¡¡Guía para vivir en una vida llena de riesgos!!

En un mundo que cambia realmente rápido, la única estrategia en la que el fracaso está garantizado es no asumir riesgos” dice Marck Zuckberg.

Mira a ver ,que lleva mucho riesgo. No hagas tonterías, que no estamos para muchos riesgos.. ¿Has tomado precaución? No estamos para tomar riesgos…”

Todos hemos dicho u oído alguna vez alguna frase con la palabra riesgo.  Frases que hemos transmitido ante una situación de incertidumbre, que no podíamos dominar como hasta ahora habíamos hecho.

La vida es, un baile entre la certeza y la incertidumbre. Entre la seguridad de creer que va a pasar lo que creemos que va a pasar y lo podremos dominar, y el riesgo.

Cuando hablamos de riesgo, parece que estamos hablando de cómo ganar la Primitiva, el Gordo de la Lotería de Navidad o acertar los 15 de la Quiniela.

Tenemos la creencia que el riesgo, es hablar de probabilidades. “No asumas riesgos, es poco probable que lo consigas…Es mucho riesgo, hay una alta probabilidad que fracases. No arriesgues, quédate como estás…”

Si fuéramos tan buenos, prediciendo probabilidades de éxito o fracaso, me parece que estaríamos todos dedicados a los bingos, loterías y juegos de azar. Y pocos son a los que les toca de verdad los premios gordos.

Nos creemos infalibles a la hora prever el riesgo para los demás por lo que se ve.

Cuando estamos hablando de riesgos, nos estamos limitando. Tampoco estoy hablando que seamos unos sin talento, que cada vez que veamos un riesgos nos lancemos de cabeza y sin red hacia él. Que mi seguro de responsabilidad es muy limitado ante posibles demandas.

Aunque nos dicen que la vida, está formada por una paleta de colores diversos, creo que en éste caso, solo se divide en dos colores: HACER o NO HACER. En blanco y en negro.

El riesgo como bien define  Luis Pérez Breva en su libro Innovar:  “Es la exposición a un peligro”.

Si NO HACES nada, te expones a diversos peligros:

  • A la rutina.
  • A la falta de innovación y creatividad.
  • A la mediocridad.
  • Al no saber qué hubiera pasado si lo hubieras intentando.
  • A quejarte de la vida que tienes, a envidiar a los demás, a las críticas hacia los demás, pero tú sigues sin dar un paso adelante.

¿Seguimos o te ha quedado claro?

Pero si haces , también te expones a diversos peligros:

  • A conocerte a ti mismo, descubrirte
  • A solucionar ese problema que te inquieta
  • A crear cosas que pensabas imposibles o te habían dicho que no podrías
  • A tener la vida que querías

Por lo que vemos, TODO CON LLEVA RIESGO.

Hasta estar en la cama, es un riesgo, ¿Quién sabe lo que puede pasarte en ella?

Hasta lo más afamados “futurólogos” también se confunden. La vida es impredecible. Y es un hecho contrastado.

Hemos ido pasando por modas. Y ahora estamos en la moda de fracasa, fracasa mucho y fracasa bien. Ya que nos dicen que es el principio del comienzo para un éxito de verdad.

¡¡JAJAJAJA!!.

¿Qué levante la mano quien le guste fracasar, sentirse un fracasado o lo señalen porqué ha fracasado?

¡¡A NADIE!!.

Otra cosa es que eches la vista atrás cuando hayas llegado a tu meta, y veas que ha estado el camino lleno de caídas, rasguños y algún que otro llanto.

Pero fracasar, es que ya no hay vuelta atrás, que es imposible seguir adelante. Las empresas o profesionales que fueron devorados por la crisis, SI que fracasaron. Porque fue por un motivo ajeno a ellos, no por algo que habían predicho.

SI lo habías predicho y fuiste devorado por ello. El problema será tuyo.

¿Por qué?

A todos nos ha pasado, que nos hemos vuelto locos cuando hemos tenido un presentimiento sobre algo. Creemos que nadie lo ha tenido en la vida y que nos haremos ricos o viviremos una experiencia inolvidable. Nos lanzamos a por ello, sin pensar en nada más. Pensamos que nada ocurrirá y seremos considerados el fundador del nuevo Facebook o como la persona  que mejores planes hace entre nuestros amigos.

Pero si no tenemos en cuenta todos los imprevistos que puedan ocurrir. Si no nos formamos en las áreas relacionadas con el proyecto en cuestión, cualquier pequeño detalle puede dar al traste TU GRAN IDEA.

¿O es que tras preparar un fin de semana con tu pareja, se fue al traste porque no viste que iba a llover todos los días?

De ahí, la importancia de fijarnos en los pequeños detalles los que marcan la diferencia entre la excelencia, la felicidad, el éxito y la mediocridad, lamentos y el fracaso.

¡¡NUNCA DEJES DE APRENDER Y FIJARTE EN TODO!!

Pero el riesgo cambia. No es el mismo riesgo que sentías cuando empezaste a caminar, que cuando has empezado ya a correr. No es el mismo riesgo cuando empezaste tu empresa, que cuando la has ampliado o has abierto nuevas sucursales.

El riesgo se transmuta al igual que el tamaño de tu incertidumbre. No tendrás más riesgos, sino que serán NUEVOS riesgos.

La incertidumbre completa nunca podrás eliminarla. Así como tampoco el miedo, aunque te digan los “gurús” que se puede vivir sin él.

Así que recuerda:

  1. Tu misión es reducir esa incertidumbre por el camino que hayas escogido.
  2. Debes caminar manteniendo el equilibrio entre la incertidumbre y lo que es cierto para ti.
  3. Tienes que reaccionar lo más rápido posible ante esas posibles incertidumbres que no tenías previstas. Por mucho creas que lo sabes todo, SIEMPRE habrá algo que se escape a tu foco. Nunca te olvides de los pequeños detalles y de aprender continuamente
  4. Si llega el verdadero fracaso a ti, y no te pilla por sorpresa, es que habías dejado olvidado algo al libre albedrio que tenias que haberte ocupado de ello. Y por no hacerlo, te ha pillado el carrito del helado. La culpa será tuya, no del Gobierno de turno o de la madre de tu novia.
  5. Cuanta más experiencia tengas en el riesgo, menos incertidumbre irás dejando atrás. Pero recuerda, con cada paso nuevo, el riesgo será diferente ya que te adentrarás en zona inhóspitas hasta ahora para ti.
  6. Siempre apunta todas las experiencias que vivas. Te servirán para nuevos viajes.

Queremos cosas nuevas cosas en nuestra vida, queremos innovación, éxito, disrupción, …pero vivir con el riesgo como compañeros de viaje, no.

Al igual que con el miedo, como decía en “Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde”, hagámonos amigo de él, conozcámoslo, ya que siempre van a estar en nuestra vida.

Queramos o no , vivimos en un continuo riesgo. De nosotros depende qué hacer junto a él.

¿A qué te vas a arriesgar a partir de hoy? ¿Qué te lo impedía enfrentarte a él? ¿Por qué te has dejado vencer por él?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: