¿Y ahora qué te hace feliz?

La felicidad humana, generalmente no se logra con grandes golpes de suerte, que pueden ocurrir pocas veces,  sino con pequeñas cosas que ocurren todos los días”. decía Benjamin Franklin.

FelicidadHoy me he dado cuenta, que desde nacemos, vivimos  sumidos en unos procesos de cambios constantes, y con ello, cambia nuestra definición de felicidad.

Por la tarde he estado con una amiga hablando de unos temas profesionales, que me hace mucha ilusión anunciaros próximamente. Tras hablar de ese tema, la conversación ha derivado a comentarios jocosos sobre mi edad, (y eso que nos llevamos sólo 6 años) a terminar hablando de qué es para uno la felicidad.

Ambos habíamos vivido avatares que nos habían hecho caer, pero también levantarnos y seguir adelante. Sacamos la conclusión que, la combinación  de resistencia ante los cambios que habíamos vivido y flexibilidad ante los mismos era lo que nos había protegido nuestra felicidad hasta la fecha.

 Adaptarse a los cambios que la vida, nos presenta, nos refuerza nuestra estima y confianza.

Echábamos la vista atrás y nos dábamos cuenta, que ahora no nos hacia felices lo que hacia 2 años, si. Antes me gustaba salir hasta el amanecer, pero la verdad, que ya no estoy para esos trotes. Que conste que me sigue gustando salir por ahí, pero una cena entre amigos, unas copas, un cine o un concierto con buena compañía me hace más feliz ahora mismo.

Tras salir de la universidad, sólo quería ganar. Quería ser el mejor en mi profesión (profesión que no ejerzo), llevar la mejor ropa, los mejores artículos de electrónica que me podría permitir e ir a Ibiza y bailar toda la noche oyendo a mi Dj favorito.

Ahora con 34 años, tengo otras aspiraciones, otras cosas me hacen más feliz.

¿Con el paso de los años, ha cambiado lo que te hace feliz?

El haber superado retos en la vida  y no habernos rendido, nos había hecho más felices y capacitado para superar retos futuros que la vida nos deparase.

Cada vez recibo más emails de gente de mi edad e incluso más jóvenes, que se sienten desilusionados con la  vida, que se consideran infelices a una edad temprana. Eso pasa porque nos hemos topado con la realidad, y una realidad más cruda por lo que estamos pasando. Al salir de la universidad, y ver que tus sueños no pueden ser colmados, que no hay trabajo, que no hay esperanza,  no ver futuro, nos derrumbamos, desistimos, pensamos que no hemos conseguido nada y nunca conseguiremos nada de lo soñado.

¿Piensas que jamás podrás ser feliz?

Tras hablar con ella, me fui a casa. Y al abrir la puerta, me reafirmé que lo que nos hace felices con el paso de los años es diferente. Ver a mis padres con sus nietos, riéndose, disfrutando de las cosas que hacen, de su nueva casa en el pueblo, te hace ver que con los años, se piensa en conservar todo lo que han ido consiguiendo con los años y vivir sin sobresaltos el resto de sus vidas.

En la niñez, todo es jugar con la pelota, descubrir parajes insospechados con los amigos, dormir bajo las estrellas. Tomamos todo con entusiasmo, con pasión. Pero con el paso del tiempo, tomamos la felicidad, con calma, queremos una cena con los amigos, un fin de semana en un spa para desconectar o una siesta en nuestro sofá.

¿Y con qué adjetivo relacionarías, tú la felicidad?

Otra cosa que me he fijado, es que cuando somos jóvenes, fijamos la felicidad en el futuro. “Iremos al concierto tal día, iremos a cenar a ese restaurante, o tenemos que comprarnos las zapatillas que han anunciado en la televisión…”,  siempre queriendo novedades en nuestra vida. Mientras la gente ya disfrutando de la 3 edad, disfrutan más del presente, viven el momento.

Una vez me dijeron que para ser feliz, tenía que renunciar a mis sueños, mucho antes de que existiera el blog. Y ante la situación que tenía, lo hice. No quería tener expectativas, sentía que viviría mucho mejor. Pero por favor, no lo hagáis, vivir vuestros sueños.  Porque aparte de muchas cosas buenas, podréis decir en estos momentos, que SOIS FELICES.

No tenemos trabajo y por lo tanto desistimos de buscarlo. Pero el trabajo, tanto actividades remuneradas como no, que ponen a prueba nuestras actitudes profesionales, físicas o mentales,  te pueden hacer sentir útil, dichoso y aumentar tu satisfacción con la vida. Cada vez me reafirmo en que existen muchos motivos por los que disfrutar.

Claro que trabajar, protege el concepto que tenemos de nosotros mismos. Yo sin trabajo, pensaba que era lo peor del mundo. Pero ayer viendo en  televisión,  la entrevista a uno de los voluntarios del trágico accidente de Galicia, comentaba que él estaba en paro, que era Ingeniero, pero al haber ayudado a los demás había descubierto algo que jamás se le había pasado por la cabeza, que el ayudar a los demás, que le había sacado de la depresión que había vivido.

Había descubierto su pasión en un momento de tristeza y desesperación.

Por favor, ten en mente, siempre una frase que causó un impacto en mí y llevo conmigo a todas partes, de Simone de Beauvoir, que me hace mantenerme contento y entusiasmado a la hora de fijarme metas: “fijarnos meta que den significado a nuestra existencia, dedicarnos a personas,  grupos o causas. Sumergirnos en el trabajo social, intelectual o artístico…Apreciar a los demás a través  de la amistad, del amor y vivir una vida de entrega  y de proyectos”.

¿Y tus metas dan significado a tu existencia?

He querido estudiar a distintas personas  a la hora de escribir este post y ver que hacen para que su felicidad vaya siempre en aumento, y estas son algunas de las conclusiones:

Nunca se han rendido. Siempre han tenido sueños que han querido cumplir. Han recibido el no de muchas personas, de gente de su familia. Pero con entusiasmo, esfuerzo y pasión, acabaron consiguiéndolo. Era su sueño y sabían que se haría realidad.

Son agradecidos. Siempre tienen un GRACIAS en su boca. Si alguien les he ayudado, les ha apoyado en algún momento que lo necesitaban, se lo han sabido agradecer de una manera u otra. Les han devuelto el favor.

Aprenden de sus errores y se levantan una y otra vez.  Ellos se han confundido como el que más, pero optaron por sacarle aprendizaje al mismo y no hundirse con ellos  Siguen adelante, saben que son los únicos responsables de sus vidas, no se quedan quietos y dejan que el pesimismo los venza.  Vuelven a crear nuevas oportunidades.

Quieren dejar un legado.  Ellos sienten que hacen felices a los demás, ayudándolos a través de sus trabajos, pero siempre han querido hacerlo a su manera, saliéndose en muchas situaciones de lo establecido por la sociedad. Pero ellos sólo quieren contribuir así a la felicidad de los demás y la suya propia.

Pero sobre todo, HACEN COSAS NUEVAS TODOS LOS DÍAS. Rompen con su rutina, aunque sea con pequeñas variaciones,  aprenden cosas nuevas todos días, se van a dormir sabiendo una cosa más, conociendo una cosa más y siempre teniendo una vida sin estancamientos.

Si ahora me preguntaran que me hace feliz, diría, que mi pasión (el desarrollo personal, la motivación, dar conferencias, ayudar a los demás..) , mi familia, mis amig@s de verdad y una conversación con un café delante.  Como han cambiado las cosas que me hacen feliz.

¿Y ahora qué te hace feliz?

Anuncios

3 Responses to ¿Y ahora qué te hace feliz?

  1. Pingback: ¿Y ahora qué te hace feliz? | Mak...

  2. Pingback: Revista Digital de Pensamiento Contemporáneo y Reflexión

  3. Pingback: ¿Y ahora qué te hace feliz? | Me gustas tú

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: