¡¡Lo que aprendes de un enfado!!

Nunca me enfado por lo que la gente me pide sino por lo que me niega”  decía Antonio Canovas del Castillo.

EnfadoEstoy enfadado.

Empiezo el día muy bien. Más cabreado que la moto de un hippie. 

Y la verdad que es muy raro en mí. Me cuesta enfadarme, pero hoy estoy como para que me digan algo.  Y lo primero que te dicen en un momento así: “ Pues no será para tanto”… En esos momentos, mi nivel de enfado aún ha aumentado un poco más.

Seguro que querréis saber el motivo de mi enfado. Que una persona que se dedique a la motivación esté enfadada, tiene que ser algo importante y gordo…¿La verdad? Sé que cuando acabe de escribir este artículo se me he habrá pasado…

Y la verdad que me gusta estar enfadado. Sentir la rabia por mis venas, que salga la frustración por mi pelo y de vez en cuando gritar bailando encima de mi cama… Algunos si me vieran pensarían que estoy loco, pero la verdad, que estar enfadado, ayuda.

En una sociedad, en la que hay que estar siempre sonriendo, motivado, siempre con ilusión por las cosas, parece que estar enfadado, es tener la peor enfermedad que uno puede padecer.

¿Qué pasa? ¿Qué tenemos que bloquear las demás emociones? ¿Solo la felicidad puede estar en nuestra vida?

No estoy diciendo que nos volvamos todos unos cascarrabias, para nada. Pero que de vez en cuando, que corra por nuestras venas, el enfado, es bueno.

¿Por qué nos cabreamos?

No por la situación que estemos viviendo, sino porque estamos enfadados con nosotros mismos. Y ese enfado, le ponemos el nombre de ira, cabreado o como tú quieras.

No hay que rebozarse en ella, sino pienso, que la tenemos que utilizar, como el medio que nos ayude a transformarnos.

¿Qué hizo Martin Luther King con la ira de sus compañeros? Transformarla en un medio para ganar los derechos de los afroamericanos en los USA. Pero en estos momentos, la ira se relaciona con la violencia, y no tendría que ser así.

Después de gritar en medio del parque, de bailar encima de la cama oyendo a tu grupo favorito o romper cientos de folios y tirarlos por la ventana……

¡¡QUE A GUSTO TE QUEDAS HACIENDO ESAS COSAS!! ¿Me recomiendas alguna que te haga efecto?

Pregúntate, ¿Por qué estás así? ¿Qué sientes? ¿Qué han dañado dentro de ti que te gustaría  restituyeran?

Cuando estamos enfadados, estamos preocupados. Estamos enfadados con la otra persona, porque queremos que cambie de actitud, estamos enfadados con nuestra pareja, porque vemos que por ese camino no va, estamos enfadados con la sociedad porque vemos que se conduce al abismo..

El enfado,  es pre-ocupación por la otra persona, en la mayoría de las situaciones.

¿O es que tu madre cuando no se enfadaba contigo no veías que se estaba preocupando de tus acciones?. Aunque luego te tirase la zapatilla desde el pasillo hacia ti, pero lo hacía.

Estaba velando por nosotros a través de su cabreo con nosotros.

Después de haber gritado y soltado nuestras emociones, mírate al espejo y pregúntate por qué estas así.

¿Estas así por que la otra persona no  te entiende? ¿Por qué no van las cosas como tú querrías? ¿Por qué esa chica no te hace caso? ¿Estás enfadado con esa persona, pero en el fondo te cabreas contigo mismo?

Si respondemos a estas preguntas, nos daremos cuenta, que la otra persona, en muchas ocasiones, no es responsable con sus actos o no actos, sino hay algo dentro de nosotros, que nos ha hecho saltar así.

Pero es mejor echarle la culpa a los demás, que mirarnos a nosotros mismos.

EnfadoNo estoy diciendo que si te parten la cara o te despiden, no te enfades, claro esta, pero también asumas en algunas situaciones, que si reaccionas de forma desorbitada, es algo que hay dentro de ti, que tienes que solucionar.

La ira, el enfado, es puro fuego, y muchas veces, sacarlo por la boca, es necesario y muy recomendable.

El enfado, te hace darte cuenta de por qué reaccionas de esa manera. Te hace descubrirte y ver cosas que hasta ahora no veías o no querías ver.

Pero el enfado no viene de ese momento y de repente, saltas Ya viene de atrás.

Nos han enseñado que tenemos que reprimir nuestras emociones, sobre todo las “negativas”. No decirlas, comérnoslas, es lo mejor… Así reaccionas de una forma desairada cuando mucho antes, podrías haber dicho qué te pasaba y solucionarlo de mejores maneras.

Así que pide perdón, y di de una vez qué te pasa con el corazón.

Utilizar esas respuestas sinceras, es el camino a tu revolución.

¿He saltado por que esa chica me importa? La siguiente acción es decirle lo que siento y no reprimir mis sentimientos , para no volverme a enfadar.

¿Me he enfadado conmigo mismo porque no salen las cosas? Quizá tengas que ser flexible y hacerlas de otra manera.

¿Me he enfadado con mi pareja? Será el momento de ver qué está pasando entre vosotros y solucionarlo, para un futuro mejor.

Me gusta enfadarme, porque siempre veo algo que no veía hasta entonces.

Y en esta ocasión también ha pasado. Sentimientos que pensaba que no tenía, oportunidades que no quiero alcanzar y situaciones que tengo que dejar marchar, entre otras cosas…

Saltar encima de la cama oyendo  Nirvana, me ha ayudado a observar, no a ver como estaba haciendo.

Así que recuerda:

.- Enfadarse es bueno, pero si tiene un fin positivo.

.- La ira es el motor transformador para tu revolución.

.- Antes de explotar de forma airada, expresa tus sentimientos en todo momento.

.- Y cómprate una cama con unos buenos muelles, por si acaso.

¿Reprimes tus emociones? ¿No te gusta enfadarte? ¿Por qué? ¿Qué produce la ira en ti?

PD. Estoy menos enfadado que cuando empecé a escribir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: