¡¡No te cruces en tu propio camino!!

“De tanto correr, de tanto tropezar y caer, de tanto herirme, hoy camino lento…pero llego más pronto” decía Victor Hugo Menacho Moreno.

Durante todo el día siempre nos estamos cruzando con cosas y personas.

Nos cruzamos siempre con esa persona al salir hacia el trabajo. Nos cruzamos con el kioskero los domingo cuando salimos a comprar el pan. Nos cruzamos con los amigos siempre camino del partido del futbol.

Siempre se entrelazan personas y situaciones durante nuestros días a días. Algunas serán positivas, otras mejor olvidarlas nada más llegar a casa.

Pero hay un cruce que no sabemos que podemos evitarlo por las consecuencias que puede traer y sin embargo, lo atraemos en los momentos cruciales de la vida.

Y es que NOSOTROS MISMOS, nos cruzamos en nuestro propio camino.

Nosotros mismos entorpecemos nuestro futuro, éxito o como tú quieras llamarlo.

Y no es porque seas torpe, es que aún sin haber dado un paso adelante, tú mismo quieres ponerte la pierna, para caerte y no seguir adelante.

Hace unos días me acordaba cómo la gente me preguntaba, cómo conseguía que mucha gente “reconocida”, me diera a una entrevista. Para algunos ” a un mindundi como yo”. Y siempre decía la respuesta y sigo diciendo la misma respuesta: “Pidiendo”.

Como dicen las madres: “Por pedir que no quede”. Sin embargo, me acuerdo que cuando empezaba a elevarse la calidad de las entrevistas, aumentaba el miedo en mí. Soñaba con poder entrevistar a una persona, sentía que se aprendería mucho con ella, pero ya simplemente el hecho de pensarlo, yo mismo me estaba entorpeciendo el camino con pensamientos tipo ” Pero sí tú eres un mierdas, ¿Quién te crees quién eres tú para que te de una entrevista?. Déjate de tonterías y quédate como estás, que estás muy bien…Deja de soñar y no te muevas de donde estas”.

Uno mismo siempre se está poniendo la pierna encima para que no levantes cabeza, sobre todo cuando la ilusión viene a tu vida de la mano de una nueva idea, proyecto o cómo quieras llamarlo.

SI optas por la opción de hacer caso a esos comentarios, te aseguro que después vendrán los lamentos, las quejas, las frustraciones y las rabias. Rabia porqué veras que otra persona si lo ha conseguido. La duda de qué hubiera pasado si lo hubieras intentado. La queja por la vida de rutina que llevas  y lo lamentos por estar viviendo una vida con la que nunca habías soñado.

Y todo porqué TÚ te cruzaste en tu propio camino.

Ponemos las excusas por delante antes de dar un paso hacia nuestros sueños o felicidad. Nos volvemos los más racionales del mundo pensando, ” que si nadie lo ha conseguido, ¿Por qué voy a conseguirlo yo? Si no da entrevista a nadie, ¿Quién soy yo para conseguirlo? Si durante tanto tiempo no me ha hecho caso, ni ha dado un paso adelante, ¿Por qué me va a decir si a mí?…”.

Las excusas , en la mayoría son puras pajas mentales que nos hacemos.

Anteponemos las excusas porque:

  • Tenemos miedo a saber la respuesta a la duda que tenemos.
  • No sabemos cómo gestionaremos si la respuesta es afirmativa.
  • Porque tenemos más miedo a nuestra propia felicidad o éxito que al rechazo. Algo que ya estamos acostumbrados si tenemos unos años.
  • Porque tenemos miedo a lo que digan los demás tras la consecución de nuestros sueños.

Todos hemos conocido a personas, que han antepuesto sus excusas a su felicidad. Y en algunos momentos nosotros mismos, por el miedo que creemos que viviríamos detrás de esa oportunidad.

Quiero decirte una cosa, por si todavía no te has enterado. Ven acércate. ¿ya? Te lo voy a decir bajito pero espero que se te quede tatuado ya para siempre. ¿Ya? .

¡¡ESTÁS VIVO!!.

Las excusas son la consecuencia de intentar imponerse al corazón. Racionalizamos, como nos han dicho que tenemos que hacer ante una nueva situación. Exponemos la situación, los problemas que creemos que tendremos y cuando tenemos toda la información , decidimos qué hacer o no hacer.

Y casi siempre gana, la razón. ¿Dónde dejamos al corazón, a eso que tienes en el lado izquierdo de tu cuerpo?

¡¡OLVIDADO!!

Y esperando que no nos vuelva a dar ninguna ilusión, porque no queremos nos arruine la vida que tenemos hasta la fecha.

Nos cruzamos en nuestro propio camino, porque creemos que la razón tiene más argumentos que el corazón. Cuando realmente, ni le hemos dado una oportunidad ni para que se explique ni ver qué pudiera pasar.

Cuando haces caso a tu corazón:

  • Aparecen las formas de alcanzar tu sueño o al menos caminos, que la razón no te enseñaba que podrían llevarte a él.
  • La razón solamente te pone un “NO PASAR” en cada una de las ideas que tuvieras y en las que te inventases, también.  Cuando el corazón te está diciendo, PRUEBA.
  • Podrás conseguirlo o no, pero te aseguro que te irás a dormir sintiendo que has hecho todo lo que tenías que hacer.
  • La curiosidad nace del corazón. Así como la creatividad. ¿De la razón? El miedo y la frustración.
  • Lo conseguirás o no, pero te aseguro que aprenderás mucho más que aquellas personas que por creer en un dato, no den un paso hacia sus sueños.
  • Te enseña que el intelecto es un dato inerte. Mientras que el corazón, es un ser viviente.

Sólo nosotros nos cruzamos en nuestro camino. Sólo nosotros somos capaces de tirar adelante o pararnos y llorar por lo que pudo haber sido y no fue.

Sólo nosotros.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.