¿Y si no quiero rendirme?

La cantidad de calor desprendido por una resistencia es directamente proporcional a la intensidad de corriente, a la diferencia de potencial y al tiempo” decía James Prescott Joule

Muchas veces he querido abandonar.

Me preguntaba que estaba haciendo escribiendo lo que sentía, para qué valía. Qué estaba ganando, sino veía ningún resultado tangible. Además mucha gente se había ido de mi lado, por lo que hacía. Y para colmo, intentabas ampliar tu zona de confort, haciendo cosas nuevas que ampliasen tu radio de acción, desarrollarte en campos que te gustaban,lo único que recibias eran negativas.

Más y más noes, que lo único que inspiraban era a tirar la toalla olvidándose uno si había algo de lo que aprender.

Y no han sido varias veces, sino unas cuantas, Y aquí sigo con todos vosotros. Porqué si no dudas en el camino en el te encuentras, si lo dominas, no es el camino en el que aprenderás.

Hoy esa sensación de seguir, aunque las circunstancias decían que NO, me ha hecho lanzar esta pregunta al mundo 2.0:

¿Qué distingue a las personas que han alcanzado metas “imposibles” por los demás del resto de los seres humanos?

Partamos que no me considero un super hombre ni que he conseguido nada “reseñable” en la vida, pero quería responder a estas preguntas que alguna me he hecho observando a mucha gente que he entrevistado:  ¿pero qué les hacia a esas personas seguir adelante cuando los demás habían tirado la toalla? ¿Qué les distinguía respecto a los demás en los momentos de querer mandarlo todo por el baño?

Aquí van algunas de mis reflexiones al respecto:

Que te la bufen lo que opinen los demás. 

SI es tu pasión, si es tu sueño, si es tu vida, ¿Por qué te importa tanto la opinión de los demás? ¿Por qué te importa tanto lo que puedan decir los demás? ¿Por qué crees que es imposible si nadie de quién te habla ni siquiera lo ha intentando?

Muchas veces hay que hacer oídos sordos. Ya puede ser tus padres, tu pareja, o quien sea, si es tu sueño, y luchas por él. Si ves claro el camino, lucha por ese destino.

Es tuyo, es tu felicidad. Y si no lo consigues como creías que lo ibas a conseguir, habrás hecho más, que habiendo tirado la toalla cuando los demás lo hacían.

No busques en los demás el apoyo. Se tu mayor fan.

Me encanta ver en redes sociales como la gente ante un problema personal, lo comenta a todos sus contactos. Como esperando hacerse viral y dar pena a los demás.  Me parece respetable, pero no lo comparto.

¿Por qué? Porque la motivación, las ganas de luchar, las ganas de seguir adelante, tienen que venir de ti mismo, no de unos seguidores en redes sociales, que quizá  te puedas dar cuenta, que no les interesa tu vida personal y solamente la profesional.

La motivación siempre tiene que venir de ti mismo, y no de los demás.  Tú eres el líder de tu vida, no necesitas como gasolina los halagos de los demás.

 El tamaño importa.

Mal pensado. A ver qué estarás pensando.

Por el camino , no nos damos cuenta de lo que estamos consiguiendo. Obviamos los pequeños avances que hemos realizado o las pequeñas semillas que están germinando que hemos obviado porque estamos obsesionados con la meta.

Fíjate por el camino lo que va apareciendo y no lo olvides, porque seguramente te ayudará mucho más de lo que te imaginas a alcanzar tu meta.

Obsesión por el siguiente paso. 

Creemos que porque nos han dicho que no, ya está todo echado por la borda. Ya no vemos más, solamente el NO y cerramos el “chiringuito” porque para que seguir intentándolo. Lo que ha pasado ha sido un simple “Por este lado , no. Sigue intentándolo por otro”. Porque hasta que no haya ninguna opción, no has fracasado, solamente te has caído

Así que límpiate la suciedad y piensa en el siguiente paso que tienes que dar.

 Deja de buscar una excusa. 

Cuando recibimos uno , buscamos una excusa para no seguir adelante.

Toda excusa siempre empieza por dos palabras: “Es que..” Todo lo que vaya seguido de estas dos palabras, son puras excusas . Las decimos para que los demás vean que somos unas victimas, que tenemos toda la razón del mundo para no seguir adelante. Que necesitamos los mimos de los demás , ya que nos hemos esforzado y no hemos conseguido lo que las expectativas que teníamos desde el principio.

¿La mejor forma de ponernos más excusas en la vida? Fijarnos en Teresa Perales, en Nikola Vujecic, en toda la gente que a pesar de sus discapacidades han conseguido cosas que nosotros diríamos desde el principio: “Yo ni loco lo haría…”.

No hay DNI que valga. 

Una de las excusas más conocidas es una así: “Es que ya no tengo edad para esas cosas…La gente se va a reir de mi por la edad…”

Hay gente de más de 90 años que se tiran por un avión haciendo paracaidismo, hay gente que estudia la formación básica, mucho más allá de haberse jubilado. Así que deja de quejarte, que el DNI es un papel, la edad está en tu cabeza.

Reconoce tus limitaciones

Estamos en una industria en las que nos dicen que podemos hacer todo. Lo imposible y lo posible. Que todo lo que nos propongamos, lo podemos conseguir. Vamos a ver si fumamos menos cosas perjudiciales para la salud, porque todos tenemos nuestras limitaciones y no todos podemos subir al Everest, solamente porque nos los propongamos con 20 kg de sobrepeso.

Todos tenemos limitaciones. ¿Qué todo se puede aprender? Desde luego, pero no todos podemos ser Messi y menos con 40 años.

Así que podemos dar más del 1% de lo que creemos que hemos dado hasta la fecha, pero tampoco nos subamos a la parra, porque todos tenemos nuestras limitaciones.

Deja de compararte con los demás. Deja de pensar que los demás tienen algo especial que no tienes tú ni que nunca tendrás.

Solamente da 1% más de ti, en una sociedad que tiran la toalla a la primera de cambio o ni siquiera lo intentan, y te aseguro que entrarás en el olimpo de “esos elegidos” que tanto añoras, pero con tus sueños intentando, quizá conseguidos, pero sobre todo sentidos.

 

 

 

 

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Pingback: ¿Y si no quiero rendirme? – Metabuscador de empleo
  2. ja · abril 18

    Te voy a dar una buena noticia, eres uno de los culpables de que yo no me haya rendido, te pongo en antecedentes, 60 años, emigrante español a centroamericano, y poniendo en marcha mi empresa, por tropecientoava vez, las otras veces fallo por valorar mas las opiniones/valoración/ideas de los demás.
    Te mueres y ya no puedes hacer nada mas, mientras tanto, VIVE.
    Y GRACIAS, por todo lo que has aportado hasta ahora, (sigue haciéndolo si no te importa), así que…, sientete culpable de contribuir a la creación y crecimiento económico eco Centroamerica

    • Buenas tardes:
      Millones de gracias por tus palabras. Es reconstituyente tu mensaje, ya que todos tenemos baches y problemas, ya que ahora mismo paso por uno de esos.
      Gracias por dedicar tiempo a lo que hago y valorarlo.
      Un abrazo enorme y deseo que tu empresa vaya viento en popa. Lo que pudiera hacer por ti, a tu disposición. Ojala todos los sentimientos de culpa en el mundo fueran por impulsar a los demás a ser y conseguir sus sueños.
      Un abrazo enorme y feliz día.
      Gracias.
      David.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.