¡¡El tiempo en el desempleo!!

Hasta que no te valores a ti mismo no valoraras tu tiempo. Y hasta que no valores tu tiempo, no harás nada con él” decía M. Scott Peck.

desempleo tiempoSuena el despertador. Después de varios intentos, lo quitas. Y lo tiras al suelo. Te preguntas porque te lo has puesto.

Es un día más, otro día más en el desempleo.

Antes, cuando trabajabas, a pesar de tener una agenda apretada, te preguntabas al final del día, cómo llegabas a hacer todo. Trabajo, gimnasio, la casa, la familia, tu pareja… Al final siempre podías con todo.

Ahora tienes 24 horas, por y para ti; y no llegas ni hacer la mitad de lo que hacías antes.

¿Qué pasa? ¿Por qué pasa esto?

Nada más quedarte en paro, te han dicho que tienes un nuevo trabajo, BUSCAR TRABAJO.  Te comentaban que tenías que levantarte a la misma hora que te solías levantar para ir al trabajo. Ponerte una rutina, de buscar trabajo por internet, mandar curriculums, acudir a las oficinas del Inem a ver posibles ofertas, ir a empresas a dejar tu curriculum en persona o apuntarte a cursos relacionados con tu trabajo.

Vale, lo voy a hacer”. Te dices una y otra vez. Te intentas automotivar después del varapalo que has sufrido.

 Los primeros días, todo va muy bien.  Vas al Inem, buscas por internet, creas diferente tipos de curriculum , los llevas a empresas, acudes a eventos de desempleo. Intentas moverte lo más posible, sobre todo para no quedarte en casa. Hasta te apuntas al gimnasio, cosa que nunca habías hecho.  

Venga, yo puedo, lo voy a conseguir”. Te repites una y otra vez. Intentas no ver la situación que hay a tu alrededor. “Yo puedo, se van a dar cuenta de lo que valgo y me van a contrartar muy rápido, lo sé”.

Pero el día tiene 24 horas y poco a poco, te vas dando cuenta que te quedan horas libres, en las que no sabes qué hacer.

Las intentas llenar con la compañía de tus amigos. Pero están igual que tú muchos de ellos, en el paro. Y el tema de conversación es el mismo, “¿Te han llamado para alguna entrevista?”. A algunos empiezan a llamarlos y empiezan a fallar a las quedadas porque ya trabajan.

Y mientras tu confianza, empieza a descender.

Llegas a casa diciéndote, que te van a llamar en breve, que tienes un gran curriculum, experiencia, que ninguna empresa se puede perder la oportunidad de contar contigo.

Y lo que antes te ocupaba una mañana, el buscar trabajo, está disminuyendo en tiempo. ¿Por qué? Tu confianza está bajo mínimos. ¿Por qué?

No recibes ninguna llamada para una entrevista. Ves que las ofertas que habías mandado por internet, solamente te ponen “Rechazado” , los cursos que te querías realizar te han rechazado o por mucha experiencia o por poca.

Este trabajo empieza a gustarte cada vez menos. Y antes que dominabas tus pensamientos, motivándote, alentándote, sintiendo que lo ibas a conseguir, has entrado tú solo en una rueda que va a ser difícil de salir.

La rueda del pensamiento negativo.

“Ya paso de buscar trabajo, es que es imposible, no lo voy a conseguir, es hasta imposible apuntarse a un curso para desempleados, no hay salida, todo en la vida me va mal, no sé cómo acabará todo esto…” Más y más pensamientos que te llevan a la desidia, desesperación, a la tristeza, a ver el futuro negro, a sentir que no hay salida para ti.

¡¡PUES PARATE, DEJA DE RODAR ESA RUEDA!! Párala ya, es lo peor que te puede pasar

¿Quién dice que no hay salida? ¿Quién dice que es algo imposible? ¿Quién dice que nunca volverás a ser feliz?  ¿Quién dice que ya no te vas a ganar la vida?

¡¡YA VALE DE PENSAMIENTOS ASÍ. SE DUEÑO DE TUS PENSAMIENTOS DE NUEVO, COMO TE DECIAS QUE LO IBAS A CONSEGUIR!

Te propongo una cosa, SE TÚ.

Si, durante la búsqueda de trabajo, buscabas trabajo de lo que habías estudiado, de lo que te decían que habría salida para ti, o que hicieras un curso que a un amigo tuyo le salió trabajo al instante. Pero hazte una pregunta: ¿DE VERDAD HACES TODO ESO PORQUE TÚ QUIERES O PORQUE TE LO MANDAN?

Si realmente haces todo eso  porque tú quieres, no te diré nada más. Sigue adelante. Pero si no es así, te propongo otra pregunta: ¿SI NO TUVIERAS MIEDO, EN QUÉ TE GUSTARÍA INVERTIR LO QUE TE QUEDA DE VIDA? Si, ese sueño que has tenido siempre y que de vez en cuando te viene a la mente. Piensas en él y te saca una sonrisa. Pero al instante, lo borras de tu mente, diciéndote “Es imposible, ¿Qué dirían si lo intento?, jamás podría dedicarme a ello, no tengo aptitudes”. Y te vuelvo a repetir ¿Quién dice que no vales? ¿Quién dice que no tienes aptitudes?

Cuando disfrutas de esa pasión, de ese sueño, eres realmente tú.  Cuando trabajabas, pensabas que tú hubieras hecho las cosas de otra manera, que gestionarías a las personas de otra manera, o que les hubieras dicho a los jefes que tenían que crear una nueva línea de negocio. Eras tú de verdad.

Pero intentabas ser como los demás esperaban de ti, no eras como tú eras de verdad. ¿ Y por qué no aprovechar la oportunidad del desempleo para mostrarte a los demás como eres tú?

No estoy diciéndote que dejes de buscar trabajo. Unos tendréis que pagar una hipoteca, ayudar a la familia u otros inconvenientes.  Son causas mayores, lo sé,  pero el día tiene 24 horas y se pueden hacer muchas cosas durante las mismas.

Pero si quieres que las cosas pasen, sentarse a esperar, sin acción, lamentándote, basando tus pensamientos en excusas, sino das un paso adelante, JAMÁS OCURRIRÁN.

tiempo desempleoEn los momentos de dificultad, es cuando se destapan talentos, características que no sabíamos que teníamos, porque en los momentos de prosperidad, seguimos a la corriente. En los malos momentos se destapa nuestra esencia.

Pues aprovecha ese momento. ¿Tú sabes lo que vales? ¿Sabes que puedes demostrar mucho más de lo que has hecho hasta ahora? ¿Pues explícame que haces en el sofá quejándote?

Déjate de enfocar en lo negativo de la vida y date cuenta que la vida puede ser lo maravillosa que tú quieras. Pero ¿de quien depende? SOLO DE TI.

Ya has saltado al precipicio de la tristeza, de la negatividad y desgana. Pero te ofrezco un paracaídas antes que la caída llegué a su final.

¿Qué hacer? Escribe en un papel, coge bolígrafo. Y ponte metas. ¿Qué sueño querrías realizar? ¿Te hubiera gustado ser voluntario en una ONG? ¿Te gustaría crear tu propio negocio? ¿Querrías perder más kilos? ¿Aprender a hacer tatuajes? Sueña en grande, nada de límites.  Y a tu ego, lo callas, tu sueña.

¿Ya lo tienes? ¿Cómo te sientes? ¿Vuelves a sonreír? Este es el 1 paso.

Ahora pregúntate, ¿Cuál sería el siguiente paso para conseguir esa meta? ¿Hacer un curso? ¿Estudiar por internet? ¿Ir a la Ong y preguntar cómo podrías ayudar? Piensa.

Y ahora te falta una sola cosa más: ACCIÓN.

Da el paso, hazlo. Pregunta, estudia, aprende, vive. Porque quejándote, excusándote, llorando, no ganas nada. ¡¡SÓLO PIERDES!!.

El desempleo es un momento ideal para hacerte preguntas que nunca te has hecho. Momento para descubrir que “pasta” estás hecho.

Es el momento ideal para crear tus propias circunstancias si las que has vivido no te gustan.

Como decía Shakespeare: “Si malgastas tu tiempo, el tiempo te malgastara a ti”.  

¿Eso es lo que quieres? ¿Cómo gestionas tu tiempo en el desempleo? ¿En qué te gustaría invertirlo de verdad? ¿Qué crees que sucedería si así fuera?

 

Anuncios

11 Responses to ¡¡El tiempo en el desempleo!!

  1. Carolina says:

    Hola David,
    soy la mujer que te ha saludado en FNAC esta tarde. Siento haberte asustado 🙂
    Me ha gustado esta entrada. Has concretado mucho.
    Suerte mañana.
    Saludos

    • Hola Carolina.
      Ha sido un placer conocerte, aunque haya sido en una situación un poco rara, jeje. No me has asustado, para nada. Pero que me paren y me feliciten, no estoy acostumbrado. Me alegro que te haya gustado el post. Y espero pronto podamos hablar más tranquilamente. Será un placer.
      Muchas gracias por mañana. Me hace mucha ilusión.
      Un saludo y de verdad, gracias.
      Feliz noche, David.

  2. Elena Maneiro says:

    muy buenooo!!!!! justo lo que me esta pasando!!! graciass

    Date: Wed, 8 Jan 2014 18:24:39 +0000 To: elemaneiro@hotmail.com

  3. Me ha encantado, muchas gracias

  4. JavierB says:

    Muy bueno David, dice el zen, que hay que tener “una mente abierta a todo y apegada a nada” creo que si logramos educar la mente (tarea difícil) para que no pueda con nuestra fuerza de voluntad y el mayor valor interior que tenemos, que es el poder de realizar las cosas que logramos visualizar,tendremos el 90% de la batalla ganada.

    Repito muy bueno, siempre un placer leer tus reflexiones

    • Buenos días Javier, qué tal?
      Estoy totalmente de acuerdo con lo que dice el Zen y es así.
      Me alegro que te haya gustado el post y gracias por tu apoyo. Saber que ayuda, es el mayor regalo que uno puede recibir.
      Sabes que cualquier cosa, me tienes a tu disposición.
      Feliz día y un abrazo.
      David.

  5. dana says:

    INTERESANTE MATERIAL GRASIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: