!!21 días cabreado¡¡

El pesimista es aquella persona que mira el mundo de una forma realista y probablemente acertará ya que el optimista vive en las nubes”.

21 días enfadadoEstoy harto. Ya me he cansado. Ya vale de tanto pensamiento positivo. Ya vale de pensar que toda gente es buena. Ya vale de tener pensamientos positivos y visualizar que mis sueños se han hecho realidad ya aún sin tenerlos en mis manos. Estoy harto de ser el bueno con las chicas, y así estoy, sólo. Estoy harto y ya no puedo más.

Ves a gente que pisotea a los demás  y les va bien en la vida. Hacen la pelota, son hipócritas, y míralos, ahí están, en lo más alto de cualquier escalafón que te puedas imaginar. Y mientras tanto, aquí estoy sin trabajo, sin novia, sin nadie, yendo de bueno por la vida, ¿Y qué tengo? ¿Buenos sentimientos? Con eso no gano nada. Mira, Mourinho con la mala leche que tiene y los millones que gana. Voy a empezar a ser malo, pesimista, depresivo de verdad, que seguro así me va mejor la vida. Mira David, te quiero mucho, pero con pensamientos positivos, no vas a ganar dinero, empieza a ser malo, como Risto Mejide y ya verás que bien te va la vida”.

Entre plato y plato, risas y copas de vinos, es lo que me decía recientemente un amigo, en una comida que habíamos preparado para ponernos al día de nuestras vidas. Y tengo que decir que yo al principio pensaba lo mismo que él, mucho antes de empezar con el blog.

Los malotes siempre se llevaban a la chica de mis sueños. El puesto que anhelaba, siempre se lo llevaba el pelota, el que había pisoteado más cabezas hasta llegar alcanzar el puesto soñado por mí. O cuando estaba en desempleo, se me llevaba la ira, rabia y muchos otros sentimientos que te podrás imaginar, al enterarme que le habían dado el puesto a  otro, que con menos cualificación que yo, no sabía cómo lo había conseguido.

Me preguntaba una y otra vez, “¿Por qué a mí? ¿Qué hago mal? No sé ser malo, un cab.., pero quizá tendré que aprender”.  Nunca he llegado a recibir esa lección que tanto anhelaba.

Así que después de la sobremesa y de ponernos al día, decidí qué beneficios tendrían en mi, si durante 21 días tuviera pensamientos negativos, mirara con envidia a todo el mundo y fuera una persona rencorosa. Si a algunas personas le iban bien así, algún beneficio tendría que tener. Algo aprendería seguro.

Me levantaba, y hacia todo lo posible, que antes de abrir la puerta de mi cuarto, para que ya corriera por mis venas, la mala leche. Los primeros días lo intentaba, pero me costaba. Casi al final del proyecto, lo conseguía con facilidad.

Tras este tiempo, me he dado cuenta, que los negativos, los continuamente enfadados, de mayores no tendrán problemas de memoria. Me acordaba de todo lo que me había pasado durante este periodo de tiempo, de cómo se habían comportado conmigo personas,  de pequeños detalles que hasta entonces había pasado por alto…de cómo me había contestado una persona y de algunas miradas. Me acordaba de todo, con pelos y señales, como se dice. Se había quedado todo grabado en mi menoría.

¿O cuando estas enfadado con tu pareja y luego discutís, no le sueltas lo que ha dicho, no ha dicho, su mirada, con todo lujo de detalles?

Cuando somos positivos, alegres, no vamos por la vida, matando a la gente con la mirada, y nos presentan a una nueva persona, nuestra primera impresión siempre es buena.  Pensamos que es una persona sensacional, sin maldad. ¿Pero qué pasa con las personas enfadadas con la vida y les presentan a una persona? . Pues lo que me paso, fue que vi detalles que los demás no vieron, vi comportamientos que no me gustaron de esa persona, iba a sacarle punta a todo lo que hacía esa nueva persona que había entrado en el grupo.

Y al mirar con un exhaustivo examen, lo que hacía esa persona, me daba cuenta, que me volvía menos incauto. Había aceptado a alguna persona en mi vida, y desde el principio, pensaba que eran buenas personas, que tenían buenas intenciones conmigo, pero bueno, la cosa no acabo como creía desde el principio. Por eso, al estar, por propia iniciativa, cabreado con la vida, al ver a esa persona, me centraba más en todos sus detalles, desconfiaba más de ella.

Una cosa que me he dado cuenta durante toda mi vida, es que cuando estaba cabreado, siempre me centraba más. La chica de mis sueños, no quería ni verme, pues yo me centraba en los estudios, con resultados increíbles. Que estaba cabreado por cualquier tema en el trabajo, ese día en el gimnasio levantaba más peso que nunca. El cabreo me proporcionaba ser más constante en mis objetivos.

Conozco alguna persona que se podría decir, que está cabreada con la vida, desde siempre. Pero para mí es una persona respetuosa, tanto conmigo, como con los demás. Es una persona educada y de lo más atenta que te podrías imaginar, a pesar de las apariencias.  Sin embargo, hay gente positiva, alegre, entusiasta, que cuando te conocen, se toman demasiadas confianzas para ser el primer día. Aunque siempre pienso, que ser mejor empático con las personas, que no un hielo.

Sin embargo ,esta persona es de lo más educado que he conocido en mucho tiempo.

Y si, además esta persona, está en un puesto muy importante. Su hablar es persuasivo, es una persona influyente. Cuando estamos discutiendo con una persona, hemos recopilado con el máximo detalle toda la información sobre el tema y se la exponemos al completo, la intentamos persuadir que tenemos la razón de que nuestro punto de vista es el correcto. Las personas cabreadas con la vida, son las más persuasivas que te jamás te podrás encontrar.

Podréis y querréis ser una persona peor que Mourinho, pisar cabezas para conseguir lo que se os haya puesto entre ceja y ceja, deseareis ser los peores jefes que nadie haya podido tener, obligándoles y “maltratando” a vuestros compañeros,  lo acepto y lo respetaré,  o ser una persona rencorosa… lo que tú elijas, pero jamás  volveré a desear a que pasen por mi mente pensamientos negativos. ¡¡Qué trabajo más cansado es eso!! 

Ha sido un alivio quitarme esta mochila que he llevado esta semana. Tener menos remordimientos, sin rencores, sin ira, aligerar la carga que llevamos en la vida, nos hace más felices.

¿De verdad necesitas acordarte día tras día, el por qué del enfado con esa persona? ¿De verdad quieres llevar toda tu vida, ese odio, rencor hacia esa persona? Yo creo que estarías mucho mejor sin ellas.

La forma en la que miremos el mundo, será lo que veamos en él. Ver la realidad de una manera u otra, depende de tus creencias. Si quieres que te confirmen que la vida, es una calamidad, seguro que encontraras situaciones que te lo reafirmen. Si es así, por favor, sal de ese habitación sin ventanas, en la que te encuentras, y mira que el mundo, la vida, es algo totalmente diferente a lo que te imaginas.

No sé cómo pueden vivir las personas así, me ha supuesto una semana  para recuperarme de dolores de cabeza, dolores por mi cuerpo que nunca había tenido y tanto cansancio físico como mental.  Dónde antes veía nubes negras, vuelvo a ver esperanza, sueños y alegría. No sé qué beneficios le verán ver la vida desde esa vertiente, pero yo sólo he tenido dolores.

Prueba a reírte, prueba a sonreír a las personas, seguro que duermes mejor. Sonríe a la vida. Yo lo hice, y el resultado es increíble.

¿Vives cabreado o sonríes a la vida? ¿Qué te da mayores beneficios, pensamientos positivos o negativos? ¿Por qué? ¿Qué ganas cabreado? ¿Qué ganas odiando? ¿Sabes perdonar?

Anuncios

One Response to !!21 días cabreado¡¡

  1. Pingback: !!21 días cabreado¡¡ | Makin...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: