa, pero al minuto, me dice: “Tío, ya vale, no te quiero, me haces muchas cosquillas y no te perdono”.  Y se ha marchado a su cuarto, a los dos minutos ya estaba conmigo jugando de nuevo.

Comparo la situación, con una que me acaba de ocurrir recientemente. La verdad que los finales de año no son mi época favorita últimamente.

Me he sentido traicionado por una persona importante para mí. ¿Qué ha pasado? Es lo de menos.

Pero la verdad, que han sido  días duros para mí. “¿Por qué a mí? ¿Qué había hecho yo para merecerme tanto desprecio? ¿Otra vez más? ¿Tengo en mi espalda pegada alguna pegatina que dice que soy el tonto de los tontos o qué?”.. Eran muchos de los calificativos que me decía a mí mismo y lo peor de todo, no me lo esperaba para nada lo sucedido.

Me sentía muy mal, lo reconozco. Con lo bien y feliz que pensaba había terminado el año, va y me pasa esto. Habían roto algo que para mí es muy importante pero en estos momentos tan frágil, la confianza.

¿Y ahora qué hacer?

Cuando tengo que tomar una decisión o relajarme, me voy a andar. Y la verdad que me vino muy bien.

Me encontraba  ante un trayecto que se dividía en dos caminos.  Y eran estos: O seguir flagelándome, que las emociones me comieran, que arrasaran con todo lo habido o por haber. Ese camino era seguir sintiéndome una víctima. Pero el otro era aún más difícil: EL PERDON.

Conozco a gente, que aún pasados mucho tiempo desde sus rupturas sentimentales, aún siguen dándole vueltas a la cabeza.” ¿Por qué hizo tal? ¿Cómo sucedió? ¿Cómo no me pude dar cuenta? Nunca se lo perdonaré, ¿Cómo se atrevió a hacerme eso? Sí lo sé en esos momentos, te juro que sé la devuelvo…”. Son algunas de sus frases características.

El pasado, pasado es, no se puede deshacer por mucho que queramos. Su presente está impregnado del pasado, de la infidelidad, de la ruptura de la confianza. ¿Pero qué hacer? ¿Seguir flagelándonos? Todavía no han creado la máquina del tiempo que nos permita volver atrás y cambiar los hechos. Son personas que no viven, que no disfrutan del presente, no progresan.

Con esta situación, recientemente vivida, creo que cuando rompen nuestra confianza, lo que están rompiendo es nuestro ORGULLO.

Escuchando recientemente a una pareja de chicas, que caminaban delante de mí, les oía decir: “ Había puesto mucha ilusión en la relación, con lo majo que era y me ha decepcionado..”.

Lo reconozco, era una  persona que ponía a mis “musas” en un pedestal y luego las “leches” han sido de órdago. Y siento que la situación se repite con mucha gente. Idealizamos a las personas, pensamos que serán esos príncipes o princesas soñados, o lo mejores amigos de nuestra vida.  Y luego a la mínima, cuando pasa algo, nosotros vamos de víctimas y ellos más malvados que el Capitán Garfio.  ¿A qué todo el mundo tendría que actuar como a ti te gustaría? Pues por desgracia no es así.

¿Y tú no has tenido nada que ver para que sucediera lo sucedido? ¿Nada de nada?  No estoy diciendo que haya que justificar los actos de la otra persona, para nada. Pero cuando pasa una situación en la que nos sentimos ofendidos, pensamos que todo lo hemos hecho bien, que no hemos fallado. ¿ Y si fuéramos un poco más empáticos, qué pasaría?. Pues que nos daríamos cuenta, que en un porcentaje, nosotros hemos sido  también un poco responsables.

Y claro que he sido responsable en parte de lo que me ha sucedido, pero para la próxima vez, ya sabré qué hacer.

¿Y por qué llegamos a estas situaciones? Creo que uno de los problemas  de esta sociedad, es que no hablamos. Nos aguantamos que no nos gusta que nuestra pareja haga esto o lo otro, que nuestros padres sean de una manera, o que un amigo haya hecho una cosa o no queramos acudir a su fiesta, con tal de no ofenderlos por si se lo decimos, cómo le sentará, si dejaran de querernos… Pero mientras se lo decimos o no, quienes estamos sufriendo somos nosotros. Nos comemos por dentro y luego cuando es el momento de hablar, hablamos a base de gritos.

Como decía el programa de Jesús Vázquez, hablando se entiende la vasca.

Me había costado mucho perdonarme a mí mismo por muchas cosas que había hecho antes de empezar el camino de autoconocimiento, y ahora tenía que perdonar  a esa persona por lo sucedido.

Ahora, viéndolo  desde otra perspectiva, creo que no lo hizo con la intención de dañar, creo fue más bien por egoísmo y torpeza, que por otra cosa. Como siento que son los ingredientes en la mayoría de este tipo de situaciones.

Perdonar no es la barita mágica que haga cambiar de actitud a la otra persona. Perdonar es no permitir que los demás, con sus hechos, guíen tu vida, sino que tú eres el capitán de la misma. Que aprendas de lo sucedido, y progreses.

Esa persona, nos ha dado el “regalo” de su acto que tan mal nos ha sentado, pero como he dicho antes, a lo mejor lo hizo sin querer, hablemos con ella, pero lo que nos duele de verdad, es las esperanzas que teníamos depositadas en esa persona, que se han esfumado, pero no el hecho en sí.

No estoy diciendo que vayamos ahora de perdona vidas por la calle, no hace falta ir a esa persona, mirarla y decirle: “Te perdono”, con altanería. Para ahora de leer el post, piensa en esa persona, y dile como si la tuvieras delante que la perdonas, y ya me dirás como te sientes desde ahora. 

Mi felicidad no depende de esta “traición”, sigo hacía adelante, nada de victimísmos, de todo se aprende.

¿Cómo te sientes al perdonar? ¿O te gusta más el papel de víctima?¿Sientes que no has tenido nada que ver con la situación que te molesta?¿Pones a la gente en un pedestal?¿Has sido capaz de perdonarte a ti mismo? ¿Eres una persona resentida?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: