¿Qué es para ti, el amor?

El amor es como los fantasmas, todo el mundo habla de él, pero pocos lo han visto”.

LOVELlevo un par de semanas, oyendo la misma frase, “David, estoy enamorado”. Esto va por épocas, unas oigo que el amor es lo peor, que nunca nos enamoremos y ésta es la del amor.

Cuando intentamos definir que es el amor, entran en juego nuestras experiencias personales, las emociones que hemos vivido con él. Unos dirán que es lo más bonito que nos puede pasar, otros que es lo peor que te puede ocurrir, que mejor es estar solos. Los dos dimos nuestra definición de amor en los momentos que estábamos viviendo.

Definición que ha ido cambiando durante todos estos años.

¿Y cómo definirías tú el amor?

Para todos el amor es algo muy importante, pero también es algo que no comprendemos. Algo que nos gustaría controlar, pero no podemos. Estuvimos hablando y sacamos varias conclusiones.

Vemos a gente que llevan pocos meses e incluso días saliendo y les preguntas si están enamorados y te contestan con un SI rotundo. La sexualidad es algo importante para todos, pero eso no es amor. La pasión es algo eventual, que ocurre en un tiempo determinado, más corto o largo. El sexo es la recompensa, el premio. Amor es pensar en la otra persona, ocuparse de ella.

El amor es algo que se establece en el tiempo, no es el tiempo que dura la pasión.  El amor hace que te ocupes de la otra persona, tanto en los buenos como en los malos momentos.

Ves a la gente que llevan muchos años juntos y te das cuenta que los dos se han convertido en tienen una conexión profunda, producida por el tiempo que están juntos. Esa conexión no se produce por una noche de lujuria.

Pero esa conexión para que llegue a ser fructífera, tiene que haber una voluntad por ambas partes. Las parejas que llevan mucho tiempo se les nota. Se abren a la otra persona, se apoyan , que tienen la voluntad de esforzarse para superar cualquier situación juntos. Cuando estas con ellos notas que fluyen los sentimientos positivos, los dos se ocupan por el otro. Van desarrollando en el día, esa capacidad de amarse.

Pero esa capacidad, depende de cada uno. Si nos mostramos déspotas, enfadados, no cariñosos, no la escuchamos, el “falso amor” se acabara pronto. Pero si te muestras con cariño, con gratitud, la respetamos, la espiral de positivismo que se genera, fortalecerá ese amor.

El amor no es darle a la otra persona la “mochila” que llevas con dificultades o emociones no expresadas durante años para que cargue con ellas. Eso no es el amor, además ese “amor” acabará pronto.

¿Te sientes seguro, sabes vivir contigo mismo y confías en ti? Eso se mostrara y ese amor será sano.

El amor es contagioso. Te ayuda verlos, te eleva y alienta a querer vivir tú también esa atmosfera de positivismo y amor. Pero ese amor no es algo para siempre por mucho que nos gustase.

Si día a día lo dejas, no lo vas cultivando, no le dices cosas bonitas, ¿Qué crees que pasará?. Que se morirá.  Hay que comprometerse de verdad a su mantenimiento. ¿Compromiso? Sé que en estos momentos que vivimos es algo insospechado y que produce temor, pero si quieres algo, es lo que tendrás que hacer.

Ten voluntad de mantenerlo y que crezca, porque si no los días estarán contados.

Y nos dábamos cuenta que cuanto más amor había en nuestra vida, mejoraban las relaciones con los demás, uno era más empático.

Estos días me he estado fijando mucho en las parejas que conozco que están enamorados y en mis experiencias, e intentado descubrir qué hacen para cultivar sus amores:

1.-  Se dan gracias. Aún con amigos de mucho tiempo, cuando nos hacen un favor o alguna sorpresa, muchas veces se nos olvida dar las gracias. Lo damos por supuesto. NO DEMOS NADA POR SUPUESTO. Me he fijado que ante cualquier hecho, por pequeño que sea, se dan las gracias. ¿Y tú agradeces lo que hace la otra persona por ti? ¿O la tratas como un esclavo?

2.- Se sorprenden. Y es así. Todos queremos novedades, queremos nos sorprendan. Pues si quieres algo, primero empieza a darlo tú para luego recibirlo. No hace falta que le invites a cenar a París, con creatividad, puedes sorprender a la otra persona y sobre todo recibir el mayor de los regalos, su sonrisa

3.- Reservaros vuestro tiempo. Llegamos a casa, y queremos nos escuchen, explotar por el mal día que hemos tenido. ¿ Y te preocupas por el día de tu pareja? ¿Sabes que ha hecho? ¿Por qué das por hecho muchas cosas? ¿Sabes si mañana le gustaría hacer una cosa diferente?. Ocúpate de ella, hablar de vosotros, escúchala.

4.- Haz cosas que no te agraden. ¿No quieres bajar la basura por la noche? ¿Y mientras tu pareja se ha esforzado por una cena romántica, porque cuando llegues a casa tengas todo hecho, se intenta esforzar por hacerte feliz todos los días? ¿Pero de qué vas? Haz aquello que no te toca, y verás una nueva sonrisa de tu pareja.

5.- Confía en ella pero dale su espacio.  Esta muy bien que al despediros por la mañana, sepáis cada uno, el día que os espera, vuestras reuniones o gestiones. Pero no la agobies. Hay que dar espacio, que cada uno tenga su vida, que cada uno esté con sus amigos, tenga tiempo para estar consigo mismo. Tu pareja es mayor, no la trates como un bebe.

Son acciones muy pequeñas, pero puedes ser la diferencia entre estar soltero o estar en una relación feliz.

Cada pareja tiene sus propias reglas, para ser  felices. No existen unas reglas estándar, claro está. Para unos a lo mejor, la felicidad es hacer cosas juntos pero para otros, es hacer cosas diferentes. Otros pensaran que si hay que discutir es mejor antes de irse a dormir u otros al despertarse… Situaciones hay miles, tantas como personas.

Pero sobre todo, todo lo que vale la pena merece un esfuerzo.  ¿Quieres vivir una buena relación de pareja? ¿Un bonito amor? Esfuérzate aún más por cultivarlo, por hacer feliz a la otra persona, por sorprenderla. Cuánto más lo cuides, mejores flores saldrán.

¿Y qué es para ti el amor? ¿Qué no es para ti el amor? ¿Cultivas el amor que hay en tu  vida? ¿O lo podas?

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: