Diagnostico: ¡¡Estresado por compromiso!!

En el mundo no hay estrés, lo que hay es gente escogiendo pensamientos estresante” decía Wayne Dyer.

¿Qué me dirías si te dijera que el estrés que sufres, se desvaneciera respondiendo a una sola pregunta?

Vivimos estresados. Desde que nacemos hasta que nos morimos, siempre estresados.

Estresados porque tenemos que elegir una carrera que nos determinara nuestro futuro profesional. Estresados porque tenemos que elegir bien nuestros amigos. Estresados porqué depende de la pareja que presentemos nuestra familia nos pondrá una cara u otra.

Luego llega la edad “inmadura” donde creemos que solamente el estrés está relacionado con el trabajo. Estresados porque tenemos trabajo y no llegamos a las exigencias. Estresados porque no tenemos trabajo. Estresados porque tenemos que irnos de viaje por temas profesionales. Estresados con el compañero de trabajo…

Más y más estrés.. Y luego en verano, estresados porque nos tenemos que levantar temprano para tener sitio donde poner la sombrilla en la playa.

Vivimos en un mundo lleno de estresados.  ¿Pero cuál es la raíz de esta lacra?

Muchos dirán que vivimos en un mundo competitivo. Quien no coge la oportunidad, que no la espere porque se la quitarán tras haber tenido su oportunidad.

Otros dirán que el estrés lo produce el querer llegar a unos canones que esta sociedad impone. Estresado por tener un cuerpo “fit”. Estresado por tener una cuenta en redes sociales con seguidores de todo el mundo o que seas considerado como “cool” por tu forma de vestir.

Estoy totalmente de acuerdo.  Nos estresamos para llegar a las cotas que nos pide la sociedad, a ser como las personas que son inspiración en esos momentos o alcanzar las cotas de fama que necesitamos para sentirnos alguien en esta vida.

Y como creemos que nunca las alcanzaremos, que nunca satisfaceremos las expectativas de nuestro jefe o pareja, pues…Por eso estamos estresados, PORQUE ESTAMOS COMPROMETIDOS CON UNA VIDA QUE ES LA QUE NOS IMPONEN O CREEMOS QUE QUEREMOS TENER.

Ahí va la pregunta que desvanecerá tu estrés: ¿Estas de verdad comprometido con la vida que te produce ése sin vivir? ¿Te comprometiste con ella, por que querías alcanzar cierto estatus o por qué así lo sentías?

Creemos que estamos estresados porque debemos, que no es lo mismo que queramos, llegar a alcanzar unos canones, un estatus, ser considerado como alguien importante.  Pero si nos preguntaramos si realmente queremos de verdad alcanzarlos, la gran mayoría, respondería: “Menuda perdida de tiempo estoy provocando en mi vida, cuando realmente a mí me gustaria…”.

Una cosa es estar preocupado por un tema y otra muy distinta es estar estresado.

Pensamos que estar estresado es que nos importa de verdad el tema.  Y lo peor de todo, que es “cool”.

Que queremos que salga bien. Que podamos decir que hemos alcanzado lo que los demás esperaban de nosotros o deseábamos para sentirnos satisfechos con el trabajo realizado, cueste lo que cueste.

Pero yo ahora te pregunto: ¿Realmente racionalizas cuando estas estresado? ¿Tú crees que algo es tan importante como para que te den ataques de ansiedad? ¿Es algo tan esencial en tu vida para que pienses hacer lo que sea, para conseguirlo?

Porque cuando estamos estresados no piensas de forma racional, te mueves por impulsos. No te gusta lo que te dicen, sólo quieres soluciones para antes de ayer. Cuando estas estresado no duermes ni descansas y la sonrisa solo aparece en televisión, no en tu cara.

Nunca tomaremos la mejor elección, ya que la desesperación y sin razón, no nos dejan ver cual sería la mejor en nuestra ocasión. De ahí nacen la infidelidades entre parejas o con tu empresa, buscando trabajo en la competencia sin que nadie se entere de lo que te pasa. De ahí nace la opción de ocultar lo que nos pasa a través de la rienda suelta a adicciones o rezando para que nadie se entere lo que no pasa de verdad.

Cuando estás estresado, no quieres parar y ver realmente lo que sucede. Quieres una solución que te saque cuanto antes del lugar donde te encuentras y si te puede llevar más rápidamente al éxito, mejor.

Y aunque encuentres un placebo, ( una solución a corto plazo que crees que te solventará el problema para siempre), te aseguro que cuando menos lo esperes, te estará esperando para decirte: “¿Me solucionas de una vez o qué?”.

Vamos a darle la vuelta a la tortilla. En estos días, todo el mundo hablará de la vuelta de vacaciones. Del estrés que produce volver al trabajo, la rutina y lo bien que se estaba en el chiringuito con la cerveza y la tapa. Hagamos una prueba, pregúntale a esas personas: ¿Estás COMPROMETIDO con tu trabajo, con la vida que vas a retomar, con la pareja que vas a ver? Y mira a ver la cara que ponen.

¿Por qué los domingos por la tarde es el día de la semana que más se llora? No porqué nuestro equipo haya perdido, sino porque no queremos volver al trabajo que tenemos, a ver a ese compañero o a nuestro querido jefe.

Pero como sabemos que ése trabajo, nos da el estatus deseado, esa seguridad anhelada y el reconocimiento deseado, mejor nos limpiamos las lagrimas y a aguantar.

Cuando tú estás comprometido contigo mismo , el domingo por la tarde es un aliciente a lo que deseas que pase el lunes por la mañana.

Estar ocupado es estar comprometido/focalizado en lo que realmente te importa, en lo que quieres, en lo que sueñas. No en lo que te “recomiendan” que sería bueno para ti.

Cuando estás comprometido en ti, eres dueño de tus pensamientos en todo momento. Sabes cual es la realidad, tanto si la has cagado como si estás en el camino correcto,  lo que ha pasado y a donde te quieres enfocar.

Ahora sé que mucha gente dirá, ¿Qué pasa, que los que se comprometen consigo mismos, no conocen el estrés? ¿Les importa todo por el pito del sereno?.”.

¡¡Para nada!!.

Pero utilizan cada situación como un aprendizaje para futuras ocasiones, no como una limitación.  Así la proxima vez que nos ocurra, seremos más productivos que a través de lamentos y la desesperación.

Aún más, les importa mucho más lo que están haciendo, sus proyectos, las personas que tienen a su alrededor. Pero la forma de afrontar las dificultades , que no problemas, es totalmente diferente.

Creemos que comprometiéndonos con los demás, con los exigencias que la sociedad nos demanda a ciertas edades, con el concepto de éxito que se nos promulga, el estrés, el miedo, la impaciencia, no existirá y seremos felices y comeremos perdices.

Comprométete contigo mismo . Firma un contrato en el que te comprometas que serás SIEMPRE TÚ mismo ante toda situación, trabajo o relación, ANTE TODO.

Empezarás a PRE-Ocuparte a Ocuparte de ellas. Del estrés a la serenidad y a la coherencia.

¿Por qué crees que sientes ese estrés? ¿Por un compromiso que no crees romper o por una vida que no es la tuya? ¿Vas a firmar por fin ese compromiso contigo mismo?

 

 

 

 

Anuncios

¿Te atreves a redactar este nuevo C.V?

Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad” decía Seneca.

¡¡Qué bonito es nuestro mundo, en el cuál nadie hace las cosas mal!!.

Y sin embargo vemos en televisión, asesinatos, invasión de países, hambre, estafas o suicidios porque nuestra religión no acepta que seamos de una condición sexual determinada.

Pero aún así, nadie hace las cosas mal.

¿Y si empezamos por ser honestos con nosotros mismos y por tanto con los demás?

Hago muchas cosas mal. No sé planchar. El tema de las manualidades y yo son años de mala relación. Soy un pato mareado bailando por mi descoordinación…

Sé que mientras leeis esto, muchos estaréis pensando que estoy cometiendo una locura al exponer ante los demás, lo que no hago bien. Que se puede volver en mi contra y que otras persona jueguen con mis debilidades. Otros estarán pensando: “Menuda vergüenza si dijera a los demás las cosas que se me dan mal...”.

La gente que me conoce, sabe que adoro las personas “que me meten el dedo en el ojo“. Son aquellas personas que me dicen las cosas que estoy haciendo mal. Ya que creo que es la única manera de mejorar.

No avanzas siendo como los demás. Nunca lo harás si obvias que siempre puedes hacer las cosas mejor. Claro que siempre creerás que haces todo a las mil maravillas, si no aceptas que te digan la verdad. Porque los resultados, quieras o no, siempre serán tu mejor estandarte.

AL ÉXITO SE LLEGA OYENDO LO QUE NO NOS GUSTA OÍR.

Y para llegar a él, tenemos que ser honestos. Algo que brilla por su ausencia en estos momentos.

No somos honestos con nosotros mismos por miedo a oír cosas que en el fondo sabemos. No somos honestos con los demás, por seguir aguantando las apariencias, porqué no queremos ser expulsados del grupo, o porqué nos tomen como “locos sinceros”.

Así que cuando nos hacen un comentario por “nuestro bien”, nunca nos lo tomamos así, porqué si nosotros no somos honestos con nosotros, ¿Cómo lo iban a ser los demás con nosotros?

¿Y así queremos saber qué hacemos mal para mejorar? ¡¡MAL VAMOS!!.

Me encanta observar el mundo de la búsqueda de trabajo en Internet.  Se nos habla de cómo afrontar una entrevista de trabajo, cómo ir vestidos, cómo hacer para que nos llamen para la 2 entrevista…

Todo muy bonito.

¿Pero qué pasa si presentáramos a una empresa una C.V. no de lo bueno que somos, sino de las cosas que hacemos mal?

Mostramos ante los demás un C.V. lleno de virtudes y beneficios que tienen al contratarnos o tener una relación con nosotros.

Como empresa y buscador de pareja, queremos lo mejor para nosotros. Lo mejor nos hará romper con la hegemonía de la competencia. Conocer eso que llamamos felicidad. Pero eso así, nadie debe conocer nuestras “taras”. Así que los ocultamos bajo anuncios de “cultura empresarial del siglo XXI, serás feliz trabajando, el trabajo que siempre estabas esperando, o seré siempre tu príncipe que luchará por ti ante dragones y suegras..”

Pero luego nos estamos preguntando : “¿Por qué nuestros trabajadores están desmotivados? ¿Por qué de lo que me dijeron al entrar es otra historia? ¿Por qué este trabajador no hace lo que nos dijo que hacia?”

¿Por qué?

Porqué uno de los dos protagonistas de la historia, o los dos, estaban siendo “no honestos” en la relación.

Sin embargo, exigimos que los demás lo sean con nosotros.

¿Cómo reacciona tu cuerpo cuando te digo : “Tenemos que hablar“? Nos gusta mucho hablar, pero tener una conversación , que sabemos que será difícil, es el peor trago que un ser humano cree no poder pasar.  Se nos aprietan las carnes. Nuestra mente nos empieza a enviar por “envío urgente” imágenes de escenarios apocalípticos sin ni siquiera saber de que vamos a hablar.

¿Qué pasa si fueras honesto contigo mismo? No tendrías miedo a ninguna conversación considerada como peliaguda.

Los “no-honestos” también tienen que combatir contra otro dragón en su día a día, el arrepentimiento de no haber hecho algo que queríamos hacer.

Durante muchos años de mi vida, me arrepentía una y otra vez, de no haber dado un paso adelante, en momentos que tenía que haberlo hecho.

Seamos claro, NADIE SE ARREPIENTE DE ALGO QUE QUERÍA HACER E HIZO. Otra cosa es que el resultado no fuera el esperado. Pero solamente nos arrepentimos de lo que hubiéramos querido hacer y no hicimos.

SIn embargo preferimos dejar pasar la oportunidad, al posible fracaso que podamos vivir al ser una situación que no dominamos. Ahí está para mí la cuestión.

Se nos habla de resiliencia por todos los lados. Es “cool” ser resiliente . Pero para vivir un proceso de resiliencia tienes que haber vivido antes un proceso de duelo o fracaso. Tienes que haberte lanzado al vacío, vivir circunstancias hasta ahora no conocidas por ti. Y por ahí no nos gusta pasar.

Preferimos no cometer errores. Seguir el camino “recomendado” por los demás. Encasillarnos en modelos establecidos y ya nos arrepentiremos en la soledad de la noche cerrada de lo que queríamos haber hecho y no hicimos.

Nos avergüenza reconocer que no sabemos hacer algo. Nos avergüenzan nuestros “no éxitos”. Y nos da miedo hablar de lo que nos atormenta. Principalmente porque en esta sociedad, parece que ser honesto es peor que una enfermedad venérea.

No encontramos un lugar “seguro” en el que hablar de lo que hacemos mal.  Porqué si lo encontraramos, no volveríamos a repetir los mismos errores en un futuro tras expresarlos.

Sin embargo, se nos impulsa a exponer nuestros éxitos y a ocultar nuestros errores.

Una conversación difícil con uno mismo, es el principio de una relación idílica con la honestidad y un caminar coherente por este camino llamado vida.

Así que si quieres escribir un C.V. de las cosas que haces “no bien” y de tus arrepentimientos, no olvides:

.- Todos hacemos cosas mal. Nadie es perfecto.

¿Te atreverías a reconocer ante los demás durante un día aquellas cosas que no haces tan bien o de lo que te arrepientes? ( Tampoco te flagueles y estudia cómo reaccionan ante tus comentarios)

.- Nadie tiene un CV personal y profesional blanco e impoluto. Tendríamos que presentar además del CV con nuestros conocimientos y experiencias, un anexo que hablara de nuestros errores y vergüenzas. ¿Te atreverías a escribirlo?.

.- ¿Las empresas se comprometerían a expresar los fallos cometidos hasta la llegada de ese  trabajador? Así sabríamos a lo que nos atenemos de verdad y no en función de panfletos o serpentinas a nuestra llegada.

.- La honestidad te ayuda a no tener miedo a la verdad y ante los demás. Y la vergüenza, como dicen los mayores, para robar.

.- La honestidad, te hace aceptar el feedback de buen agrado si es por tu mejora. Así como alejarte del negativo que sólo intenta alejarte de tus sueños.

Pero sobre todo, si eres honesto contigo mismo, NO SABRÁS QUE ESO DE ARREPENTIRTE POR OPORTUNIDADES PASADAS. Y tu CV de vida, integrará y mostrará todas las partes de ti.

¿Te atreves a escribir un CV que muestre cosas que no sabes hacer o haces mal, además de las que te arrepientes?

 

 

 

Minimalismo, ¿Necesitamos vivir cómo lo hacemos?

Las posesiones, poseen

Nos pasamos la vida acaparando.

Acaparamos amigos. Acaparamos posesiones. Acaparamos contactos en redes sociales. Acaparamos títulos… Acaparamos cosas porque pensamos que nos llevarán al éxito.

Acaparamos cosas, no por lo que creemos que suponen. Si no por la experiencia que creemos que nos pueden dar.

Nos han inculcado que cuánto más, mejor.  Pero yo digo, que cuanto menos, aún mejor.

Sé que levanta ampollas la siguiente frase, pero cada dia estoy más convencido que es así: “Vivimos en una sociedad, pendiente del tamaño. Quien la tiene más grande, debe ser el mejor”.

Como bien dice una amiga mía: No importa el tamaño, sino el gusto que produzca.

A día de hoy, compramos seguidores, porque cuánta más alta sea nuestra cifra, aunque de lo que digamos a lo que seamos, vaya un trecho, el ser considerado un influencer, es como en los años 80 el ser futbolista. Todos quieren.

Cuanto más títulos tenga nuestro LinkedIn o tarjeta de presentación , más asombrados creemos que podremos dejar a los demás o a los “cazatalentos”.

Pensamos que la felicidad es vivir en la abundancia de cualquier tipo. Que eso es el éxito. Y realmente estamos muy equivocados.

Me gustaría hacerte una pregunta: ¿Te vas a dormir satisfecho?

Y no estoy hablando de la satisfacción tras haber jugado con tu pareja.  Si no satisfecho por saber que has hecho lo que tenías que hacer durante el día.

Satisfecho por estar en coherencia con uno mismo. Satisfecho por las acciones realizadas y que no te has dejado nada por hacer que deberíamos haber hecho porque así lo sentías.

No estoy promulgando que no seamos mejores, que no rompamos limites ni que ascendamos en nuestra empresa. Lo que digo que no amasemos para satisfacer nuestro ego, si no que las pertenencias, experiencias, vengan como consecuencia de nuestro trabajo o filosofía de vida, no por querer fastidiar a los demás.

Porque creemos que cuantos más amigos tengamos, menos solos nos sentiremos. Cuando en realidad, si llegas a tener un trato continuo con el 5% de esos contactos, date con un canto en los dientes. Ya nos puede importar poco de lo que hablan esas personas, pero las agregamos.

Todo porque aumente el número de seguidores.

Pero también pasa con la agenda del móvil. ¿A cuanta gente llamas habitualmente de todos los que tienes? ¿Cuántas personas crees que te ayudarían si tuvieras un problema de verdad? Crea una situación ficticia y mira a ver cuántos te responden.

Claro que somos seres sociales. Que sin los demás no podríamos ni vivir 1 semana solos. Pero los demás no son los responsables de nuestra felicidad, nuestra necesidad de cariño o falta de éxito.

Como bien dice el anuncio: ” De 107 amigos que tienes en las redes sociales, solamente veo 7 como verdaderos“- ¿Y tú cuántos crees que son de verdad en tu lista?.

Sé que te avergonzaría decir que reconoces tienes pocos amigos. Porqué afirmarlo, es como gritar a los 4 vientos, que eres “un bicho raro”.

Cantidad no quiere decir Calidad.

Impongamos el minimalismo en nuestras vida.

Pero también en el mundo de la empresa.

Amasamos conocimientos sin sentido.

¿Qué la moda es hacer un curso de tal? Vamos todos a por ello. ¿Qué la moda es tener tal cosa? Todos vamos a por ella.

Para y pregúntate. Tras ver que tienes un CV de más de 3 folios, ¿Te sirve para algo esa formación? ¿Es tu pasión? . Y la respuesta que recibo cuando hago esas preguntas es : “Para reinventarme, cómo lo hacen los demás“.

Echa un vistazo a tu C.V. y se sincero contigo mismo al hacerte esta pregunta: ¿De verdad querias hacer esa formación, te apasionaba o lo hacías porque era la moda y todos lo hacían?

Haz una prueba. Pregunta a una persona que no conozcas, ¿Quién eres?. Siempre te responden a través del titulo que tienen en su tarjeta de visitas o en la entrada de su despacho.

No somos títulos con piernas, sino personas. 

Y un ejemplo lo tenemos en las entrevistas realizadas en el blog. Es una forma de distinguir dónde está la humildad y dónde está el ego en plena ebullición, simplemente preguntando: ¿Quién eres?

A lo largo de más de 300 entrevistas, si las observas, veras que mucha gente, con un éxito inimaginable para todos nosotros, simplemente te dicen cosas como :” Soy una persona que ama lo que hace…Soy una persona feliz…Soy una persona que disfruta en mi día a día…” No hablan de sus títulos, éxitos ni ocultan sus fracasos por miedo al qué dirán.

No somos una tarjeta de presentación o un enlace a LinkedIn.  Somo lo que provocamos en los demás . La ilusión que inyectamos en los ojos de nuestros compañeros. La motivación perdida en momentos duda.

Eso es lo que debemos ser. No un Master o un título en ingles en nuestra tarjeta.

Pensarás que es muy bonito lo que acabo de decir, pero que no paga facturas ni aumenta la influencia en los demás. Que además en el CV quedará más bonito, ¿Verdad?

Al igual que el amasar amigos en redes sociales, contactos para el móvil, creemos que amasar un coche de empresa, un bonus trimestral o el móvil de empresa, nos dará la seguridad que necesitamos para pasar.

Amasamos no por consecuencia de nuestro trabajo, sino con el fin de conseguir seguridad, respeto de los demás y tener contento a nuestro ego.

Los que tienen familiares de la generación del 50, sabrán reconocerse con esta frase: “Tienes que ahorrar, ganar todo lo posible y no gastarlo, para llegar sin sustos a la jubilación”

Ante ese miedo, llamada jubilación o quedarnos debajo de un puente si no tenemos un “colchón”, amasamos sin parar. Soñamos con que nos toque la primitiva o el Gordo de Navidad, todo por miedo a la inseguridad.  Pero los medios de comunicación al año siguiente nos enseñan que esas personas agraciadas, siguen como están o han vivido situaciones desagradables por el premio en cuestión.

No estoy queriendo decir que a partir vayamos todos a vivir en mini casas, vendamos nuestra ropa y compremos solamente muebles de una marca de un país frio, sino que:

.- Se selectivo en tus relaciones, que no es lo mismo que interesado.

.- Haz todo tan simple como puedas, pero más de lo que es.

.- Menos es mejor

.- Recuerda que el 20% de las causas, generan al menos el 80% de los efectos.

.- Sonríe, respira y ve despacio.

.- No dejes que la distracción masiva arruinen tu vida

.- Simplifica, Simplifica, Simplifica.

Es una vida minimalista y con sentido del siglo XXI.

Podéis conocer más del minimalismos, a través de un libro que recomiendo, “Minimalismo: Para una vida con sentido

Valero Rioja: “Cada vez que he saltado al vacío, me ha ido a mejor”.

Hoy dentro de la sección “Conversaciones con...” para mí es un placer presentar a Valero Rioja.

Vivimos en una sociedad, liderada por la frase “Más vale una imagen que mil palabras”.

Nos relacionamos a través de las imágenes. Vemos televisión, vemos a través de imágenes reportajes moda. Creemos que la imagen que nos muestra esa persona por redes sociales es su vida. No optamos por sueños, optamos por lo que nos muestran esas imágenes, por lo que creemos que nos pueden reportar a nosotros.

¿Pero qué pasa si quisiéramos mostrar a través de las fotos, quienes somos, nuestra verdadera belleza? ¿Quién hay detrás de las fotos que se les hace actualmente a las IT girl y modelos del momento?

Hace unos días tuve el placer de conversar con Valero Rioja, el fotógrafo por el que las estrellas luchan para que las retrate.

Por sus manos han pasado todas y cada una de las estrellas que podemos imaginar. Autor de campañas nacionales e internacionales, a través de su entrevista observaremos, que una fotografía es el resultado de cómo ve el mundo el fotógrafo. Y la realidad de Valero, con un pensamiento positivo, se dedica a la fotografía para sacar la belleza de cada persona.

Gracias por recordarnos la importancia del pensamiento positivo a la hora de consecución de nuestros sueños y metas, así como se ve el mundo de una forma diferente.Podéis conocer más el trabajo de Valero a través de su Web, Twitter e Instagram. 

.-¿Quién es Valero Rioja?

Yo creo que soy una persona super creativa. Persona que está todo el rato inquieto ya que siempre está buscando cosas que hacer.

.- ¿Qué es para ti la creatividad?

Para mí está todo relacionado con el arte y hacer cosas bonitas.

.- ¿Y crees que haces arte?

Yo si, estoy completamente seguro.

No por compararme con grandes artistas, pero si considero que lo que hago tiene una faceta artística de bastante peso.

Pero en todos los aspectos de mi vida, no solamente en el trabajo. Todo lo que intento hacer, lo intento hacer bien y bonito

.- ¿Cómo fue esa primera experiencia con la cámara fotográfica?

Yo en realidad siempre he querido hacer algo relacionado con el arte.

Desde pequeño, pinto y dibujo muy bien. Por eso estudié Bellas Artes, pensando que lo que a mí me gustaba era pintar. Estudie doble especialidad, la de fotografía y pintura, porque primero hacia las fotos para luego pintarlas.

Al ser exigente conmigo mismo y perfeccionista, pensaba que no me quedaban las cosas como yo quería.  Acababa gustándome más la foto que la pintura. Y gracias a eso, fui entendiendo que debería tirar por el otro lado.

Sin embargo, ahora que lo miro con perspectiva, me daba cuenta que siempre estaba con una cámara de fotos. Mi primer regalo importante , fue una Polaroid. Siempre estaba haciendo fotos. Le cogía la cámara de fotos a mi padre y siempre hacia fotos a mis amigos, a mi hermana que desde que éramos pequeños.

Pero esta situación me he dado cuenta con el tiempo, porque yo creía que me tenía que dedicar a la pintura , pero acababa muy frustrado siempre con ese tema.

.- ¿Como es el proceso hasta llegar donde estás?

De suerte nada. Creo que soy una persona inteligente y he sabido moverme muy bien.

Claro que hay una parte que es obvia, que tengo que ser creativo, artista y demás…pero también hay mucha gente que lo es y se queda por el camino.

Tienes que saber muy bien, cómo te manejas, con quién te manejas y dónde te manejas.

Es todo intuición, además reconozco que soy una persona que desde siempre he sabido a dónde quiero llegar.  Soy muy testarudo , lo que quiero , lo obtengo.

Claro que hay una pizca de todo, de talento, de suerte, pero también mucho de tesón. De hacer las cosas bien, hiper profesionalidad, nunca fallar a un cliente. Pase lo que pase, mi nombre está sobre todas las cosas.

Me da igual lo que este pasando, que no hay excusa para que el trabajo no salga bien.  Y todo eso cuenta.

Siempre soy una persona que doy los pasos en firme. Doy muchas vueltas a las cosas antes de hacerla. Todo lo que hago está muy pensado. Y claro que me he  equivocado muchas veces, y desde ahí aprendes, pero he aprendido más del bien hacer, que del mal hacer.

.- ¿Cómo te gustaría definieran la marca Valero Rioja?

Yo soy una persona que nací con el grunge pero a la vez con las super modelos. Con fotógrafos que siempre han exaltado la belleza.

Yo flipaba con las revistas de moda de los 90, con las campañas de Versace de Bruce Webber. Fueron fuentes de las que me nutrí y que se plasma en mi trabajo lo vivido en los 90. También se mezcla con eso de la Generación X, de la filosofía que la vida es una mierda.

Y si juntas estas dos cosas y salgo yo.

Esa exaltación de la belleza. Pero no la belleza por la belleza, sino la belleza como bastante masticada.

.- ¿Tendríamos que usar un zoom diferente para ver realmente qué es la vida?

Va con mi carácter. Me considero una persona muy optimista. La gente flipa conmigo porque nunca veo las cosas por el lado malo, al revés. Y ese también es un poco mi estilo.

La gente me dice que saco a la gente guapa, y yo siempre les respondo que me gustan las cosas bonitas.

Entiendo la tarde del arte que muestra la tristeza. Además me fijo en otros fotógrafos que sacan la otra cara de lo que yo hago y me encantan. Pero a mí no me sale sacar tanto a los chicos como a las chicas, desde esa perspectiva.

Me gusta lo bonito, lo sexy, disfrutar…como mi vida es así en general.

.- ¿Qué foto recuerdas y qué foto te falta por hacer?

Por hacer me faltan 10.000 millones.

Hay un montón de fotos que me gustan. A mí lo que me gusta es contar historias. Como si fuera una fotonovela. Y hay una sesión de fotos de Nieves Álvarez que la reinterprete como Sofia Loren en la Dolce Vita. Sesión que está hecha en una casa semi abandonada en Madrid, que me encanta.

Me gusta porque me gusta darle un punto retro a las cosas

.- ¿A qué tienes miedo?

A envejecer.

No al hecho de envejecer, sino a la cosa de no valerte por ti mismo. No tengo a la muerte, porque la muerte nos llega a todos. Sino al hecho de los últimos de tu vida, que no seas tú, que seas otra persona.

Eso me da mucho miedo.

Tengo miedo a dejar ser yo.

.- ¿Qué le dirías al Valero de hace 10 años?

La verdad que no lo sé, porque es super diferente.

Quitando la esencia que te he contado, la verdad que he aprendido mucho.

Lo que le diría nada, porque no querría que cambiara nada. En realidad sólo hace 6 años que me dedico  solamente a la fotografía, ya que antes trabajaba como ilustrador en un montón de revistas. Mundo que me llevo a conocer los entresijos de la moda y llegar donde estoy.

Yo empecé con 35 o 36, y te preguntas, qué hubiera pasado si hubiera empezado con 25 dónde estaría. Pero a lo mejor no estaría donde estoy yo ahora.

Así que le diria que siga su intuición, que es bastante bueno en eso.  Porque cuando dudo en algo, sé que no tengo que hacerlo.

.- ¿Qué pondrías en una valle publicitaria?

Una foto mía, no de mi persona, sino de una campaña mía.

La verdad que es una de las cosas que quiero que me recuerden, por mi trabajo, por hacer cosas bonitas.

Cuando vi una foto que había hecho yo, para L´Oreal y Sara Carbonero en todo el Corte Ingles de Castellana, la verdad que me lleno de orgullo al verlo. Ya que cuando tú haces las fotos, vendes los derechos y no sabes qué van a hacer con ellas, y cuando me lo encontré en la Castellana, fue muy emocionante.

.- ¿Qué has aprendido de tus mentores?

Yo aprendo de todo el mundo continuamente. Aprendes de todo, de la gente buena, de la mala. Hasta de la gente que piensas que es insignificante , por una tontería te acuerdas de un comentario suyo.

Es fundamental en la vida, fijarte en todo y aprender de todo. De todo el mundo y de todas las situaciones. En ese sentido hay que ser bastante humilde.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Estar feliz enamorado. Trabajando en lo que te gusta.

Es saber compaginar el tiempo libre con el trabajo. En mi caso esta interrelacionado. Y si no desconectas, no puedes disfrutar de otras cosas

Es saber donde está el equilibrio entre todo.

.- ¿Qué serías sin la amistad?

Tiene mucha importancia la amistad en mi vida. Además de mi familia, son mis amigos.

.- ¿Cuál es tu palabra favorita?

Siempre me ha gustado Brotar.

No sé porqué pero siempre me ha gustado. Si lo piensas, significa vida, crecer. Además fonéticamente suena muy bien.

.- ¿Qué le dirías a una persona que quiere provocar cambios en su vida?

Yo siempre pienso que los cambios son buenos y siempre van a mejor.

Eso que se habla siempre que salgamos de nuestra zona de confort , yo siempre he salido. Si estoy acomodado en un trabajo, yo me empiezo a aburrir. Y mis padres que son todo lo contrario a mi, en cuestión pro estabilidad, expresan que no lo deje , pero es que si me aburro es síntoma que necesito hacer otras cosas.

Y cada vez que he saltado a la incertidumbre, me ha ido a muchísimo mejor.

.- Una reflexión para los lectores del blog

Los cambios son siempre a mejor y que nos les de miedo dar saltos aunque te parezca que hay un enorme vacío abajo. Ya que siempre hay que arriesgarse

 

 

 

 

Todos somos creativos. ¿No te lo crees?

Aunque el creativo se vista de adulto, niño se queda” dice Olimpya Jukebox.

A día de hoy seguimos pensamos que los creativos, son personas venidas de otros mundo.

A día de hoy, seguimos pensando, que la creatividad es algo que solamente los “elegidos” podrán disfrutar.

Y mientras sigamos creyendo eso, aquí estamos esperando que caiga del cielo o de donde sea, algo que haga cambiar nuestra vida rutinaria y sosa, por algo que nos ponga una sonrisa en los labios desde que nos levantamos.

Lo peor de todo, que mientras deseamos cosas nuevas, seguimos haciendo lo mismo de siempre creyendo que en algún momento cambiará nuestra suerte. Siempre lo mismo desde que nos levantamos hasta que nos acostamos.

Siempre lo mismo, y aún así creemos que cambiara nuestro destino.

¿Qué es la creatividad?

Dar la oportunidad a la forma que tienes de ver el mundo.  A tu forma.

Les otorgamos el titulo de creativos a personas que dicen ver lo que pasará en cualquier faceta del mundo en 5 años o incluso en siglos futuros. Al decirlo , ya pensamos que son diferentes, creativos, innovadores.

Le tildamos de creativo, aunque no sea verdad lo que está diciendo o no se acabe cumpliendo, principalmente porque pensamos que nosotros nunca podremos decir lo que vemos, creemos, que nunca podremos crear nada de la nada.  Creemos que nuestras ideas son ideas locas, sin fundamento, que se reirán de nosotros.

¿Qué te diferencia de un creativo?

1.- Ver algo que nadie ve o quiere decir.

Todos tenemos sensaciones que nadie tiene, solamente nosotros. Todos hemos dicho alguna vez, ” Pero si yo tuve esa idea también, y mira ahora qué hubiera pasado..”.

Estas personas se enfocan en los pequeños detalles, que son los que marcan una diferencia.  Todos los demás al ver una cosa, la damos por confirmada. La aceptamos y seguimos las ordenes establecidas. Pero esas personas, ven que ese detalle puede transformar aún más a esa persona o producto, que puede mejorar a otro totalmente diferente o quizá quitando ese detalle, todo quedaría mucho mejor.

Veamos más allá de lo que los demás ven. Observemos.

2.- Se critico.

Sin embargo, creemos y vemos todo lo que nos dicen y creemos ver. Creemos que nada va a cambiar, que es verdad lo que nos dicen y que ese amigo siempre va a estar junto a nosotros…

¡¡Qué ilusos somos!!

Ahora estás leyendo este artículo tranquilo pero si suena el móvil puede ser una llamada que trastoque tu vida para siempre.

No podemos dar nada por asegurado al 100% en la vida.

Da diferentes usos a las cosas. Investiga. Prueba, Cae y vuélvete a levantar.

¡¡CREA Y DALE UNA OPORTUNIDAD A TODO LO QUE VEAS Y SIENTAS!!.

3.- Para ser creativo no necesitas a Einstein.

Creemos, al igual que pasa con el emprendimiento, que para que salga todo bien, tenemos que tener de antemano un gran presupuesto a nuestra disposición. Y eso si, que no fracasemos. La 1 vez ya tenemos que dar en el clavo.

Nos hacen creer, que sin dinero ni las últimas herramientas a nuestra disposición, nunca podremos llegar a nada.

¿Un gran equipo te hace crear cosas diferentes? Me parece que el Real Madrid de Beckham y compañía no consiguió muchos resultados.

Para empezar, TODOS tenemos herramientas que nos pueden ayudar a crear ese cambio o producto.

Tienes gente que te puede ayudar, aconsejar. Libros y conferencias de las que disfrutar y te impulsen a dar el primer paso…

Sin embargo, nos quejamos del tiempo, del gobierno, que no tenemos tiempo, que no podremos y miles de circunstancias que nos creemos, cuando en realidad es lo que tenemos miedo y falta de confianza en nosotros mismos.

Empieza jugando. Escribe lo que ves, el cómo sería mejor ese producto o tu relación de pareja. Así ya estás siendo creativo y a un coste 0.

Pero EMPIEZA…

4.- La inspiración es la gasolina de la creatividad.

Sin inspiración creeremos que no valemos para nada, que todo es imposible y que los límites están ahí , porque detrás de ellos solamente hay oscuridad.

Pero lo peor de todo, que muchas aún teniendo un sueño que realizar, lo intentan ocultar, por miedo al qué dirán y si me tomaran por loco por la idea que tengo.

Ese sueño es lo que te inspira a levantarte todas las mañanas, a hacer cosas que debes hacer sabiendo que las haces para que te acerquen un poco más a tu sueño.

Pero aún así, lo tapamos debajo de almohadas de miedos y vergüenzas, porque creemos que la creatividad es algo que no tendremos, que solamente es para “especiales”.

Cuando en realidad, la creatividad es DARNOS UN SI A NOSOTROS MISMOS.

5.- La creatividad es su Marca.

Durante las entrevistas realizadas tanto para “Liderazgo Canalla” como para “Mofeta Branding“, observé que la creatividad no sólo integra una parte de su vida sino que es un estilo de vida las 24 horas del día.

Su forma de responder, su actitud, sus abrazos, todo era creatividad, todo era su forma de ver la vida. Desde el principio, había firmado un compromiso con ellos mismos, que siempre iban a ser siempre como son ellos, como piensan ellos.

Nos hacen creer que la creatividad es hacer cosas diferentes, es ser diferente a los demás, estrambóticos, irreverentes. Y por eso los tildamos de locos, diferentes, “raritos”…

Pero demos la vuelta a la tortilla como diría Pablo Motos. La creatividad empieza por aceptarse uno mismo. POR SER UNO MISMO EN TODO INSTANTE.

Estas creando siendo tú mismo, tu vida, tu realidad, tu futuro, tus sueños… Estás viendo el mundo como tú lo ves, no como los demás lo ven. Con tus creencias, rompiendo los límites de lo establecido. Creando tus normas y transformando las ya existentes.

¿Y me éstas diciendo que no eres creativo?

Ya llegarán las herramientas que te harán dar forma a esos pensamientos. Pero empieza apostando por ti, por darte la oportunidad de ver que hay detrás de esas ideas que no te dejan ni a sol ni a sombra.

Porque si no lo haces, luego no te quejes de lo aburrida, monótona que es tu vida y de la envidia que tienes de los demás, que están consiguiendo cosas que a ti te gustaría vivir.

¿Quieres saber como conseguir el título de creativo?

Empieza dándote un SI y probar todo aquello que se sale fuera de lo rutinario en tu vida.

¿Qué vas a hacer hoy diferente a lo que has hecho hasta ahora? ¡¡ESPERO TUS RESPUESTAS!!.

 

 

 

¿Cómo ser una Marca Personal Disruptiva de éxito?

Prefiero ser odiado por lo que soy, que amado por lo que no soy” decía Kurt Cobain.

Tras la publicación de “Mofeta Branding. Cómo son las marcas que transforman el mundo“, he ido recibiendo emails en los que se me pedía que hablase de como ser una marca personal disruptiva o mofeta.

Antes de empezar, me gustaría preguntarte una cosa: ¿Estás dispuesto a ser tú mismo, pase lo que pase, digan lo que digan los demás?

Porqué eso es tener una marca personal disruptiva. Es salir de lo establecido. Es no seguir los pasos que te “recomiendan” los demás para llegar al éxito que todos anhelas y que está de moda.

La disrupción provoca un antes y un después. Es un break en lo que se había visto hasta la fecha . Pero ten en cuenta que ser el primero, lleva sus consecuencias.

¿Seguimos?

Se nos llena la boca hablando de libertad, de que somos talento y que hemos venido a mostrarlo al mundo, pero en el fondo tenemos más miedo a mostrarlo, que si nos encontráramos algún fantasma de los que se hablan en 4 Milenio.

Por eso, creemos que un método estandarizado es la forma más rápida y fácil para conseguir eso que nos dice que conseguiremos a través de una Marca Personal. Gracias a ese método, nos saltaremos los más de 300 CV que hay encima del nuestro o seremos encumbrados como el mayor influencer en nuestro campo profesional.

Pero sobre todo, como bien dice Jeff Bezzos en el mantra de la Marca Personal: “Es lo que dicen de ti los demás cuando tú no estás”.

El querer saber qué piensan de nosotros, cuando no estamos, nos produce miedo más que otra cosa. Vivimos en una sociedad pendiente de las opiniones de los demás, de los Likes en redes sociales y de los toques en Facebook. Sin embargo nos produce placer lo prohibido , lo oculto, el que no se enteren los demás quienes somos y no sufrir las posibles consecuencias de los actos que realizamos.

Si quieren que creamos en nosotros, impulsemos aquello que nos hace “raros” ¿Por qué, de primeras, empezamos rechazando lo nuevo, lo original?

Nos salvamos de posibles consecuencias al seguir un proceso estandarizado, que nos han dicho que ha dado resultados, además de rápido e indoloro.

Es lo que creemos y deseamos que nos pase.

Seamos sinceros, cuando queremos perder peso, no es lo que queremos. Queremos vivir las consecuencias de lo que creemos que pasará con ese método, queremos tener el tipo de ese cachas y los beneficios que conlleva ese cuerpo en esta sociedad.

¿Pero sabes lo que acabaremos consiguiendo? ¡¡TENER EL TITULO DE COPIADORES OFICIALES!!.

Queremos copiar sus actitudes, su forma de ser, su cuerpo, su ropa…Estamos copiando a esa persona, NO ESTAMOS SIENDO NOSOTROS MISMOS. Estamos siguiendo una moda, no estamos siendo nosotros una tendencia.

Estamos siendo una imitación, no una marca con estilo propio.

La experiencia me ha dicho, por ahora, que para tener una marca disruptiva, NO HAY MÉTODO A SEGUIR.

Escucha consejos y reflexiones, vivirás un proceso, pero no hay un método estandarizado que te lleve a ser como tú eres y diferente a los demás.

Bueno si eres racional y necesitas dos apoyos para empezar, aquí están: TU CORAZÓN Y TU INTUICIÓN.

¿Quieres saber la definición de Marca personal disruptiva?. Aquí va: “Marca Personal Disruptiva eres tú“.

Desde que nacemos, todos estamos marcados. Pregunta a tu mejor amigo, pareja, familia, “¿Qué me hace diferente a los demás?

Eso que te distingue, son tus CÓMO. Los valores que te distinguen respecto a los demás, que te hacen diferente ser la oveja negra en un rebaño lleno de ovejas blancas.

Pero lo peor de todo, que en el fondo, sabes lo que te hace diferente, lo que te apasiona y se te da bien. Pero no te lo crees, ya que quienes te dicen todo eso, crees que lo hacen por quedar bien y sacarte una sonrisa.

Crees que el talento es para algunos “elegidos“. Que no eres nadie para vivir de tu pasión, de eso que se te da tan bien. Crees que no te mereces la oportunidad de ser, y no aparentar algo que sabes que no eres. Pero todas esas “tonterías” que te dices y te dicen, ¿Crees que son verdad?

Solamente está hablando el miedo por ti. SON EXCUSAS QUE TE CREES PARA NO DAR UN PASO ADELANTE.

Sabes que quieres hacer las cosas a tu modo, que se pueden cambiar la forma de hacer las cosas. No quieres pasar por este mundo sin pena ni gloria. Porque si esperas resultados diferentes haciendo lo mismo que los demás, ya puedes prepararte para esperar el resto de tu vida.

Algunos te dirán temerario. Yo te diré Disruptivo. Simplemente estás luchando por ser tú mismo a pesar de las circunstancias. Es ser coherente con uno mismo.

Al mundo se viene a ser, no a complacer.

Tu marca, tú, quieres representar una idea, una posibilidad.  Este es el comienzo de una marca disruptiva de éxito.

Al salir de lo establecido tienes miedo si te dejarán de lado los demás.  Te digo una cosa, se unirá gente a ti que también está viviendo su sueño como tú y no gente que quema sus sueños bajo miedos, vergüenzas y excusas.

No hay que comenzar con las herramientas que te llevarán a la cima ya antes de salir, ni con las personas acompañándote. Te aseguro que las encontrarás por el camino.

Eso si, no creas que necesitas conocer todas las herramientas y que todas te servirán. ¿O es que a todo el mundo le hace el mismo efecto el Ibuprofeno para un dolor de cabeza? Conozco a gente que no tiene ni redes sociales y te sorprendería su facturación e impacto en el mundo.

Una marca trata de provocar impacto, no de ser como los demás, no aparentar algo que en el fondo saben que no son. Se trata de crear, transformar, no de aparentar por seguir una moda.

Me gustaría preguntarte dos cosas: ¿Te acuerdas de las marcas o personas de las que eres fan absoluto? ¿Te acuerdas de la marca que compraste hace 4 días porque no tenían la marca que siempre comprabas?. Una es una marca disruptiva, la otra no.

Las marcas disruptivas son historias que nos llegan al corazón y lo ponen patas arriba, que nos hacen creer en nosotros mismos, que otro mundo es posible.

Como bien dice Seth Godin, elegimos un producto/persona en función de las expectativas, recuerdos o historias nos puede aportar uno u otro. ¿Y aún así siguiendo y haciendo lo mismo que los demás, crees que te elegirán a ti? ¿Generarás confianza aún sabiendo que eres una persona que no cree en lo que está haciendo?

Nunca olvides:

.- La sociedad por mucho que aliente lo innovador, de primeras no está preparada para la novedad. Tienes que estar mentalizado para ello. Quieren innovación, pero dentro de unos cánones, cuando eso no es innovación, es copiar.

.- Todos tenemos una marca desde que nacemos. Para descubrirla y aceptarla, tienes que pasar tiempo contigo mismo, aceptando e integrando los comentarios de los demás de aquello que te hace diferente. Será un proceso “intenso”, pero con mejores resultados que si pasarás por la vida de puntillas.

.- El corazón y la intuición te guiarán en el camino de expresión de tu marca. Si sigues un método a pies juntillas, seras un tatuaje que se podrá ir con el agua. Tú has venido a marcar de verdad.

.- Ser disruptivo no es ser temerario, loco ni controvertido. Simplemente es ser coherente contigo mismo. Y no pienses que no hay nadie que piensa como tú. Ya hay gente que espera que des el salto por fin.

.- Cada marca usa “sus” herramientas. A no todo el mundo le sienta bien un flotador de unicornio.

.- El mundo solamente se acuerda de lo autentico.

Tener una marca personal no es un proceso para encontrar un trabajo o ser el más influencer de tu ciudad y luego en tu vida real, eres otro tipo de persona.

Tiene y debe ser un estilo de vida de 24 horas, 365 días del año.

¿Qué eres: DISRUPTIVO o UNO MÁS?

 

 

¿Qué vivirás dentro de un proceso Disruptivo?

Incluso la gente que afirma que no podemos hacer nada para cambiar el destino, mira antes de cruzar la calle” decía el Dr.Hawkings.

Antes, todo el mundo se le llenaba la boca hablando de la Disrupción. Aunque no supieran de que trataba o confundieran términos, la Disrupción siempre estaba presente en toda conversación. Sin embargo, ahora, todo el mundo que oye Disrupción, sale corriendo más rápido que si vieran a David Bisbal en la otra acera.

Pero lo que no saben, es que todos, hemos pasado por un proceso disruptivo en algún momento de nuestra vida. Tanto personal como profesional.

Todo este miedo reciente ha venido a consecuencia de la crisis de los Taxis. Ahora la disrupción es lo peor del mundo. Y si trabajas para alguna empresa tildadas así, prepárate para que disminuya tu lista de amigos en Facebook. Hasta leí, recientemente en un medio de comunicación, que la Disrupción era la epidemia de la clase trabajadora de este siglo XXI.

Y aunque nos guste o no, la Disrupción ha estado presente desde nuestros hermanos aquellos que vivían en las cuevas.

La Disrupción según la R.A.E es” Rotura o interrupción brusca”.

Haz memoria: ¿De veras que nunca has vivido un proceso disruptivo en tu vida? ¿De veras que no fue un antes y después para ti la perdida de ese familiar? ¿De esa persona en tu vida? ¿ O te acuerdas el impacto que causó en ti ese puesto de trabajo por el que no dabas un duro y te revolucionó la vida?….TODOS HEMOS VIVIDO UN PROCESO DISRUPTIVO EN NUESTRA VIDA. Y HASTA ALGUNOS LOS HEMOS PROVOCADO NOSOTROS MISMOS.

Pero en vez de ser coherentes con nosotros mismos, preferimos echar “a los leones” toda aquella novedad que no dominamos, que no sabemos de antemano a dónde nos va a llevar. Pero sobre todo protestamos de la “novedad”, si estamos rodeados de gente que no quieren que sepan que queremos hacer las cosas diferentes en relación a los demás.

No sé qué pasa, pero cuando sabes que quieres algo diferente en tu vida, siempre acuden a ti, raudo y veloces, pensamientos y comentarios del tipo: “Estás loco, pero si estás muy bien como estas con tu pareja… Déjate de tonterías, sois los número 1, ahora toca vivir de las rentas…” así como dudas de qué pasará si das un paso al lado del camino hasta ahora recorrido. Pensamientos, dudas y recomendaciones que lo único que quieren es que dejemos de lado las cosas diferentes y sigamos el recorriendo que hasta ahora no es que nos de resultados, sino que no da quebraderos de cabeza, que no es lo mismo.

Nos encontramos perdidos, sin orientación ni nada que nos diga qué tenemos que hacer.

Y te aseguro que si antes de empezar, ya tiras la toalla, la vida volverá una y otra vez a ponerte situaciones en las que te reafirmen que es hora de hacer las cosas diferentes.

¡¡Así que tú mismo!!.

Durante las más de 300 entrevistas realizadas ya a personalidades nacionales e internacionales, observé una característica en común en sus principios. Todos habían vivido un proceso disruptivo a la hora de empezar su nueva carrera personal y profesional.

Así que tan mala la disrupción no será. Además, que quede entre nosotros, todos los avances que a día de hoy estás disfrutando y los que disfrutarás, TODOS han nacido de un proceso disruptivo.

¿Quieres conocer qué proceso disruptivo han vivido personas y empresas y cómo gestionarlo?

Adelante, comienza el viaje, abróchate los cinturones.

1.- Hay que hacer algo hasta la fecha no hecho nunca. Lo que te han dicho los demás, no te sirve.

Has intentado todo para conseguir la felicidad, el éxito en tu puesto de trabajo así como superar tus límites físicos. Has leído libros, seguido conferencias, has seguido modas que jamás pensabas que existieran, hasta te has ido a la India como te recomendaba tu gurú…Pero aún así, nada daba resultado.

Sabes que puedes hacer las cosas de manera diferente. Que se pueden mejorar los procesos hasta ahora vistos para conseguir resultados nunca vistos. Sabes y sientes que no eres como los demás. Que las modas no van contigo, que tú eres de crear cosas de la nada.

La disrupción nace de tu forma de ver la vida. De hacer las cosas diferentes como hasta ahora se han hecho. Es saber que hay mucho más allá de las normas pre-establecidos, de lo que creemos que es verdad absoluta.

2.- Las dudas bailan contigo mientras piensas.

Dudas de ti mismo, de las opiniones de los demás, de tu capacidad…hasta de tu propia sombra.

Te preguntarás quién eres tú para querer hacer las cosas de forma diferente.  Pero te digo mi experiencia, si tus pensamientos te dicen que adelante, date la oportunidad, porque algo te está esperando.  No quieras estar lamentándote con el paso del tiempo.

Todas esas dudas, son excusas, como la falta de titulo, capacidad, ilusión o talento, para no dar el paso adelante. Simple y llanamente, son excusas baratas.

DATE LA OPORTUNIDAD DE SALTAR, SI ADEMÁS ES LO QUE QUIERES Y SABES QUE NECESITAS.

Sin acción, siempre las dudas ganarán la partida.  La acción disipará tu miedo, que no lo extinguirá como muchos gurús te dicen que podrás hacer, porque el miedo nunca muere.  El miedo tiene la función de avisarte que estás haciendo algo que hasta la fecha no habias hecho . Así que en vez de rechazarlo, agradécele que te informe que estás intentando ver que hay más allá de los límites.

La acción nos llevará a conocer la cara B del miedo. Nos muestra de qué somos capaces y asombrarnos de los paisajes que nos estábamos perdiendo, por el “qué dirán”.

3.- El camino

Sé que te gustaria tener un bastón que pudiera ser tu avanzadilla para ver si antes de pisar, es un avance firme el que quieres dar. Pero en este caso no hay bastón que valga.

No quiero decir, que libros, formaciones, conferencias, y demás cosas que hayas investigado no te sirvan en estos momentos. Utilízalas como una orientación, no como el GPS imprescindible para estos momentos.

Esas “recomendaciones” te hablan de cómo ellos lo consiguieron. ¿O es qué a todos nos hace el mismo efecto el Ibuprofeno? ¿Es que toda medicina hace el mismo efecto a todas personas por igual?. Si les haces caso, estarás siguiendo “sus pasos”. Y eso no es disrupción, es copia y pega.

Y quieras o no, el camino te llevará a donde tienes que llevar, no a donde te lo hayas planificado.  No nos dejamos llevar por los resultados que los experimentos nos dicen. Si no dicen lo que queremos, creemos que hemos fracasado, cuando realmente quizá no es así.  Los pequeños detalles son la distancia entre la mediocridad y el éxito.

Disrupción es sinónimo de incertidumbre. Y así es la vida, pura incertidumbre.

A lo largo de las entrevistas realizadas, la gente me decía que se sorprendía, pasado el proceso de lo que eran capaces de hacer , de lo empoderados que se habían convertido.

La incertidumbre te enseña:

.- Liderar tus pensamientos

.- Que eres creativo. Ya que apuestas por la forma en la que ves el mundo, tu mundo.

.- Desata actitudes y aptitudes que no conocías. No sabías que tenías porque hasta la fecha habías seguido los dictámenes y recomendaciones de los demás, no las tuyas propias.

.- Creas con tus acciones , tu verdadero storytelling, tu vida.

Por el camino aprenderás que las modas están muy bien, enseñan cosas que no sabías o tenías olvidadas. Pero creando una disrupción en tu vida o empresa, estarás creando una tendencia,  ¿O es que alguien se acuerda de modas de los 90?.

Nadie, nos acordamos de personas o empresas, que han hecho las cosas diferentes a los demás, creando y satisfaciendo necesidades que no sabíamos que teníamos.

Pero el verdadero éxito, la felicidad, no surge de la nada, te lo aseguro.

La disrupción es darle una oportunidad a los disparos que el cerebro nos manda siempre. Nuestro cerebro se divide entre los disparos , imágenes y pensamientos que nos manda y el apagado o no caso, de los mismos.

Los disruptivos no son personas que tienen un cerebro diferente al tuyo. Solamente hacen caso a esos disparos de su cerebro. Disparos que también tienes tú pero que no les haces caso.

Siguiendo las normas, es darle al “Off” de tu cerebro. Crear un mundo nuevo, es darle al “On”.

4.- El Mantenimiento. 

La Disrupción no es un proceso que tras conseguir unos resultados en un determinado número de días, ya te olvidas de ella. Es un estilo de vida que aplicarás a cada rincón de tu vida.

La disrupción te hace ver que no quieres rutinas en tu vida que te ahoguen, personas que no crean en ti ni en tus sueños. Te enseña a saber que una vez conseguido un éxito, no es el final. Sino el principio de un nuevo comienzo. Te hace ser el nuevo Indiana Jones en tu vida y en tu empresa.

¿Te motiva más lo prohibido, lo imposible o lo que siempre has hecho? Con esa respuesta, ya estás diciéndote si tienes madera de disruptivo o no.

Movimiento continuo, que produce resultados,  liderado por un ADN fortalecido con denominación de origen.

¿Y tú tienes miedo a una disrupción en tu vida? ¿Qué disrupción querrías provocar?