¡¡NO TE CALLES¡¡

Consejo: NO DIGAS, LO QUE TU CORAZON NO SIENTE“.

no te callesEstoy viendo a mis sobrinos corretear por mi casa. Locura, dulce locura. Tienen 2 años los mellizos, y 6 el mayor. Hablan por los codos, y el dolor de cabeza que ponen, pues es igual al nivel de alegría y pasión que llevan por cada rincón de la casa.

Hablan por los codos, y la verdad que dicen algunas cosas, que ni los mayores nos atreveríamos a decir o a preguntar.

Si hecho la vista atrás, yo también era así. Era un rebelde sin causa, ahora ya la encontré. Hacia cosas contrarias a lo que establecía la sociedad en mi ciudad. Si a unos les gustaba ir en bici, yo disfrutaba andando, si a unos les gustaba salir por ahí a emborracharse, cada vez me daba cuenta, que necesitaba estar solo, conocerme. Si a unos les gustaba una cosa, yo hacia lo contrario.

¿Por qué? No lo sabía en esos momentos, pero sí sabía, que yo no era, como la sociedad quería que viviera, como quería que fuera. No sabía quién era, pero sabía que era diferente.

Pero un día las cosas cambiaron. Ya no decía lo que sentía.

¿En qué momento fue?

El día que sentí que tenía miedo a vivir, que no quería despertarme a la mañana siguiente.  No lo decía a nadie, me lo “comía” para mí . ¿Dónde estaba el inconformista que hacía lo que el realmente sentía que tenía que hacer?

Había desaparecido.  Me había convertido en lo opuesto a lo que sentía que era.

Ese rebelde, se quedaba en la cama llorando todos los días. Ya no era sociable, ya no quería destacar.

Me daba cuenta que tenía miedo a la vida y quizá era porque estaba haciéndome “maduro”, porque tenía que pensar en una familia, en un trabajo, en una estabilidad, que no tenía. Tenía miedo .

El hecho de darme cuenta que había algo inusual en mí, fue el punto de partida de mi auto-refugio. Tenía miedo a escucharme, a saber quién era. Pensaba que ya lo sabía, pero me estaba dando cuenta que no era así.

Sabía que si salía a la luz, esas cosas que me hacían especial, me sentiría señalado por los demás, y en esta sociedad, eso de destacar no está bien visto.

¿POR QUÉ PREFERIMOS ENCAJAR QUE NO DESTACAR?

Ese rebelde se estaba convirtiendo en “uno más”. Me ponía más y más capas encima de mí, para ocultar lo que sentía  o lo que no sabía qué sentía.

Con cada capa de cebolla que ponía sobre mí,  era una losa para dar un paso adelante y decir qué sentía, qué quería en la vida.  Cada vez me costaba dar un paso adelante, cada vez tenía más miedo.

Y aunque había gente que me preguntaba que me pasaba, ya que no era la misma persona de siempre, me invitaba una historia. Me daba vergüenza, decir, expresar cómo me sentía.

Las palabras, no nos definen.

Gay, albañil, lesbiana, camarero, desempleado, triste, deprimido, alegre, motivado… no define quien eres.  El miedo a no ser aceptado, te paralizará. Y es lo que me pasaba a mí. Sabía que tenía que expresar lo que sentía, que pasará lo que pasará tenía que hacerlo.

En la vida es más importante encajar que no destacar, y así nos va.

Me he fijado durante todo este tiempo, que no era el único que ocultaba cosas de mi personalidad. Y así nos va, COMO EL CULO.

Todos esos miedos, esas ocultaciones, siempre acaban en enfermedades, depresiones y demás…

¿Por qué luchamos contra nosotros mismos? ¿Por qué gastamos energía siendo otras personas que no somos?

hablarNo nos damos cuenta, que el callarnos lo que sentimos, nos produce enfermedades, nos puede afectar a nuestra salud.

Y eso yo no quería. El silencio perjudica más que beneficia y eso no lo podía soportar más.

MI silencio me estaba haciendo perder oportunidades. Oportunidad de ponerme bien, de salir adelante, de decir a otras lo que quería o sentía.

Y el otro día, me di cuenta que ese silencio se había terminado desde hace tiempo.

No quería estar toda mi vida, callándome de nuevo lo que sentía o quería  en cada momento. Me ha costado mucho decir algunas palabras, que digo actualmente, pero sobre todo, el miedo, no me iba  a poder callar.

Si te callas, no marcaras la diferencia en esta vida, serás uno más. ¿ESO QUIERES?

Tenemos ante nosotros miles de oportunidades todos los días para marcar las distancias, para despuntar, y no hacemos nada. Todo por callarnos, todo por miedo.

Como bien dice una cita, “hay más cosas aterradoras dentro de uno, que fuera“. Y es lo que me ha demostrado recientemente la vida.

Nos da miedo a explorarnos y aceptarnos, pero son dos puntos importantes y esenciales, para ser felices con nosotros mismos y con los demás.

Los mayores obstáculos por superar son nuestros propios miedos e inseguridades.

No te calles si quieres decir TE QUIERO a una persona en tu vida, no te calles si sientes que necesitas un abrazo, no te calles si quieres gritar que tienes una condición sexual u otra…

Ocultar quien eres, tiene un enorme peligro, que no te recomiendo. Decir quién eres, GRITAR QUIEN ERES, tiene un beneficio inmenso, el sentirte realizado. Algo indescriptible.

¿Qué te estás callando? ¿Por qué? ¿Qué ganas ocultando lo que sientes?.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: