¡¡Las culturas se crean tras las puertas¡¡

La innovación no es cuestión de dinero, es cuestión de personas” decía Steve Jobs

Revolución digital, employer Branding, Management, Amistad, Felicidad, Gurú, Zona de confort, Motivación, propósito, misión… nos pasamos el día hablando de terminología, que simplemente de pensar en ella, se nos ponen los pelos de punta.

Si les preguntáramos tanto a profesionales, como a personas de a pie, que significan muchas de las palabras que utilizan, se encogerían de hombros y dirían: “Es que yo…”.

Señores, hacemos las cosas por imitación. Si nuestro amigo va a una conferencia, nosotros vamos, no vaya a ser que sea un puntazo y me lo pierda, aunque no entienda nada…Si la competencia se cambia el nombre del Departamento de Recursos Humanos, nosotros vamos detrás como un niño y un helado, a cambiarlo..

Pero si les preguntáramos, ¿Por qué lo hacen? Responderían: “Es que parece ser la moda…”.

Sin embargo, tras cerrar la puerta de nuestra casa, de nuestra empresa, todos amamos con locura a la burocracia, a la rutina, entrándonos urticaria cada vez que pensamos en innovación o de cambios.

Es tras cerrar la puerta, cuando realmente se descubre y descubrimos, cual es la cultura por la cual nos regimos, de verdad, no cara al público.

¿Cómo podemos hablar de una evolución de la sociedad, a través de la cultura, cuando la misma, las costumbres que se tienen no se quieren cambiar?

La R.A.E define la cultura como: “Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grados de desarrollo.. En una época, grupo social.”

Tras cerrar la puerta, escuchas que no piensan invertir dinero en ese invento nuevo del que habla todo el mundo, que las cosas siempre se han hecho de una manera y así se van a seguir haciendo, o estamos mintiendo a la familia, sólo para que las apariencias sigan intactas.

Seamos CLAROS, no nos gusta cambiar nuestros estilos de vida. Estamos muy a gusto con quienes somos, por mucho que gritemos a los 4 vientos que somos la revolución en nuestro campo profesional o que somos personas claras, limpias y profesionales.

Eso lo hacemos cara al público, para ganarnos a posibles talentos para nuestras empresas, para embaucar a la chica que tanto nos gusta, o para tener contentos a la familia.

En un mundo donde estamos interconectados, y la competencia nos puede llegar de cualquier lado inesperado, nuestra conducta siempre será de la imitación, “ No vaya a ser que surja efecto y nos retrasemos más… No vaya a ser que no me haga caso y la liemos…”

Pero en el fondo, el ser humano, es un animal de costumbres, que anhelas innovaciones, pero que les tiene pavor.

Es como Frank de la Jungla, él siempre va por delante en la búsqueda del tigre de bengala, mientras los cámaras lo intentan seguir grabando como pueden, sus peripecias.

Así somos los seres humanos, esperamos y deseamos que alguien del primer paso hacia esos avances que queremos, pero mientras tanto nos atrincheramos en nuestro despacho, viendo que sucede mientras tanto en su aventura. Porque si lo consigue, seguiremos su camino, y si no, estaremos viéndolo calentitos y con las zapatillas de estar por casa, riéndonos de él, diciendo : “Si ya te lo dije yo, que como mis métodos no hay nada mejor…”.

Es en la intimida del despacho de una persona, en el de su casa, cuando conoces de verdad, cual es la cultura que rige a esa organización o persona.

Si queremos cambiar de verdad, la cultura que nos rige, tenemos que empezar por transformar los valores que nos guían en este momento.

¿Por qué? Porque la cultura es uno de los pilares básico, en los que se asienta siempre una sociedad.

Una cultura es lo que diferencia a una empresa o persona, de salir más fortalecidos de una crisis, de impulsar a sus integrantes a ser creativos, innovadores, emprendedores o vivir en la envidia, frustración y negación

Asi que empecemos por ser COHERENTES. Dejemos atrás esas frases tan “guais” que cuelgan en nuestros despachos, en las que dicen que queremos lo mejor para nuestros trabajadores y en la que nos identificamos con las necesidades de nuestros clientes, cuando en realidad, no escuchas a nadie, excepto a ti mismo.

Deja atrás las buenas intenciones “copiadas” de otros, y describe las tuyas propias. Así la gente ya sabrá nada más empezar, con qué se enfrenta cuando te conozcan.

Nútrela de VALORES. Los valores son los bastones que necesitamos para caminar, para cuando tenemos un problema o cómo actuar ante una oportunidad.

En una sociedad, en lo que importa es la apariencia, subirse a los carros de la novedad aunque no vayamos a provocarlos, cuando surgen problemas, sálvese el culo quien pueda brilla de forma radiante, copio artículos como si fueran míos o títulos de conferencias de otras personas, compro seguidores para aparentar que soy un experto cuando luego nadie comparte mis contenidos, o las cosas se hacen como yo lo hago y tus ideas me las paso por ahí mismo… Los valores brillan por su ausencia

¿Cómo es una cultura empresarial y personal Canalla?

.- Los lemas solo surtirán efecto, si antes los hechos, están acordes con los mismos.

.-No cortes la cabeza de aquel que piensas que te puede superar, aliéntalo, motívalo. Porque seguramente acabarás trabajando para él, en cualquier momento.

.- No quieras aparentar algo que no quieres ni sabes que eres. Te pillaran antes que a un 600.

.- Las fotos en Facebook, la web súper cara que te has gastado, eso es imagen, no cultura empresarial. Sino pregúntale a tu secretaria como se siente cada vez que le das un bufido con tus contestaciones mientras hablas de que tu empresa se pre-ocupa por los trabajadores.

.- Comprométete a liderar una cultura fuerte  y flexible, porque cuando se esté resquebrajando y no hagas nada, para solucionarlo, te aseguro que por mucho que hables por tu boca, la gente no te hará caso.

.- Quieras o no, es hora de decir adiós a la burocracia, a los viejos métodos a la rutina y decir si, a los cambios, porque eso es la vida. CAMBIO. Únete a ellos o saldrás devorado por los mismos.  Deja de pensar que las cosas siempre se harán a tu manera, y piensa que hay detrás de ese miedo. Siempre hay más aprendizajes, beneficios que perdidas.

Si de verdad queremos una cultura nueva que nos rija, preguntémonos de verdad si la queremos a tumba abierta o tenemos miedo. Porque si de verdad, damos el paso adelante, los resultados serán mucho más rápidos y satisfactorios.

Tras la puerta de tu casa, de tu empresa, ¿Qué cultura nos encontraríamos?

El próximo día 23 de Marzo, estaré en Valencia, presentando Liderazgo Canalla, gracias a Esnie. Si queréis acudir, mandarme email.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: