¿Dónde están tus valores?

Internet ofrece amplios conocimientos, pero no enseña valores,  y cuando se descuidan los valores,  se degrada nuestra misma humanidad, y el hombre con facilidad pierde de vista su dignidad transcendente” decía Juan Pablo II.

valoresHoy estoy que lo doy todo…¿Quién quiere el éxito inmediato? ¿Quién quiere la receta mágica para que tu vida sea magnifica, sin problemas y con todas las facilidades del mundo?.. Venga, levantar la mano, o quien me mande 1 email diciéndome porque quiere el éxito, le haré llegar como llegar a él, definitivamente y para siempre.

Sé que alguien pensará que es verdad, que he encontrado el Santo Grial, o me mandará un email esperando la buena nueva.

¡¡ASÍ NOS VA!!.

La verdad que he perdido la cuenta de libros, conferencias o artículos que habré leído ya. Unos me han ayudado más que otros, pero todos tienen una cosa en común, nadie ha hablado de los valores en la vida, o al menos los que yo he leído.

Entras en empresas, y nada más pasar por la puerta, ves en letras grandes, bonitas, los valores que reinan en la empresa. Los “valores” que han llevado a la empresa, a lo más alto, “según” los jefes. Pero cuando luego rascas un poco, solamente manteniendo una conversación , ves que esos valores, son pura fachada.

Que bonitos quedan en la puerta de la empresa, pero luego el único valor que rige es el ganar dinero ¿A qué ese valor no lo ponen?

Pero no solamente en empresas, sino también en el día a día. Hablas con personas, que han conseguido el éxito, que quieren conseguirlo, que luchan por sus sueños. Están contentos, emocionados, ilusionados por el paso que están dando, pero si les preguntas, si pudieran coger un “atajo”, para llegar a la cima, o “saltar” a sus contrincantes para llegar primero a la meta, si lo harían, son los primeros en responder, “¿Dónde hay que firmar?”.

¡¡ASÍ NOS VA!!.

Todos queremos el éxito, todos somos los mejores, todos queremos destacar, pero si te puedo “escachar “ la cabeza, lo pienso hacer.

¡¡Viva los valores que nos enseñaron nuestros padres!!.

Siempre nos han dicho que los valores morales, son aquellas cuestiones que llevan al hombre a defender y a crecer en su dignidad en cuanto persona,  llevándolo al bien moral, aquello que lo perfecciona, lo completa y lo mejora.

¿Un valor moral es “chafar” la cabeza a tu contrincante por un puesto de trabajo o por un ascenso? Me parece que no.

Dejando de un lado los valores que nos han enseñado nuestros padres, en la escuela, en la “madurez” los únicos valores que promulgamos, y de verdad, es “ Yo primero y si para ello, tengo que hacer lo que sea, lo pienso hacer”.

¡¡Qué pena!!.

Con esos valores, podremos conseguir llegar a nuestra meta, pero será un éxito efímero como alguna vez he hablado.

Vemos a Rafa Nadal levantando copas o a Pau Gasol triunfando a nivel mundial, y nosotros iluso de nosotros, pensamos que dándole más fuerte a la pelota que los demás, llegaremos a ser como ellos.

La parte física, la parte de formación son ingredientes esenciales para llegar a tu “cima”, pero nos hemos olvidado de los valores.

Nos hemos olvidado de la EXIGENCIA.

ValoresEso es para otros, eso para nosotros, no. Exigirnos todos los días levantarnos cuando se está tan bien en la cama, exigirnos todos los días leer sobre lo que queremos ser expertos, exigirnos todos los días dar un paso más cuando lo que tenemos ganas es de tirar la toalla… ¿Exigirnos todo eso? Eso para otros, nosotros no.

Nosotros queremos todo en la puerta de casa, y si es sin sudar, mejor.

La gente de éxito, que consigue esos sueños, que todo deseamos, se exigen así mismos.  Sé que estás ya sudando de pensar, que todos los días, si, también los domingos, tendrás que dar pasos hacia delante, hacia tus sueños, no solamente, de lunes a viernes y de 8 a 3. TODOS LOS DÍAS.

Si de verdad no te estás exigiendo ahora mismo, por eso que piensas que quieres conseguir, es que de verdad, es algo que no te motiva, es algo que de verdad, no quieres conseguir. Sé que ahora estarás diciendo en voz alta: “Si que quiero, quiero hacerles ver que soy capaz, que puedo…” ¿A quién quieres satisfacer, a ti o a los demás? Si quieres satisfacer a los demás, nunca lo conseguirás , por eso no te exiges todo lo que esté en ti, para conseguirlo.

Cuando te exiges de verdad, siempre quieres MEJORARTE. Si de verdad quieres ese “éxito”, todos los días será un principio y siempre será un final. Sabrás que cada día es una nueva oportunidad para aprender cosas nuevas, que no sabes todo lo que tienes que saber, para ser experto en tu campo. Si quieres el éxito, siempre querrás saber más, tendrás como bien decía Toni Segarra, dos palabras como bandera en tu vida, QUERER siempre dar un paso más allá de lo que estabas dando y APRENDER siempre más y más, siempre tener la sensación de aprendiz, a pesar que quizá seas ya una referencia.

Las personas de éxito, GESTIONAN LA ADVERSIDAD, de verdad. ¿Qué quiero decir? No hacen como nosotros, que cuando ya se han caído, o se han hecho un poco de “pupa”, ya tiran la toalla.  Saben que por el camino, se van a caer, que van a sufrir NOES por el camino.

Saben que el camino son ellos y sus circunstancias; y que también hay que gestionarlas.

Nosotros nos caemos ,ya  estamos llorando y llamando a nuestra “mama” para que nos cure. Eso nos hace FORJARNOS UN CARÁCTER de victimas, que a la primera de cambio, ya deseamos que el Gobierno, nuestro jefe, nos saque las castañas del fuego, de “ovejas” que no quieren salirse del rebaño.

Un carácter ganador, un carácter de éxito, es aquel, que tiene el foco en su sueño, que crea él las circunstancias y que se levanta ante las caídas, pero sobre todo, sabe que para conseguirlo tiene que provocar una fricción en su vida, porque se ha “cansado” de ser una oveja más del rebaño.

El éxito, incluye un valor que va en contraprestación con la vida que vivimos. LA SIMPLICIDAD.

Nos gusta, complicarnos la vida. Redes sociales, formaciones, reuniones, opiniones de los demás, conferencias,  miedos, vergüenzas, ¿Y si…?..

Pero ahora me gustaría hacerte una pregunta: ¿Qué es lo que quieres conseguir? ¿Por qué?

Es así de fácil y de simple. Vayamos a por lo que queremos, seamos simples.  Objetivos simples, Pasiones claras y directas,  palabras sencillas, entendibles, liderazgo empático… Dejemos de complicarnos la vida.

Como bien dice  Toni Nadal, todo se puede entrenar,  y es así, los valores también.

Cada día creo más que los valores no los puedes poner en una cartilla, o en un letrero. Lo que llamamos valores, son acciones que realizamos, comportamientos. Lo que denominamos “valor” no es nada en si…¿Por qué quien dice que su valor es la honestidad, lo es siempre?

¿Qué valores crees que te faltan para conseguir el éxito? ¿Qué valores hemos perdido? ¿Por qué?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: