¿Reparas platos rotos de los demás?

Di lo que sientes o esos silencios harán ruido toda la vida

Hace unos días, me pedían que escribiera un artículo sobre una pregunta que alguna vez nos hemos hecho : “¿Por qué siempre pagamos los platos rotos con la gente que queremos?”

¿Nadie ha vivido una situación en la que ha terminado pensando qué había pasado o por qué se había enfadado, si sólo le habías dicho hola?.

Creo que pagamos los platos rotos con la gente que queremos, POR MIEDO.

Me explico:

.- Tenemos miedo a expresar con todas las letras todo lo que nos pasa. Y lo pagamos con quien menos se lo merece. Con quien pasaba por ahí. Muchas veces esa persona no sabrá que habrá ocurrido. Pero ella será el cubo de basura de nuestras emociones y miedo.

Vivimos en una sociedad, en la que mostrar nuestra fragilidad esta multada con ser señalados, como sensibles, fracasados o raritos.

Así que es mejor callarnos que nos han despedido del trabajo, que tenemos un mal día con nuestra familia o pareja, que tenemos miedo a una posible ausencia o reconocer nuestros sentimientos por una persona. Pero esa “burbuja emocional” se va haciendo cada vez más grande, con el transcurrir de nuestro silencio.

Hasta que explotamos. Y no nos desinflamos como un globo que se nos ha escapado sin hacer el nudo. Sino como el peor de los huracanes en la escala Richter.

Aunque durante todo ese tiempo hemos intentado “aguantar” con arneses toda la fuerza que estaba creciendo dentro de nosotros, ese momento de la explosión, no somos dueño de nuestras palabras, actos. Pero debemos ser dueño de nuestras consecuencias, eso nunca lo olvides.

La devastación la “vive” quien menos tendría que vivirla. Y todo porque no hemos sido capaces de hablar cuando tendríamos que haberlo hecho.

.- También porque no queremos enfrentarnos a un problema con esa persona u otra.

Ese miedo que tenemos al que puede pasar si lo hacemos. A las posibles consecuencias. A que salgan las palabras que queremos decir, que por mucho que queramos planificarlo, nunca sale como queremos…. Burbuja que se hace cada vez más grande, y con ello el grado del huracán que sacaremos por nuestra boca…

Burbuja emocional y el problema sin resolver. Cuando quizá una simple conversación, no hubiera permitido que ese globo engordara.

Ya no tendrás un problema que resolver, sino 2.

Parecerá una incoherencia, pero lo he vivido y he visto, que pagamos los platos rotos con la persona que queremos, porque no somos capaces de decirle lo que sentimos.

Queremos enfadarnos con ella, queremos alejarlas de nuestro lado, porque será mejor que se aleje, que nos mande a “freír espárragos” que no vivir el momento de decirle de verdad lo que sentimos. Todo por miedo a que nos digan que no.

¿Cuántas veces hemos alejado gente cuando en realidad queríamos tenerlas cerca? ¡¡Unas cuantas!!

Estas son algunas de las situaciones personales y que he observado, en las que las personas que menos se lo merecían o que más queríamos, han sido los responsables de recoger nuestros platos.

¿Qué hacer?

.- No tenses la cuerda.

Te aseguro que esa persona, acabará yéndose de tu vida. Podrá aceptar que ha pasado una vez, quizá dos, pero te aseguro que 3, NO.

Tensamos la cuerda, aunque no sea nuestra intención, porque damos por supuesto que esa persona siempre va a estar ahí en nuestra vida. Te digo una cosa, no des por supuesto, que ni siquiera mañana vayas a despertar. No me mires así, ¿O es que alguien te ha asegurado que mañana despertaras? Me parece que NO.

Si de verdad queremos a esa persona, MOSTREMONOS CON NUESTRA DESNUDEZ SIN TAPUJOS NI EGOS. Ella está a tu lado porque te quiere como eres, sin capas, poses ni postureo. Si no ve a esa persona que de la que se enamoró, de la que quiso ser su amigo/a, te aseguro que no tardará en irse a tu lado.

.- La gente te quiere con tus verdades, con miedos, vergüenzas y pasiones.

Quien de verdad te ayudará a solucionar el tema, es quien te quiere sin dobleces.. Si están contigo es porque saben quién eres y quienes están dispuesto a ayudarte en todo momento. Sea la hora que sea.

Un simple, AYUDA, y te aseguro que ellos estarán abriendo sus brazos para calmarte y empezar a solucionar el tema.

.- Todo empieza en nuestra mente.

Detrás de ese miedo, de esas dudas, solo está tu miedo diciéndote que es una situación que nunca te has enfrentado y que seguramente no salga como tu espera.

Era una persona lleno de miedos y vergüenzas a expresar lo que sentía. Todo por miedo al qué dirán, a descubrirme… Y Siempre estaré agradecido que la puerta de la transformación me ayudará una persona a la que alguna vez había pagado platos rotos míos que no tendría que haberlo hecho. Si lees esto, GRACIAS.

Si pudiera resumir este post que hicieras este método:

Si no quieres lamentarte de la marcha de personas que realmente quieres, vete a correr antes al parque. Y tras haberte cansado pero bien, entre jadeos, di lo que te pasa. Si te quieren de verdad, ahí estarán para ayudarte, ya lo verás.

¿Y tú la pagas con quien menos se lo merece? ¿Por qué?

Podéis adquirir “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde” en este enlace.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.