¿Pasarías una Inspección Emocional?

Permítete ser un principiante. Nadie comenzó siendo un auditor excelente

Cada cierto igual que vamos al dentista, al médico o al gimnasio para ponernos guapos y sanos. Deberíamos auditarnos a nosotros mismos.

Siempre tras acabar un proyecto con una empresa o la presentación de un libro, quiera o no, mi cuerpo me pide un “tiempo de auditoria”.

Cuando iba a empresas y se les decía a la recepción que habían llegado los auditores, creo que en esos momentos hubieran preferido una exploración rectal que metiéramos nuestras narices en sus papeles.

Auditar a una persona, es descubrir sus puntos flacos. Es descubrir si ha mentido en sus papeles, en sus números. En definitiva, es mostrar si lo que dice a lo que hace, no hay diferencia alguna.

Ya no es sólo que venga alguien de fuera a ver nuestras posibles “vergüenzas”, sino lo peor de todo, es que nos sentimos desnudos. Pueden ver que mostramos una cara al exterior que no es la verdad. Puede ver que mentimos para aparentar liderazgo, innovación, disrupción, cuando realmente hacemos lo mismo que hacen los demás, o incluso peor.

Pero que sea otra persona, ya no sólo que nos vea por dentro, sino que de su opinión de nuestra realidad, ESCUECE.

Aunque sintamos que hemos hecho todo según lo establecido. Que nuestras cuentas son claras. Que nos mostramos sin tapujos y hayamos pasado ya bastantes veces, una auditoria de cualquier tipo, siempre tenemos miedo.

Y el principal actor que provoca ese miedo, es el miedo a que nuestro ego salga dañado.

Que nos digan que nuestras ideas las tenemos que desechar. Que mejor dediquemos nuestros esfuerzos a otro sueño o que cerremos el chiringuito, pues a nuestro ego, no gusta.

En una sociedad, donde el aparentar es más importante que el ser. Dónde se promulga e impulsa, que quien la tiene más larga, es el que no tendrá ningún problema en la vida, el vamos a copiar los mismos gestos e imágenes del gurú de turno…Pues que venga alguien a mirar nuestras “vergüenzas” , aunque estén limpias y den esplendor, el miedo siempre estará.

En un mundo que nos impulsa a tener una Marca Personal, a distinguirnos de los demás, en el fondo, lo que hacemos en ponernos la misma mascara de moda, o que nos recomiendan los demás, porque el miedo a ser nosotros mismos es mucho más fuerte, que los beneficios de reconocernos delante del espejo, una auditoría sería imprescindible cada cierto tiempo.

Por eso tenemos miedo a una auditoria, a que vean que no somos como lo que habíamos expuesto y que sólo hacemos lo mismo que hacen los demás.

Cuando eres TÚ, no tienes miedo a la opinión de los demás, porque tú mismo te auditas. Y más te digo, al revés, aceptas de buen grado, el posible feedback que te puedan dar los demás, sobre lo que estás haciendo o no.  Feedback si es constructivo. Porque sí lo que va es a intentar dañarte, tú mismo le enseñaras la puerta de salida de tu vida.

¿Qué cosas tienes que tener en cuenta en un proceso de auditoría interna personal?

1.- Reconocer que tú mismo eres tu mejor amigo como tu peor enemigo.

Quieras o no, la cabeza se te puede ir muy fácil. El ego quiere éxito, premios, comentarios en redes sociales e invitaciones a los mejores sitios por lo “guay” que eres en “ese” momento. Y dormirse en los laureles en esos momentos, es algo de lo más fácil.

Esto es una carrera de fondo, y mañana mismo puede venir alguien que haga las cosas mejor que tú, más fáciles y causando más impacto, olvidándose de ti y no volviendo a verlos nunca más.

Sabes que haces bien las cosas cuando causas impacto, pero también que NO sabes hacerlo todo.

Así que durante el camino , sabes que tienes que seguir formándote, hayas conseguido lo que hayas conseguido.

La vida no es algo estable y rígido, como a muchos les gustaría.

2.-  Nunca veremos todo en forma de 360 grados

Siempre hay algo que nos dejamos. Siempre hay alguna emoción que ocultamos o que no queremos ver su nacimiento , ya que somos seres de costumbres. Y cuando algo nos va bien, ¿para qué modificarla?

3.- Para entrar hay que dejar que salir.

Estamos muy bien en nuestro sofá, pero tenemos que cambiarlo. Lo sabemos pero no lo hacemos , porque le tenemos cariño. Sin embargo las siestas no son ya lo mismo, te levantas con dolor de espalda, te duele todo. Y aún así dices que no quieres cambiarlo.

Somos personas apegadas a situaciones que llevan tiempo con nosotros. Damos oportunidades a situaciones que sabemos que no nos están reportando lo que nos daban antes o más daño que bien.

Para que haya innovación, movimiento, acción, tiene que haber novedad en tu vida. Y con lo mismo de siempre nunca podrás conseguirla.

4.- Hay gente que sabe más que tú.

Quieras o no. Te guste o no. Es la verdad.

Y aún más te digo, seguro que hay gente que te quiere de verdad. No por lo que eres, has conseguido o el nombre que pone en la entrada de tu despacho.

Esas personas ven desde arriba, lo que te ocurre, te conocen, saben tus miradas…Escúchalas.

5.- Más vale que lo hagas tú con toda la sinceridad del mundo, que llame a tu puerta el fracaso y sea demasiado tarde.

Creemos que nunca nos pasará nada, tras haber conseguido la felicidad, el éxito o lo que quieras. Que ya todo será un mundo ideal y que nos reiremos como Mr.Wonderfull nos dice.

Más vale que te audites tú mismo, porque luego pasará algo, y claro le echarás la culpa a los demás. Cuando TÚ tendrías que haber sido la persona que anticipara posibles situaciones o creara nuevos caminos .

Porque el fracaso, es cuando una situación que tú no habías predicho , acaba con tu sueño. Pero SÍ te puedes anticipar a él y crear nuevos caminos. No apostando tus “huevos” en la misma cesta de siempre.

6.- Descubrirás y vivirás el valor más importante y olvidado en estos momentos.

La coherencia

Como podrás ver, TODOS tendremos que auditarnos cada cierto tiempo y no quejarnos siempre de la vida que tenemos. Con la auditoria, como me dijeron para “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo”, nos quejaremos de gusto, no de dolor.

Tú decides.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.