¡¡No más excusas!!

La dificultad es una excusa que la historia nunca acepta” decía John Kennedy.

no excusasSabes que tienes que hacerlo, pero te inventas miles de excusas que te dices para no dar ese paso hacia adelante. Te acabas creyendo que existen millones de impedimentos para conseguir eso que te habías propuesto. Pero son todo PURAS EXCUSAS.

Sabes que tienes que dar ese paso hacia tu sueño, tienes que romper con tu pareja, quedar con esa persona que lleva tiempo diciéndote que quiere tomar un café contigo porque necesita que la escuches, pero nada de eso llega nunca a pasar. Nunca llegas a hacer nada de eso que sabes que tienes que hacer. Todo son PURAS EXCUSAS.

Nunca llegarás a decir la verdad del por qué no lo has hecho. La culpa de que llegues tarde es del tráfico, no voy al gimnasio porque solo no podría y soy inconstante, no rompo mi relación por no hacerle daño, no quiero que sufra. DEJATE DE EXCUSAS.

Sólo tú eres el responsable de tus acciones. SÓLO TÚ.

Al no querer ser el responsable de tus acciones, de separarte de tu pareja, de mostrarte a los demás tal cual eres o de empezar a perder esos kilos de más que sabes que se han adherido a ti, te dices más y más excusas que te hagan creerte que no eres el responsable de la situación. Todos son los responsables excepto tú.

Es fácil de entender, todos de pequeños y no tanto, cuando hemos cometido alguna fechoría, decimos cualquier excusa, creíble o increíble para no hacernos responsables del resultado de la misma, por no hacer lo que debías.

¿A ti también se te comieron los deberes el perro del vecino?

Todos tienen la culpa menos tú. Adoramos el papel de victimas.

Déjate de engañarte e inventarte razones por lo que no haces que sabes que tienes que hacer. NO HAY EXCUSAS.

¿Cómo te sientes cuando sabes que tienes que hacer deporte y la excusa es que dices que no tienes ganas?

A parte que en el sofá no se pierde peso, tu confianza estará como el cojín del sofá, desinflado. ¿Y qué pasa a la decima vez que llegas tarde, con tus amigos? Pues que a lo mejor ya no vuelven a confiar más en ti como hasta ese día.

Piensas que no perderás peso porque sientes que eres incapaz, sientes que no podrás dar una conferencia delante de 1.500 personas, porque crees que no estás al mismo nivel del retro que te han planteado. ¿Y con esa confianza crees que lo conseguirás?.  Sólo conseguirás, desanimarte, nada más.

Vale, aceptas el reto que te proponen, por miedo al qué dirán si dices NO, por miedo al miedo, pero tú sientes que no podrás, nada más empezar. Pero toma conciencia de ti mismo, de éxitos pasados que pensaste que no podrías, y lo hiciste, de triunfos recientes, esperados e inesperados, y te darás cuenta QUE CLARO QUE PODRÁS CON ÉL, Y CON MUCHO MÁS.

Hay que inventarse una excusa lo más rápido posible que tape, la idea que tenemos de nosotros mismos, de que somos incapaces ante lo que nos han propuesto.

¿MIEDO al FRACASO? Ya vale de EXCUSAS.

La culpa no la tiene la del tiempo para que no salgas a correr, la tienes TÚ. NO HAY EXCUSAS.

¿A qué te has comprometido y solo pones más y más excusas para no hacerlo?

Para conseguir cualquier cosa en la vida, todo lleva un proceso, un cambio. Y la incertidumbre, no nos gusta nada. Con las excusas lo que hacemos, es protegernos de ese malestar que sabemos que tenemos que pasar.

Sabemos que para perder esos kilillos, tendremos que sudar, ser constantes y hacer dieta. Pero cuando nos gusta el dulce, somos poco constantes y nos da miedo el sudor. ¿Qué podemos hacer? EXCUSAS.

Preferimos que le echen la culpa al hermano pequeño que no se puede defender porque hemos roto la vajilla, que ser castigado por nuestros padres sin salir a la calle y sin consola.

¿Qué excusa has puesto para escabullirte de tus responsabilidades?

Como dicen las madres, el que algo quiere, algo le cuesta. Yo firmaría por conseguir las cosas por el camino fácil, que no hubiera dificultades, que jamás nos aburriéramos y que mi vida fuera igual de arriesgada, pasional y excitante que James Bond. Pero de momento, las cosas no son tan fáciles.

YA VALE DE EXCUSAS, escúchate cuando las digas y sobre todo preguntante por qué las dices. ¿Por qué niegas un hecho en el que tú eres el único responsable?

Las excusas son algo irreal. No vas al gimnasio porque no quieres, la culpa no la tiene tu amigo que te dijo que te iba a acompañar, no dejas esa relación, porque no te atreves a ser tú quien dé el primer paso, no te lanzas hacia eso que quieres porque tienes miedo a fracasar.

¿Qué hacer al respecto?

.- Se coherente contigo mismo cuando digas una excusa para no afrontar una situación.

.-  Convierte tus excusas irracionales, por razones racionales. Deja de impregnar tus excusas en miedo y llénalas de coherencia y acato, así es cuando se convertirán en razones.

.- Preguntante ante un próximo reto, si te excusando para no realizarlo o estas poniendo sobre la mesa, razones autenticas que te impiden realizarlo.

¿Y tú te das excusas o razones para no realizar eso que tienes que hacer? ¿Por qué no lo haces? ¿Qué o quién te lo impide? ¿O eres tú mismo? ¿Por qué has aceptado ese reto si realmente no quieres realizarlo?

 

 

Anuncios

2 Responses to ¡¡No más excusas!!

  1. Carolina says:

    Hola David,
    si tienes claro hacia donde quieres llegar y no lo intentas, por supuesto que estás poniendo excusas. El tema es tener claro hacia donde queremos ir. Hay gente que pone excusas y gente bloqueada, que no sabe qué hacer ni lo que quiere. Salir de esto es más complejo de lo que parece.
    A mí en particular eso de que la gente tiene la culpa de lo que le pasa no me gusta porque yo soy muy de ayudar a los demás, y así parece que nos cepillamos la ayuda de un plumazo. Pero realmente es el afectado el que tiene que dar el primer paso y pedirnos ayuda porque los demás no somos adivinos 🙂
    Un saludo

    • Hola Carolina:
      Qué tal?
      Estoy de acuerdo contigo, y es lo que me pasaba a mí al principio. Y es una cosa que digo siempre, toda dificultad en la vida, esta disfrazada de oportunidad. El paro, me ayudó a saber lo que quería en la vida de verdad. Aceptaba lo que los demás me decían, sus propuestas y cuando me daba cuenta que no quería hacerlo por cualquier motivo, lo primero que te vienen a la mente son excusas.
      Todos somos responsables de nuestras decisiones, de los resultados de las mismas. Queramos o no. Si hemos roto algo, nosotros somos responsables del enfado de la persona o de lo que fuera, queramos o no. Somos responsables de nuestra vida, nadie es el responsable de la nuestra. Claro que viene bien la ayuda, yo la he necesitado en determinados y seguro que la necesitaré. Viene bien, pero tú mismo tienes que darte cuenta que necesitas ayuda o no, pararte y darte cuenta de cosas que dices, haces o sientes y su por qué. Cuando te das cuenta de eso, el siguiente paso es pedir ayuda si la necesitas o darte cuenta que diciendo simplemente un no, ya vale.
      Un saludo, David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: