¿Con quién te comparaste hoy?

Compararse con alguien es dejar de ser uno mismo”.

comparacionComparamos los resultados de estas elecciones con las últimas elecciones, comparamos el cartel del evento de este año con el del año pasado, comparamos el libro de “nuestra” amiga con el nuestro, comparamos el número de seguidores  con los números de seguidores del “referente” de nuestro campo… Comparamos y comparamos Hasta comparamos el tamaño..… ¿Hoy que comparaciones has hecho?

Vivimos en una constante comparación.  Y lo que nos gusta.

Estamos tomando café con los amigos y estamos comparando la última novia de nuestro amigo, con la anterior, comparamos el pantalón del verano pasado con el que nos acabamos de  comprar…

Y yo me pregunto: ¿Cuándo vivimos en el presente?

¡¡NUNCA!!.

Reconozco que la comparación es una amiga que todos queremos tener. Nos hace sentirnos parte del grupo, nos hace reírnos, nos hace vivir en un mundo “idílico” en el que el dueño es el ego, en el que pensamos que somos más fuertes, pero en el fondo nos está vaciando  por dentro.

Nos comparamos con gente que está mucho mejor que nosotros (o eso pensamos), y no con gente que está peor que nosotros.

Cuando hacemos eso, nos queda la sensación que nuestra vida, es pura porquería. Nos volvemos unos insatisfechos, nos quejamos de la vida que estamos llevando y de los “tontos” que somos por no saber “cómo” lo está haciendo la persona con la que nos comparamos.

Aunque estemos viviendo en la abundancia, aunque tengamos una pareja espectacular, aunque nuestra vida nos vaya de p.m,  no estamos a gusto con ella, queremos la vida, de la vecina, del compañero de trabajo, o de la “amiga”.

¿Por dónde va nuestra autoestima? Por el W.C.

¿Y qué pasa cuando nos hablan de esa persona con la cual nos estamos comparando siempre? Nos ponemos a la defensiva: “No me hables de esa persona, la verdad que le tengo celos,.. Me gustaría saber cómo lo ha conseguido… si la verdad que no vale para tanto”.

Cuando eso te pase, por favor, hazte un favor, MIRA LA VIDA QUE TIENES Y DA GRACIAS POR ELLA. Seguro que en muchos aspectos, esa persona, tiene “envidia” de ti, por lo que tienes, por quien eres, por lo que haces. Pero mientras nos comparamos, no nos damos cuenta de nuestra vida, de lo agradecidos que tenemos que estar, de los retos que hemos conseguido o de muchas otras cosas.

¡¡QUÉ PENA!!

Todos tenemos carencias, defectos o como tú quieras llamarlos, ¿Y por qué no los aceptas? Porque duele mucho, ¿Verdad? Ver la realidad, es duro de cojo…es. Mejor tener esos “defectillos” tapados, y seguir la vida mostrando una cara que no es…

Eso de esforzarnos por mejorar, eso de sudar por conseguir ser mejores personas, no no… eso de mostrarnos a los demás, así, “desnudos”, no es lo que “mola”, lo que SI mola es “compararnos, criticar…” a los demás.

Yo no soy perfecto, nadie es perfecto, pero repitiéndote una y otra vez, “que la vida de la otra persona es mejor que la tuya”, te digo que no vas a mejorar, más bien vas a ir a peor. Pensamos que la vida es la juez más cruel que dicta las consecuencias de nuestra vida, pero somos nosotros quienes somos nuestros peores jueces y aún peores verdugos.

Si aceptáramos la comparación, como un diagnostico de donde nos encontramos, que se convirtiera en nuestro D.A.F.O (debilidades, fortalezas, oportunidades, amenazas), sería la catapulta para mejorar, y llegar a donde realmente queremos y descubrir cómo lo conseguiríamos.

Pero no solamente nos comparamos a peor, sino también con complejo de Superioridad. La ansiedad que teníamos porque pensábamos que nuestra vida era una “kk”, nos convertimos en ego andantes, y que “leches” más ricas nos acabamos dando.

tuPor favor, esa no es más guapa  que yo, esa no tiene mejor cuerpo que yo, si quiero puedo conseguir una chica mejor que ese feo, yo valgo mucho más que ese, ¿Dónde vamos a ir a parar?…”.

En el fondo, quien dice eso, es una persona que tiene inseguridades, y que se intenta “reafirmar”, en que es “mejor” que la otra persona o más “guapa” que otra.

Quizá tendrá mejores cualidades que la otra persona, quizá,  pero no puedes ir por ahí desestimando los logros de la otra persona, sus esfuerzos, o mejor pelo que el tuyo.

Tanto por defecto como por máximo, estamos distorsionando la realidad. Estamos  delante de la televisión, viendo una película con los protagonistas demasiado “pequeños” o demasiado “grandes”.  Tenemos que “resintonizar” la televisión, así es cuando veremos la “realidad”, el presente.

¿Cómo la re-sintonizamos?

A partir de nuestros pensamientos, de nuestras creencias.

Que te quede claro, ni eres mejor que nadie, ni eres peor que nadie. ERES TÚ.

Te han dicho que no vales para nada, que nunca conseguirás nada, que eres fea, que ningún chico le gustarás, que nunca conseguirás un trabajo por lo torpe que eres…. A partir de ahora, todo eso, te la tiene que BUFAR.

Pero tampoco te creas un adonis, tampoco te creas que eres el mejor que hablas en público o que tu libro es un bestseller, porque seguro que hay libros muchos mejores que los tuyos…

TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS, SOMOS DIFERENTES, SOMOS ÚNICOS, SOMOS ESPECIALES. NO SOMOS NORMALES, SOMOS “LA LECHE EN POLVO”.

Nos han enseñado que hay que ser perfectos, en todos los sentidos, y ¿Quién determina qué es  y qué no es perfecto? ¿Los demás?  ¡¡Tú ya eres perfecto!!

Al no ser que tengas un gemelo, NO HAY NADIE COMO TÚ.

Tendrás tus “michelines” y algún chico seguro les encantarán, serás un “friki” de la marca personal y seguro que habrá una empresa buscándote, tendrás la cabeza grande, pues así te cabrá más información… Todos tenemos dos agujeros en la nariz, ojos, piernas y brazos, lo demás… TODO ES DIFERENTE, TODO ES ESPECIAL, TODO ES ÚNICO.

Nadie puede hacer la tortilla de patatas como tú, nadie puede hacer esos informes como tú, entonces ¿POR QUÉ LECHES TE COMPARAS CON OTROS?

Mientras te comparas, estas perdiéndote a ti mismo, a una persona especial, única, que hace cosas que nadie hace, que hace sonreír a los demás en todo momento, que ayuda a los demás, o que lidera a su empresa, como nadie,.. Te estás perdiendo el mayor espectáculo del mundo, te estás perdiéndote a ti mismo.

No me mires así, sé que estarás pensando que no vales para nada, NO ME LO CREO QUE SEA ASÍ. Para ello tienes que adentrarte en ti mismo, y eso “pica” un poco, pero luego los resultados, te digo que son indescriptibles.

Sabes que tienes un potencial increíble, que te gustaría darlo a los demás, demostrarlo, ¿ENTONCES POR QUÉ TE COMPARAS CON OTROS? Ellos seguro que no tiene tu talento.

Ponte delante del rio (no te tires) y descubre de verdad, a esa persona que está reflejándose en el agua.

Esa persona es el mayor espectáculo del mundo, esa persona eres TÚ.

¿Con quién o qué te comparas? ¿Por qué?  ¿Crees que eres mejor que otra persona? ¿Por qué? ¿Sabes que eres el mayor espectáculo del mundo?

Anuncios

2 Responses to ¿Con quién te comparaste hoy?

  1. julio says:

    Enhorabuena por tu post!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: