¡¡Eh, tú, Espartano!!

Cuanto más sudes ahora, menos sangrarás en el campo de batalla”.

Sparta¡¡Eh, Tú, Espartano!!! Si, te estoy hablando a ti.

No sé de dónde eres y sinceramente no me importa. No sé si eres de España, Albacete, Huesca o México. Todos y cada uno que estáis leyendo este artículo, no importa de donde seáis, porque todos sois de un mismo lugar, de Esparta.

Todas nuestras vidas están basadas en 4 elementos, en barro, agua, tierra y fuego.

Por mucho que pensemos que nuestras vidas son difíciles, que los obstáculos a los que nos enfrentamos todos los días, son espectaculares, si los viéramos, como una película, veríamos que en muchas ocasiones, nos estamos enfrentamos a retos mentales que nosotros mismos creamos. Que no nos estamos enfrentando a los Vengadores o a Batman.

Eh, tú, Espartano, desde que te levantas hasta que te acuestas, sabes que vives en una distracción continua.  No quieres pensar, quieres que te lo dé todo hecho, quieres tener la agenda ocupada, PORQUE NO QUIERES PENSAR.

No quieres darte cuenta, que tu vida no tiene sentido, que no tienes un porque como bandera, que guie cada una de tus acciones. ¿Por qué? Porque no quieres darte cuenta, que a día de hoy, tu vida no tiene sentido, no al menos ese sentido que pensabas que iba a tener cuando tuvieras la edad que tienes.

Espartano, te han enseñado, que hay que conseguir el éxito de una manera fácil y rápida en la vida. Ves en la televisión programas, de poca reputación, que es lo que promulgan, y es lo que tú quieras.  Algo rápido y fácil. No quieres darte cuenta que las adversidades son lo que de verdad allanan el camino hacia el éxito.

El éxito o fracaso en la vida, en Esparta, depende de una cosa, de que postura adoptes ante la misma.

¿Y tú qué postura estás adoptando hasta ahora?

Pero sé que hoy es un día nuevo para ti.

Sé que quieres triunfar, que tienes voluntad de llegar a ello. Quieres superar esas púas enormes  que tú mismo piensas que tienes en tu vida, pero cuando las hayas superado, te darás cuenta que no son nada.

El primer paso para llegar a tu llegada, es darte cuenta, que tú mismo, que todos y cada uno de nosotros, nos complicamos la vida. Nos gusta tener problemas, nos gusta llevarnos mal con el compañero, nos gusta criticar a los que salen en televisión… y pensamos que si no tuviéramos esos “problemas”, no estaríamos viviendo, en función de lo “establecido” por la sociedad.

Pues ten claro, que menos es más. Que la vida es más simple de lo que imaginamos. Porque tantas distracciones, tantas cosas que nos distraen de nuestro porque nos llevan al miedo, a la vergüenza, y a las limitaciones que piensan que hay en la misma.

Al decir que quieres triunfar, ha venido al instante tu ego, tus amigos, tu familia, a decirte que estas limitado, que te olvides, que no podrás…Dales la razón, quizá tengas unas limitaciones, físicas o mentales. Pero aceptarlas, reconocerlas es el punto de partida, para la transformación que quieres conseguir.

Así que dales las gracias, por hacerte verte,  que con esfuerzo, con perseverancia, serán los ingredientes principales para llegar a la meta. Porque con sus “apoyos” y “alientos” no será.

Estás dando un paso muy importante, al cambiar el marco de tu realidad.

Antes la veías negra, sin posibilidades, pensando que ya no tendrías futuro. Pero eso ahora está cambiando, la ves con ilusión. Sabes que será difícil, que no todo será color de rosa, pero te has puesto, y vas a conseguirlo.

Asumes el fracaso, quizá no lo consigas, como tu deseas. Pero nos han enseñado que el fracaso es malo, y el éxito es bueno.

Preparas tu mente, porque sabes que tendrás caídas, que querrás tirar la toalla, y que si no lo consigues, pensaras que eres un fracasado. Pero para ti aunque no lo consigas esta vez, ya habrás triunfado, porque habrás ganado, primero a ti mismo, porque habrás salido de tu sofá, en el que no parabas de quejarte , en el que querías una cosa y esperabas que cayera del cielo… Cosa que nunca ocurrirá.

Visualizas tu meta, con cada paso, con cada esfuerzo.  Tienes tu foco en ella. Todas tus acciones son por y para tu meta.

Spartan RaceSabes que es lo que quieres, y cómo lo vas a conseguir. Sueñas con ella, te visualizas en la cima, como te sientes cuando la consigas, lo que oirás en esos momentos, lo que sentirás.. Tu sonrisa ha cambiado y  tu mirada con ella.

Solo piensas en llevar tu cuerpo y tu mente hacia unos límites que jamás pensabas. No te importa la hora que sea, solo quieres aprender y aprender. Está vez te has elegido a ti mismo para el éxito, no has esperado que otros te eligieran para llevarte en su equipo, tú estás liderando tu vida, estás creando tu éxito.

Has dicho adiós a las creencias que antes de ti dominaban tu vida. Que no podías, que era imposible, que ya esperarías a otra oportunidad, que tenías que dejar de lado sueños de infancia… Eso ya es historia, ahora piensas que SI PUEDES, que si ES POSIBLE SI CREES EN ELLO, que SOLO TÚ, eres el creador de tu vida, de tu futuro, de tu éxito, que costará pero si quieres, puedes..

Estás implicado a tope en tu misión. Haces lo que otras personas piensan que es imposible, o das un paso más cuando las personas ya han tirado la toalla, porque piensan que no podrán, que es imposible, pero tú sigues, porque es tu misión, tu porque.

Tu confianza ha pasado de tener más fisuras que el Titanic a ser inquebrantable. Confías en ti, y si sientes que no tienes una capacidad, la estudias, hasta que la adoptas como tuya. Por el camino ves oportunidades “ocultas” que antes no veías, de las que aprender.

Antes eras una persona que hablabas mucho pero que no hacías, pero eso ya ha cambiado, tu bandera es la acción, no la palabra.

Eh, tú , Espartano,  tú eres tu mayor obstáculo,. Eh, tú, Espartano,  lidera tu vida, porque nadie lo hará por ti, porque si lo hacen, estarás haciendo realidad sus sueños, no los tuyos. Eh, tu, espartano, tienes valor, que no quiere decir que no tengas miedo, pero tu valor es más importante que el miedo a eso que tenías antes.

Eh, tú, Espartano, ahora sabes que los obstáculos que antes estaban en tu vida y que no te atrevías a superar, están en la misma  para darnos cuenta de lo que somos capaces, de quienes somos de verdad.

Eh, tú Espartano, sabes que la cosas buenas vienen a aquellos que levantan su culo del sofá y nunca se dan por vencidos.

¿Y TÚ ERES UN ESPARTANO? ¿Cómo afrontas tus días? ¿Con qué mentalidad? ¿Piensas que con 300 podrás conseguir lo que quieras en la vida?

Anuncios

2 Responses to ¡¡Eh, tú, Espartano!!

  1. Pingback: ¡¡Eh, tú, Espartano!! | Dalequedale.com

  2. Pingback: ¿Por qué voy hacia Esparta? | El Principio de un Comienzo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: