¿Un golpe más? ¡¡Sigue levantándote!!

Los golpes de la adversidad son muy amargos, pero nunca son estériles” decía J.Renan.

Un nuevo día. Estás en la puerta de tu casa. Has cogido el pomo para abrirla. Oyes el aire que hace en la calle. No quieres abrir la puerta.

CaidaYa estás cansado. No quieres nadar más contracorriente. Aguantar los golpes que la vida te da últimamente. Ya no puedes más. Ya no quieres más.

Te viene a la mente cuando eras pequeño. No pensabas en los avatares que la vida te podría tener preparados para ti. Vivías en el día a día, en el presente, no pensabas en el futuro. Solo era divertirte y estar con tus amigos. Eso de un futuro era un tema para mayores. Te decían tus padres que te tocaría salir a enfrentarte con la vida algún día. Y ya llegó ese día, aunque te parecía tan lejano.

Y de momento para ti la vida ha sido como un combate de boxeo. Te está dejando noqueado y sin capacidad de reacción. Te has cansado de recibir golpes, no quieres reaccionar, que no quiere decir que no tengas esa capacidad para hacerlo.

Estás con el pomo en la mano y están contándote la cuenta atrás. Ya van por el 7 y sabes que si llegan a 10, habrás perdido toda oportunidad de cambio, de superarte, de conseguir ese sueño. ¿Por qué? Porque habrás perdido la partida.

Mientras dudas, están a punto de contarte 8. Te quedando 2 segundos. ¿Qué decides?

Lo quieres, sabes lo que vales. Desde pequeño te enseñaron que el verdadero fracaso era no intentarlo, que podrías conseguir todo lo que te propusieras, que no había limites, que solo estaban en tu mente. Habías conseguido retos insospechados, te habías superado a ti mismo en situaciones críticas.

Las cosas te iban bien.

Pero empezaron a llegarte los golpes. Pero no uno solo, si no uno tras otro. Nos habíamos hecho duros, porque otros golpes no habían podido con nosotros. ¿Y ahora?

Tenemos miedo por lo que nos esta pasando. Nos hemos bloqueado. Pensamos que no podremos levantarnos de la lona y seguir luchando. Tienes las piernas agarrotadas.

Hemos perdido flexibilidad ante los avatares de la vida.

Te habías exigido mucho, nunca habías caído y ahora estabas a punto de tirar la toalla, cosa que nunca habías hecho.

Quizá lo que habías deseado, te había alejado entre lo que querías y tu vida. No querías ser una persona pesimista que vive en esa filosofía para que la realidad no te defraudara. No eras una persona sin intereses. Pero esta vez no había salido como tú querías.

Había que aprender algo rápido, porque pronto cantarían 9 y la partida estaría a punto de acabar.  Con esfuerzo y coraje te agarras a las cuerdas del ring. Hay que mantener el equilibrio, entre el fracaso y el éxito, porque si no sabes que te hundirás más. Ante cualquier situación hay que saber que te puede ocurrir cualquier cosa.

¿No lo he conseguido esta vez? Habrá que ser más flexible con uno mismo.

El plan de acción que tenía para tumbar al rival, me había limitado. Coges aire agarrado a las cuerdas en una esquina del cuadrilátero. Te fijas que tiene un punto débil  de tu contrincante, que antes no te habías fijado.

La vida es algo real, y no un ensayo general como decía Oscar Wilde.

El estar tranquilo, te había hecho pensar mejor, con más claridad, descubrir ese punto por donde atacar a tu reto. Había que soltar aquello que no era útil para ti y enfocarte en lo que si.

Te has reinventado. Ya no van a contar 10. La partida todavía sigue.

Había otras alternativas para ganar el combate.

Gracias a ello, has descubierto nuevas y valiosas cualidades que no sabías que tenías. Has recuperado la estabilidad y el aliento, ves los ojos de la situación. Ya tienes fuerzas para volver a luchar contra ella.

Giras el pomo de la puerta.

Recuerdas los golpes que el aire te ha dado, pero esta vez no te van a tumbar. Vas a ser flexible y esquivar los golpes.

Ya no vas a temer ser conquistado porque sabes que perderías, como has estado a punto. Ahora el combate lo vas a ganar tú.

Sales a la calle. Notas el aire contra ti. Pero le haces frente.

¿Por qué? Porque sabes que el aire en contra te hace más fuerte.

¿Eres flexible ante la vida? ¿ O tienes unas normas rigidas por las que te guías? ¿Qué has aprendido teniendo una visión más flexible de la vida?

Gregory Cajina: ” Un resultado y una excusa nunca pudieron ocupar el mismo sitio”.

Hoy dentro de la Sección “Entrevistas motivantes para nuestro desarrollo personal y profesional” es un placer presentar a Gregory Cajina.

Gregory CajinaMañana es lunes, nuevo día de la s emana. Nueva semana. Ya sabes lo que te puede deparar hasta la semana. ¿Pero qué te gustaría que te pasara de verdad? ¿De verdad, deseas la vida que te deparará la semana? Nos gustaría dar un cambio serio a nuestra vida pero los miedos, los errores y los fracasos que hemos ido cultivando a lo largo de la misma, nos lo impiden. Para hacer realidad nuestros sueños, tendríamos que hacer algo que todavía no hemos hecho, y eso nos produce mucho pánico. Tenemos que salir de nuestra zona de confort, dar ese paso hacia lo que queremos. Pero ya antes de darlo, empezamos diciéndonos, “no puedo, no tengo recursos, será imposible“.

¿Qué hacer entre el quiero y no puedo? ¿Qué hubiera pasado si al creador de la bombilla, le hubieran dicho que era imposible?.Gregory en su último libro ” Rompe con tu zona de confort. 52 propuestas para tomar las riendas de tu vida” Ed.Oniro, nos provoca a dudar de muchos de los ejes en los que se han basado nuestra existencia hasta ahora, nos enseña a reinventarnos desde la 1 hoja de su libro.  Nos invita a revelarnos, a romper con esa caja de cristal que nos hemos impuesto e ir a por nuestros sueños.

GRACIAS Gregory por alentarnos a hacernos preguntas como : ¿Para qué estamos aquí?, ¿Están alineadas nuestras decisiones con nuestros sueños?, ¿Cuál es nuestro propósito de vida? o a cuestionarnos siempre las decisiones que tomamos. Gracias a ellas y a muchas más nos ayudas a superar nuestros límites, a confiar en nosotros y a avanzar hacia nuestros sueños.  Podéis conocer más a Gregory a través de su blog, en Twitter y en Facebook.

¿Frustrado porque nos sabes realmente cuales son tus habilidades y pasiones? ¿Desesperado porque no sabes qué asignaturas escoger o hacia dónde encaminar tu vida? ¿Desempeñas un trabajo que no te gusta y te preguntas a qué dedicarte para ser feliz? ¿En paro y dilucidando qué hacer con tu vida? ¿Quieres un nuevo rumbo en tu vida? Será un placer acompañarte en el camino que quieras emprender. Juntos ascenderemos a cotas jamás imaginadas. Puedes contactar conmigo a través de Twitter(@sherpapersonal), en Facebook y en el email del blog

.- ¿Quién es Gregory Cajina?

Es la acción de lo que decide ser en cada momento en función de sus circunstancias, sus deseos, sus estados de ánimo, sus retos. Alguien que busca romper sus propias barreras el suficiente número de veces como para poder contarlo con la cabeza alta para beneficio de aquellos a los que les pueda aportar valor.

 .– Tengo un sobrino de 5 años, ¿Cómo le explicarías que es la zona de confort?.

Es todo aquello que las personas que ejercen autoridad sobre él ‘le permiten’ hacer, pensar, sentir, decir, y que, antes o después, buscará echar abajo rebelándose contra esa autoridad (y revelándose así a sí mismo en el proceso).

La zona de confort es la que este niño hereda de esas personas que ejercen autoridad sobre él: figuras que acaban convirtiéndose simultáneamente en sus mayores valedores y sus mayores boicoteadores.

 .– ¿Cuál es el primer paso para una persona desmotivada, como un desempleado para salir de su zona de confort?

Hallar su ‘para qué’ está en este planeta: es motivación intrínseca pura. Es el Propósito que elige darle a su existencia, independientemente de que le paguen o no por hacerlo cada día. Es decidir que solo esa persona ante sí misma es ante quien rinde cuentas en última instancia cada noche al acostarse y en cada aliento en su vida.

 .- ¿Por qué nuestra aversión al riesgo? ¿Qué hacemos con el miedo?

Nuestro cerebro más básico, el reptiliano, garantiza nuestra supervivencia y tiende a emplear el mínimo posible de energía (calorías, esfuerzo) para dejarnos como estamos ahora si ahora estamos razonablemente calentitos, secos, protegidos. Además, nuestro lóbulo frontal, la última adquisición de nuestro cerebro, nos dota de dos habilidades: una, planificar futuros posibles; dos, preocuparnos por todo lo que podría salir mal en esos escenarios.

Es un mecanismo de pre-defensa. Es natural. Es lo esperable. Todos los humanos sanos tienden al miedo y a la vulnerabilidad. Ahora bien, la persona que tiene éxito es la que actúa ‘a pesar de’ sentirse vulnerable o temeroso: planifica, se mueve, corrige el tiro, se asocia, se auto-premia, se automotiva. Se levanta siempre una vez más de las veces que se cae y confía en el ensayo-error-error-error-error-acierto. Ni se vanagloria de sus éxitos, ni sucumbe a sus golpes: ambos son efímeros.

 .– ¿Podemos darle otra voz a nuestra conciencia?

Nuestro subconsciente es tan fuerte, está tan arraigado, que opera muy por debajo del consciente: ni siquiera (no) sabemos que (no) tenemos determinadas creencias (modos de entender, interpretar algo tan incomprensible o inabarcable como es la vida). Funcionamos primordialmente en piloto automático.

Ahora bien, nuestra conciencia puede ser entrenada para que, en lugar de re-accionar ante nuestras circunstancias, eventos vitales, decisiones, podamos responder con criterio, racionalidad, análisis – y sin necesidad de ignorar ese subconsciente intuitivo.

La sabiduría es esa zona donde confluyen ambas: intuición (esa ‘primera impresión’ que nuestro cerebro procesa a partir de experiencias anteriores en milésimas de segundo) y razón (la competencia analítica que nuestro sistema educativo ceba con esteroides).

 .- ¿Cómo se siente uno tras superar la zona de confort? ¿ Y sin salir de ella?

Salir de la zona de confort es, sencillamente, expandirla al siguiente nivel: repite algo nuevo, que genere ansiedad, incertidumbre, temor, el suficiente número de veces, y se convertirá en rutina – es decir, una nueva ZC más amplia. Si no estás en tu ZC, estás trabajando para convertirla en una.

Nuestro esquema motivacional exige, en ocasiones, de una cierta rutina: nuestros hábitos (subconsciente, 95% de procesos mentales) nos permiten liberar recursos mentales (consciente, 5% procesos mentales restantes) para poder movernos con cierta agilidad en nuestro día a día. Si esa rutina nos genera bien-estar, bienvenida. De lo contrario, es hora de moverse mientras podamos decidir – antes de que la vida nos obligue a hacerlo por nosotros.

 .- Motivación duradera y contundente, ¿Es una quimera o se puede conseguir de verdad? ¿Cómo?

Nuestro sistema natural de motivación es a muy muy corto plazo: por eso es fácil desanimarse. Es lo previsible. Esto sucede, sobre todo, porque nos movemos socialmente por motivaciones extrínsecas, externas a nuestro Yo esencial (dinero, posición, estatus, sexo, poder). Sin embargo, nuestras motivaciones más intrínsecas nacen de nuestro más profunda individualidad. Cuando una persona tiene clara esas motivaciones internas… que se quiten de en medio los demás. Todos los que nos leen, sin excepción, han conseguido en sus vidas cosas que, de partida, hubieran podido parecer imposibles. Pero con la determinación innegociable de conseguirlas, nos tornamos imparables.

rompe-tu-zona-de-confort-9788497546577 .- ¿Qué te supone esta frase: “Que no miremos no quiere decir que no podamos ver”?

En efecto, comentamos esta frase en el libro ‘Rompe con tu Zona de Confort’. Si somos lo suficientemente humildes (e implacables) con nuestras excusas, nos podremos dar cuenta de la inmensa cantidad de situaciones insatisfactorias que hemos creado, generado, o permitido nosotros mismos (por acción u omisión). Todos podemos darnos cuenta de ello. Pero pocos tienen el coraje de hacerlo. El éxito no es del que tiene más talento, es del que es más implacable con sus propios diálogos derrotistas.

 .- ¿Nuestros límites son excusas para no conseguir realmente lo que deseamos?

Sí. Las mejores excusas que hay y que sirven para creer que engañamos a los demás cuando solo nos engañamos a nosotros mismos. O eso creemos.

Un resultado y una excusa nunca pudieron ocupar el mismo espacio. Si no logras, estás dando pretextos.

 .- ¿Por qué no solemos encontrar el sentido a nuestra vida? ¿Qué tenemos que hacer al respecto?

Porque nos pasamos cerca de 40 años obedeciendo a otros. A partir de esa edad aproximadamente, hay un proceso de maduración de la personalidad (acompañada de un re-equilibrio hormonal) que hace que nos dé cada vez más igual lo que opinen los demás de nosotros. Comenzamos a ver el ecuador de nuestra vida y nos percatamos que hemos estado logrando ‘cosas’ – cuando lo que nos comienza a apetecer es ir más allá: dejar un legado. El mejor modo de esto es hallar ese Propósito vital, sea por introspección o mediante el acompañamiento de un coach fuera de serie.

 .- ¿Qué pregunta nos tendríamos que hacer para saber si estamos o no en nuestra zona de confort?

Cada noche al acostarnos: “¿he estado tan cómodo hoy que no he aprendido nada?”

 .- ¿Cuál es el precio de la libertad?

El vértigo de darse cuenta de que no hay nada seguro. Y aún así, abrazar plenamente esa libertad.

 .- ¿Qué podemos hacer para aflorar nuestra mejor versión?

Cuando la vida venga torcida, como a veces viene, retomar el proverbial dicho y adaptarlo: Si la vida te arroja limones, ¿cuál es la mejor limonada que puedes hacer aquí y ahora?

El croupier de la vida reparte cartas, y a veces no es la mejor mano. ¿Cómo sacar lo máximo de esta partida en lo que vuelve a repartir cartas para la siguiente ronda?

Finalmente, jugar a ser aquello en lo que te quieres convertir – hasta que se convierta en un hábito: Picasso solo se convirtió en Picasso cuando decidía, día tras día, año tras año, década tras década, convertirse en el Maestro Picasso.

 .- ¿Qué respuestas nos podemos encontrar tras la puerta del silencio?

Las verdaderas. (Las ‘ciertas’ ya nos las intenta vender la sociedad).

 .- Una reflexión para los lectores del blog

Hay tres tipos de personas:

Las que miran a la Historia.

Las que pasan a la Historia.

Las que hacen Historia.

Decide pronto.

 

¿Sueños rotos?

Algunos hombres ven las cosas como son y se preguntan porque. Otros sueñan cosas que nunca fueron y se preguntan porque no” decía George Bernad Shaw.

Sueños rotosEsta vez tampoco será. Un nuevo sueño en mi vida se ha truncado. Esta vez, la ilusión, el empeño, la pasión y la alegría que había puesto en este sueño, se ha esfumado. ¿Qué ha pasado?

Se podría achacar a varios factores.La verdad que se le podría inculpar a muchas cosas, el por qué no se va a hacer realidad. ¿Y qué gano echando la culpa a los demás? ¿Y yo no tengo ninguna culpa?

Ahora la verdad, que no sabría decirte cual, pero claro que la tengo. Me escucharé, seré sincero conmigo mismo y aprenderé de los posibles fallos que hubiera tenido.

Otro fracaso más en mi vida, más y más frustración. No tengo ganas de seguir, no tengo ganas de mandar más currículos, de intentar una nueva locura.” Son pensamientos que tendría toda persona ante una situación así, y yo también los he tenido. Pero no me voy a dejar vencer por ellos, voy a seguir intentando mis sueños y sé que lo voy a conseguir.

He intentando muchas cosas en mi vida y  siempre volví con el rabo entre las piernas y ahora, igual. He recibido la misma respuesta, ante el reto de la consecución de un sueño, NO.

¿Pero qué pasa ahora? ¿Otra vez empezar de 0? ¿Y si vuelvo a recibir otro NO? Ya van 2 veces, ¿Aguantaré una 3?

Más y más preguntas que me gustaría tener alguna respuesta que me satisfaciera. Las exiges , quieres que te las den en un momento así. Pero nunca te llegan, solo si das un paso hacia ellas.

Culpar a una o varias personas de lo sucedido. ¿Para qué sirve? Para nada. Más vale que empiece a aceptarlo, por esta vez, no se hará realidad.

¿Qué gano pensando que ya no valgo nada o que la vida es lo peor? Nada. Claro que valgo y mucho más  de lo que me imaginaba. He hecho cosas que jamás pensé que haría, conocido personas que jamás podría haber llegado a ellas, he sido constante, tenaz y sobre todo, creo saber la respuesta a la pregunta que todo nos hacemos alguna vez en la vida, ¿Cuál es mi misión en esta vida?.

A todos nos gustaría saber el por qué estamos aquí y a pesar de lo que podría ser un fracaso, un motivo de depresión, yo le doy gracias por darme la respuesta.

Desistir, tirar la toalla, dejarse llevar ahora por la vergüenza, no vale para nada. ¿Qué hago quejándome y exigiendo venganza? Nada. Perdería la perspectiva de todo lo bueno que ha sucedido. No todos cometen errores menos yo, yo soy el primero que también los cometo.

 Y lo que hay que hacer es aprender y tenerlo en cuenta para la próxima vez.

¿Qué hubiera pasado si no me hubiera subido a este tren? No lo sé, donde estaría ahora o que estaría pasando. No ha salido por esta vez, pero la canción todavía no ha terminado.

He aprendido cosas y conocido cosas que jamás pensé que haría, así que no hay que echarle la culpa a nada ni a nadie.

Este “tren” tenia cosas muy positivas de las cuales me siento muy orgulloso.

¿Tirar la toalla? ¿Pensar que he perdido el tiempo? Perder el tiempo hubiera sido no hacer nada y esperar que tus sueños vengan a tu casa. Yo fui a por ellos. ¿No lo he conseguido? Pero he conseguido otras muchas cosas.

Sé que cuando uno fracasa, mucha gente se alegra de la noticia. Sinceramente allá ellos. Luego los ves quejarse de la vida que tienen, lamentarse de su situación y decir con voz baja que quieren una vida mejor, pero lo que pasa, es que tienen miedo a intentarlo. ¿Te alegras de que los demás no lo consigan y tú tienes miedo y odias tu rutina? ¿En qué quedamos?

¿Y la vergüenza? No he robado, ni he matado a nadie ¿Por qué tendría que sentirme así? ¿Por no conseguirlo? Todo depende de cómo quieras ver la situación, porque yo siento que he conseguido muchas cosas  de las que podría haber imaginado, si hubiera estado todo el rato quejándome.

Sobre todo he conocido el equilibrio entre la mente y el corazón, además de personas increíbles que están a mi alrededor que nunca sabré como agradecerles todo su apoyo en mi y su aliento.

Hay momentos en los que nos guiamos por la mente, por el ego y acabamos no haciendo nada por miedo, por el que dirán. En otras, el corazón nos guía y ese amor que pensábamos que era tan idílico, no era así. Con un equilibrio, escuchas a tu intuición, a tu subconsciente, pero también a tu mente, cuando te dice que hay que dejar el reto por esta vez.

¿Ya no voy a soñar, no voy a intentar nada más en mi vida? ¿Voy a dejarme llevar por los demás y enterrar mis sueños para siempre? NO.

Los tenía enterrados, como a mi verdadera personalidad, por el miedo al qué dirían, pero ya no va a volver a pasar lo mismo.

Tengo para este año, que pronto entrará, 2 sueños. Sueños que se me han presentado y voy a por ellos. Los siento y los quiero en mi vida, se que son para mí, acordes con mi personalidad, coherentes conmigo mismo. ¿Cuáles son? Es lo de menos, lo importante, es que me motivan, que me harán superarme y sobre todo con la intención siempre de ayudar a los demás.

La vida es cambio, queramos o no, tenemos que aceptarlo, tenemos que adaptarnos a él, aprender de lo vivido y despertar a lo que la vida nos da en esos momentos.

Y si he llorado, claro está. No soy un chico frio e insensible, más bien al revés. Es un sueño al que le había dado mucho de mí, hasta en muchas ocasiones, un 1% de energía que no conocía que tenía, pero por esta vez, no se ha hecho realidad. 

Era un gran sueño. He llorado, pero ya está bien, la vida sigue; y si no es esta vez, por algo será, algo mejor me espera, no voy a tirar la toalla.

Otra gente está mucho peor que yo, miremos la actualidad que se vive en Filipinas. Ellos sí lo están pasando mal, no puedo y tampoco debo ir de víctima.

Unas veces se pierde y otras se gana, unos ven el vaso medio lleno y otros medio vacío. Ahora mi vaso esta medio lleno y la vida me otra oportunidad para llenarlo hasta arriba, y no pienso desaprovecharla.

Se dice que el éxito te llega tras muchos fracasos. No me comparo mi éxito con los de los demás, yo he conseguido ya mi éxito, he aprendido muchas cosas y sobre todo a darme cuenta, que puedo hacer muchas más cosas de las que me podría imaginar. Ese es mi éxito.

En España se tiene mucho miedo al fracaso, y lo da, hay que reconocerlo. Pero hay que levantarse de nuevo, recibir los golpes que hagan falta, porque este convencido de que tú sueño, se hará realidad y no vas a parar hasta conseguirlo. No será esta vez, pero la próxima seguro que sí. Se hará realidad.

Venga, para arriba y con la cabeza bien alta. A emprender un nuevo camino.

Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo. Ni siquiera yo, ok?. Si tienes un sueño, tienes que protegerlo. Las personas que no son capaces de hacer algo, te dirán que tú tampoco puedes. SI QUIERES ALGO VE A POR ELLO Y PUNTO“. En busca de la felicidad. ¿ Y tú vas en búsqueda de ella?.

 

Me falta el aire, ¿Qué me pasa?.

A todos nos gustaría saber cómo conseguir  saber quienes somos de verdad , qué nos gusta y motiva hacer, cómo queremos vivir, a través de qué podemos llegar a eso que llamamos felicidad . La búsqueda de uno mismo comienza siempre en preguntarse ¿El qué, cómo y para qué?, Preguntas que se hará el protagonista. Cuáles son las motivaciones de cada uno para querer mejorar en los aspectos que mueven nuestro mundo.

ColumpiosA lo largo de esta historia que bien podría ser la de cualquiera, mostraremos Carmen Orensanz  y yo,  el verdadero significado de palabras como pasión, constancia, fuerza, sueños, despertar..  Si una sola persona se plantea su futuro con nuestras palabras, con nuestras experiencias, si eso pasa … para nosotros habrá sido el mayor logro conseguido.

¿Y tú sabes lo que realmente te apasiona en la vida? ¿Sabes cuáles son tus talentos? ¿Te gustaría vivir de ellos?  Si quieres saber la respuesta a esta y otras más preguntas, adéntrate con nosotros en la búsqueda. ¿Vamos?

Abro los ojos y me cuesta recobrar la consciencia. Tardo unos segundos en saber si estoy en mi cama o en otro sitio. Veo los rayitos de luz entrar por la ventana y siento que mi cuerpo pesa mil toneladas. He dormido poco, más bien un duermevela de aquellos de los que quieres despertar y no puedes. He tenido alguna pesadilla. Lo veía a mi lado leyendo un libro. Con esa pose de filósofo sabelotodo.

 Santi ya no está. Pensaba que había posibilidades de que todo hubiera sido un sueño, un mal sueño y que nunca hubiera pasado. Pero si, la leucemia había ganado la batalla. Aquella maldita enfermedad había podido con mi amigo. Su lucha y su fuerza habían sido grandes, pero el destino y la vida así  lo habían querido.

 Desde pequeños habíamos sido los mejores amigos. Nos vimos por primera vez en el colegio, un día que nuestras clases se juntaron para hacer una excursión a algún sitio que ya no recuerdo. Sólo sé que fue el único que se unió a mí a buscar hormigas en un árbol. A mí me gustaba experimentar con ellas y él lo consideró un juego muy divertido. Pasaron los años y reunimos experiencias que nos unieron de una manera casi fraternal. Hubo temporadas en las que la edad y las vivencias nos hicieron separar nuestros caminos, pero poco hubo que nos separara de verdad.

 Nuestros gustos eran similares, aunque a Santi le gustase el heavy metal y a mí el rap. Aunque él siempre fuera de negro y yo más bien buscase los pantalones caídos y las gorras XXL. Siempre tuvimos un valor prioritario que nos hizo diferenciarnos del resto. Nunca juzgábamos a nadie. Siempre buscábamos lo bueno de los demás, o por lo menos, lo menos malo. Aunque también había diferencias entre nosotros. Él siempre era más sincero. Decía verdades como puños. O lo que a mí me parecían verdades. Y yo era más tímido, y lo sigo siendo. Pero juntos, juntos éramos la bomba. Nos equilibrábamos y éramos un gran equipo.

 Pasó el tiempo y se apagó un poco, su fuerza y energía decayeron y le diagnosticaron leucemia. Fue  muy triste verle así. Al principio me vine un poco abajo. No me atrevía a ir a verle y hablar con él. Si, fue algo estúpido, pero es que no podía entender qué era lo que había pasado. Sí, sé que es una enfermedad y que nos toca como una lotería. Pero es que para mi Santi es… Santi.

 Y ahora que, después de toda la esperanza, de toda la lucha, de todo el sufrimiento, todo acabó,  ahora es cuando yo no sé salir de donde estoy. Hoy que vengo de negro y abro la puerta de casa. Hoy es un día que me gustaría borrar del mapa. Me gustaría que no hubiera existido. Hoy es un día en el que siento que me ahogo. Llevo meses sin saber qué hacer, y terminé bachiller hace tiempo. Mis padres no me han dicho nada sabiendo en la situación en la que me encontraba. Pero es que hay algo que va más allá. No tengo ganas de nada. No sé hacía donde tengo que dirigir mis pasos. Si, hice planes, hice planes de niño con Santi. Decíamos que nos gustaría ser los que descubriesen la cura contra el cáncer, los que querían ser policías y los que también quisieron volar aviones de verdad. Quisimos ser todo lo que un niño admira. Hoy por hoy  no tengo ni idea de lo que quiero.

 Me muevo entre la rutina, el sofá, los consejos y los “tienes que”. No me gusto. No me quiero mucho. Siento que estoy en un lugar estúpido que nadie me entiende. Necesito entender muchas cosas pero no consigo centrar mi atención hacia ningún punto.

 Pero hoy, mientras entraba por la puerta, ha habido algo que me ha hecho reflexionar un poco más allá. Yako, un Spaniel Breton que tiene 10 años y que me conoce muy bien, un gran amigo y compañero,  se me ha quedado mirando mientras me tiraba en el sofá. Ha venido y me ha dado la pata. No tenía nada que darle, pero él aún así ha venido y me la ha ofrecido. He pensado, “Este perro es tonto”. Y aún así seguía dándomela. “¿Qué quieres?”.- le he preguntado. Y él me ha dado de nuevo su pezuña. Le he tocado la cabeza y automáticamente ha soltado un ladrido que casi me deja sordo. Yako me estaba llamando, no sé si será el día que he pasado o si realmente él se da cuenta de algo. Pero creo que me decía que debo espabilar. Que no está nada perdido, que queda mucho por delante, que hay que hacer algo, que tengo que hacerlo. Por Santi. 

.- ¿Qué tipo de actividades te resultan más fáciles?

.- ¿Cuáles crees que son tus talentos naturales?

.- ¿Cuándo fuiste consciente de ello la primera vez?

.- ¿Tienes aptitudes que nunca has pensado en desarrollar aunque te hubiera gustado hacerlo

.- ¿Hay talentos de los que te has visto disuadido?

¡¡Director General de tu Felicidad!!

Hay dos maneras de vivir la vida. Una es pensar que nada es un milagro. La segunda es pensar que todo es un milagro” decía Einstein.

FelicidadEl trabajo es como el amor. Cuando vivimos un flechazo, dedicamos todas nuestras energías, segundos y esfuerzos, por y para nuestro amor. Sentimos que el futuro es nuestro. Pero aunque no queramos, la realidad es totalmente diferente a nuestros sueños. Pero aún así seguimos intentándolo, es nuestra pasión y vamos a por ella, no tiramos la toalla.

Seguimos y el mercado laboral nos da otro golpe, de la teoría a la práctica, hay un abismo. Poco a poco vamos  perdiendo ese entusiasmo, con el paso de los años. Pero sin embargo, todos queremos vivir constantemente esa emoción del primer momento.

Esta semana me parecía que estaba en la fila de Papa Noel esperando a dar la carta de los juguetes que deseamos: “Deseo  un puesto en el departamento de la mejor empresa de marketing, deseo el puesto que ha dejado libre el jefe financiero, es para mí”. Y en un momento me preguntaron qué opinaba al respecto. Dije “¿Lo deseas?, Perfecto. ¿Pero qué vas a hacer para conseguirlo?”. Me respondió que iría a rezar a la Virgen del Pilar para que se lo dieran, porque sabía que era muy difícil.

¿Así conseguimos las cosas, de verdad? Porque a mí me enseñaron que para conseguir algo, tienes que dar pasos hacia ello, que las cosas no caen del cielo. ¿O han cambiado las cosas y yo no me he enterado?

Seguimos hablando de temas laborales y personales, último tema en el que me dijo que flaqueaba más, que no era feliz, ni la había conocido últimamente. “Perfecto que quieras aspirar a esa puesto que deseas, pero creo que tendrías que aspirar a un puesto más acorde que pienso que te encajaría a la perfección y que se te ha olvidado” Me preguntó al instante que cual era, que le podría interesar. “El de Director General de tu felicidad”. Se quedo unos segundos sin responderme. Puso todo tipo de caras durante esos segundos. Se removió de su asiento. No me respondió y no lo hizo, se marcho sin despedirse. Al instante, me mando un mensaje. “Si, tengo y debería optar a ese puesto mucho antes que otros”.

Yo lo reconozco, no era feliz haciendo facturas, contabilidades e impuestos. Sentía que no quería estar toda mi vida delante de un ordenador. Vale, no sabía que quería de verdad, pero sabía lo que no quería. Además había que añadir, que mi sueño de dirigir un departamento de contabilidad, cada vez se esfumaba más rápido y ya no sentía ese amor por los números como aquel día que entre en una clase de contabilidad.

¿Estás en desempleo? ¿Estás buscando otro trabajo? ¿No sabes qué hacer con tu vida? Pues si no eres el dueño de tu vida, ya tienes deberes. Optar al puesto de Director General de tu Felicidad.

Una de las cosas de las que puedo decir orgulloso que me ha venido bien el desempleo, es conocer lo que realmente me hace feliz y poder decir que el blog, vosotros, las conferencias no es una obligación para mi, un trabajo, porque me divierto en todo momento, algo que jamás pensé que podría decir en el mundo de la contabilidad.

¿Y cómo se consigue recuperar ese flechazo?

1.- Para mí, me enfrento todos los días a retos, no a obligaciones. Retos que me ayudan a crecer, a crear día a día

2.- Mi labor es mi pasión. Nunca me olvido el por qué hago lo que hago.

3.- Me propongo metas e intento reinventarme. Metas que alcanzo y que me alientan a seguir. Me reinvento porque me gusta mejorar, romper mis limites.

4.- Vivo el momento y no me importa lo que digan. ¿Quieres conquistar el futuro? Solo lo podrás hacer desde el presente. Y si pesa la opinión de los demás en lo que hagas, ese futuro nunca llegará.

5.- Termina lo que empieces. Si te propones una meta, no tengas la tentación de dejarlo y empezar, porque nunca llegarás a ella

¿En lo que haces día a día, se encuentran estas características? ¿Sientes flechazo por tu labor diaria?

Me gustaría que te respondieras a una pregunta, que me hicieron a mi hace 3 años y que hará 1, que pude responderla. Dentro de 30 años, cuando pienses en tu carrera profesional, echando una vista atrás. ¿Qué te gustaría pensar que has conseguido?. Tardé 2 años en responder a la pregunta. No te dejes llevar nunca por una marea de oportunidades laborales y profesionales sin haber sabido cuál es de verdad tu objetivo personal en la vida. ¿Tú sabes lo que quieres conseguir? 

¿Y qué hay que hacer para optar a este puesto que no se te había ocurrido? ¿Qué asignaturas tendrás que estudiar para aprobar la oposición? ¿Quieres llegar a ser Director General de tu felicidad?

1.- Ser agradecido. Te harás consciente de las cosas buenas que te pasan en tu día a día

2.- Acéptate a ti mismo. Acepta que la victoria y el fracaso son lados de la misma moneda. Que eres un ser humano, la perfección no existe.

3.- Se sincero. No ocultes ni finjas nada, permite que las emociones surjan.

4.- Acepta las dificultades como aprendizaje. Nuestra felicidad también se basa en superar obstáculos. Superándolos aumenta nuestro bienestar

5.- Saber perdonarse. Se comprensivo y amable contigo mismo. Reconoce que los momentos difíciles de la vida también existen y acéptalos.

Estas son las primeras asignaturas que tienes que aprender para optar al puesto. ¿Te parecen fáciles? ¿Difíciles? ¿Qué tal las llevas?

¿Cómo serían las empresas si todos tuviéramos ese puesto? ¿Tu trabajo te enamora como el 1 día? ¿Qué trabajo te enamoraría así? ¿Quién es el director de tu felicidad? ¿Tú o los demás? ¿Qué sería para ti ser feliz con tu trabajo?

¡¡Ten agallas!!

Solo un valiente tiene las suficientes agallas para confesar que tiene miedo”.

AgallasA todos nos gustaría o no ha gustado en algún momento de nuestra vida, la idea de poderla cambiar, trazar un nuevo rumbo en ella. ¿Pero por qué no lo hemos hecho?

Unos dirán que por miedo, porque no era el momento adecuado, o no teníamos el suficiente dinero para realizarlo… EXCUSAS.

Lo que te pasa, es que no eres valiente, no tienes las suficientes agallas para hacerlo, no tienes carácter para dar ese paso adelante que sabes que tienes que dar.

Unos se excusaron que su capacidad intelectual era corta para el reto en sí, que los estudios que poseían no eran acordes al sueño. Más y más excusas.

¡¡Ten agallas!!

Cuando sabes el qué, el cómo sale al poco. Tenemos miedo a entrar en un terreno farragoso, desconocido y para ello lo mejor es estar al abrigo de “no puedo, no soy capaz o es imposible”.

Ten agallas para quererte sin condiciones ni barreras, para descubrir quién eres realmente y demostrarte todo tu potencial.

Si ante cada caída, nos decimos lo preocupados que estamos todo el día, que tienes pavor al riesgo y la tristeza te ha ganado la partida, seguro que así jamás podrás cambiar tu vida.

Tenemos miedo a lo nuevo, porque siempre nos enfocamos en lo negativo de la vida. Nos hablamos en términos despectivos, nos encerramos en nosotros mismos, nos sentimos lo peor, pero ¿Qué pasaría si cambiáramos los diálogos que mantenemos con nosotros mismos? ¿Qué pasaría si habláramos más de lo que sentimos y confiáramos más en nosotros mismos? Sería el 1 paso para ese cambio que deseas.

¿Qué pasa cuando te desprecias? ¿Te sientes con fuerzas? ¿O alicaído y sin ganas de nada?  Si sabes cómo sienta para tu salud las emociones negativas, ¿Por qué absorbes más y más pensamientos negativos?

Como veras las emociones y la salud están relacionadas. Vivir con miedo nos hace más irascibles, irritables, inaguantables, la verdad. ¿Y tú crees que vivir así puede prolongar tu vida? ¡¡NO!!.

Seguro que estarás pensando “David, yo soy así desde pequeño. Nada ni nadie me puede cambiar”. Pensamos que el optimismo o pesimismo, viene de serie desde que nacimos, pero vamos a hacer un juego.

Piensa en aquellas situaciones que conseguiste superar y que pensabas que eran imposibles. ¿Las tienes? ¿Cuáles eran? Y ahora dime, ¿Cómo te sientes? ¿Mejor? ¿Sonriendo? Todo depende a qué le estés prestando atención.

Te doy una gran noticia, TODOS PODEMOS REINVENTARNOS.

Todos tenemos esa capacidad de superarnos. Vivimos en un mundo de cambios e incertidumbres, pero muchas veces, el poder que le damos a nuestra percepción del peligro a que nos enfrentamos es excesiva.

Vives en una prisión llamada “mente” cuando vives situaciones así. ¿Y quién tiene la llave para salir de la misma? ¡¡ !! ¿En dónde está esa llave? En tu cerebro.

Cree en ti, en tus posibilidades. Cuando abras esa puerta, descubrirás  el gigante que eres y no te volverás a limitar jamás.

Las herramientas para ello, como te he dicho, las tienes dentro de ti.

Relájate y algo sencillo y difícil a la vez, ESCUCHATE  A TI MISMO, PERO DE VERDAD.

Con actitud, es lo que te llevara a cotas que siempre has soñado. Esa actitud hará que pongas esfuerzo y pasión en todo lo que quieras emprender. Te hará tener fe, ante cualquier reto. Si quieres que los demás crean en ti, lo que tienes que hacer es empezar por creer en ti mismo.

Que te vean con confianza, entusiasmado por lo que vas a conseguir y decidido. Es así como se harán realidad tus sueños. Ese sueño te hará superarte, romper límites, luchar por lo que crees.

Romperás normas establecidas por la sociedad y que provocaran avances en muchos sentidos. Esa ambición por avanzar, te llevara a romper una y otra vez tu zona de confort. Zona, que si, es verdad, está llena de incertidumbres, pero es ahora o nunca cuando tienes que superarla.

¿Tú qué eliges?

Claro que cambiar no es ni será fácil nunca, pero es hora de ser valientes y dar ese paso necesario. Ese paso esperanzado, rompiendo con la tristeza y la desidia.

Dentro de ti hay cosas que no conoces. Escúchate, acepta el silencio que produce reflexionar, el conectar con tu verdadero yo.

Por favor, no sufras un déficit de atención y no te centres en lo que sabes que quieres, necesitas y anhelas. Ten agallas, da el paso, sal de la caverna en la que vives. Fuera de ella, está el cambio que deseas.

Agallas es lo que nos propone Mario Alonso Puig en su último libro, “El cociente Agallas” de Espasa.  Será además uno de los ponentes del Congreso “Despierta” en Zaragoza.

¿Tienes agallas y quieres cambiar tu vida? Tendrás que pasar por estas etapas:

1.-  Conócete y encuéntrate.  Con paciencia y valentía, reconocerás aquellas emociones que te han intoxicado desde siempre.

2.- Elige como quieres vivir.  Entrénate con voluntad para superarte personalmente, para afrontar los grandes desafíos que te esperan

3.- Descubre que hay más allá de lo que conoces.  Sustituye el egoísmo  por la generosidad y encontraras la felicidad.

Se dice  que tener agallas, es tener arrestos, valentía ¿Y te sientes valiente para cambiar tu vida? ¿Te conoces de verdad? ¿Qué te impide dar ese cambio que sientes que necesitas? ¿Quién te lo impide? ¿Qué sientes que te falta para dar un nuevo rumbo a tu vida? ¿Agallas? ¿A qué tienes miedo?

 

 

¡¡Fuera de la madriguera!!

Salga de su zona de confort. Sólo se puede crecer si usted está dispuesto a sentirse incómodo y molesto al intentar algo nuevo” dice Brian Tracy

zona de confort¿Por qué tienes miedo a no ser adecuado en lo que te has propuesto? ¿O quizá te da más miedo a ser mejor, sentirte más talentoso, con más poder del que tienes ahora? ¿Quién dice que no puedes ser brillante, único y excepcional en lo que te propongas? ¿Quién eres tú para no serlo?

Tienes que salir de la “madriguera“.

Si, se está caliente, te sientes bien en ella, ves desde fuera todo lo que pasa, pero es hora de salir de ella. El cambio no lo encontraras en ella, para ello tendrás que abandonarla.

Por mucho que te digan que tienes que hacerlo o te motiven para ello, solo tú tienes que hacerlo. No puedes mandar a nadie, que te despeje el camino y tú llegues victorioso a la meta soñada.

Ver la  vida pasar desde la barrera, está muy bien, no vives sobresaltos. Pero tú bien sabes, que estar en ella, no te hace ningún bien.

Sabes que si sales de ella, estarás expuesto a miles de situaciones que te pueden hacer sufrir. Y eso no gusta mucho que digamos. Cuando tuvieras que enfrentarte a la primera situación, te gustaría volver corriendo a la “madriguera“, pero la puerta sabes que estaría cerrada.

Tienes miedo a sufrir. En tu pasado han ocurrido cosas por las que has sufrido mucho y no deseas ni recordarlas, ni volver a pasar por unas nuevas. Te repites una y otra vez, que no deseas a volver a pasar una situación parecida.

Te resistes a abrir la puerta, pero sabes que tienes que hacerlo.

No quieres pasar vergüenza por si fallas o por el qué dirán. Déjate de autoengañarte, tu vida en la cueva es fría y no demuestras todo lo que vales.

Afuera, te sentirás raro ante una situación novedosa para ti. Y si, también, claro que tendrás miedo. Te lo aseguro. Pero tienes que hacer frente a ello.

A la mente, te han venido imágenes de cómo te gustaría fuera una nueva vida para ti. Vida soñada que sabes que te mereces. Utiliza esas imágenes, como bastón para contrarrestar ese miedo.

Tienes que salir de la casa, porque tienes que mostrar todo el talento que tienes. Y en casa, están en desuso. La casa te oprime.

¡¡Tienes que actuar, SI o SI!!

Te gustaría tener toda la información respecto al cambio que quieres emprender. Más y más información.  Te gustaría saber lo que te pasara en todo momento, pero todo desde el sofá en el que te encuentras.  Pero toda esa información, no te está ayudando, más bien, te está bloqueando.

Cada información que recoges, es una excusa más que añades, para engañarte a ti mismo y decirte que donde mejor puedes estar es en casita calentito.

DEJA DE ENGAÑARTE.

Si, tendrás que esforzarte para conseguir lo que quieres. Tendrás que aguantar baches y saltar obstáculos. El éxito rápido, que sé que te gustaría conseguir, acabará siendo efímero.

Pero fuera de tu casa, harás una cosa muy bonita, florecer. Descubrirás cosas de ti que jamás pensabas que podrías hacer. Afloraran en ti talentos que ni sabías que tenías.

¿Tú como ves las dificultades, como un problema o como un desafío?

Pero una cosa ten en cuenta. Habrás conseguido realizar el cambio, pero sin embargo no pienses que una vez conseguido, ya estará a tu lado para siempre. ¿O cuando dejas de fumar un día, ya fumas nunca más?

Tienes que mantener lo que has conseguido. Cambiar es posible, pero no fácil.  Los atajos siempre te llevan a recaer en hábitos anteriores.  ¡¡Pasa de ellos!!

Lo bueno, se hace esperar, si, pero es más consistente, tiene más fuerza.

Sé que eres más fuerte de lo que tú mismo  te crees, que eres un  valiente.

Sabes que es solamente en el presente cuándo y dónde tienes que crear el futuro que sueñas. Tienes fe en el futuro, pues si es así, ¿A QUÉ ESPERAS?

¡¡Hay que salir de la madriguera, YA!!

Ten coraje, te caerás una y otra vez, si, pero aprenderás mucho más que quedándote en casa viendo la vida pasar.

Vivirás pequeños éxitos, que te ayudaran a mitigar posibles tropiezos. Te sentirás más alegre y entusiasmado, porque estarás enfocado de verdad, en tu sueño. En algo que te inspira y quieres. Ganarás la partida al miedo, al fracaso.

Tu poder mental aumentara. Darás pasos contra el desanimo y la duda. Darás pasos para hacer realidad esa imagen que tienes en algo que puedas tocar. Inspiraras a los demás cuando vean que has superado tus límites, que te superas y que cuando caes, te levantas.

Deja de enfocarte en lo negativo y mira todo lo que supone salir de donde estas ahora. Céntrate en los aspectos de la realidad que te alienten a superarte.

Eres un gran árbol que actualmente se encuentra plantado en un macetero muy pequeño. ¿Y qué hay que hacer ante una situación así? Hay que encontrar un macetero acorde con tu tamaño y para ello solo hay un camino.

Romper con el macetero pequeño, salir de él.

Sé que tienes miedo, pero ATREVETE. Ten fuerza, agallas, como tú quieras llamarlo. Esa fuerza, te hará ser valiente, te impulsara a hacer cosas que no habías hecho nunca. Poco a poco, irá creando tu futuro

¿Te enfocas en aquello que te hace grande? ¿O en aquello que te empequeñece?  ¿Qué paso vas a dar para ser tan grande como tú sabes que lo eres? ¿Vas a tomar la decisión de ser valiente, por fin? ¡¡Adelante, lo conseguirás, que el pánico no te bloquee!!

Jandro: “Seríamos lo mismo sin la sonrisa que sin el aire”.

Hoy dentro de la Sección “Entrevistas Motivantes para nuestro desarrollo personal y profesional” es un placer presentar a Jandro.

Jandro y Tom Hanks pianoTodos los días, lo podemos ver a partir de las 21:45 horas, en el programa de gran éxito, “El hormiguero” de Antena 3. En él a parte de sus apariciones haciendo magia o ciencia, es el coordinador de guiones. Un programa en el que trabajan todos 12 horas, para que nosotros veamos el resultado durante 45 minutos.

A pesar de que es un rostro conocido, no pensemos que le ha venido el éxito de un día para otro, ha tenido que trabajar muy duro hasta llegar donde esta ahora. Persona curiosa, observadora y apasionada, se considera un “entertainer” donde lo más importante para él, es conseguir el estímulo del espectador.

Para él no hay excusas cuando sabes que tienes que hacer algo y por eso esta semana se enfrenta a su más difícil todavía, su nuevo libro. Se titula ” La oreja verde” en Ed. Alienta. A través de sus páginas, venceremos al miedo con humor y creatividad. Libro basado en una conferencia que dio en el Tedx Moncloa, en la que nos enseñaba a ver el día, desde otra perspectiva. 

Gracias Jandro por enseñarnos el poder de una sonrisa, de no perder esa curiosidad que tenemos desde pequeños, y que nos dejemos de excusas, que si queremos algo, tenemos que ir a por ello.  Podéis conocer más de él, a través de su web, en Facebook y Twitter.

Será uno de los ponentes que participaran en el Congreso “Despierta” que se celebrará en Zaragoza el próximo 25 de enero.

¿Frustrado porque nos sabes realmente cuales son tus habilidades y pasiones? ¿Desesperado porque no sabes qué asignaturas escoger o hacia dónde encaminar tu vida? ¿Desempeñas un trabajo que no te gusta y te preguntas a qué dedicarte para ser feliz? ¿En paro y dilucidando qué hacer con tu vida? ¿Quieres un nuevo rumbo en tu vida? Será un placer acompañarte en el camino que quieras emprender. Juntos ascenderemos a cotas jamás imaginadas. Puedes contactar conmigo a través de Twitter(@sherpapersonal), en Facebook y en el email del blog.

¡¡Vamos a charlar un rato con Jandro!!.

.- Mi sobrino tiene 5 años, si te lo presentara, ¿Cómo te definirías delante de él?

Una persona divertida a la que le gusta jugar.

.- ¿La vida es mágica?

Por supuesto.

 .- ¿Podemos ser nosotros los creadores de magia con nuestra vida?

Madre mía, no estoy preparado para preguntas tan profundas, no soy Paulo Coelho. Lo que sí puedo asegurar es que somos capaces de generar estímulos y emociones a nuestro alrededor, que es la base de la vida. Pocas cosas son tan mágicas como tener la capacidad de ilusionar, emocionar y motivar a los que nos rodean. Desgraciadamente también somos capaces de lo contrario. Los poderes se pueden usar para bien o para mal, mira los X-men.

.- ¿Qué sería de nosotros sin la sonrisa?

Lo mismo que sin el aire.

 .- Siempre se te ve sonriendo…

Jajaja… lo que pasa es que me veis 5 minutos al día y para lo poco que estamos juntos no voy a salir enfadado. ¿Te imaginas que cada vez que saliera en la tele estuviera furioso, malhumorado, gruñendo y cagándome en todo? La gente en sus casas estaría horrorizada. Parecería un político. A veces cuesta lo mismo sonreír que no. La sonrisa es fundamental. Y se contagia. Si le sonríes a alguien, esa persona de forma inmediata te devuelve una sonrisa. Es increíble el poder que tiene.

 .- ¿Pero qué te pone serio?

Demasiadas cosas. Desgraciadamente no estoy siempre sonriendo, ya me gustaría a mí. Intento hacerlo pero hay muchas cosas que me la quitan como las tragedias, las enfermedades, los abusos, la lucha de egos que impiden que avancemos, lo mal que están gestionando la crisis losque deberían sacarnos de ella, demasiadas cosas….

.- ¿Al éxito como se llega?

Trabajando, no hay atajos.

.- En estos momentos, ¿somos coches con ruedas oxidadas?

No todos, pero los de “arriba” sin duda.

 .- ¿Qué podríamos hacer para desatascarlas?

Ver si queremos realmente y dónde queremos llegar porque a veces el “coche” anda, pero como anda un poco, pues no te planteas arreglarlo y que vaya bien, porque ¿para qué?

.-  ¿Qué sería de nosotros sin el ridículo ni el rechazo?

Seríamos superhombres con poderes ilimitados.

La oreja verde .- ¿Cómo encendemos ese calor interno que todos tenemos dentro, llamado pasión?

Con todo. Es una actitud. Has de estar preparado para levantarte cada vez que te caigas, que va a ser muchas veces.

.- ¿La felicidad contiene algún secreto que no sabemos descifrar?

Ni idea. A veces pasamos demasiado tiempo buscando la felicidad en vez de simplemente ser felices.

.- ¿Por qué nos da miedo el cambio?

Porque estamos agustito en nuestra zona de confort. El no saber qué va a pasar da mucho miedo y con todo cambio puedes ganar o perder. Generalmente el miedo a perder es más fuerte que la ilusión por ganar.

.- Actitud, ¿Cómo encaramos los retos que la vida nos da a diario?

Con humor, ¿qué remedio? A veces le damos demasiada importancia a cosas que realmente no la tienen… el humor es un buen bálsamo para curar las heridas y afrontar nuevas batallas.

.- Si te digo El hormiguero, ¿Qué palabras te vienen a la mente?

Trabajo, ilusión, amigos, familia, agotamiento, lucha, piano de big con Tom Hanks.

.- ¿Quién nos puede decir lo que podemos o no podemos hacer?

Sólo nosotros… bueno, y la ley…

.- ¿A quién y por qué darías gracias en el día de hoy?

A mi mujer y a mi hija por estar siempre a mi lado.

.- ¿Te fías de tu intuición? ¿A dónde te han llevado esas corazonadas?

Totalmente. No me voy a fiar de mi físico. La intuición es fundamental. No la puedo explicar, supongo que es una mezcla de conocimiento, experiencia e ilusión. Yo hago las cosas que creo que debo hacer aunque quizás la opción más coherente sea otra.

.- Una reflexión para los lectores del blog

¿Cuánta gente te ha sonreído hoy?