¡¡Tiro la toalla. Lo dejo!!

Hay un viejo refrán que dice: lo que no nos mata, nos hace más fuertes

¡¡Si tal cual lo lees, lo dejo!!.

Estoy harto de seguir intentando hacer cosas, y que no salgan . Harto de seguir modas y no despuntar. Harto de esforzarme cuando los demás, sin saber cómo o a través de qué consiguen mucho más con menos esfuerzo.

Harto de hacer las cosas de corazón y que nadie te las reconozca. Que nadie te ponga delante de un escenario como sientes que te mereces y luego ves a otros, que repiten como cacatúas lo mismo de siempre durante más de 10 años, y la gente todavía sigue asombrándose.

Harto de ver a gente que pide que le ayudes, que quieren cambiar, que quieren vivir tu filosofía de vida, y luego cuando les presentas un presupuesto, por arte de magia ya se les ha pasado lo que les ocurría.

Harto de levantarse de la cama aún en día en los que te apetecería quedarme dormir o abrazado a tu pareja, pero todo lo haces por tu sueño, como has estado leyendo en los libros de tu guru, cuando querías parecerte a él.

Harto de querer conseguir ese sueño, ese éxito que nos dicen que todos tenemos el derecho a él y lo único que consigues es el silencio por parte de los demás.

Harto de aparentar ante los demás que todo me va bien, cuando en el fondo no estoy a gusto ni conmigo mismo.

Harto de querer ser alguien y en el fondo, ni sé quien soy.

¿Y tú de qué estás harto?

Todos estos pensamientos, los hemos tenido TODOS en algún momento de nuestra vida.

Estamos cansados de esforzarnos. De seguir modas que nos dicen que nos ayudarán en la vida personal y profesional. Cansados de esforzarnos hasta limites insospechados para nosotros hasta entonces y ver como alguien, de la nada y sin hacer nada, consigue mucho más que nosotros en el mayor tiempo posible.

TODOS hemos querido tirar la toalla en algún momento de la vida.

Claro que no hay que tirar la toalla nunca. Porque la diferencia entre la mediocridad y la diferenciación, es una toalla de diferencia.

Pero parece que tenemos que olvidarnos de esas emociones, rabia y frustraciones que TODOS hemos tenido alguna vez durante el camino.  ¿Qué pasa es que no somos humanos? Quieras o no, estás hecho de emociones provocadas por situaciones. Y no las puedes ocultar.

Yo opino que al revés, que es cuando estás en esa situación, la que determina de qué pasta estás hecho.

Si tiras la toalla, realmente NO ERA TU SUEÑO.

Estabas siguiendo una moda, seamos claros. Estabas dejándote llevar por una moda pasajera en la cual te dejaste llevar por los cantos de sirena que te decían que podías conseguir a corto plazo.

Estabas haciendo caso a tu EGO. Querias aparentar algo y que sobre todo te lo reconocieran. Querías sentirte dentro de un club selecto, innovador y diferente. O al menos eso decían. Creías que así tendrías por fin una Marca que te diferenciaría de los demás.

Cuando en realidad, tu marca se estaba diluyendo entre los demás integrantes del grupo.

¿Pero tú no quieres ser recordado por haber tirado la toalla ,verdad? ¡¡Tú quieres conseguir tu reto y  sabes que lo conseguirás!! ¿A qué si?

Pues tienes dos opciones:

.- Si realmente es tu sueño, DEJA DE COMPARARTE CON LOS DEMÁS.

Compárate contigo mismo y los demás que hagan lo que quieran.

Todos nos hemos comparado con alguien. Pero si te das cuenta, muchas de esas comparaciones, pasado el tiempo, te ries de ellas mismas. Te das cuenta, que tú has seguido tu camino, y esa persona que había conseguido el “éxito”, ya no está a tu lado.

Las prisas, el miedo a creer que no lo vamos a conseguir, la competitividad,  a  no ver algunos resultados que nos alienten a seguir, nos hace compararnos con los demás, a provocar la frustración y la rabia, pero sobre todo a gritar a los 4 vientos, ¿Por qué a mí no y a él si?, a una vida que consideramos perra.

Si es tu sueño, ¿Qué te tiene que importar lo que hagan los demás? Si es tu reto, a ti te costará más, pero te aseguro que llegarás más lejos que los demás. ¿Por qué? PORQUE ES TU SUEÑO, NO ES UN SUEÑO QUE REPARTEN EN LOS SUPERMERCADOS, ES TUYO.

Si es tuyo, SIGUE.

Comparate contigo mismo. Mira si has hecho más cosas que ayer. Que has investigado cosas que no sabías. Que has preguntado cosas que creías saber y no eran así… Esa es la única comparación que tienes que hacer.

Es gestionar el camino, y no la obsesión por la meta. De eso se trata realmente. Y los demás que hagan lo que quieran. Importa lo que tú quieres hacer.

.- Y si realmente ves que no es el camino para llegar hasta donde tú quieres, ¿Por qué te estás dando cabezazos todo el rato contra la persiana que está encerrando tu sueño?

Lo que pasa, es que crees que si cambias de estrategia, pensarás que has tirado la toalla. Eso es lo que nos hacían creer, pero estamos muy confundidos.

Si realmente es tu sueño, tienes que divertirte probando cosas, juntando cosas imposibles, Eso es la innovación. Eso debe ser tu sueño, porque sino, estarás haciendo lo mismo que están haciendo los demás, pero con otro nombre.

Y además, deja la estrategia en paz. Nos han enseñado a tener todo planificado y cuando no sale en función de los planes de negocios, lo que has puesto en el dossier, es cuando dicen que has fracasado.

¿La estrategia? un 5% le tienes que dedicar. ¿A la acción, disrupción e innovar? un 95%.

Creemos que siguiendo las normas para la consecución de metas, lo haremos. Y siempre lo digo, ¿A todos nos sienta bien una aspirina? Pues NO. Así que todos nos debemos seguir siempre las mismas normas.

Así que muévete SIEMPRE. Y no creas porque sientas que tienes que cambiar de estrategia es que estás dejando a un lado tus ideales y sueños.

Al revés:

.- Estas descubriéndote y descubriendo diferentes maneras de hacer las cosas. Mientras los demás creen que solamente hay una manera para conseguirlo.

.- Estas creyendo en ti. Es tu motivación, tu corazón quien te está guiando. Es el motor de las personas que consiguen transformar el mundo.

.- La excelencia será tu marca. Porque es cuando vemos algo excelente es cuando nunca lo olvidaremos. Estamos cansados de mediocridad y copias baratas. Son los pequeños detalles los que dividen lo excelente de lo mediocre. Y observando en qué pequeño error has podido fallar, siempre crearemos más impacto del que teníamos previsto.

.- Aceptas que no lo sabes todo y que en la vida quien no aprende de sus caídas, lee constantemente y vive desde la acción, nunca llegará a nada.

.- No estarás fracasando si dejas a un lado tu estrategia. Estarás siendo flexible, coherente y diferente a los demás, pero siempre con un sueño entre ceja y ceja.

PD. Si llevas tiempo dándote cabezazos contra la persiana, crees que la derribaras con tu cabeza y ni siquiera le has hecho mella. Ves al hospital, ponte hielo y tatuate: “Por ahí no, bicho”.

TODOS hemos tenido momentos de dejarlo. Quizá haya circunstancias que si debas hacerlo. Por el tiempo, el momento o lo que sea, y no querrá decir que has fracasado. Te aseguro que tienes que sentirte mucho más orgulloso de ti que otros muchos que dicen que harán y aún siguen en el sofá a verlas venir.

No ocultes las ganas de tirar la toalla. Ellas son la catapulta para tu éxito.

¿En qué tienes ganas de tirar la toalla? ¿Dónde tiraste la toalla y te arrepientes?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.