¡¡Viva la Estupidez!!

Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda” decía Martín Luther King.

estupidoAyer me fui a comprar los regalos de Navidad. Y tras pensar, buscar, y rebuscar, he dado con ellos. Ya os contaré si han gustado o no.

Pero cuando subía a casa, escuché algo que me dejó perplejo.

Estaba una madre subiendo a su hijo a un pequeño banco que había en un parque camino de casa. El niño estaba entusiasmado, se sentía el rey del mundo. Ha sido cuando el niño le ha dicho a su madre: “Mira mama, voy a volar. Y de mayor, pilotaré aviones”.

¿Qué contestó la madre?

No seas estúpido, para esto tienes que estudiar y en eso tú no eres muy bueno que digamos”. El niño se ha bajado corriendo y yendo hacia su madre, porque se iba sin él. Pero mientras su mirada, su rostro había cambiado por completo.

¿A un hijo de 4 o 5 años se le puede llamar estúpido? ¿Crees que ese niño volverá a confiar en sí mismo? ¿En sus sueños? ¿Conseguirá ser piloto en su vida?

Yo así lo deseo, pero en esas edades, se piensa que jamás podrá cambiar las circunstancias, y su sueño, será eso, un sueño. Las circunstancias desde fuera, no se le presentan muy halagüeñas. No porque no pueda, sino porque no confían que lo conseguirá.

Desde pequeños, estamos llenos de sueños y esperanzas. Queremos ser actores, reposteros, futbolistas o descubridores. Pero a lo largo de los años, solo oímos una frase, una y otra vez, “No seas estúpido… Eso son estupideces”. Y con 4 años nos creemos que lo que dicen nuestros padres, es la verdad absoluta.

Luego en el colegio, creemos a los profesores o nos pasa que no queremos sobresalir de nuestro grupo de amigos, intentando nuestro sueño por el qué dirán.

Y cuando la vida nos ofrece la oportunidad de hacer realidad nuestros sueños, solo nos viene una frase, “No seas estúpido”.

¿Y qué hacemos? Dejar marchar el tren que siempre habíamos soñado coger.

Esa frase es un destructor de sueños, de posibilidades, de confianza, de romper límites, de talentos. ¡¡Cuánto poder tienen las palabras en nuestra vida!!

Pero sabes una cosa, yo prefiero hacer el estúpido. Y es lo que estoy haciendo desde hace 3 años.

Lo he dicho en algún post ya y en mis conferencias, todavía sigo recibiendo comentarios, reflexiones de gente que piensa que lo que hago es pura estupidez, que nunca llegaré a nada en un campo que no era el cual había estudiado ni había trabajado.

No sé lo que me deparará el año que viene, pero de momento tengo 3 proyectos que cuando los nombro, noto que tengo esa misma sonrisa del niño que le decía a su madre que quería ser piloto.

¡¡VIVA LA ESTUPIDEZ!!

Hacer lo que dice la gente, esas “estupideces” es buscar una vida sin arrepentimientos, superando límites puestos por los demás y por ti mismo, descubrir cosas que no conocías de ti, conocer la verdadera felicidad.

Esas personas que dicen que es una locura eso que tanto anhelas y que quieres conseguir, podrán tener un buen curriculum, mucha experiencia o ser considerados portentos de la inteligencia, pero muchos de ellos, cuando se les pregunta si son felices, o trabajan en sus sueños, la respuesta es NO.

Mientras, estos “estúpidos” son felices, realizan sus sueños, crean cosas increíbles, ayudan a los demás a progresas con sus ideas, son creativos, innovadores.

¿Con qué tipo de gente crees que la sociedad iría mejor en todos los sentidos?

¡¡SEAMOS ESTUPIDOS!!

Sin esas estupideces no se habrían creado los blogs, internet o los coches, entre otras muchas cosas. Sin esas estupideces, no se habría descubierto América o las chucherías.

Todos queremos lo mejor para nosotros, lo mejor de cada campo. Pero para ello, para conseguir resultados, hay que corres riesgos.

Lo bueno, para lo mejor, tenemos que ir a por ello, en casa no te va a ir, hay que dar el paso hacia ello, acción, vértigo, miedo.  Y eso no gusta nada. Y más con lo que bien que se está en casa con el frio que hace últimamente.

Dejémonos de estupideces, de sueños, de una vida que siempre hemos querido, de mostrarnos tal cual somos, y dejémonos llevar por las opiniones de los demás, vayamos a favor de las circunstancias y quedémonos soñando con una vida mejor” ¿Esto quieres? ¿Así te quieres pasar la vida? ¡¡Allá tú!!.

Prefiero hacer estupideces, no temer fracasar si no consigo mis retos, porque hay peores cosas que el  fracaso. ¿Cuál? Preguntarte el resto de tu vida que hubiera pasado si hubieras subido a ese avión que te llevaba a tu sueño.

¿Cómo crees que sería una vida, rondándote siempre una pregunta así?. ¡¡No muy recomendable!!.

Ya vale de burlarnos de las ideas de los demás, ni de las nuestras tampoco. Esa idea te puede llevar a cotas insospechadas. Esa critica que le haces a tu amigo, le podría haber convertido en el nuevo Steve Jobs o el creador del nuevo Mercadona.

Mira lo que puede hacer una crítica, hundir a una persona o que haga oídos sordos y no pare hasta conseguir sus sueños.

Muchos “estúpidos” han creado cosas brillantes que quizá ahora mismo estés usando.

¡¡VIVA LA ESTUPIDEZ!!

Seamos estúpidos para los demás. Que digan lo que quieran, que se consideren más inteligentes que nosotros. Lo que ellos quieran, pero si tienes un sueño, confía en ti. Adelante, nada ni nadie te detendrá, porque TÚ, romperás todas las barreras que se interpongan entre tú y él.

Ya vale de pensar que los sueños, ideas que se salen de lo establecido, son estupideces. Ya vale de intentar oprimir los sueños de los demás y los nuestros propios. Ya valen de intentar oprimir la felicidad de los demás.

Apoyémoslos, alentémoslos, impulsémoslos.

Yo voy a seguir siendo estúpido hasta que coja el billete para el otro barrio. ¿ Y tú?.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: