¿Aún tomada la decisión , te sientes culpable?

La culpa es uno de los sentimientos más negativos que puede tener el ser humano, y al mismo tiempo, una de las maneras más utilizadas para manipular a los otros” dice Bernardo Stamateas

Tras haber optado por una opción, nos sentimos culpables.

Hemos hecho lo inimaginable para nosotros. Hemos dado el salto y hemos optado por una decisión.  Estamos que no nos lo creemos de lo que hemos sido capaces.

Aún con los nervios, la incertidumbre que recorre nuestra piel, hemos dado un paso adelante.

Pero no creas que ya todo va a ser coser y cantar.

Aún creyendo que habías optado por la mejor decisión, de vez en cuando te sentirás culpable.

¿Por qué?

Por MIEDO.

Nos sentimos culpables:

.- Porque creemos que más vale malo conocido que bueno por conocer. 

Aunque en nuestro caminar por la decisión adoptada, nos esté yendo bien las cosas. A veces hasta mejor de lo que nos imaginábamos, nuestro ego, no esta acostumbrado a lo que hemos hecho.

Así que en los momentos de debilidad, en los que paras, tu cerebro verá que es el momento adecuado para decirte: “¿Te acuerdas cuando no tenias más obligación que hacer tu trabajo y marcharte a casa al acabar el horario establecido? ¿Te acuerdas cuando eras libre y no tenías el compromiso que has contraído ahora mismo?”.

Lo que quiere tu cerebro, es que vuelvas a donde estabas antes. Porqué él se sentía mejor, más cómodo, dominaba más la situación.

Quizá te confundas con la opción que escogiste , o quizá no. Pero ante todo tienes que darte una oportunidad para descubrirlo. Aunque recuerda, nunca habrás fracasado, ya que habrás aprendido más que están en el sofa, quejándote por la vida que tenías.

.- Porqué no confías en ti. 

Nos sentimos culpables porque creemos ( excusa ) que hemos podido poner en peligro a otras personas con nuestra decisión, aunque nos apoyasen.

Si esas personas realmente te querían, te habrán ofrecido un cheque en blanco como gesto de su confianza hacia ti. Ellos quieren tu felicidad, tu éxito, y tú mientras tanto piensas que los has podido defraudar.

Lo que pasa es que no confías en ti. Como no sabes lo que te espera, lo que te deparará el camino, te sientes culpable. Te sientes responsable de la seguridad de esas personas y crees que no podrás darle lo que antes les dabas. ¿Y quién dice que quizá les proveas de más seguridad ahora que antes?

.- Por las circunstancias que nos rodean. 

Por una vez que has pensado en ti, que has dado el paso de luchar por tu sueños. Que no has pensado en nada más que has venido a esta vida a realizarte dándote a los demás, las circunstancias están cambiando.

No cambian las circunstancias, a no ser que sea un hecho como un tema personal grave que ha surgido de repente. Lo que pasa es el paisaje que ves ahora , es diferente.

Ya no tienes un horario determinado. Ya no duermes sola en la cama. Un nuevo compromiso significa, nuevas circunstancias.

Te sientes culpable porque no te adaptas a las circunstancias que tu decisión te ha ofrecido. Toda decisión lleva cambios, pero lo que en el fondo te pasa, es que aún habiendo elegido tú, tienes miedo y no confías en ti.

Los agoreros sé que estarán pensando, “ a lo mejor nos sentimos culpables porque hemos dado un paso al frente y no era el momento, o no había las circunstancias ideales, o sientes que no habias estudiado e ideado todo lo que el camino te está ofreciendo y poniendo en medio del mismo”.

¡¡EXCUSAS!!.

¿Por qué?

.- Porqué el momento perfecto nunca existirá para dar un paso adelante.

.- Porqué si realmente te quieren, aceptarán , respetarán tus decisiones. Apoyándote siempre. Así que deja de apoyar tus miedos en ellos, porque no tienen la culpa.

.- Estás echando la culpa a los demás y no acallando tu miedo, Miedo que no te deja ver el campo de posibilidades que se te han abierto.  Pero lo peor de todo, como queremos las cosas para antes de ayer, no te estás dando la oportunidad a ti de conocer, de saber de lo que eres capaz y de lo que no. Pero también de no tener paciencia, porque el éxito, no se llega de un dia para otro. Al no ser que quieras un éxito como los demás, es decir MEDIOCRE y que no exprese realmente quien eres.

¿Cómo combatir ese complejo de culpabilidad?

(Lo mismo se aplica a las decisiones profesionales, como las emocionales, como a ese trozo de tarta que te comes cuando nadie te ve por la noche)

  • Siéntete culpable por no hacer lo que sientes que tienes que hacer. Por lo que has hecho, si ha sido en coherencia con lo que sentías. FELICIDADES.
  • Cualquier cosa, que te digas como parapeto, al miedo que tienes, es una EXCUSA.  No sabes lo que va a pasar, no sabes cómo va a ocurrir, déjate de ponerte excusas antes de empezar para “salvarte” el culo si no llegas a lo que sentías que te merecías.
  • Date la oportunidad. Si está en tu vida, es por algo. Descúbrelo. Quizá no es exactamente igual con lo que soñabas, pero quizá sea mucho mejor. Pero ante todo te estarás dando la oportunidad de descubrir quien eres, lo que sientes de verdad y tus talentos. Porqué que yo sepa, llorando por las noches a escondidas quejándote de la vida que llevas y soñando con una nueva, pero sin hacer nada, no te iba lo bien que querías.
  • Cada dia creo que la vida está para vivirla, y no para sobrevivirla. Porque cuando estamos sobreviviendo, solo nos preguntamos: ¿Qué hubiera pasado si..? ¿Y si lo hubiera intentado…? . Mientras cuando estamos viviendo , solo decimos una cosa: “¿Te acuerdas de lo ocurrido con..?

Deja de sentirte culpable y empieza haciéndote responsable.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.