¿Te involucras?

No cometas el error de suponer que alguien no quiere involucrarse, mientras no se lo hayas pedido” decía Rick Warren

Como estamos viendo, principalmente, en la actualidad, el sueño de todo líder, más bien fanático, es que te involucres en sus locuras.

Que te involucres en su sueño.

Que te involucres en su camino hacia revolución.

Que te involucres en su equipo y en su filosofía de vida.

Pero también, durante el día nos están pidiendo que nos involucremos en relaciones de parejas que no vemos, en amistades que en el fondo sabemos que son toxicas, en ofertas de empleo que no nos llevaran a ningún lado o en una relación con el banco que durara para toda la vida, con pocas satisfacciones por medio.

Tenemos que estar siempre involucrados en algo. En lo que sea, donde sea, porque si no, nos estarán diciendo los demás, que somos unos dejados, egoístas o que no nos preocupamos por nada. Que nada nos importa porque no nos involucramos con alguna causa, con una relación, con una hipoteca.

Involucrar según la R.A.E es “Abarcar, incluir…Complicar a alguien en un asunto, comprometiéndolo en él…”

¿Qué se desprende de estas definiciones?

.- Si veo que alguien me quiere complicar en un asunto, te aseguro que saldré corriendo más rápido que el coyote lo hacía cuando el correcaminos le quería hacer un “regalo” envenenado.

.- Si alguien me quiere comprometer en su asunto, en esta sociedad, lo hará de todas las maneras posibles, para “convencernos” que lo mejor es “estar con él”. Aquí empieza a hacer su trabajo, la manipulación, la persuasión, sin decirnos siempre toda la verdad para adentrarnos en dicho asunto.

.- Abarcar, es incluir. ¿Dónde queda aquí la individualidad de la personas? ¿Dónde queda la libertad de expresión? Estamos creando nuevos “rebaños” que si no te integras en ellos, serás considerado como un “raro” o un “canalla de los malos”.

Yo me pregunto: Si quieres involucrar a personas en tu proyecto, en tu relación, ¿Hay que comprometerlo? ¿Hay que complicarlo? Creo que los resultados serán nefastos.

Y normalmente acabamos incluyéndonos en esos asuntos, porque no vayan a pensar que somos unos raros o “independentistas radicales” sobre la humanidad ..Así que acabamos conformándonos con el nuevo “status quo” que nos recomiendan y para adelante.

Porque es peor las consecuencias de no entrar, que de entrar. Nos dejamos “ganar” a través de la lógica.

Por lo tanto nos dejamos llevar por la lógica impuesta. La lógica nos dice que a cierta edad tenemos que tener una pareja, un par de hijos, un trabajo y formar parte de equipos de trabajo, deportes o amigos.

Mucho involucrar, mucha velocidad por comprometer, ansias por conseguir resultados lo más pronto posible, opacidad a la hora de contar toda la verdad del proyecto o por aparentar ser algo que en el fondo no eres,…pero

¿Qué pasaría si promulgáramos por la libertad y las emociones?

Que cada persona se sienta LIBRE de involucrarse en lo que sienta que tiene que hacerlo. Y no en lo que la sociedad, la empresa o circunstancias exteriores, le recomienden.

Cuando una persona por iniciativa propia, se introduce en el proyecto, equipo, reto que sea:

.- Se compromete con él y con ella misma hasta las últimas consecuencias

Se guía por su propósito en la vida. Su motivación es real y no irreal. No necesitas motivarla con artimañas, la lleva incorporada de serie. Le está inspirando el líder del mismo o la persona por el proyecto, lo que va a suponer, que su compromiso sea total desde el principio. Porque la persona se ha mostrado sin dobleces ni ocultismos.

.- Al comprometerse y saber la verdad, la productividad y talentos se multiplican.

Luchara por el proyecto hasta las últimas consecuencias. Hará lo que sea porque salga para adelante. Y por el camino irá descubriéndose de que es capaz. Innovará, será creativo y promulgará que todo sea más fácil.

Porque innovar, es solamente sentir que a esa persona se le tiene en cuenta.

Y si se le tiene en cuenta, es porqué la relación desde el principio ha sido clara, limpia y sin imposiciones o miedos, por ninguna parte.

No involucramos, AVASALLAMOS.

No involucramos, ni queremos saber qué talentos, que personalidad tiene esa persona. Sin saber de verdad, qué nos puede aportar en el camino que vamos a emprender.

¿O es que no te has/han involucrado en alguna relación y pasado el tiempo, te has dado cuenta que ni sabias quien era la persona, lo que aportaba a la relación?

Todo por miedo, por aparentar, por alcanzar metas

Me encantan los cursos de liderazgo, motivación e innovación que hay en el mercado.

Todos tienen el propósito que tras realizar el taller, tus empleados te sigan como “perritos falderos”. ¿Y qué pasa pasado un tiempo?

Que no lo hacen.

Se cree que a través de planes de gamificación ( a jugar todos ), de employer Branding, incentivos, conciliación familiar…todos estarán involucrados en nuestros deseos y propósitos.. Pero llegamos a final de año, y cuando hacemos una auditoria, vemos que se nos ha ido el 10% de la gente, nos echamos las manos a la cabeza pensando qué ha pasado.

Que hemos basado nuestro día a día en TEORIAS FASHION DEL DESARROLLO PERSONAL, DEL MANAGEMENT O DEL COACHING, que nos han dicho que dan resultados fáciles, inmediatos y “sin esfuerzo”.

¿Qué ha fallado?

Que nos hemos olvidado que son PERSONAS quienes lideramos, quienes ESTÁN a nuestro lado o quien duerme a nuestro lado, y no NÚMEROS.

¿O no pasa cuando vivimos 1 crisis? Al sentirnos “no atendidos”, salimos corriendo.

Así que, si quieres involucrar DE VERDAD, DE CORAZÓN a las personas en cualquier reto:

.- Ante pon tus deseos al de los demás. Pregunta siempre: ¿De verdad quieres involucrarte en este proyecto? Y cuenta todos los pros y contras del mismo.  Es una forma de no llevarte alguna sorpresa por el camino.

.- Involucrar, no es ser el jefe, es liderar, a personas en tu proyecto, En algún momento tendrás que quedarte a un lado. Que sean otras personas quienes lo lideren en determinadas circunstancias. ¿Serías capaz? ¿Serías capaz de reconocer que no eres el líder en todos los campos?

.- TODOS deben formar parte de la creación y desarrollo de la ESTRATEGIA a seguir en todo momento.  Y si lo consigues, te aseguro que no necesitaras “taladrar” a tu gente con el mantra del propósito, ya que lo sabrán desde el principio, sintiendo la motivación del proyecto, desde el 1 momento.

.- Cada cierto tiempo, al igual que las “cenas de aniversario”, pregúntate, pregunta, observa, sincérate si esa involucración del principio sigue al mismo nivel, ha decaído y si ha aumentado, a seguir así chavales.

Dejémonos de herramientas para involucrar a las personas, de persuasión o manipulaciones, para conseguir lo que queremos de esas personas. No hablemos de liderazgo ni involucrar cuando estamos haciendo otras cosas.

Hablemos de conversaciones sinceras, de echarnos a un lado, de dar importancia a las personas, de reconocer sus talentos… y te aseguro, que así, el compromiso, la involucración, será autentica y con niveles siempre altos.

¿Involucras o avasallas?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Anuncios

One comment

  1. todostenemoslosmismosderechosblog · octubre 22, 2017

    Porque no?
    La vida está llena de personas sorprendente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.