¿Mentiras? Todos hemos mentido alguna vez en la vida..

“Si vas a mentirte, asegúrate de tener todos los cabos atados .De lo contrario, alguno de ellos podría darte en las narices”

MentirasTodos hemos mentido alguna vez en la vida.

Y hoy, ¿lo has hecho? ¿Has dicho alguna mentira, aunque sea piadosa?

Hay mentiras piadosas, hay medias verdades, silencios que resuenan más que una verdad, y hay mentiras que nos comemos dobladas…

Muchos dirán que una buena mentira, es mucho mejor que una verdad a la cara. Otros que prefieren siempre ir con la verdad por delante que una mentira que lo lleve a un mundo “irreal”…

Pero en definitiva, TODOS hemos mentido alguna vez, TODOS hemos recibido alguna mentira.

¿POR QUÉ MENTIMOS?

Porque tenemos miedo a mostrarnos como somos.

¿Por qué mientes ante esa infidelidad? ¿Por qué mientes ante tu condición sexual? ¿Por qué mientes sobre tus deseos? ¿Por qué mientes cuando dices que NO sientes nada por esa persona, cuando es que SI?

Porque tenemos miedo a mostrarnos a los demás, porque tenemos miedo a las represalias.

Vivimos en una sociedad del miedo. El miedo que nos inculcan, que ante la mera posibilidad de pensar que podemos hacer las cosas de otra manera, de que podamos ser nosotros mismos.. Nos atengamos a las consecuencias.

De pequeños, papa y mama, nos han enseñado que mentir es malo. Que siempre tenemos que decir la verdad, pero es desde esa parte de nuestra vida, cuando nos damos cuenta, que es mejor mentir, que decir la verdad.

¿O es que nadie ha hecho una trastada y cuando le han preguntado, ante el miedo a las represalias familiares, le ha hecho la culpa a su perro o a su hermano pequeño que todavía no puede defenderse?

Seamos sinceros, por favor.

La única manera de alcanzar un “poder social”, es teniendo un “poder” personal. Y mintiéndote a ti mismo, ni el poder del mando de televisión, tendremos.

En la juventud mentimos en relación a nuestras hazañas amorosas, no decimos la verdad en cuestión a lo que deseamos estudiar, o hacia nuestros sentimientos. Y llega la gran esperada madurez.

Seamos sinceros… Mentimos como bellacos y principalmente, NOS MENTIMOS A NOSOTROS MISMOS.

¡¡Y ASÍ NOS VA!!

Nos mentimos, porque queremos que el “papel” que tenemos creado delante de los demás, siga así durante mucho tiempo. Creemos que esta mascara nos salvará de posibles problemas, cuando en realidad, nos está oprimiendo por dentro.

¿Quién no ha tenido conversaciones de este estilo?

.- Cuando le preguntamos a una persona como estaba. Y pasado unos días enterarte que tiene una enfermedad, separación o problemas diversos. Cuando la respuesta que recibimos es una contestación de que se encontraba muy bien.

.- Cuando le preguntamos a una persona como va su proyecto empresarial y mientras se le llena la boca de sueños, ilusiones…saber días después que había cerrado su empresa hacia meses..

¿Qué nos pasa?

QUE NOS DA VERGÜENZA MOSTRAR QUIENES SOMOS, LO QUE ESTAMOS VIVIENDO… En definitiva, que creemos que es mejor PARECER que SER.

También entiendo que en un mundo, en el que el “más sensible”, el que reconoce “ que todavía no ha triunfado” o no tiene “pareja” pasada una cierta edad, es considerado de “raro”, nos ocultemos en mascaras, para no sufrir la ira de la sociedad.

Lo puedo llegar a entender, como una forma de defensa. Una forma de defensa, pero en la cual nosotros antes, hemos sido y seremos COHERENTES con nosotros mismo.

¿Qué quiero decir?

mentirasNo es lo mismo como nos relacionamos con nuestros padres, amigos, pareja o amigos del trabajo. A cada uno le damos una cosa, le contamos una cosa, no hablamos de unos temas determinados, pero SIEMPRE tenemos que ser NOSOTROS MISMOS.  No con todo el mundo actuamos de la misma manera, pero eso no quiere decir que nos mintamos o mintamos.

¿Por qué mentimos? Porque no somos COHERENTES.

Si sabes que lo estás haciendo mal, ¿Por qué te mientes? Si sabes que no es el camino correcto, ¿Por qué te mientes? Si sabes que no lo has conseguido, ¿Por qué dices que SI?..

Aún sabiendo que está mal como te tratas, sigues mintiéndote, porque ganarás más yendo de víctima, que empezando a trabajar por ti mismo, para modificar la situación.

Ser coherente con uno mismo, es:

.- Ver la realidad. NO desde nuestros ojos, sino desde tu corazón.

.- Es aceptar todas las acciones realizadas y no hechas, hasta la fecha. Y no fustigarse por ello, aprender el motivo por el cual las realizaste y aprender de las mismas, para el presente y futuro. Aprender de nuestros errores, fracasos, CAGADAS, porque en la vida todos la CAGAMOS.

.- Y es empezar a preguntarse uno mismo: ¿Quién soy yo?. No esperes que la respuesta definitiva sea rápida, te costará toda tu vida..Pero el viaje será increíble, te lo prometo.

Pero ya viendo el trabajo que es ser coherente, nos ponemos a sudar y a desechar la idea. Mucho mejor mentirnos, mentir, que nos vean como una víctima, que se crean quienes somos, que nos produce más beneficios, que perjuicios…POR AHORA.

Tampoco estoy diciendo, que ahora nos dediquemos a ser como “ametralladoras de la verdad” y no paremos de decir todo lo que sintamos, queramos en todo momento…UN POCO DE POR FAVOR, que seguro que alguna conflicto familiar o sentimental por “ no entender” este artículo, provocaría.

Mentirnos a nosotros mismos es creer, de verdad, que la culpa que no estemos consiguiendo lo que siempre habíamos soñado en la vida, es de los demás, cuando no es así. ES NUESTRA CULPA.

Cuando dejar de mentirte, es empezar a coger las riendas de tu vida. Es empezar a conocerte, a hacerte tu propio amigo y empezar la relación más bonita que una persona puede tener, que es con uno mismo.

Y esa transformación que hay dentro de ti, se produce también en el exterior.

.- Ves a los demás, como son, no como querías que fueran. Y así los quieres. O también los sacas de tu vida.

.- Sientes en ti eso que siempre ibas buscando, la felicidad. Estaba dentro de ti, pero al mentirte, pensabas que estaba fuera. ¡¡QUÉ CONFUNDIDOS ESTAMOS!!.

.- Sientes que la vida, no es ni pasado, ni futuro, sino solamente PRESENTE. Y es lo que vives. Y mientras los demás lo desaprovechan, mintiendo, mintiéndose…tú lo vives, lo experimentas, aprendes de él.

.- Simplemente, aquellas cosas que te preocupaban..te parecerán una “chiquillada” por la que te dabas mucho mal…Ahora te centras en lo que realmente te importa y ¿lo demás? Pasa a ser secundario.

Dejemos de mentirnos. Tienes miedo a la esencia que hay en nosotros, y te aseguro que es la única que hay en el mundo.

Dejemonos de mentirnos y empecemos a querernos a nosotros mismos. El cambio es y nos será espectacular.

¿Cuántas veces te has mentido hoy?

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: