Jesús Matos: «No esperéis al viernes para ser felices…».

Hoy dentro de la sección «Conversaciones con..» es un placer presentar a Jesús Matos.

Tras haber vivido lo que hemos vivido y estamos viviendo, parece  que ahora todo el mundo quiere la felicidad plena que se le escapó estos meses, quiere alegría, diversión y no pensar en emociones negativas. Pero estamos cometiendo un grave error, porque las emociones negativas también tienen su función.

Llegamos a la madurez y lo único que sabemos es que no sabemos gestionar con nuestras emociones. Es algo que no nos han enseñado ni nuestras familias ni en la escuela.  Es la insatisfacción una de las emociones más comunes ahora y siempre, pero ¿Cómo la gestionamos?

Recientemente tuve el placer de conversar con Jesús, con más de 15 años de experiencia en el mundo de la Psicología, antes del lanzamiento de su libro » Un curso de emociones. Cómo entender lo que sientes y convertirte en la personas que quieres ser». 

Libro en el que nos ofrece un modelo de capacitación emocional , con una trayectoria de miles de pacientes, en el que nos acompañará a desplazar nuestro malestar a una vida más rica y plena.

Podéis conocer más el trabajo de Jesus a través de su Web, en Facebook, Linkedin e Instagram.

.- En vez de un curso de emociones, ¿No tendrías que haber escrito un libro titulado MBA de emociones, tal lo que hemos vivido?

Absolutamente de acuerdo. Lo cierto es que la situación generada por el COVID y la cuarentena ha supuesto un auténtico desafío emocional para muchos de nosotros.

Tanto para las personas que han sufrido la pérdida de familiares como para las personas que han tenido que quedarse en casa durante tres meses, la situación no ha sido nada fácil a nivel emocional.

.- ¿Cuántas veces nos hemos preguntado: por qué soy como soy?

Creo que infinidad de veces. De hecho creo que es una de las preguntas que me llevaron a estudiar psicología. Por suerte estamos en un momento de la historia en el cual la ciencia empieza a conseguir contestar esta pregunta, al menos de forma parcial.

Entendernos y comprendernos a un nivel profundo nos ayuda muchísimo a la hora de manejar nuestras emociones. Al final, si queremos cambiar un aspecto importante de nuestra vida, conocer los factores que modulan este comportamiento nos ayudará a modificarlo.

.- ¿Somos la suma de nuestras emociones? ¿Qué piensas de las personas que muestran sus emociones sin reparo?

Probablemente somos más que la suma de nuestras emociones. Sí que es cierto que nuestro sistema de procesamiento emocional influye en prácticamente todos los aspectos de la vida. Pero hay otros aspectos que también son importantes.

En referencia a las personas que expresan emociones sin reparo, he de decir que probablemente lo estén haciendo mejor a nivel emocional, que el grueso de la población. Es cierto que como todo, en el punto medio está la virtud, pero vivimos en una sociedad que es muy represiva emocionalmente. En líneas generales parece que está mal visto ser emocional. Durante años se ha venerado la inteligencia, dejando de lado las emociones, como si nos avergonzásemos de ser seres emocionales, como si estas reacciones nos hiciesen menos humanos… Y aunque el ser humano es el animal racional por excelencia, también es el animal más emocional del planeta. Por fortuna, poco a poco van cambiando las tornas.

.- ¿Qué emociones te estás encontrando durante el confinamiento y después de él?

En mi caso he tenido una suerte tremenda durante esta crisis del COVID, ya que no he tenido pérdidas de personas cercanas, por lo que en el momento actual tengo un sentimiento de profundo agradecimiento a la vida, aunque sigo experimentando mucho respecto (por no llamarlo miedo) por la situación actual.

Desde una perspectiva profesional, sin banalizar el sufrimiento de la gente, para mí ha sido muy curioso ver la evolución de mis emociones. En un primer momento me sentía completamente disociado con la situación, era como si estuviese viviendo en una película, me encontraba a mí mismo negando la gravedad de la situación, hasta que poco a poco fui tomando conciencia. Creo que ha sido un efecto que le ha pasado a mucha gente, y tengo la sospecha que ha tenido mucho que ver en la toma de decisiones que se ha hecho por parte de los gobiernos a la hora de decretar medidas de urgencia.

Después, durante el confinamiento, he tenido la suerte de poder seguir trabajando y atendiendo a pacientes de manera telemática, esto me ha ayudado a llevar una buena rutina de vida. Aunque por supuesto han aparecido emociones de tristeza, ansiedad, miedo e ira. Creo que es algo completamente normal que nos ha ocurrido a todos.

.-En un mundo en busca de la felicidad, yo impulso que es bueno estar tristes, ¿Qué opinas?

Suscribo cada palabra de esa afirmación. De hecho todos los intentos que hacemos por evitar estar tristes, ansiosos o irascibles, paradójicamente, en lugar de acercarnos a la felicidad, nos meten en una espiral de sufrimiento.

Estamos en un culto perpetuo a la felicidad, pero la buscamos en lugares equivocados. Solamente unos datos, en España se venden 10 millones de libros de autoayuda al año, en EEUU la “industria de la felicidad” mueve millones de dólares. Pero los datos de prevalencia que manejamos en Salud Mental son alarmantes, en torno a un 20% de la población ha sufrido, sufre o sufrirá un trastorno relacionado con la gestión de emociones (trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y consumo de sustancias). Casi un 20 % de la población española toma psicofármacos a diario. Son datos contradictorios, por un lado hay un interés muy marcado por la búsqueda de la felicidad, pero creo que estamos recurriendo a información que no tiene evidencia científica.

Nos encontramos constantemente con afirmaciones que nos recomiendan eliminar las emociones tóxicas de nuestra vida, y lo que sabemos hoy en día es que absolutamente todas las emociones son necesarias y los intentos por negarlas o reprimirlas lo único que hacen es que la intensidad, la frecuencia y la duración de estas emociones de las que tanto intentamos escapar, se incrementen.

.- ¿Qué es lo último que has aprendido que tu experiencia te ha dado?

Que la vida es frágil, que por mucho que nos empeñemos en controlar nuestro destino hay circunstancias que escapan a ese control. Ha sido una bofetada en la cara para que me centre en valorar cada aspecto de mi vida e intentar vivir un poco más el momento presente.

.- ¿Por qué confundimos tanto el estado de ánimo y las emociones? ¿Qué estado de ánimo es ideal para enfrentarnos a la incertidumbre?

Bueno, son conceptos muy relacionados. Nuestras emociones influyen en nuestro estado de ánimo y nuestro estado de ánimo influye en nuestras emociones. Es normal que nos confundamos. Tampoco creo que tenga demasiada importancia.

En general, el estado de ánimo tiene mucho que ver con la rutina que llevemos y el número de actividades agradables que llevemos a cabo cada día; las emociones tienen más que ver con estímulos concretos.

La incertidumbre es un estado emocional que es de los más complicados de gestionar. Ante lo desconocido, lo que nos pide esa emoción es conocer… Lo que ocurre es que en muchas ocasiones no sabemos muy bien cómo gestionar este estado y nos metemos en espirales que solamente nos generan sufrimiento.

Por ejemplo, durante la crisis del COVID, uno de los factores que se han descubierto que correlacionaban positivamente con síntomas de ansiedad y depresión era precisamente la búsqueda obsesiva de información sobre la enfermedad.

Desarrollar tolerancia a la incertidumbre es una de las habilidades que más paz nos va a traer a nivel emocional.

.- ¿A qué tienes miedo? ¿Qué pondrías en una valla publicitaria que pudiera ver todo el mundo?

Tengo un miedo tremendo a no estar a la altura, a decepcionar a aquellos que me quieren. Supongo que todo el rollo de escribir libros y esas cosas tiene que ver con ese miedo profundo. Pero bueno, también es cierto que cuando estás un poco más expuesto decepcionas a más gente, lo cual es buenísimo para gestionar ese miedo y darte cuenta de que en realidad importa poco.

Si tuviese que poner un eslogan en una valla publicitaria sería “Si no te mata, afróntalo”. Creo que es un poco el lema de mi vida.

.- ¿Cuál es tu concepto de felicidad?

Para mí la felicidad es que las emociones cumplan su papel. Es decir, quiero seguir estando triste cuando toque, seguir poniéndome nervioso, enfadarme de vez en cuando… Porque al final las emociones nos ayudan a satisfacer necesidades humanas. Sin ellas no habríamos sobrevivido como especie más de 100000 años.

En lo concreto, creo que soy alguien bastante sencillo. No necesito grandes lujos para ser condenadamente feliz. Me vale con poder salir al campo frecuentemente, hacer algo de deporte y tener a la gente que quiero cerca. Parece poco, pero es muchísimo.

.-  Emociones, contacto social, mascarillas… ¿Cómo lo gestionamos?

Uff, es cierto que es muy complicado. Los seres humanos somos animales sociales, necesitamos de los demás para sobrevivir. A niveles tan profundos que sin este contacto social literalmente nos morimos. Por ejemplo, a principios del siglo XX, en todos los orfanatos del mundo existía una enfermedad de origen desconocido que se denominó Marasmo. Los niños entraban en un estado parecido a una depresión, dejaban de comer y finalmente morían. Se descubrió que la causa de este mal era la ausencia de contacto físico con los cuidadores.

Y ahora nos enfrentamos a un enemigo que es invisible, lo que hace que sea difícil gestionarlo. Es el ejemplo perfecto para diferenciar el concepto de razón y emoción. A nivel racional sé que abrazar a un ser querido puede ser peligroso, pero a nivel emocional me apetece hacerlo.

Al final, como cualquier emoción, la clave está en reconocerla, aceptarla y gestionarla (chocando el codo en lugar de dar un abrazo). Supongo que poco a poco nos acostumbraremos.

.- Ser y hacer Vs parecer y filtros de Instagram ¿Qué provoca esta guerra?

Creo que ahí has dado en el clavo… Nos ponemos constantemente disfraces (o filtros) para encajar en la sociedad. Tenemos tanto miedo a no ser adecuados (sí, todos en mayor o menor medida lo tenemos), que hacemos esfuerzos conscientes e inconscientes para tratar de encajar a toda costa. Sin darnos cuenta que todas esas máscaras y esos disfraces lo que hacen es alejarnos de los demás.

Si quieres ser profundamente infeliz solamente tienes que pulsar un icono de tu teléfono móvil para comenzar a compararte obsesivamente con las vidas de todos tus conocidos.

Lo que se nos olvida muchas veces es que las personas solamente suben momentos buenos a estas redes, lo que hace que sesguemos la realidad creyendo que nuestra vida es insignificante en comparación a la de los demás.

La verdad es que me parece un pecado que estemos admirando el mundo desde una pantalla… Por ejemplo, me entristece mucho estar en un concierto (cuando se podía) y ver que en lugar de disfrutar de algo que es irrepetible y que solo está ocurriendo en el momento presente, la gente saca el móvil para grabar… Lo peor es que ni siquiera es para inmortalizar el momento y disfrutarlo luego… Es simplemente para subirlo a las redes y que los demás “admiren” su vida. Yo sigo prefiriendo la vida sin filtros.

.- ¿Cómo parar la lavadora mental que tenemos con las preocupaciones?

Es un reto… Lo cierto es que las preocupaciones y la rigidez mental son los procesos mentales que más explican el sufrimiento humano.

Tenemos que tener en cuenta que el ser humano no está preparado biológicamente para enfrentarse a un mundo como el actual. El ser humano, biológicamente está preparado para ser nómada, cazador y recolector. Es decir, a vivir en el día a día. Hasta que a un iluminado se le ocurrió hace 10000 años plantar trigo. De repente nos tuvimos que asentar y empezar a preocuparnos por el futuro… Si llovía, si no llovía, si nos robaban la cosecha… Desde entonces todo ha ido a peor.

Pero la parte positiva es que nuestro cerebro es plástico, y aprende con la experiencia, por lo que podemos llegar a dominar la capacidad para no preocuparnos.

Lo que ocurre es que desde pequeños nos han entrenado para hacerlo. Llegamos el primer día de guardería y el profesor nos pregunta que qué queremos ser de mayores… Y ahí estamos… Con 3 años y pensando en nuestro futuro a más de 20 años vista…

Lo que no nos han enseñado, por lo menos en occidente, es a vivir el momento presente. A darnos cuenta de que la preocupación es absolutamente innecesaria para estar adaptados al medio.

.- Si observáramos nuestros pensamientos, ¿Qué observaríamos?

Si observáramos nuestros pensamientos observaríamos procesos mentales. Solamente eso. Y esa es una de las claves para incrementar nuestra flexibilidad mental y mejorar nuestros niveles de bienestar. Entender que los pensamientos solamente son eso… Pensamientos, no realidades.

Nos pasamos la vida confundiendo pensamientos con realidades. Por ejemplo, ante un malentendido o una discusión de pareja. El sufrimiento viene de creer que lo que yo pienso es la realidad. Si la otra persona hace lo mismo… Tenemos el conflicto montado.

.- Tendríamos que estar más atentos a todo lo que hacemos, ya que nos puede construir o destruir, ¿verdad?

Claro, cada acción que realizamos en nuestro día a día nos acerca o nos aleja de nuestros propósitos.

En muchas ocasiones nos dejamos llevar por el corto plazo, aunque esto signifique sufrir en el futuro. Confundimos constantemente placer con felicidad, y así nos va…

Por ejemplo, me puede generar muchísimo placer comerme un bollo de chocolate… Pero seguramente me generará niveles más altos de bienestar llevar una alimentación sana…

Lo que no quiere decir que no tengamos que darnos caprichos… Para ser feliz también hay que disfrutar.

.- Una reflexión para los lectores de “El principio del comienzo”.

No esperéis al viernes para ser felices… Y guardad los móviles cuando estéis con vuestra gente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.