¿Éxito o Fracaso?

No hay secretos para el éxito. Éste se alcanza preparándose, trabajando arduamente y aprendiendo del fracaso” decía Colin Powell.

¿Éxito o fracaso?Por primera vez en su vida, va a sentirse como un superhéroe de comic. Va a hacer una heroicidad. Va a mostrarse tal cual es. Sin mascaras, sin muros que lo cobijen. No busca ningún beneficio de ninguna parte, bueno solo uno, el placer de ser uno mismo. Se va a enfrentar al mayor reto de su vida hasta ahora.

Desde siempre  había sido un activista muy comprometido del “club del pesimismo“. Pensaba que nunca  llegaría a destacar en nada, que sería un mediocre, uno más. Aunque de vez en cuando, oía una voz, que le decía  que él no era así, que tenía que demostrarse a él y a los demás, todo el talento que tenía en su interior, su verdadero valor. Pero hasta ese día, jamás le había hecho caso de verdad, más bien la había intentado acallar. Pero ya no volvería a pasar.

Ha decidido qué quiere en su vida. Ha cogido el timón  por fin. Algo que nunca había hecho, siempre lo habían hecho por él.

Cuando se le presento la oportunidad, lo primero que hizo fue centrarse en sus debilidades. “Yo no tengo esos conocimientos, no sirvo, me da miedo, ¿Y si fallo?..”. A eso había que añadirle que se sentía reacio ante el posible éxito que se le ofrecía, ya que todo lo que había hecho en su vida hasta entonces había salido mal.

¿Qué hacer ante la situación que se la había presentado?

Si hubiera sucedido hace unos años, no se lo hubiera pensado. Hubiera desistido, no se lo hubiera pensado. Pero esta vez, NO.

Ya vale de criticarse siempre con dureza, ya vale de pensar en la vergüenza que podría pasar si se mostraba a los demás tal cual era, si fracasase. Ahora sus ganas de triunfar, de conseguir sus sueños era mucho mayor. Había dado el paso adelante e iba a seguir hasta conseguirlo.

Sentía por primera vez que sus sueños se iban a hacer realidad e iba a por ellos.

Había quitado el piloto automático que siempre había guiado su  vida. Fuera frenos. Empezaba a sentir en su piel la velocidad que le había provocado dicha decisión, la incertidumbre de no saber qué le iba a pasar, el vértigo de algo nuevo en su vida.

¿Y tú has quitado el freno en tu vida?

Todos los días visualiza su sueño desde que se levanta, hasta que se acuesta. Lo ve con todo lujo de detalles. Su pose, su hablar, se había transformado por completo. Era otra persona. Había convertido la sonrisa en un esfuerzo diario que le estaba reportado mucha felicidad. Vivía cada instante como si su sueño ya se hubiera hecho realidad. Eso le hacía  que su confianza estuviera a niveles jamás vividos por él.

Había dejado de lado una vida de mediocridad, por una vida siempre soñada de excelencia. Y no pensaba  jamás dejar esa filosofía. Durante todo este proceso, ese estaba dando cuenta , que se iba conociendo más y más, indagaba más en su interior, a través de todo lo que le iba sucediendo.

Se estaba descubriendo ante si mismo y los demás. No tenía miedo, estaba feliz.

Para conseguir ese sueño, sabía que tenía que ser muy persistente. Que el éxito de un día para otro no existía. Que iba a ser un camino de esfuerzos, pero que lo conseguiría. Insistir e insistir.

Tendría momentos de bajón, de duda, de quererlo dejar,  pero el éxito solo llega con insistencia y él lo iba a ser. Lo estaba siendo. Tenía entre ceja y ceja  su sueño y no iba a parar hasta conseguirlo.

¿Y tú has desistido de conseguir tus sueños?

Esa persistencia, le estaba haciendo mejorar. Aprendía todo lo que estaba relacionado con su sueño. Quería hacerlo lo mejor posible. Actividades que jamás  pensaba que podría hacer, las estaba aprendiendo y haciéndolas.

Siempre la excelencia, nada de mediocridades, era lo que se repetía, día a día.

La gente que sabía de su reto, le comentaban las expectativas que tenían al respecto sobre si lo iba a conseguir o no. “ No lo harás, es imposible, si quieres puedes, lo vas a conseguir..”. Ni unos comentarios  le hundían ni otros lo elevaban al cielo. Sabía lo que quería e iba a por ello.

Se iba descubriendo, viendo que podría hacer cosas hasta entonces inimaginables para él, había salido de su zona de confort, de sus quejas , de sus lamentos.. Y el camino estaba siendo duro pero a la vez  muy gratificante.

¿Éxito o fracaso?Estaba feliz, entusiasmado, con fe de que lo iba a conseguir.

Nunca se había puesto metas, bueno si, una y al no conseguirlas dijo que no lo haría más. Pero tras fijarse esta, se había impuesto otras más.

Pasaba momentos duros y a la vez inspiradores, difíciles a la vez que motivantes. Pero sobre todo, por fin, se sentía bien consigo mismo. Para él, ya el proceso estaba siendo todo un éxito. Se esforzaba como nunca lo había hecho con nada, dormía poco, persistía a pesar de algún que otro día de bajón.

El viaje hasta la cima estaba siendo puro aprendizaje.

Pero el viaje, se paró de repente. Alguien le pregunto qué pasaría, si nunca llegara a la cima soñada. Si su sueño no se hiciera realidad.

No lo había pensado. Pensó la respuesta. Tanto si se hicieran realidad sus sueños como si no.

Para él, el éxito ya era haber llegado hasta dónde estaba en esos momentos, todo lo que había conseguido, todo lo que había aprendido de sí mismo. No sabía dónde le llevaría todo lo que había conseguido, pero para él ya era el mayor éxito de toda su vida.

El mayor fracaso hubiera sido no haber dado ese primer paso y perdido todo lo que había vivido hasta entonces.

¿Y tú en su situación, considerarías un fracaso no llegar a la cima? ¿O sería el mayor de los éxitos  tras todo lo que has ido aprendiendo hasta entonces?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: