¡¡Las guerras empiezan por un Like!!

No es por lo que eres , sino por lo que transmites. Ahí es dónde reside tu magia”

España es el 4 país en el ranking mundial, de personas que mueren por querer hacerse un selfie extremo.

Solamente nos ganan los países más poblados del planeta.

Yo creo que aún podríamos subir algún escalón más y llegar al pódium, si a ello le añadiésemos nuestro afán por amasar seguidores en nuestras redes sociales.

Hoy mismo me venía a la mente los gritos e improperios que me lanzó un “gurú del amor” tras no haber dado un “me gusta” a una de sus publicaciones en las que me nombraba.. Para minutos después, promulgar en sus redes, el “no ego” en la vida.

Además si a ello le añadimos, que al abrir Internet, solamente te encuentras artículos que dicen algo como :” ¿Quieres aumentar tu numero de seguidores? ¿Quieres convertirte en influencer? ¿Cómo hacer que tus publicaciones lleguen al mayor número de personas? ¿Quieres que Instagram sirva para tu trabajo?…

Hacen que vivamos en una sociedad adicta a los Likes.

Una sociedad dominada, por el “quién la tiene más grande, es el macho alfa al que debemos seguir”.

Se nos ha hecho creer, que tras los éxitos de Youtubers, los beneficios que tienen algunos considerados influencers participando en programas de televisión o beneficios como ir a Congresos como “estrella invitada”, hace que luchemos por los medios que hagan falta por Likes que nos conduzcan al olimpo de los influencers.

Luego están las personas que solamente con 2 seguidores en redes sociales, se ponían en sus bio, la etiqueta de Influencer.

¡¡OLE TÚ!!

Cuando éramos pequeños, queríamos ser integrantes del mejor equipo del pueblo. Queríamos salir por la noche con el grupo más “cool” de la urbanización o estar con los más “guapos” de la Universidad. Y ahora que somos “maduros” queremos seguir considerados dentro del club de los más “molones”.

Y por eso creemos que cuantos más “likes” tengamos, más posibilidades tendremos de entrar en el olimpo de los “guay”.

Tener un like en tus publicaciones, nos supone para nuestro cerebro, el mejor de los orgasmos. Es la confirmación de lo que hacemos,gusta a los demás. Pero yo te pregunto: ¿Te gusta a ti? ¿Es lo que realmente te gustaría hacer? ¿O lo haces para conseguir lo que los demás dicen que debes hacer para llegar a un modelo de éxito masificado?

Antes de empezar en el mundo 2.0 , ya queremos aprender a correr, antes de empezar a andar. Antes de saber de qué queremos hablar, ya nos creemos unos expertos en conseguir seguidores, en un cuello de botella, en Marketing, en Branded Content, …cuando realmente, no sabemos ni quienes somos nosotros, ni que queremos de verdad.

Hace unos días hablaba, de la confusión que surge con el CÓMO de una Marca. No es CÓMO hacemos las cosas, no es CÓMO reciclamos los productos, o CÓMO nos vendemos en mercados inhóspitos para nosotros.

El CÓMO son los valores que tienes tú que te hacen diferente respecto a los demás. Es tu esencia, es lo que te hace diferente a los demás.

Si utilizas lo mismo que usa los demás, de la misma manera que lo hacen los demás, con el mismo propósito que lo hace el resto del mundo, ¿Me quieres decir que aún así conseguirás resultados en relación a los demás?

¡¡JA JA JA!!.

Pero si al “gurú” le ha ido bien con tal o cual plantilla, siguiendo tal o cual idea,… alcanzando la cifra mareante de un número de seguidores, con los beneficios que dice que tiene, nosotros también tenemos que hacer lo mismo, porque nosotros queremos hacer y ser lo mismo que es él.

¡¡Eso de ser nosotros mismos, cómo que lo dejamos para otros!!

Si sigues esa filosofía de vida , canta conmigo esta canción que está siendo un hit este verano:¡¡ Bienvenidos al club de la mediocridad, de balas perdidas con 7 vidas¡¡

Se nos impulsa que todos somos diferentes, que tenemos que “explotar” eso que nos hace diferente, pero más vale que hagamos lo que los demás hacen, porque si no, nunca llegaremos a la cima que los demás han llegado.

Nuestro cerebro está programado , para hacer lo menos posible con el mayor beneficio proyectado. Es decir, siempre tenderá a mandarte ideas de que hagas lo que los demás han hecho, porque ves los resultados que han conseguido- Y eso que te lances a hacer cosas diferentes y quizá consigas resultados menos “rápido” que cómo los estás consiguiendo tus amigos, déjalo para otros.

Vivimos en la sociedad del “ PARA YA”. Me gusta leer artículos en los que tras exponer sus ideas al respecto, como coletilla, te pone “Comparte si te ha gustado”.

Aunque me haya gustado, haré lo que a mí me de la gana. ¿Y si no quiero etiquetar a mis amigos que creo que pudiera gustarles? ¿Y si en vez de eso lo imprimo y lo comentamos entre nosotros?

Lo que pasa, que si no opto por las acciones que nos recomiendan, la persona podrá perder Likes, Google no le pondrá en la 1 página del buscador, no podrá coger más emails a los que mandar sus artículos aunque sea persona no quiero o no podrá aumentar su base de datos para mandar publicidad de sus eventos o formaciones.

Mucho impulsar nuestra singularidad, pero si el gurú de turno escribe de un tema, fíjate que durante varias semanas, sólo habrá artículos sobre ese tema. ¿Dónde está nuestra verdadera Marca?

La influencia social, lo que antiguamente se llama” Si lo hacen mis amigos, yo también lo tendré que hacer”, nos hace hacer cosas que en las que no creemos, no queremos, damos Likes porque todos lo hacen… Y todo por la influencia de los demás.

Se nos ha hecho creer que cuánto más todo, mejor nos irá. Y estoy totalmente en desacuerdo.

Muchas de las personas que he entrevistado, no dependen de un like, de si tal persona ha compartido sus artículos y por qué no lo hace desde hace tiempo. No creen que su vida dependa si aparecen en alguna colaboración del blog del gurú de moda.

NO VIVEN PENDIENTES DEL LIKE.

Porque su vida se basa en el IMPACTO REAL Y VERDADERO QUE REALIZAN EN LA VIDA 1.0.

Hemos convertido Internet y más las Redes Sociales en un mundo ideal, como se cantaría en alguna película de Disney.

Un mundo lleno de amor, de Likes, de RT y compartir el amor con todo el mundo. Y acaba siempre por estallarnos en la cara, si de antemano no sabemos gestionarlo.

En un mundo ideal, todos somos “buenos”. Pero cuando le “toques la moral” o se vaya contigo algún cliente de tu gurú, ya te digo que te desterrarán del mundo Candy Candy que estabas viviendo.

¡¡Y olvídate que ya no compartirá tus artículos como hacia antes!!

Siempre apuesto desde el principio del blog y con los dos libros escritos, por hacer las cosas que TÚ creas que TIENES que HACER. NO lo que DEBERÍAS HACER o te RECOMIENDAN que DEBERÍAS HACER, ya que es lo que hace la mayoría.

Son lo que yo llamo , Marcas Orgánicas.

Basadas en:

.- Toda acción tiene que demostrar tu pasión o propósito. Este de moda o no. Eso no importa.

.- Todas las herramientas que usan los demás, quizá a mí no me sirvan. Y no pasa nada.

.- Más vale pocos seguidores y buenos (que adquieran tus productos, vayan a tus conferencias, que les impactes de verdad), que no muchos y que solamente les produzcas indiferencia pasada la “moda”.

.- Que el éxito sea consecuencia del trabajo, del esfuerzo y de la pasión expuesta. No por la compra de seguidores, para aparentar algo que al final acaban viendo que no eres.

Creo que llegaremos antes a la 3 Guerra Mundial por un Like que por el dominio del agua en el mundo.

Dejemos ya la vida del aparentar, y vayamos hacia la de ser. Te aseguro que alcanzarás más éxito con la 2 que con la 1.

¿Y tú qué haces por un Like?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.