Querida Rutina:

El hombre clásico es tan solo un manojo de rutina, ideas y tradición” decía Bruce Lee.

rutinaEl mundo no se divide entre los fans de David Bisbal y David Bustamante. Entre los seguidores del Real Madrid o del Barcelona, entre los de la Pantoja o Rocío Jurado.

Estamos muy confundidos.

El mundo se divide entre los que ODIAN la rutina y los que la AMAN.

Somos incoherentes por naturaleza. Amamos volver a la rutina después de unos días de vacaciones y al día siguiente, estamos deseando volver a las vacaciones, porque la rutina no nos gusta.

Nuestro cerebro ama la rutina, el saber que tiene que hacer desde que se levanta hasta que se acuesta. Ama la seguridad, la rutina. Porque para eso ha sido creado, para proporcionarnos seguridad.

Y está bien, eso de saber que tenemos que hacer. Porque es el foco, la herramienta esencial para el éxito.

¿Pero cuando empezamos a enfadarnos al nombrar la rutina?

No cuando sabes qué tenemos que hacer, sino cuando NO sabemos PORQUE tenemos que hacerlo. Y peor aún, sabiendo que NO queremos hacerlo, lo hacemos mientras añoramos lo que SI querríamos hacer.

Me explico:

Odiamos la rutina del trabajo, de nuestra pareja, porque en el fondo sabemos que no es lo que queremos…Nos cansamos de ser siempre lo mismo, de las mismas personas, pero lo peor de todo que sabemos la respuesta a esta pregunta:

Si no estuvieras haciendo lo que estás haciendo todos los días, ¿Qué te motivaría hacer?

A todos se nos ilumina la mirada, porque sabemos la respuesta.

Otra cosa es que pongamos sonido a esos pensamientos. Y todo porque…

¡¡TENEMOS MIEDO A DAR UN PASO ADELANTE HACIA LO QUE NOS APASIONA DE VERDAD!!!

¡¡TENEMOS MIEDO A SER NOSOTROS MISMOS, A REALIZARNOS!!

Al instante que nos viene ese pensamiento, nos entra por el cuerpo un escalofrió que quiere decirnos dos cosas. Como nos sentiríamos si diéramos ese paso y al instante, otro escalofrío más fuerte, nos advierte: “Déjate de tonterías, que jamás lo vas a conseguir…y sabes que defraudarías a mucha gente”.

Sin embargo, siempre optamos por el último escalofrió, el que nos dice que nos dejemos de locuras, y sigamos haciendo lo que tenemos previsto en la agenda.

A través de Liderazgo Canalla, libro que sale en días y el siguiente que estoy escribiendo, me he dado cuenta, que los seres humanos, adaptamos siempre el significado negativo de las palabras.

Rutina, según la R.A.E es “Costumbre o hábito adquirido de hacer las cosas por mera practica y de manera más o menos automática” Pero la 2º acepción dice “Secuencia invariable de instrucciones que forma parte de un programa y se puede utilizar repetidamente”.

Ante esos significados, ¿Qué actitud toman la gente de éxito?

.-Pensamos en los hábitos, y ya nos viene el hábito de fumar, de ir los domingos a comer a casa de la suegra, de aguantar los despertares de nuestro jefe, … Y creemos que haciéndolo conseguiremos el éxito. Más bien nos llevan a la ruina y peor aún sabiéndolo que lo único que nos producen son urticarias.

¿Qué pasaría si nuestra rutina estuviera integrada por hábitos que nos hacen bien, que nos motivan y alientan? ¿A qué ya no es lo mismo?

Empecemos por la actitud que tenemos frente a la vida, seguido por los pensamientos que salen de nuestra cabeza y después por la orientación de nuestros pasos…Y nos daremos cuenta, que estamos cambiando nuestros hábitos. Estaremos viviendo una rutina que nos motiva.

Porque la gente de éxito, se basa en hábitos. Hábitos que le motiven, alienten, les propulse y les saque una sonrisa, no un lloro o una frustración. Por eso la rutina les motiva, porque saben que de manera automática, les van a llevar hacia sus sueños, como antes ya les ha ocurrido.

Vivamos en una rutina que no nos mate, y si que nos MOTIVE.

rutinaCuando nos dicen una “secuencia invariable de instrucciones..” ya empezamos a temblar. Nos imaginamos que nos encontramos ante el Sargento de Hierro, que nos va a ordenar hacer tal cosa, teniéndola que hacer a disgusto.

Hacemos las cosas a disgusto porque creemos que debemos hacerlas así, ya que si no las consecuencias, como ser expulsados del rebaño, recibir NOES de las personas que queremos, no son muy motivantes.

¿Pero qué pasa cuando repetimos un programa que a nosotros nos motiva?

Que no lo consideramos como algo que nos lastre, que nos vaya a costar o vayamos a sufrir haciéndolo.

¿Te costaría levantarte, dormir pocas horas, o esforzarte hasta la extenuación en un programa que sabes que te puede proporcionar lo que siempre has soñado?

No te importaría nada, sino que firmarías donde fuera, para vivirlo, todo sabiendo que te enfocará hacia donde tú quieres, hacia tu meta.

¿A qué creías que la rutina era algo que te lastraba, triste y frustrante? ¿Ves cómo la gente de éxito ama la rutina?

La única diferencia, es el fin para el cual la utilizan.

Y tú, ¿Hacia dónde te lleva tu rutina? ¿Hacia dónde querrías te llevará de verdad?

Anuncios

2 Responses to Querida Rutina:

  1. Fantástico artículo. De hecho llevaba toda la tarde del domingo vagueando, aun sabiendo que tengo que escribir algunas páginas de un nuevo libro que tengo que lanzar en Mayo, pero me costaba levantarme del sillón. ¡Canalla! me has obligado a ponerme delante del ordenador y proseguir con mi trabajo. ¡Con lo tranqulito que estaba yo tirado encima de los cojines.!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: