¡¡Un Employer Branding de verdad!!

Ir juntos es comenzar. Mantenerse juntos es progresar. Trabajar juntos es triunfar” decía H.Ford

Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico e industrial, en una época, grupo social, etc…” según la R.A.E, es lo que denominamos Cultura.

Según la empresas que he estado estudiando para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” su definición podría ser algo así como: “Como los niños, para tenerlos contentos y nos saquen el trabajo que les damos chorradas para tenerlos contentos y sin rechistar, porque si no saben que lo que les espera es la lista de desempleo, pues si así nos sacan el trabajo, probemos”.

Te podrá parecer muy fuerte, pero te aseguro que fue la contestación fuera de micrófonos, de uno de los empresarios más importante de mi ciudad. Y además muy joven.

Como en el tema de la Marca Personal, los resultados que salieron a la luz estudiando el Employer Branding en las empresas, destilaba que iba por el mismo camino. Hacia la prostitución de una herramienta útil y necesaria, Considerado como el algo liviano que se implanta para tener a la gente contenta pero que no se cree en los resultados que pueda producir.

Vivimos en una sociedad de quejas y victimismo constante. Con los medios de comunicación solo nos producen “dolores de cabeza” tras ver siempre malas noticias. Nuestros vecinos siempre nos dicen que su vida es mala. Nuestra familia se queja del poco tiempo que tienen o nuestros compañeros de trabajo por el trato que recibe de sus superiores.

A través de diversos estudios, se determinó que era importante tener motivados a los trabajadores. Con ello aumentaría su productividad, compromiso y con ello la cuenta la de resultados de la empresa.

Pero hecha la ley, hecha la trampa.

Si con 4 cosas, un color diferente en las paredes, con frases de Paulo Coelho en las paredes, así estarán contentos y producirán más de lo que estaban haciéndolo hasta la fecha, ¿Dónde hay que firmar?

Vivimos en una sociedad en la que nos impulsan que hay que estar motivados en niveles estratosféricos y sonriendo, porque si no seremos tildados de raros, tristes y orientados al banquillo del desempleo o denostado por la sociedad como “diferente”.

Así que transformar las oficinas, ponerla de colores alegres, darle pizza al equipo cuando han conseguido unos resultados “imposibles” o darles una caja de viandas cada aniversario, se ha convertido en una MODA que causa furor entre los líderes empresariales.

Muy bien has leído, se ha convertido una MODA cuando en realidad tendría que ser una TENDENCIA que transformase de verdad la realidad de la empresas, y no en algo que será pan para hoy y hambre para mañana.

Siempre nos quejábamos que el dinero y los títulos eran una motivación extrínseca del ser humano, con la que pensábamos que así estarían motivados y nosotros, como jefes, tranquilos que nunca más se va a producir ninguna revuelta y la cuenta de resultados irá en aumento constantemente. Pero ahora creemos que teniendo un lugar bonito para ir a trabajar, sillas cómodas y pizza los viernes, estaremos y estarán contentos nuestros compañeros.

A ver señores radicales del Branding, no estoy diciendo que la cultura empresarial no funcione “en algunos momentos” a través de esas herramientas. Conozco empresas que si lo hacen de verdad, pero también conozco muchas que se han subido al carro del Employer Branding, para “calmar” las aguas y a ver si así hacen lo que el CEO desea en todo momento y sin rechistar.

Puedes estar contento por la pizza, puedes estar encantado de la vida por haberte ganado el viaje a Benidorm (con todos mis respetos a Benidorm) tras haber superado al departamento de al lado… ¿Pero esa motivación es consistente y duradera? ¿Durará en el tiempo ese amor por el color de las paredes? ¿Nos cansaremos de la pizza del viernes? ¿O es mejor una hamburguesa? ¿Se les permite de verdad que desarrollen su potencial? ¿O lo utilizamos para RETENER aquellas personas que consideramos con talento y no vean nuestras debilidades?

¡¡Seguimos sin distinguir que es voluntad de una persona y la motivación de esa persona!!.

Para que no se convierta en una moda pasajera y produzca resultados DE VERDAD para tu empresa, hay que tener siempre presente estas preguntas, que Rubén Turienzo lanzaba recientemente en una conferencia.

¿Vamos allá?

.- ¿Te conocen?

Ya no sólo te tienen que conocer tus posibles clientes o proveedores. Ya no sólo te tienen que conocer la competencia o los medios de comunicación de tu ámbito para que sepan quién eres, qué haces y cómo lo haces. No solamente tienes que estar hasta en la sopa, porque si no te conocen tus trabajadores, ¿Qué estarás haciendo? El papel de CEO egoico.

El líder, el bastión de la cultura empresarial que quieres implementar, en la que crees, tienes que ser tú mismo. La gente tiene que verte, tiene que sentir que puede hablar contigo, que eres el mismo reflejo de lo que dices o bueno, dice tu Director de la Felicidad.

Tú tienes que ser tu propio embajador de lo que propones, pero no cara a los demás, sino empezando por tus trabajadores.

.- ¿Te entienden?

Muchas veces tenemos ideas increíbles. Bueno nuestro ego dice que son increíbles. Creemos que hemos inventado el fuego. Que el premio Nobel de la creatividad e innovación ya tiene nuestro nombre.

¿Y qué ocurre cuando explicamos la idea que queremos implantar? Que solamente conseguimos silencios o dudas. ¿Qué ha ocurrido?

Que no hemos seguido llegar a explicar de forma SIMPLE y COHERENTE, cual es nuestra idea de cultura, nuestra idea.

Las cosas simples siempre son las más fáciles de implementar y las que mejores resultados dan. Deja de hacer caso a tu ego y más a tu corazón, por favor.

.- ¿Te recuerdan?

Como decía anteriormente, las cosas más fáciles son las que llegan más rápidamente al corazón y se quedan allí para siempre.

Estamos hechos de emociones que recuerdan a experiencias. Experiencias buenas como las malas. Pero por mucho que hayas hecho muchas buenas, haces una mala, esa confianza se irá al traste.

Si les mientes, si ven que lo que dices no es lo que haces, si lo que haces es “ocuparte” de tus trabajadores, para que estén callados pero no te “pre-ocupas” de ellos de verdad, te aseguro que el “chiringuito” se te irá muy rápido abajo, por mucha pizza que les des de vez en cuando.

La cultura se ha de impregnar TODOS LOS DIAS en todas y cada una de las acciones. NO exclusivamente por un cumpleaños, el cobro de los bonus anuales o la inauguración de la nueva sede.

Porque la gente siempre recuerda más un fallo, que por muchas fiestas que hagas.

.- ¿Se sienten parte?

Si quieres que tus trabajadores sean los “embajadores” primeros y principales de tu marca, no solamente tienes que ser tú quien la lidere, sino que tienes que aparte a un lado, cuando empiece a funcionar y que sean ellos quien la mejoren, quienes la impulsen, la rediseñen en los fallos que tenga. Que sea algo orgánico, que se sientan que forman parte de ella.

Como creas que es algo estable, inamovible, y que ellos no tienen ni voz ni voto, que no pueden aportar ideas…DESPIDETE DE LO QUE PROMULGAS O QUIERES PROMULGAR SURTA EFECTO O CONTRATA A OTRO EQUIPO ENTERO NUEVO.

.- ¿Les das voz?

Por mucho que les pongas un menú para que coman sano, una máquina expendedora de fruta o los viernes te los lleves a jugar a los bolos, si hay un problema y no son ni voz ni voto, te lo vuelvo a recordar, el “chiringuito” de una nueva cultura empresarial con la que se te llena la boca, será algo que nadie creerá.

.- ¿Eres valiente?

Igual que en el Branding, con la Cultura empresarial, tenemos que ser valientes. Ya vale de hacer lo que los demás hacen. Ya vale de comprar la misma máquina que tiene Google, el mismo color de pared que tiene Uber o llevar a los mismos conferenciantes todos los años que lleva la empresa del Ibex de moda.

Hay que ser valientes. No lo que para uno sirve, vale para todas. ¿O es que a un americano le importa lo mismo que a una persona latina? Para nada.

SI queremos distinguirnos de los demás, SI queremos que se sientan orgullosos de nosotros. Hagamos las cosas diferentes, porque si no seremos uno más, te lo aseguro.

Esperemos que no se convierta una moda el Employer Branding, que en vez de alentar y ayudar a los trabajadores, se convierta en una cosa más que asquee a los mismos y no crean en el poder transformador que puede llegar a tener.

Podéis adquirir “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” a través de este enlace.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.