Career Coaching: Incredulidad

La incredulidad resiste más que la fe, porque se sustenta de los sentidos” decía Gabriel García Márquez.

¿Cómo estás tras la Explosión?

Después de la onda expansiva, todo se queda en calma.

La carta de despido ya la tienes en tus manos. Has firmado todos los papeles que te desvinculan de esa empresa o te has marchado de casa, para pensar lo que te ha dicho tu ya ex pareja.

La situación se ha calmado.

¿Y ahora qué? No creas que las cosas ya se hayan solucionado y que todo seguirá como antes.

Nos limpiamos el traje de la “metralla” emocional y profesional que ha provocado la explosión de esta crisis en nuestra vida.

Miramos el paisaje que ha dejado a nuestro lado.

No queremos creérnoslo.

Nos encontramos en una INCREDULIDAD asombrosa.

No queremos creer que:

.- La empresa por la que hemos dado tanto, nos ha dado una patada en el culo

.- Que todo esfuerzo, tesón y días sin dormir, no han valido para nada.

.- Que esas formaciones insípidas, esas reuniones anuales donde hay que aplaudir al “supremo jefe” y considerarlo como un salvador, sólo han valido para tener una carta de despido.

.- Que muchos agradecimientos, muchos reconocimientos pero ni una simple reunión para comentarlos la situación que estaba viviendo. Mejor hacerlo a través de una consultora externa o un sobre en nuestro lugar de trabajo, sin dejarnos comenzar la jornada de trabajo.

Vivimos en plena INCREDULIDAD, preguntándonos una y otra vez:

¿Por qué? ¿Por qué a mí? ¿Me merezco yo esto?

Cuando vivimos en una de zona de confort, nos relajamos.

Creemos que hemos alcanzado todo aquello con lo que soñábamos. No el éxito, reconocimiento o el bonus anual en función de los resultados. En el fondo, el ser humano, eso es una consecuencia que alcanza, por la estabilidad, tranquilidad, que le da un puesto de trabajo, una relación, con la incertidumbre rodeándonos.

Y cuando nos lo quitan de las manos, no sabemos qué ha pasado o por qué ha sucedido. Estamos INCREDULOS.

Porqué:

.– Ha sucedido todo sin esperarlo.

Pero aunque queramos, las cosas pasan. Creemos dominar la vida. Dominar nuestro día a día a través de nuestra agenda. De que las situaciones se suceden como habíamos esperado. Y cuando de repente, sin esperarlo, pasa algo así, nos desbarata todo. No sabemos por dónde empezar, no sabemos por donde nos ha venido la situación ni por dónde empezar.

.– Con la tranquilidad damos todo por supuesto.

Ya que estamos tranquilos, el trabajo seguirá con nosotros. Ya que creemos que somos felices, nuestra pareja estará con nosotros hasta el final de los días. En la vida no podemos dar nada por supuesto, porque siempre vendrá, cuando menos nos lo esperemos y más falta nos haga, a decirnos a través de situaciones de este estilo: “¿Te acuerdas de lo que tenías? Pues es hora que empieces una nueva aventura…Seguridad fuera…”.

.– Con la “falsa seguridad” dejamos de esforzarnos, de superarnos.

La seguridad nos hace creer que ya tenemos todo hecho. No nos esforzamos por el trabajo, porque ya hemos conseguido el contrato fijo. Creemos que ya lo sabemos todo y no hace falta más. La tenemos todos los días a nuestro lado, ¿Para qué esforzarnos más?

Pero principalmente estamos INCREDULOS, por nuestro ego.

Lo han dañado. Estaba cómodo porque todo iba bien, teníamos estabilidad, tranquilidad, se sentía en sus anchas. Te hacía creer que todo iba bien y que estabas siendo un trabajador y persona modélica. Pero de repente, ya no es “dueño” de la situación, ya no domina tu vida, porque se lo han desbaratado todo a través de la Explosión de la crisis.

¿Qué debemos hacer en esta fase?

.- Empieza a creértelo

Te lo repetiré por activa, por pasiva o en el idioma que necesites. Ha pasado lo que ha pasado.

Deja de echarle la culpa a la empresa, a la consultora, al Gobierno, a la fusión que se ha producido, o a quien sea, HA PASADO Y PUNTO

.- Tus títulos y un contrato nunca te darán una seguridad al 100%

No creas que por tener un MBA en la mejor escuela de negocios, por haber hecho un curso impartido por el gurú de turno, ya tengas la seguridad de que todo irá perfecto, viento en popa a toda vela.

A la vida, le da exactamente igual eso. Si está ahí poniéndote esas pruebas, es porque ella cree que no estás haciendo lo que realmente has venido a hacer a este mundo.

Nada te da ninguna seguridad en esta vida. NADA

.- Y si estás en una situación novedadosa para ti, es porque algo tienes que aprender.

Sé que no te valdrá la pena lo que te diré ahora mismo, que lo que tú quieres es tu empleo, que vuelva tu pareja y que las cosas sigan como están. Te entiendo y te respeto.

Pero con el paso del tiempo verás que todo tenía un porqué. En ese momento no lo verás, te dará miedo. Pero te aseguro que es el principio del comienzo, de eso que hay dentro de ti, que siempre has querido sacar pero tenías miedo.

Estás negando lo que te ha pasado, no crees que sea justo ni que te lo merezcas… Pero no creas que la situación se ha calmado…No ha hecho más que empezar.

¿Estás preparado para convivir con la RABIA?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” a través de este enlace

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: