¡¡Gracias Adversidad!!

«Adversidad: Suerte adversa, infortunio. Situación desgraciada en la que se encuentra alguien«.

Esta es la definición de Adversidad que la Real Academia de la Lengua Española tiene su diccionario.

Si leyéramos varias veces esta definición, lo primero que pensaríamos: «Virgencita que me quede como estoy. Que le toque a otro, pero a mí, no...» Entre otras lindezas.

Somos lo que pensamos, pero también lo que decimos. Y en una sociedad, en la que reina la industria de la felicidad, el pensamiento positivo por encima de todo y en el que solo pensando que te dicen que te tocará la lotería sin ir al establecimiento para echarla, la adversidad es la enemiga número 1 de la sociedad.

¿Qué mundo queremos crear? ¿Como diría Frozen, «Un mundo ideal» en el que todos bailemos sobre el cesped y nos amemos a primer click aunque no nos vayamos a ver el resto de nuestras vidas o un mundo real, en el que la adversidad siempre estará presente en nuestro día a día?

Nuestras palabras, nos limitan.

Queremos felicidad, queremos el éxito, queremos paz, pues integremos todas las palabras en nuestro vocabulario, en nuestra vida, y empezaremos a ser un poco más felices.

Todo aquello que no podemos dominar, todo aquello que nos incomoda, todo aquello que es nuevo para nosotros, lo detestamos. No queremos ni verlo. Y si puede hacerlo otra persona por nosotros mejor.

Así actuamos contra todo aquello que consideremos una adversidad para nosotros.

Cuando realmente una adversidad es la no consecución de las expectativas que teníamos con la vida, con el trabajo, con nuestra pareja o posible pareja… Al no conseguir lo que queríamos en el tiempo estipulado, cómo nosotros queríamos y cómo nosotros queríamos, ya es una adversidad.  Más bien es nuestro ego quien está dando patadas como niño pequeño cuando no le hacen caso.

Así actuamos ante la adversidad. En vez de ser una situación en la que demostrar quienes somos de verdad, nuestro carácter y talento. Pataleamos.

Recuerda, somos lo que pensamos, y sobre todo lo que decimos.

Somos mucho más que los limites que los demás dicen que hay o que nosotros mismos pensamos que puede haber.

Es la adversidad, y no el éxito, quien muestra las vergüenzas y potencialidades de cada persona.

Tenemos miedo a la adversidad, pero al igual que muchas de las personas entrevistadas en el blog y con las que he podido trabajar, DAN GRACIAS A LA ADVERSIDAD. 

Queramos o no, la adversidad siempre va a estar presente en nuestra vida, de muchas maneras, tanto física como emocional.  Y cuando solo queremos rodearla y olvidarnos de ella, lo que tenemos que hacer, es atravesarla, vivirla.

He vivido en primera persona y observado en muchos casos a mi alrededor, qué descubriendo que hay detrás de esa adversidad, la persona ha salido más reforzada, descubriendo cosas de ella que tenía ocultas o desconocidas hasta la fecha.

Si nos bloqueamos, la adversidad, el miedo nos engulle. Nos empequeñecemos y empezamos a lamentarnos de la vida que tenemos, de lo desgraciados que somos y a envidiar la vida de otras personas que pasando por lo mismo que nosotros, se han ADAPTADO A LA SITUACIÓN. 

¿Qué pasaría si viéramos la adversidad, como una OPORTUNIDAD que la vida nos da para que veamos quienes somos? ¿Qué pasaría si viéramos la adversidad, como un RETO de crear nuevos pilares que nos hagan más fuertes? ¿A qué la cosa cambiaria?

Ningún pronostico puede determinar quienes somos o podemos llegar a ser.

Porque no somos normales. ¿Qué haya cosas comunes? Desde luego que si. Pero todos somos «anormales» como bien decía en «Liderazgo Canalla. Libera tu lado más rebelde«.

Hay una gran diferencia entre los que se centran en la adversidad, en el problema y en los que se centran en la solución. Unos serán las personas que serán engullidas por el miedo y la envidia, pero otras serán las que serán fortalecidas por el proceso.

Hace unos días una persona muy importante para mí me decía cómo había cambiado en estos años que ya nos conocíamos. Relatábamos todo lo que nos había pasado y observábamos entre risas y miedos, qué nos hubiera pasado si no hubiéramos hecho frente a esas adversidades que la vida nos ofrecía.

Todos cambiamos de pensamientos, y es la adversidad a la que nos enfrentamos la profesora en ese cambio.

Y una de las personas que me ayudó a descubrir mi propio poder, fue mi sobrino cuando tuvo 2 años y pasó un tumor cerebral. Verlo correr a dia de hoy es una de las experiencias más gratificantes que tengo como ser humano. Hasta esa fecha tanto a él como a la familia no nos había tocado enfrentarnos a ninguna adversidad de renombre y fue esta situación , la que nos provoco una transformación a cada uno de nosotros.

Nos hizo creer en la esperanza y el aprendizaje ante toda adversidad que la vida nos ha seguido poniendo adelante.  En la esperanza, que nada ni nadie nos puede aplastar si nosotros no queremos. Que un resultado es un resultado y que dentro de nosotros mismos tenemos más poder del que imaginamos para hacer frente a esa adversidad, llevándonos más aprendizajes para posteriores veces que lamentándonos por lo perra que es nuestra vida.

Gracias a su inspiración y superación , he creado en «Summit Wind. El congreso de transformadores de la adversidad«. Que se celebrará el próximo 11 de abril en el Auditorio de Zaragoza. Contaremos con 3 personas que han superado la adversidad y a día de hoy son referencia en sus campos profesionales:

  • Santiago Alvarez de Mon, profesor del IESE
  • Cesar Brandon, ganador del concurso Got Talent.
  • Clemente Cebrian y Alvaro Cebrián , fundadores de la marca El Ganso
  • Teresa Perales

Todo el dinero irá recaudado para Aspanoa, la asociación de los niños con cáncer.

Puedes adquirir tus entradas a través de Evenbrite.

Todos podemos transformar la adversidad en el mayor aprendizaje que podamos recibir, mucho más que los años de universidad que hayamos podido pasar.

¡¡Todo depende de ti!!.

 

3 comentarios

  1. Pingback: ¡¡Gracias Adversidad!! – Metabuscador de empleo
  2. anaonieva · abril 6, 2019

    Hola, gracias por el post, estoy muy de acuerdo, siempre estamos escapando de la adversidad, y precisamente ella nos aporta un gran aprendizaje que no vamos a valorar hasta que no estemos abiertos a él.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.