¡¡La Disrupción comienza con el FeedBack!!

“Presta atención al feedback negativo y solicítalo, particularmente el de los amigos. Difícilmente alguien hace eso y es de mucha ayuda” dice Elon Musk

Se define FeedBack, como “ Capacidad de un emisor para recoger reacciones de los receptores y modificar su mensaje de acuerdo con lo recogido.. Devolución de una señal modificada a su emisor”.

Como bien dicen sus autoras, en el libro “Smart Feedback. Conversaciones para el desarrollo del talento, tanto darlo como recibirlo en esta sociedad en la que vivimos, es muy incomodo.

Yo no diría incomodo, diría que es un deporte de riesgo.

Comentarle a una persona que no estás de acuerdo, ( de buenas manera siempre ), exponer tus ideas que son opuestas a las de la mayoría en un campo profesional..¿O es que decirle a tu pareja que ese pelo que tanto le gusta a ti nada de nada, se ha convertido en un deporte de riesgo?

¿Cuáles son los motivos?

  • No nos gusta que nos digan algo que aunque lo sabemos, no queremos oir. No queremos que nadie nos muestre una realidad que no queremos abordar. Y más delante de gente.
  • No queremos que nadie nos diga que nos hemos confundido. Ya tenemos suficiente con nuestra vergüenza, para que venga alguien a decírnoslo. La 3 guerra mundial empezará dependiendo como te pille el comentario.
  • No queremos que nadie nos diga nada, porque nuestro ego, se sentirá ofendido. Nuestras creencias podrían empezar a tambalearse y podremos a empezar a dudar de quien somos nosotros y qué hemos estado haciendo hasta la fecha.

Porque aunque la persona lo haga con toda la intención del mundo, todo feedback que recibamos, pensamos que lo hacen para atacarnos, hundirnos o reírse de nosotros.

Aunque diga la persona que lo hace con buena intención, levantaremos la ceja y dudaremos. Aunque tengamos delante al mayor experto que nos quiere ayudar, dudaremos.

¿O es que no dudamos cuando nuestros padres nos quieren ayudar en algún momento? Pues imagínate si es un profesional o tu propio jefe.

También hay que decir, que hay gente que se viste de “santos” y el único don que tienen es el de querer hundir a las personas, como ellos están. Por eso confundimos y nos encontramos siempre a la defensiva, cuando nos dicen quiero darte mi feedback sobre una situación, cuando en realidad es “Te voy a dar mi comentario aunque tú no me lo pidas. Y de regalo voy a ser más despiadado que Risto Mejide en Operación triunfo”.

Como diría Alejandro Sanz: “No es lo mismo”.

Hablamos de aprendizaje, de innovación, de desarrollo, de abundancia y prosperidad. Pero eso sí, saltamos como panteras negras, a la mínima de cambio y más si dicen que lo hacen por nuestro bien.

Creo que un buen feedback es una herramienta imprescindible tanto a nivel personal como profesional para nuestro desarrollo, herramienta que nos hace romper limites y aprender.

Dejemos atrás una cultura de la perfección y del postureo, y vayamos hacia una cultura del Feedback.

SI de verdad queremos mejorar, que esa tendría que ser la actitud con la que nos levantáramos todos los días, tendríamos que integrar el feedback en nuestra vida.

Como decía en un artículo anterior, “No duele la verdad. Lo que duele es…” las consecuencias que habrá a posteriori. Porque el feedback es un impacto en el centro de tus creencias.

Nos va a mostrar otra realidad. Otra forma de hacer las cosas. Y como nuestro cerebro está programado para la supervivencia, ante esa nueva realidad, tendremos miedo, la negaremos. Y el morbo nos hará con la cara tapada, entreabrir la mano para ver que podría pasar si diéramos una oportunidad a esas nuevas ideas.

¿Pero por dónde empezamos?

Por la HUMILDAD.

Te va a doler lo que te voy a decir, pero ahí va: NO ERES MÁS QUE LOS DEMÁS. ERES UN SER HUMANO COMO TODOS. Y eso duele cuando estamos disfrutando de unos resultados o en una posición llamada “Líder”.

Todos nos confundimos, todos nos equivocamos. Todos vemos lo que queremos ver y desechamos aquello a lo que no estamos acostumbrados o pensamos que es de loco o imposible.

¿Te llena de orgullo y satisfacción llamarte un líder disruptivo? Si no eres humilde, el único hoyo que cavarás serás el de tu tumba profesional. Y un boleto para las filas del desempleo. Por no decir que la agenda de tu móvil cada vez irá disminuyendo más y más.

¿Pero cómo damos feedback a los demás?

Sobre hechos, no sobre opiniones subjetivas.

Pero eso si, como bien me recalcó un día Rosa Rodríguez del Tronco, que no me olvidara nunca: “Un feedback positiva se hace públicamente. Un feedback negativa, se hace a solas”

Solamente a ti te tiene importar lo que has hecho mal y en qué tienes que mejorar. ¿O es que las reuniones anuales con tu jefe, las hacen con público? Pero si tienes que agradecer, felicitar por un hecho que ha ayudado al equipo, que ha provocado unos resultados inesperados en la empresa o en el equipo, felicitarle delante de todos ellos, demuestra:

  • Reconoces el esfuerzo
  • Eres un líder humilde
  • Impulsas a esa persona. Reconoces su talento y creatividad
  • Refuerzas el compromiso del equipo y su motivación.

Pero como en muchas otras herramientas que de las que he ido hablando en el portal, se nos llena la boca hablando de herramientas que pueden ayudar a las empresas y a la sociedad.

¿Pero se da Feedback en las empresas? ¿Los trabajadores piden a sus jefes que les digan que está bien y que está mal en función de su trabajo?

¡¡NOOOO!!.

Queremos mejoras, hablamos de ellas, pero en realidad tenemos miedo a aplicarlas.

Como bien dice Tim Harford, un feedback que sea especifico. Que este orientado hacia una tarea que vaya a producir un mayor valor, ése es el idóneo. Ni el feedback positivo ni el negativo. El especifico.

Porque si solo damos bueno, la motivación acabará diluyéndose y el beneficio que proporciona, al garete. Y un feedback negativo constante, haría que Shrek comparado contigo fuera un dulce gatito.

¿Y todo por qué? Porque no somos una sociedad HONESTA. Ni con nosotros mismos ni con los demás. ¿O es que nadie ha dicho antes de un feedback, alguna frase como: “Espero que no te siente mal, pero…”? Vamos adelantando posibles consecuencias ya que no sabemos que nos deparara nuestro feedback.

¿Y que tenemos para recibir de “buena gana” un feedback?

  • Empatía

Intentar ponerse en los zapatos del otro suele doler. ¿Por qué nadie tiene el mismo número de pie que tú!! Nadie tiene tus mismas ideas, creencias, sueños o limitaciones. Así que por lo tanto, por eso nos cuesta  ya no sólo imaginarnos el motivo de los pensamientos de la otra persona, sino aceptarlos.

Pero dentro de nosotros vivimos TODOS una gran batalla interna. Descubre sus luchas, sus miedos, ilusiones, motivaciones… y comenzarás a saber cómo tu feedback puede ayudarlo de verdad

  • Escucha

No escuchamos, por mucho que digamos que sí. Estamos pensando en 2.000 cosas antes que en la “chapa” que nos da nuestro mentor o jefe. Por muy buenas intenciones que tenga, es nuestro ego, el que provoca las interferencias. Ego que no nos hacer perdernos información más allá de lo que estemos escuchando o viendo. Quítate los cascos de las orejas, y escucha de verdad.

  • Ganas de querer siempre romper tus limites

Si crees que lo tienes todo. Que eres el rey del mundo como Leonardo DiCaprio o que nadie tiene el poder de enseñarte ni decirte en qué te has confundido…Tú sigue así y ya me contarás qué tal te va.

Cuando una persona o empresa está enfocada, quiere aprender ya no sólo de los buenos momentos, sino también de los malos. Porque cuando ve que los resultados no son los esperados, una opinión externa puede darle la luz que necesita en esos momentos.

Si no quieres mejorar y crees que eres el gran “experto” ni pedirás ni querrás te den su feedback.

El miedo a perder nos hace tomar decisiones irracionales. Y todo por no aceptar el feedback en nuestra vida, en nuestras empresas. Y todo porque no queremos acabar con la rutina que estamos viviendo y con el miedo atroz que tenemos a poner encima de la mesa, nuevas ideas, nuevos proyectos.

Y todo, porque tenemos miedo al feedback.

Si de verdad queremos ser innovadores, tener al equipo comprometido, disruptivos, o empezamos a implementar el feedback y sus valores, o por la boca muere el pez.

¿Qué es para ti el feedback? ¿Qué poder ha tenido en tu vida?

El próximo día 6 de junio tendré el placer de compartir con las autoras del libro y otros profesionales (Jane , Rosa y Noemí) en Zaragoza, una charla sobre el feedback. Aquí tenéis más información.

Anuncios

César Brandon: “Nunca es tarde para hacer las cosas”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” tengo el placer de presentar a César Brandon.

Siempre he creído que los programas de talento, muestran lo que tendría que ser común para todos, como algo mágico y excepcional.

Nos asombramos de las artes marciales, de sus saltos y golpes. Aplaudimos a rabiar cuando vemos un grupo de niños bailando al unisono la canción de su grupo favorito o la demostración de la inteligencia de un niño tras demostrar que se sabe las capitales de Europa.

Vivimos en una sociedad que se asombra y aplaude a personas que luchan, creen y lo demuestran, que han venido a vivir, a sentir su pasión, a ser ellos mismos. Pase lo que pase, pese quien le pese.

¿Quién es más “asombroso”, la sociedad que le da miedo dar el paso adelante o quien lo da?

Hace unos días tuve el placer de conversar con César Brandon, último ganador del programa “Got Talent”.

Delante del jurado, del público asistente y de todos los espectadores que lo veíamos sin nada más que su presencia, no arriesgó su oportunidad de ganarse al jurado con una poesía, sino que se mostró tal cual era, teniendo la poesía como herramienta y la escritura como bandera de la pasión.

No se trata de hacer las cosas diferentes para destacar. Ya siendo uno mismo, se destaca entre los demás.

Gracias Cesar, por recordarnos que todos somos 1 y que hemos venido al mundo a decirles a los 0, que la diferencia entre unos y otros se llama confianza y no cerveza sin alcohol. Gracias por enseñarnos que la teoría del caos empieza cuando dejamos de dar pasitos en falso. Que padre es aquel a quien los sueños se le quedan pequeños.

Podéis conocer el trabajo de Cesar a través de su Facebook, Twitter e Instagram. Y a través de su libro “Las almas de Brandon”.

.- ¿Qué le dirías al Cesar de hace 10 años?

Silencio. Muchísimo silencio y paciencia.

Eso sería, definitivamente que le diría, porque tengo una cabeza muy ruidosa. Una cabeza que me dice muchas cosas. Una veces que necesito escucharla y otras veces que no, ya que son simplemente ruido.

.- ¿Sabrías reconocerte si te miraras al espejo?

A ratos no, pero por lo general, si.

Sobre todo cuando estoy muy mega ocupado, como en estos momentos.

A mí lo que más me apasiona es escribir, y cuando no lo hago, es cuando no me reconozco. Pero he aprendido a encontrar mi espacio en esta nueva forma de vivir. Pero si me llegas a hacer esta pregunta hace 2 semanas, te hubiera dicho que no. Pero a día de hoy, te digo que sí.

.- ¿Escribir es un arma de destrucción masiva?

O de creación masiva.

La palabra destrucción a la hora de hablar de escritura, no la relaciono. Pero según vamos hablando, si que tiene bastante sentido, en cualquier plano.

Evidentemente en el tema de los miedos. Ya sabes tú la frase que es: “Dale a una persona un lápiz, y no, un arma”.

Se tiene más miedo, sobre todo los países con dictadura, se les tiene más miedo a los chavales que piensan que no a los que tienen un arma..

En ese sentido, si que la escritura destruye. Pero destruye para bien

.- ¿La vida es la musa de la poesía?

Desde luego que sí.

Todo es motivo para escribir poesía. Desde que estemos tú y yo aquí sentados hablando. Que tú me hayas hecho esa pregunta en la que yo este desacuerdo, que luego vaya a pensar en casa, para mí eso es poesía.

Desde luego que la vida es la musa de la poesía.

.- ¿Se puede prostituir el verdadero significado y alcance de la poesía?

Yo te lanzo una pregunta, ¿Cómo se podría protruir la poesía?

Yo creo que no. Si vamos a la verdadera esencia de la poesía, es totalmente imposible prostuirla. Sería imposible convertirla en algo que no es, ya que la poesía tiene que ser completamente sincera.

Yo que vengo de la televisión, podría significar mil y una cosas. Pensar que todo es muy guay. Durante un tiempo estarían haciéndome entrevistas y demás. Pero no olvidemos que hay un libro. Libro en el que hay poesía. Un libro en el que hay verdad.

Si fuera prostitución, ya que la poesía es un tema mediático últimamente, se habría acabado. Pero a día de hoy estamos tú y yo teniendo esta conversación y tiremos hacia adelante.

Es imposible que se prostituya la poesía. Porque si decimos que es una puta, por decirlo de una forma, no es poesía ya.

.- Si te diera el poder de escribir en una valla publicitaria, lo que quisieras, ¿Qué sería?

Sólo tiene 5 minutos.

Y ahí lo dejaría.

Si vas con tu coche y ves: “Sólo tienes 5 minutos”. Al instante te preguntarás: “¿Para qué?

Ahí lo tienes.

.- ¿Crees que haces arte?

Si, definitivamente.

Me encanta crear.

A mí se me define como un poeta, aunque yo no lo hago. Porque a mí lo que me gusta es crear, lo que sea.

Si es escribir como guiones para teatro, televisión,…mejor. En definitiva, lo que sea, pero yo lo que quiero hacer es crear.

Si no creyese que hago arte, tal vez no lo haría.

.- ¿A qué das siempre gracias?

Soy una persona muy agradecida con todo lo que le ocurre. Y hasta las cosas que me ocurren y tal vez no sean tan buenas, también.

Hay cosas que te ocurren y quizá no son el momento para que ocurran. Pedimos cosas y tal vez no son el momento de tenerlas.

Yo siempre doy gracias.

Antes que llegaras estaba rezando. Siempre le doy gracias al Universo. Gracias a Dios, un dios que me he creado yo mismo. Gracias a la Naturaleza y gracias a la Existencia.

Yo a esas 4 cosas siempre doy las gracias.

.- ¿Qué el éxito?

La capacidad de seguir siendo feliz, igual de feliz que soy ahora, que hace 3 meses cuando no me conocía nadie.

Para mí eso es el éxito.

Ahora no soy más feliz por tener más pasta. Soy igual de feliz que antes. Eso es para mí el éxito.

.- ¿Qué serías sin la curiosidad?

Absolutamente nada.

Esa palabra que has dicho, es así como me defino yo. Un tío curioso.

Por ejemplo, si me dijeras que le diría a Dios nada más verlo, le preguntaría: ¿De dónde vienes?

Para mí el cielo, la religión es algo como nos limita. Y yo soy un tío mega curioso . Si estuviera en el plano del cielo, que es como lo más, yo no querría quedarme allí, yo querría más.

Sin la curiosidad no somos nada.

.- ¿Qué has hecho hoy diferente en tu vida?

Llegar tarde al tren, pero era por un motivo muy bueno.

.- ¿Qué seríamos si no hiciéramos las cosas mejor que el día anterior?

Siempre promulgo la excelencia.

Si no pensase así, queriendo hacer las cosas 1% mejor que las hice ayer, ahora mismo no estaría aquí.

Yo me considero un autor underground, que como tú, empezamos por las redes sociales. Y en este mundo interconectado, es normal compararse con los demás. Y cuando lo observo, pienso: “Estoy haciendo lo mismo que está haciendo todo el mundo”. Y mi siguiente pensamiento es: “Hay que marcar una diferencia “.

Si no marcas una diferencia, no vas a ningún lado. Ya que lo que estoy ofreciendo yo, ya lo está ofreciendo otros poetas. Así que me gusta darle un plus a todo, sino no lo hago y lo dejo.

Me encanta romper un poco.

.- ¿Vivir no tiene horarios?

Nunca es tarde para hacer las cosas

.- ¿Cómo te relacionas con la inspiración?

A mí me inspira todo.

Esta conversación que estamos teniendo me inspira. Ir a casa y coger matices de tu sonrisa, de tus gestos y te convierto en un personaje contando una historia a través de él.

Pero lo que si hago, es dejarlo cuando no puedo escribir. Soy de las personas que no fuerzan escribir.

Conozco muchos escritores que son muy rutinarios y que les va muy bien. Que escriben 4 horas al día y lo hacen, pero si no me sale nada, yo lo cierro.

Pero si me tiro un mes así, perfecto. Pero cuando vuelva me va a salir todo del tirón.

.- Una reflexión para los lectores del portal.

Las críticas constructivas de las personas que no construyen nada, que no afecten en nada y ya está.

 

 

¡¡No duele la verdad. Lo que duele es…!!

“Quien huye de la verdad acaba tropezando con ella”

No nos duele que nos digan la verdad, nos duelen las posibles consecuencias.

No nos duelen los resultados de un informe de los consultores sobre nuestra empresa, nos duele lo que pueda suceder después.

No nos duele que leamos cosas que hasta ahora no habíamos leído, nos duele que quizá estén en lo cierto y hayamos estado perdiendo el tiempo con cosas que nos lo hacían perder.

No nos duele que nos digan que nos han sido infieles. Nos duele no saber si sabremos vivir después del duelo sin esa persona. Si las cosas habrán cambiado ya para siempre.

No duele que nuestra madre nos recrimine una actitud, tenemos miedo a descubrir que quizá tenga razón y nuestro ego se vaya al garete.

La verdad no duele, duelen las consecuencias.

Luchamos contra las Fake-news, noticias falsas. Queremos personas a nuestro alrededor que nos digan la verdad, que no vayan con rodeos. Dirigentes y profesionales que siempre nos muestren la realidad tal y como es…

En definitiva, promulgamos por la verdad, pero no queremos ni verla cuando la tenemos en frente.

No queremos verla, porque hasta esa fecha, estamos hechos de nuestras creencias, experiencias, consejos recibidos por terceros y nuestro ego.

Si nos dicen que las cosas no son como creemos, que nos hemos estado equivocando durante mucho tiempo,… en definitiva que hay otra realidad de la que nos imaginábamos, empezaremos a vivir un proceso no muy bonito.

Empezaremos a Negar la situación. Creemos que lo que nos están diciendo es mentira. Que lo hacen para reírse de nosotros. Enarbolaremos la bandera de los consejos que nos dio esa persona tan importante para nosotros, como el escudo del Capitán América lo salva de las balas.

Nos taparemos los oídos, diremos que no queremos oír algo que es mentira. No queremos ver la realidad. Una realidad que es una más, como personas hay en el mundo. Pero por no quererla ver, oír o sentir, estás perdiendo una oportunidad de ver más allá de tus narices.

Pero reconocer que nos hemos equivocado o que quizá la otra persona puede tener razón, está considerado en esta sociedad, como mostrar debilidad.

Debilidad que está relacionada con los sensibles, con los débiles y con el principio de que todos los demás se aprovechen de ti, que tu posición se debilite porque vean que eres sensible o muestres tus emociones.

Ante esa posibilidad de “perder puntos” ante nuestra gente, preferimos negar la mayor, que al menos “abrir un poco los ojos” y ver que hay detrás de lo que nos dicen.

Queramos o no, estamos rodeados de gente. Personas que tienen su propia realidad. Realidad que es diferente a la nuestra. Y en la diferencia está la variedad, riqueza y avance.

Abrir los ojos no quiere decir que hayas estado perdiendo el tiempo hasta ahora. No quiere decir que ya no vas a saber quién eres a partir de esa noticia. No quiere decir que tu empresa se vaya a desmoronar desde esa noticia.

Es un punto final a una situación y la bienvenida a nueva situación. Lo sé, los cambios no son “cool”.

Tanto a lo largo de los casi 1.000 artículos que llevo ya, los dos libros escritos, (principalmente en Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo) conferencias, creación de marcas, me he dado cuenta que cuando dices lo que sientes, (sin faltar el respeto a nadie), al principio te ven como alguien gracioso, pero cuando ven que la cosa va en serio, ya no gusta tanto.

Mostrar que es hora de “mover” la rutina que hemos estado llevando, ya que no está dando los resultados que creíamos que nos iban a dar para siempre, pica.

Me rio de programas como el de “Pesadilla en la cocina” que tenga tantos seguidores. Nos reímos de lo que le pasa, de lo asqueroso que esta la cocina, de los platos que sirven. Pero cuando quien está a tu lado le preguntas ¿Tú te apuntarías a un programa así?…Entre aspavientos, siempre la respuesta es, mientras se apaga la risa de ver el programa, “Ni loca”.

Si cada 4 años tenemos que pasar la ITV con nuestro coche, yo impondría que cada cierto tiempo en nuestras empresas y en nuestra persona, tuviéramos “huracanes” que nos enseñaran la verdad de lo que estamos viviendo.

Ojala no tuvieras nada que cambiar. Pero aunque nos vayan bien las cosas, siempre pensamos en algún momento del día: “Ojala pudiera cambiar tal o cual cosa…”

Un huracán de escala 9,4, llamado “otra realidad a la que tú estás acostumbrado”, trae más beneficios que perdidas.

  • Te hace encontrarte contigo mismo. La rapidez, el aparentar, el alcanzar resultados, nos hace crearnos un papel que tenemos que contentar durante todo el día. ¿Pero realmente sabes quién eres? La verdad u otra realidad, te hará ver que quizá no eres quien dices ser.
  • Otra realidad no es creer que hemos perdido el tiempo. Hemos aprendido, hemos disfrutado, hemos vivido. Pero ahora la vida, te está diciendo que es el momento de hacer las cosas de otra manera hasta ahora realizadas.
  • Abrirse a otros mundos, es descubrirse uno mismo. Existe la posibilidad descubrir talentos que tenias dormidos porque estabas haciendo lo mismo de siempre. Es la posibilidad de descubrir que eres más de lo que creías que eras hasta la fecha. Es siempre la oportunidad de crear, de ser creativo.
  • Una nueva realidad, es una nueva oportunidad. Eso que tanto buscabas pero que tanto miedo te daba que fuera realidad.

Como vemos, no duele la verdad. No duele que nos muestren otra realidad, creemos que nos va a doler lo que hay detrás de ese momento.

Y como hemos visto, todo depende de la actitud con lo que la afrontemos. Demos una oportunidad y descubramos que hay detrás de ese miedo.

¿Y a ti que te duele más? ¿A qué tienes miedo, a la verdad o a lo que pueda venir después?

¿Por qué?

El humor y la curiosidad son la más pura forma de inteligencia” decía Roberto Bolaño.

Hemos pasado del “Niño, deja de tocar las pelotas con tantas preguntas” al “No eres curioso, eres un cotilla, que no es lo mismo”.

La curiosidad provoca un coctel molotov de emociones cuando oímos la palabra. Entre la vergüenza, el miedo y el morbo.

De pequeños éramos muy curiosos. Hasta que nuestros padres o los profesores iban capando esa capacidad.

Nos asombrábamos y preguntábamos por todo.” ¿Y esto por qué mama? ¿Y por qué se hace las tartas así? ¿Y cuando llegamos? ¿Y si detrás de ese árbol hay un tesoro esperándonos..?...  Eran algunas de las preguntas con las que taladrábamos a nuestra mente y a nuestros familiares.

Pero llegó el momento de la formación, en el que las preguntas dejaron de existir. Y se transformó la situación, por la de “apréndete las cosas así, que así es como te irá bien en la vida”.

Nos capan la facultad de preguntarnos las cosas, de querer saber más allá de lo que nos dicen. Porqué cuando preguntabas el motivo de las cosas, eras considerado por los demás como el empollón o el “amigo del profesor”. Y en una época, donde ser parte del grupo era esencial, era mejor callarse, aprenderse a pies juntillas la lección y luego ponerla tal cual en el examen.

Pasamos de la curiosidad de los niños en los carritos, señalando todo lo que les sorprende a “mejor no quieras saber más allá de lo que te han dicho, no vaya a ser que te echen del grupo por listo”.

En la madurez, como bien dice Teresa Viejo (experta en el mundo de la curiosidad), hemos pasado del “Cállate niño que me duele la cabeza de tus preguntas” al “deja de pregunta que eres un cotilla”.

Todo por querer saber más.

Al igual que denostamos y prostituimos palabras, con la curiosidad pasa igual.

Queremos avanzar, queremos saber cómo poder ayudar a las personas, como ayudarnos a nosotros mismos, pero no que nos consideren curiosos, ya que nos dirán que somos unos cotillas. Mejor que lo haga otra persona por nosotros y nosotros bien a gusto en “nuestra zona de confort”.

Hace unos días, oía en una librería: “Estoy cansado de leer libro de este tipo, no me solucionan la vida. Harto ya de tanta autoayuda”.

Cuando damos el paso al frente para descubrir nuestras emociones, lo que nos pasa. Nos zambullimos de lleno en Internet, en libros, conferencias, para que los “expertos” nos digan que nos puede pasar y cómo ELLOS solucionaron SU Problemas.

No queremos ver, que nos están diciendo CÓMO ELLOS SOLUCIONARON SU PROBLEMA, que quizá sea ALGO parecido al nuestro, pero no el nuestro.

Los libros, conferencias,…son un bastón esencial en el camino hacia la recuperación o al éxito, pero sin la curiosidad, nunca sabrás lo que realmente pasa a ti o a tu empresa.

Queremos avances, queremos ser felices, queremos tener pareja, en definitiva queremos tener abundancia en todo y más, pero nos basamos en CÓMO lo hicieron los demás, en QUÉ hicieron los demás, pero no en el PORQUÉ lo hicieron.

Lo vuelvo a repetir, te ayudaran bastones como los libros, conferencias o formaciones,..Desde luego que sí, pero antes de nada, tienes que ser CURIOSO CONTIGO MISMO. Tienes que descubrir el PORQUÉ te pasa lo que te pasa, PORQUÉ quieres hacer lo que quieres hacer, PORQUÉ sientes lo que sientes, en definitiva.

Cuando ves que las personas tienen problemas o empresas con sus marcas, siempre acabas oyendo una frase típica: “¡¡Pues a lo mejor tenemos que aplicar la solución que implantón José, la competencia o Apple… para nuestro problema!!”.

Tenemos miedo a conocernos, tenemos miedo a indagar, tenemos miedo a ver la realidad. Y por eso, preferimos “automedicarnos” o que el “medico se confunda con nuestro diagnostico” cuando realmente nosotros sabíamos que nos pasaba.

No nos gusta indagar dentro de nosotros. Nos “mola” hacer grupos de investigación para ver qué ha pasado, pero las conclusiones que demuestren nuestros fallos o soluciones que nos puedan llevar más allá de donde estamos, las apartamos.

Despreciamos lo nuevo, pero nos quejamos de que no avanzamos en nuestra vida.

¿Alguien me lo explica?

Ser curiosos, nos puede llevar a crear una marca diferente a la que hasta entonces estábamos mostrando. Una marca que nos puede etiquetar, por lo que mostramos y sentimos, como diferente, original, transgresor, a crear controversia en un mundo estable y rutinario como decía en “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Todos los principios son duros, pero si realmente queremos pisar fuerte en este mundo, ya no solamente en el mundo personal, empresarial o como sociedad, tenemos que impulsar la curiosidad como vehículo que nos llevará a esos avances que todos soñamos.

Porque ser curiosos, te lleva a crear soluciones, productos innovadores o experiencias hasta la fecha nunca vividas.

La curiosidad te lleva a la creatividad.

Si eso, que nadie se cree que es, que todos buscan en libros, como si fuera algo para extraterrestres.

La creatividad es ver la realidad desde diferentes perspectivas. Y para eso tenemos que ser curiosos.

Para eso tenemos que darnos el permiso de VER otras realidades, de CREER que otras formas son posibles y con ello, CREAR nuevos mundos, nuevos productos, nuevas soluciones.

Tengo que reconocer que la curiosidad duele.

Ir más allá y descubrir que tu pareja te ha mentido, que pensábamos que nuestro producto nos iba a jubilar ya de trabajar o que el curso que estábamos haciendo nos iba a llevar al estrellato, cuando no es así, DUELE.

Ver que hemos vivido en una mentira, no es muy agradable. Pero no quiere decir que a partir de ahora sea igual. Tú eres el único que puede cambiar esa rutina que has vivido poniendo solución a la misma, siendo creativo.

La curiosidad es:

  • Querer saber más allá de lo que suponemos
  • Descubrir que hay detrás de los miedos que tenemos
  • Querer avanzar, siendo curiosos con el presente
  • Preguntarse continuamente, ¿Por qué?

¡¡SEAMOS MÁS CURIOSOS, POR FAVOR. Y NO DEJEMOS DE PREGUNTARNOS, ¿POR QUÉ?!!.

¡¡Carta a los #Workalholics!!

Una buena regla para la vida es no ser demasiado adicto a una sola ocupación” decía Terencio

Creo en la importancia de una cultura empresarial que impulse la motivación, el desarrollo y el buen hacer de las empresas y trabajadores.

Creo que las empresas con una cultura empresarial fuerte, sustentada en valores de verdad, (no de postureo), son las que estarán dejando una huella de verdad tanto en trabajadores como en el clientes. Y con ello en la sociedad.

Creo que las empresas con una cultura fuerte, son las que tienen un Branding consistente y fuerte. Son las que marcan un antes y después en el cerebro y corazón de los clientes y trabajadores.

Creo en la necesidad de una cultura empresarial que englobe el día a día de un sueño profesional.

Pero también creo que se están enmascarando muchas malas prácticas a través de esta herramienta de la cultura empresarial.

A través del estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”, observé que superar la edad estimada de una empresa de 5 años, dependía  entre otros factores, del buen o no uso de herramientas del Branding.

Leo en muchos artículos, libros y empresas, que el trabajo no tiene que ser considerado como trabajo, sino como un hobbies, como una diversión…como si estuviéramos en el jardín de infancia, vamos. Porque así vienes a trabajar alegre, feliz, contento, motivado.das todo de ti, y no lo consideras esfuerzo.

Vamos por partes:

.- ¿Y si mi hobbies no es trabajar para ustedes y hacer cartas astrales?

.- ¿Y si mi hobbies me apetece hacerlo unas horas y otras no? ¿Me lo va a permitir la empresa?

.- ¿Y si me canso de mi hobbies, la empresa me va a permitir conocer dentro de ella, otro tipo de hobbies?

Nos quejamos de términos como Secta, pero he llegado a escuchar a Directores de RRHH de empresas importantes: “Nada de tribus, nada de cultura empresarial que piensen, nuestro sueño es crear una secta con nuestros trabajadores”.

Una secta te hace creer que estás viviendo algo único y que jamás ocurrirá. Que fuera, solamente hay miedo, hambre y penas. Que el “líder” es lo mejor que te ha podido pasar en tu vida, queriéndote hacer olvidar, la vida que tenias pasada. Y que tu esfuerzo, servirá para hacer un mundo mejor.

¿Quién levante la mano quien no haya conocido a una empresa, líder o trabajador de empresa que crea y diga tales cosas?

¡¡TODOS!!.

Se habla mucho del estrés, de llegar a los resultados trimestrales, de hacer un número determinado de ventas…De muchos parámetros que tenemos que alcanzar si no queremos encontrarnos el día menos pensado con la carta de despido.

Y los que utilizan el tema de la cultura empresarial, a su favor y no a favor de los trabajadores o la sociedad, ese miedo al despido, a la crisis que estamos viviendo, a la era de transformaciones que estamos viviendo, lo utilizan en beneficio propio.

Para comer necesitamos trabajar. Porqué hasta ahora que yo sepa, sino te ha tocado un buen pellizco de la primitiva, eres un mortal más.

Pero una cosa es trabajar para vivir, y otra cosa es que nos hagan creer que hemos venido a vivir para trabajar, sola y exclusivamente para sus empresas.

Ir a trabajar, tiene que suponerte que estás haciendo algo más que cobrar un sueldo, aguantar la cara de tu jefe o de la amargada de tu encargadas. Que tu trabajo sirve para algo. Que no solamente estas vendiendo ropa o muebles, sino que estás haciendo felices a esas personas que la están comprando, estas aumentando su confianza en ellos.

Estoy de acuerdo con esa filosofía y así la creo. No creo que solo escriba, no crea que solo de conferencias, no crea que sólo transforme empresas, sino un trozo de la sociedad a través de lo que hago. O eso creo.

Pero de ahí a creer que la empresa va a dar la vida por ti, como tú la estás dando por ella, va un trecho.

Seamos sinceros, cuando las cosas no vayan bien, lo primero que se echará por la borda, serás TÚ.

Y ya habrás hecho más que el Ceo. Habrás vendido más que el comercial con más años de experiencia, conseguido más clientes que en todos los años de la empresa…pero cuando vienen mal dadas, ni cultura ni vivir del pasado…a la calle.

Todo lo que te decían, todo lo que te dijeron que harían por ti, TODO… se ha esfumado. Y es el principio del comienzo de la frustración, de la rabia, del preguntarte ¿Por qué di tanto de mí en algo que no me ha dado nada en los malos momentos?

Vivimos en una sociedad de la felicidad constante y donde el pensamiento crítico es para agoreros que quieren joder el momento. Y estamos muy equivocados, el pensamiento crítico, te hace ponerte en el presente y ver todo, desde diferentes perspectivas.

Mi madre siempre me dice que duros a 4 pesetas nadie da. Y ha sido un lema que nunca he olvidado y cuando lo he hecho, normalmente la “bofetada” ha sido importante en mi vida.

Sentirnos parte integrante de un grupo, no quiere decir que tenemos que dejar el resto de nuestra vida. Tener pareja no quiere decir que dejemos a nuestros amigos. Tener un nuevo amigo no quiere decir que dejemos a los otros amigos que han estado en nuestra vida en momentos peores.

Pero somos así. Nos desvivimos por lo nuevo, por lo que con una pequeña cosa nos ha hecho felices, con quien nos dice cosas bonitas y nos va a llevar al espacio como nadie lo ha hecho.

No sólo la culpa la tiene quien sabiendo tus debilidades o necesidad de dinero, dice lo que quieres oír. Sino también tú mismo, por:

  • No poner siempre en duda todo lo que te dicen. Mira los hechos, y no los dichos
  • No tener vida más allá del trabajo.
  • No confiar en ti.

Esas personas que se desviven todos los días del año y fiestas de guardar por su empresa. Que aun habiendo salido de trabajar, siguen pensando en el trabajo. Que hablan en el grupo del whatsapp del trabajo los fines de semana… NO TIENEN VIDA.

Su autoestima ha sido baja y seguirá así, si no se empiezan una labor de introspección. Tras un desengaño, se creen que una simple caricia o sonrisa, ya son la empresa de su vida o el príncipe que iban buscando. No ven, ni quieren ver más allá de lo que es el trabajo, de lo que es esa nueva pareja.

¿Y qué pasa cuando se dan cuenta que no es lo que esperaban? Que aún sabiéndolo, creen que cambiarán. Que aún sabiendo que no cambiarán, se hacen las víctimas, porque el amor es dolor, según les han enseñado.

Recuerda:

    • Conoce gente. No dependas de un solo mundo en tu vida. Si sólo tienes uno y se desmorona, con él sentirás que tu vida ha sido arrasada.
    • Siempre se critico con todo lo que te digan o quieran que veas como única verdad.
    • Una cultura empresarial sirve para motivar, alentar y trabajar juntos en pro de un propósito más allá que ganar dinero. Si lo utilizas para otra manera oculta, no conseguirás dejar huella a largo plazo en el corazón de tus trabajadores ni clientes.
    • Una vida más llena, diferente, es una vida más rica para todos los sectores de tu vida.
    • Eres mucho más de lo que haces durante 8 horas. Nunca lo olvides.
    • Un puesto de trabajo es algo eventual dentro de algo mucho más grande llamado VIDA.

 

¿Eres un #Workalholic? ¿Crees que tu empresa te querrá igual que ahora van las cosas bien? ¿Tienes más vida que tu trabajo?

 

 

¡¡Soñamos con liderar arañas que atrapen leones!!

No hay reto que no podamos alcanzar trabajando unidos con claridad de los objetivos y conociendo los instrumentos” dice Carlos Slim

Siempre que nos encomiendan liderar un equipo, soñamos ser como esas películas del sábado por la tarde, en las que de la nada, se transforman en un equipo campeón.

Mi experiencia como parte integrante de equipos, en alguna ocasión liderándolos o como observador de equipos, me dice que en los albores del nacimiento del equipo anhelamos vivir experiencias únicas, como “Cuando las arañas tejen juntas pueden matar a un león”. (Libro de Daniel Coyle, libro que os recomiendo sin ningún género de dudas).

Pero creemos que cuando surgen los momentos críticos, con una conferencia de 45 minutos, unos gritos, música a todo volumen, podremos conseguir lo que no hemos conseguido a lo largo del año.

Nos han enseñado que los verdaderos equipos, los que consiguen resultados o transformar el mundo, son los que siempre están felices, alegres, se abrazan continuamente y no tienen ningún tipo de problema. Pero yo creo que no es así.

Se demuestra en los momentos críticos, cuando se han cometido errores, el carácter de un equipo y como resurgen de dicha situación.

En la felicidad todos somos buenos y geniales. Pero cuando vienen mal dadas, se demuestra que está hecha esa “amistad”.

Los equipos de “éxito” están hechos de verdades incomodas y sinceridad total. Sinceridad sin faltar al respeto por favor. Pero es la única manera de pasar de mediocridad hacia la excelencia. Diciendo qué está bien, que está mal, poniéndonos en los zapatos del otro, fijándonos en los pequeños detalles.

Porqué una vez hemos llegado a conseguir un resultado, nos echamos a dormir pensando que siempre se repetirá. Y luego pasa lo que pasa, que nos tiramos los pelos, todo rápido y mal, porque vemos que lo que antes hacíamos y pensábamos que SIEMPRE daría resultados, no pasa eso.

SINCERIDAD y VERDADES INCOMODAS tienen que ser bases esenciales de un equipo.

Y como hasta la fecha no hemos estado acostumbrados a los malos resultados, nos vamos al otro extremo:

  • No hablamos, GRITAMOS
  • No sonreímos, GRUÑIMOS
  • No somos flexibles, NOS CONVERTIMOS EN DICTADORES
  • No nos tocamos, NOS REPELEMOS
  • No son amigos ni compañeros, SON GENTE QUE SE RIE DE NOSOTROS

Ni una cosa ni otra. La virtud de de los equipos de éxito está en el Equilibrio.

¿Y que 3 características tienen los equipos Disruptivos?

1.- Cosechando Seguridad

Si no hay signos que te hagan sentir que sientes a ese equipo, ya puedes tener 12 Cristiano Ronaldo a tu lado, que no llegaras ni a participar en la Champions League.

Sin seguridad no das todo de ti. Sin sentirte parte del equipo, no darás ideas, no saldrá a relucir el talento por el que te contrataron y pensaban que contigo se harían de oro.

Si estamos todo el día liderando desde el miedo. Mostrando el precipicio del despido o no reforzando lo positivo del trabajo realizado sin alentar la creatividad, tendrás a tu merced un equipo de mercenarios que van a trabajar por dinero, no por un motivo mayor.

No serás un líder para ellos, serás un jefe que a final de mes o final de proyecto le vas a pagar la “cuenta” y hasta la próxima.

Cuando te sientes seguro en una relación, ¿A qué te muestras sin tapujos? ¿A qué das todo de ti sin miramientos?

Aunque sea un equipo con altas exigencias y expectativas. Tú le dices y haces sentir a esa persona que ha sido elegido porque puede superarlas holgadamente, le das seguridad, haciéndose integrante del equipo, y seguro que te mostrará aquellas facetas que sentías que tenía y por la cual lo contraste.

Da seguridad y obtendrás resultados.

2.- Muestra vulnerabilidad.

Tampoco estoy diciendo que seas unas moñas, fan de Disney, ni que le pongas películas románticas a tu equipo.

Te estoy diciendo que reconozcas tus errores sin ningún tipo de pudor. Te estoy diciendo que seas el primero que muestre sus emociones. Ni te creas el “Hombre de Hielo” liderando a los Vengadores, porque ni lo eres ni nunca lo serás.

Pero nos han hecho creer que mostrar tus debilidades es el primer paso para que se aprovechen de ti o se rían de uno. Creo que mostrar tu debilidad es el primer paso para avanzar.

Cuando muestras tu vulnerabilidad a alguien, que forma parte de tu circulo, vienen los abrazos, viene el contacto. Te das cuenta si formas parte o no de su familia, si de verdad lo que siente por ti es amistad, compañerismo o es un “durante 8 horas te haré creer lo que quieras, luego no hables”.

Es en la vulnerabilidad donde se muestra la química entre las personas. SI existe comunicación de verdad, si el equipo esta cohesionado de verdad, es pura pantomima.

Muestra tu vulnerabilidad sin tapujos, y el equipo se estará haciendo más fuerte en todo momento.

3.- Definir un propósito

Sin un propósito, no hay nada.

Bueno, si, mediocridad, hacer lo mismo que todos, no dejar huella a través de nuestro trabajo, que nuestros clientes nos sean infieles cuando vean que lo que decimos a lo que hacemos va un trecho grande… ¿Sigo?

Éste equipo no solo tiene la obligación de ganar, sino además la de contentar a la gente que ha pagado por verlos. Tienen el propósito no de ganar, sino de hacerles felices.

No es el propósito de hacer un congreso para regocijo mutuo, sino por y para los asistentes que van a disfrutar de él, para transformar sus vidas aunque sea solamente con una frase o un abrazo.

Vivimos en un mundo cortoplacista, que convive con el estrés codo con codo porque si no consigue llegar a los resultados trimestrales será despedido. Dejando eso de dejar huella en sus clientes, para los “iluminados” o “locos”.

Los equipos de éxito en este siglo XXI, se centran en el propósito, en el PORQUÉ hacen lo que hacen, PORQUÉ les compran los clientes actuales y PORQUÉ quieren ser recordados cuando ya no estén.

Y te aseguro que llegan a los resultados del trimestre, holgadamente.

Sin un propósito mucho mayor que la suma del equipo entero, seréis uno más.

Dales un propósito, y serán los arquitectos del éxito soñado.

Nunca lo olvides, que el éxito llega como consecuencia de darse a los demás.

Cuando nos enfrentamos al reto de liderar un equipo, siempre soñamos que la suma de 2 y 2 nos de cómo resultado 11. Pero recuerda que sin:

  • Confianza
  • Sentimiento REAL de que perteneces a ese equipo

No pensaran como un cerebro único, sino como un cerebro que ha tenido una noche loca en Ibiza que luego no se acuerda de cómo ha conseguido lo que ha conseguido.

¿Cuáles son las características para formar y de resultados un equipo en el siglo XXI?

¡¡Small Data. No te alimentes sólo de datos!!

“Los pequeños detalles hacen grandes momentos”.

Quiero contarte 3 situaciones y luego te digo que tienen en relación.

.- Tras varios retrasos sin justificación alguna, se responde de forma airada a un nuevo retraso. Pensando que era una forma de dejadez, tras preguntar qué pasaba, recibimos la misma respuesta de siempre, excusas.

.- La falta de anillo continuado, de una persona que lo llevaba con orgullo.

.-Una bolsa nos hace creer que tiene problemas de alimentación una persona.

Pensarás que no tienen nada en común.

Un retraso, un anillo y una bolsa. Más bien parece un chiste, pero no son así las cosas.

Vivimos en un mundo, donde los datos dejamos que nos dominen.

El 30% de los españoles hacen tal cosa… El 4% de los chicos prefieren el brócoli a la lechuga…el 65% de los españoles no ha leído un libro durante el ultimo año.

Más y más datos, que hace dividir a la sociedad en un bando o en otro. Creemos que si actuamos en función de los datos que nos expongan, tenemos que ser de una manera u otra.

Y de ahí no nos podremos salir, porque creemos que nos están dando la clave del éxito.

Ya nosotros mismos, aceptando esos datos, nos estamos encasillando y  lo peor, aceptamos que nos encasillen.

Creyendo que somos de una manera, que han determinado unos números, nuestra suerte, nuestra vida, ya está echada.

Actualmente se dicen que a través del “Big Data”, el proceso de recolección de grandes cantidades de datos y su análisis, nos ayudará a encontrar soluciones ocultas, patrones ocurrentes… En definitiva que casi gracias a los datos, podremos crear y elegir todo en la vida.

Sé, que el Big Data, está ayudando a muchos campos en la sociedad, como que también se han creado nuevas empresas que están ayudando a la misma.

Puede ayudar a determinar qué jugador tiene un mayor porcentaje de tiro, que producto se vende mejor en determinados países o con que frecuencia determinado tipos de personas van a hacer o no una acción.

Nos ayuda a descubrir, como bien dice la definición, cosas que se nos habían pasado por alto o no sabíamos.

¿Pero es que la vida son sólo datos? ¿Dónde quedan aquí los pequeños datos, las pequeñas acciones, las miradas?

¿O es que lo que determine unos datos, YA ES LA VERDAD ABSOLUTA?

Vamos por la vida generalizando.

Vuelve a leer de nuevo los 3 casos que al principio te he comentado. ¿YA? Si hubiéramos generalizado, hubiéramos pensado, que es lo que hubiéramos hecho, que:

.- Que la persona, llegaba tarde a nuestras reuniones, por dejadez, por inconsistencia, cuando en realidad la causa era otra que nosotros no sabíamos y mucho más importante.

.- La falta de anillo, era por problemas con su pareja y necesita la escucha de una persona amiga. No cosas raras.

.- Y una bolsa determinó, que no era falta de dinero de esa persona, sino problemas más importantes.

Pero generalizando, ya hubiéramos pensado que era un desagradecido, un maleducado, que no tenía dinero,

Vamos por la vida, exponiendo nuestras ideas en función a estadísticas, a lo que nos han dicho los demás , lo que dicen los medios de comunicación…en definitiva a creencias basadas en nuestra propia experiencia o “adoptadas” de los que nos rodean.

¿Dónde quedan las emociones? ¿Dónde quedan los pequeños detalles? ¿Dónde quedan las preguntas a la persona antes de exponer una conclusión? ¿Y la inteligencia visual?

Por lo que se ve, en ningún lado.

Vuelvo a repetir, para los extremistas del Big data o alguno que se sienta ofendido no sé por qué, que al igual que en la vida, en todo lo demás, no podemos expresar nuestras opiniones, discriminar a las personas, en función simple y llanamente de números o una explicación a una operación aritmética.

La vida, las personas, son mucho más que un dato.

Los números mienten mucho, sino que se lo digan a los americanos cuando pensaban que iba a ganar Hillary Clinton y pasó lo que pasó, la noche de autos.

Vemos, pero no observamos. No prestamos atención.

No observamos los cambios de las personas en cuestión a su vestimenta, a sus accesorios, a su forma de expresarse, etc… Una vez vista una persona, ya creemos, que para siempre, la veremos igual.

Las cosas cambian y no siempre somos iguales.

Fijarnos en un simple detalle, puede cambiar la opinión y la decisión.

Hablo de cómo cuando vamos al museo. Vemos los cuadros. Nos asombramos, les hacemos 200 fotos para subirlas a nuestras redes sociales, y luego si nos preguntan, si nos acordamos de tal o cual detalle, respondemos, encogiéndonos de hombros

¿Por qué?

Porque pasamos de largo ante todo. Lo vemos, pero no lo observamos. Perdiéndonos mucha información mientras tanto.

No hay dos personas que vean las cosas de la misma manera. ¿Por qué tenemos que generalizar todo a través de un dato?

La realidad es muy rica en matices. Ya que cada uno la ve de manera diferente en función de sus emociones, de experiencias pasadas y en función donde pongan su foco o atención. Pero la moda ahora es aglutinar datos pensando así que TODOS pensamos de esa misma manera.

Hay una frase que dice “La belleza importa sólo los primeros 10 minutos, después debes tener algo más que ofrecer”. Me lo dijo uno de los participantes durante el estudio para “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo”.

Y es la verdad, la diferencia entre dos marcas, es un pequeño detalle. Es la forma de ver la vida , de cómo tratar a la gente, de ver con otros ojos un producto ya creado.. No un número.

¿Dónde se quedan las personas que no están integradas en esos datos que se explican? ¿No estaremos impidiendo que la gente y las marcas piensen por ellas mismas creyendo que un dato es la clave del éxito? ¿No existen más condicionantes que estamos pasando de largo? ¿Dónde quedan las emociones y el presente en el Big Data?

Lo pequeños detalles y más, los pasados por alto, siempre marcaran la diferencia.

Si queréis conocer más sobre este tema, os recomiendo el libro de “Small Data. Las pequeñas pistas que nos advierten de las grandes tendencias”