Emilio Moraleda: “No hay secreto que valga, cuanto más trabajas más suerte tienes en el mundo..”.

Hoy dentro de la Sección ” Entrevistas motivantes para nuestro Desarrollo personal y profesional” es un placer presentar a Emilio Moraleda.

Emilio Moraleda¿Qué podemos aprender de uno de los mayores directivos de su generación? ¿Qué valores, competencias y conductas nos pueden ayudar para ser un profesional imprescindible en el siglo XXI? Así es Emilio, y es lo que nos enseña en su libro, ” Los retos del directivo actual“.  Un libro esencial si quieres ser el líder de un grupo o liderar tu vida, con éxito.

Define en su libro, que el liderazgo es ” El poder de influir en la gente, de movilizar a los equipos, de conseguir su compromiso , es darles confianza, es pedirles resultados, y es, sobre todo, dar ejemplo, que no es otra cosa, que ponerse al frente marcando la dirección. Ser líder es nunca estar satisfecho, con una buena dosis de humildad…”  Para él, todo líder se debe basar en estos dos pilares. ¡¡Cuánta falta les haría leer este libro y seguir los aprendizajes de Emilio, a lo largo de su dilatada carrera, como directivo.

GRACIAS Emilio  por recordarnos que los 5 valores que nunca debemos perder, tanto personal como profesionalmente, que siempre tenemos que estar INNOVANDO, tenemos que tener RESPETO POR LA GENTE, ser INTEGROS, cuidar y conocer el TALENTO y orientarnos hacia los RESULTADOS . Podéis conocer más a Emilio a través de Linkedin.

Os dejo con una entrevista, en la que aprenderemos de una persona que ha estado desde lo más bajo hasta lo más alto en empresas multinacionales. Nos alentará a superarnos, a conocernos y confiar en nosotros mismos. Una entrevista que cada vez que la lees, aprendes más y más.

¿Frustrado por qué no sabes cuáles son tus habilidades y pasiones? ¿Desesperado por qué no sabes qué asignaturas escoger o hacía donde encaminar tu vida? ¿Desempeñas un trabajo que no te gusta y solamente quieres ser feliz en un trabajo? ¿En desempleo y no sabes qué hacer con tu vida?  ¿Quieres un nuevo rumbo en tu vida y no sabes cómo hacerlo? Será un placer acompañarte en el camino que desees emprender. Juntos ascenderemos a cotas jamás imaginadas.  Puedes contactar conmigo a través de Twitter, en Facebook y en Linkedin

.- ¿Quién es Emilio Moraleda?

Al terminar el bachiller a los 17 años tuve que empezar a trabajar como auxiliar administrativo en la primera empresa. Desde entonces, estudié y trabajé simultáneamente durante bastantes años. Mi padre era un obrero de la construcción y así se jubiló. Tuve beca de las de entonces que te la ganabas y la conservabas solo si sacabas nota media de notable. Soy Licenciado en Derecho (Universidad Complutense) y Graduado Social (Escuela Social de Madrid). He participado en varios cursos de liderazgo en las Universidades de Harvard (Boston) y Columbia (Nueva York).

He trabajado en cinco compañías y he pasado por diversas posiciones: auxiliar administrativo, almacenero, adjunto al jefe de recursos humanos, director de recursos humanos, director comercial, director de marketing, director de unidad de negocio, director general-consejero delegado y presidente ejecutivo. En mi última etapa en Pfizer fui presidente ejecutivo de una región europea que incluía Rusia, Turquía, Israel, Grecia, países del Cáucaso, Portugal y España.

En la empresa que más años he estado ha sido en Pfizer. Además, Beecham/GSK,  ABC/Mondadori,  Pechiney Ugine Kuhlmann y Roca.

He sido cocinero antes que fraile.

Hoy soy miembro de  varios consejos de administración y comités asesores. Soy asesor de empresas y altos directivos.

.- ¿Qué pilares debe tener todo líder? ¿Cómo empezamos a líder nuestra vida?

En el mundo del liderazgo empresarial/profesional hay unos pilares o valores que yo les llamo “el oro molido”. Los que no pueden faltar nunca. Me refiero a valores como Integridad, Resultados, Innovación, Respeto por la Gente y Cuidar el Talento. Sin ellos no vas a ninguna parte, con ellos al fin del mundo.

Por resumirlo un poco, yo diría que en el ámbito de la empresa sin Integridad, tienes los pies de barro y los días contados; sin Resultados, simplemente desapareces del mapa sin darte cuenta en menos que canta un gallo; sin Innovación te conviertes en obsolescencia y con futuro ciertamente incierto; sin Respeto por la Gente, te quedas solo y nadie te sigue aunque aparenten hacerlo; y sin el Talento adecuado a tu alrededor, estás hueco y definitivamente perdido.

¿Qué cómo empezamos a liderar nuestra vida? Bueno, yo creo que en nuestro mundo occidental, en nuestro entorno cultural, buena parte de lo somos es achacable a nosotros mismos. Yo pienso que cualquier persona adulta debe ser responsable de su destino, no debemos estar tan pendientes de que otros nos resuelvan nuestras necesidades, de que sea el Estado, es decir, los demás, quien nos proteja de todo y nos facilite la vida. Somos nosotros quienes tenemos que hacer cosas para cambiar nuestra suerte y tener siempre una actitud proactiva y no pasiva. En las sociedades modernas todo el mundo habla de derechos y poco de obligaciones. Para liderar nuestra vida tenemos que esforzarnos constantemente, trabajar duro, estudiar duro, para poder tener más opciones en nuestro largo camino.

.-  ¿Por qué hay aun lideres que piensan que el palo y la zanahoria es el mejor método de liderazgo?

Los líderes del palo y la zanahoria son de otro siglo y por lo tanto en proceso de extinción. No tienen futuro. Son líderes del pasado que muestran una intolerancia al cambio y a los nuevos tiempos. Lo de la zanahoria y el palo me suena a los capataces de la revolución industrial de hace doscientos años. Son reminiscencias de las viejas escuelas.

Un buen líder actual sabe que la forma de motivar y comprometer a los equipos es hacerles partícipes de las decisiones, contar con la gente, respetarla, desarrollar su talento, reconocer su trabajo, estar cerca de ellos, ser cercano, apoyarles, exigirles, crear un ambiente inclusivo e integrador,….en fin ese tipo de cosas.

.- ¿Por qué quienes nos  tienen que guiar, aún tienen miedo a los cambios que estamos viviendo?

Quienes tienen miedo a los cambios están pensando en su propia supervivencia. Son personas en el fondo profundamente inseguras. Como tienen poder e influencia en el estado actual de las cosas, no quieren alterarlo por si lo pierden. Quieren asegurarse que las cosas siguen igual para no poner en mínimo riesgo su status.

Las empresas no necesitan este tipo de líderes. Una vez identificados hay que resetearlos o descartarlos. Si no se hace, el riesgo para la organización o compañía que lideren es enorme.

En definitiva estos líderes son simplemente insostenibles. No le demos más vueltas.

.-  ¿Qué es lo importante y lo urgente? ¿Por qué nos da miedo delegar?

Me quedo con lo importante. Eso nunca hay que descuidarlo. Los asuntos importantes, lo que impacta a la empresa y al negocio tiene que tener siempre prioridad en la agenda, en el cerebro y en la energía del líder. No se puede perder ni tiempo ni un gramo de energía en “actividades” que son solo ladronas de tiempo.

El buen ejecutivo, el buen líder centra bien sus prioridades y discrimina perfectamente lo que es o no importante. El líder que dedica mucho tiempo a asuntos poco relevantes, se lo tiene que hacer mirar, o pronto pagará una factura muy alta.

Y si hay que mencionar dos asuntos importantes, de absoluta prioridad, me quedo con estos dos: personas (talento) y resultados. En mi opinión un líder competente debe invertir por lo menos dos tercios de su tiempo y energía en los resultados y en el talento. Dentro de los resultados siempre incluyo, por supuesto, la atención y dedicación a los clientes. Sin ellos, no hay resultados que valgan!

Lo urgente, si no es importante, hay que desdramatizarlo. Las nuevas tecnologías están contribuyendo a exacerbar el sentido de urgencia en casi todo lo que hacemos, en la empresa también. Todos esperamos respuestas inmediatas a los whatapps, a los emails, a los sms, a las llamadas al móvil,…..No tiene sentido. Estoy convencido que la vorágine de información/comunicación nos hace perder perspectiva y derrochar mucho tiempo en lo urgente a costa de lo importante. Ojo con eso!

El que tiene miedo a delegar es por falta de confianza en su gente o porque está rodeado de gente mediocre. Hay una frase de Quentin de la Bedoyere que a mí me gusta mucho:” Las pautas que tenemos almacenadas sobre la pérdida de control y la preferencia que la gente tiene por sus propias ideas hace emocionalmente difícil la delegación”.

En mi libro “Los retos del directivo actual” dedico un capítulo al tema de la delegación que lo he llamado “Delega o revienta!”. Delegar en el mundo de la empresa y las organizaciones tienen muchas ventajas. Mencionaré alguna:

Te hace la vida más fácil. Si delegas eficientemente tienes más tiempo para tu familia y para tu vida privada.

Primero lo primero. Al delegar, el tiempo del líder se centra en los asuntos relevantes, los que de verdad impactan en el negocio. No pierde el tiempo en hacer el trabajo de otros, incluso de sus subordinados.

El equipo crece. La delegación bien ejercida hace que el equipo se desarrolle y crezca. Lo hace más autónomo y competitivo.

Los resultados son mejores. Y esta ventaja no es pequeña que digamos. Los equipos son más eficientes y el líder también.

Todos delegan más. Los ejecutivos en quien se delega aprenden mejor a delegar. Se produce de forma natural una delegación en cascada con capilaridad por toda la organización y se crea una cultura de empowerment.

.- Si montamos un circo de enanos, tendremos resultados enanos, ¿Si lo montamos de gigantes, obtendremos grandes resultados?

Si por gigantes entendemos el mejor talento, claro que tendremos grandes resultados.

Hay que rodearse siempre del mejor talento disponible, de gente incluso mejor que tú. Aquí quiero mencionar una frase célebre atribuida a John F Kennedy: “Un hombre inteligente es aquél que sabe ser tan inteligente como para contratar gente más inteligente que él”.

Los buenos equipos hacen mejor al líder, le llevan en volandas! Y eso lo sabe el buen líder.

Por el contrario, el líder mediocre se rodea de gente mediocre. Esto no falla. Tiene miedo a rodearse de gente competente que le haga sombra. Evidentemente quien actúa así se hace cada vez más mediocre y más pequeño, hasta desaparecer. Lo cual es lógico.

No me canso de decirlo: el secreto está en la gente, siempre en la gente. Especialmente si está bien liderada.

.- ¿Sin resultados en la vida, no somos nadie en la vida?

Indira Gandhi decía: ”El mundo exige resultados. No le cuentes a otros tus dolores de parto, muéstrales al niño.”.

Si nos referimos al mundo de las empresas, sin resultados estás muerto!

No nos engañemos, todas las empresas se dediquen a lo que se dediquen, sean pequeñas, medianas o grandes, y en cualquier geografía del planeta, quieren tener resultados. Quieren tener beneficios, si no es así, simplemente no sobreviven.

Los resultados en las empresas son su razón de ser. Es sencillamente su ADN. Y no digamos si son empresas cotizadas en bolsa y con alcance multinacional.

Los resultados son sin duda el leitmotiv de las compañías de todo el mundo, y el sistema está montado así, nos guste más o nos guste menos. Lo llamemos capitalismo, o liberalismo económico, o economía de mercado. El caso es que todo el mundo busca resultados, y para las empresas esa es su brújula. Por lo tanto, las empresas que no consigan resultados sostenibles y recurrentes están simplemente muertas. Y por supuesto, sus líderes también. Así de claro y real.

Otra cosa diferente son las organizaciones sin ánimo de lucro como las fundaciones filantrópicas o las ONGs. Aunque también necesitan tener resultados en lo que hacen, en el cumplimiento de sus objetivos, porque si no también desaparecen.

En fin, que Indira Gandhi tenía mucha razón.

Emilio Moraleda.- ¿Por qué se sigue pensando que la felicidad en todo ser humano no da resultados para las empresas?

No estoy de acuerdo en ese pensamiento.

Las personas de cualquier nivel profesional son más productivas cuanto más felices e integradas están en su puesto de trabajo, en su profesión. Hagan lo que hagan.

De hecho a las empresas modernas les preocupa mucho la desafección de sus empleados y cada vez invierten más recursos en conseguir que sus profesionales estén motivados, integrados y comprometidos. En definitiva se esfuerzan en conseguir la felicidad de sus empleados, al menos en lo que tiene que ver con su ámbito laboral.

Un buen líder sabe bien qué hace feliz a los profesionales en el trabajo y qué les hace sentirse mal. Y siempre va a procurar utilizar recursos y herramientas para elevar la moral de los equipos porque sabe que, haciéndolo, eleva los resultados. Hay una conexión directa entre compromiso, integración, motivación y resultados. Llámalo felicidad si quieres, pero esa conexión no falla. En ninguna cultura.

.- ¿Qué es lo que realmente nos motiva?

La lista es muy larga pero vamos a centrarnos en algunas de las claves de la motivación.

El reconocimiento financiero. Nadie trabaja por “amor al arte”. Todo el mundo necesita pagar sus facturas, y eso solo puede hacerse con moneda de curso legal, con dinero contante y sonante, o con tarjeta de crédito. Los salarios, los incentivos, los bonos, los pagos en especie,…todo eso motiva si son justos y proporcionales al trabajo, al esfuerzo y a la contribución hecha en cada caso. No podemos ser muy remilgaos y decir que eso no motiva. Al pan, pan y al vino, vino.

El reconocimiento emocional. Es el que va directamente a nuestro cerebro y a nuestro corazón, no a nuestra cuenta corriente.

El reconocimiento emocional a los profesionales de una empresa por un trabajo bien hecho es un arma de construcción masiva. Un recurso ilimitado al alcance de cualquiera. De cualquiera que quiera utilizarlo como poderosa herramienta de motivación y compromiso. Por lo general, su coste es muy pequeño y su utilización es discrecional por los líderes. Pocos recursos corporativos son tan baratos y tan abundantes.

El respeto. El líder que trata siempre con respeto a sus equipos crea un ambiente integrador y una corriente extraordinaria de motivación. Quien se siente bien tratado desarrolla una conducta y una actitud positiva que se traduce en mayor compromiso y motivación. Es puro sentido común. Pero no todos los líderes lo saben.

Los buenos líderes son muy conscientes de que el respeto personal es un motivador de primera clase e incorporan a su conducta el respeto a su gente siempre. Quiero decir siempre.

El jefe directo. Tener un buen líder como jefe es una maravilla, y quienes tienen esa suerte muestran un plus de motivación y compromiso en su trabajo. Y más compromiso y motivación, indefectiblemente traen mejores resultados. Es un círculo virtuoso que no falla.

La cercanía de los líderes. Los líderes que son cercanos con su gente, con sus equipos generan montañas de motivación y compromiso. A los profesionales de todo rango y nivel les gustan los líderes que estén próximos a ellos, que sean accesibles y tengan un trato natural.

La credibilidad y coherencia de los líderes. Si los líderes son coherentes y hacen lo que dicen, mandan un mensaje muy potente de seguridad y credibilidad a los equipos. Y eso se traduce también en motivación individual y colectiva.

El desarrollo profesional. Dar cancha y espacio a los buenos profesionales para que desarrollen todo su potencial es un motor de motivación. Delegarles funciones para que crezcan, compartir información con ellos, implicarles,…todo eso crea enormes corrientes de motivación.

La confianza. El talento competente aprecia mucho que los líderes confíen en ellos. Que les otorguen su confianza, pero confianza basada en hechos, no de boquilla. Sienten una inyección de autoestima que genera motivación a raudales. Confiar en la gente tiene muchas más ventajas que desventajas. Y muy pocos riesgos.

.-  ¿Se ha perdido la ética con esta crisis?

No. La ética se perdió antes de la crisis, con la prosperidad, con la abundancia, con el gasto incontrolado, con el despilfarro de lo público y también de lo privado.

La ética en el mundo empresarial la perdieron algunos. Y  tenemos ejemplos que han saltado y siguen saltando en los medios. En las empresas serias y responsables la ética, la integridad no se ha perdido, ni antes ni durante la crisis. Es un valor fundamental para que las empresas progresen y tengan futuro.

Por contraste, creo que la ética, el concepto de integridad va a salir reforzado con la crisis. La gente se está dando cuenta que precisamente la falta de ética ha contribuido a la crisis que todavía colea.

.-  ¿Cómo recuperamos la confianza perdida en todo?

Cumpliendo y aplicando las leyes. Todas las leyes. En nuestro país desafortunadamente hay leyes que se incumplen y no hay consecuencias. Un país que no aplica y cumple con sus leyes es un país que no genera confianza, ni dentro ni fuera.

En Estados Unidos y en otros muchos países todas las leyes se cumplen y la justicia es rápida. Los ciudadanos confían en sus leyes y en sus líderes porque el sistema legal funciona para todos. Quien la hace la paga! Aquí no funciona así. Y así nos va.

También se recuperará la confianza cuando se premie de verdad el esfuerzo y el trabajo. Y cuando los ciudadanos y los políticos hablen también de obligaciones, no solo de derechos. Una nación no prospera solo con derechos.

.-  ¿El mayor compromiso que tenemos que tener es con uno mismo?

Yo creo firmemente en la autonomía de la persona. Cuanto más independiente es la persona más libre es. Si quieres disfrutar de independencia y libertad te tienes que esforzar personalmente, no esperar a que otros te la concedan. En otras palabras, cuanto más dependas de ti mismo mejor. Y para eso necesitas compromiso contigo mismo: estudiar duro cuando toca estudiar y trabajar duro cuando toca trabajar. Nadie va a estudiar por ti, ni nadie quiere trabajar por ti. Hay que ayudar al débil, al desprotegido, por supuesto. Eso es justo. Pero no hay que subvencionar y ayudar a quien no se esfuerza y trabaja cuando puede hacerlo. Eso es injusto.

.-  El lenguaje y conocer tu talento, ¿son dos piezas claves hacia nuestras metas?

Claro que el lenguaje es importante siempre. En cualquier faceta de la vida. También en el terreno personal y empresarial.

En el mundo empresarial el lenguaje es fundamental para conectar con todos los stakeholders: clientes, inversores, reguladores, empleados y la sociedad en general. Cada audiencia necesita su lenguaje, y los líderes competentes lo saben y lo practican.

Conocer tu talento, significa conocer tus actitudes y aptitudes, tus fortalezas y tus áreas de mejora. Y conociendo el perfil de tu talento puedes alcanzar mejor tus metas personales. Si conoces bien tus fortalezas podrás construir sobre ellas y aprovecharlas óptimamente para tus objetivos. Tus áreas de mejora y desarrollo, tienes que aceptarlas yreconocerlas primero para después trabajar sobre ellas para que no sean un obstáculo en tu camino personal o profesional.

.- ¿Qué consejo, te dieron que siempre has llevado en tu vida profesional?

Trabajar duro siempre. No hay secreto que valga, en general cuanto más trabajas más suerte tienes en el mundo profesional. Y en el campo de los estudios: cuanto más estudias, más suerte tienes en los exámenes.

Un jefe mío que es americano me dijo un día. “Your best friend is your trend”. Tu mejor amigo es tu tendencia.  Es decir, tu evolución, tu eficiencia en el trabajo, tus resultados en definitiva.

Mi jefe quería decirme que mi mejor apoyo, mi mejor protección y seguridad dentro de la empresa eran mis resultados y mi propia conducta. Que eso es lo que cuenta, y que por lo tanto, mi mejor amigo era el resultado de mi propio esfuerzo y mi propio trabajo. Así de simple.

En otras palabras: que quien mejor te protege en tu trabajo eres tú mismo.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Que el secreto está, y estará siempre en la gente, en los equipos bien liderados.

Que los líderes tienen que inspirarse en valores. Y centrarse en un puñado de ellos. En el mundo empresarial y profesional, para mí  el oro molido o los cinco grandes son: Integridad, Resultados, Innovación, Respeto por la gente y Cuidar el talento.

Que sin resultados estás muerto. Es la realidad. Si eres un directivo, o un líder, o un empleado de a pie necesitas resultados para sobrevivir.

Que el líder se tiene que rodear siempre de los mejores, y no tener miedo a rodearse de gente mejor que el mismo. Es su garantía de éxito.

Que el líder tiene que delegar si no quiere reventar. Para desarrollar a su gente y también para tener vida personal.

Que el cambio no cesa, ni cesará nunca. No vale resistirse. Hay que adaptarse. Y rápido. Como dijo Darwin: “ No es la más fuerte de las especies la que sobrevive, tampoco es la más inteligente la que sobrevive. Es la que mejor se adapta al cambio.”

Que la adversidad nos hace más fuertes. También en el mundo profesional. Un proverbio danés dice: “La piedra preciosa no se pule sin fricción, ni el hombre se perfecciona sin adversidad.

Que el líder cercano a su gente, a sus equipos es más rentable. Tiene mejores resultados porque genera un plus de motivación y compromiso a su alrededor.

Que el reconocimiento emocional es un arma de construcción masiva. Un recurso muy barato y al alcance de cualquier líder. De cualquier buen líder. Y también es muy rentable para los líderes y para las organizaciones que dirijan.

Que el compromiso de la gente marca la diferencia en las empresas. Y que el compromiso lo potencian los buenos líderes, los que saben tocar las teclas para que los equipos se identifiquen mejor y se integren en los proyectos y en los objetivos.

Que confiar en la gente paga dividendos. Y que la mayoría de la gente merece la confianza de los líderes. La mayoría de las personas, bien lideradas, son de fiar.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: