¡¡El hombre que estaba rodeado de idiotas!!

“El mundo está lleno de idiotas distribuidos estratégicamente para que te encuentres al menos, uno al día”

TODOS, en algún momento de nuestra vida hemos dicho una cosa así:

No sé qué mal he hecho en otras vidas, y ahora parece que lo estoy pagando, pero estoy todos los días rodeado de idiotas”.

¿Quién no lo ha dicho alguna vez en su vida, cuando ve cómo actúa su jefe? ¿O su pareja que siempre repite los mismos fallos aún tras habiéndoselo dicho por activa y por pasiva? ¿O cuando vemos los malos modos y falta de educación que tiene la gente en actos diarios?

TODOS HEMOS PENSANDO QUE ESTAMOS RODEADO DE IDIOTAS.

Creemos que los demás son idiotas por:

.- Porque no han entendido nuestro mensaje.

Mira que lo hemos repetido una y otra vez. Cosa que antes no hubieras hecho. Te has aguantado las ganas de darle un buen grito ante la falta de reacción de esa persona ante tus necesidades. Pensabas que no podría ser tan tonto para que necesitara tantas veces para que reaccionara. Sin querer ver más allá, que lo que tu ego te está diciendo, sigues pensando que esa persona es realmente idiota.

No queremos ver que a lo mejor nuestro mensaje no está bien estructurado. No pensemos que somos Antonio Gala a la hora de expresarnos, porque no es así. No pensemos que somos Pérez-Reverte a la hora de estructurar un mensaje, que ni mucho menos. Son las emociones quienes distorsionan aquí un buen resultado.

Para llegar a buen puerto, es cosa de dos. Como en casi todo en la vida. Yo puedo tener una predisposición para explicar una cosa, pero si tú NO quieres entenderla por el enfado que tienes, por las cosas que pasan por tu cabeza en ese momento o por el ruido del tubo de escape de la moto que tenéis alrededor…Ya puede ser el mejor mensaje que los seres humanos hayamos podido ver y escuchar, que no llegará a buen puerto.

No se entiende un mensaje:

.- Por las circunstancias que nos rodean. Ruido de una discoteca, el móvil que no para de sonar, estar en un autobús…

.- Por las circunstancias interiores que estamos viviendo.

.- Y porque la empatía es un valor que falla como una escopeta de feria en nuestra sociedad. Creemos que los demás van a entender nuestro “idioma”. Pensamos que somos transparentes, y que la otra persona, está en la misma situación que nosotros. Y lo que pasa, que obviamos que dentro del contrincante que tenemos en esta “pelea”, ella está librando una batalla de la que no tenemos ni idea en qué situación se encuentra.

Por mucho que sepas idiomas, por mucho que sepas protocolo o tengas unas creencias, que a tu parecer, son las más normales, las que la sociedad tendría que tener…No conoces, no sabes, ni sientes , como la otra persona está sintiendo, su historia o cómo es la mejor manera para hablar, liderar o compartir con ella una información.

Somos egos con patas, y siempre, con la intención de dominar una relación o negociación, pensamos que nos tienen que entender, que nuestra opción es la mejor y como no nos hagan caso a la 1ª, los idiotas son los demás.

Si parasemos y escuchásemos más a los demás, otro gallo nos cantaría.

.- Y porque todo se arreglaría mucho antes, si fuéramos sinceros desde el principio. Si dijéramos que esperamos de la otra persona, las “taras y mochilas” con las que llegamos a esa nueva relación o negociación,…Todo sería más fácil.

Pero tranquilos, no estoy diciendo que tenemos que ser unos buenos samaritanos, y siempre “pre-ocuparnos” que los otros nos entiendan, siempre sonreír ante una situación desesperante o aprender chino para que la otra persona entienda que queremos que entienda de una vez por todas.

TAMBIÉN HAY QUE GENTE IDIOTA, Y SIN REMEDIO, POR LA VIDA. ¡¡SEAMOS CLAROS!!

¿Ante esas personas?

.- No todo el mundo nos tiene que entender, ni tenemos que caerles bien, así como que tienen que ser nuestros amigos.

Si no comprenden nuestros gustos y no los respetan, NEXT.

Si dicen que estás loco, porque opinas de esa manera, A TOMAR VIENTO.

Si no aceptan o se hacen los sordos ante tus peticiones, A TOMAR LA FRESCA.

Hay momentos de la vida, que hay que decir: BASTA YA, de una manera tajante.

Aguantamos porque no queremos hacer daño a la gente. No decimos lo que sentimos, porque pensamos que se pueden ofender. A través de nuestros silencios nos “comemos” lo que otros no ven, no vayan a molestarse con nuestra opinión o sus actos sin sentido…

Todo por “aparentar”, todo por seguir siendo amigos de esa persona que llevamos años con esa relación, todo por no “atacar” con la grapadora a esa compañera de trabajo que te tiene de los nervios…Todo por no sacarle un “ojo” a esa persona, nos callamos, terminando por convertirnos en “pez globo” a punto de estallar.

En esta vida, no todo el mundo pensará como tú, no todos verán la vida como tú la ves, no todos verán que la relación que tienen va a ningún lado o creen que el jefe que teneis es tan “corto” como piensas tú que lo es…. Y gracias a dios que no todos somos iguales, porque si no menudo coñazo.

Si piensas que es idiota ese jefe, mándalo por ahí y que los demás digan lo que quieran. Es tu felicidad, es tu vida.

Si piensas que tu pareja no da más de sí, déjala. Más vale pasar un mal rato en la despedida que no toda una vida de frustración

Si piensa que ese “amigo” es realmente insufrible, empaquétalo con billete de ida, pero no de vuelta.

Es tu vida, es tu salud, es tu felicidad, ES TU TRANQUILIDAD…SI REALMENTE NO VES NINGUNA POSIBLIDAD DE AVANCE EN ESA PERSONA, JEFE O RELACIÓN, ES HORA DE MANDAR A PASEO PARA SIEMPRE A ESE IDIOTA EN TU VIDA.

El dinero que te ahorrarás en terapeutas, te aseguro que será muy elevado.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

Anuncios

Ferran Ramon-Cortés: “El número de contactos de Facebook es para nuestro ego..”

 

Hoy dentro de “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a Ferrán Ramón-Cortes

¿Qué sería de un mundo sin redes sociales? ¿Qué sería de nosotros sin un Smartphone? ¿Qué sería de nosotros sin nuestros “contactos” de todo el mundo? ¿Sabríamos vivir sin Internet? ¿Sabríamos vivir sin estar pendiente de las estadísticas de nuestras Redes Sociales?

Son algunas de las preguntas que me hacía mientras leía “Más amistades y menos Likes” de Ferrán. Y durante unos días fui preguntando a la gente que me iba encontrando, dichas preguntas.

Las respuestas eran:” ¿Eh? Mientras creían haberme escuchado y estaban absortos en sus redes sociales…No sabría vivir sin mis “amigos” de todo el mundo, ellos me han hecho a mí.. Gracias a las redes sociales, tengo más amigos y soy más conocido de lo que me podría haber imaginado nunca…”

Eran alguna de las respuestas que recibía al respecto… ¿Por qué vivimos tan pendientes de nuestros likes y no los abrazos que recibimos? ¿Creemos que el número de seguidores importa mucho más que el poder que tiene una mirada durante una cena? ¿Por qué creemos que tenemos tantos amigos cuando en realidad sólo contamos con los dedos de una mano y nos sobran dedos con la confianza para contarle nuestros problemas?

De estas dudas y más, tuve la oportunidad de poder conversar con Ferrán Ramón-Cortés hace unos días.

Gracias Ferrán por ayudarnos a recuperar el verdadero valor de la amistad. En una época donde el termino está totalmente prostituido por rebozados como influencers, postureo y número de visitas. Gracias por recordarnos que una hora que perdemos en personas o situaciones que no entran dentro de nuestras prioridades es una hora que no invertimos en lo que SI nos importa, en quien SI consideramos amigo.

Podéis conocer más del trabajo de Ferrán a través de su Twitter (@FerranRamonC)

.- ¿Quién es Ferrán Ramón-Cortes?

Alguien que un día decidió dejar su carrera de ejecutivo con ínfulas por el estudio de la comunicación personal y las relaciones. (Y que lo hizo por necesidad propia).

.- ¿Cuál ha sido la mejor inversión que has realizado con menos de 50 euros?

Una cena con mi hijo en un momento complicado de su vida; fue la primera cena mano-a-mano. 44€ + propina. Guardo el ticket.

.- Si te digo amistad… ¿Qué me dices tú? ¿Se ha prostituido su significado así como el de “tengo una relación?

Si me dices “amistad” sospecho: ¿Qué quieres de mi?. Si te comportas como un verdadero amigo, ¡adelante!. El significado de amistad se prostituyó el día que Facebook llamó amigos a los contactos, y ahí seguimos. Y la expresión “tengo una relación” sugiere directamente un “rollo”. También se ha prostituido el significado.

.- ¿Somos el número de contactos en Facebook o con quienes tomamos un café? ¿Estar tan conectados nos ha desconectado?

Somos SIN NINGUNA DUDA!!!! Con quienes tomamos un café. El número de contactos de Facebook es para nuestro ego, para nuestra fantasía de popularidad y éxito. Pero no dice nada de nosotros. Crecemos con aquellos con quienes nos relacionamos de tu a tu, cara a cara, y eso necesita ese café. Estar tan conectados nos ha robado tiempo y energía para esos cafés, y por tanto nos ha desconectado de los amigos de verdad. Además… tomamos esos cafés mirando el WhattsApp, que tiene delito!

.- ¿Aguantamos lo inaguantable por miedo a la soledad?

O por dependencias psicológicas complicadas. Hay personas adictas al conflicto. Pero en general aguantamos más de lo que deberíamos porque no nos lo planteamos; no nos situamos ante cada relación y nos preguntamos qué nos aporta y qué energía nos da, que es lo que tendríamos que hacer más a menudo.

.- En este mundo interconectado, ¿Nos hace creer que somos unos relaciones publicas en potencia en las que queremos y deseamos que todas nuestras relaciones vivirlas con pasión e intensidad?

Si, es nuestra fantasía. Pero es eso, una fantasía, porque no tenemos ni el tiempo ni la energía para hacerlo. ¿Nos parecería razonable ver a un amigo una vez cada dos meses? Pues saliendo CADA DÍA, tu lista se reduce a 50. No más. Tus 1.000 amigos de Facebook van a esperar unos años en la cola…

.- Como en la pasión, ¿Es más importante la calidad que la cantidad?

Sin duda. Hay relaciones de mucha frecuencia de contacto que no valen nada, como hay relaciones de poco contacto que son sólidas como una roca. La profundidad de lo que compartimos marca la calidad de una relación, no las veces que nos vemos.

.- ¿Es el apego un virus potente de esta sociedad?

Si, y lo malo es que no sabemos que lo tenemos. Cuesta mucho darte cuenta de que te has infectado…

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Mis amigos. O mis relaciones en sentido más amplio. Y no lo digo yo, lo ha dicho la Universidad de Harvard en el mayor estudio jamás hecho. Tras seguir a casi 800 personas durante 75 años han concluido que el único factor que explica las diferencias de felicidad entre unos y otros es la calidad de sus relaciones. Una terraza, una copa, una buena conversación, unas risas, y quizás alguna lágrima. Esto es el retrato de la felicidad para mi.

.- ¿Hay que hablar menos y hacer más?

Hay que hablar menos de hacer, y decididamente hacer. Y al hacer, entonces si hay que hablar.

.- ¿Por qué no queremos ver que un gran porcentaje de lo que hacemos, con quien hablamos son pura obligación?

Supongo que porque nos tiraríamos bajo las ruedas de un tren. Y porque socialmente la presión es brutal. Cualquiera nos encuentra, encontramos a cualquiera… llevarlo bien no es fácil, y a veces ignorarlo es la defensa inconsciente.

.- ¿Qué piensas de las personas, como yo, que todo 31 de diciembre, limpia su agenda del móvil?

Que sois unos cracks! Así de simple. (Siempre que acabes luego el nuevo año con una nueva agenda nutrida…).

.- ¿Crees que cada persona, por buena o mala, tiene algo que enseñarnos siempre?

Claro ¡!!! La persona más insospechada te puede dar una lección de vida… del mismo modo que sostengo que abandones relaciones que no te ayudan, defiendo que andemos con los ojos bien abiertos, que la vida nos cruza personas maravillosas muchas veces disfrazadas…

.- ¿Qué poder tiene una sorpresa en una relación?

Es un mensaje claro y contundente: he pensado en tí. Y en el caso de una sorpresa sofisticada, he pensado MUCHO en ti. Tiene un poder revitalizador en la relación y te brinda un poco de carta blanca para meter la pata de vez en cuando…

.- ¿Por qué cuando, no han satisfecho nuestras expectativas o deseos, decimos adiós con igual facilidad que si tirásemos de la cadena del WC?

Porque no vemos al otro. Nos miramos a nosotros. Si miramos al otro, no cabe la idea de defraudar o no mis expectativas, porque lo que es es lo que es, y es por definición maravilloso.

.- ¿La mejor cita que puede tener un ser humano es siempre consigo mismo?

A lo mejor no va a ser la más cómoda, o la más divertida, pero es la más importante.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Simple y básica: Las relaciones son nuestra vida. ¿No merece la pena cuidarlas un poquito?

¡¡Tú también eres Oro Viejo!!

Es la parte dura la que siempre crea valor” dice Seth Godin

No me importa tu edad, no me importa tu condición sexual ni el puesto de trabajo que tengas. Me importa poco el apellido que tengas, del linaje que vengas…Porque cada uno de nosotros tenemos algo en común, que nos une y no nos aleja.

Como diría algún padre: “¿Qué todos tenemos dos agujeros en la nariz?”

Que todos somos ORO VIEJO.

Es una contradicción. Y ante las contradicciones, la sociedad, las rechaza antes de una explicación o entender qué nos querían decir. Todo lo que salga de lo “establecido” como normal o coherente, es rechazado de antemano.

PUES SEÑORAS Y SEÑORES, TODOS SOMOS ORO VIEJO.

En nuestras vidas, en nuestras empresas, tendríamos que vivir sin miedos esta filosofía.

¿De qué consta?

.- Pasión

Parece que hablar de la pasión a ciertas edades, es como un tabú. “No digas que eres pasional, que se pensarán cualquier cosa… Tu pasión es un hobbies, deja de pensar que podrías transformarla en tu forma de vida…” Pero los “Oro viejo” saben que es la pasión la que mueven el mundo, la que lo transforma.

La pasión es una actitud ante la vida. Es quererla exprimir hasta la última gota, es querer vivir sin saber qué pasara mañana (¿O es qué tú lo sabes?..Una cosa es lo que crees, otra la que será…), es quererla conocer, es quererla vivir, y todo guiado por tu corazón, no por tu razón.

La pasión es el motor de transformación de nuestras vidas y de la sociedad. ¿O es que has conseguido cosas que creías imposibles sin pasión? Ahora estás sintiendo pasión leyendo este artículo, ¿Y crees que es algo malo?

.- Canallas.

Si todos somos canallas, lo que pasa que unos lo han desarrollado más que otros. Canalla es una persona que rompe lo que tenga que romper (de forma metafórica) para sentirse en paz. Porque los veras sonrientes, con una sonrisa de oreja a oreja, a pesar de las caídas, a pesar de los NOES. Creerás que a pesar de las circunstancias,

¿Cómo pueden sonreír?

PORQUÉ la felicidad para ellos es sentir la tranquilidad que te da la vida al sentir que estás haciendo lo que sabes que tienes que hacer.

Porque viven SUS normas. Te podrán gustar o no, pero saben que gracias a ellas, sienten que están viviendo esa respuesta que todos queremos conocer: ¿Por qué y para qué hemos venido a este mundo?

.- Gritan a los 4 vientos, que se sienten orgullosos de ser Mofetas de la sociedad.

Ya sé que no te olerá bien el titular, pero así tendríamos que ser. Siempre desprender en todo momento, en cada relación, en cada acto nuestra esencia.

Cuando vemos a las mofetas, pensamos que son “majas”, que es algo exótico, algo diferente. Así nos pasa con las empresas o personas nuevas y diferentes. Pensamos igual, que mágicos. ¿Pero qué pasa cuando empiezan a desprender su olor y nos afecta a nuestro “territorio”? Pues que lo que parecía “gracioso” ya no nos hace tanta gracia, porque está tocando a nuestros clientes, amigos o nuestro “pan”…

Vayamos por el mundo desprendiendo nuestra esencia, desde la coherencia, humildad y dejando atrás la “sin razón”.

.- Locos Soñadores

Son considerados como locos por los demás. Pero para ellos, es simplemente vivir en coherencia.

Sueñan con crear una fiesta, con crear su empresa, con llegar a quien crea lo necesita con su mensaje, y lo consiguen. A pesar que aún habiéndolo conseguido, la gente no se lo cree, ni reconoce que estaba confundida en sus pronósticos…A ellos no les importa, sienten que la vida es lo que dicta su corazón, a pesar de los límites, clichés que puedan romper.

La vida para ellos son las oportunidades que la vida les pone delante y no se van a quedar esperando a que las circunstancias fueran “ideales” para realizar ese reto o desaparezca el miedo de sus vidas.

Han venido a disfrutar, a sentir, a caerse y volverse a levantar, a reconocer sus fallos y disfrutar de sus éxitos, siempre a través de sus sueños, pasiones o intuiciones.

Tú dirás que son locuras, porque tú no te atreves a hacerlo, pero en el fondo es lo que querrías hacer. Hacer lo que sientes, lo que visualizas y lo que digan los cenizos de tu alrededor, TE LA BUFE.

.– La edad es solo una edad.

Si echamos vistazo a Internet, vemos como han proliferado iniciativas y festivales, sobre etapas de nuestra vida, sobre series que veíamos cuando éramos pequeños.. Cuando los vemos , lo primero que hacemos es sonreír, pero al instante decimos algo para que la gente que este alrededor nuestro, no crea que somos unos raros: “Que buenos tiempos vivimos en aquella época, pero la verdad que no estoy para volverlos a vivir..Ya soy un hombre de familia, ya no tengo edad, ¿Te imaginas que fuera? Sería el padre de todos?…”

Vivimos en función de lo que digan los demás, de que no se puedan avergonzar de nosotros, de lo que puedan decir… Y mientras tanto lo que hacemos es perdernos la vida. Perder la oportunidad de sentir, de vivir, de saltar, de volver a sonreír…Porque en el fondo, si estás pendiente de las apariencias, de miedos, vergüenzas, no estás viviendo por mucho que creas.. ¿O no me dices que cuando llegas a la cama, sólo piensas cómo sería tu día a día si hicieras lo que realmente sientes?

Somos oro, pero vamos por la vida, deseando ser plata, como son los demás.

Somos oro, pero tenemos miedo a deslumbrar, por el miedo y el qué dirán.

Somos oro y cuando menos lo creas, ya no podrás mostrar tus 24 quilates.

Somos oro, pero no lideramos el proceso, creyendo que serán los demás, quienes sepan vendernos mejor.

Somos oro, y tenemos miedo a mostrarlo, por incoherencias y tonterías.

NUNCA LO OLVIDES, ERES UN ORO VIEJO, QUE CON EL PASO DE CADA AÑO, SIENTE, VIVE, DISFRUTA TODAVÍA MÁS.

Nunca pierdas NI olvides qué eres, ni quién eres.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

 

Career Coaching: Vivir en la Coherencia

“El secreto para gozar de una imagen poderosa reside en una sola palabra: COHERENCIA”

¿Todavía estás aquí? ¿Quieres seguir leyendo cómo va a ser el principio del comienzo de tu nueva vida? ¿O es que eres un curioso, y aunque sigas queriendo que restituyan tu ego, tu honor y tu curriculum, quieres ver cuál puede ser el otro camino a tomar?

Quieras decirlo en voz alta o no, acabas de aceptar que la situación es la que es.

Los seres humanos, hacemos lo posible e imposible, para creer tener el poder de las manecillas de la vida, y poder echarlas atrás, para repetir situaciones que hemos sentido que la hemos cagado o para no ocurran algunos hechos.

Y eso de momento, solamente ocurren en las películas de Hollywood y en nuestro cerebro. Aunque todo llegara a este ritmo.

Cuando NO ACEPTAMOS LAS SITUACIONES, vivimos en plena bucle y sin salida. Nos quejamos, nos lamentamos, queremos volver a tiempos pasados, nos cagamos en nuestros EX jefes, nos lamentamos de aquella situación que dijimos NO, por nuestra lealtad a la empresa, nos acordamos de aquellos momentos que nos hemos perdido o personas que se han ido de nuestro lado, porque estábamos “comprometidos” con la empresa…

Vivimos en pleno lamento. Y lo que estamos haciendo es NO VIVIR EN EL PRESENTE.

El presente te ayuda a aceptar que:

.- Que la vida es cambio, queramos o no.

.- Que no podemos vivir apegados al pasado. Qué es eso. Pasado que solamente traes al presente pero que nunca podrás revivir de verdad, solo será siempre un recuerdo.

.- Que no puedes estar viviendo en algo, que ya sucedió. Porque mientras tanto, además, estás perdiendo subjetividad, oportunidades que tienes enfrente de ti y el poder de liderar tu vida. Que no sean las circunstancias quienes lo hagan, si no tú, quienes crean las circunstancias que tú quieres.

Tienes miedo a vivir en el presente, a aceptar lo que te ha ocurrido, porque creerás que has perdido el tiempo.

Para nada. Lo estarás perdiendo si no sacas ningún aprendizaje de lo vivido, de lo ocurrido. Como es lo que solemos hacer. Esperamos que los demás nos den las respuestas a lo sucedido, echarle la bronca a los demás por lo que nos pasa y piensas que “bonito” hubiera sido si lo hubieras sabido antes. Sabido antes, porque le hubieras dado en los morros al jefe, en vez de estar viviendo lo que estás viviendo.

Déjate de tonterías, límpiate las lagrimas, deja de pensar en el futuro (que no eres adivino y no sabes lo que va a ocurrir) , mírate al espejo y dite bien fuerte: SOLO TENGO EL AHORA Y ES EN ÉL, DONDE VOY A CREAR LO QUE YO SIEMPRE HE SOÑADO.

Porqué seamos claros: ¿Cuántas veces has dilatado tu sueño? ¿Cuántas veces has estado esperando al momento idóneo para hacer algo y nunca ha llegado?

Te pasaba porque no vivías en el presente. Esperabas a que se diera la conjunción de Venus y Marte, y eso pasará dentro de 500 años o que a tu jefe te diera el puesto, que de antemano estaba destinado a su hija..

Preferimos quejarnos, lamentarnos, que no saber donde pisar. Y para empezar a pisar fuerte en la vida, hay que aceptar quién eres, qué quieres y que sólo tienes una vida. Y cuando lo tengas integrado, empezarás a pisar FUERTE, allá donde quieras ir, aunque no conozcas todavía el camino.

Estarás empezando a ser COHERENTE, a ACEPTAR el presente. Que no quiere decir resignarte, sino empezar a ser el líder de la manada, llamada tu vida.

Ser coherente es empezar a:

.- A responder a las preguntas que siempre te has hecho pero siempre te daba miedo verbalizar las respuestas, que ya sentías.

.- Es empezar a ver la vida, como es, una serie de oportunidades, momentos a tu disposición. Que por seguir la corriente, no querías ver hasta ahora.

.- Es empezar a expresar lo que sientes dentro de ti. Algo que no habías hecho por miedo al qué dirán, a la vergüenza de sentirse desplazado porque te considerarían un bicho raro.

.- Es empezar a aumentar la confianza en ti. Cuando empiezas a dar pasos hacia caminos inhóspitos, te das cuenta que puedes, sabes y sientes más de lo que hacías hasta la fecha . Te descubres, porque hasta ahora, pensabas que eras lo que decían los demás de ti. No lo que sabía que había dentro de ti.

.- Es empezar a vivir, y no a sobrevivir como es lo que estabas haciendo hasta ahora. Estabas viviendo en función de las condiciones, deseos y circunstancias que te rodeaban. Pensando que no habría otra vida posible aunque la soñabas. Y eso es vivir, sentirte, vivirte, creerte y crearte.

Ser coherente es empezar a preguntarte:

¿Y AHORA QUÉ?

Cuando empiezas a preguntarte esto, sabes que la única estrategia que vas a seguir en el trabajo y en la vida, es SER TU MISMO. Y lo que te vayas encontrando por el camino, serán herramientas, que te ayudarán a llegar a donde sientes que tienes que llegar.

Quizá no lo consigas, te advierto. Pero no te lo reprocharás, porque al menos habrás ido de frente y de cara, hacia tus sueños y caminando junto a tu miedo.

Eso es vivir, eso es sentir el presente.

¿Seguimos?

Ahora comienza el periodo de APRENDIZAJE o como yo lo llamo VIVIR.

Aprenderás:

.- A saber quién eres de verdad.

Hasta ahora no lo sabías. Ese concepto que tenías de ti, era la suma de tus experiencias, de condicionamientos impuestos por los demás y miedos adquiridos, a los que no les has hecho frente nunca, ni tampoco se te ocurría hacerlo.

Emprender el camino hacia el trabajo en el que te quieres desarrollar a partir de ahora, es empezar a proclamar a los 4 vientos, quien eres. Les guste bien o no, pero tú eres así, y vas hacia lo que sientes.

.– A descubrir que se puede ser feliz yendo a trabajar.

Hasta a hora dependías tu estado de ánimo de cómo venia el jefe. Los domingos llorabas o te ponías malo pensando que al día siguiente tenias que ir a trabajar.

Ahora estarás buscando y haciendo lo que sientes que tienes que hacer. Ya no digo que emprendas, sino que estarás haciendo las labores que siempre has soñado o en la empresa que realmente te gustaba. Y tu actitud ante los inconvenientes que te encuentres, ante las caídas, los NOES, no será la misma con la que los afrontabas hasta ahora

Es tu momento, será duro, será complicado, dudarás, pero siempre te irás a dormir con la satisfacción del trabajo bien hecho, de darte en todo momento por y para los demás, por y para tu pasión, por y para tu disfrute.

Sabrás que estás viviendo este periodo cuando sientas que estás durmiendo como un bebe.

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Career Coaching: Hoyo

Cuida de los pequeños gastos: un pequeño agujero hunde un barco” decía B. Franklin

Te ha explosionado en la cara la situación. Has vivido con incredulidad todo lo que estaba sucediendo. Has sentido más rabia que la Masa, al ver que lo que era creías que era un sueño. Has intentado negociar con la vida, todo lo posible e imposible para dar marcha atrás a algo que sientes que es verdad, es hora de cambiar de trabajo, es tu hora.

Pero el tiempo corre y ya has firmado los papeles que suponen un adiós a tu zona de confort y un HOLA a nuevas experiencias.

Sé que en estos momentos, estarás diciendo: “Mira, la positividad te la metes donde quieras. Yo quiero mi puesto de trabajo, mi tranquilidad, y la incertidumbre para otro..Yo quiero tranquilidad…”

Te entiendo y lo respeto. Pero si eso quieres, te voy a acompañar al HOYO. Que es donde te encuentras ahora mismo.

¿Seguimos?

Si, estás en el hoyo. Y de ti depende salir o seguir en él por los siglos de los siglos.

Sigues dominado por tu cerebro. Le has dejado que haga todo el trabajo. Y en vez de mostrarte soluciones, ver que puedes conseguir lo que te propongas, que es el momento con el que siempre soñabas, de hacer lo que siempre habías querido…¿Qué te está enseñando?

El momento ahora es el más inoportuno para quedarte sin trabajo. Ahora es imposible hacer nada diferente…Está todo inventado…Ahora que tenía el sueño de irme de viaje con mi pareja no podré irme… Ahora que había decidido casarme…no voy a poder… Ahora que…”

Estamos quejándonos sin parar y echando la culpa de nuestra situación a los demás. Al Estado, al Ceo de turno, a la empresa consultora o al dependiente de la tienda de abajo que nos miró mal el día que recibimos la carta de despido…

TODO EL MUNDO TIENE GRAN PARTE DE CULPA DE TU MALA SUERTE.

Si quieres seguir con esa mentalidad, PERFECTO.

Estarás esperando que venga alguien a ayudarte, a darte la mano y que haga él/ella todo lo que no te atreves tú hacer, porque tienes miedo a volver a sufrir.

Lo siento mucho: La vida es caerse y volverse a levantar. Si quieres estar en el suelo, estarás sobreviviendo, no viviendo.

Esperaras a qué el consultor de turno, te de un trabajo con el que te sientas recompensando. Te sentaras en la silla delante de él, cruzarás los brazos, con cara de querer romperle la cara y tus ojos diciéndole: “No creo que sepas como me siento ni tampoco que vayas a conseguir lo que siempre he querido…Aquí me tienes...”

¿Dónde queda la actitud? ¿Dónde queda una actitud proactiva? Lo único que estarás haciendo, es reaccionando a todo lo que creas que te está sucediendo, creas que te están diciendo y añorando lo que se ha ido y no yendo hacia lo que quieres y sientes.

¿Qué estás haciendo con toda la energía que acumulas? Echarla en cara a los demás. ¿Qué beneficios crees que conseguirás con esa actitud? NINGUNO.

Bueno si, que empiecen a dejarte de lado las personas que te quieren de verdad, POR INSOPORTABLE, y esas OPORTUNIDADES con la que soñabas, aunque estén delante de ti, no las veas, marchándose de tu lado, para siempre.

¿Qué te parece?

Los seremos humanos preferimos vivir en la infelicidad que sentir la incertidumbre. Preferimos llorar y patalear, a limpiarnos la ropa de mierda y coger el camino que sentimos que tenemos que coger.

Tú decides

Si tomas el camino del pataleo, quizá te salga bien, pero no por mucho tiempo. Si eliges el camino de la incertidumbre, te podrá salir bien o mal, no lo sé, pero te aseguro que aprenderás mucho más de ti, que te sorprenderá. Y te aseguro, que eso que buscas, que se llama felicidad, la encontrarás.

¿Qué hacemos?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

Career Coaching: Negociación

La mejor victoria es aquella en la que ganan todos” decía Salomón

¿Cómo vamos de tu rabia?

Me imagino que ya la tendrás a unos niveles más altos que Pau Gasol.

¿Qué hacemos ahora?, estarás queriéndome preguntar. Pues tengo que decir te, que en esta situación, no vas a ser tú, el dueño de la misma.

Tranquilo, va a ser alguien que conoces. Y no voy a solucionarte yo los problemas, sino quien va a liderar todo este proceso va a ser tu cerebro.

Si eso que tienes, que cubre una cosa que llaman cabeza y que tienes entre los hombros. Pues eso, tu cerebro.

En esta fase, nos vas a parar de preguntarte:

¿Y si a lo mejor ha sido una broma? ¿Y si me bajo el sueldo a lo mejor pueden cambiar de idea? ¿Y si ofrezco una serie de ideas para que no me despidan a mí? A lo mejor a otros pueden despedir, pero a mí, no, que yo he dado mucho por la empresa…Yo no me lo merezco..

Es la fase que yo la llamo…” Y si…”

Nuestro cerebro es como aquel amigo, que se cree gracioso pero en el fondo, tiene la gracia en el culo.

Ya que ve que no podemos dominar la situación, empieza a jugar con nosotros.

Nos hace creer que podemos volver atrás. Y eso es IMPOSIBLE.

Que podemos retroceder en el tiempo. Que si lo intentamos, esto habrá sido la peor pesadilla que habremos pasado, pero las cosas volverán a su estado anterior.

Es como alguien se va de nuestra vida.

Gritamos la vida, pidiéndole que se nos lleve a nosotros, o que no aparezca el “mamarracho” que se ha ido con la chica que nos gustaba.

Como si la vida, tuviera un buzón de reclamaciones y si le “caemos bien”, nos devolverá a la situación en la que estábamos antes.

¡¡Pues me parece que no!!

Así no son las cosas.

También tiene el cerebro otra forma de jugar con nosotros. Haciéndonos creer, que todo ha sido un sueño, y que sigamos como antes.

Como no estamos aceptando lo que nos ha pasado, como “placebo” preferimos que nuestro cerebro, nos haga creer que estamos en otra realidad, y que ha sido todo mentira.

Cuando las cosas no surgen como a nosotros nos gustaría, NUNCA LAS ACEPTAMOS.

Dejemos a un lado la espiritualidad, que nos diría que tendremos que vivir las emociones a pleno pulmón y a través de dicho camino, descubriríamos el por qué de la situación.

Lo que pasa, que cuando nos “tocan las narices” o nos mueven un poco la silla donde estábamos, pues nos cabreamos. Tenemos miedo, no sabemos qué será de nosotros. Y como no estamos acostumbrados a ser dueños de nuestra vida, a coger las riendas de la misma y si el camino se ha torcido, es mejor un placebo, que cambiar de rumbo.

No queremos ver cada situación como una experiencia, porque lo vemos siempre como un fracaso. Y es lo que nos hacen creer.

Si te pasa algo malo en la vida, es un fracaso…y lo demás son tonterías”. Y en una sociedad, como la latina, que el “no éxito” es considerado más apestoso, que el sarampión, hacemos lo posible para no sufrirlo ni ser tildado de fracaso.

¿T e han despedido? ¿Has vivido un ERE y ya no estás viviendo desde la última planta del rascacielos donde estaban tus oficinas? ¿Te sientes vacío porque ya no puedes llamar a tu secretaria?

TÚ NO ERES TUS CIRCUNSTANCIAS. TÚ ERES MÁS QUE TENER SECRETARIA O UN NÚMERO DEL ERE.

Basta ya de: Y SI…

Por mucho que lo intentes, por mucho que quieras, por mucha negociación que quieras entablar, con tu jefe, con la consultora o con TRUMP, esto es lo que hay…NO TIENES TRABAJO.

Siento ser un poco bastante cabrón…pero o empiezas a aceptarlo, o la leche será aún más fuerte.

No hay ninguna negociación posible. Bueno si, cómo te ingresan el dinero o donde dejan tus pertenencias.

Cuanto antes empieces a aceptar la situación, antes empezaras a tomar las riendas de la situación y más pronto podrás ver, el camino que sientes que TÚ tienes que tomar.

Recuerda:

.- No hay negociación, si uno no quiere.

.- Cuando antes empieces a aceptarlo, antes llegará todo lo nuevo a tu vida.

.- ¿No estabas buscando el momento perfecto para dar un giro a tu carrera? ¿A qué esperas?

Te conozco, que hasta que no toques el fondo, no vas a renacer como el Ave Fénix, así que te voy a acompañar hasta el mismo fondo de tu volcán.

¿Seguimos?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace.

 

Career Coaching: Rabia

La ira es un acido que puede hacer más daño en el recipiente en el que se almacena que en cualquier otra cosa en que se vierta

La INCREDULIDAD te ha dejado paralizado.

No sabes qué ha pasado, por qué te han dado a ti la carta después de todos los esfuerzos que has realizado por y para la empresa, solo han servido para sentirte como un número más.

Ni una reunión, ni un ponerte en antecedentes, ni una recomendación que te hubiera puesto en sobre aviso,..

Absolutamente nada.

Entraste con ilusión. Hiciste esfuerzos para integrarte dentro de la empresa. Diste lo máximo de ti. Hasta te asombraste de lo que eras capaz. Hasta algunas personas de allí empezabas a pensar que podrían ser unos buenos amigos.

Sabias lo que es trabajar en equipo. Conseguir cosas imposibles y descubrir talentos que no sabías que tenías.

Te inspiraba tu responsable. Veías que él era el primero siempre en entrar y el ultimo en irse. Que los éxitos eran para nosotros y las cagadas, él era quien se hacía responsable.

¡¡Qué tonto te sientes!!

Te sientes engañado.

Es como cuando tu pareja, tras haberle dado todo y más, te dice que ya no siente nada por ti. Y empiezas a darte cuenta, que para ella, solamente habías sido uno más entre la lista de relaciones que habían pasado por su vida.

Un número más, no una persona.

Y eso te da RABIA.

Estás más rabioso que un bulldog cuando siente que entran intrusos a su casa.

Te sale la baba por la boca, quieres morder, abalanzarte encima de alguien y no para hacerle arrumacos.

.- Rabioso porque no han tenido ninguna consideración contigo.

.- Rabia porque si lo llegas a saber no te esfuerzas tanto sabiendo cómo iba a terminar la cosa.

.- Rabia porque podrías haber hecho otras cosas y por “amor” a la empresa, a esa persona, no las has hecho, pensando que se podría enfadar o despedirte.

.- Rabia porque crees que no te lo mereces. Más bien es tu ego quien lo piensa. Porque no acepta que la vida es cambio y esta vez te ha tocado a ti, como podría haberle tocado a otro.

.- Rabia porque no quieres empezar de nuevo. Buscar trabajo, entrevistas, gente nueva. Ya te habías acostumbrado a lo que tenías.

.- Rabia porque no sabes si valdrás para empezar de nuevo. Lo que puede pasarle a tu familia si no alcanzas lo que esperan de ti, si no tienen un sustento del mismo nivel que tenían hasta ahora.

RABIA Y MÁS RABIA, que te llevan a la FRUSTRACIÓN.

Sientes que has malogrado el intento que tenías para ser feliz en esa empresa, para alcanzar esos reconocimientos que sentías que te merecías. Sientes que te han privado de lo que esperabas, de lo que te habían prometido.

La frustración genera cicatrices.

Ya tienes alguna que otra. Por algún problema personal o sentimental… Esas cicatrices han ido dictaminando como ibas enfrentándote a los siguientes inconvenientes que la vida te proponía.

En algunos has ido de víctima, esperando que otras personas los solucionen por ti. En otros has intentado hacer la vista gorda pensando que así no tendrías que enfrentarte a la situación o que no existiría. Y mientras tu verdadero sueño, eso que delegabas entre tus “debes” esperando que lleguen las “condiciones adecuadas”, el “momento adecuado”.

Parece que nos da miedo mostrar nuestras cicatrices. Pero cada una de las personas que he entrevistado, se sienten orgulloso de ellas.

Esa rabia cuando les despidieron. Cuando lo que creían que era su sueño, se esfumó. Cuando creían que ya no podrían estar en un estatus soñado,…no les hizo venirse abajo, al revés, sino que sentían que era el momento adecuado, ese con el que tanto soñaban, para ser quien quería ser, de una vez por todas.

Nos sentimos con rabia echándole la culpa a los demás de nuestra desgracia. Como dije en INCREDULO, todo depende de la actitud con la que nos enfrentemos a los retos.

Quizá los demás si han tenido una parte de culpa en cómo te encuentras ahora. QUIZÁ, pero tú también. Y no quieras atacarme a mí. Pero también, si sientes que has hecho TODO y MÁS, que no te has dejado ni una gota de “sudor y esfuerzo” en todo lo que hacías… ¿Por qué sientes rabia? ¿Verdad que no tendrías que sentirla, no?

Toda esa rabia que tienes, toda esa energía contenida.. Deja de volcarla en los demás y empieza a enfocarla

Ahora es el momento de ser quien siempre has querido ser…Ahora es tu momento.. Ahora tienes esa oportunidad que siempre has soñado para realizar los sueños.

La rabia es energía para pisar más fuerte en la incertidumbre dónde vas a adentrarte. La rabia es esa falta de confianza que tenías a dar un paso adelante ante lo que siempre redundaba tu cabeza.

Recuerda:

.- Es bueno tener rabia, si esa energía le das un buen uso.

.- No eches la culpa a los demás, ni a ti tampoco. Ha pasado, y ya está. Hay que seguir adelante.

.- Esa energía enfócala en lo que de verdad quieres. No en lo que debes.

Pero el camino sigue, ahora toca la NEGOCIACIÓN… ¿Me acompañas?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.