¡¡Adios!!

 

Poder decir adiós es crecer

AdiosEntre la felicidad y la desesperación, la carretera es muy corta.

Sabes que lo vas a oír de los labios de la otra persona, o vas a tener que ser tú quien lo diga. Sabes que tienes que decirlo, pero te resistes. 

Vives con intensidad el preludio al momento. Una sonrisa que jamás olvidarás, la electricidad que te recorre al acariciar su mano, un abrazo que no querrías que se acabase jamás. ¿Por qué? Porque sabes lo que vendrá después.

Lo has dicho muchas veces, pero hoy te va a ser imposible. Sabes que va a transformar tu  vida.

No te han enseñado a perder. Esto se va a ir de tu vida, lo sabes. Todo en la vida viene y va. Nada es para siempre. Nos han educado a que tenemos que basar nuestra vida en la esperanza, pero jamás en el saber a perder. No aceptamos la perdida.

Mientras te recreas en su mirada, en su ser, en su piel. Sabes, que aunque  no quieras, ya nada será igual. Llega el momento, hay que decirlo.

Sabes que tu energía la has estado desaprovechando en algo que tarde o temprano no iba a ir a ningún lado, a ningún lugar. El esfuerzo que habías empeñado en ello, no te da ningún resultado.

Te da miedo decirlo. Porque al decirlo sentirás que has fracasado. Nadie quiere fracasar. Hacemos todo lo posible para que nunca ocurra. Pero todos fracasamos alguna vez en la vida, hasta lo más inteligentes, famosos o deportistas. Todos ellos han fracasado alguna vez en la vida.

¡¡Todos!!

Pero lo que distingue a una persona de otra, es como se explica el fracaso a si mismo.

Estas muy apegado a lo que sabes que hay que dejar marchar o se va a marchar. Ese apego, te va a hacer darte cuenta que su ausencia, te hará mucha falta, que se ha convertido en algo imprescindible de tu vida.

Con esta palabra, perderás tu dignidad, tu respeto, tus valores. Tienes miedo a perder eso que ahora mismo está delante de ti.

Sabes que la alegría que había impregnado tu vida desde hacia tiempo, no sabes cuándo volverán a ti, tras escuchar la palabra. Antes podrías decir “Si no tengo, no pasa nada y si no también”. Ahora ya eso sabes que no. Estas muy apegado a lo que sabes que esta apunto de marcharse.

No quieres soportar el dolor que te va a causar oír la palabra.

Te vas a sentir frustrado, porque las cosas no van a ocurrir como a ti te hubiera gustado. Entraras en una nueva época de tu vida. Has creado un vínculo casi obsesivo con ese objeto, con esa persona o situación. Una vinculación basada en algo erróneo.

Nada es permanente, todo cambia en la vida. La vida es cambio, queramos o no. Piensas que esa seguridad que anhelabas por fin te la había dado esa persona o situación, y si te das cuenta, esa seguridad estaba dentro de ti, esa confianza en ti mismo, esa tranquilidad, estaba y estará siempre dentro de ti. Nunca la busques en el exterior.

Sientes que es lo único que da sentido a tu vida y lo que te hace feliz. Pero la felicidad no es algo externo y el sentido de tu vida nunca tiene que estar basado en algo económico o en los sentimientos de una persona.

Pensamos que nos hemos convertido en un solo junto a ella, pero muy pocas veces, uno más uno, suman dos.

Pero tenemos dos opciones tras escuchar la palabra. O sufrir inútilmente o de forma útilmente, aceptando lo que nos ha pasado. Para ello tenemos que saber vivir con nuestras emociones.

Felicidad en los momentos alegres y tristeza, en los tristes. Todos vamos a sufrir inconvenientes en nuestra vida. ¿Y qué hacer con ellos? Gestionarlos con confianza y alegría. Vive con alegría, motívate a ti mismo a pesar de lo que ocurra en tu exterior. Pero eso si, jamás te autoengañes, ni creas que no pasa nada, porque claro que pasa.

adios¿Qué hacer? Cuando no estés gestionando dicha situación, haz cosas que te gusten y te hagan feliz. Jamás impregnes tu duelo, tristeza en actividades que sabes que te motivan y alientan.

Tu mente necesitará desconectar, porque si no es así, no descansarás y será mucho más difícil luego resolver la situación. Tenemos que vivir en el presente, en el aquí y en el ahora.

No intentemos controlar situaciones en la vida, en las cuales no tenemos ningún poder.

Claro que importa el significado de la palabra que a continuación oirás. Claro que te tendrás que involucrarte, pero sin volverte loco, por favor.

La corriente que recorrerá tu cuerpo tras oír la palabra, provocará en ti, como una restauración de un cuadro. Será una bocanada de aire, que te pulirá toda la suciedad acumulada durante años encima de ti. Limpieza, que sacara a la luz tu verdadero yo. Te sentirás desnudo, intentando taparte. No lo hagas, porque te darás cuenta de lo que estás hecho. Tu interior, es lo que te define, es lo que eres de verdad.

Empiezas a oír sin darte cuenta, las primeras letras de la palabra maldita: ¡¡ A…D … I …. O …S!!.

Ya está, sabes que es el principio de una nueva etapa en tu vida. Hay que dejar atrás esta etapa, y en el presente, en el ahora, enfrentarte a una nueva. Todo ello con alegría, entusiasmo y fe, aunque el duelo y la tristeza esté en él.

Salen lágrimas de tus ojos, lo que no deseabas, ha sucedido, no lo querías, pero tenía que llegar. Sabes que es el último abrazo, la última sonrisa, la última mirada. Ahora tocará abrazar la soledad.

Pero no te arrepientas de nada, no te has quedado con las ganas. Cada batalla perdida te enseñará una salida. Podrás equivocarte, pero jamás te quedes con el que pudo ser.

La pena morirá con el sol. Sonríe a lo que la vida te ofrece por delante y aprende de lo vivido, de la experiencia sentida.

En la vida, lo que a veces parece un final, es realmente un nuevo comienzo.

El próximo día 9 de Enero, (jueves) estaré a las 19:00 impartiendo una conferencia en Zaragoza Activa, hablando del desempleo, motivación y superación. Podéis apuntaros a la lista para acudir a la misma AQUÍ. Es GRATIS.  Será un placer vernos y compartir un rato juntos.

 

 

Anuncios

¡¡Viva la Estupidez!!

Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda” decía Martín Luther King.

estupidoAyer me fui a comprar los regalos de Navidad. Y tras pensar, buscar, y rebuscar, he dado con ellos. Ya os contaré si han gustado o no.

Pero cuando subía a casa, escuché algo que me dejó perplejo.

Estaba una madre subiendo a su hijo a un pequeño banco que había en un parque camino de casa. El niño estaba entusiasmado, se sentía el rey del mundo. Ha sido cuando el niño le ha dicho a su madre: “Mira mama, voy a volar. Y de mayor, pilotaré aviones”.

¿Qué contestó la madre?

No seas estúpido, para esto tienes que estudiar y en eso tú no eres muy bueno que digamos”. El niño se ha bajado corriendo y yendo hacia su madre, porque se iba sin él. Pero mientras su mirada, su rostro había cambiado por completo.

¿A un hijo de 4 o 5 años se le puede llamar estúpido? ¿Crees que ese niño volverá a confiar en sí mismo? ¿En sus sueños? ¿Conseguirá ser piloto en su vida?

Yo así lo deseo, pero en esas edades, se piensa que jamás podrá cambiar las circunstancias, y su sueño, será eso, un sueño. Las circunstancias desde fuera, no se le presentan muy halagüeñas. No porque no pueda, sino porque no confían que lo conseguirá.

Desde pequeños, estamos llenos de sueños y esperanzas. Queremos ser actores, reposteros, futbolistas o descubridores. Pero a lo largo de los años, solo oímos una frase, una y otra vez, “No seas estúpido… Eso son estupideces”. Y con 4 años nos creemos que lo que dicen nuestros padres, es la verdad absoluta.

Luego en el colegio, creemos a los profesores o nos pasa que no queremos sobresalir de nuestro grupo de amigos, intentando nuestro sueño por el qué dirán.

Y cuando la vida nos ofrece la oportunidad de hacer realidad nuestros sueños, solo nos viene una frase, “No seas estúpido”.

¿Y qué hacemos? Dejar marchar el tren que siempre habíamos soñado coger.

Esa frase es un destructor de sueños, de posibilidades, de confianza, de romper límites, de talentos. ¡¡Cuánto poder tienen las palabras en nuestra vida!!

Pero sabes una cosa, yo prefiero hacer el estúpido. Y es lo que estoy haciendo desde hace 3 años.

Lo he dicho en algún post ya y en mis conferencias, todavía sigo recibiendo comentarios, reflexiones de gente que piensa que lo que hago es pura estupidez, que nunca llegaré a nada en un campo que no era el cual había estudiado ni había trabajado.

No sé lo que me deparará el año que viene, pero de momento tengo 3 proyectos que cuando los nombro, noto que tengo esa misma sonrisa del niño que le decía a su madre que quería ser piloto.

¡¡VIVA LA ESTUPIDEZ!!

Hacer lo que dice la gente, esas “estupideces” es buscar una vida sin arrepentimientos, superando límites puestos por los demás y por ti mismo, descubrir cosas que no conocías de ti, conocer la verdadera felicidad.

Esas personas que dicen que es una locura eso que tanto anhelas y que quieres conseguir, podrán tener un buen curriculum, mucha experiencia o ser considerados portentos de la inteligencia, pero muchos de ellos, cuando se les pregunta si son felices, o trabajan en sus sueños, la respuesta es NO.

Mientras, estos “estúpidos” son felices, realizan sus sueños, crean cosas increíbles, ayudan a los demás a progresas con sus ideas, son creativos, innovadores.

¿Con qué tipo de gente crees que la sociedad iría mejor en todos los sentidos?

¡¡SEAMOS ESTUPIDOS!!

Sin esas estupideces no se habrían creado los blogs, internet o los coches, entre otras muchas cosas. Sin esas estupideces, no se habría descubierto América o las chucherías.

Todos queremos lo mejor para nosotros, lo mejor de cada campo. Pero para ello, para conseguir resultados, hay que corres riesgos.

Lo bueno, para lo mejor, tenemos que ir a por ello, en casa no te va a ir, hay que dar el paso hacia ello, acción, vértigo, miedo.  Y eso no gusta nada. Y más con lo que bien que se está en casa con el frio que hace últimamente.

Dejémonos de estupideces, de sueños, de una vida que siempre hemos querido, de mostrarnos tal cual somos, y dejémonos llevar por las opiniones de los demás, vayamos a favor de las circunstancias y quedémonos soñando con una vida mejor” ¿Esto quieres? ¿Así te quieres pasar la vida? ¡¡Allá tú!!.

Prefiero hacer estupideces, no temer fracasar si no consigo mis retos, porque hay peores cosas que el  fracaso. ¿Cuál? Preguntarte el resto de tu vida que hubiera pasado si hubieras subido a ese avión que te llevaba a tu sueño.

¿Cómo crees que sería una vida, rondándote siempre una pregunta así?. ¡¡No muy recomendable!!.

Ya vale de burlarnos de las ideas de los demás, ni de las nuestras tampoco. Esa idea te puede llevar a cotas insospechadas. Esa critica que le haces a tu amigo, le podría haber convertido en el nuevo Steve Jobs o el creador del nuevo Mercadona.

Mira lo que puede hacer una crítica, hundir a una persona o que haga oídos sordos y no pare hasta conseguir sus sueños.

Muchos “estúpidos” han creado cosas brillantes que quizá ahora mismo estés usando.

¡¡VIVA LA ESTUPIDEZ!!

Seamos estúpidos para los demás. Que digan lo que quieran, que se consideren más inteligentes que nosotros. Lo que ellos quieran, pero si tienes un sueño, confía en ti. Adelante, nada ni nadie te detendrá, porque TÚ, romperás todas las barreras que se interpongan entre tú y él.

Ya vale de pensar que los sueños, ideas que se salen de lo establecido, son estupideces. Ya vale de intentar oprimir los sueños de los demás y los nuestros propios. Ya valen de intentar oprimir la felicidad de los demás.

Apoyémoslos, alentémoslos, impulsémoslos.

Yo voy a seguir siendo estúpido hasta que coja el billete para el otro barrio. ¿ Y tú?.

Agustina Guerrero: “Tener un momento en el día haciendo lo que te gusta, es invertir en uno”.

Hoy dentro de la Sección “Entrevistas motivantes para nuestro desarrollo personal y profesional” es un placer presentar a Agustina Guerrero.

Agustina GuerreroCuando una amiga me comentó que tenía que conocer el trabajo de Agustina, dudé. Reconozco que no sabía de qué se trataba. ¿Otro libro más? ¿De qué trataría? Pero al abrir su libro, me encontré con un trabajo que te lleva a situaciones que todos hemos vivido en nuestro día a día,  a un trabajo que te provoca una sonrisa continua y te hace darte cuenta de muchas situaciones que vives, pero que no caes en ella.

Su trabajo, inspirador, alegre, lo comenzó tras un hecho difícil. Le habían robado en su casa, y quería mostrar como se sentía. En ese momento nació “El diario de una volátil“. En él, nos muestra sus pensamientos, sus vivencias y como bien dice, son viñetas en las que no miente, solo exagera.

GRACIAS Agustina por demostrarnos que si uno quiere, con ganas, puede conseguir todo lo que se proponga uno. Que constancia y dedicación nuestras metas se pueden hacer realidad. Podéis conocer más a Agustina y su diario a través de su Blog, en Facebook y Twitter.

¿Frustrado porque nos sabes realmente cuales son tus habilidades y pasiones? ¿Desesperado porque no sabes qué asignaturas escoger o hacia dónde encaminar tu vida? ¿Desempeñas un trabajo que no te gusta y te preguntas a qué dedicarte para ser feliz? ¿En paro y dilucidando qué hacer con tu vida? ¿Quieres un nuevo rumbo en tu vida? Será un placer acompañarte en el camino que quieras emprender. Juntos ascenderemos a cotas jamás imaginadas. Puedes contactar conmigo a través de Twitter (@sherpapersonal), en Facebook y en el email del blog

.- ¿Quién es Agustina Guerrero?

Nunca me han preguntado este tipo de preguntas. Agustina Guerrero es una chica tímida, muy trabajadora. Es la creadora del Diario de una volátil, además de eso, es novia, es mujer, es amiga. Es de todo un poco, dependiendo de la situación.

.-  ¿Quién es una Volátil?

La volátil es mi alter ego. La volátil es mi segunda voz. Es lo que me gustaría a mí decir fácilmente y ella lo dice por mí. No tiene vergüenza, se deja en ridículo. Y sobre todo hace que yo pueda hablar de esas maneras ante este personaje

.- Al comenzar tu andadura con el blog, ¿Te imaginaste el éxito que pudiera tener?

Jamás. Inclusive antes de lanzar a la volátil, yo pensé que sería algo que no le iba a interesar a nadie, que tampoco tendría mucho que contar, que me quedaría sin ideas… Pero luego, a medida que iba pasando el tiempo, me daba cuenta que la gente tenía mucha empatía con el personaje, pero realmente no me esperaba que en tan poco tiempo, el éxito que está teniendo. Ni mucho menos me lo esperaba.

.-  ¿Tenemos que reírnos más de nosotros mismos?

Si. También creo que es la clave de la volátil. Yo siempre el personaje lo dejo en ridículo. Es como si me estuviera dejando en ridículo a mí misma. Es contar cosas que a muchas personas le pudiera dar vergüenza, que no se anima, y que tampoco es para tanto.

Dejarse en ridículo es una manera de humanizarte. A todo el mundo nos pasan cosas que nos avergüenzan, que nos equivocamos. De eso se trata. No quiero mostrar un personaje perfecto, sin defectos, porque no sería real, no sería lo que yo quiero transmitir.

Para mi es fundamental reírse. En mis viñetas no me rio de otra persona, siempre me rio de mi

.-  ¿La suerte existe?

No creo en la suerte para nada. Puede haber un porcentaje muy pequeño de suerte, pero reconozco que a mí, me llega incluso a molestar cuando me dicen “Agustina, cuanta suerte que estás teniendo por tanta gente que me sigue o por mi segundo libro”.

Esto no es suerte. Llevo mucho tiempo dedicándome a esto. Cada día le estoy dedicando horas. Cada semana cuelgo una viñeta. Le estoy dedicando muchísimo tiempo. No es cuestión de suerte, es cuestión de constancia, de tirar hacia una misma dirección, seguirla y seguirla. Es cuestión de intentar llegar a lo que tú quieres

.- ¿Qué significa para ti, disfrutar de tu pasión?

Tiene una parte muy buena, mi trabajo es dibujar. Y dibujar, para mí, es mi pasión. Me voy a otro mundo cuando dibujo. También tiene su parte buena y claro que también su contra.

La responsabilidad, es saber lo que quiere el cliente, los plazos. Muchas veces gritas que te gustaría trabajar en otras cosas. El trabajo de ilustrador es una profesión bastante solitaria, de muchas horas. La creación de una viñeta no se hace en un minuto, detrás hay mucho trabajo.

Y lo que tiene de bueno que es trabajar en lo que te gusta, también hace que trabajes más horas, porque como te gusta, trabajas mucho

.-  ¿Los sueños se hacen realidad?

Yo quiero que lo que a mí me apetezca hacer, considerarlo un sueño. Porque eso si me parece un poco inalcanzable. En vez de decir “Tengo un sueño…” prefiero decir que tengo una meta.

Si se que pueden hacer realidad tus metas si te lo curras, si eres constante. Hay mucha gente que está sentada en el sofá y dice que su sueño es hacer tal cosa. Y evidentemente si no lo buscan, si no se mueven, nunca llegarán a conseguirlo sin acción.

Las cosas no son tan fáciles. Hay que ser pacientes sobre todo

.-  ¿Cuál es tu palabra favorita?

Para mí hay una palabra favorita que es BOMBOLLA, que en castellano significa Burbuja. Fonéticamente me encanta esta palabra y además yo cuando me pongo a dibujar estoy en una burbuja y me gusta

.-  ¿Todos somos creativos?

Sí, estoy convencida de ello. Mucha gente se da por vencida, dicen que no saben dibujar, no saben crear, o no saben cocinar…

Pero todos nacimos dibujando igual. Cuando éramos pequeños, todos dibujábamos muy parecidos. Se aprende a dibujar, a ser creativos, estando, moviendo la mano.  Se aprende a dibujar, dibujando.

Evidentemente, claro que hay gente que se le da más fácil una cosa que otra y hay distintos niveles. Yo reconozco que no sabía dibujar, empecé a dibujar hace relativamente poco y todo fue por cabezonería. Yo quería aprender a dibujar, no quería dibujar perfecto, quería al menos poder transmitir lo que yo sentía frente al dibujo. Esa parte no la tenía y la desarrollé. Y por eso pienso, que cualquier persona puede ser creativa.

Lo único que hay que tener es ganas. Uno con ganas puede hacer cualquier cosa.

.-  ¿Qué les dirías a todas esas personas que intentan sabotear los sueños de otras personas?

Yo más bien le hablaría a la que le intentan sabotear, y le diría que no les escuche. Siempre habrá personas que hablen, personas que te quieran bajar, que hablen mal de ti, que no quieran que alcances tus sueños.

Mi palabra no iría a esa persona que intenta sabotearte, porque yo a esas personas las evito. Así que si alguna persona se siente afectada por esas palabras, lo único que les diría que hagan oídos sordos. Es gente que no merece la pena ni escuchar

Agustina guerrero.-  Imagínate que te dicen que tienes que dibujar un paracaídas que pudiera salvar a la humanidad, ¿Cómo lo harías?

Dibujaría en un estado de shock, gritando y exclamando : “¿Por qué tengo que salvar yo a la humanidad?”. Sería una persona extremadamente loca, es una gran responsabilidad.

.-  Expresas tu día a día a través de las viñetas, ¿Qué sería de ti, si una vez no expresaras lo que sintieses?

Generalmente siempre dibujo en función a lo que a mí me pasa. También es cierto que algunas veces no sale nada, que ante la hoja en blanco, no hay ideas, que no hay nada. Pero ahí es cuando recurro a mi libreta, que tengo apuntadas un montón de ideas y saco algo.

Pero evidentemente todo lo que dibujo es exagerado. Nunca he mostrado algo en lo que no me sintiera identificada. Algo que no correspondiera a mí, sería incapaz de hacerlo.

.-  ¿Qué pregunta nos teníamos que todos alguna vez en la vida?

Básicamente que es lo que quiero hacer.

Creo que si te empiezas a replantear esta pregunta, puede que todo lo demás se te dé mucho más fácil. 

La gente no sabe qué hacer, para donde tirar,  a qué dedicarse.. Muchas veces nos amoldamos a cualquier tipo de trabajo con tal de trabajar. Pero pienso que siempre tiene que haber alguna parte del día, en el cual hagas cosas que te hagan bien, y permitírtelo.

Pero no solamente hablo en lo laboral. Por ejemplo a mi me encanta a la tarde, apagar el ordenador e ir a yoga. Es mi momento. Es algo que tuve que buscar

.- ¿Los hombres podremos entender mejor a las mujeres a través de tus viñetas?

Yo creo que los hombres nunca van a entender a las mujeres. Las mujeres somos enigmáticas por dentro. Lo que sí, es que creo que puedo facilitar un poco el camino hacia el entendimiento femenino.

Si que recibo muchos emails de novios que me dicen que ven al personaje y ven a sus novias, que gracias a las viñetas se dan cuenta que sus novias no están tan locas. Recibo muchos emails de hombres y eso a mí, me encanta.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Una de las películas que más me gustan es Into The wild (Hacia rutas salvajes), que además cuando la vi, estaba en un momento que me ayudó. Y la reflexión está ligada a la temática de esta película, que es básicamente hacer lo que cada uno tiene ganas de hacer, lo que le apetece.

Por lo menos tener, un momento en el día en el que puedas ser, básicamente feliz con lo que te gusta, con lo que te gusta hacer. Es difícil tomarse tiempo para uno y hacer lo que le gusta, pero al menos permitírtelo, es invertir en uno.

Para mi felicidad, es estar con mi pareja, charlando, tomando algo, un vino tinto, escuchando música. Para mi es eso, no es mucho más.

 

 

 

¿Qué es para ti, el amor?

El amor es como los fantasmas, todo el mundo habla de él, pero pocos lo han visto”.

LOVELlevo un par de semanas, oyendo la misma frase, “David, estoy enamorado”. Esto va por épocas, unas oigo que el amor es lo peor, que nunca nos enamoremos y ésta es la del amor.

Cuando intentamos definir que es el amor, entran en juego nuestras experiencias personales, las emociones que hemos vivido con él. Unos dirán que es lo más bonito que nos puede pasar, otros que es lo peor que te puede ocurrir, que mejor es estar solos. Los dos dimos nuestra definición de amor en los momentos que estábamos viviendo.

Definición que ha ido cambiando durante todos estos años.

¿Y cómo definirías tú el amor?

Para todos el amor es algo muy importante, pero también es algo que no comprendemos. Algo que nos gustaría controlar, pero no podemos. Estuvimos hablando y sacamos varias conclusiones.

Vemos a gente que llevan pocos meses e incluso días saliendo y les preguntas si están enamorados y te contestan con un SI rotundo. La sexualidad es algo importante para todos, pero eso no es amor. La pasión es algo eventual, que ocurre en un tiempo determinado, más corto o largo. El sexo es la recompensa, el premio. Amor es pensar en la otra persona, ocuparse de ella.

El amor es algo que se establece en el tiempo, no es el tiempo que dura la pasión.  El amor hace que te ocupes de la otra persona, tanto en los buenos como en los malos momentos.

Ves a la gente que llevan muchos años juntos y te das cuenta que los dos se han convertido en tienen una conexión profunda, producida por el tiempo que están juntos. Esa conexión no se produce por una noche de lujuria.

Pero esa conexión para que llegue a ser fructífera, tiene que haber una voluntad por ambas partes. Las parejas que llevan mucho tiempo se les nota. Se abren a la otra persona, se apoyan , que tienen la voluntad de esforzarse para superar cualquier situación juntos. Cuando estas con ellos notas que fluyen los sentimientos positivos, los dos se ocupan por el otro. Van desarrollando en el día, esa capacidad de amarse.

Pero esa capacidad, depende de cada uno. Si nos mostramos déspotas, enfadados, no cariñosos, no la escuchamos, el “falso amor” se acabara pronto. Pero si te muestras con cariño, con gratitud, la respetamos, la espiral de positivismo que se genera, fortalecerá ese amor.

El amor no es darle a la otra persona la “mochila” que llevas con dificultades o emociones no expresadas durante años para que cargue con ellas. Eso no es el amor, además ese “amor” acabará pronto.

¿Te sientes seguro, sabes vivir contigo mismo y confías en ti? Eso se mostrara y ese amor será sano.

El amor es contagioso. Te ayuda verlos, te eleva y alienta a querer vivir tú también esa atmosfera de positivismo y amor. Pero ese amor no es algo para siempre por mucho que nos gustase.

Si día a día lo dejas, no lo vas cultivando, no le dices cosas bonitas, ¿Qué crees que pasará?. Que se morirá.  Hay que comprometerse de verdad a su mantenimiento. ¿Compromiso? Sé que en estos momentos que vivimos es algo insospechado y que produce temor, pero si quieres algo, es lo que tendrás que hacer.

Ten voluntad de mantenerlo y que crezca, porque si no los días estarán contados.

Y nos dábamos cuenta que cuanto más amor había en nuestra vida, mejoraban las relaciones con los demás, uno era más empático.

Estos días me he estado fijando mucho en las parejas que conozco que están enamorados y en mis experiencias, e intentado descubrir qué hacen para cultivar sus amores:

1.-  Se dan gracias. Aún con amigos de mucho tiempo, cuando nos hacen un favor o alguna sorpresa, muchas veces se nos olvida dar las gracias. Lo damos por supuesto. NO DEMOS NADA POR SUPUESTO. Me he fijado que ante cualquier hecho, por pequeño que sea, se dan las gracias. ¿Y tú agradeces lo que hace la otra persona por ti? ¿O la tratas como un esclavo?

2.- Se sorprenden. Y es así. Todos queremos novedades, queremos nos sorprendan. Pues si quieres algo, primero empieza a darlo tú para luego recibirlo. No hace falta que le invites a cenar a París, con creatividad, puedes sorprender a la otra persona y sobre todo recibir el mayor de los regalos, su sonrisa

3.- Reservaros vuestro tiempo. Llegamos a casa, y queremos nos escuchen, explotar por el mal día que hemos tenido. ¿ Y te preocupas por el día de tu pareja? ¿Sabes que ha hecho? ¿Por qué das por hecho muchas cosas? ¿Sabes si mañana le gustaría hacer una cosa diferente?. Ocúpate de ella, hablar de vosotros, escúchala.

4.- Haz cosas que no te agraden. ¿No quieres bajar la basura por la noche? ¿Y mientras tu pareja se ha esforzado por una cena romántica, porque cuando llegues a casa tengas todo hecho, se intenta esforzar por hacerte feliz todos los días? ¿Pero de qué vas? Haz aquello que no te toca, y verás una nueva sonrisa de tu pareja.

5.- Confía en ella pero dale su espacio.  Esta muy bien que al despediros por la mañana, sepáis cada uno, el día que os espera, vuestras reuniones o gestiones. Pero no la agobies. Hay que dar espacio, que cada uno tenga su vida, que cada uno esté con sus amigos, tenga tiempo para estar consigo mismo. Tu pareja es mayor, no la trates como un bebe.

Son acciones muy pequeñas, pero puedes ser la diferencia entre estar soltero o estar en una relación feliz.

Cada pareja tiene sus propias reglas, para ser  felices. No existen unas reglas estándar, claro está. Para unos a lo mejor, la felicidad es hacer cosas juntos pero para otros, es hacer cosas diferentes. Otros pensaran que si hay que discutir es mejor antes de irse a dormir u otros al despertarse… Situaciones hay miles, tantas como personas.

Pero sobre todo, todo lo que vale la pena merece un esfuerzo.  ¿Quieres vivir una buena relación de pareja? ¿Un bonito amor? Esfuérzate aún más por cultivarlo, por hacer feliz a la otra persona, por sorprenderla. Cuánto más lo cuides, mejores flores saldrán.

¿Y qué es para ti el amor? ¿Qué no es para ti el amor? ¿Cultivas el amor que hay en tu  vida? ¿O lo podas?

Virginia Blanes: ” Aquello en lo que de verdad nos enfocamos, se transforma en nuestra realidad”.

Hoy dentro de la Sección “Entrevistas motivantes para nuestro desarrollo personal y profesional” es un placer presentar a Virginia Blanes. 

Virginia BlanesSi la definiéramos por los títulos, podríamos decir que Virginia es instructora, terapeuta y canalizadora, además de ser humano normal. Pero tras leer la entrevista, sentiréis que estamos ante una persona especial, única, que para ella lo único importante es cómo vivimos, como nos relacionamos con nosotros aquí y con el entorno con el que nos relacionamos. No quiero decir más, sólo disfrutar de una entrevista llena de inspiración en cada una de sus líneas.

GRACIAS Virginia por ofrecernos una entrevista que aún tras haberse leído ya varias veces, con una nueva lectura, extraemos nuevos aprendizajes para nuestra vida .  Una entrevista inspiradora, motivadora y que nos insufla confianza. Podéis conocer más a Virginia a través de su web ; en Facebook y su canal de YouTube.

¿Frustrado porque nos sabes realmente cuales son tus habilidades y pasiones? ¿Desesperado porque no sabes qué asignaturas escoger o hacia dónde encaminar tu vida? ¿Desempeñas un trabajo que no te gusta y te preguntas a qué dedicarte para ser feliz? ¿En paro y dilucidando qué hacer con tu vida? ¿Quieres un nuevo rumbo en tu vida? Será un placer acompañarte en el camino que quieras emprender. Juntos ascenderemos a cotas jamás imaginadas. Puedes contactar conmigo a través de Twitter (@sherpapersonal), en Facebook y en el email del blog

– ¿Quién es Virginia Blanes? ¿Qué supone para ti ayudar a los demás?

 Soy una persona normal (aunque no habitual), comprometida consigo misma, a la que no le gusta delimitarse en definiciones.

Las personas se ayudan a sí mismas utilizando las herramientas que encuentran en su camino, activando sus propios dones al observar cómo otros manifiestan los suyos, dándose el permiso de avanzar, etc. Nunca podemos hacer por otros, lo que ellos no estén dispuestos a hacer por sí mismos, así que me parecería soberbio pensar que ayudo a los demás. Lo que procuro es hacer mi trabajo lo mejor que puedo y sé,  y si eso le sirve a otros para recordar que pueden mejorar sus circunstancias, o les reactiva la fe en sus posibilidades, o les impulsa a darse un auténtico permiso para ser felices, o les libera de alguna guerra interna y les acerca a la serenidad… Si eso sucede, cuando eso sucede, me siento muy alegre de compartir el avance y la alegría de alguien más.

.- ¿Es posible tener una vida sencilla y plena? ¿Cómo?

Rotundamente sí. Es cuestión de centrarse en lo fundamental y dejar de dar tanta importancia a lo intrascendental.

Hay que permanecer presentes y limpiar la mirada, a menudo contaminada de temores, pasados y objetivos sociales y permitir un espacio a nuestro corazón y nuestra consciencia. Así, liberándonos de los deseos y los juicios que nos impiden disfrutar la realidad, podemos descansar en el gozo de todo lo que ya somos y tenemos y recordar que, en verdad, vivir es sencillo y merece la pena.  

.-  ¿Cómo podemos saber la misión de nuestra vida, el por qué estamos aquí?

Todos hemos nacido para evolucionar, para recordar que somos una fuente de amor y para aprender a dejar de sobrevivir y comenzar a vivir plenamente. Más allá de eso, es cierto que, cada cual, tiene su misión particular. Pero en esto pasa como en casi todo, si nos obsesionamos con descubrir nuestra misión para sentirnos especiales, va a ser nuestro ego el que nos guie y nos va a empujar a la confusión y a la frustración. Si queremos discernir nuestra misión particular sin estar cumpliendo con nuestras misiones fundamentales que son amarnos y vivir, vamos a atorar nuestro camino. Y si nos ofuscamos en una búsqueda de algo que se nos antoja complejo y lejano, dejando de disfrutar el presente, lo vamos a convertir en una utopía inalcanzable. Lo importante es dar lo mejor de ti en cada instante, así la misión de tu alma, se va mostrando ante ti.

.-  ¿Qué entiendes por ego? ¿Tenemos que utilizarlo como aliado o como enemigo?

Resumiéndolo mucho podría decir que el ego es ese cúmulo de no verdades que hemos ido adoptando para mantenernos ficticiamente seguros, acomodados en nuestra zona de confort.

Todos tenemos ego y en un principio, su función, es hacernos observar aquello que, por algún motivo, nos produce una sensación de separación y de incompletitud. Sin embargo, a base de ignorarlo, el que en un principio podría ser un gran aliado, se va transformando en un gran monstruo que se alimenta de nuestra cobardía y nuestra incoherencia. Y así se convierte en una energía que nos carga de razón y nos mantiene aislados en nuestra inconsciencia y adormecidos en nuestro sufrimiento.

Reeducarlo, permitirle que cumpla su función original, es un trabajo complejo pero que, sin duda, merece la pena.

.-  ¿Qué sería de nosotros si nos hiciéramos más preguntas?

Muy probablemente encontraríamos más respuestas y seríamos más auténticos y más libres.

En esta sociedad se confunde el educar con el adiestrar. Una buena educación debería implicar unos valores fundamentales y una orientación a la autosuficiencia de la persona. Sin embargo, nos disciplinan en la cesión de poder constante. Nos enseñan a no cuestionar y a no cuestionarnos; a fundirnos con la multitud y seguir unos dictados que nos alejan de nuestra esencia y de nuestros dones. No invitan a creer que lo habitual es lo normal y que por repetir lo que otros dicen o hacen, aunque no sea ni sano ni cierto, ya estamos consiguiendo algo. Pero tristemente no nos muestran vías de sabiduría, de responsabilidad y de evolución. Rara vez te encuentras con personas que se atrevan a ser honestas, que de verdad busquen lo que existe más allá de lo establecido, que ahonden bajo la cómoda superficie para descubrir la realidad escondida tras los límites y las no verdades que cimentan a nuestro ego. Y cuando te las encuentras, te das cuenta que esa gente aún teniendo los mismos condicionantes que tú, ha elegido no conformarse, ha asumido la responsabilidad de su vida y se ha embarcado en la aventura del autodescubrimiento que, aunque pueda parecer compleja y lenta, es la única que de verdad merece la pena.

Si nos hiciéramos más preguntas y no nos quedáramos con las respuestas que han dado otros, descubriríamos grandes tesoros.

.-  Todo el mundo habla del amor, ¿Pero de verdad se conoce? ¿Qué es el amor?

El amor es la energía primera de la que todo parte y a la que todo está destinado a regresar. El amor es libertad, en contemplación, es completitud… es todo lo opuesto al miedo.

Todos, a uno u otro nivel, lo conocemos, pues forma parte de nuestra esencia primigenia. Y todos, cada uno a nuestra manera, lo buscamos. Pero son muy pocos los que lo conocen en profundidad. Actualmente se confunde amor con relación, ya sea de pareja, paterno filial o de cualquier otra clase, olvidando que el primer lugar en el que lo debes buscar es en ti. Cuando no te amas, te sientes incompleto y separado de los demás. Y esa sensación de aislamiento e incompletitud te empuja a buscar fuera aquello que debes de descubrir y expandir desde tu interior. Así, las personas, se involucran en relaciones de necesidad, de expectativas y de exigencias, en las que no le dan permiso al otro, ni a sí mismos para ser. Esto no es amor, esto es necesidad y mercadería.

.-  ¿Cómo dejamos de ser mediocres?

Lo primero que tenemos que hacer para dejar de ser mediocres es descubrir que lo somos, cosa que se complica en el momento que nuestro ego se empeña en hacernos sentir diferentes. Lo segundo es decidir que estamos dispuestos al cambio. Debemos ser muy valientes, pues dejar de ser mediocres implica activar nuestro brillo, nuestros dones y todo aquello que nos convierte en seres únicos (que no especiales). Es evidente que al hacerlo vamos incomodar a muchos de los que nos rodean, pero es la única forma de recordarles que ellos también pueden ser grandes. Para dejar de ser mediocres tenemos que estar dispuestos a renunciar a muchas inercias que nos mantienen adormecidos y camuflados en las zonas grises de la sociedad. Tenemos que estar dispuestos a descubrir nuestro camino y activar nuestros recursos, en lugar de sobrescribir los senderos de otros y mantenernos a la espera de que nos salven, nos reconozcan, de que nos digan lo que debemos hacer o incluso de que hagan por nosotros lo que no estamos dispuestos a hacer por nosotros mismos. Para dejar de ser mediocres debemos estar dispuestos a liberarnos de creencias inculcadas y de no verdades parasitarias. Como he dicho debemos ser muy valientes y tenemos que estar dispuestos a responsabilizarnos por entero de nosotros y de convertirnos en nuestra mejor manifestación. Claro que, con un ego mal educado, salir de la mediocridad es inviable.

.-  ¿Por qué confundimos abundancia con dinero?

De nuevo es una cuestión de educación ¿o debería decir de ignorancia? A lo largo del tiempo la sociedad se ha ido desconectando de lo fundamental y al hacerlo ha ido cargando de importancia lo perentorio. Así, entre otras cosas, ha confundido abundancia con dinero.

La abundancia es una energía sagrada que te permite disponer de aquello que necesitas cuando lo necesitas. El dinero sólo sirve para comprar algunas cosas, pero no todo se puede pagar con dinero. Lo malo de esto es que cuando personas que podrían ser muy abundantes y exitosas se centran en conseguir sólo dinero, cierran su canal de prosperidad y se pierden todo aquello que por derecho divino ya era suyo.

Actualmente hay, dentro del supuesto mundo espiritual, algunas corrientes que alientan a la gente a enfocarse en objetivos del ego (como el dinero), empujándoles a la frustración y a una ofuscación desde la cual pierden de vista lo que sí tienen y son. De esta manera las personas dejan de disfrutar de su presente, de sus vidas, de lo que sí han logrado, para quejarse por lo que creen que les falta. La abundancia es una energía fluida de gozo dónde el agradecimiento y la consciencia son los natural. Cuando eres abundante no te importa que escalón ocupas en la escala social, ni te interesa lo que los demás piensan de ti. Sin embargo, cuando te auto mutilas buscando sólo dinero, te agotas, te comparas y temes por lo que otros puedan pensar de ti. Definitivamente prefiero ser abundante a ser millonaria.

.- ¿Por qué no llegamos al éxito? ¿Qué nos lo impide?

Lo único que nos puede impedir llegar al éxito somos nosotros mismos, nuestros miedos, nuestras creencias y nuestras resistencias.

La realización y el éxito son un objetivo fundamental de nuestra alma. Y para lograrlo, antes de nacer, trazamos un mapa de vida y elegimos unas habilidades que nos posibiliten alcanzarlo. Sin embargo, a medida que vamos creciendo, nos vamos contaminando, nos vamos alejando de nosotros mismos y nos vamos desviando de nuestro propósito inicial. Cada cual cae en unas trampas o elige unas excusas para no realizarse, son demasiado variopintas como para poder generalizar al respecto. Lo que sí puedo decir es que nadie ha conseguido el éxito permaneciendo en la mediocridad y en la cobardía. Como tampoco lo han logrado aquellos que culpan a los demás de sus circunstancias, ni esos que se repiten como un mantra “no puedo”.

.Virginia Blanes–  ¿Sabemos vivir de verdad?

En general la respuesta es no. Siempre que estamos perdidos en rememorar nuestro pasado o estamos escapando a nuestro futuro, en lugar de estar plenamente presentes en nuestro ahora, no estamos viviendo. Cada vez que nos estamos quejando de nuestras circunstancias o de lo que creemos que nos falta, en lugar de estar agradeciendo por lo que somos y por aquello de lo que disponemos, no estamos viviendo. Cada vez que nos distraemos y nos entretenemos mirando hacia otro lado, en lugar de estar prestando atención y tomando consciencia de la realidad, no estamos viviendo. Cada vez que nos preocupamos intentando controlar desde la mente, en lugar de estar actuando y disfrutando desde el corazón, no estamos viviendo. Cada vez que nos regodeamos en dolores pasados y temores futuros, en lugar de estar gozando del instante, no estamos viviendo….

.- ¿Sabemos usar de una forma correcta las palabras?

Nuestro verbo es la una de las herramientas más poderosas de las que disponemos y tal vez porque está al alcance de todos, no lo valoramos ni le damos la importancia que tiene.

En gran medida nos percibimos a nosotros mismos en función de cómo nos oímos. Si en nuestro interior hay demasiadas voces nos sentimos confusos y estresados. Si nos hablamos mal, nos sentimos inferiores y acomplejados. Y nos creemos todo aquello que nos repetimos mental y verbalmente. No prestamos atención a nuestro pensamiento, ni tampoco a la negatividad de nuestras palabras, con lo cual hacemos un uso nocivo de esta herramienta mágica que es el verbo.  Aprendiendo a pensar de forma amorosa y constructiva y utilizando nuestras palabras de forma positiva y sabia, podemos cambiar nuestra relación con nosotros y con nuestro entorno y así podemos transformar nuestra vida.

.-¿Todo lo que somos en la actualidad son pilares basados en frases o palabras que alguien nos dijo una vez?.

En cierta medida la capacidad de construirnos y descubrirnos queda mermada por la acumulación de eslóganes y creencias que adquirimos como ciertas a lo largo de nuestra vida. Todo lo que nos han contado y hemos asumido como verdad, limita nuestras posibilidades y nos aleja de la realidad y de nuestros potenciales. Tomar consciencia de las raíces de nuestras creencias es básico para saber si estamos dispuestos a cambiarlas y así poder decidir por nosotros mismos, quiénes queremos ser y cuál queremos que sea nuestra vida.

.-  ¿Vemos actualmente la realidad desde un antifaz? ¿Cómo podemos quitárnoslo?

Existe muy poca gente que vea, de verdad, la realidad. La mayor parte de la gente ve sólo aquello que resuena con su concepto de cómo deben de ser las cosas. Solamente parcelas engalanadas de leyenda personal, que se acomodan a su forma de vivir la vida.

Si a esta tendencia le sumamos la desinformación de los mas media, la ignorancia instalada a través de siglos de manipulación y oscurantismo, la cobardía de los egos que prefieren mirar a otro lado en lugar de encarar los datos, y la ausencia de atención… Podría decirse que es poca la realidad que, ahora mismo, quiere o puede ser percibida por las personas.

Para comenzar a vislumbrarla, hay que dejar de mirarse el ombligo. Hay que cambiar la perspectiva, activar la mirada del observador imparcial. Ese que sabe que no es el centro del universo. Ese que es consciente de que no hay enemigos fuera, ni ningún tipo de complot contra él. Hay que aprender a descargar de importancia los sucesos, mirar cada acaso como una parte dentro de una concatenación, que siempre nos puede aportar algo. Hay que saber tomar distancia para no hacer tuyo lo que no te pertenece. Y sobre todo hay que dejar de juzgar, porque siempre que juzgamos nos volvemos subjetivos y nos  alejamos del dato real. Y lo que es peor, siempre que juzgamos, necesitamos que haya un castigo para “el culpable”. Así es muy difícil activar la armonía interna que nos lleva a la visión clara de la realidad.

.-  Todos queremos ser felices, ¿Cómo lo podemos ser? ¿Por qué no encontramos nuestra felicidad?

A menudo la felicidad se confunde con estados de alegría y euforia, asociados a la consecución de deseos del ego. Esto no es la felicidad, esto son sólo picos emocionales que van seguidos de  descensos y profundas sensaciones de vacío, desesperanza y confusión. La felicidad es un estado de serenidad sostenida que se sustenta, a menudo, en la ausencia de deseo y la aceptación y a la comprensión profunda de la realidad. Después de lo que hemos comentado acerca de la realidad y la percepción que las personas tienen de la misma, podríamos decir que son pocos los que de verdad quieren ser felices. La mayoría, lo que quiere es que sus circunstancias se ajusten a sus deseos y a lo que su ego considera mejor, sin darse cuenta de que, por la ley de la evolución, el Universo siempre nos da todo lo que necesitamos para evolucionar, para que podamos convertirnos en aquellos que hemos venido a ser. Como también olvidamos que, la ley de atracción, llena nuestro entorno de aquello que atraemos, en resonancia y consecuencia con nuestra frecuencia vibratoria, para que podamos vernos y conocernos a través de distintos puntos de vista. Dicho de otro modo, nuestras circunstancias son perfectas, aunque nuestro ego no opine lo mismo.

Para alcanzar la felicidad tenemos que dejar de buscar fuera, tenemos que dejar de estar esperando un futuro mejor, y tenemos que estar dispuestos a dejar de quejarnos de nuestro pasado, de los demás y de nuestras circunstancias presentes.

.- Fe y confianza. ¿Las hemos perdido para siempre? ¿Cómo recuperarlas?

No creo que las personas hayan perdido ni la fe ni la confianza. Siempre ha habido personas derrotistas y miedosas que se enfocan en la parte oscura de sus vidas y otras que se abren a disfrutar de lo mejor que la vida tiene para ellos. Sí tengo la sensación de que hay mucha gente que está muy cansada y demasiado decepcionada, pero puede que sea porque han puesto sus expectativas en falacias y no han tomado la decisión de hacerse por completo cargo de sus vidas… Las cesiones de poder siempre traen este tipo de desilusión. Pero tenemos que tener claro que la fe, independientemente de lo que esté sucediendo en el mundo o en nuestro mundo, debemos sustentarla y tenerla en nosotros mismos, ya que somos los únicos que de verdad somos capaces de realizar cambios y alcanzar nuestros sueños. La confianza, por otro lado, es una apuesta. Por propia experiencia, sé que decidir confiar siempre compensa. Cuando te encierras en la desconfianza, aparentemente te mantienes a salvo de traiciones, parece que si desconfías no das la opción de que te defrauden y así tu ego se va a sentir más tranquilo. Sin embargo, si te mantienes escondido tras los muros de la desconfianza, te pierdes todo lo bueno de la vida. Sólo al confiar les das la oportunidad a los demás de mostrar lo mejor de sí.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Estamos en un momento muy especial, lleno de oportunidades en que, como nunca antes, aquello en lo que de verdad nos enfocamos, se transforma en nuestra realidad. Un momento que requiere de nosotros mismos, de que salgamos de una vez de la culpa y de la falta de merecimiento. Es el tiempo de mirar de frente al miedo y liberarnos de creencias y límites para darnos, desde lo más profundo de nuestro corazón, el permiso de ser aquellos seres grandes y brillantes que hemos venido a ser. El momento de soltar el control y renunciar a los deseos de nuestro ego, de parar nuestras luchas internas y entregarnos por completo a la vida y a la felicidad. Y esto, sólo lo podemos hacer nosotros.

¿No hay trabajo? ¡¡FABRICALO!!

Me he despertado con sudores.

TRABAJOTengo la cama mojada. Ahora me acuerdo de lo que he soñado. No sé si volveré a dormirme. He soñado, uff, no sé si me saldrán las palabras. Soñaba que la televisión decía que había empleo como antes, para todos. Calla que hoy han dicho que ha bajado el paro en el mes de Noviembre, pero también la gente que estaba registrada en la Seguridad Social, había bajado.

¿Entonces en qué quedamos? Hay trabajo, no hay o ¿Qué hay?.

Desde hace más de 5 años, esperamos y deseamos, que nuestros queridos dirigentes nos saquen del hoyo que ellos nos han metido. El que espera, desespera.

Y ya, al menos yo, no me quedaban ya uñas de tanto esperar. Pero aún así, como ilusos, es algo que todavía esperamos. Pero a este paso, si seguimos esperando, nos quedaremos sin manos.

Y mientras tanto el tiempo pasa.

Pones la televisión y todas las noticias, si sabes leer entre líneas, te das cuenta, sin salir de casa, que las cosas están muy mal, por mucho que digan. Y cuando los demás nos dicen que las cosas están mal, es un plus que agradecemos para aumentar nuestras quejas y lamentaciones. Empieza a girar el carrusel de las excusas, miedos y vértigos.

Todo está fatal, nuestros políticos son unos incompetentes, estoy apuntado a todos los portales que te puedes apuntar y ya no se qué puedo hacer más, los sueños nunca se hacen realidad, está todo imposible…” y mientras tanto se pasa el tiempo esperando a que el móvil suene invitándote a una entrevista de trabajo o viendo como en Infojobs ponen a todas nuestras candidaturas “Descartado”, o arrasamos con la selva brasileña de tantas hojas que usamos para mandar currículos.

Y mientras tanto el tiempo pasa.

Unos van tirando con trabajos basura, que más bien corrompen la dignidad de la persona,  empresarios que se aprovechan de la que está cayendo. Otros se escudan en que el mercado ya no los quieres por su edad. O jóvenes que acaban de salir de la universidad, y por su falta de experiencia profesional, se chocan con el muro de la realidad, y reciben un NO.

Y el tiempo sigue pasando. ¿A dónde nos va a llevar todo esto?

Deseamos que alguien nos solucione este problema. Y nosotros mientras tanto, viendo la televisión y quejándonos de la situación que estamos viviendo.

Pues he aprendido durante todo este tiempo, que sólo TÚ, TÚ, puedes crear las circunstancias que quieres vivir en la vida. Porque si te dejas llevar por las mismas que la vida te ofrece, en la mayoría de las veces, acabaras ahogado y preguntándote quien ha sido el culpable de tu ahogamientos. PUES TÚ.

¿Y qué hacer si no quieres llegar a esa situación?

Hay que crear tu propia barca para navegar entre este “tsunami” que se llama crisis.

¿Qué no lo sabes? ¿No te lo han dicho? Tienes 2 opciones, o aceptar que las cosas están cambiando y que tú tendrás que cambiar con ellas, o aceptas que te ahogaras, pero luego no te quejes.

¿Qué opción tomas? Sé que la 1.

Pues ahora empieza el cambio de verdad. Esforzarnos en una cosa que sabemos que tenemos que hacer, pero que en el fondo no queremos. Y si podemos que nos la construya otro la barca, pues mejor.

La barca, te voy a dejar que la llames como quieras, “Dulce amor, Te quiero II o Bizcocho”, pero la barca va a tener la forma de autoempleo, emprendedor o empresa.

Ya te estoy oyendo desde aquí, las quejas que salen de tu boca “No sé ni por dónde empezar, nunca se me ha ocurrido nada original, ya está todo inventado, no conozco a nadie en este mundillo, no se vender, cómo voy a pagar las facturas mientras tanto...”. ¿Cuál estás pensando que no haya dicho ya?

Pues te lo repito, mientras estás esperando a que llueva una oferta de trabajo, el tiempo pasa y en muchas ocasiones hay que pagar las facturas.

¿Cómo ponemos la 1 tabla?

Pregúntales a 25 personas que es lo que se te da bien y por qué lo creen. Déjate de excusas de que nunca podrás vivir esa pasión como un trabajo. Muchas de las personas que he entrevistado y tengo el placer de conocer, lo hacen y con unos resultados que ya te gustarían. Es posible, claro que SI. Y tú también puedes.

A todas esas excusas que ahora mismo se te están pasando por la cabeza, te gustaría tener una respuesta, ¿a que sí? Pues te recomiendo que leas el nuevo libro de Risto Mejide, “No busques trabajo50 Excusas para no autoemplearse” (Ed. Gestión 2000 ) , porque allí te dará respuesta a 50 excusas para no construir esa barca que sabes que necesitas. Un libro que recomiendo.

Vale, los demás, ya te han dicho eso que creen que se te da muy bien, que te hace especial, eso que nadie sabe hacer mejor que tú.

Tienes una virtud, virtud que no querías reconocer, pero que te sientes muy bien cuando la realizas.

reinventateLa seguridad y estabilidad que todos queremos en el mundo profesional, y que nuestros abuelos nos contaban, OLVIDATE, eso ya NUNCA va a volver. Con esa virtud, ese ADN, que te hace diferente, quieras o no, tienes que arriesgar con él.

Estamos mal, muy mal, pero si ves la historia, muchos éxitos, se han forjado en momentos de crisis. Hay oportunidades para forjar tu historia. Todo depende de ti. Y para ello tienes que caminar. No esperes que caiga del cielo o uno de nuestros políticos  te la regale. Si es así, dime que has tenido que hacer, o a quien conoces.

Esa virtud, que gusta o incomoda a la gente, contiene en ti, 3 características que tienes que explotar SI o SI. Como bien dice Andrés Pérez Ortega, te hacen Autentico, eres coherente con lo que sabes que eres y quieres (¿Por qué esta la clase política  tan desprestigiada últimamente? Porque entre otras muchas cosas, no son coherentes), te hace Diferente, te hace sobresalir sobre los demás (¿O crees que solo te apuntas a 1 oferta de trabajo tú solo con la que está cayendo? Ahora son miles de personas igual que tú) y te hará sentirte Notorio, porque los demás pensaban que ya sabían todo de ti, pero sobresaldrás con esa virtud.

¿Y tú conoces tu A.D.N?

Yo creo conocerlo, además de cosas que voy descubriéndome día a día. Este ADN, me ha llevado hasta aquí, a publicar artículos en otras web y revistas, o a dar conferencias. Este año entrante quiero que me lleven a nuevos retos en los que ya estoy trabajando.

Las circunstancias no venían a mí, pues  pensé que sería el momento de ir yo a por ellas. No sé si me ahogaré o qué me pasará, pero no pienso esperar a que mi futuro, mis sueños dependan de otra persona o esperar cada 4 años para que hayan elecciones y cambien las tornas.

Sabes que las cosas están cambiando, y que hay adaptarse o esperar las consecuencias. Los centros de empleo, los anuncios en los periódicos (algo en extinción en Aragón porque ya no sé cuándo fue la última vez que vi uno) o nuestros queridos políticos, no lo van a hacer por nosotros.

Estas solo tú, contigo mismo.

Es duro, pero no me cansaré de repetirlo, el estar mal me ha llevado a hablar ahora mismo contigo, cosa que si hubiera seguido trabajando quizá no hubiera ocurrido jamás. Yo voy a seguir creando mi barca, tú mismo.

Tienes dentro de ti, un ADN, que te hace único y que te haría estar mucho mejor, que como estas ahora, si lo ofrecieras a los demás. Tienes ante ti una gran oportunidad. Tú decides pero atente a las consecuencias, y no me valdrán excusas.

¿A qué tren te vas a subir?

 No sabía si el blog me saldría bien o no, al menos me tenía ocupado. No sé donde me llevará, pero he descubierto cosas de mí que jamás hubiera descubierto si hubiera estado esperando a que un portal de empleo me llamara para una entrevista.

¿Y tú quieres vivir la misma experiencia?

NO BUSQUES TRABAJO, CREALO, REINVENTATE. LOS BENEFICIOS SON INDESCRIPTIBLES.

¿De verdad soy bueno en esto?

En el primer capítulo, nuestro protagonista que tras la marcha de su amigo Santi, vivía una vida de pura rutina. Y en él, acababa preguntándose gracias a su perro Yako,  si ya era hora de espabilar, de despertar. Os dejamos con el siguiente paso Carmen Orensanz y yo, él empieza a dudar de muchas creencias que tenía desde hacía tiempo.

DUDAS¿Quieres saber qué preguntas se hace? Adéntrate en la historia.

La semana pasada Santi se fue y yo aún estoy en estado de shock. No me creo que  ya no esté y que sobretodo ya no podamos hacer cosas juntos. Me da miedo no tenerlo y no saber hacia dónde tirar.

 Quiero decir, “¿Para qué valgo? ¿Quién soy? ¿Qué puedo ofrecer al mundo?”. Mi madre me dice que se me da fenomenal organizar fiestas de cumpleaños. El año pasado, la fiesta de mi padre fue todo un éxito. Compré globos, guirnaldas, y confetis. Creo que es fácil, solo hace falta un poco de imaginación y crear un ambiente de fiesta. Vamos, que lo puede hacer todo el mundo. Lo que fue genial es lo que hicimos Santi y yo para la fiesta de fin de curso del año pasado. Fue bestial y todo el mundo nos felicitó.

 Aunque todo el mundo nos felicitaba, no pensaba que éramos demasiado buenos. Aunque lo reconozco, soñaba alguna vez despierto, haciendo grandes fiestas, y él y yo, de organizadores. Pero a día de hoy, me doy cuenta, que si nunca te has montado en un barco, como sabes si puedes ser o no un buen marinero.

 ¿Pero qué sabíamos los dos de emprender, de hacer realidad nuestra pasión o de temas empresariales? En la escuela siempre nos habían enseñado, lenguaje, matemáticas y religión. Pero eso de descubrir nuestros puntos fuertes, pues como que no.

 Pero la verdad, que esa fiesta que montamos, me había mostrado, que quizá una vida con sentido, haciendo lo que nos hacia felices, sería una vida llena de logros y aprendizajes.

 Hacíamos un gran equipo, sí señor. Ahora me siento perdido y no sé qué hacer.

Cuando nos falta alguien que nos da fuerza e ilusión. Cuando no tenemos la fuerza necesario para ser ese alguien para nosotros mismos, es cuando realmente lo echamos de menos. La fuerza interior, aquella que nos da energía y ganas de seguir intentándolo, es indispensable en momentos como éste.

 Querría que Santi estuviera aquí para que me dijera qué hacer ahora. LA verdad es que teníamos un plan, un gran plan que nos hacía sentir únicos y potentes. Queríamos montar una empresa de organización de eventos. Sabíamos que teníamos que estudiar para ello, que hay que saber mucho sobre el tema y que los más grandes te enseñen y te ofrezcan su información. Sabíamos que era lo que queríamos porque a mí se me daba bien la organización y a él el conocer a gente y conseguir lo que se proponía. Éramos el tándem perfecto.

 Pero ahora, que ya no tengo esa otra mitad, yo solo no me veo capaz. No conseguiría nada de nada. Cero pelotero.

 ¿EN SERIO SE ME DA BIEN ESO? Si eso lo puedo hacer todo el mundo! Bah, menuda patochada estoy pensando… Creo que lo mejor que podría hacer es estudiar lo que me de dinero para sobrevivir que ahora la cosa está muy mala. No hace falta que me líe viviendo un sueño que teníamos dos, y ahora solo queda uno de los dos y este uno se va a meter en una vida fácil. Punto. No quiero más que eso.

 ¿Seré feliz? No creo que lo sea mucho, porque por ejemplo, estudiar empresariales, me parece bien pero no me llama nada, y después seguramente no encuentro un trabajo que me guste… en fin, que la verdad que motivado no estoy, pero ¿Qué puedo hacer si es lo único que me queda?

 Y mientras pienso esto me acuerdo el día de la fiesta de fin de curso que Santi me dijo, “José, ¿Cómo puedes hacer que quede todo tan chulo? Tío, yo seguro que lo hacía y me quedaba todo oscuro y feo” y le sonreí  y pensé “Es que me sale solo”.

 ¿Y SI SE ME DA BIEN MONTAR EVENTOS? ¿Y SI ESTABA EN LO CIERTO SANTI Y ME QUEDABA TODO TAN BONITO? ¿Y SI EN REALIDAD VALGO TANTO COMO PARA QUE SEA LO QUE QUIERO HACER EN MI VIDA?

 Eran preguntas que me hacía una y otra vez. Pero no tenía respuesta, o al menos no en ese momento.

Tendré que desafiarme a mí mismo si quiero saber las respuestas.

 Quizá en lo que pensaba que era bueno toda la vida, estaría equivocado. ¿O era al revés? En aquello que pensaba que no era bueno, soy un genio.

Para el próximo capítulo, queremos que te hayas hecho las siguientes preguntas:

 .- ¿Cómo piensas y aprendes mejor?

 .-  ¿Alguien te ha sugerido alguna vez que podrías ser bueno  en algo en lo que no habías pensado?

 .-  ¿Alguna vez has  evitado hacer algo por pensar que no serías  suficientemente bueno?

 .-  ¿Has intentado aprender algo en lo que “no eres bueno” de forma distinta?

 .-  ¿Hay algo en lo que piensas que podrías ser bueno si tuvieras la oportunidad de trabajar en ello de una manera correcta?

Para cualquier cosa os podéis poneros en contacto con nosotros.

¡¡Miedo al miedo!!

Vivimos con miedo desde pequeños.

MiedoDe pequeños teníamos miedo al monstruo del armario. A que hubiera alguien metido debajo de nuestra cama. Que terror pasábamos cuando llegaba la noche. ¡¡Que sudores!!. En la adolescencia temíamos a nuestros padres al saber cómo se pondrían por las notas que habíamos sacado o cuando se enterasen por la trastada que habíamos cometido.

Pero llegamos a la madurez y seguimos teniendo más y más miedo. A perder el trabajo, a mostrar nuestros verdaderos sentimientos a esa persona que es más que una amiga para nosotros o miedo a la muerte de nuestros seres más queridos. Y para colmo enciendes la televisión, y ves más miedo, ….a la crisis, al desempleo, a una guerra mundial.

Estamos rodeados de miedo.

¿Pero por qué actuamos con miedo cuando de pequeños no éramos así? Principalmente por el qué dirán.

De pequeños soñábamos con ser tal o cual jugador de futbol, tener una gran profesión o ser un gran aventurero. No teníamos miedo a nada, pisábamos charcos, nos rebozábamos en el barro o nos comíamos las gominolas cuando nos habían dicho que no tocaba.

Y ahora nos da miedo hasta dar los buenos días a nuestros vecinos. ¿Qué nos pasa?

Ocultamos nuestros sueños y anhelos. Nos da miedo mostrarnos como somos de verdad. Vergüenza es lo que pasaríamos, si intentamos hacer algo fuera de lo establecido como “normal” por la sociedad. Sentimiento que nos harían pasar los demás, señalándonos con el dedo.

Miedo y más miedo.

Con los años nos echamos losas a nuestra verdadera esencia, esperando que nunca salga a relucir. No queremos que nos señalen y piensen “Por ahí va el diferente”. Es mejor ser o parecer uno más, que mostrarnos tal cual somos.

¿Y tú te muestras tal cual eres? ¿Dónde está ese súper hombre que te sentías de pequeño?

Pero no solo hay miedo a ser como somos de verdad. También tenemos miedo a coger trenes que la vida nos manda. Son trenes soñados, a los que nos gustaría subirnos y ver hasta dónde nos llevarían. Pero otra vez surge el temor. “¿Y si no podré? ¿Y si no sabré? ¿Y si fracaso?..”

Antes de subirnos a él, queremos saber hasta dónde nos llevará, como nos llevara y si tendremos un buen viaje. Y si llegamos un poco tarde a nuestro sueño, queremos nos devuelvan el dinero como en el AVE. Pues te digo que lo que tienes es miedo.

Miedo a una vida que deseas de verdad, o al menos a intentarlo, miedo a los vaivenes que ese viaje te pueden producir, miedo a no llegar a la estación deseada, al qué dirán si te subes.

Y ese miedo te dejará en el andén viendo el tren partir; pensando para el resto de tu vida, que hubiera pasado si lo hubieras cogido.

Más y más miedo.

Luego tenemos miedo a la felicidad. A no serlo nunca. Por miedo, entramos en una relación que sabemos que no nos lo hará. Por miedo, cogemos trabajos que desde el principio sabemos que no son nuestra pasión y que no disfrutaremos en ellos. Miedo a no conocer a ese grial que de pequeños teníamos con simplemente ver a los amigos o comiéndonos un bocadillo de chocolate.

¿Tienes miedo a no ser feliz?

La felicidad está dentro de ti, solo tienes que buscarla.

Miedo a no ser feliz, a mostrarte tal cual eres, a lo nuevo.. Todas estas situaciones  te ponen como en un precipicio. Sentimos vértigo. Vemos por un lado, la posible vida que anhelamos. Queremos cogerlo, lo deseamos. Pero miramos al otro lado y vemos nuestra vida rutinaria, nuestra manta y nuestra tranquilidad.

¿Qué hacer? ¿Un dilema? Sí, porque tú quieres.

Tienes delante de ti, tu sueño, pero debajo, una brecha que se llama “vértigo” vestido de opiniones externas, de deseos de otras personas para ti, de temores. ¿Qué decisión tomar?.

Más y más miedo.

¿Qué es lo que quieres? ¡¡Pues ves a por ello!!.

Cuando de pequeño teníamos un sueño, no temíamos a nada. Daba igual que tuviéramos que saltar ríos con agua helada, subir a arboles. Confiábamos en nosotros, sabíamos que lo conseguiríamos y así acaba siendo. Y aunque no lo consiguiéramos, llenos de arañazos y con la ropa sucia, nos reíamos y nos felicitábamos por lo que habíamos intentando.

¿Y sí antes actuabas así, qué te pasa ahora? ¿Por qué ese miedo?

Eres igual que cuando tenías 6 años y hacías esas locuras, solo ha cambiado tu cuerpo.

¿Qué harías si con 6 años, te dijeran que tienes delante de ti una caja de cristal, y que dentro de ella estuviera tu miedo con forma de pelota? ¿Qué harías si te dijeran que no puedes cogerla ni romper la caja?

Bien sabes que no harías caso y la destruirías. Irías a por tu pelota.

No te estoy diciendo que seas un desarmado y que no tengas miedo a nada, porque si tu sueño es estar entre tigres o caminar por un volcán, un poco de él, no te vendrá mal.

Te estoy diciendo que vuelvas a ese armario que pensabas que estaba escondido el mayor monstruo que podría haber en el mundo y veas que era una imaginación tuya. Que tu cerebro te dominaba.

Que veas que saltar ese puente que te daba miedo de pequeño, era muy simple. Que decirle a esa chica que tanto te gustaba de pequeño todo lo que sentías por ella, era algo fácil. Lo que pasa es que tenías un miedo desmesurado.

Eso es el miedo, una invención, un pre- ocupación antes de que ocurra algo.

Esa caja la sigues teniendo tú y sabes dónde está, en tu cerebro.

¡¡Rómpela!!.

Deja un poco de miedo como hemos dicho antes, pero jamás le dejes que crezca, como un Gremlin cuando le echan agua. Ese miedo crecido te paralizara, como está haciendo ahora, bloqueara y hará que te escondas debajo de las sabanas como de  pequeño.

Sabes que si no lo haces, perderás muchos trenes, no conocerás la felicidad o los demás se perderán tu verdadera esencia. ¿Y eso quieres?

¿Vas a dejar que gane la partida el miedo? ¿A qué tienes miedo?

A veces caminar de la mano hace que nuestras posibilidades crezcan. Hacer las cosas de diferente manera. Junto a Carmen Orensanz y su Historias con Pasión, nos hemos unido  para contar cosas en dos versiones diferentes. Sumando experiencias y palabras estamos seguros que todos aprendemos algo nuevo. ¡¡Pasaros por su blog a leer su “Miedo al miedo“!!.

Enrique Simó: ” Pon atención a tu mundo interior, crea orden y paz en él y el mundo exterior te acompañará”.

Hoy dentro de la Sección “Entrevistas motivantes para nuestro desarrollo personal  profesional” es un placer presentar a Enrique Simó.  

Enrique SimóQueremos que la realidad se adapte a nuestras exigencias, que sea como nosotros queremos. Y si no pasa, nos enfadamos. Pero en los momentos que estamos viviendo, el no adaptarnos a los cambios, si no lo hacemos, nos generará malestar y responderemos negativamente. Para afrontar los mismos, tenemos que conocernos lo máximo posible, comprendiendo nuestros pensamientos y mente.

Es lo que llamamos el desarrollo personal. Que nos ayuda a aceptar lo que no depende de nosotros mismos y cambiar lo que si está a nuestro alcance. Y Enrique uno de los mejores formadores a nivel internacional especializado en autoliderazgo basado en inteligencia emocional y espiritual. Además es profesor de meditación en la Asociación Brahma Kumaris.

Gracias Enrique por acompañarnos en el viaje de pasar de una inteligencia basada en retener y procesar la información a una inteligencia basada a la capacidad de sentirnos en paz frente a la adversidad. Una inteligencia basada en la convivencia con los demás, reconociendo en cada persona su punto de vista y sin tratar de imponer el nuestro. Inteligencia que estas introduciendo a nivel personal como en empresa.

¿Frustrado porque nos sabes realmente cuales son tus habilidades y pasiones? ¿Desesperado porque no sabes qué asignaturas escoger o hacia dónde encaminar tu vida? ¿Desempeñas un trabajo que no te gusta y te preguntas a qué dedicarte para ser feliz? ¿En paro y dilucidando qué hacer con tu vida? ¿Quieres un nuevo rumbo en tu vida? Será un placer acompañarte en el camino que quieras emprender. Juntos ascenderemos a cotas jamás imaginadas. Puedes contactar conmigo a través de Twitter (@sherpapersonal), en Facebook y en el email del blog

.- ¿Quién es Enrique Simo?

Es una persona inquieta por aprender, por conocerse mejor y descubrir el verdadero secreto de la vida y compartirlo con los demás. Un amante de la paz y un amigo de Dios.

.- ¿Inteligente es aquella persona que tiene la capacidad de sentir paz frente a la adversidad?

Sí así es. Creemos que la inteligencia es la capacidad de retener mucha información o de saberla gestionar, y a eso le llamamos capacidad para resolver problemas prácticos, cuando en realidad lo práctico es saber vivir en armonía, en paz con tu entorno, en saber encontrar el equilibrio en las circunstancias en las que te encuentras, esa persona es verdaderamente inteligente.

.- ¿Qué es meditar? ¿Qué beneficios nos supone meditar? ¿Cómo podemos empezar en el mundo de la meditación?

Meditar es el arte de calmar la mente, de convertirte en un observador de ti mismo y ser capaz, en silencio, de crear los pensamientos más hermosos para experimentar paz, serenidad y calma interior. Meditar es contribuir a que el mundo sea un lugar más pacífico y armonioso.

Es el arte de tomar conciencia de tu verdadera identidad espiritual como alma, como ser consciente y de acercarte a lo Divino.

Nos permite estar más presentes, concentrados, estar en paz en momentos difíciles, saber decidir con claridad, ser más comprensivos, y sobre todo conocernos mejor día a día.

Como todo para empezar necesitamos información, es decir, un conocimiento espiritual y una metodología que nos ayude a empezar a dar los primeros pasos. Es aconsejable acudir a un centro de meditación para facilitar el aprendizaje.

.- Liderazgo, autoliderazgo, el arte de liderar… de verdad ¿Qué es liderar? ¿Podemos y debemos liderar nuestras vidas?

Líder es aquel que deja de ser víctima de las circunstancias y asume la responsabilidad de ser el protagonista de su propia vida. El líder se lidera a sí mismo y su comportamiento lidera a los demás.

Autoliderazgo es el arte de conquistar tu propia mente, en India dicen: el que conquista la mente, conquista el mundo.

.- ¿Cuál es el 1 paso para hacer un mejor uso de nosotros mismos?

Parar, crear silencio,  y observar que está pasando en mi interior y enfocarme en lo verdaderamente importante y actuar con decisión.

.- ¿Por qué nos da miedo hacer caso a la intuición, a las visualizaciones que todos tenemos?

Es miedo a no controlar, es inseguridad en ti mismo. Cuando dejas de intentar controlarlo todo y empiezas a descubrir la belleza de confiar, todo empieza a fluir de otra manera, dejas que la vida y los demás también te ayuden a diseñar tu camino. Cuando soltamos y fluimos podemos sentir la mano de Dios en nuestra mano acompañándonos en el camino.

.- ¿Hemos perdido el sentido común o lo estamos recuperando?

Hemos perdido la conexión con nosotros mismos y así se ha perdido ese “sentido común” que tanto nos ayuda. Lo importante es recuperar la conciencia de ¿quién soy?. Entender mi naturaleza espiritual y con ese cambio de conciencia se despiertan otros sentidos más sutiles.

Enrique simó.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Es una sensación interior de serenidad y plenitud que no depende de las circunstancias ni de los logros exteriores.

.- ¿Qué nos encontramos tras la puerta del silencio?

Tras la puerta del silencio hay paz profunda y tras esa paz se despierta el amor universal y con él esa sensación de serenidad y felicidad que deseas compartir con el resto del mundo.

.- ¿Cuál es la herramienta indispensable para ser el dueño de nuestros pensamientos?

Atención, atención y atención. Ser consciente de lo que pasa en mi interior y ser capaz de cambiar la dirección de mi atención, hacia algo más constructivo y positivo.

.- ¿Cuál es la pregunta más poderosa que todos nos deberíamos hacer una vez en la vida?

No solo una vez en la vida sino cada día: ¿Quién soy verdaderamente?

.-  ¿Es esencial descubrir lo que nos apasiona en la vida?

Es esencial encontrar sentido a la vida, el propósito, la razón por la que estamos en este mundo  y entonces encontraremos que muchas cosas nos apasionan.

.- ¿Hay algo más de lo que lo que nuestros ojos pueden ver? ¿Se puede y se debe ver la realidad desde otra perspectiva?

Espiritualidad es ver lo que estos ojos no ven, es ver los sentimientos del otro, es ver el amor, es sentir el alma.

Desde una perspectiva espiritual la realidad tiene otro color.

.- ¿Se puede llegar a un estado de serenidad en estos momentos convulsos? ¿Para llegar a él, tenemos que depender del exterior o de nosotros mismos?

Podemos alcanzar un estado de serenidad en estos momentos. No podemos depender del exterior, depende de nosotros mismos, de nuestro nivel de compromiso en quererlo alcanzar. Necesitamos determinación y atención consciente, y también la ayuda de la Divinidad.

.- ¿Qué poder tienen los pensamientos positivos?

Nos dan vida, energía, entusiasmo. Son fuente de salud. Son el mejor recurso para una vida plena y satisfactoria

.- Una reflexión para los lectores del blog

La mayor conquista es la conquista de uno mismo, este no es el trabajo de un día sino de toda una vida, pero uno disfruta en el camino. Pon atención a tu mundo interior y crea orden y paz en él y el mundo exterior te acompañará.