El sindrome del Impostor.

Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia” decía R.Kipling

sindrome impostor¿Me crees si te dijera que muchas personas, tras alcanzar sus sueños, se sienten que están mintiendo a los demás?. ¿Me creerías, al saber, que se sienten unos impostores con ellos mismos y con los demás?

Es lo que se llama el SÍNDROME DEL IMPOSTOR.

¿De qué trata?

Son personas que permanecen convencidas de que son un fraude y no merecen el éxito que han conseguido.

¿Qué paradoja conseguir lo que siempre has soñado y en vez de disfrutarlo, pensar que eres un fraude, verdad?

Pues suele pasar más de lo que nos imaginamos.

Así piensan los “impostores:

¿Cómo puedo yo ahora dirigir la empresa de mis sueños, a personas que son mucho mayor que yo? No me harán caso.. No puedo conseguir el título con el que siempre soñé , nadie me tendrá en cuenta..No me merezco este éxito, vengo de una familia muy humilde… Nadie me va a creer, nadie va a seguirme, todos piensan que soy un impostor”.

¿Por qué lo pensamos?

Porque a pesar del esfuerzo, a pesar de las circunstancias desde las que empezamos y donde estamos ahora, a pesar de las horas sin dormir, de las caídas, lloros en soledad.. CREEMOS QUE NO SOMOS DIGNOS DEL ÉXITO QUE HEMOS CONSEGUIDO.

Sentimos que el éxito solamente lo alcanzan con un talento especial, que han nacido con una flor debajo del culo, tienen padrinos o una familia muy acaudalada.

¿Pero nosotros? ¿Podemos merecernos un éxito con el que habíamos soñado?

Aunque era lo que queríamos, acaba saliendo por nuestra boca: “No me lo merezco, soy un impostor”.

¿Por qué?

Porque vivimos en un mundo en el que el poder social ( las apariencias, el estatus..) es mucho más importante que el poder personal ( autoestima, confianza, estabilidad emocional..)..

¿Y qué pasa?

Que cuando llegamos a la meta de nuestros sueños, suele haber una descompensación entre el poder social y el personal, queriendo siempre que gane más el primero que el segundo. Cuando en realidad tendría que haber un equilibrio entre ambos.

Cuando nos proponemos algo, o nos proponen algo, soñamos con lo que nos supondrá conseguirlo, éxito, fama, triunfos, que la gente nos conozca…Y cuando hemos llegado, ¿Qué pasa?

Que no hemos trabajado nuestra autoestima, que no queremos darnos cuenta de lo que hemos conseguido, porque hay gente que está a nuestro alrededor, con más dinero, más fama, con más seguidores que nosotros.

¿Y qué hacemos nosotros? En vez de disfrutar de lo conseguido, de sentir que somos capaces de conseguir lo que nos propongamos…sentimos que somos unos impostores, porque nos creemos que no somos “aptos” para el nivel al que hemos llegado.

ANTES DE SEGUIR PENSANDO ESO, PARATE.

Mira atrás y date cuenta de todo lo que has conseguido. Mira los esfuerzos realizados, mira las caídas que has tenido y como te has levantado. Siéntete orgulloso de todo lo que has hecho.  Es con lo que soñabas y ahí lo tienes.

Y date el capricho de disfrutarlo. Lo has conseguido, ahora vive, celebrarlo, y mira al frente, con orgullo de saber que si quieres puedes. Que tú eres el dueño de tus circunstancias.

Solamente tienes que pararte y ver de lo que has sido capaz, pero nunca olvidar una cosa, ESOS MIEDOS QUE TIENES, ESOS “QUIZA PIENSEN QUE..DIGAN QUE..”….puras invenciones de tu cerebro ante una situación nueva, que crees que no podrás dominar, pero que si es tu sueño, lo harás.

Y si alguien piensa eso de ti, QUE TE LA BUFE.

También quería hablar de otro tipo de impostor. Esos que nos encontramos en nuestra vida personal y profesional. Esos que aparentan una cosa y detrás, solamente hay humo.

lisindrome impostorHe conocido muchos profesionales “de elite”, que acaban siendo unos impostores. Dicen ser una cosa, y luego no viven de lo que exhiben a bombo y platillo… Promulgan unos valores, una imagen, un algo que no se yo, que nos deja a todos asombrados… Pero no es la primera ni será la última vez que oiga, entre bambalinas: “Me han ofrecido un trabajo, del que de verdad, no tengo ni idea, pero tengo que aparentar que sí, porque si no, mi marca se irá por la ventana”. Cuando esas personas promulgan, profesionalidad, valores, coherencia, emprendimiento, éxito y lo único que hacen, es agarrarse a un clavo ardiendo  y si es pidiendo favores, mejor.

Contratamos por el nombre, y despedimos por los resultados. ¿No sería mejor contratar por los resultados y despedir (en el que caso que hiciera falta, por el nombre, y no por la marca)?

También nos encontramos con impostores en nuestra vida personal o sentimental. Personas que nos hacen creer que por fin, eso con lo que tanto soñábamos, ese amor o amistad que nos haga que la vida sea más fácil, hasta ahora.

Y cuando nos damos cuenta que son humos tóxicos…Ya es demasiado tarde.

No te arrepientas de nada, porque hasta las malas personas, nos dan experiencias de las que aprender.

¿Qué tenemos que hacer antes de encontrarnos a una persona de este estilo?

.- Saber que nada ni nadie, puede traerte la luna en menos de 5 minutos. Sólo tú puedes ir hacia ella. Que no te vendan la burra.

.- Y para no caer en una “venta ficticia” de amor o amistad, tienes que tener tu poder personal. Tienes que saber quién eres, que quieres, y que NO en la vida. Cuando eres dueño de ti mismo, sabes que nadie te va a dar un Ferrari a cambio de su utilitario.

.- Cuando más confíes en ti mismo, en tu instinto, menos se te acercaran. Y cuando los veas, te darás cuenta, que sobreviven por y para su máscara, y no viven para su alma.

.- Si has llegado a tu éxito, DISFRUTALO. Y que dicha meta, haga aumentar la confianza en ti, que te haga ver que si quieres puedes. Pero sobre todo, que si has llegado hasta ahí, es porque la vida te ha recompensado por los esfuerzos realizados. Y si alguien te dice algo, QUE MIRE COMO ES SÓLO EL PRINCIPIO DEL COMIENZO.

Así que por favor, no eres un impostor si has luchado por tu sueño y has sido coherente contigo mismo. Lo has conseguido tú, con tu sudor y lagrimas. Y por eso tiene que estar muy orgulloso de ello. Felicidades y disfrútalo.

¿Contra los impostores de humo? CONFIANZA EN UNO MISMO.

¿Crees que eres un impostor en la situación que tú mismo has conseguido? ¿Por qué? ¿Con cuántos impostores te relacionas al cabo del día?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: