¿Por qué le llamaban fracasado?

Puede que te sorprenda oír esto, pero el FRACASO no existe. El fracaso es simplemente la opinión que alguien cómo se deberían hacer ciertas cosas” decía Wayne Dyer.

A ciertas edades, los seres humanos, nos dividen en dos.

Entre aquellos que podríamos considerar como “normales”. Es decir, aquellas personas que tienen pareja, quizá un hijo o dos. Un puesto de trabajo ( da igual sea eventual o no, pero lo tienen ), y un grupo de amigos con los que salir el fin de semana todos juntos de excursión o una cena en casa de uno de ellos.

Y luego están aquellos que son considerados FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Son muchos más de los que nos podemos imaginar.

Son aquellas personas totalmente opuestas a la primera descripción. Al no tener pareja a cierta edad ( ya se piensa que son de otra tendencia sexual que no quiere decir ), no tienen un trabajo estable (¿Pero a día de hoy existe eso?) y les gusta hacer cosas diferentes que al resto de las personas, ya son tildado de diferentes.

¿Y tú en qué bando te han puesto los demás?

Esa discriminación viene determinada por las creencias, normas y orden que determina la sociedad.

Se nos intenta inspirar, desde pequeños y lo consiguen, que a ciertas edades, ya tenemos que tener superadas ciertas metas, si queremos ser considerados ciudadanos de una ciudad llamada mundo.

Desde que se nos implora que lo consigamos, hacemos lo posible e imposible, para que así sea.

Todo, principalmente para que nuestros padres, amigos y gente que nos conozca, nos sintamos queridos por ellos y orgullosos de nosotros, porque lo hemos conseguido.

¿O es que nadie espera en algún momento de sus vidas, que sus padres les digan que están orgullosos de ellos?

Luchamos desde pequeños por un modelo de vida que nos dicen que es el “ideal”.  El que nos dará la felicidad, el éxito y la tranquilidad.

Y mientras tanto Presión y más presión, que nos meten y con ello, nos metemos nosotros mismos, para alcanzarlo. Porque además si conseguimos eso que nos dicen que conseguiremos, conseguimos la aceptación del grupo, llamado sociedad.

Pensaremos que esto que estoy hablando, es algo eventual. Pero últimamente me estoy dando cuenta, y yo mismo he vivido esta situación, son muchas las personas que se sienten en el bando de los “fracasos de la humanidad”. 

Menos “Generación NI ni”, “X” , “Millennials” y demás etiquetas, y fijémonos más en la sociedad de verdad.

Sale en medios de comunicación, que los chinos, durante el periodo de vacaciones, “alquilan” novios/novias para que los acompañen cuando van a visitar a sus padres. El tener una “pareja ficticia” les hace pasar ese periodo sin oír el replicar de sus padres, de preguntas del estilo: “¿Cuándo te casas? ¿Cuándo voy a tener un nieto?”.

Nos reímos cuando vemos noticias así, o Hollywood lanza películas con esta temática. Pensamos quien será el patético que podría optar por esta opción.

Muchos más de los que nos imaginamos. ¿O es que cuando vamos al pueblo no estamos cansados de oír: “¿Y no tienes novia? ¿Y no te independizas? ¿Y no trabajas? Pues se te va a pasar el arroz…”.

En España todavía no estará la idea puesta en marcha, pero te aseguro que habría mercado para ello.

Lo mismo pasa con el trabajo.

Nos encanta leer libros de inspiración, de consecución de sueños. Se nos llena la boca escribiendo artículos de emprender, de poner el mundo patas arriba. Pero esa misma sociedad que impulsa a que seamos nosotros mismos, que luchemos por lo que sentimos, nos dice al cabo de un rato : “¿Pero no tienes un trabajo fijo? ¿Por qué no miras unas oposiciones? Que a tu edad ya es hora que sientes la cabeza…”

Son estas incoherencias, lo que producen la verdadera locura.

Locura de no saber por donde  tirar para alcanzar eso que llaman felicidad, tranquilidad. Eso que dicen que es el “CARNET DE BUEN CIUDADANO”.

En medio de esta locura, se encuentran LOS FRACASOS DE LA HUMANIDAD.

Pero dentro de ellos, he observado diferente tipos de personas:

.- Por un lado tenemos las personas que tras sentirse catalogados así por los demás, acaban desechando la oportunidad de seguir conquistando sus sueños y acceden a “unirse” al mundo establecido como “ideal”.

¿Dónde quedan los ideales y valores de esa persona? ¿Crees que conseguirá su felicidad?

Recibo muchos emails en lo que me preguntan: “¿Por qué no surte efecto el seguir el método para crear una Marca Personal? ¿Por qué surte efecto los procesos que nos recomiendan seguir para liderar un equipo? ¿ Por qué no surte efecto la perdida de kilos?…”

No es que el método este bien o mal. No es que no lo hayas entendido bien tú o no. Partamos que todo método no sirve para todas las personas. Y si a eso le añadimos, que tenemos que partir desde un conocimiento propio de quiénes somos, qué queremos y PORQUÉ lo queremos, haciendo caso omiso a ese paso…Pues claro que no surtan efecto. Porqué en el fondo queremos imitar a esa persona que nos dice cómo hacerlo, conseguir sus mismos resultados.

¿Y tú sabes si es feliz haciendo lo que hace? ¿Serias feliz siendo esa persona? ¿Dónde queda tu personalidad y lo que te hace diferente? Se estará diluyendo dentro del rebaño de ovejas llamada sociedad.

.- Luego están las personas que aún sabiéndose tildados de “fracasos” siguen luchando por lo que sienten.

Nos hemos olvidado de dos cosas últimamente: de mirar a los ojos y de preguntar. Como nos dicen que una primera impresión es lo que importa, ya no queremos saber qué piensa la otra persona, qué siente y qué quiere. Ya puede abrir la boca la otra persona, que no cambiaremos de opinión, ES UN FRACASO DE LA SOCIEDAD.

Son personas que han luchado y luchan por su sueños.  Que a pesar de haber recibido muchos noes en su vida, han seguido adelante. Que a pesar de sentir la “presión” de la sociedad, porque vuelvan al “redil”, siguen siendo ellos mismos, porque saben que solamente tienen una vida y han venido a vivirla, no a pasar sobre ella de puntillas.

Pero no creas que son personas con una autoestima que no les importa nada ni nadie. Claro que tienen momentos de “dudas”, en los que piensan que hubiera pasado si hubieran seguido las “recomendaciones” de los demás, si alcanzarán eso que dicen que es la “felicidad”.

Claro que dudan. Pero su curiosidad, su voluntad de ser y no parecer, es mucho más grande, para dejar de lado todo lo vivido y alcanzado hasta ahora, por algo que todos creen que alcanzan, la seguridad.

Basta ya de incoherencias. Basta ya de hipocresía. Queremos gente diferente que innove, que luche por sus sueños, que muestre su talento, su sensibilidad sin miedos, pero desterramos a los que no piensan como nosotros, a los que no visten como nosotros o bailan por la calle sin música.

Es hora de ACEPTAR y RESPETAR. Es hora de ESCUCHAR y APRENDER.

Es hora de ver más allá de lo que pensamos que es lo ideal. Porqué más allá de ese miedo a lo diferente, hay muchas posibilidades esperándote y que estamos desaprovechando.

Para muchas personas que me rodean soy un Fracaso de la sociedad, y os digo una cosa: ME SIENTO MUY ORGULLOSO, porque realmente he conocido lo que es la felicidad. Que no es otra cosa que ser uno mismo, digan lo que digan los demás.

Muchos de estos “Fracasos de la sociedad”, están recogidos en “Liderazgo Canalla. Liberado tu lado más rebelde“, como en “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“.

¿Y tú por qué te consideran un fracaso de la sociedad?

Anuncios

¡¡La magia del Desorden!!

Altera el orden establecido y el mundo se volverá un caos” decía Batman

Debes tener una vida ordenada…Debes tener unos horarios determinados…Debes llevar una rutina…Debes llevar un ORDEN…”

Si no tenemos un orden en nuestra vida, nos hacen creer que no somos dignos de ser llamados “personas de bien” o “ seres maduros”.

Tenemos pavor a la palabra “desorden”. Pues hoy me apetece hacer un alegato al desorden en nuestras vidas.

Seguir un “orden” es seguir lo que los demás han establecido. Seguimos las ordenes que nos dicta la sociedad, nuestros padres o jefes. Porque además, sabemos que si no lo hacemos, las consecuencias pueden ser y serían muy perjudiciales para nuestra “salud” social.

Seguir un “orden” es suponer, que esas ordenes son lo mejor para nosotros. Que gracias a ellas nos sentiremos seguros y que nos llevarán al éxito que nos han prometido.

Pero también estamos omitiendo, que detrás de esas órdenes, no hay nada más. Solamente sufrimiento, destierro y “pobreza”. Así que mejor que sigamos las normas, porque no queremos vivir una situación así.

¿Es el orden, el único método, que nos va a llevar a alcanzar nuestras metas?

Yo apuesto que demos permiso al desorden a entrar en nuestras vidas.

¿Por qué?

.- Aumenta la creatividad.

Si siempre hacemos las cosas siguiendo un orden.  Y aun así esperamos resultados diferentes.

Pero cuando llega la confusión, en vez de ver que podemos aprender de ese miedo, de esa situación que no hemos vivido, lo que hacemos , es entrar en pánico.

Queremos crear una marca, crear un articulo o lo que sea, y antes de empezar, tenemos que saber qué método es el que tenemos que seguir para crearlo.  Cuando en realidad lo que estaremos haciendo, es seguir un método establecido con resultados no muy diferentes a los que ya han usado dicho método.

Pero luego nos encontramos con marcas, con productos, que nos preguntamos de dónde han salido. Cómo han podido tener esas ideas o su forma de exponerlas.

Si seguimos un patrón guionizado, no crearemos nada diferente. Estaremos jugando sobre seguro. La curiosidad, la innovación, el verdadero progreso, será algo imposible de vivir y conseguir, más bien intentaremos conseguir algo, que sin el desorden será imposible de alcanzar.

.- Conocemos a personas impensables para nosotros.

Estar en los mismos de siempre, solamente nos lleva a ver a la misma gente de siempre. Nos juntamos con las personas que siempre piensan como nosotros, que ven la vida como nosotros la vemos. De ahí no nos moverán ni nosotros queremos. Estamos muy bien como estamos.

¿Pero qué pasaría si nos indujeran a relacionarnos con otro tipo de personas?

Las creencias cambiarán. Las mentalidad que teníamos cerrada, será más flexible. En definitiva, empezaremos a ver el mundo no como nosotros creíamos que era, un cuadro cerrado, sino cómo lo que es, un mundo lleno de posibilidades y oportunidades a las que hasta entonces estamos cerrados por nuestras creencias.

.- Si tú sabes dónde está cada cosa, no es desorden, es tu propio orden.

Me encanta los libros que hablan de lo bonito que es el orden o de cómo debemos llevar nuestra gestión del tiempo para ser productivos. Nuestras rutinas, recursos y hábitos si queremos conseguir unos resultados.

¿Conoces a una persona que tú consideras desordenada y aunque no sabes cómo, consigue resultados más allá de tus expectativas?

Si es tu método, a ti te va bien y te da resultados. ¿Qué importa que los demás crean que eres un desastre?

.- El desorden te lleva a la improvisación y ella a la motivación.

El vértigo es la perfección de la belleza. Y es de la improvisación que provoca que lo establecido no se produzca , donde nos podremos descubrir de verdad de lo que somos capaces, de la capacidades que teníamos ocultas por miedos.

Cuando te encuentres que tienes que improvisar en algo, HAZLO. Hay red, al no ser que estés encima de las Cataratas del Niágara. Disfruta de la incertidumbre, porque te enseñará más, que todos los años que lleves viviendo.

.- Como creas que lo automático te hace mejor persona, vas mal

Vivimos pendientes de los móviles. Creemos que el GPS nos hará la vida más fácil. Que encontraremos pareja por Internet, método más fácil que el cara a cara. Que el ordenador nos dice el camino más fácil y más rápido para llegar a nuestro destino. ¿Pero que pasaría si esos instrumentos no sirvieran cuando los necesitamos? ¿Sabríamos ira nuestro destino sin la ayuda de los mismos?

En vez de ayudar estas nuevas tecnologías, lo que están demostrando, es lo vagos y tontos que nos volvemos cuando están en nuestra vida. Creemos que los móviles nunca se van a equivocar, que los datos que nos dan siempre son perfectos y nos dejamos guiar por ellos.

¿Pero sabríamos hacer las cosas sin su ayuda? ¿Demostraría los tontos que nos hemos vuelto sin ellos?

¿Qué pasaría en tu vida si durante un día no tuvieras Instagram o Twitter? Las noticias ya nos han dicho que entramos en pánico.

.- La diversidad es una forma de desorden

Hablamos de potenciar la diversidad de las ciudades, de empresas que tienen diferentes nacionalidades dentro de sus instalaciones, que nos relacionemos con diversidad de personas, y yo me pregunto: ¿Eso no es un desorden en nuestras vidas? ¿Eso no es romper con la rutina con la que estamos acostumbrados?

Se ha visto que la diversidad dentro de las empresas, produce más creatividad, innovación y resultados. ¿O es que crees que la rigidez y el “las cosas se han hecho así siempre y así se harán por mucho que se diga”, producen resultados diferentes?.

Todos hemos jugado y jugamos alguna vez a algo. Un juego es algo caótico que no se sabe los resultados que obtendremos. Aún así jugamos, nos divertimos, disfrutamos, pensamos ante las inclemencias y nos adentramos en él, sin miedo y con ganas.

¿Y por qué tenemos miedo al desorden en nuestra vida diaria?

Como hemos visto, el desorden produce más beneficios que desastres. Pero aun así seguiremos teniéndole miedo.

Pues cada vez que el desorden se instale en nuestra vida, tratémosla como un juego, como la oca o el ajedrez, y seguro que el camino y los resultados serán más satisfactorios que si la hubiéramos rechazado.

¿En qué parte de tu vida a partir de ahora vas a desordenar?

Si quieres que el desorden transforme tu vida, os recomiendo el libro de Tom Harford ” El poder del desorden

¿Pasarías una Inspección Emocional?

Permítete ser un principiante. Nadie comenzó siendo un auditor excelente

Cada cierto igual que vamos al dentista, al médico o al gimnasio para ponernos guapos y sanos. Deberíamos auditarnos a nosotros mismos.

Siempre tras acabar un proyecto con una empresa o la presentación de un libro, quiera o no, mi cuerpo me pide un “tiempo de auditoria”.

Cuando iba a empresas y se les decía a la recepción que habían llegado los auditores, creo que en esos momentos hubieran preferido una exploración rectal que metiéramos nuestras narices en sus papeles.

Auditar a una persona, es descubrir sus puntos flacos. Es descubrir si ha mentido en sus papeles, en sus números. En definitiva, es mostrar si lo que dice a lo que hace, no hay diferencia alguna.

Ya no es sólo que venga alguien de fuera a ver nuestras posibles “vergüenzas”, sino lo peor de todo, es que nos sentimos desnudos. Pueden ver que mostramos una cara al exterior que no es la verdad. Puede ver que mentimos para aparentar liderazgo, innovación, disrupción, cuando realmente hacemos lo mismo que hacen los demás, o incluso peor.

Pero que sea otra persona, ya no sólo que nos vea por dentro, sino que de su opinión de nuestra realidad, ESCUECE.

Aunque sintamos que hemos hecho todo según lo establecido. Que nuestras cuentas son claras. Que nos mostramos sin tapujos y hayamos pasado ya bastantes veces, una auditoria de cualquier tipo, siempre tenemos miedo.

Y el principal actor que provoca ese miedo, es el miedo a que nuestro ego salga dañado.

Que nos digan que nuestras ideas las tenemos que desechar. Que mejor dediquemos nuestros esfuerzos a otro sueño o que cerremos el chiringuito, pues a nuestro ego, no gusta.

En una sociedad, donde el aparentar es más importante que el ser. Dónde se promulga e impulsa, que quien la tiene más larga, es el que no tendrá ningún problema en la vida, el vamos a copiar los mismos gestos e imágenes del gurú de turno…Pues que venga alguien a mirar nuestras “vergüenzas” , aunque estén limpias y den esplendor, el miedo siempre estará.

En un mundo que nos impulsa a tener una Marca Personal, a distinguirnos de los demás, en el fondo, lo que hacemos en ponernos la misma mascara de moda, o que nos recomiendan los demás, porque el miedo a ser nosotros mismos es mucho más fuerte, que los beneficios de reconocernos delante del espejo, una auditoría sería imprescindible cada cierto tiempo.

Por eso tenemos miedo a una auditoria, a que vean que no somos como lo que habíamos expuesto y que sólo hacemos lo mismo que hacen los demás.

Cuando eres TÚ, no tienes miedo a la opinión de los demás, porque tú mismo te auditas. Y más te digo, al revés, aceptas de buen grado, el posible feedback que te puedan dar los demás, sobre lo que estás haciendo o no.  Feedback si es constructivo. Porque sí lo que va es a intentar dañarte, tú mismo le enseñaras la puerta de salida de tu vida.

¿Qué cosas tienes que tener en cuenta en un proceso de auditoría interna personal?

1.- Reconocer que tú mismo eres tu mejor amigo como tu peor enemigo.

Quieras o no, la cabeza se te puede ir muy fácil. El ego quiere éxito, premios, comentarios en redes sociales e invitaciones a los mejores sitios por lo “guay” que eres en “ese” momento. Y dormirse en los laureles en esos momentos, es algo de lo más fácil.

Esto es una carrera de fondo, y mañana mismo puede venir alguien que haga las cosas mejor que tú, más fáciles y causando más impacto, olvidándose de ti y no volviendo a verlos nunca más.

Sabes que haces bien las cosas cuando causas impacto, pero también que NO sabes hacerlo todo.

Así que durante el camino , sabes que tienes que seguir formándote, hayas conseguido lo que hayas conseguido.

La vida no es algo estable y rígido, como a muchos les gustaría.

2.-  Nunca veremos todo en forma de 360 grados

Siempre hay algo que nos dejamos. Siempre hay alguna emoción que ocultamos o que no queremos ver su nacimiento , ya que somos seres de costumbres. Y cuando algo nos va bien, ¿para qué modificarla?

3.- Para entrar hay que dejar que salir.

Estamos muy bien en nuestro sofá, pero tenemos que cambiarlo. Lo sabemos pero no lo hacemos , porque le tenemos cariño. Sin embargo las siestas no son ya lo mismo, te levantas con dolor de espalda, te duele todo. Y aún así dices que no quieres cambiarlo.

Somos personas apegadas a situaciones que llevan tiempo con nosotros. Damos oportunidades a situaciones que sabemos que no nos están reportando lo que nos daban antes o más daño que bien.

Para que haya innovación, movimiento, acción, tiene que haber novedad en tu vida. Y con lo mismo de siempre nunca podrás conseguirla.

4.- Hay gente que sabe más que tú.

Quieras o no. Te guste o no. Es la verdad.

Y aún más te digo, seguro que hay gente que te quiere de verdad. No por lo que eres, has conseguido o el nombre que pone en la entrada de tu despacho.

Esas personas ven desde arriba, lo que te ocurre, te conocen, saben tus miradas…Escúchalas.

5.- Más vale que lo hagas tú con toda la sinceridad del mundo, que llame a tu puerta el fracaso y sea demasiado tarde.

Creemos que nunca nos pasará nada, tras haber conseguido la felicidad, el éxito o lo que quieras. Que ya todo será un mundo ideal y que nos reiremos como Mr.Wonderfull nos dice.

Más vale que te audites tú mismo, porque luego pasará algo, y claro le echarás la culpa a los demás. Cuando TÚ tendrías que haber sido la persona que anticipara posibles situaciones o creara nuevos caminos .

Porque el fracaso, es cuando una situación que tú no habías predicho , acaba con tu sueño. Pero SÍ te puedes anticipar a él y crear nuevos caminos. No apostando tus “huevos” en la misma cesta de siempre.

6.- Descubrirás y vivirás el valor más importante y olvidado en estos momentos.

La coherencia

Como podrás ver, TODOS tendremos que auditarnos cada cierto tiempo y no quejarnos siempre de la vida que tenemos. Con la auditoria, como me dijeron para “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo”, nos quejaremos de gusto, no de dolor.

Tú decides.

¿Cómo encontrar tu Porqué?

Hay muchas malas razones para empezar una empresa.  Pero solo hay una buena razón y creo que sabes cuál es: para cambiar el mundo” decía Phil Libin

A todos nos come no saber la respuesta a una pregunta: ¿Quién será el sustituto de Ronaldo en el Real Madrid?

Bueno, pregunta que sí que intriga a muchos el no saber la respuesta, y más si entras a un bar a las 8 de la mañana, sólo se habla de eso.

Pero la respuesta que todos andamos buscando alguna vez en nuestra vida, es a esta pregunta:

¿Por qué estamos aquí?

Cuando lanzo esta pregunta a los entrevistados en el blog, la cara que ponen acordándose de mi árbol genealógico ante esta pregunta, el tiempo que pasan intentando buscar una respuesta, y las respuestas que dan, darían para un documental de varias horas de duración.

¿Por qué haces lo que haces?

Si ante esta pregunta, respondes con un no sé, o frases parecidas a “Es que es la tradición familiar, la verdad que cómo todos hacían lo mismo o era la moda y la seguí, no pude hacer lo que quería y era lo único que me quedaba, la verdad que no lo sé, sólo sé que no hay noche que me pregunte qué hubiera pasado si lo hubiera intentado….”

Tranquilo, no eres diferente a mucha gente. Simplemente eres uno más.

Siempre nos han enseñado en función a tres preguntas:

.- ¿Qué hacemos?

.- ¿Cómo lo hacemos?

.- ¿Por qué lo hacemos?

Siendo las dos primeras preguntas, las que rigen una sociedad racional, es decir la nuestra.

Respondiendo a esas dos preguntas, pensamos que aunque hagamos lo mismo que los demás, podremos conseguir resultados diferentes.

Pero sin saber de dónde, ni porqué, llega una empresa, profesional o persona, que transforma el mundo. Cuando intentamos averiguar cómo lo ha hecho, nos dicen que sus acciones se rigen por un porqué, por un propósito.

Y como buenos “borregos”, si ellos tienen un porqué, nosotros tenemos que tenerlo también.

NO es para nada lo mismo , TENER un porqué, que cada acción que realices demuestre el porqué haces lo que haces.

No es la primera vez, que al hablar del PORQUÉ, me dicen, “La única respuesta a tu ¿Por qué?, es el dinero…Todos hacemos las cosas por dinero, porqué lo necesitamos para vivir…” Y estoy totalmente de acuerdo, el dinero lo necesitamos para vivir. Pero el dinero es UNA CONSECUENCIA de porqué haces lo que haces. Pero ya cuando les preguntas:” ¿Es lo mismo hacer lo que sientes que eres con alegría, y ganar dinero con ello, que hacer lo que no te gusta y disfrutar de las consecuencias de ése trabajo? ¿Afrontas los resultados con el mismo ímpetu?” Ahí ya la gente quiere cambiar de conversación o empieza a rememorar a mis antepasados.

No es lo mismo poner con letras relucientes, el motivo de nuestra empresa, que sin ponerlo en la entrada de la misma, se sienta en cada acción, en cada gesto, en cada momento.

No es lo mismo TENER UN PROPOSITO, que DEMOSTRAR Y SER ESE PORQUÉ.

Por mucho que nos hagan creer, estamos dominados por los sentimientos y no por la razón. Nos hacían creer que el triunfo se llegaba a través del QUÉ. Una forma racional de llegar al éxito. El CÓMO es la toma de decisiones, el cómo llegamos del punto A al que queremos llegar.

Pero el PORQUÉ es puro sentimiento, pura pasión.

¿A qué historias hacemos más caso, a las que nos impulsan algún sentimiento o a las que nos dejan más fríos que los helados que nos comemos?

Siempre vamos hacia el sentimiento, hacia el PORQUÉ de las cosas.

Tu PORQUÉ no es lo que aspiras a ser.  Aunque últimamente veo mucha confusión sobre todo en el mundo de la Marca Personal. Ya que tu PORQUÉ tiene que demostrar LO QUE ERES, no a quién te quieres parecer, o las metas que quieres alcanzar. Que es totalmente diferente.

Si tu PORQUÉ es el proceso de la contribución que tú haces y el IMPACTO que provoca en los demás, ¿ME PUEDES EXPLICAR PORQUÉ CREES QUE HACIENDO LO MISMO QUE HACEN LOS DEMÁS, TE VAS A DIFERENCIAR DEL RESTO?

Descubrir tu PORQUÉ, demuestra a los demás, lo que te hace especial en comparación al resto. Sentir el PORQUÉ de tu empresa, es volver a conectar con la pasión, el motivo con la que han hecho todo desde sus comienzos, y que la han llevado hasta dónde estás. Poner en palabras el PORQUÉ de una empresa, es hacer tangible la cultura de la misma, es tener un bastón para saber por dónde camina y hacia dónde quiere ir.

PORQUÉ, palabra sencilla, que se traduce en más beneficios que muchos procesos estandarizados y homogéneos que podemos ver hoy en día en empresas y a través de profesionales.

¿Y cómo descubrir tu PORQUÉ?

A través de las historias de las que estás hecho, de las personas que hemos conocido, de las decisiones que hemos realizado. A través de esa unión, encontraremos unos patrones, que determinarán nuestro porqué.

Y llegará el momento en el que tras unir todos los puntos, grites: “¡¡ESE SOY YO!!”. Y te aseguro que ya no verás tu vida, cómo la veías hasta entonces.

Quizá hayas encontrado tu PORQUÉ, pero no sabes Cómo darle rienda suelta y lo conozcan los demás.

Antes de seguir, quiero desenmarañar una confusión que yo mismo tenía y veo en los demás.

El CÓMO dar a conocer tu PORQUÉ no es a través de redes sociales, blogs, conferencias y demás, PARA NADA.

Eso son HERRAMIENTAS. Lo que necesitas es descubrir en lo que te haces único respecto a los demás, Es dar a conocer al resto, tu receta hacia el éxito.

Valores cómo Abrazar el cambio, Crear nuevos caminos, el trabajo en equipo, el impulsar la innovación constantemente, el apoyar el fracaso, son valores que te hacen diferente a los demás, porqué abrir una cuenta en Facebook o hacer un blog, lo puede hacer cualquiera.

Sea la estación del año que sea, no dejamos de ver caras alargadas, tristes y sin muestras alguna de ilusión en los ojos. 

Esa desilusión, es la creencia que eso que dicen que es posible sentirnos realizados, satisfechos, felices aunque sea lunes, es algo que nunca llegarán a conocer, a sentir.

Si no quieres ser ese tipo de personas, empieza descubriendo tu PORQUÉ.

Todos tenemos un PORQUÉ, sólo uno.

¿Y tú conoces el tuyo?

Si necesitas investigar más de cómo descubrir tu porqué, os recomiendo “Encuentra tu porqué” de Simón Sinek.

Margarita Mayo: “Sigue a tu corazón”

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con…” es para mí un placer presentar a Margarita Mayo.

A lo largo de todos estos años, siempre he observado como se intenta desgranar el liderazgo, a través de unas herramientas, actitudes y formas de hablar inspiradas en personas de siglos pasados o sin pensar que el mundo cambia constantemente.

El liderazgo no es algo estandarizado. No es algo que es un proceso de forma segura y ya probada, que lleva de punto a otro, al igual que hizo tal o cuál líder empresarial años atrás.

Cuando empezamos a liderar nuestra vida, que es de dónde empieza el verdadero liderazgo, lo empezamos desde nuestra verdad.  SI no es así, lideraremos desde las ideas de otros. Desde su verdad.

Hace unos días tuve el placer de conversar con Margarita Mayo, investigadora y profesora en el ámbito del liderazgo. Considerada como una de las 30 personas más influyentes en el mundo del management en 2017. Profesora visitante en algunas de las escuelas de negocios más importantes del mundo.  Conferenciante a nivel mundial y escritora del libro,  “Yours Truly. Staying Autenthic in Leadership and Life

Gracias Margarita, por recordarnos que el liderazgo se basa en el compromiso con uno mismo, con nuestra esencia. Vivir con pasión pero con humildad. Y siempre hacer del aprendizaje el mejor de los hábitos que podemos tener. Podéis conocer más del trabajo de Margarita a través de su Web, Twitter, LinkedIn y Facebook.

.-¿Quién es Margarita Mayo?

Autora, conferenciante, escritora, profesora, madre, deportista, etc… Todos tenemos múltiples identidades porque jugamos múltiples roles en nuestra vida. Depende del momento, unas son más importantes que otras.

En estos momentos, estoy muy contenta de ser autora. Escribir un libro sobre el liderazgo era una meta importante para mí.

.- ¿Nos puedes dar una definición de Líder del siglo XXI? ¿Por qué existe tantas definiciones de liderazgo y líder?

 El liderazgo es el tema sobre el que más se ha escrito en las ciencias sociales. Nos fascinan los líderes porque en ellos depositamos nuestras esperanzas para solucionar nuestros problemas y afrontar nuestros miedos.

En mi libro, Yours Truly, propongo una perspectiva integradora del líder del siglo XXI basada en el modelo de las 3Hs – Heart, Habit and Harmony.

  • Heart o autenticidad emocional: Un líder deber ser fiel a sí mismo… con pasión y humildad. El líder auténtico contagia su entusiasmo a los demás.
  • Habit o autenticidad conductual: Un líder deber ser fiel a sí mismo… pero mejorar cada día. El líder auténtico hace del aprendizaje un hábito y se mantiene fiel a su mejor versión.
  • Harmony o autenticidad social: Un líder deber ser fiel a sí mismo… pero cuidar de los demás. El líder auténtico busca el equilibrio entre sus intereses y los de los demás.

.- ¿Cuándo podemos considerarnos líderes en la vida y en nuestra propia vida?

 Para liderar a los demás, primero tenemos que ser líderes de nuestra propia vida. El liderazgo comienza con uno mismo. Lo importante es encontrar tu propio estilo de liderazgo basado en tu experiencia personal y la historia de tu vida.

.- ¿Los líderes que tenemos es la muestra de la sociedad en la que vivimos?

 Creo que sí, siempre he pensado que una sociedad tiene los líderes que se merece porque ellos son el reflejo de nuestra identidad colectiva.

.- ¿Por qué etiquetamos a las generaciones de la sociedad, pensando que necesitan un liderazgo diferente y no partimos de mirarlos a los ojos?

 Estamos experimentando una revolución en el concepto de liderazgo. Tenemos un nuevo entorno de trabajo: más digital, más colaborativo y mucho menos jerárquico. Necesitamos un liderazgo diferente para una sociedad diferente.

Los líderes tienen que gestionar la diversidad generacional. La realidad es que los millenials y los seniors comparten algunos valores, como el deseo de progresar y aprender.

.- ¿Qué pondrías en una valla publicitaria si tuvieras el poder de hacerlo?

 Aprende a decir ‘no.’ Tu tiempo y energía es limitada, tenemos que aprender a gestionar nuestros recursos. Para perseguir nuestras metas, es importante hacer espacio en nuestras agendas. Esto significa decir ‘no’ a otros muchos proyectos.

.- ¿Deberían enseñarnos más humildad y menos conseguir seguidores en redes sociales?

Las investigaciones han demostrado que las personas humildes son mejores líderes. La humildad no significa falta de confianza en uno mismo. Los líderes humildes reconocen sus fortalezas, pero también son conscientes de sus debilidades. Son capaces de aprovechar mejor el talento del equipo y consiguen mejores resultados.

La autenticidad también se ve en las redes sociales. El líder del siglo XXI tiene que dejar de ser egocéntrico y narcisista para encarnar los valores de humildad y colaboración.

.- ¿Por qué nos da tanto miedo mostrar nuestros malos momentos ante los demás o el equipo?

 Nos da miedo el feedback negativo porque estamos adictos al reconocimiento social. El líder auténtico debe tener una mentalidad abierta a lo que piensen los demás.

Es importante saber gestionar el feedback negativo de forma constructiva y verlo como una oportunidad para aprender y mejorar.

.- ¿Cómo conseguimos transformar arañas que tejan juntas y acaben por matar a un león?

Los líderes son esenciales para coordinar cualquier acción colectiva. Son el “pegamento” de nuestra sociedad. En nuestra mente, los líderes representan la identidad social, los valores comunes y las metas globales. El líder auténtico trabaja por el empoderamiento de su equipo.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

 Mi concepto de felicidad es tener una ilusión compartida. Una ilusión que pueda compartir con los demás, un propósito que me mantenga activa, con vitalidad y en control.

.- ¿Un verdadero líder nace siempre desde la adversidad?

La adversidad nos hace más conscientes de nuestros valores y lo que es realmente importante en la vida. Por eso, muchos líderes se descubren así mismos desde la adversidad. Pero la autenticidad es la verdadera esencia del liderazgo y se puede llegar desde otros caminos, como la reflexión y el feedback.

  .- ¿Por qué encubramos como grandes líderes a personas que luego son déspotas como personas?

Los líderes carismáticos, pero a veces narcisistas, se presentan seguros de sí mismos y aparecen como una solución fácil a los problemas. Sin embargo, a largo plazo tienen consecuencias negativas para su equipo.

Al final, la gente demanda líderes que se conozcan a sí mismos y sean fieles a sus valores y principios considerando los intereses de los demás.  Los grandes líderes son colaborativos y buscan ayuda en otras personas del equipo.

.- ¿Una educación y constante aprendizaje son patas que cojean en el liderazgo actual?

Sí, el liderazgo actual necesita una educación nueva y más cercana. Los modelos tradicionales de liderazgo están fallando y mucha gente está desencantada con nuestros líderes políticos y empresariales.

El reto más importante para un líder en este momento es la crisis de confianza. Según el barómetro de confianza, sólo el 37 por ciento confía en sus CEOs, y en el ámbito de la política baja al 29 por ciento.

.- ¿Qué importancia debe tener la consciencia, la espiritualidad en nuestro liderazgo?

La dimensión moral del liderazgo es fundamental. El líder deber comportarse de acuerdo con unos principios éticos y tener consciencia de su impacto en el bienestar de los demás a corto y largo plazo.

.- ¿Es la disrupción, algo indispensable para el liderazgo?

 La disrupción es algo inevitable en la vida. Sabemos que lo único constante es el cambio. Un líder efectivo es aquel capaz de gestionar el cambio con un proyecto ilusionante, un compromiso emocional y una mirada común hacia el futuro.

 .- ¿Qué seríamos sin pasión? ¿O qué somos sin pasión?

La pasión es el motor de nuestras vidas, nos da la vitalidad y la ilusión para poner el esfuerzo. Además, la pasión es contagiosa. Pero no nos engañemos, necesitamos perseverancia, disciplina y tenacidad. La pasión hay que traducirla en acción.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Estos son mis tres consejos para todos aquellos lectores que deseen ser líderes con autenticidad:

  • Sigue a tu corazón
  • Haz del aprendizaje un hábito
  • Vive en armonía con los demás

 

¿Para qué sirve un corazón sin pasión?

 “Lo que hoy siente tu corazón, mañana lo entenderá tu cabeza”

No hace falta un estudio de varios años. No hace falta un presupuesto de 7 cifras. Sólo hace falta mirar a los ojos de la gente, para darnos cuenta de una cosa.

 Somos corazones sin pasiones.

 En vez de ser protagonistas de la vida, dejamos que la misma nos suceda.

 No hacemos nada, no vaya a ser que nos critiquen. No decimos nada, no vaya a ser que podamos meter la pata  y nos quiten del grupo de Whatsapp. No hacemos, no sentimos, no padecemos, porque no queremos que la gente se moleste, porque no queremos perder los beneficios que tenemos hasta ahora.

 Cuando quedamos con alguien o en el café de la empresa, no nos miramos a los ojos y hablamos, sino que criticamos a los ausentes. Cuando algo va no acorde a las expectativas que teníamos , siempre le echamos la culpa a los demás. Tiene más culpa el vecino del 2º sobre lo mal que va nuestra vida, que nosotros mismos.

 Y si a ello le añadimos, que nos lideran desde el miedo, ya tenemos todo el cocktel ideal para que la pasión en nuestro corazón no se asiente por nunca jamás.

 Nos dicen que hay que tener miedo a salir de lo establecido. Nos infunden miedo porque si no hacemos lo que nos dicen, nos echaran a la calle, enseñándonos la cola de gente que hay esperando a nuestro puesto de trabajo.

 Más y más miedo, que impide que la pasión, que la vida, la podamos disfrutar.

 De vez en cuando hacemos algún cambio en la vida. Pero ¿Por qué no surten efecto en nuestra vida?

Porque no están acordes con nuestros valores.

Si , los valores son aquellas cosas que son como alarmas, que cuando haces algo que van en contra de ellas, sonará con fuerzas para que te des cuenta que no es el camino que has elegido el correcto en función a ellos.

Los valores son los bastones para una vida coherente. Y si los fallas, no esperes conseguir resultados coherentes con ellos.

 Por eso, nunca diremos al acabar una actividad que nos hemos sentido realizados, sino no están de acuerdo con nuestros valores. ¿O te ha pasado? ¡¡No lo creo!!.

 Sentirte realizado en algo o con alguien, es que está acorde con tu valores, con tu propósito, con tu forma de ser,…como quieras llamarlo…Mientras no sea así, lo único que estarás haciendo es perder el tiempo queriendo ser alguien, que nunca llegarás a ser. Bueno si, una copia barata de lo que podrías ser de verdad.

 Y llega el momento en el que tenemos una idea. Nos ilusiona, nos hace soñar en grande. Estudiamos mucho al respecto, leemos todo lo que podamos leer sobre la misma. Pero a la hora de dar el paso adelante, hablamos mucho de la idea que tenemos, pero nos excusamos en que en este momento las condiciones no son favorables para dar un paso adelante.

 Soñamos con impactar a los demás. Pero sin ACCIÓN nunca habrá impacto.

 Es hora de hablar menos y actuar más.

 Planifica todo lo que quieras, pero te aseguro que nunca saldrán las cosas como lo hayas planificado. ¿Es duro? SI. ¿Es una putada creerte que lo tienes todo bajo control y no es así? Desde luego.. Así que deja la rigidez de la planificación a un lado, y da el paso adelante.

 Es TU reto, cuando realmente sientes miedo. Porque si no habrías cogido el método de cualquier gurú que te recomienda y lo hubieras seguido a rajatabla. ¿O no haces eso para crear tu Marca Personal?

 Cuando realmente es algo diferente, no sigues lo pre-establecido, sigues a tu corazón. Eso que tenías olvidado y que te hace sentir la sangre por tus venas.

 Hasta la fecha, seguir un método era seguir con una cuerda de seguridad caminar por la vida. Y eso no es vivir, es sobrevivir. Si no hay riesgo, no hay vida. Y sin vida, no habrá resultados diferentes a la mayoría .

 Te llamarán loco por no seguir la cuerda. Cuerda que te lleva a los mismos resultados que las 200 personas que lo sigues. ¿Pero quiénes son los locos? ¿Ellos o tú?

 Ellos están estresados porque realmente están haciendo algo que nos les apasiona. Tú eres un loco que te das la oportunidad, de realizar algo que SI te apasiona.

 Tranquilo, en el fondo es envidia. Sigue descubriendo tu cuerda.

 A parte de loco te dirán que no estás haciendo lo correcto. ¿Y qué es lo correcto? ¿Lo que hace la mayoría?

 Lo correcto es lo que está en consonancia con tus valores, no con lo que hacen los demás.

 Pero espera un momento, no te aceleres que ya estoy viendo que quieres correr y comerte el mundo a bocados. Quería decirte una cosa:

 SÓLO NO VAS A PODER.

Sólo no vas a conseguir eso. Sólo te vas a caer y a la 1º de cambio, vas a querer dar marcha atrás. Sólo nunca llegarás tan lejos como si lo hicieras en equipo.

 Por mucho que tu idea sea genial. Para pasar de una vida “bien” a una vida de “excelencia” y realización, necesitas de los demás.

 Porque cuando estás rodeado de gente, que te apoya, cree en ti y en tu proyecto, te alientan a romper limites, a conocer el coraje que tenías olvidado. Te recuerdan porque estás haciendo lo que estás haciendo, porque has roto esa relación con el “sofá” y estás luchando por tus sueños….

 Tú sólo no puedes.

 Porque cuando caigas, y demuestres tu fragilidad, hay dos opciones. La gente que no cree en lo que haces, y pasará de ti, diciéndote “Olvídate ya de una vez”. O la gente que cree en ti, en tu propósito y te dirá “Dime qué te pasa, que voy a ayudarte”.

 Tú sólo no puedes. Tú decides.

 Por qué habrá dificultades, ¿Lo sabes?. Esos momentos críticos que sufras, son los pasos que tienes que dar a corto plazo para llegar a la cima a largo plazo que quieres alcanzar. Te gusten o no.

 Pero no es el éxito lo que quieres alcanzar por y para ti. Eso es una mentira que nos cuentan las películas americanas. Eso no es el éxito.

 Porqué si no vives para servir, no sirves para vivir. Ése es el verdadero éxito, el darse a los demás. No a uno mismo. Ya sabes que así, el placer será a corto plazo, no a largo.

 Empezaras, te encontrarás dificultades como te he comentado. Gente que te apoyará durante tramos del camino, otras durante todo el recorrido del mismo.

 Y quizá llegues a algo parecido a lo que habías soñado, tu Dorado, tu éxito. Felicidades.

 Pero el camino no ha terminado. Porque no acaba una vez superada la meta. ¿Y ahora qué hacemos con lo que hemos conseguido?

 ¿Dormirnos? ¿Manipular a la gente a través del cartel que dice nuestro despacho? ¿O seguir desarrollándonos, sintiéndonos satisfechos  y realizados a través de la relación propósito y valores?

 Llegada a la cima, esto no termina. Esto no ha hecho más que empezar.

 Porque habrás inspirado a mucha gente a ser ellos mismos. A salirse de lo establecido. Les habrás inspirado confianza a través de tu pasión, de escuchar a tu corazón. Pero si eres como lo demás, te convertirás en un jefe que ORDENA a los demás a hacer un trabajo. Pero si eres un LIDER, serás una persona que confía en los demás hagan su trabajo, que saquen a relucir sus talentos.

 Que sepan que cuando están realizando su trabajo, no van a recibir críticas, sino consejos para que lo hagan mejor.

 No se trata de lo que tú has conseguido, sino que has realizado, sentido y vivido por el camino. No se trata de un título, sino de la única forma de vivir, que es viviendo.

 Es ser la persona que te hubiera gustado a ti tener durante tu formación, que te inspirase a ser como tú eres, a ser curioso, Eso es liderar tu vida. Porque si no es así, es simplemente manipulación, copia barata y absurda de la moda de esos momentos.

 Como bien dice el libro de Simón Sinek “Juntos es mejor”, a la mente la podemos convencer. Y lo hacemos habitualmente. Pero a quien tenemos que conquistar es a nuestro corazón. Y eso muy pocos lo hacen.

 Conquista tu corazón y vivirás en pasión todos los días de tu vida.

¿A quién le importa?

No me importa lo que la gente piense de mi, yo no me califico por la opinión de los demás, yo sé bien quien soy, y sobre todo lo que valgo ” dice Paulo Coelho

Todos tenemos una canción con la que nos identificamos.

Unos será la canción con la que conocieron a su pareja, otra con la que recordar ese verano inolvidable o la que les recuerda a esa persona que les dejo un poso importante en su vida.

Pero hablemos de una canción : “¿A quién le importa?” y la Marca.

Lo repetiré las veces que haga falta,  no creo en la definición de Jeff Bezos, de Marca.

Marca es lo que dicen de ti cuando no estas delante”. Y ahora cantemos todos juntos: “¿A quién le importa lo que yo diga, a quién le importa lo que yo haga? Yo soy así y nunca cambiaré”.

Nos encanta cantar canciones en las que dicen que somos únicos, que nos importa un bledo lo que digan los demás de nosotros, pero a la hora de hablar de Marca Personal ya no estamos tan de acuerdo.

¿En qué quedamos?

Estamos en una sociedad, que hasta que no hemos conseguido algo importante, y que nos de el poder de mandar a paseo las opiniones de los demás, debemos estar “pre-ocupándonos” por lo que dicen o no los otros, sobre nosotros. Pero hasta que no consigas cierto estatus, es mejor estar pendiente a las opiniones de los demás, no vaya a ser que te lamentes de las consecuencias.

Y más vale que aguantes los feedback de los demás, porqué si no puede ser un punto débil en tu Marca.

Lanzo estas preguntas: ¿Cuántas cosas has hecho en tu vida, avances has vivido desoyendo la opinión de los demás y a métodos establecidos?

Durante el estudio para la publicación de “Mofeta Branding. Como son las marcas que transforman el mundo” me comentaba una de las personas integrantes del mismo: “ Mira David, si yo hubiera estado pendiente de lo que hubieran dicho mis padres, familia y compañeros en esos momentos, ahora mismo no estaría hablando contigo”. Esa persona se llama MARIO VAQUERIZO.

Recientemente acudí a un recital. El autor a una de las preguntas respondió: “A día de hoy, no sé qué hubiera pasado si hubiera desoído a mi padre que me decía que no me dedicara a la poesía. La verdad que es una cosa que siempre me pregunto”.

Y como estos dos testimonios, tengo como más de 300 que forman parte del libro.

Claro que está bien “escuchar” a los demás, sobre todo si quieres conducir un Formula 1 y sólo tienes carnet de motocicleta. Pero seamos claro, aunque los demás quieran nuestra felicidad, NO QUIEREN QUE NOS SEÑALEN POR LA CALLE PORQUÉ NOS HEMOS SALIDO DEL REBAÑO.

Nos dicen por “nuestro bien” que lo mejor sería que, hiciéramos una carrera, que tuviéramos pareja, y ya cuando tengamos todo eso, ya podremos hacer lo que queremos. Pero que mientras tanto, no te salgas de lo establecido.

Todo porqué eso de que te llamen “loco” por apostar por ti ,en la sociedad no está muy bien visto…Que lo que nosotros soñemos sea un hobbies que hagamos después de conseguir lo que consideran LOS DEMÁS COMO LO NORMAL.

Pero seamos sinceros, cuando nos salimos del “tiesto”, para impulsar nuestra marca , rebozamos nuestra ilusión, motivación, ganas, CON MUCHO MIEDO.

Miedo a lo que ocurrirá, a algo que no habías hecho hasta la fecha y que nadie habrá hecho a tu alrededor.

¿Y qué pasa cuando tienes la primera duda o caída? Que preguntas, claro. Y si crees que esa persona, te asegura una estabilidad emocional y profesional que no has conseguido hasta la fecha con tu proceso de Marca, vas a mandarlo a paseo, y te vas a volver al “sofá” que te asegura esa persona.

¿Por qué no funcionan muchos procesos de Branding?

POR NO CREER EN NOSOTROS MISMOS. (No hablo de tener un ego más grande que el Bernabéu)

Cuando no confías en ti, te agarras a cualquier cosa, que te asegure que vas a encontrar trabajo, felicidad, éxito sin el menor esfuerzo posible.

Dejas de luchar por tu derecho a ser, tu voluntad a mostrarte tú mismo.

Vuelvo a repetirlo, claro que hay que escuchar lo que piensan los demás sobre tus acciones, pero sin confianza en ti mismo, te aseguro que a la primera caída al ring, tirarás la toalla y te olvidarás de todo lo avanzado.

¿Y qué pasa con la reputación cuando no dependemos de la opinión de los demás?

Según la R.A.E, reputación es “ Opinión o consideración en que se tiene alguien o algo. Prestigio o estima en que son tenidos alguien o algo”.

Esta sociedad no cambia de idea, por mantener su reputación, sino por mantener su estatus.

Una reputación está integrada por lo que piensan cosas bonitas de ti, como TAMBIÉN POR LAS OPINIONES DE LOS QUE NO CREEN EN LO QUE DICES, HACES O SIENTES.

¿O es que tenemos que conseguir que todo el mundo hable maravillas de uno? ¡¡Eso se llama querer agradar a todo dios, menos a ti mismo!!

El ser humano es envidioso. Dejémonos de tonterías. ¿Qué también ayuda a los demás? DESDE LUEGO. Pero que le jode cuando alguien consigue el éxito y él no, TAMBIÉN.

Y cuando consigues cierta relevancia, tendrás una reputación de gran profesional , del impacto que causas en los demás, de humilde, de crack y cuánto te quieren aunque no te hayan visto en la vida.

Pero también habrá gente que hablará mal de ti. Lo chulo que eres, lo egoico que te has vuelto y miles de cosas más, aunque no te conozcan.

¿Qué hacemos en esos casos? ¿Preocuparnos por quienes nos critican, insultan y denotan por quienes somos? ¿O pasar de ellos cuando eres feliz cómo eres, con tu negocio, trabajo, forma de ver la vida?

Si te preocuparas de esas personas, estarías gastando energía donde realmente no merece la pena ni darles un segundo de atención. Porque seguramente otros clientes, te están dando mucho más en todos los sentidos , que esos que sólo te dan dolor de cabeza.

¿Crees que a Steve Aoki, Elon Musk, Mario Vaquerizo, la nueva Miss España transexual, Alaska,…están pendiente de lo que digan los demás? ¡¡NO!!

¡¡Pero ni ahora ni cuando empezaron!! Y creo que les va bastante bien.

Muchos avances que disfrutamos no creíamos en ellos. Si esa persona hubiera hecho caso a lo que le decían los demás, ahora no estaríamos disfrutándolos.

Y que yo sepa, la Marca es la esencia de cada uno, la coherencia en estado puro. No según quién sean los demás aceptar sus comentarios, porque siempre estarás dándoles el poder sobre uno mismo, si te falla la confianza en ti.