¿Lo más importante? Tus “Yo puedo”.

Este día puede ser el primer día de tu nueva vida. Todo es tu elección” dice Robin Sharma.

actitudQuieres una vida nueva, pero no quieres que cambien tu vida.

Quieres el éxito, la felicidad, la pasión de una pareja, que rompa la rutina en la que estás viviendo, pero no quieres que toquen un solo pelo de tu vida, de tu rutina.

Eso que dicen que haya una revolución, está muy bien. Pero para otros.

Acudes a los mejores profesionales, vas a los mejores cursos, lees los libros de moda o te vas a países extranjeros para aprender de los mejores.

Piensas que es lo que tienes que hacer para reinventarte, para alcanzar el mayor potencial que tienes, para curar las heridas que sientes que tienes.

Quieres cambiar tu vida, y vas a hacer todo lo posible para conseguirlo. Pero lo que no quieres es cambiar de vida.

Quieres trabajar en todo el mundo, pero que te venga el trabajo a tu sofá. Quieres transformarte y no sufrir, pero eso de adentrarte en ti y descubrirte, como que no. Quieres perder peso, y si es a través de pastillas, y no sudando, mejor que mejor.

No tenemos dinero para salir del hoyo en el que nos encontramos, pero si tenemos dinero para irnos de tiendas o gastarnos el dinero en la mejor entrada para el último concierto de tu grupo favorito.

QUEREMOS CAMBIAR NUESTRA VIDA, PERO NO QUEREMOS DE VIDA.

Estamos desechando la oportunidad de ver quiénes somos nosotros de verdad (no me gusta la palabra reinventarnos). Queremos arriesgar, pero tenemos miedo.

Tiramos a la basura una gran oportunidad, la de descubrirnos.

La de ser valientes.

Ese hándicap que tienes ahora mismo, es una gran oportunidad para superarte, para conocer el talento que tienes, para ampliar tu zona de confort, para saber donde están tus límites y donde no están…

Una vida no cambia con un deseo, sino con una acción de verdad. Tener deseos puede ayudar a cambiar la vida, pero cambiar la vida es la mejor forma  de alcanzar los deseos.

Una decisión basada en un propósito que sea mucho mayor que tú.

¿Y que distingue a las personas que consiguen superar los límites, alcanzar sus sueños y que son felices?

LA ACTITUD.

La mayor de las discapacitadas que puede tener un ser humano, es la falta de actitud.

La actitud determina tu vida, la calidad de la misma.

Puedes tener un ánimo de transformación, de consecución de metas… ¿Pero ese ánimo quien te lo ha inculcado? ¿Tu pareja? ¿Tus amigos? ¿Quieres sentirte como los demás al conseguir ese reto?

Si tus ánimos, están determinados por los demás, por el miedo, por la vergüenza, o el qué dirán…

Eres una persona que no quieres cambiar de vida, pero dices que si quieres cambiar tu vida.

La actitud, tu estado de ánimo, viene determinado por tus pensamientos.

Si crees y quieres un cambio, de verdad. Quieres aprovechar la oportunidad que la vida te da, quieres saber quién eres y quien no, tus motivaciones e ilusiones… TU estado de ánimo, tu actitud, será fuerte y gracias a ella, podrás superar cualquier obstáculo que tengas por delante.

Una actitud que te hará ver a una persona “diferente” en un restaurante de postín y querer conocerla. Una actitud que te hará ser siempre quien sabes que eres,  que te hace sentir a gusto contigo mismo. Una actitud que te hará ver metas que hasta ahora te parecían imposibles.  Una actitud ante la vida, fuerte, te hará enfrentarte a cualquier reto y dar todo de ti, a esa persona nueva que acabas de conocer.

Todo porque tus ánimos, siempre están en equilibrio.

¿Y con qué actitud afrontas el día a día?

Con miedo, frustración, vergüenza, creyéndonos las dos palabras que siempre nos hemos dicho “NO PUEDO”,  “NO QUIERO” o “ES IMPOSIBLE”.

¿Así como afrontamos la vida y los sueños?

Con el 100% de éxito, del éxito que no lo conseguiremos. No conoceremos gente nueva, no nos descubriremos nunca  y una creencia de limitación y dejarnos llevar por lo que otros nos dicen.

Las personas con actitud, son personas con motivación por un reto. Con fuerza de voluntad.  Son constantes en la consecución del mismo y creen en que lo conseguirán y por lo tanto, creen en ellos mismos.

¿Eres tú así?.

Pero cuando nos falla la actitud, como te he dicho antes, nos dejamos llevar por la “corriente”. Ya nuestro ánimo lo ahogamos en la rutina y no queremos saber más de sueños, locuras y retos.

Pues te propongo que veamos esa situación desde otra PERSPECTIVA.

Vamos por la vida, viéndola con las mismas gafas. ¿Y me dices que resultados has conseguido hasta ahora? ¿Buenos o malos?

Yo promulgo que celebremos los errores.

Un “Error“, me tiene hoy aquí delante de ti.

Nos sentimos incómodos cuando nuestra actitud, nuestro estado de ánimo nos lleva a introducirnos en situaciones grandes y arriesgadas.

actitudPero nos dicen que tenemos que fracasar rápido. Que es la única salida al éxito. Pero los datos dicen que si fracasas, el miedo te entra en el cuerpo y la carta de despido de la empresa, o la sociedad, la tienes esperándote.

No hay una empresa, o persona, que nos premie por fracasar. Y cuando lo hacemos, nuestra actitud de innovación, motivación, desaparece.. Ya no queremos superarnos, ya no queremos conseguir sueños, porque tenemos miedos a las consecuencias.

¿Qué pasaría si también instruyéramos a nuestra actitud ante el fracaso? ¿Qué pasa si nos premiaran por decir NO a un proyecto, porque su emoción y razón dicen que no tiene futuro? ¿Qué pasaría si a una actitud de optimismo ilimitado le inyectáramos también un poco de escepticismo entusiasta?

Nos venden que tenemos que tener una actitud ilimitada rayando la locura ante la vida. Pero nos damos cuenta, que a la primera caída, tiramos la toalla. Tenemos miedo a fracasar, es el Monstruo de las Galletas.

Todos queremos ser audaces, valientes, crear proyectos innovadores, queremos, pero tenemos miedo al fracaso. Falla nuestra actitud, porque no integramos el fracaso en ella. Porque no queremos aprender de algo negativo. Porque no queremos verlo desde otra perspectiva.

Falla nuestra actitud, porque el optimismo y el escepticismo no hacemos porque se lleven bien.

Conseguirás de verdad cambiar tu vida, cuando en tu actitud, también sepas que los errores, te pueden dar beneficios. Mientras tanto seguirás amando tu rutina y no querrás nadie la toque.

La mejor venganza es vivir la vida con actitud. (Positiva, claro está) ¿Qué ha pasado en tu vida cuando has dicho YO PUEDO?.

Anuncios

4 Responses to ¿Lo más importante? Tus “Yo puedo”.

  1. Reblogueó esto en Antonio Lamadridy comentado:
    Muy muy bueno

  2. Van says:

    Que fuerte es leerlo me tocó muy de cerca sobre todo porque soy muy temerosa de todo!!y es cierto y real que el miedo gobierna todos los campos de desarrollo,hay que trabajarlo mucho para superarlo, sino te deja inmóvil y muchas cosas que uno anhela sin vivirlas,sin experimentarlas por temor a fracasar.Gracias por compartirlo.Saludos!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: